Congo Belga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Congo Belge (francés)
Belgisch Kongo (neerlandés)
Congo Belga

Colonia belga

Flag of Congo Free State.svg

1908-1960

Flag of Congo-Kinshasa (1966-1971).svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Travail et Progrès
(Francés: Trabajo y Progreso)
Ubicación de Congo Belga
El Congo Belga bajo la conquista de Bélgica
Capital Leopoldville
Idioma oficial Francés
Gobierno Colonia
Gobernador
 • 1908-1910 Baron Wahis
 • 1946-1951 Eugène Jacques Pierre Louis Jungers
 • 1958-1960 Henri Arthur Adolf Marie Christopher Cornelis
Historia
 • Establecido 15 de noviembre de 1908
 • Crisis del Congo 30 de junio de 1960
Moneda Franco congoleño

El Congo Belga fue el nombre del territorio administrado por el Reino de Bélgica en África entre 1908 y 1960, año en el que se independizó con el nombre de República Democrática del Congo. El mismo se estableció el 15 de noviembre de 1908 tras fuertes presiones internacionales causadas por el duro régimen de gobierno que ejerció Leopoldo II de Bélgica. Tuvo existencia hasta que se produjo la independencia del Congo el 30 de junio de 1960.

Antecedentes[editar]

En 1885, en la Conferencia de Berlín se estableció en la zona, el denominado Estado Libre del Congo, un dominio colonial africano, propiedad privada del rey Leopoldo II de Bélgica. Desde este momento El Congo fue administrado de forma privada por el rey Leopoldo hasta 1908, año en que el territorio fue cedido a Bélgica.

Durante el período en que fue administrado por Leopoldo II, el territorio fue objeto de una explotación sistemática e indiscriminada de sus recursos naturales (especialmente el marfil y el caucho), en la que se utilizó exclusivamente mano de obra indígena en condiciones de esclavitud. Para mantener su control sobre la población nativa, la administración colonial instauró un régimen de terror, en el que fueron frecuentes los asesinatos en masa y las mutilaciones; los abusos más comunes era el corte de las manos a la altura de las muñecas. Las manos cercenadas se volvieron tan comunes, que los capataces y negreros las usaban como moneda informal. Debido a esto y otros factores relacionados, hubo un elevadísimo número de víctimas mortales: aunque es imposible realizar cálculos exactos, la mayoría de los autores mencionan cifras de entre cinco y diez millones de muertos.

A partir de 1900, la prensa europea y estadounidense comenzó a informar acerca de las dramáticas condiciones en que vivía la población nativa del territorio. Las maniobras diplomáticas y la presión de la opinión pública consiguieron que el rey belga renunciase a su dominio personal sobre el Congo, que pasó a convertirse en una colonia de Bélgica, bajo el nombre de Congo Belga.

Época colonial (1908-1960)[editar]

Leopoldo II renunció a estas propiedades personales (el estado libre del Congo), principalmente por la presión internacional que recibió a causa de la brutalidad con la que reinaba dicho territorio. La anexión del territorio a Bélgica fue formalizada por medio de un tratado firmado el 15 de noviembre de 1908, que fue aprobado por el Parlamento belga en agosto y por el Rey en octubre de 1909. La colonia fue administrada por un gobernador general con base en Boma, ayudado por varios subgobernadores generales. En Bruselas, había un ministro colonial, que presidía sobre el Consejo Colonial compuesto por 14 miembros, de los cuales ocho eran designados por el rey, tres eran escogidos por el Senado y otros tres por la Cámara de Diputados (cámara baja). La colonia fue dividida en 15 distritos administrativos. El presupuesto colonial era analizado y aprobado anualmente por el Parlamento belga.

Cuando el Gobierno belga tomó la administración de manos del rey Leopoldo II, la situación en el Congo mejoró de manera significativa. Los cambios económicos y sociales transformaron el Congo en una "colonia modelo". Se construyeron tanto escuelas primarias y secundarias como hospitales, y muchos congoleños tuvieron acceso a ellos. En las escuelas se llegó al punto de enseñar los idiomas étnicos, una rareza en la educación colonial de aquella época. Los médicos lograron grandes victorias contra la enfermedad del sueño (la erradicaron). Había un puesto médico en cada aldea y, en ciudades más grandes, las personas tuvieron acceso a hospitales bien equipados. La Administración continuó con las reformas económicas mediante la construcción de vías férreas, puertos, caminos, minas, plantaciones, áreas industriales, entre otras.

Monedas de 5 céntimos, 50 céntimos y 1 franco con el retrato del rey Alberto I de Bélgica. Estas monedas se acuñaron en 1919, 1921 y 1924, respectivamente.

Pero la administración belga ha sido caracterizada como un colonialismo de corte paternalista. El sistema de enseñanza fue dominado por la Iglesia católica y en algunos casos raros por iglesias protestantes, los planes de estudio reflejaban la religión cristiana y los valores occidentales. Por ejemplo, en 1948, el 99,6% de los establecimientos educativos estaban controlados por misiones cristianas. La enseñanza brindada a los nativos era principalmente religiosa y vocacional. Los niños aprendían a leer y escribir, y ciertas nociones de matemáticas, pero eso era todo. El paternalismo belga se encuentra muy bien representado en la historieta Tintín en el Congo.

Explotación de uranio en la mina Shinkolobwe

La administración política quedó bajo el control total de la "madre patria"; no había instituciones democráticas locales. El puesto de Jefe de Estado era ejercido por el rey de Bélgica (que, ya por esa época no tenía ninguna influencia política). El gobierno belga controló el país, pero las acciones del gobierno cotidiano eran llevadas a cabo por el gobernador general, que era designado como un administrador colonial por el gobierno.

Además del paternalismo de los belgas, había una especie de "Apartheid", ya que existían numerosas limitaciones y restricciones sobre los nativos.

En 1952, el Gobernador General Léon Antoine Marie Petillon escribió al Secretario Colonial, diciendo que si no se hacía nada para mejorar la situación en el Congo, Bélgica perdería su colonia más rica. Él proponía otorgarle a la población nativa mayores derechos civiles, inclusive el derecho al voto. El gobierno belga se opuso a esta propuesta, diciendo que "solo desestabilizaría la región". En Bélgica, algunos diputados querían incorporar el Congo al Reino de Bélgica, de esta manera los nativos congoleños se convertirían en ciudadanos belgas, y por lo tanto tendrían plenos derechos civiles en Bélgica.

Sin embargo, Bélgica no estaba interesada en su colonia, y el gobierno nunca tuvo una visión estratégica de largo plazo acerca del Congo. No obstante, se introdujeron algunos cambios políticos internos, los cuales resultaban complicados por rivalidades étnicas entre la población nativa.

El Congo belga fue uno de los mayores exportadores de uranio para Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría; la mayor cantidad extraída especialmente de la mina de Shinkolobwe. Cabe destacar que en la década de 1950 aún subsistían trabajos forzados en el Congo y la esperanza de vida no alcanzaba los 40 años de edad.

Los abusos y represiones costaron la vida de 10 millones de nativos durante el reinado de Leopoldo II [1]

Rebelión Nacionalista[editar]

Las semillas de los infortunios posteriores a la independencia del Congo fueron sembradas a finales de los años cincuenta mediante dos formas muy diferentes de nacionalismo. El movimiento nacionalista al que las autoridades belgas hasta cierto punto, hicieron la vista gorda, promovía un nacionalismo territorial en donde el Congo belga se convertiría en un único estado político después de la independencia. En contraposición, la otra postura era que el nacionalismo tuviera una base étnica-religiosa y regional, esta posición rápidamente ganó adeptos en los territorios de Bakongo en la costa del oeste, en Kasaï y en Katanga.

A principios de la década de 1950, estos movimientos nacionalistas emergentes aumentaron las presiones sobre Bélgica para transformar al Congo belga en un estado autónomo. Bélgica había ratificado el artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas, que recomendaba la autodeterminación de los pueblos, y las superpotencias presionaban a Bélgica para que modificara su política en el Congo. El gobierno belga hizo oídos sordos a este pedido. Sin embargo, el profesor belga Antoine van Bilsen, en 1955, publicó un tratado llamado "Plan de treinta años para la emancipación política del África belga". El plan estaba basado en que la emancipación gradual del Congo insumiría un período de treinta años, ya que Van Bilsen pensaba que ese era el tiempo requerido para crear una élite educada que pudiera reemplazar a los belgas en la administración del país. El gobierno belga y muchos "évolués" (católicos autóctonos) desconfiaban del plan, el gobierno belga porque significaba su renuncia definitiva al Congo, y los évolués ya que el gobierno por parte de los belgas se extendería por otras tres décadas. Sin embargo, un grupo de évolués dio su apoyo al plan mediante un manifiesto en un diario congoleño titulado Concsience Africaine, siendo su único punto de desacuerdo la cantidad de participación congoleña nativa.

ABAKO[editar]

Movimiento Nacional Congoleño[editar]

En paralelo se gestó el Mouvement Congolais Nacional (que fue fundado técnicamente en 1956). El MNC fue dirigido por Patrice Lumumba, el carismático futuro primer ministro, el MNC apoyaba la idea de un único país independiente que cubriera la totalidad del territorio del Congo. El partido rápidamente se difundió y estableció en cuatro provincias (el territorio del Congo tenía seis provincias en esa época). En 1959, se produjo una división interna impulsada por Joseph Kalonji y otros líderes del MNC que apoyaban una postura política más moderada (el grupo que se separa fue conocido como Mouvement Congolais-Kalonji Nacional). A pesar de la divergencia de la organización del partido, la facción izquierdista de Lumumba (ahora llamado el Mouvement Congolais-Lumumba Nacional) y el MNC se habían erigidos en el partido más importante e influyente del Congo belga. Bélgica se opuso vehementemente a las posturas izquierdistas de Lumumba, estando sumamente preocupada sobre cual sería el impacto que sobre los intereses financieros belgas tendría la asunción al poder del Lumumba MNC. Sin embargo, el MNC ganó con una mayoría clara en las primeras elecciones independientes del Congo y Bélgica fue forzada a reconocer a Lumumba como Primer Ministro.

1959 y 1960 hacia la última etapa de la independencia[editar]

A continuación de los disturbios de Léopoldville en marzo de 1959 y la encarcelación de Kasavubu, en 1959 inicialmente se legalizan todos los partidos congoleños, y se realizan elecciones generales en el Congo. La actividad electoral dio origen a todo tipo de acuerdos entre los partidos congoleños de los cuales surgieron tres alianzas políticas: una coalición de los nacionalistas federales que consistía en seis partidos u organizaciones separatistas, dos de ellos la formaban el ABAKO y el MNC - Kalonji, la segunda era el MNC-Lumumba, y la tercera fuerza era la encabezada por el hombre fuerte de Katanga, Moise Tshombe, consciente de la vitalidad económica de su área y los intereses del negocio de la Unión Minera (similar a la posición de Kalonji con respecto a las minas de diamante en Kasaï). En 1960, se convocó a una ronda de conversaciones en Bruselas que tuvo lugar entre el 20 de enero y el 20 de febrero. Los representantes congoleños y belgas acordaron los pasos para realizar elecciones en todo el país antes de concluir el año. En mayo se llevaron a cabo las elecciones legislativas y provinciales que definieron nuevas alianzas (el alto nivel de votos que registró ABAKO) de lo que se negoció un compromiso: que Joseph Kasavubu fuera elegido como Presidente por el Parlamento y que Lumumba ocupara el cargo de Primer Ministro.

Gobernadores de la colonia[editar]

  1. Baron Krieger (1908-1912)
  2. Felix Alexandre Fuch (1912–1916)
  3. Eugene Joseph Marie Henry (1916–1921)
  4. Maurice Eugene Auguste Lippens (1921–1923)
  5. Martin Joseph Marie René Rutten (1923–1927)
  6. Auguste Constant Tilkens (1927–1934)
  7. Pierre Marie Joseph Ryckmans (1934–1946)
  8. Eugène Jacques Pierre Louis Jungers (1946–1951)
  9. Léon Antoine Marie Petillon (1951–1958)
  10. Henri Arthur Adolf Marie Christopher Cornelis (1958–1960)

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]