Pedro Damián

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Pedro Damián
O.S.B.
Arzobispo de Ostia
Pierodamiani2.JPG
Arquidiócesis Ostia
Consagración episcopal 1058
Información personal
Nacimiento 1007
Rávena, Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Sacro Imperio Romano Germánico
Fallecimiento 23 de febrero de 1072
Faenza, Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Sacro Imperio Romano Germánico
Congregación Orden de San Benito
Alma máter Monasterio de Fonte Avellana
Santidad
Festividad 21 de febrero Novus Ordo
23 de febrero Vetus Ordo
Atributos Atuendo de cardenal y portanto un libro
Venerado en Iglesia Católica
[editar datos en Wikidata ]

San Pedro Damián O.S.B. o Pedro Damiano, (Rávena, 1007 - 1072) fue un cardenal benedictino de la Iglesia católica y reformador del siglo XI, junto al cardenal Hildebrando (Gregorio VII).

Organizador de la vida monástica[editar]

Son poco dignas de fe las noticias que nos comunica su biógrafo J. de Lodi sobre los rigores que empleó con él en sus primeros años uno de sus hermanos mayores. En cambio, es cierto que un segundo hermano, de nombre Damián, hizo con él las veces de padre y le procuró una buena formación en Rávena, Faenza y Parma; según parece, en agradecimiento, tomó en adelante su nombre. A los 25 años de edad era profesor en Parma y posteriormente en Rávena.

Su inclinación al retiro y a la vida ascética lo empujó muy pronto a la soledad. Ordenado sacerdote en su ciudad natal, ya en 1035 se retiró a Fonte Avellana donde, en unión con varios ermitaños, se entregó de lleno a la vida anacoreta. El resultado inmediato fueron algunos trastornos corporales, que le obligaron a mitigar los rigores iniciales, dedicándose también, desde entonces, al estudio. Elegido prior en 1043, dio una forma ordenada y definitiva a la vida de consagración de Fonte Avellana, para la que había ganado algunos grupos de ermitaños. Era en realidad un sistema de vida monástica, mezcla de vida contemplativa, con marcado rigor de soledad y penitencias corporales, y de vida cenobítica, que unía diversos grupos bajo una misma dirección. Era algo muy semejante a lo que poco antes habían iniciado San Romualdo (m. 1027) con sus monjes camaldulenses y San Juan Gualberto (m. 1073) con los benedictinos de Valleumbrosa. Este tipo de vida, fruto inmediato de la reforma promovida por los cluniacenses, contribuyó eficazmente a preparar la gran obra de la reforma gregoriana.

Cardenalato y legado pontificio[editar]

De hecho, la obra de Pedro Damián como organizador de un nuevo tipo de vida monástica llegó a alcanzar importantes resultados y tuvo varios discípulos, como su futuro biógrafo San Juan de Lodi y Domingo Loricato. Durante algunos años mantuvo contacto con diversos monasterios o grupos de otras órdenes monásticas y aún con elementos seculares, a quienes infundió sus ansias de perfección y de reforma. Con diversas cartas y otros escritos, pertenecientes a esta primera etapa de su actividad, se manifestó ya como gran reformador. Tal vez por eso desde 1045 se encontró en contacto con la curia romana, llegando a colaborar directa y eficazmente en la gran obra de reforma de toda la Iglesia.

Grande es la significación de la segunda etapa de la vida de Pedro Damián, en la que con el cardenal Hildebrando se convierte en el alma de la reforma eclesiástica. Aunque apartado del mundo en su retiro de Fonte Avellana, conocía perfectamente la caótica situación de la Iglesia durante los pontificados anteriores y particularmente el de Benedicto IX (1032-44); ya durante el corto pontificado de Gregorio VI (1045-46) estuvo en contacto con la curia romana. El emperador Enrique III (1039-56), tan benemérito para la causa de la reforma, trató eficazmente de atraerlo al lado del papa Clemente II (1048). Pero quien le unió definitivamente a la causa de los papas y de la reforma, sacándolo de su retiro, fue León IX (1048-54). Precisamente en este tiempo compuso sus dos obras principales como reformador, el Libro gratísimo y el Libro Gomorriano, donde flagela duramente los vicios nefandos en el clero de la época (simonía y nicolaísmo). Elevado poco después contra su voluntad al cardenalato, entró de lleno en la vida diplomática y sirvió desde entonces con admirable eficacia a la reforma con importantes legaciones y otros trabajos, y con sus escritos. Así en 1059-60 hizo de mediador entre el arzobispo de Milán y la Pataria, al mismo tiempo que aseguraba el prestigio del papa en Milán. En 1061-64 luchó contra el antipapa Honorio II (Cadalus); en 1069 fue a Maguncia para disuadir a Enrique IV de su divorcio. Finalmente, en 1072 fue a Rávena para procurar la reconciliación de la ciudad con el papa, y allí murió en la noche del 22 al 23 de febrero.

Pedro Damián fue uno de los hombres más ilustres de la reforma eclesiástica del siglo XI, cuyas bases asentó facilitando con ello la gran empresa reformadora de Gregorio VII, que como cardenal Hildebrando había trabajado en continuo contacto con Pedro Damián.

Por las obras citadas y otras que compuso mereció de León XII, el 27 de septiembre de 1828, el título de Doctor de la Iglesia. Su fiesta se celebra el 21 de febrero (hasta 1969, se celebraba el 23 de febrero).

Bibliografía[editar]

  • J. DE LODI, Vita S. Petri Damiani, en Acta Sanctorum, 23 de febrero;
  • O. J. BLUM, St. Peter Damien. His Teaching on the Spiritual Life, Washington 1947;
  • F. DRESSLER, Peter D. Leben und Werk, Roma 1954;
  • J. LECLERCQ, St. Pierre Damien, ermite et homme d'Église, Roma 1960;
  • A. DUMAS, St. Pierre Damien, en Fliche-Martin, VII, 339 ss.;
  • K. REINDEL, Petrus Damiani, en LTK 8,358-360;
  • R. BIRON, St. Pierre Damien, en Les Saints, París 1908;
  • P. PALAZZINI, Pier Damiani, en Bibl. Sanct., 10,554-574.

Enlaces externos[editar]