Unión de Lublin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Unión de Lublin. Pintura de Jan Matejko.
Rzeczpospolita en 1569.

La Unión de Lublin (en lituano: Liublino unija; en ucraniano: Лю́блінська у́нія; en bielorruso: Лю́блінская у́нія; en polaco: Unia lubelska) reemplazó la unión personal del Reino de Polonia y del Gran Ducado de Lituania con una unión real y con una monarquía electiva, dado que Segismundo II Augusto Jagellón, el último descendiente de la Dinastía Jogalia, no tuvo descendencia tras tres matrimonios. Además, la autonomía del Reino de Prusia fue en gran parte abandonada.

Fue firmada el 1 de julio de 1569 en Lublin (Polonia) y creó un único Estado, la República de las Dos Naciones. Esta República fue gobernada por un solo monarca electo quien cumplía los deberes de Rey de Polonia y de Gran Duque de Lituania y que gobernaba con un Senado común y un parlamento (el Sejm). La Unión fue un fase evolutiva en la alianza polaco-lituana y unión personal, necesitada también por la posición peligrosa de Lituania en las guerras con Rusia.[1] [2] [3]

Si bien constituyó un evento crucial en la historia de varias naciones, la Unión de Lublin ha sido vista de manera bastante disímil por muchos historiadores. Así, los historiadores polacos se concentran en sus aspectos positivos, enfatizando su creación pacífica y voluntaria, tanto como su rol en la propagación de la cultura polaca; mientras que los historiadores lituanos son más críticos con la Unión al señalar que estuvo dominada por Polonia.

Historia[editar]

Escudo de armas de la Rzeczpospolita.

Antecedentes[editar]

Se dieron largas discusiones antes de la firma del tratado, dado que los magnates lituanos tenían miedo de perder la mayoría de sus poderes, ya que la unión convertiría en equivalente a su estatus legal con el de la mayoría de la nobleza inferior polaca; sin embargo, Lituania había estado crecientemente en el bando perdedor de las Guerras Moscovitas-lituanas y para la segunda mitad del siglo XVI enfrentó la amenaza de una derrota total en la Guerra Livona y, con ello, su incorporación a Rusia. De otra parte, la nobleza polaca (la szlachta) estaba renuente a ofrecer ayuda a Lituania sin recibir nada a cambio. Segismundo II Augusto Jagellón, Rey de Polonia y Gran Duque de Lituania, viendo la amenaza cernirse sobre Lituania y eventualmente sobre Polonia, presionó a favor de la unión, ganando gradualmente más adeptos.

Sejm de 1567[editar]

El Sejm se reunió en enero de 1567, cerca del pueblo polaco de Lublin, pero no llegó a ningún acuerdo. En protesta contra la gran presión ejercida por parte de los polacos para firmar el Acta, los lituanos bajo el liderazgo de Mikołaj "el Rojo" Radziwiłł del Voivodato de Vilna dejaron Lublin el 1 de marzo, temiendo que Segismundo tomara una decisión por su cuenta.

El 26 de marzo de 1567, el rey fue forzado por la szclachta a incorporar a la Corona Polaca los territorios sureños de Podlachia, Volinia, Podolia y Kiev, controladas por lituanos.[4] [5] Estas regiones históricas conformaban más de la mitad del territorio de la actual Ucrania y fueron en esa época una porción significativa del territorio lituano. La clase alta en estas tierras era mayormente rutenia y leal a Lituania. Todos los nobles leales fueron forzados a jurar lealtad al Rey de Polonia. Las tierras de aquellos que se negaron a hacerlo fueron confiscadas.

Los lituanos fueron forzados a volver al Sejm bajo la dirección de Jan Chodkiewicz (padre de Jan Karol Chodkiewicz) y a continuar las negociaciones usando tácticas ligeramente diferentes que las utilizadas por Mikołaj "el Rojo" Radziwiłł. Si bien la szlachta polaca quería una incorporación total al Gran Ducado de Lituania bajo la Corona, los lituanos continuaron oponiéndose y acordaron solamente tener el estatus de un estado federal. El 28 de junio fueron superadas las últimas objeciones y, finalmente, el acta fue firmada por el Rey en el Castillo de Lublin el 4 de julio de 1569.[4]

Fin del tratado[editar]

La Unión de Lublin fue reemplazada por la Constitución del 31 de mayo desde 1791 cuando la entidad política federal estaba por ser transformada en un Estado unitario por el rey Estanislao II Poniatowski; sin embargo, la constitución no fue completamente implementada y la Unión fue cesada para las particiones de Polonia a fines del siglo XVIII, siendo la última en 1795.

Consecuencias[editar]

Culturales[editar]

Tras la Unión, los nobles lituanos tuvieron los mismos derechos formales que los polacos para gobernar las tierras y las personas bajo su control; no obstante, el ascenso político en la Unión dominada por los católicos fue un asunto diferente. En la vida cultural y social, tanto el idioma polaco como el catolicismo se volvieron dominantes para la nobleza rutenia, la mayoría de los cuales fueron inicialmente de habla rutenia y ortodoxos de religión; sin embargo, los pobladores, en especial los campesinos, continuaron hablando sus propios idiomas y practicando la religión ortodoxa. Finalmente, esta situación creó una división entre las clases sociales bajas y la nobleza en las áreas lituanas y rutenias de la Unión. Algunos magnates rutenios se resistieron a la Polonización al adherirse a la Cristiandad Ortodoxa, obsequiando dádivas generosas a las iglesias ortodoxas rutenias y a las escuelas rutenias. A pesar de ello, la presión debida a la Polonización fue más difícil de resistir con cada generación subsecuente y finalmente casi toda la nobleza rutenia fue polonizada.

Los levantamientos de cosacos y las intervenciones extranjeras llevaron a las particiones de la Mancomunidad por parte de Rusia, Prusia y el Imperio austrohúngaro en 1772, 1793 y 1795. La Unión de Lublin estuvo también temporalmente inactiva mientras la Unión de Kėdainiai entró en efecto.

Algunos historiadores como Krzysztof Rak consideran que la Unión de Lublin creó un estado similar a la actual Unión Europea,[6] pues comprendían la Mancomunidad (junto con la Unión de Kalmar, las varias actas de unión en las islas británicas y otros tratados similares) como una especie de predecesora del Tratado de Maastricht. El anterior, sin embargo, creó un estado de países más profundamente enlazados que la Unión Europea de hoy en día.

Económicas[editar]

La Mancomunidad provocó la colonización polaca de las tierras rutenias y la servidumbre del campesinado rutenio por la szlachta.[7] [8] [9] [10] A pesar de que la situación de los campesinos en la Unión era bastante extrema comparada con el Oeste, los campesinos en la Mancomunidad tenían más libertad que aquellos de Rusia; de ahí que los campesinos (así como, en menor medida, los nobles y comerciantes) que escapaban de Rusia hacia la Unión se convirtieron en una preocupación importante para el gobierno ruso y fue uno de los factores que llevó a las particiones de Polonia.[11]

Fue introducida una moneda común, el złoty. La ejecución de tierras de la Corona en Polonia no fue extendida al Gran Ducado.

Geográficas[editar]

La Unión creó uno de los estados más grandes y más poblados de la Europa del siglo XVII (excluyendo los estados que no pertenecían completamente a Europa, como por ejemplo el Imperio ruso o el Imperio otomano).[12]

Al interior de la Unión, Lituania tuvo que aceptar la pérdida de Podlachia, Volinia, Podolia y la región de Kiev, antiguos territorios del Gran Ducado que fueron transferidos a la Corona Polaca.

Legales[editar]

Bajo la Unión, los sistemas legales del Reino de Polonia y del Gran Ducado de Lituania serían unificados, pero esto nunca sucedió. El bosquejo de la Unión de Lublin proyectaba que Lituania y Polonia estarían unidos más cercanamente de lo que en realidad estaban. El Segundo Estatuto de Lituania de 1566 no había perdido vigencia y algunas de sus provisiones diferían sustancialmente de las actas de la Unión de Lublin. Finalmente, fue adoptado el Tercer Estatuto de Lituania en 1588, pero todavía contradecía a la Unión de Lublin en varios puntos.

Para la firma de la Unión de Lublin, la nobleza polaca veía los Estatutos de Lituania como inconstitucionales, argumentando que ninguna ley podía entrar en conflicto con el texto de la Unión; sin embargo, los Estatutos declaraban que las leyes de la Unión que entraban en conflicto con ellos debían ser declaradas inconstitucionales. El Primer Estatuto de Lituania fue también usado en los territorios de Lituania que fueron anexados por Polonia poco antes de la firma de la Unión de Lublin. Estos conflictos entre los esquemas estatutorios en Lituania y Polonia persistieron por muchos años y el Tercer Estatuto de Lituania se mantuvo en vigencia en territorios del Gran Ducado de Lituania, incluso después de las particiones, hasta 1840.

Los intentos para limitar el poder de los magnates lituanos (especialmente a la familia Sapieha) y de unificar las leyes de la Mancomunidad llevaron al movimiento koekwacja praw que culminó en las reformas koekwacja de 1697, confirmados en el sejm general de 1698 en el documento Porządek sądzenia spraw w Trybunale Wielkiego Księstwa Litewskego.[13]

Militares[editar]

Polonia proveyó ayuda militar en la guerra tras la unión de las dos entidades, lo que fue crucial para la supervivencia del Gran Ducado de Lituania.[2] Así, Polonia y el Gran Ducado tuvieron políticas de defensa comunes.

Políticas[editar]

La Unión de Lublin provocó la fusión de los dos estados, aunque ambos retuvieron grados de autonomía significativos, cada uno de los cuales tuvieron su propio ejército, tesoro, leyes y administraciones.[5] Si bien en teoría los países tenían un estatus equivalente, la más grande y culturalmente más atractiva Polonia se convirtió en el socio dominante. Debido a las diferencias demográficas, los diputados polacos superaron en número a los lituanos en el Sejm a razón de 3 a 1.[5]

Habría un único gobernante para Polonia y para el Gran Ducado de Lituania, elegido libremente por la nobleza de ambas naciones, que coronaron como Rey de Polonia y Gran Duque de Lituania en la Catedral de Wawel, en Cracovia.

Un parlamento común –Sejm- sostuvo sesiones en Varsovia: tenía 114 diputados polacos y 48 lituanos; mientras que el Senado estaba compuesto por 113 representantes polacos y 27 senadores lituanos.

Asimismo, Polonia y el Gran Ducado de Lituania tendría una política exterior común.

Referencias[editar]

  1. Dvornik, Francis, The Slavs in European History and Civilization, Rutgers University Press, ISBN 0-8135-0799-5, Google Print, p.254
  2. a b Norman Davies, God's Playground: A History of Poland in Two Volumes, Oxford University Press, ISBN 0-19-925339-0, Google Print, p.50
  3. W. H. Zawadzki, A Man of Honour: Adam Czartoryski as a Statesman of Russia and Poland, 1795-1831, Oxford University Press, 1993, ISBN 0-19-820303-9, Google Print, p.1
  4. a b http://books.google.com/books?ie=UTF-8&vid=ISBN0521559170&id=NpMxTvBuWHYC&vq=Lublin&dq=Union+of+Lublin&lpg=PA63&pg=PA64&sig=y527sUhbGjuW06QxDCIWbZtoZOg
  5. a b c http://books.google.com/books?ie=UTF-8&vid=ISBN0195121791&id=KRjcXHliMpcC&pg=PA137&lpg=PA137&dq=Union+of+Lublin&sig=uqrEC1Ob3PQ0rGtMpffsV7XA9lo
  6. Federalismo o Fuerza: Un proyecto del siglo XVI para Europa Central y del Este
  7. Ukraine, Encyclopædia Britannica.
  8. Nataliia Polonska-Vasylenko, History of Ukraine, "Lybid", (1993), ISBN 5-325-00425-5, Section: Evolution of Ukrainian lands in the 15th-16th centuries
  9. Natalia Iakovenko, Narys istorii Ukrainy s zaidavnishyh chasic do kincia XVIII stolittia, Kiev, 1997, Section: 'Ukraine-Rus, the "odd man out" in Rzeczpospolita Obojga Narodow
  10. Orest Subtelny. Ukraine: A History, University of Toronto Press, ISBN 0-8020-8390-0, pp. 79-81
  11. Jerzy Czajewski, "Zbiegostwo ludności Rosji w granice Rzeczypospolitej" (Éxodo de población rusa hacia Rzeczpospolita), Promemoria Journal, Octubre de 2004 nr. (5/15), ISSN 1509-9091 , Tabla de contenido en línea, en polaco
  12. Heritage: Interactive Atlas: Polish-Lithuanian Commonwealth, acceso: 19 de marzo de 2006: En su mayor apogeo, la Mancomunidad Polaco-lituana comprendía unos 1.000.000 km2 y una población multiétnica de 11 millones Para comparaciones de población, véase también estos mapas: [1], [2].
  13. Jerzy Malec, Szkice z dziejów federalizmu i myśli federalistycznych w czasach nowożytnych, "Unia Troista", Wydawnictwo UJ, 1999, Kraków, ISBN 83-233-1278-8, Parte II, Capítulo I Koewkwacja praw.

Enlaces externos[editar]