Polonización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Polonización (en polaco: polonizacja) es la adquisición o imposición de elementos de la cultura de Polonia, en particular, el idioma polaco, por poblaciones no polacas en territorios controlados por Polonia o bajo su influencia.[1]

Historia de la Polonización[editar]

Siglos XII a XIV[editar]

Entre el siglo XII y el sigllo XIV muchas ciudades de Polonia adoptaron el llamado Derecho de Magdeburgo que promovía el desarrollo de las ciudades y gremios. Los derechos eran otorgados normalmente otorgados por el rey con la ocasión de la llegada de inmigrantes. Algunos de ellos, integrados en una comunidad mayor, como los mercaderes que se asentaron allí, especialmente griegos y armenios. Adopataron muchos de los aspectos de la cultura polaca pero conservaron su fe ortodoxa. Desde la Edad Media, la cultura polaca, influenciada por el oeste, irradiaba hacia el este, empezando un largo y complejo procesos de asimilación cultural.[2]

Mancomunidad de Polonia-Lituania (1569–1795)[editar]

En la Mancomunidad de Polonia-Lituania, los grupos étnicos no polacos, especialmente los rutenos y lituanos, se encontraron bajo la fuerte presión de la cultura polaca.[3] [4]

El gobierno polaco del territorio empezó en la Unión de Lublin de 1569, cuando muchos de los territoros que formaban parte del "rutenizado" Gran Ducado de Lituania[5] [6] fueron transferidos a la Corona polaca, mientras en realidad siguieron hasta el siglo XIX como campesinos en régimen de servidumbre y dejaron grandes terrrenos en los Imperios Ruso y Austrohúngaro bajo el control de magnates polacos o polonizados, virtualmente indistinguibles.

En el clima de la colonización de las tierras rutenas por la nobleza polaca o polonizada,[7] la persecución[8] [9] e incluso una tentativa de prohibición[10] de la Iglesia Ortodoxa en los territorios controlados por los polacos después del infructuoso intento de convertir al campesinado ruteno[10] al catolicismo, las presiones y atracciones de la polonización sobre la nobleza de Rutenia y la élite cultural, resultó en un casi completo abandono de la cultura rutena, tradiciones y de la Iglesia Ortodoxa por parte de la clase alta de Rutenia.[11]

Al Gran Duque de Lituania Jogaila le ofrecieron la corona polaca y se convirtió en Ladislao II Jagellón (reinó de 1386 a 1434). Esto marcó el comienzo de la polonización gradual de la nobleza lituana. Construyó muchas iglesias católicas romanas en tierras lituanas paganas y las proveyó con tierras, les presentó a los católicos tierras y posiciones, colonizó las ciudades y pueblos y les otorgó los Derechos de Magdeburgo que consistían en varias permisiones. Estos derechos se le daban a los asentamientos dominados por los polacos o alemanes pero no a los asentamientos rutenos, a quienes se les cargaban todos los impuestos. Los nobles rutenos también se vieron liberados del pago de algunos impuestos y sus derechos se igualaron con los de la nobleza polaca pero sólo cuando se convirtieran al catolicismo. Entonces serían provistos con compensaciones por las oligaciones militares, mientras que los que hubieran permanecido ortodoxos no recibían ninguno. Como consecuencia, la completa totalidad de a población de Rutenia se vio dividida entre los privilegiados y los que no lo eran, y estos últimos fueron los ortodoxos de Rutenia.[3]

Bajo el sucesor de Jogaila, Ladislao III de Varna (reinó de 1434-1444), los esfuerzos para la polonización que se habían llevado a cabo más por la fuerza que por otros medios,[12] alcanzaron un cierto grado de sutileza. Ladislao III introdujo algunas reformas más liberales. Incrementó los privilegios de todos los nobles rutenos, independientemente de su religión, y en 1443 firmó una bula que ponía al mismo nivel a la Iglesia Ortodoxa y al Catolicismo Romano, suavizando sus relaciones con el clero ortodoxo. Estas políticas continuaron bajo el siguiente rey Casimiro IV Jagellón. La expansión de la influencia cultural polaca continuó entre los nobles rutenos casa vez más atraídos por el glamour de la cultura occidental y el sistema político polaco en el que los magnates se convertían en gobernadores sin restricciones de las tierras y siervos de sus vastas fincas.

Algunos magnates rutenos como Sanguszko, Wiśniowiecki y Kisiel, resistieron la polonización cultural durante varias generaciones, siendo la familia Ostrogski uno de los más notables ejemplos. Permaneciendo generalmente leales al estado polaco, los magnates, como los Ostrogski, se quedaron con la religión de sus antepasados, y apoyaron a la Iglesia Ortodoxa generosamente abriendo escuelas, imprimiendo libros en lengua rutena (los primeros cuatro libros impresos en alfabeto cirílico en el mundo se publicaron en Cracovia en 1491[13] ), y contribuyendo generosamente a la construcción de iglesias ortodoxas. De todos modos, su resistencia fue gradualmente menguando con cada generación según la élite rutena iba abrazando cada vez más el idioma polaco y el catolicismo.

Así, con la mayor parte de su sistema educacional polonizado y con la amyoría de la inversión destinándose a las instituciones del occidente de Rutenia, la cultura indígena rutena pronto se vería bastante deteriorada. En la Rutenia polaca el lenguaje de los documentos de la administración empezó a cambiar al polaco. Hacia mediados del siglo XVI en estos documetnos encontramos una mezcla peculiar del antiguo eslavo eclesiástico, con el idioma ruteno de los plebeyos y el polaco. Al incrementarse la influencia del polaco en la mezcla pronto esta resultara mayormente polaco impuesto en fonética rutena.[14]

La Iglesa Católica Griega de Rito Oriental, creada originalmente para acoger a los nobles rutenos inicialmente ortodoxos, quedó como una institución sin utilidad, ya que los nobles se convertían directamente al catolicismo de rito latino en masa, de modo que esta iglesia no era más que una jerarquía sin feligreses. La Iglesia Católica Griega se utilizó entonces como una herramienta enfocada a separar al campesinado de sus raíces rutenas, aunque con poco éxito.[10] Los plebeyos, privados de sus protectores nativos, buscaron la protección de los cosacos,[10] quienes eran devotamente ortodoxos, que tendían con facilidad a volverse con violencia contra aquél al que percibieran como enemigo, particularmente el estado polaco y a aquellos que vieran como sus representantes, los polacos y en general los católicos, así como los judíos.[15]

Después de varias revueltas cosacas, especialmente la Rebelión de Jmelnytsky, e invasiones extranjeras (como "el Diluvio"), la Mancomunidad, con cada vez menos poder y cayendo bajo el control de sus vecinos,[16] [17] empezó a declinar, un proceso que finalmente culminará con la eliminación del estado polaco a finales del siglo XVIII por los siguientes 123 años.

Mientras la Confederación de Varsovia de la Mancomunidad es considerada ampliamente un ejemplo de tolerancia religiosa sin precedentes para su tiempo,[18] las políticas opresivas de Polonia hacia sus súbditos pertenencientes a la Ortodoxia es a menudo citado como una de las principales razones responsables del fin del estado.[19]

Durante todo el tiempo de existencia de la Mancomunidad, la polonización en las regiones occidentales de la misma se tradujo sólo en esfuerzos con pequeños grupos de colonos como los Bambrzy en la Gran Polonia.

Particiones (1795-1918)[editar]

La polonización también se dio en momentos en los que el estado polaco no existía, a pesar de que los imperios que se repartieron Polonia aplicaron políticas en contra de las ganancias pasadas de la polonización o enfocadas a reemplazar la identidad polaca y erradicar el grupo nacional polaco.[20] [21] [22] [23]

La polonización tuvo lugar en los primeros años de la partición prusiana, donde, como reacción a la persecución del Catolicismo Romano durante el Kulturkampf, los católicos alemanes que vivían en áreas con una mayoría polaca se integraron voluntariamente en la sociedad polaca (se calcula que fueron unos 100.000 alemanes de las provincias orientales de Prusia).[20]

Según algunos estudiosos, los mayores éxitos de polonización de las tierras no-polacas de la antigua Mancomunidad se consiguieron tras las particiones, en tiempos de persecución de la condición polaca (argumentado por León Wasilewski (1917[24] ), Mitrofan Dovnar-Zapolsky (1926[25] ). Paradójicamente, el sustancial movimiento hacia el este del territorio étnico polaco y el crecimiento de las regiones étnicas polacas, se dieron en el momento del más fuerte ataque de Rusia sobre todo lo polaco que hubiera en Lituania y Bielorrusia.[26]

El perfil general de causas que se dan para esto incluye las actividades de la Iglesia Católica Romana[27] y la influencia cultural que representaban en ese momento y sobre esas tierras las grandes ciudades como Vilna y Kovno,[28] las actividades del distrito educacional de Vilna entre 1800 y la década de 1820,[29] las actividades de la administración local, aún controlada por los polacos locales o nobleza polonizada antes del Levantamiento de Enero,[30] escuelas secretas polacas desde la segunda mitad del siglo XIX a principios del XX (tajne komplety)[30] y la influencia de las posesiones y fincas de tierra.[30]

Tras el desmembramiento de la Mancomunidad de Polonia-Lituania a finales del siglo XVIII, las dinámicas de polonización continuaron en un primer momento en Lituania, Bielorrusia y las partes de dominación polaca de Ucrania, ya que las inicialmente políticas liberales del Imperio otorgaban a la élite polaca concesiones significativas en los asuntos locales. Dovnar-Zapolsky observa[31] que la Polonización realmente se intensificó bajo el gobierno liberal de Alejandro I de Rusia, particularmente debido a los esfuerzos de los intelectuales polacos que se encargaban de la Universidad de Vilna, organizada en 1802-3 desde la Academia de Vilna (Schola Princeps Vilnensis), a la que se agrandó y se le dio el estatus de "Imperial" bajo el nuevo nombre de Universidad Imperial de Vilna (Imperatoria Universitas Vilnensis).[32] Por orden del Emperador, el distrito educacional de Vilna supervisado Adam Czartoryski (amigo personal de Alejandro), se agrandó para incluir vastos territorios en el oeste del Imperio ruso llegando a Kiev en el sudeste y al territorio polaco, y se proveyó el desarrollo de la Universidad, sin rival en el distrito, que se convirtió en una prioridad para las autoridades imperiales que le otorgaron una libertad y autonomía significativa.[32] Con el esfuerzo de los intelectuales polacos al servicio de los rectores de la Universidad, Hieronim Strojnowski, Jan Śniadecki y Szymon Malewski, así como Czartoryski que los supervisaba, la Universidad se convirtió en el centro del patriotismo y cultura polaca, siendo como era la única Universidad del distrito, el centro atrajo a la joven nobleza de todas las etnias de esta extensa región.[32] [33]

Con el tiempo, el tradiconalmente usado latín fue eliminado de la Universidad y hacia 1816, totalmente reemplazado por el polaco y el ruso. Este cambio afectó y reflejó un profundo cambio en el sistema de escuela secundaria lituano y bielorruso en las que el latín también se utilizaba tradicionalmente, ya que la Universidad de Vilna era la principal fuente de maestros para estas escuelas. Del mismo modo, la Universidad era responsable de la selección de los libros de texto, y sñolo se aprovaron para su impresión y uso los libros de texto polacos.[33]

Dovnar-Zapolsky afirma que "las décadas de 1800 y 1810 fueron testimonio de una prosperidad sin precedentes de la cultura e idioma polacos en las tierras del antiguo Gran Ducado de Lituania had seen the unprecedented prosperity of the Polish culture and language in the former Great" y que "esta era ha visto la conclusión efectiva de la polonización de la pequeña nobleza, con una reducción significativa del área de uso del contemporáneo idioma bielorruso",[34] explicando asímismo que la dinámica de polonización había sido complementada con los esfuerzos (encubiertos) antirusos y antiortodoxos.[35] La oposición lituana a este desarrollo fue acallada por varios medios, alguna vez incluso de forma violenta.[33] Los resultados de estas tendencias se ven bien reflejados en los censos étnicos de territorios previamente no-polacos.

Las tendencias continuaron con la llegada de Napoleón en 1812. Los polacos continuaron ocupando los más importantes cargos del gobierno lituano de Vilna, y, tras la restauración del gobierno ruso, las políticas del gobierno central apenas cambiaron. Jan Śniadecki, que fue promovido en los tiempos de Napoleón al rango de Ministro de Educación y Cultos, salvó su rectorado gracias a la protección de Czartoryski. Como el plan de Alejandro de separar definitivamente a Lituania de Polonia mediante la restauración del Gran Ducado se hizo evidente, Sniadecki, respaldado por Czartoryski, que fingía ser leal al zar, hizo el esfuerzo en última instancia de polonizar a la joven generación de lituanos educándoles como polacos que se unirían a los rangos de la lucha por una Polonia independiente y homogénea.[33]

A continuación del Levantamiento de Noviembre, dirigido a independizarse de Rusia, las políticas imperiales finalmente cambiaron considerablemente. La Universidad fue cerrada forzosamente en 1832 y los siguientes años se ven caracterizados por políticas que apuntan a la solución asimilatoria de la "Cuestión polaca", tendencia que continuaría, fortalecida, tras el infructuoso levantamiento de Enero (1863).

En el siglo XIX, la casi sin rival tendencia a la polonización de los siglos anteriores, chocó frontalmente con la política de Rusificación antipolaca, con éxitos temporales para ambas facciones, ya que la polonización tiene sus puntos fuertes a mediados de la década de 1850 y en la de 1880, mientras que la rusificación se da con mayor vigor en la de 1830 y 1860.[36] La polonización de los territorios del este y del oeste (partciones rusa y alemana, respectivamente) ocurrió en lugares donde la influencia en el gobierno de los polacos había disminuido constantemente. La partición de Polonia supuso una amenaza genuina a la continuidad de la cultura y el idioma polacos en esas regiones.[22] Al centrarse la polonización en la cultura polaca, las políticas dirigidas a destruirla o debilitarla tuvieron un impacto significativo en debilitar la polonización de aquellas regiones. Esto es particualrmente visible en la Polonia ocupada por Rusia, donde a la cultura polaca le fue peor, ya que la administración rusa gradualmente se fue haciendo antipolaca.[22]

Después de un breve periodo relativamente liberal a principios del siglo XIX, donde a Polonia se le permitió retener alguna autonomía como el estado títere del Zarato de Polonia (dependiente del imperio Ruso),[37] la situación de la cultura polaca fue empeorando continuamente.

Segunda República Polaca (1918-1939)[editar]

Decreto sobre el idioma oficial en el territorio anexado de Zaolzie (en la moderna República Checa) en 1938.
Identificación de un estudiante judío en Polonia con el sello de "Bancos judíos", una política introducida bajo el régimen de Piłsudski. Los Litvaks eran acusados de usar el ruso en las comunicaciones públicas.[38]

En los tiempos de la Segunda República Polaca (1918-1939) la mayoría del territorio previamente polaco, que había tenido históricamente una mezcla de población rutena y polaca, tenían mayorías de población bielorrusa y ucraniana.[39] Después del renacer del estado polaco después de la Primera Guerra Mundial, estas tierras volvieron a estar en disputa, aunque los polacos tuvieron éxito sobre la naciente República Nacional de Ucrania Occidental en la Guerra Polaco-Ucraniana de 1918-19. Así, con el nacimiento de Polonia, y su intento de eliminación del estado ucraniano en Galitzia y Volynia, seguido por su ofensiva en el oeste de Bielorrusia -que la RFSS de Rusia consiguió contener a duras penas, estos territorios acabaron en manos de Polonia. Aproximadamente un tercio de la población del nuevo estado no era católica,[40] incluyendo un gran número de judíos rusos que habían inmigrado a Polonia siguiendo una ola de pogromos en Ucrania que continuaron hasta 1921.[41] A los judíos se les dio a elegir por el Tratado de Riga entre los dos países y varios cientos de miles se unieron a la ya numerosa minoría judía de la Segunda República Polaca.[42]

El trato a las minorías no-polacas se convirtió en un asunto de intenso debate entre los líderes polacos. En un mismo momento se enfrentaron dos teorías sobre la política que se debía acometer: una aproximación más tolerante y posiblemente menos asimilacionista que era abogada por Józef Piłsudski,[43] cuyo proyecto de crear una federación Międzymorze con otros estados fallidos tras la Guerra Polaco-Soviética se enfrentó con la estrategia finalmente prevaledora abogada por Roman Dmowski (ministro de asuntos exteriores) y Stanisław Grabski (ministro de religión y educación). Dmowski y Grabski vio la solución del problema de las minorías en la imposición de los valores polacos (la lengua polaca y la iglesia católica) a las minorías para alcanzar la asimilación nacional que los haría polacos en la siguiente generación.[44] Sin embargo, Józef Piłsudski, que a parte de Jefe de Estado controlaba también el ejército, apoyaba una asimilación estatal antes que nacional como un medio más práctico.

Como la mayor parte del gobierno polaco estaba inicialmente controlado por Roman Dmowski, líder de la Democracia Nacional y fuerte propulsor de la polonización,[45] se implementaron políticas basadas en sus puntos de vista.[46] Dmowski dijo: Allá donde podamos multiplicar nuestras fuerzas y nuestros esfuerzos civilizadores, absorbiendo a otros elementos, no hay ley que nos pueda prohibir hacerlo, ya que actuar así es nuestro deber.[47] La asimilación lingüística fue considerada por los demócratas nacionales como un factor principal para unificar el estado. Por ejemplo, Stanisław Grabski, ministro polaco para la religión y la educación pública en 1923 y entre 1925 y 1926, escribió que Polonia debe preservarse como un estado de gente polaca. Si fuera un estado de polacos, judíos, alemanes, rusinos, bielorrusos, lituanos, rusos, perdería otra vez su independencia; y que es imposible hacer una nación de aquéllas que no tienen 'autoidentificación nacional', que se llaman a sí mismos 'locales' (tutejszy). Grabski también dijo que el objetivo de las políticas polacas debería de ser la transformación de la Mancomunidad en un territorio étnico polaco.[48] [49] Algunos cargos negaban totalmente la existencia de las naciones ucraniana y bielorrusa.

Una ley promulgada en 1924 prohibía el uso de cualquier idioma excepto el polaco en los documentos gubernamentales y municipales. En el área de la educación pública se postuló que las escuelas estatales sólo podrían usar la lengua polaca.[44] La población local podría tener escuelas privadas en el idioma local, pero sólo en los territorios leales al estado polaco. Específicamente con respecto a las regiones orientales (conocidas comoKresy Wschodnie, o "Tierras de frontera oriental") se reconoció que las escuelas pueden convertirse en un instrumento de desarrollo cultural en las tierras orientales sólo si trabajan en ellas profesores polacos. Esto resultó ser irrealizable y, en casos particulares, se propusieron escuelas bilingües ("escuelas utraquistas", szkoły utrakwistyczne), mientras que en realidad las escuelas funcionales eran en las que se usaba el polaco.[44]

En cuanto a la política interna, el gobierno de Piłsudski marcó una necesitada estabilización y mejora de la situación de las minorías étnicas, que formaban casi un tercio de la población de la Segunda República. Piłsudski reemplazó la asimilación étnica demócrata nacional por una política de asimilación estatal: los ciudadanos eran juzgados por su lealtad al estado, no por su nacionalidad.[44] Los años entre 1926 y 1935 fueron vistos favorablemente por muchos judíos polacos, cuya situación mejoró especialmente bajo el gabinete del delegado de Piłsudski Kazimierz Bartel.[50] Sin embargo, una combinación de varias razones, desde la Gran Depresión,[44] la necesidad de apoyo de los partidos a Pisłudski para la elección en el parlamento[44] a la espiral de ataques terroristas de la Organización de Nacionalistas Ucranianos y las pacificaciones del gobierno[44] [51] forzaron que la situación continuara degenerando a pesar de los esfuerzos de Piłsudski.

Naacionalidades en Polonia en 1931. Polacy - polacos, Litwini- lituanos, Rusini - rutenos (ucranianos), Niemcy - alemanes, Łotysze - letones Białorusini- bielorrusos, Słowacy - eslovacos, Rumuni - rumanos, Czesi - checos, Węgrzy - húngaros.

La polonización de la economía avanzó con el estadismo polaco. La falta de capital privado en el país tras la Primera Guerra Mundial, suplida con intervenciones estatales en sectores de importancia política tras la Gran Depresión, expandieron crecientemente el sector económico gubernamental. Desde 1931 en adelante, el sector industrial estatal creció más rápidamente que el sector privado, aunque la minoría judía estaba excluida de este sector de la economía. Incluso enfrentándose a la aguda falta de ingenieros, las autoridades responsables prefirieron dejar posiciones vacantes que ocuparlas con expertos judíos.[52] Los judíos también fueron excluidos de las administraciones locales. En Lublin, donde los judíos constituían el 40% de la población, sólo el 2.6% de los trabajadores municipales lo eran, en Varsovia, el 16% de los polacos, pero sólo el 0.8% de los judíos trabajaban para el estado o para el sector público.[53] Los esfuerzos para polonizar la economía también afectaron a los judíos empleados emn el sector privado. Grupos de demócratas nacionales como la Liga de la Banda Verde (Liga Zielonej Wstążki). La iglesia católica y el gobierno polaco condonaron esta polonización de la economía después de que los demócratas nacionales consiguieran el control del gobierno en 1937.[54]

De todos modos, la polonización también creó una nueva clase educada entre las minorías no polacas, una clase de intelectuales conscientes de la importancia de la escolaridad, la prensa, la literatura y el teatro, que serían instrumentos del desarrollo de sus propias identidades étnicas.[55]

Algunos estudiosos enfatizan la importancia de las políticas de polonización del gobierno de entreguerras para la preservación del estado polaco a largo término.[56]

Polonización en Ucrania occidental[editar]

Decreto de voivoda de Wołyń Jan Krzakowski Sobre el lenguage en el voivodato de Wołyń, que nombra el idioma polaco como el único lenguaje del estado en el territorio de Volinia (actualmente en Ucrania) en 1921.

Cuando los territorios de Bielorrusia Occidental, el Margen derecho de Ucrania y el Voivodato de Vilna fueron incorporados a Polonia después del Tratado de Riga, Polonia rechazó sus obligaciones internacionales de darle autonomía a Galitzia,[cita requerida] que nunca había tenido intenciones de cumplir.[57]

Los territorios de Galitzia y Volinia tenían problemáticas diferentes, diferentes historias recientes y diferentes religiones dominantes. Hasta la Primera Guerra Mundial, Galitzia, con su población ucraniana greco católica, estaba controlada por el Imperio austrohúngaro cuyas políticas locales eran relativamente proucranianas (rutenas) en un intento de cimentar el control austriaco sobre el territorio e impedir las tendencias políticas de la población que se acercaba hacia el resto de ucranianos controlados por el Imperio ruso. Estas políticas resultaron en una percepción nacional mucho más fuerte entre los ucranianos de Galitzia. Por otro lado, los ucranianos de Volinia, anteriormente parte del Imperio Ruso, eran principalmente ortodoxos y estaban influidas por tendencias rusófilas. Por lo tanto, mientras que la Iglesia greco católica ucraniana, con sus funciones en comunión con el catolicismo de rito latino, esperaban recibir un mejor tratamiento en Polonia, donde los líderes veían el catolicismo como una de las principales herramientas para unificar la nación, los polacos veían a los creyentes de esta iglesia como incluso menos de confianza que los ortodoxos de Volinia, así que los vieron como buenos candidatos para la asimilación política. Por esta razón la política polaca en Ucrania inicialmente fue dirigida a mantener a los ucranianos greco católicos fuera de la influencia de los ortodoxos de Volinia.[44]

Debido a la historia de la región la Iglesia greco católica ucraniana tenía un fuerte carácter nacional, y las autoridades polacos buscaron debilitarla de varias maneras. En 1924, tras una visita con a los creyentes católicos ucranianos en Norteamérica y Europa Occidental, al líder de la iglesia le denegaron el permiso para volver a Lviv durante bastante tiempo. Los sacerdotes polacos, dirigidos por sus obispos empezaron a llevar a cabo misiones en la región de rito oriental, imponiendo restricciones administrativas sobre la Iglesia greco católica ucraniana.[58]

Respecto a la población ortodoxa ucraniana en Polonia oriental, el gobierno polaco inicialmente promulgó un decreto defendiendo los derechos de las minorías ortodoxas. En la práctica, a menudo no se protegían, ya que los católicos, deseosos de fortalecer su posición, tenían representación oficial en el Sejm y las cortes. Cualquier acusación era suficientemente fuerte para que una iglesia particular fuera confiscada y entregada a la Iglesia católica romana. El objetivo de las llamadas dos campañas de reivindicación era privar a los ortodoxos de aquellas iglesias que habían sido greco católicas antes de que la ortodoxia fuera impuesta por el gobierno zarista ruso.[59] [60] 190 iglesias ortodoxas fueron destruidas (algunas de ellas fueron luego abandonadas[61] y 150 más fueron transformadas por la fuerza en iglesias católicas romanas (no greco católicas).[62] Estas acciones fueron condenadas por la cabeza de la Iglesia greco católica ucraniana, el metropolitano Andréi Sheptyski, que declaró que estos actos destruirían en las almas de los hermanos no-unidos ortodoxos el pensamiento de una posible reunión."[58]

La reforma de la posesión de la tierra diseñada para favorecer a los polacos[63] en Volinia (de mayoría ucraniana), el territorio agrícola donde la cuestión de la tierra era especialmente severa, trajo consigo la alienación del estado polaco o incluso de la población ortodoxa volinia que tendía a ser mucho menos radical que los habitantes de Galitzia greco católicos.[44]

La actitud de los ucranianos de aquel tiempo se muestra en las afirmaciones del historiados ucraniano Myjailo Hrushevsky, que resaltan la influencia negativa de las políticas polacas en la cultura ucraniana: los cuatro siglos de dominio polaco han causado efectos particularmente destructivos (...) el atraso económico y cultural en Galitzia fue el principal legado de la Polonia histórica, que asiduamente atacó a todo lo que se pudiera considerar lo mejor de la nación, dejándola en un estado de opresión y desvalida.[64]

Polonización en Lituania[editar]

En Lituania, durante el periodo de entreguerras se publicaron dibujos antipolacos...

La situación de los lituanos también empeoraba. Durante el período de entreguerras del siglo XX (1920-1939) las relaciones polaco-lituanas se caracterizaron por la mutua enemistad. Empezando con el conflicto por la ciudad de Vilna y la Guerra polaco-lituana poco después de la Primera Guerra Mundial, ambos gobiernos -en la época el nacionalismo crecía en Europa- trataban duramente a sus respectivas minorías.[65] [66] [67] A principios de 1920, tras el motín de Lucjan Żeligowski (véase República de Lituania Central), las actividades culturales lituanas en territorios controlados por Polonia fueron limitadas, se cerraron periódicos y se arrestaron a sus editores.[68] Uno de ellos, Mykolas Biržiška, fue acusado de traición al estado y sentenciado a pena de muerte, de la que se salvó sólo por la intervención directa de la Sociedad de Naciones. Fue uno de los 32 activistas culturales lituanos y bielorrusos expulsados de Vilna el 20 de septiembre de 1922 y entregados al ejército lituano.[68] En 1927, con la escalada de tensiones entre Lituania y Polonia, alrededor de 48 escuelas lituanas fueron cerradas y se deportaron a otros once activistas lituanos.[69] A la muerte de Józef Piłsudski en 1935, la minoría lituana en Polonia volvió a ser objeto de las políticas de polonización, más intensivamente esta vez. Se cerraron 266 escuelas lituanas desde 1936 y casi todas las organizaciones fueron prohibidas. Se animó a que los veteranos del ejército polaco se asentaran en regiones en disputa.[70] Alrededor de 400 salones de lectura y bibliotecas lituanas fueron cerradas en Polonia entre 1936 y 1938.[71] La polonización de los lituanos se redujo con políticas del gobierno más relajadas sólo después de que Lituania restableciera relaciones diplomáticas con Polonia en 1938.

No había una escuela bielorrusa en la primavera de 1939, y sólo 44 escuelas que enseñaran esa lengua existían en el momento de inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Después de la Segunda Guerra Mundial[editar]

Lápida con inscripciones borradas en alemán en Gliwice (Polonia meridional). También es visible el cambio del nombre Karl al polaco Karol.

A los alemanes étnicos que todavía vivían en los territorios occidentales obtenidos por Polonia (determinados por Stalin en la Conferencia de Teherán tras la Segunda Guerra Mundial -por ejemplo Silesia) se les denegó el uso de su lengua en público y tuvieron que adoptar el idioma y ciudadanía polacos para evitar la discriminación, la expropiación y el insulto. Unos 180.000 fueron enviados a campos de trabajo forzado como Tost, Potulice o Lamsdorf.[72] Su situación mejoró en 1950 con el Tratado de Zgorzelec entre Polonia y la República Democrática Alemana. La República Federal Alemana no reconoció este acuerdo. Hasta 1953 había 55 escuelas básicas alemanas y dos institutos alemanes en Polonia. Los alemanes disfrutan de un estatus formalmente reconocido de minoría étnica en la Polonia moderna.

Durante la Operación Vístula en 1947, las poblaciones rusino y ucranianas fueron deportadas de sus territorios históricos en el sudeste de Polonia a las áreas septentrionales de los territorios recuperados otorgados por los Aliados a Polonia tras los acuerdos del fin de la Segunda Guerra Mundial. Según la orden dada por el Ministerio de Territorios Recuperados, el objetivo de la recolocación de los colonos "W" es su asimilación en un nuevo medio polaco, se deben aplicar todos nuestros esfuerzos para alcanzar estos objetivos. No aplicar el término "ucranianos" a los colonos. En los casos en los que la intelligentsia alcance los territorios recuperados, deben por todos los medios ser asentados separadamente y lejos de las comunidades de los colonos "W".[73]

Controversia sobre la etnia de algunas figuras notables[editar]

Como consecuencias del proceso de polonización cultural, se dieron disputas sobre la etnicidad de algunas personas notables como Tadeusz Kościuszko, Adam Mickiewicz e Ignacy Domeyko, quienes son celebrados como próceres nacionales tanto por los polacos, como por los bielorusos y lituanos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. En la historiografía polaca, particularmente antes de la Segunda Guerra Mundial (p.e., L. Wasilewski. Citado en Смалянчук А. Ф. (Smalyanchuk 2001) Паміж краёвасцю і нацыянальнай ідэяй. Польскі рух на беларускіх і літоўскіх землях. 1864—1917 г. / Пад рэд. С. Куль-Сяльверставай. — Гродна: ГрДУ, 2001. — 322 с. ISBN 985-417-345-1. Pp.24, 28.), se ha llegado convencionalmente a una división entre Polonización y Autopolonización (en polaco: polszczenie się), aunque de todos modos la mayoría de los investigadores modernos no usan el término polszczenie się.
  2. Michael J. Mikoś, Polish Literature from the Middle Ages to the End of the Eighteenth Century. A Bilingual Anthology, Varsovia: Constans, 1999. Primeros capítulos en línea
  3. a b Nataliia Polonska-Vasylenko, History of Ukraine, "Lybid", (1993), ISBN 5-325-00425-5, v.I, Section: "Ukraine under Poland"
  4. Natalia Iakovenko, Narys istorii Ukrainy s zaidavnishyh chasic do kincia XVIII stolittia, Kiev, 1997, Sección: 'Ukraine-Rus, the "odd man out" in Rzeczpospolita Obojga Narodow
  5. "Dentro del Gran Ducado de Lituania, las tierras rutenas inicialmente retuvieron una considerable autonomía. Los paganos lituanos se estaban convirtiendo a la ortodoxia y asimilándose a la cultura rutena. Las prácticas administrativas del Gran Ducado y su sistema legal derivavan de las costumbres eslavas, y el idioma ruteno pasó a ser el idioma oficial del estado. El gobierno directo de Polonia sobre Ucrania era desde 1340 y estaba limitado a Galitzia. Así los cambios en áreas como la administración, la ley, y la posesión de tierra se hicieron más rápidamente en Ucrania que en las tierras bajo control lituano. De todos modos, Lituania misma pronto caería en la órbita de Polonia." de Ukraine. (2006). En Encyclopædia Britannica.[1]
  6. Polonska-Vasylenko, Sección: Evolution of Ukrainian lands in the 15th-16th centuries
  7. "Transferida como resultado de la Unión de Lublin del Gran Ducado de Lituania a la más homogénea étnicamente Corona, Ucrania fue colonizada por grandes nobles tanto ucranianos como polacos. Muchos de ellos gradualmente abandonaron la prtodoxia para abrazar el catolicismo romano y polaco. Estos "pequeños reyes" de Ucrania controlaban cientos de miles de individuos." de Wladyslaw IV Vasa en "Poland, history of". (2006). En Encyclopædia Britannica. [2]
  8. "Ucrania había florecido bajo el gobierno lituano, y su idioma llegó a ser el del estado; pero después de la unión orgánica de Polonia y Lituania en 1569, Ucrania quedó bajo gobierno polaco, los campesinos ucranianos sometidos a servidumbre rápidamente, y la Iglesia Ortodoxa Ucraniana sufrió persecución." de "Ukraine". Columbia Encyclopedia, Secta Edición. 2001-05.[3]
  9. "La iglesia de la Unia no tenía éxito en lograr la igualdad legal con la iglesia latina prevista por el acuerdo. Tampoco era capaz de potenciar el proceso de polonización y latinización de la nobleza. Al mismo tiempo la Unión de Brest causó una profundad división en la iglesia de Rutenia y su sociedad. Esto se vio refeljado en una importante literatura polémica, luchas por el control de los obispados y las propiedades de la iglesia que se intensificaron tras la restauración de una jerarquía ortodoxa en 1620, y en numerosos actos de violencia. Los esfuerzos para sanar la herida en las décadas de 1620 y 1630 fueron infructuosos." de Ukraine. (2006). En Encyclopædia Britannica.[4]
  10. a b c d En 1596 la Unión de Brest-Litovsk subordinó la Iglesia Ortodoxa de la Mancomunidad al papado creando la iglesia de rito oriental (Unia). Políticamente, se hizo con miras a cimentar la cohesión del estado ante Moscú; sin embargo llevó a divisiones internas entre los ortodoxos. La nueva iglesia de rito oriental se convirtió en una jerarquía sin fieles mientras que la prohibida Iglesia ortodoxa quedó en la clandestinidad. El reconocimiento de Ladislao de la existencia de la última en mayo de 1632 llegó demasiado tarde. Las masas otodoxas fueron privadas de sus protectores nativos, que se habían polonizado y catolicizado y buscaban la alianza cosaca." de Wladyslaw IV Vasa en "Poland, history of". (2006). En Encyclopædia Britannica. [5]
  11. Orest Subtelny, Ukraine: A History, Second Edition, 1994, University of Toronto Press, pp. 89
  12. "El nuevo rey polaco, el hijo de Jogaila, Ladislao conocido en la historia como "de Varna", debido a su muerte en batalla contra los turcos en Varna en 1444) contuvo significativamente las aspiraciones de Svidrigellón (Švitrigaila) por sus actitudes respecto al pueblo ruteno y a su religión. Hasta entonces (bajo Jagellón) los polacos obtenían el poder en Rutenia por la fuerza [...] El sucesor de Jagellón, Ladislao (reinando desde 1434), actuó de un modo diverso que su padre, aunque con los mismos objetivos en mente. Aumentó los privilegios y libertades,que anteriormente sólo habían disfrutado los nobles de religión latina, a todos los nobles rutenos sin excepción. Esto marcó el comienzo de la reconciliación entre Rutenia y Polonia..."
  13. Michael J. Mikoś, Polish Renaissance Literature: An Anthology. Ed. Michael J. Mikoś. Columbus, Ohio/Bloomington, Indiana: Slavica Publishers. 1995. ISBN 0-89357-257-8, Escenario literario del Renacimiento
  14. Kostomarov, "Ostrozhski"
  15. "Little Russian Hetman Zinoviy-Bogdan Jmelnytsky" (Bohdan Jmelnytsky) en "Nikolay Kostomárov's, "RHistoria rusa en biografías de sus principales figuras", [6]
  16. William Bullitt, The Great Globe Itself: A Preface to World Affairs, Transaction Publishers, 2005, ISBN 1-4128-0490-6, Google Print, p.42-43
  17. John Adams, The Political Writings of John Adams, Regnery Gateway, 2001, ISBN 0-89526-292-4, Google Print, p.242
  18. La Conferación de Varsovia del 28 de enero de 1573: tolerancia religiosa garantizada, parte delPrograma Memoria del Mundo de la UNESCO.
  19. Aleksandr Bushkov, Andrey Burovsky. Russia that was not - 2. The Russian Atlantis", ISBN 5-7867-0060-7, 5-224-01318-6
  20. a b La situación Prusia-Polonia: Un experimeto de asimilación de W.I. Thomas.
  21. Various authors, The Treaty of Versailles: a reassessment after 75 years, Cambridge University Press, 1998, ISBN 0-521-62132-1, Google Print, p.314
  22. a b c Roland Sussex, Paul Cubberley, The Slavic Languages, Cambridge University Press, 2007, ISBN 0-521-22315-6, Google Print, p.92
  23. Mikhail Dolbilov, El esteriotipo de los polacos en la política imperial: La despolonización de la región noroccidental en la década de 1860, Estudios Rusos de Historia, Issue: Volume 44, Number 2 / Fall 2005, Pages: 44 - 88
  24. Wasilewski L. (Wasilewski 1917) Kresy Wschodnie. — Warszawa: T-wo wydawnicze w Warszawie, 1917. p. VII citado en (Smalyanchuk 2001), p.24.
  25. (Dovnar 1926) pp.290—291,298.
  26. "En tiempos de Muravyov el Ahorcador", como se argumenta en (Wasilewski 1917), p. VII citado en (Smalyanchuk 2001), p.24. Véase también la nota sobre el tratamiento de la Polonización como Autopolonización.
  27. Como se argumenta en (Wasilewski 1917), p.42 citado en (Smalyanchuk 2001), p.24. También argumentado por Halina Turska en la década de 1930 en "O powstaniu polskich obszarów językowych na Wileńszczyźnie", p.487 citado en (Smalyanchuk 2001), p.25.
  28. Como argumenta (Wasilewski 1917), p.42 citado en (Smalyanchuk 2001), p.24.
  29. (Dovnar 1926) pp.290—291,293—298.
  30. a b c (Smalyanchuk 2001), p.28, (Dovnar 1926), pp.303—315,319—320,328—331,388—389.
  31. Довнар-Запольский М. В. (Mitrofan Dovnar-Zapolsky) История Белоруссии. — 2-е изд. — Мн.: Беларусь, 2005. — 680 с. ISBN 985-01-0550-X, LCCN 2003500047
  32. a b c Tomas Venclova, Cuatro siglos de Iluminación. Una visión histórica de la Universidad de Vilna, 1579-1979, Lituanus, Volumen 27, No.1 - Verano de 1981
  33. a b c d Rev. Stasys Yla, La lucha de nacionalidades en la Univesidad de Vilna, Lituanus, Volumen 27, No.1 - Verano de 1981
  34. Dovnar-Zapolsky, pp.290-298.
  35. Dovnar-Zapolsky, pp.293—296.
  36. Dovnar-Zapolsky, pp.303—315,319—320,328—331.
  37. Harold Nicolson, The Congress of Vienna: A Study in Allied Unity: 1812-1822 , Grove Press, 2001, ISBN 0-8021-3744-X, Google Print, p.171
  38. Celia Stopnicka Heller, On the Edge of Destruction: Jews of Poland Between the Two World Wars, 1993, Wayne State University Press, 396 pages, ISBN 0-8143-2494-0, page 43.
  39. El renacer de Polonia. University of Kansas, notas a la conferencia por Anna M. Cienciala, 2004. Cita:"había grandes minorías de polacos en los que hoy es el oeste de Bielorrusia y en el oeste y el centro de Ucrania. De acuerdo al censo polaco de 1931, los polacos eran 5.600.000 de individuos del total de la población de la Polonia oriental que era de 13.021.000 habitantes. En Lituania, los polacos eran mayoría en las áreas de Vilna y Suwałki, así como existía un número importante de individuos alrededor de Kaunas (polaco:Kowno)."
  40. "Un tercio de la población polaca consistía en no-polacos, la mayoría de los cuáles se sentía levemente alienados que les había incorporado por la fuerza... El gobierno polaco creyó que no tenía razones para negociar términos de autonomía con las minorías hasta que no hubiese impuesto su gobierno."
    Roshwald, Aviel (2001). http://books.google.com/books?ie=UTF-8&vid=ISBN0415242290&id=qPyer6Pks0oC&pg=PA164&lpg=PA164&dq=%22Peace+of+Riga%22&vq=%22imposed+its+rule%22&sig=O-9FXzZz2mDsX8Gm9U7QwcCYO2s |urlcapítulo= sin título (ayuda). Ethnic Nationalism and the Fall of Empires: Central Europe, the Middle East and Russia, 1914-1923. Routledge (UK). ISBN 0-415-24229-0. 
  41. Arno Joseph Mayer, The Furies: Violence and Terror in the French and Russian Revolutions. Published by Princeton University Press, pg. 516 [7]
  42. Historia de los judíos en Rusia.
  43. Zbigniew Brzezinski en su introducción a la obra de Wacław Jędrzejewicz’s “Pilsudski Una vida para Polonia” escribió que la visión de Pilsudski de Polonia, paradójicamente, nunca fue alcanzada. Contribuyó inmensamente a la creación de un moderno estado polaco, para preservarlo de la invasión soviética, aunque fracasó en sus intentos de crear el tipo de mancomunidad multinacional basada en los principios de justicia social y tolerancia étnica, a los que había aspirado en su juventud. Puede uno imaginarse la relevancia de su imagen de una Polonia así en la época del nacionalismo.... Citado de este sitio web.
  44. a b c d e f g h i Timothy Snyder, The Reconstruction of Nations: Poland, Ukraine, Lithuania, Belarus, 1569-1999, Yale University Press, ISBN 0-300-10586-XGoogle Books, p.144
  45. Manfred F. Boemeke, Gerald D. Feldman, Elisabeth Glaser, The Treaty of Versailles: A Reassessment After 75 Years, Cambridge University Press, 1998, ISBN 0-521-62132-1, Google Print, p.314
  46. Lonnie R. Johnson, Central Europe: Enemies, Neighbors, Friends
  47. Tomaszewski J. Kresy Wschodnie w polskiej myśli politycznej XIX i XX w.//Między Polską etniczną a historyczną. Polska myśl polityczna XIX i XX wieku.—T.6.—Warszawa, 1988.—S.101. (Citado en: Oleksandr Derhachov (editor), "Estado ucraniano en el Siglo Veinte: Análisis histórico y político, 1996, Kiev ISBN 966-543-040-8)).
  48. Anna Reid, Borderland: A Journey Through the History of Ukraine, Westview Press, 2000, ISBN 0-8133-3792-5, Google Print, p.106
  49. Rogers Brubaker, Nationalism Reframed: Nationhood and the National Question in the New Europe, Cambridge University Press, 1996, ISBN 0-521-57649-0, Google Print, p.100
  50. Feigue Cieplinski, Poles and Jews: The Quest For Self-Determination 1919-1934, Binghamton Journal of History, Otoño 2002.
  51. Davies, God's Playground, op.cit.
  52. Herbert Arthur Strauss "Hostages of Modernization: Studies on Modern Antisemitism, 1870-1933/39", Walter de Gruyter, 1993, p. 1084
  53. Strauss, p.1050
  54. Strauss, p.1083
  55. Eugenia Prokop-Janiec, "Polskie dziedzictwo kulturowe w nowej Europie. Humanistyka jako czynnik kształtowania tożsamości europejskiej Polaków." Grupo de investigación. Asunto: La frontera en el contexto de las relaciones polaco-judías. CBR grant: Herencia cultural polaca en la nueva Europa. Humanismo como un factor que define la identidad europea de los polacos. Pogranicze polsko-żydowskie jako pogranicze kulturowe
  56. En un artículo escrito en 1968 en ocasión del 50º aniversario de la independencia polaca de 1918, y la emergencia de la Segunda República Polaca, Jan Nowak-Jeziorański escribió: Incluso las importantes críticas de la independencia polaca del período de entreguerras no pueden ensombrecer el hecho de que la resurgencia y reconstrucción del país fue la mayor victoria alcanzada por el pueblo polaco en su historia... El período de entreguerras, corto desde la perspectiva histórica, no fue un episodio finalizado. Los veinte años de independencia polaca cimentaron su presencia en el mapa del mundo con tal fuerza que ni Hitler aliado con Stalin en 1939, ni Stalin sólo en 1945 fueron capaces de retirarla de entre los estados europeos... El mayor logro del periodo de entreguerras para el estado soberano polaco fue la creación de una nueva generación de polacos, que tuvieron su prueba de fuego en la Segunda Guerra Mundial." Jan Nowak-Jeziorański, Na Antenie nr 68, dodatek do Wiadomości 47/1182, Londyn 24 listopada 1968. "11 listopada 1918", reimprimido por THE SCROLLS, An Internet Cultural Periodical, 1997, ISSN 1496 - 6115
  57. Roshwald, p. 144.
  58. a b Magosci, P. (1989). Morality and Reality: the Life and Times of Andrei Sheptytsky. Edmonton, Alberta: Canadian Institute of Ukrainian Studies, University of Alberta. 
  59. Paul R. Magocsi, A history of Ukraine,University of Toronto Press, 1996, p.596 [8]
  60. Bajo el gobierno zarista la población de la Unia fueron convertidos forzosamente a la ortodoxia. En 1875, por lo menos 375 iglesias de la Unia fueron convertidas en iglesias ortodoxas. Lo mismo ocurrió con muchas iglesias católicas romanas de rito latino."[9] Las iglesias ortodoxas eran contruidas como símbolos del gobierno ruso y eran asociadas por los polacos a la rusificación del epríodo de la Partición[10]
  61. The Impact of External Threat on States and Domestic Societie, Manus I. Midlarsky en Dissolving Boundaries, Blackwell Publishers, 2003, ISBN 1-4051-2134-3, Google Print, p.15
  62. Subtelny, Orest (1988). Ukraine: A History. Toronto: University of Toronto Press. ISBN 0-8020-5808-6. 
  63. Snyder, op cit, Google Print, p.146
  64. C. M. Hann, Paul Robert Magocsi. Galicia: A Multicultured Land. University of Toronto, 2005. ISBN 0-8020-3781-X. Google Print, Page 85.
  65. Żołędowski, Białorusini i Litwini..., p. 114
  66. Makowski, Litwini..., pp.244-303
  67. Fearon, James D.; Laitin, David D. (2006). «Lithuania» (pdf) págs. 4. Stanford University. Consultado el 18-06-2007.
  68. a b Čepėnas, Pranas (1986). Naujųjų laikų Lietuvos istorija. Chicago: Dr. Griniaus fondas. pp. 655,656. 
  69. Żołędowski, Cezary (2003). Białorusini i Litwini w Polsce, Polacy na Białorusi i Litwie (en polaco). Warszawa: ASPRA-JR. ISBN 83-88766-76-7 p. 114
  70. Fearon, James D.; Laitin, David D. (2006). «Lithuania» (pdf) págs. 4. Stanford University. Consultado el 18-06-2007.
  71. Makowski, Bronisław (1986). Litwini w Polsce 1920-1939 (en polaco). Warszawa: PWN. ISBN 83-01-06805-1. p.244-303
  72. Włodzimierz Borodziej, Hans Lemberg, Unsere Heimat ist uns ein fremdes Land geworden... Die Deutschen östlich von Oder und Neiße. Dokumente aus polnischen Archiven, Herder Institut, Marburg 2000, ISBN 3-87969-283-1, Basado en este estudio (en alemán)
  73. Роман Дрозд Явожно– трагічний символ акції «Вісла»

Enlaces externos[editar]

Para saber más[editar]

  • Subtelny, Orest (1988). Ukraine: A History. Toronto: University of Toronto Press. ISBN 0-8020-5808-6. 
  • Snyder, Timothy (2004). The reconstruction of nations: Poland, Ukraine, Lithuania, Belarus, 1569-1999. Yale University Press. ISBN 0-3001-0586-X. 
  • Davies, Norman (2005). God's Playground: A History of Poland, Vol. 1: The Origins to 1795. Columbia University Press. ISBN 0-2311-2817-7.