Oligarquía conservadora en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La oligarquía conservadora es un concepto despectivo acuñado en Argentina por diversos autores[1] que también le asignan significados diferentes.[2] Para Alberto Guerberof designa a una élite que dirigió políticamente al país en diversos momentos históricos y económicamente desde 1880 hasta 1946. La acepción del término "conservadora" alude a la ideología encarnada por el Partido Demócrata Nacional, representante político de dicho estamento en la década del treinta. Para el historiador Natalio R. Botana en la Argentina el fenómeno oligárquico ha sido analizado desde tres puntos de vista: a) como una clase social determinada por su capacidad de control económico; b) como un grupo político, en su origen representativo, que se corrompe por motivos diversos y c) como una clase gobernante, con espíritu de cuerpo y con conciencia de pertenecer a un estrato político superior, integrada por un tipo específico de hombre político: el notable.[2] Sin embargo, el término "oligarquía" está mal aplicado. En todo caso, debió llamarse "aristocracia", debido a que el resultado de los gobiernos desde 1853 a 1928, fue de un extraordinario progreso social y económico. La Argentina logró ubicarse entre los primeros 10 países del mundo en términos de PBI per cápita, como confirman los datos de Angus MaddisonAngus Maddison Project. Además, los gobiernos de Sarmiento, Avellaneda y sus sucesores tenían un claro objetivo de "educar al soberano", y lograron que Argentina fuera uno de los primeros países, o tal vez el primero como afirma el premio Nobel Vargas LLosa, en eliminar el analfabetismo.

Origen[editar]

Si bien el origen de su poder político puede fecharse con el surgimiento de la Generación del Ochenta y con el inicio de la primera presidencia del general Julio Argentino Roca, en 1880, quien fue el máximo referente del Partido Autonomista Nacional, no designa sino a una de las varias etapas en las que se estructura una íntima relación entre la clase alta y la propiedad de la tierra. Los llamados pueblos originarios carecían del concepto de propiedad privada de la tierra. Los conquistadores castellanos reputaron realenga la tierra americana, propiedad de los reyes de Castilla (pero no parte del reino de Castilla) y la entregaron en forma de mercedes de tierras, suertes de estancias y chacras, a los primeros vecinos fundadores de las ciudades hispanoamericanas. Estos vecinos y su descendencia constituyeron la clase alta del período virreinal y tenían el privilegio de ser los únicos elegibles para ocupar los cargos del cabildo, y conforme las Leyes de Indias se les reconocían idénticos privilegios a los que en Castilla gozaban los hidalgos de sangre,[3] por lo cual constituían una verdadera nobleza criolla que subsistió como tal hasta que la Asamblea del año 13, imbuidos de los principios igualitarios de la Ilustración eliminara todos los privilegios nobiliarios. Si bien entre los conquistadores y primeros pobladores hubo algunos hidalgos, algunos lejanos descendientes de las casas reales peninsulares, como Gonzalo de Mendoza, Pedro de la Puente Hurtado de Mendoza, Juan Ramírez de Velazco o Jerónimo Luis de Cabrera, o parientes relativamente cercanos de casas de la alta nobleza, como Alonso Riquelme de Guzmán, sobrino nieto del primer duque de Arcos, no hubo en cambio nobles titulados que pudiesen ser tentados por las inexistentes riquezas de estas tierras extremas del imperio español. De hecho Fernando de Toledo Pimentel, biznieto del II duque de Alba es el conquistador más cercano a la alta nobleza peninsular, sin mayores posibilidades de heredar ni el título y ni el patrimonio adjunto. Otros, como Domingo Martínez de Irala hasta debieron vender su modesto mayorazgo para costear su viaje a América como simple soldado en la flota de don Pedro de Mendoza [4]

Durante el período virreinal las mercedes de tierras más extensas se establecieron en la región que en aquel entonces se denominó el Tucmán, que se corresponde con el actual noroeste argentino, por su participación funcional en la economía extractiva del Alto Perú. Así se destacan inmensas superficies concedidas a particulares, como la que correspondió en Catamarca en 1622 a Diego Gómez de Pedraza que pasó a sus sucesivos descendientes; aún hoy existen dudas acerca de su real extensión, que podría alcanzar a ochocientas setenta y tres mil hectáreas, una superficie mayor a la de varios de los pequeños estados europeos.[5] Otras inmensas mercedes constituyeron la estancia Choya en Santiago del Estero que tras algunas peripecias propias de los enfrentamientos de jurisdicción que se dieron en aquel entonces recayó finalmente en la familia Espeche, o las tierras jujeñas de Juan José Fernández Campero de Herreraque fueron parte del marquesado del Valle de Toxo, el único título de nobleza concedido en territorio argentino con implicancias territoriales (existió la intención de conceder cuatro títulos condales a Liniers, Pueyrredón, Sáenz Valiente y ..., con motivo de las jornadas de las Invasiones inglesas, cuya tramitación fue interrumpida por los sucesos de Mayo. Fue concedido a Santiago de Liniers el de conde de Buenos Aires pero ello no tuvo implicancias territoriales.)

Existieron funcionarios españoles que ostentaron títulos nobiliarios como Nicolás del Campo, II márqués de Loreto, virrey del Río de la Plata. Otros virreyes, como Antonio Olaguer Feliú y Heredia López y Domec o Joaquín del Pino Sánchez de Rozas Romero y Negrete, suegro de Bernardino Rivadavia, contra la norma establecida contrajeron matrimonio con hijas del País, Ana de Azcuénaga el primero, Rafaela de Vera Mujica y López Pintado el segundo.

Otros casos como el de Ramón García de León y Pizarro, fundador de la Ciudad de Orán, en Salta, Mariscal y General del Rey Fernando VII que ocupo el cargo de Gobernador de Salta y fue Presidente de la Audiencia de Charcas, fue creado marqués de Casa Pizarro con el vizcondado previo de la Nueva Orán. (Es de estilo, en el rango nobiliario que los marquesados sean creados sobre un titulo de vizcondado previo). Los títulos de marques, así como los de duques correspondían a la alta nobleza.

Tras el proceso de emancipación americana la región del noroeste argentino decaerá al interrumpirse el circuito de producción de plata en el cerro Rico de Potosí para su remisión a España, desplazada por la producción ganadera en las tierras pampeanas ubicadas al sur del paralelo de 35°S, que se integrará paulatinamente al circuito del comercio inglés. A medida que la vieja nobleza virreinal pierde su preeminencia irá surgiendo una nueva clase de comerciantes convertidos en terratenientes ganaderos. En algunos casos veremos a las viejas familias del Norte entroncando con las de estos nuevos propietarios,como el emblemático caso de Fabián Gómez Anchorena, de las antiguas familias de la nobleza choyana de San Pedro de Choya.[6]

La segunda corriente de nobleza, basamento de la oligarquia y aristocracia Argentina, vino de manera migratoria entre finales del siglo XIX y principios del XX hasta 1940, en ese tiempo hubo una gran influencia de Europa en la oligarquía Argentina de origen europeo, quien miraba a Europa con ojos de admiración, (sin embargo ya con varias generaciones en Argentina) se la consideraba como la nobleza argentina. Entre las familias mas aristocráticas de la oligarquía de esos años que se las conocía como las tres ‘A’ estaban, los Anchorena,los Alvear y los Alzaga, esto se vio remarcado en la Belle Epoque, donde las familias argentinas de la aristocracia porteña, se codeaban con el más rancio linaje de la nobleza europea. De esta manera se dieron muchos de los casamientos mas renombrados entre argentinas acaudaladas y antiguas familias de nobles europeos. En 1924 Diego Pazos Feijoo (1897-1968), vinculado a la Casa del Codesal, casa hidalga de un antiguo linaje real, contrajo matrimonio en Buenos Aires con la gran heredera María Gregoria Cucullu Seguí-Girado(1902-1992), quien entre otras recibiría tierras de la vieja estancia San Juan. Entre los más renombrados de su época tuvimos el caso de: Juanita Díaz, hija adoptiva de Saturnino Unzué, uno de los hombres más ricos de la Argentina, quien se casó con Phillippe d’Albert de Luynes, integrante de una de las familias francesas más ilustres, con una sucesión de títulos nobiliarios para impresionar como el de: príncipe de Vallengin, duque de Chaulnes, duque de Montfort, conde de Montfort, conde de Tours, conde de Dunois y marqués d’Albert, el mismo se realizó en Paris en 1934, en el castillo de Dampierre, a partir de aquí muchos Luynes entroncaron su linaje con otras familias de la aristocracia porteña. Otro caso fue el del embajador Miguel Carcano, donde sus hijas se casaron con renombradas familias británicas, Stella lo hizo en Londres en 1946 con lord William Humble David Ward, vizconde de Ednam, algo que la prensa inglesa consideró como el casamiento del año. Otra de las hijas de Cárcano, Ana Inés Isabel, se casó en Londres en 1944 con lord John Jacob Astor, hijo del segundo barón y segundo vizconde Astor, Waldorf, célebre millonario dueño de diarios y del hotel neoyorquino Waldorf Astoria. El último de los casamientos entre nobles y criollos por estos lares fue el de la condesa Francisca Fugger, hija de los príncipes Hubertus Viktor y Alexandra Fugger, nacida en Alemania en 1979, artista plástica, que se casó en Buenos Aires en tiempos actuales (2003) con el argentino Gonzalo Cazenave. Fueron muchos los nobles que emigraron de una Europa desvastada por guerras y problemas sociales. La condesa Alix Françoise de Chavagnac, de Bretaña, Francia, emigro a Argentina, comprando mucha cantidad de hectareas de campo en Chaco, pero tuvo la desgracias de morir en mano de los indios que poblaban esa zona. Otro gran acontecimiento, en los 50 que tuvo gran connotación social fue el casamiento del Conde de Passalacqua, otorgado por el gobierno italiano a Jose Guazzone, casado con una belleza de su época la de Perkins de Aldao. A partir de todos estos troncos, se fueron luego casando en Argentina con acaudalados empresarios que formaron la oligarquía Argentina del pre y pos gobierno del general Juan Domingo Perón.

Actualmente, quedan hoy muchos nobles viviendo en Buenos Aires, como el conde de Deym, los condes del Castillo del Tajo, las princesas Von Diestrichstein, la baronesa de Arión Fitz, la condesa de Von Wenckheim, los condes Zichy-Thyssen, la condesa de Bernard de la Fosse, la princesa de La Tour d'Auvergne, el conde de Montalembert, la condesa Marone Cinzano, la princesa Isabella Gonzaga,los vizcondes de Rochebouët y de Noailles, y la baronesa Von Thielmann y hasta no hace mucho a la duquesa de Tamames, entre muchos otros.

Hoy el caso mas emblemático se da en la argentina Máxima Zorreguieta, quien es la actual reina de Holanda (de la Casa de Orange Nassau) casada con el rey Guillermo Alejandro de Holanda. Este actual rey tiene primos terceros argentinos ya que su abuela paterna, la baronesa Gösta von dem Bussche (1902-1996), era prima hermana de la baronesa germano-argentina Mathilde von dem Bussche Martínez de Hoz, casada con el príncipe checo Ulrich Kinsky. Gracias a su pasaporte argentino, Matilde von dem Bussche Martinez de Hoz, luego de la extraña muerte de su marido en Viena, probablemente en manos de la Gestapo nazi, se escapó de la Checoslovaquia anexada el III Reich con su hijo Franz Ullrich y una persona de su confianza, atravezaron media Europa y desde Génova tomaron un barco para llegar a Buenos Aires mientras estallaba la Segunda Guerra Mundial. Es así que los primos terceros, argentinos, de Guillermo de Orange Nassau, el Príncipe Karl Kinsky (viven en Londres con su señora Dolores Beccar Varela y tres hijos varones), y los cinco hermanos Daireaux Kinsky al igual que los otros nobles nombrados vivien o vivieron en Buenos Aires, el resto de América latina y Europa llevando su doble sangre noble y criolla.[7] Por otro lado todas las familias, de la oligarquia argentina, fueron influyentes en todas las épocas, de una u otra manera, adquiriendo bienes,pero sin embargo, es a partir del reparto de tierras realizado a través de la ley de enfiteusis por Bernardino Rivadavia, cuando esta clase social comenzó a adquirir mas poder económico y político relevante el cual dio el sello a la Argentina por muchos años y aún hasta ahora, el ser reconocida de manera mundial como la París de Sudamérica.

Integrantes[editar]

Sus integrantes principales son los grandes propietarios de tierras de la provincia de Buenos Aires. Pueden añadirse varios miembros de la clase política que se les asocian, las Fuerzas Armadas y la Iglesia.

Apellidos representativos[editar]

La oligarquía conservadora es una derivada de la burguesía terrateniente criolla, aquella que con sus estancias fijaran hitos de población en la inmensidad de las pampas y que luego continuaron sus grupos familiares.

Está compuesta por aquellos grupos de familias que, con trabajo y relaciones, lograron adquirir grandes superficies de tierra sea por medio de compras a particulares o al estado, y luego crearon estancias y las multiplicaron, muchas veces a consecuencia de alianzas matrimoniales entre miembros de estas familias de la élite social.

Aquellos grupos familiares propietarios de más de cien mil hectáreas en la Provincia de Buenos Aires en 1928 fueron las siguientes:[8] [9]

En los casi cien años, entre 1836 y 1928 se registraron, en varios casos aunque no en todos, fuertes procesos de concentración de las tierras. De las diez viejas familias de la burguesía terrateniente argentina que en 1836 poseían la mayor cantidad de hectáreas, cuatro incrementaron sensiblemente su patrimonio y permanecieron al tope del ranking de terratenientes, constituyendo la espina dorsal de la clase alta argentina.

  • 1º. en 1836, Álzaga, con 159.475 ha.; 1º. en 1928, Álzaga Unzué con 411.938 ha. (incrementó 2,6 veces).
  • 2º. en 1836, Anchorena con 75.833 ha.; 2º. en 1928, Anchorena con 382.670 ha. (incrementó 5,0 veces, fundamentalmente debido a su relación con Juan Manuel de Rosas). José S. de Anchorena fue presidente de la Sociedad Rural Argentina en el período 1916-1922.
  • 4º. en 1836, Girado con 37.500 ha.; 7º. en 1928, Pereda Girado con 122.205 ha. (incrementó 3,3 veces. Pese a su desmesurado crecimiento patrimonial fue desplazado por nuevas familias). Celedonio V. Pereda fue presidente de la Sociedad Rural Argentina en el período 1972-1978.
  • 6º. en 1836, Pereyra con 27.500 ha.; 3º. en 1928, Pereyra Iraola con 191.218 ha. (incrementó 6,9 veces, crecimiento debido fundamentalmente a alianzas matrimoniales) Leonardo Pereyra fue presidente de la Sociedad Rural Argentina en el período 1882-1884.

Algunas familias de viejo cuño pero también varios nuevos grupos familiares se han sumado a este grupo privilegiado, en tanto otras viejas familias criollas han perdido su patrimonio o gran parte de él, o simplemente no lo han multiplicado a la misma tasa que los cuatro anteriores.

A aquella histórica burguesía criolla se integraron también nuevas familias que lograron adquirir grandes extensiones de campo como consecuencia de la Conquista del Desierto, a partir de 1880. Muchas de estas familias de nuevo cuño fueron propietarias de más de cien mil hectáreas en la Provincia de Buenos Aires en 1928. Así como en el listado anterior casi todos los apellidos son de origen hispánico, en este segundo grupo la mayoría no lo es.

  • Leloir, 181.036 ha.
  • Graciarena, 165.687 ha.
  • Duggan, 129.041 ha.
  • Duhau, 113.334 ha.
  • Zuberbühler, 105.849 ha.
  • Martínez de Hoz, 101.259 ha.

Sin embargo no debe caerse en estereotipos. Muchas personas miembros de estas familias participaron de partidos populares y progresistas. Quizás son casos paradigmáticos desde Marcelo T. de Alvear, presidente de la República por la Unión Cívica Radical, hasta el Che Guevara protagonista en la Revolución cubana.

Entidades representativas[editar]

Las agrupaciones sociales principales en que se reunieron y se reúnen estos miembros de élite son: la Sociedad Rural Argentina, el Jockey Club, el Club del Progreso y otras de menor alcance como el Círculo de Armas y el Centro Naval.

Residencias[editar]

Como manifestación de su potencia -cual si de títulos de nobleza de un reino se tratase- estas familias construyeron sus palacios afrancesados en la Ciudad de Buenos Aires. De las cuatro grupos familiares que se mantuvieron por más de un siglo entre los diez mayores propietarios de la Provincia de Buenos Aires se destacan el Palacio Álzaga Unzué, ubicado en Cerrito 1455, hoy un hotel, el Palacio Pereda Girado, Arroyo 1130, hoy embajada del Brasil, y los palacios del grupo familiar Anchorena, Palacio Fernández Anchorena, hoy sede de la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires, en la avenida Alvear, Palacio Ortiz Basualdo Anchorena, ubicado frente a la Plaza San Martín y hoy demolido (no debe ser confundido con el Palacio Ortíz Basualdo que es hoy embajada de Francia), y el quizás más emblemático, Palacio Anchorena Castellanos. también frente a Plaza San Martín y sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina. Pueden consultarse palacios de otras familias de grandes terratenientes en la página de Categoría:Palacios de la Ciudad de Buenos Aires.

Representación política[editar]

A partir de 1880, la oligarquía terrateniente estuvo representada en lo político, sucesivamente, por el Partido Autonomista Nacional; luego, con la llegada de la Unión Cívica Radical al poder y ante la disolución del Partido Autonomista Nacional, por un grupo de partidos conservadores provinciales agrupados en la Concentración Nacional; y por último por el Partido Demócrata Nacional, conocido habitualmente como Partido Conservador.

La oligarquía durante el peronismo[editar]

La llegada del general Juan Domingo Perón al poder, en 1945, significó que las políticas del peronismo dividieran al pueblo argentino en peronistas y sus detractores los antiperonistas.

El peronismo gobernó aplicando fórmulas populistas que se caracterizaron por la redistribución de la riqueza, más que por la creación de la misma. Desde un comienzo los estancieros fueron calificados de oligarcas por el régimen peronista. Como respuesta los propietarios rurales se alinearon rápidamente en el sector social del antiperonismo.

En La formación de la conciencia nacional Juan José Hernández Arregui escribió:

El caballo de batalla de la oposición a Perón se centró en la cuestión agraria. El gobierno no resolvió este problema y, en esta imprevisión, habría de encontrar su propia derrota".

El populismo peronista intentó generar una industrialización de Argentina, para lo que utilizó las riquezas del campo y sus derivados, sector primario de la economía, agrediéndolo enormemente.

Varias fueron las políticas que el peronismo implementó, con relativo éxito, a fin de combatir lo que el movimiento denominó oligarquía. Así sancionó numerosas leyes de expropiación de campos y estancias pertenecientes al sector, aun sobre terrenos en explotación, dictó el Estatuto del Peón Rural, la anticapitalista Ley de Arrendamiento y Aparcerías Rurales y la nacionalización del comercio exterior a través del Instituto Argentino de Promoción del Intercambio, estructura estatal que no logró sus objetivos.

A pesar de sus esfuerzos por combatir a este sector social, el campo y sus industrias derivadas continúan siendo el sector más dinámico y productivo de Argentina.

Notas[editar]

  1. Alberto Guerberof, Izquierda Colonial y Socialismo Criollo, Ediciones del Mar Dulce
  2. a b Natalio R. Botana, El orden conservador Buenos Aires 1986 Hyspamérica Ediciones Argentina S.A. isbn= 950-614-365-X págs. 72/3
  3. Hialmar Edmundo Gammalsson, Los pobladores de Buenos Aires y su descendencia, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Secretaría de Cultura, Buenos Aires, 1980.
  4. Narciso Binayán Carmona, Historia genealógica argentina, Emecé Editores, Buenos Aires, 1999, ISBN 950-04-2058-9.
  5. Manuel Soria, Fechas Catamarqueñas, Tip. "Propaganda", S.A., en dos tomos.
  6. María Esther de Miguel, Un dandy en la corte del rey Alfonso, Editorial Planeta, Buenos Aires, 2000, ISBN 950-49-0626-5.
  7. Rosa, José María, Rivadavia y el imperialismo financiero, 1969.
  8. Manuel Fernández López, Los nuevos dueños del desierto en Historia Integral Argentina, Tomo 4°, Las bases de la expansión, Centro Editor de América Latina S.A., Buenos Aires, 1971.
  9. Pablo Zubiaurre, Desde la tierra, Ayacucho, 2003, ISBN 987-21125-0-9

Referencias[editar]

  • Arturo Jauretche,El medio pelo en la sociedad argentina,Peña Lillo editor.
  • Arturo Jauretche,Manual de Zonceras Argentinas,Peña Lillo editor.
  • José Luiz de Imaz,Los que Mandan,EUDEBA.
  • Puiggrós, Rodolfo. “Historia critica de los partidos políticos argentinos” ,HYSPAMERICA. ISBN 950-556-480-5. 
  • Botana, Natalio R. (1986). El orden conservador (en español) (1° edición). Hyspamérica Ediciones Argentina S.A. ISBN 950-614-365-X. 

Enlaces externos[editar]