Silvestre I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Silvestre I
Papa de la Iglesia católica
31 de enero de 314-31 de diciembre de 335
Sylvester I.jpg
Predecesor Melquíades
Sucesor Marcos
Información personal
Nombre secular Silvestre
Nacimiento 270, ¿?
[editar datos en Wikidata ]

Silvestre I (en latín, Silvester), papa nº 33 de la Iglesia católica entre el 31 de enero de 314 y el 31 de diciembre de 335.

Silvestre nació hacia el año 270, en Roma, y su padre se llamó Rufino. Sucedió como obispo de Roma a San Melquíades el 31 de enero de 314, un año después de que promulgase el Edicto de Milán, por el que los cristianos podían reunirse libremente y predicar su religión. Su pontificado se caracterizó por la intervención en el gobierno de la Iglesia del Emperador Constantino I el Grande.

El evento más importante de su reinado fue el Concilio de Nicea I en el 325. Este concilio condenó las enseñanzas de Arrio y redactó el Credo Niceno, que recogía en lo fundamental las creencias del cristianismo de la época. Silvestre, aunque invitado, no asistió personalmente al concilio pero fue representado por dos delegados que fueron tratados con gran honor y respeto.[1]

El papa Silvestre I fue el primero en ceñir la tiara, o triple corona pontificia. Algunos historiadores le atribuyen la institución oficial del domingo como Día del Señor, para recordar la Resurrección.

También se le considera el inspirador de la Corona de Hierro, cuyo aro interior fue realizado con un clavo de la Vera Cruz.

El antiguo palacio de Letrán y la basílica adjunta le fueron cedidas por Constantino y, desde entonces, se la considera la Catedral de Roma.

Con la ayuda del emperador, además de la de Letrán, San Silvestre hizo edificar en Roma varias basílicas, entre ellas la de San Pablo en la vía Ostiense, y la de la Santa Cruz de Jerusalén. Dictó además reglamentos para la ordenación de los clérigos y para la administración de los santos sacramentos, y organizó la ayuda que debía darse a los sacerdotes y a los fieles necesitados. De vida ascética, pudo atender a las obras de beneficencia y en todo momento supo mantener en alto la ortodoxia de la doctrina frente a las incipientes herejías.

Su obispado fue muy tranquilo. Es conocido por ser el primer papa que no murió mártir, el 31 de diciembre de 335. Su cuerpo fue enterrado en la vía Salaria, en el cementerio de Priscila, a unos cuatro kilómetros de Roma, donde más tarde se levantó un iglesia a él consagrada.

Su fiesta se celebra el último día del año.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Melquíades
Emblema del Papado
Papa
314 - 335
Sucesor:
Marcos
  1. Encyclopædia Britannica; Sylvester I, Saint