Nadezhda Krúpskaya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nadezhda Krúpskaya
Krupskaja 1890.jpg
Nadezhda Krúpskaya
Nombre de nacimiento Nadezhda Konstantínovna Krúpskaya
Nacimiento 14 de febrerojul./ 26 de febrero de 1869greg.[1]
San Petersburgo, Imperio ruso
Fallecimiento 27 de febrero de 1939 (70 años)
Moscú, Unión Soviética Bandera de la Unión Soviética
Nacionalidad Rusia
Etnia Pueblo ruso
Ocupación escritora
Cónyuge Vladímir Lenin
Premios Orden Bandera Roja en 1929
Orden de Lenin en 1933
[editar datos en Wikidata]

Nadezhda Konstantínovna Krúpskaya (ruso: Наде́жда Константи́новна Кру́пская) (San Petersburgo, 14 de febrerojul./ 26 de febrero de 1869greg.-Moscú, 27 de febrero de 1939), más conocida como Nadia Krúpskaya, fue la esposa del revolucionario bolchevique Vladímir Ilich Uliánov, Lenin, además de una reconocida figura del Partido Comunista de la Unión Soviética. Fue la responsable de la creación del sistema educativo soviético y pionera del desarrollo de las bibliotecas rusas.

Origen familiar y primeros años[editar]

Nació en el seno de una empobrecida familia de la pequeña nobleza Krupski, el 14 de febrerojul./ 26 de febrero de 1869greg. en San Petersburgo.[1] Era la hija única de un radical, Konstantin Ignatievich Krupski y de su esposa Elizaveta Vasilevna Tristova, mujer emancipada.[2] Su padre, originario de Kazán, había quedado huérfano muy joven, con apenas nueve años y, el Estado se había encargado de su educación, enviándolo a una escuela militar de la capital rusa.[3] Tras graduarse como cadete, se le había enviado a Polonia, donde participó en el aplastamiento del Levantamiento de Enero de 1863.[4] A continuación se le mandó a estudiar derecho a la Academia Jurídico-militar de la capital, donde contrajo matrimonio y tuvo a Nadezhda —en ruso, «Esperanza»— en 1869.[5] Tras graduarse en el academia, ingresó en la Administración del Estado y se le encomendó la de un distrito del Zarato de Polonia, Grojec.[5] Las autoridades zaristas se disgustaron por las medidas progresistas que aplicó y le llevaron a juicio en 1874.[5] Condenado, se le expulsó de la Administración Pública y, aunque la apelación de 1880 anuló la sentencia, nunca recuperó su antiguo puesto.[6] La expulsión de la carrera administrativa sumió a la familia en la penuria económica.[6] En 1883, cuando Krúpskaya apenas contaba con catorce años, Konstantin Ignatievich falleció de tuberculosis.[7] Elizaveta Vasilevna, nacida en 1841, había tenido una juventud similar a la de su marido: miembro también de la nobleza sin tierra, había quedado huérfana de madre a los tres años y de padre a los nueve.[8] Recogida junto con su hermana mayor —era la menor de nueve hermanos— en el Instituto Pavloski, una moderna institución de enseñanza para muchachas nobles en situación de penuria, en 1858 se graduó como institutriz.[8] Casada con Konstantin Ignatievich tras casi una década de trabajar para distintas familiar pudientes, compartía con su marido el rechazo a la autocracia imperial, aunque nunca perteneció a círculos revolucionarios y era una ortodoxa devota.[8]

Krúpskaya en 1876, con siete años. Tras unos primeros años de vida acomodada, la expulsión de su padre de la Administración Pública dio comienzo a otros de continuos traslados familiares en busca de trabajo.

Después de la condena de Konstantin Ignatievich en 1874, Krúpskaya quedó a cargo de su madre, que se puso a trabajar como institutriz, mientras aquel buscaba trabajo por su cuenta.[7] Elizaveta Vasilevna se encargó asimismo de la educación de la niña.[9] La expulsión de Konstantin Ignatievich de la Administración pública cambió radicalmente la infancia de Krúpskaya: de vivir en un entorno acomodado de clase media-alta pasó a partir de 1874 a una situación de inseguridad económica y continuos traslados debidos a la búsqueda de trabajo de aquél.[1] Durante los cinco años siguientes apenas acudió a la escuela y fue una niña solitaria, sumida a menudo en la lectura.[10] Con once años, conoció a una joven maestra de dieciocho con inclinaciones revolucionarias y que inspiraba gran respeto a los campesinos de la zona: para Krúpskaya se convirtió en un modelo a seguir.[10]

Estudios, trabajo y primeras actividades subversivas[editar]

A finales de 1880, la familia se instaló finalmente en San Petersburgo y en septiembre del año siguiente Krúpskaya ingresó en un gimnasio femenino, el Gimnasio Príncipe A. A. Obolenski, en el que el ambiente favoreció el desarrollo de sus aptitudes, al contrario que en los dos anteriores, que había abandonado pronto.[11] Estudió en el gimnasio, con notas excelentes, hasta 1887 y luego permaneció en él hasta 1891 como profesora suplente.[12] Realizó además el año opcional que la capacitaba como maestra.[13]

La muerte del padre en 1883 hizo que Krúpskaya y su madre tuviesen que dedicarse a impartir clases particulares y algún trabajo de oficina para ganarse el sustento, pero entre las dos conseguían suficientes ingresos para llevar una vida relativamente acomodada de clase media, que disfrutaron durante una década.[13] Entre los catorce y los veinte años, se sintió parcialmente atraída —como una sección considerable de sus generación y clase social— por el movimiento tolstoyano, especialmente por su rechazo a la riqueza, pietismo religioso y su ascetismo, que Krúpskaya adoptó, aunque no por, el pacifismo, la hostilidad a la tecnología o a la emancipación de la mujer, que Tolstói rechazaba.[14]

En el otoño de 1899, ingresó en los cursos de Bestuzhev de la capital, los primeros que permitían a las mujeres rusas obtener formación de grado universitario, matriculándose en física y matemáticas, al tiempo que asistía también a conferencias de historia.[15] Desilusionada por lo teórico de las materias a pesar de la excelencia de la enseñanza, abandonó las clases a comienzos del año siguiente.[16] Ingresó entonces en los círculos revolucionarios de intelectuales que estaban resurgiendo en la capital tras la represión policial de la década anterior.[16] Estas agrupaciones, formadas por intelectuales de orígenes y formación muy similar a los de la propia Krúpskaya, se dedicaban al estudio y debate de cuestiones políticas y económicas, aunque a menudo no pertenecían a una ideología particular, aunque solían ser reformistas.[17]

El verano de 1890, se retiró como tenía costumbre al campo cercano a la capital, estaba vez cargada de obras socialistas, tanto populistas como marxistas, para completar su educación revolucionaria.[18] Por última vez, participó al algunas tareas campesinas con los habitantes del lugar, influenciada aún por las enseñanzas de Tolstói.[18] A su regreso a San Petersburgo en el otoño, ingresó en un círculo marxista y continuó leyendo obras marxistas, de Federico Engels, pero en la primavera siguiente abandonó definitivamente todo esfuerzo de embeberse en la teoría marxista, a menudo compleja.[19] Pasó por diversas agrupaciones socialistas más tratando de encontrar una actividad revolucionaria que la satisficiese hasta que, gracias a una amiga, ingresó el 29 de agosto de 1891 en las escuelas dominicales para adultos, creadas la década anterior por algunos empresarios liberales para que los obreros que lo deseasen pudiesen adquirir una educación elemental las tardes de los domingos y otros días tras la jornada laboral.[20] Krúpskaya pasó los cinco años siguientes, hasta 1986, dedicada intensamente a esta labor educativa, a la que se dedicaba tres días a la semana —dos noches y la tarde del domingo—.[21] Con la connivencia del empresario local, que toleraba la agitación entre los obreros, el personal de la escuela dominical estaba plagado de maestros populistas, liberales, tolstoyanos y, más adelante, marxistas.[21]

En febrero de 1894, conoció a su futuro marido, Vladímir Ilich Uliánov —Lenin—, llegado de la región del Volga, con quien se casó tardíamente, cuatro años más tarde.[22] En el otoño de 1895, tras doce años de trabajar como profesora particular, decidió cambiar de empleo y se hizo copista del departamento de contabilidad de la administración estatal de ferrocarriles.[23] Sin dejar las clases para adultos, que seguía impartiendo tres veces por semana, el nuevo trabajo era menos absorbente y le dejaba más tiempo para la actividad revolucionaria.[23]

Al mismo tiempo, el círculo marxista a que pertenecía decidió convertirse en una organización más estructurada y fomentar la agitación entre los obreros de la capital, animando a la huelga.[24] Diecisiete de ellos formaron el Grupo para la Lucha por la Emancipación de la Clase Obrera, encabezado informalmente por Lenin y Mártov.[24] Krúpskaya fue uno de los cuatro miembros encargados de la agitación en el distrito obrero de Neva en San Petersburgo, con el que estaba mucho más familiarizada que muchos de sus correligionarios, todos ellos intelectuales.[24] Entre sus tareas se encontraban las de recabar información sobre las condiciones en las fábricas que luego se pudiese emplear en los volantes del grupo y facilitar el contacto con los trabajadores, a menudo renuentes a tratar con los intelectuales.[25]

Detención[editar]

Retrato policial de Krúpskaya, tomada tras su detención en 1896 como miembro del Grupo para la Lucha por la Emancipación de la Clase Obrera.

Si bien el dentista confidente de la policía que había denunciado a la mayoría del Grupo para la Lucha por la Emancipación de la Clase Obrera no había identificado a Krúpskaya como miembro de este, otro agente de la policía, que se hacía pasar por artesano en un taller metalúrgico, acabó por denunciarla por aceptar enviarle a un intelectual socialista para que dirigiese un círculo clandestino de estudio para obreros.[26] La policía la detuvo el 12 de agosto de 1896.[26] A pesar de la delación de otro miembro de la organización, se la puso en libertad el 10 de octubre, pero se la volvió a apresar casi de inmediato, el 28 del mismo mes, después de que respaldase una huelga obrera en Kostroma.[27] [nota 1] Trató en vano de negar su pertenencia a la organización subversiva, pero el testimonio de de dos obreros que habían asistido a sus clases reforzó las sospechas de la policía.[27] Así, la mantuvieron en prisión provisional a pesar de su mala salud —sufría de una enfermedad de tiroides que, entre otros síntomas le daba a sus ojos aspecto de saltones— hasta el 12 de marzo de 1897 cuando, tras el suicidio de otra presa que se prendió fuego, las autoridades decidieron poner en libertad con cargos a las arrestadas que se hallaban enfermas.[28]

Su caso se resolvió finalmente el 30 de marzo de 1898, un año más tarde de su puesta libertad vigilada —las autoridades le permitieron residir en la capital y más tarde veranear en el campo para recuperar la salud, tiempo en el que intentó no contactar con Lenin—.[29] A principios de enero, cuando se empezó a rumorear que sería condenada a pasar tres años de exilio interior en el norte de Rusia, acordó con Lenin declarar ante las autoridades que era su novia formal para poder pasar el exilio junto a él.[30] [nota 2] Inquieta por el futuro de su hija dada la posibilidad de que el noviazgo no fuese más que una treta a las autoridades y no real, la madre de Krúpskaya decidió acompañarla al exilio.[31] Tras tres meses de retraso, las autoridades accedieron a la petición de Lenin y Krúpskaya de compartir el exilio en Shúshenskoye, con la condición de que se casasen en cuanto Krúpskaya llegase a la localidad.[32] Con cierta indiferencia, esta aceptó casarse.[32] Antes de partir hacia Siberia junto con su madre cargada de libros solicitados por Lenin a mediados de abril, aceptó por su cuenta un encargo de traducción al ruso de la Historia del sindicalismo de Beatrice Webb, convencida con razón de que a Lenin le vendrían bien los ingresos de este encargo de Piotr Struve, por aquel entonces aún marxista.[33] De camino —las autoridades permitieron a las dos mujeres viajar por su cuenta a su lugar de exilio—, visitaron en Moscú a la futura suegra, la madre de Lenin, que mantuvo siempre una actitud solícita pero reservada hacia Krúpskaya.[34]

Exilio siberiano[editar]

Tras un viaje sin incidentes, Krúpskaya y su madre llegaron a Krasnoyarsk, donde esperaron una semana a que comenzase el servicio fluvial por el río Yeniséi para evitar en lo posible viajar en carro.[35] La noche del 7 de mayo, alcanzaron por fin Shúshenskoye.[35] Después de nuevos retrasos debidos a la burocracia, la boda religiosa —el único tipo reconocido en el imperio— entre Krúpskaya y Lenin tuvo lugar el 10 de julio en la iglesia parroquial de la localidad.[36] El año y medio siguiente estuvo entre los más tranquilos que vivió la pareja, aislada en la pequeña población de mil trescientos habitantes donde reinaba la monotonía.[37] Krúpskaya y Lenin intercalaban las actividades en la naturaleza con su trabajo literario.[38] Krúpskaya trabajó junto con su esposo en la traducción de la obra de los Webb como había acordado con Struve y como copista y revisora crítica del Desarrollo del capitalismo en Rusia, que Lenin escribió en Siberia y que se envió a publicar en febrero de 1899.[39]

En agosto de 1896 fue arrestada y llevada junto a Lenin a su exilio, en un primer momento en Shúshenskoye y más tarde en Ufá. En esa época escribió su primer libro La mujer trabajadora.

De 1901 a 1905 vivió junto a Lenin en Alemania, Gran Bretaña y Suiza, donde participó activamente en el movimiento revolucionario y publicó colaboraciones en los periódicos Iskra y Vperyod.

A su regreso a Rusia en noviembre de 1905 trabajó como secretaria del Comité Central del Partido Bolchevique. De 1907 a 1917 de nuevo vivió en el exilio junto a Lenin interesándose en esta época por la educación popular en Rusia y en los países occidentales europeos.

Fue miembro de la Sociedad Pedagógica Pestalozzi en Suiza y de los Museos Pedagógicos de Friburgo y Berna escribiendo en este momento una de sus mejores obras: Gente, Educación y Democracia.

Con la llegada al poder del Partido Bolchevique en Rusia en 1917 fue nombrada Comisaria de Educación tomando entonces parte activa en la preparación de las leyes educativas, en las actividades encaminadas a luchar contra el analfabetismo, en la organización del sistema de escuelas ruso y en el establecimiento de fundaciones culturales para conseguir una sociedad nueva.

Dedicó mucho tiempo al mundo de la Biblioteconomía siendo además una experta conocedora de la Bibliografía rusa y de las Bibliotecas de la Europa Occidental mostrando, por otro lado, especial interés en las bibliotecas estadounidenses.

Tomó parte en la redacción de la legislación sobre bibliotecas rusas incluido el Decreto sobre la Centralización de las mismas. Las conferencias y reuniones más significativas realizadas en el campo de la Biblioteconomía fueron realizadas bajo su supervisión. Krúpskaya dio múltiples conferencias sobre la distribución de libros, los problemas en el campo de la ciencia bibliotecaria o la Biblioteconomía, escribiendo además numerosos artículos sobre estos temas. Por último, no se puede olvidar, que también elaboró los principios fundamentales de la Ciencia Bibliotecaria en Rusia, que serían la base del modelo soviético de las bibliotecas en el Siglo XX.

Según este modelo, las bibliotecas tendrían una función cultural-pedagógica importante para con sus usuario, es decir, el bibliotecario sería un tutor que elaboraba catálogos de carácter educativo. La Biblioteconomía soviética se asentaba sobre principios marxista-leninistas, hecho que se aplicaría con una presencia masiva de obras de ciencias sociales, especialmente en el campo de las ciencias morales, y teniendo como eje vertebrador al Partido Comunista. La organización de las bibliotecas se basaba en la clasificación decimal BBK o CBL, iniciándose las tareas de su elaboración en 1922, y siendo terminada en 1959.

Krúpskaya hacia el final de su vida.

Esta clasificación aúna diversos aspectos del mundo socialista como las nuevas ideas, la cultura o la economía, con una fuerte vocación internacionalista que influiría en todos los países socialistas-comunistas.

Esta Biblioteconomía dio como base en los años 60 a la disciplina Informátika que estudia la función social del libro y la información. Este modelo entrará en crisis al final de los años 80 con la caída del muro de Berlín, y caerá en desuso exceptuando en algunos países asiáticos y en Cuba.

Sus escritos fueron ampliamente publicados y estudiados y muchos han sido los libros y artículos escritos sobre ella.

Krúpskaya recibió la Medalla Anual a la mejor profesora y bibliotecaria de la Unión Soviética.

Murió el 27 de febrero de 1939 en Moscú, un día después de haber cumplido 70 años de edad.

La polémica discusión con Stalin[editar]

Durante los últimos meses de vida de Lenin, a pesar de las recomendaciones de los médicos para que no se le perturbara con los asuntos políticos de la URSS, debido al delicado estado de salud en el que se encontraba este, Nadezhda, había continuado transmitiéndole la mayor parte de los acontecimientos políticos y del partido.

En diciembre de 1922 Krúpskaya remitió, con permiso de los doctores, una carta de felicitación de Lenin a Trotski, por lo que recibió una amenaza de ser investigada por parte de Stalin, que era partidario de transmitir a Lenin la menor información posible para estabilizar su estado de salud. Sin embargo, la versión de Trotski era diferente, ya que según este, «la actitud de Stalin no se debía a la preocupación por el estado de salud del camarada Lenin, sino que lo que realmente pretendía era ocultar a Lenin lo que ocurría en el seno del Partido». Cuando a principios de marzo de 1923 Lenin se enteró del incidente exigió inmediatamente disculpas a Stalin y parece que el hecho lo alteró de tal manera que cayó enfermo y, unos días después, sufrió un ataque del que ya no se recuperaría hasta su muerte al año siguiente.

Unas semanas antes Lenin había escrito su llamado Testamento político, en el que decía sobre Stalin que «había acumulado demasiado poder dentro del Partido; tanto que no estaba seguro de que fuera a utilizarlo siempre con suficiente prudencia».

Obras de Krúpkaya[editar]

  • KRUPSKAYA, Nadeshda. La educación comunista: Lenin y la juventud. Madrid: Nuestra Cultura, 1978

Notas[editar]

  1. Por aquel entonces las huelgas eran ilegales en Rusia.[27]
  2. Las autoridades permitían la visita de las parejas de los presos e incluso el cumplimiento conjunto de las penas, por lo que los revolucionarios a menudo declaraban falsos noviazgos para poder recibir visitas que a menudo portaban información clandestina y permitían el agrupamiento de camaradas en el exilio interior.[40]

Referencias[editar]

  1. a b c McNeal, 1972, p. 13.
  2. McNeal, 1972, pp. 5, 11.
  3. McNeal, 1972, p. 5.
  4. McNeal, 1972, pp. 5-7.
  5. a b c McNeal, 1972, p. 7.
  6. a b McNeal, 1972, p. 9.
  7. a b McNeal, 1972, p. 10.
  8. a b c McNeal, 1972, p. 11.
  9. McNeal, 1972, p. 12.
  10. a b McNeal, 1972, p. 15.
  11. McNeal, 1972, p. 17.
  12. McNeal, 1972, pp. 17-18.
  13. a b McNeal, 1972, p. 18.
  14. McNeal, 1972, pp. 22-23.
  15. McNeal, 1972, p. 22.
  16. a b McNeal, 1972, p. 26.
  17. McNeal, 1972, pp. 26-27.
  18. a b McNeal, 1972, p. 28.
  19. McNeal, 1972, p. 30.
  20. McNeal, 1972, pp. 30-31.
  21. a b McNeal, 1972, p. 31.
  22. McNeal, 1972, p. 34.
  23. a b McNeal, 1972, p. 38.
  24. a b c McNeal, 1972, p. 40.
  25. McNeal, 1972, pp. 40-41.
  26. a b McNeal, 1972, p. 46.
  27. a b c McNeal, 1972, p. 47.
  28. McNeal, 1972, p. 48.
  29. McNeal, 1972, p. 54.
  30. McNeal, 1972, p. 55.
  31. McNeal, 1972, pp. 55-56.
  32. a b McNeal, 1972, p. 56.
  33. McNeal, 1972, p. 59.
  34. McNeal, 1972, pp. 59-60.
  35. a b McNeal, 1972, p. 63.
  36. McNeal, 1972, p. 65.
  37. McNeal, 1972, p. 67.
  38. McNeal, 1972, pp. 67, 73.
  39. McNeal, 1972, p. 76.
  40. McNeal, 1972, p. 52.

Bibliografía[editar]

  • McNeal, Robert Hatch (1972). Bride of the revolution : Krupskaya and Lenin (en inglés). University of Michigan Press. p. 326. ISBN 9780472616008. 
  • MUÑOZ-MUÑOZ, Ana Mª. Nadezdha Konstantínovna Krúpskaya (1869-1939): Feminista y bibliotecaria. En MUÑOZ-MUÑOZ, Ana Mª y BALLARÍN DOMINGO, Pilar (edas.). Mujeres y libros. Homenaje a la profesora a Ia profesora Dña. Isabel de Torres Ramírez. Granada: Universidad de Granada, Servicio de Publicaciones, 2010, pp. 143-156. ISBN: 978-84-338-5153-6. http://www.ugr.es/~anamaria/documents/2010_CL_NadezhdaKrupskaya.pdf
  • RAYMOND, Boris. Krupskaia and soviet russian librarianship, 1917-1939. Metuchen, N. J.: The Scarecrow Press, 1979.
  • Skatkin, Mihail S.; Cov’janov, Georgij S. (1994). «Nadezhda Krupskaya (1869-1939)». Prospects: the quarterly review of comparative education 24 (1-2): 49–60. 

Enlaces externos[editar]