Laura Restrepo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Laura Restrepo
Laura Restrepo 2013.JPG
Laura Restrepo en la librería El Buscón, Caracas
Nombre de nacimiento Laura Restrepo Casabianca
Nacimiento 1950
Bogotá, Flag of Colombia.svg Colombia
Nacionalidad Flag of Colombia.svg Colombiana
Ocupación Escritora, periodista, política
Género Novela, ensayo
Obras notables Dulce compañía, Delirio
Descendencia Pedro (1980)
Premios Sor Juana Inés de la Cruz
Alfaguara

Laura Restrepo Casabianca (Bogotá, 1950) es una escritora y periodista colombiana, especialmente conocida por su novela Delirio, ganadora del Premio Alfaguara 2004[1] y del Grinzane Cavour 2006.

En sus obras se manifiesta una mezcla de investigación periodística y de experiencias propias, con relatos de alta intensidad que normalmente se desarrollan en su Colombia natal. Además de novelas, ha escrito ensayos y un libro infantil. Sus obras han sido traducidas a diversos idiomas.

Paralelamente a su trabajo de escritora, ha ejercido como periodista y ha participado en política activamente.

Restrepo desempeñó un importante papel en los procesos de negociación con la guerrilla durante los años 1980, lo cual, de paso, le supuso un exilio forzoso, del cual pudo regresar solo después de que el Movimiento 19 de Abril (M-19) fuera legalizado.

Intelectual de izquierda, defiende las posibilidades de la revolución bolivariana de Hugo Chávez, condena los odios nacionalistas orquestados muchas veces en Bogotá y otras en Caracas y cree en el proyecto de socialismo del siglo XXI.

Vive habitualmente en México con su pareja, que es de ese país,[2] pero también tiene casa en Bogotá.[3]

Biografía[editar]

Sobre su niñez, Restrepo recuerda: «Tuve una infancia muy feliz, en un núcleo familiar: mi padre, mi madre y mi hermana. Llena de viajes, muy nómada, siempre estábamos viajando por todas partes. Mi padre no creía en la educación convencional, entonces mi madre nos metía en colegios y mi padre nos sacaba. Él estaba siempre preocupado por que leyéramos, por que conociéramos los museos, los conciertos... fue una infancia muy libre y muy feliz».[4]

Escritora precoz, a los nueve años de edad compuso su primer cuento.[5]

Diplomada en Filosofía y Letras por la Universidad de los Andes, posteriormente hizo un posgrado en Ciencias Políticas. Fue maestra de escuela y, más tarde, profesora de Literatura en la Universidad Nacional y del Rosario.

Restrepo política y periodista[editar]

Su activismo político ha tenido como escenario Colombia, España, Argentina.

Comenzó a militar en el trotskismo cuando estaba en la Universidad Nacional, «un sitio muy politizado, era la época de la revolución cubana, Mayo del 68, el movimiento campesino en Colombia, era casi ineludible entrar en esa euforia... el boom latinoamericano, muy ligado a todos estos procesos de renovación social. Ahí entré al trotskysmo. Al principio no tenía mucha idea, me metí porque uno de los dirigentes estaba leyendo En busca del tiempo perdido y me pareció que ese era mi sitio. No fue un mal criterio para elegir....», recordará más tarde, con humor, aquella época.[4]

Dispuestos a hacer la revolución mundial, sus correligionarios trotskistas la enviaron, recién fallecido Francisco Franco, a España y allí llegó a ser secretaria general de una de las Casas del Pueblo en el barrio obrero Ciudad Lineal.[4]

Estuvo a punto de irse a combatir a Nicaragua, pero finalmente partió a la Argentina a «reclutar médicos y enfermeras» para ese país.

Allí militó varios años en el Partido Socialista de los Trabajadores,[3] apoyó la lucha por los derechos humanos y colaboró con las Madres de Plaza de Mayo y los familiares de los desaparecidos por la dictadura. Tres años los pasó en Buenos Aires y uno en Córdoba, donde nació Pedro, su hijo de padre argentino.

Dos años y medio más tarde, regresó a su patria, donde comenzó a trabajar en periodismo, en la revista Semana.

En 1983, durante el gobierno de Belisario Betancur, formó parte de la Comisión de Paz, Diálogo y Verificación que debía negociar con el movimiento rebelde M-19. En el curso de este proceso, se ve en situaciones muy delicadas que finalmente, a instancias del M-19, la obligaron a emigrar.[4] Esta experiencia quedó reflejada tres años después en su primer libro, Historia de un entusiasmo.

Vivió en el exilio cinco años en México —donde colaboró como columnista en el diario La Jornada y en la revista Proceso—, «siempre trabajando para el M-19, haciendo viajes a España, Centroamérica, Francia para intentar que se volviera a abrir un proceso de negociación».[4] Dio por concluida su labor en 1989 cuando dicho movimiento decidió deponer las armas y se convirtió en un partido de oposición legal.

Fue en México que escribió el libro sobre su experiencia en las negociaciones de paz, que primero se llamó Historia de una traición, ya que Restrepo quería que desde el título se supiera que se trataba de una denuncia.

Ha colaborado en diversos medios, entre ellos, la revista Cromos. En 2004 dirigió brevemente el Instituto de Cultura y Turismo de Bogotá.[5]

Restrepo novelista[editar]

Su experiencia como activista, unida a la preocupación permanente por la vida política y la búsqueda de la paz en Colombia, han marcado la novelística de Restrepo.[6]La literatura es una forma de hacer política aunque no se aborde directamente el tema, porque hablar de la dignidad humana, de la entereza del ser humano es hacer política. Son distintas maneras de hacer lo mismo y toda la vida he seguido en ese camino”, opina.

La primera novela que publicó, La isla de pasión (1989), es la recreación de la historia verídica de un grupo de militares náufragos que permanecieron abandonados durante nueve años en una isla. El caso ocurrió en México, donde Restrepo residía entonces, y es fácil reconocer en el tema una alusión metafórica al exilio que ella sufría.

La segunda, Leopardo al sol (1993) está ambientada ya en Colombia, en La Guajira, y es una guerra de dos clanes, una vendetta entre mafias, con una historia de amor como telón de fondo. Varias voces narrativas dan credibilidad al relato al que se asoman el lavado de dólares, el narcotráfico, y la violencia que los vincula. La novela fue llevada a la televisión bajo el formato de telenovela con el título de Ojo por ojo.

Dulce compañía, cuya acción se desarrolla nuevamente en Colombia, aparece en 1995 y presenta el choque de dos mundos, el pragmático capitalino de la protagonista con el de un barrio pobre lleno de supersticiones. La novela, que tuvo buena crítica, ha sido reconocida con tres premios.

La novia oscura (1999) es producto de una minuciosa investigación periodística que Restrepo realizó en un barrio de prostitutas de un recóndito lugar de la selva colombiana. Por medio de entrevistas y testimonios que incluye en el texto, se nos revela un ejercicio de la prostitución en torno a los hombres de un pozo petrolero estadounidense instalado en la zona.

La novela que consagró definitivamente a Restrepo es Delirio, calificada por el Nóbel José Saramago, presidente del jurado del Premio Alfaguara 2004, como una gran obra de amor, “novedosa, un soplo de aire fresco”, sorprendente “por la calidad del lenguaje y de las estructuras narrativas, que se cruzan de forma armoniosa hasta el clímax final”.[1] Para esta historia de amor y locura ambientada en la Colombia de los años 1990 —el declive de una sociedad inmersa en el narcotráfico y el lavado de dinero—, la autora utiliza recursos del realismo mágico y de la llamada novela sicaresca.

Cinco años más tarde publica Demasiados héroes, la historia —autobiográfica—[3] de Lorenza y su hijo Mateo, que llegan a Buenos Aires en busca de Ramón, con el que había tenido una relación amorosa —cuyo fruto es Mateo— durante la guerra sucia argentina, cuando los dos eran apasionados militantes que se oponían a la dictadura de Videla.

Premios[editar]

Obras[editar]

  • Historia de una traición, reportaje, Plaza y Janés Colombia, 1986 (el título lo cambió a Historia de un entusiasmo doce años después, cuando Norma lo reedita)
  • La isla de la pasión, novela, Planeta Colombia, 1989
  • Las vacas comen espaguetis, cuento infantil, Carlos Valencia, Bogotá, 1989
  • En qué momento se jodió Medellín, ensayo, La oveja negra, Bogotá, 1991
  • Leopardo al sol, novela, Planeta Colombia, 1993
  • Otros niños, ensayo, 1993
  • Dulce compañía, novela, Norma, 1995 (Editorial Alfaguara, 2006)
  • La novia oscura, novela, Norma, 1999
  • La multitud errante, novela, Editorial Anagrama, 2001
  • Olor a rosas invisibles, relato, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2002
  • Delirio, novela, Alfaguara, 2004
  • Demasiados héroes, novela, Alfaguara, 2009
  • Hot Sur, novela, Planeta, 2012

En colaboración[editar]

  • Once ensayos sobre la violencia, Fondo Editorial CEREC, Bogotá, 1985
  • Operación Príncipe, periodismo; con Miguel Bonasso y Roberto Bardini, Planeta México, 1988
  • Del amor y del fuego, ensayo; con Roberto Burgos Cantor; Tercer Mundo, Bogotá, 1991

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]