Inmigración alemana en Estados Unidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alemanes en Estados Unidos
Bandera de Alemania Bandera de los Estados Unidos
Deutschamerikaner (en alemán)
German American (en inglés)
Lancaster County Amish 03.jpg
Comunidad amish en el condado de Lancaster, Pensilvannia.
Otros nombres germano-estadounidenses
Población censal 50.764.352
Idiomas inglés estadounidense, alemán, plautdietsch, yidis
Religiones Latin cross gold.png cristianismo (principalmente protestante)
Star of David.svg judaísmo
Migraciones relacionadas alemanes, germano-peruanos, germano-venezolanos, germano-chilenos, germano-brasileños, germano-mexicanos, germano-canadienses, germano-guatemaltecos
[editar datos en Wikidata ]

La inmigración alemana en los Estados Unidos fue masiva y contribuyó enormemente al poblado del país. Hoy en día, los Estados Unidos poseen la mayor comunidad alemana en el continente americano, que se ha diseminado por todo el territorio nacional (Territorio continental e insular), actualmente se estima una población mayor de 50,000,000 de descendientes cuando en el pasado tan solo fueron miles.[1] Los germano-estadounidenses forman el mayor grupo étnico del país, por delante de los irlandeses y los ingleses.[2]

Ninguno de los estados alemanes tenían colonias del Nuevo Mundo. No fue sino hasta la década de 1670 cuando los primeros grupos importantes de inmigrantes alemanes llegan a las colonias británicas, estableciéndose principalmente en Nueva York y Pensilvania. La inmigración continúa en números muy grandes durante el siglo XIX, con unas ocho millones de llegadas procedentes de Alemania. Ellos fueron atraídos por los atractivos de la tierra y la libertad religiosa, y emigraron fuera de Europa por la escasez de tierras y la opresión religiosa o política. Muchos llegaron en busca de libertad religiosa o política, otros por las oportunidades económicas superiores a los de Europa, y otros simplemente para tener la oportunidad de empezar de nuevo en el Nuevo Mundo. Los recién llegados antes de 1850 eran en su mayoría campesinos que buscaban las tierras más productivas, donde sus técnicas de cultivo intensivo dieran frutos. Después de 1840, muchos llegaron a las ciudades, donde Germanias (distritos poblados en su mayoría por alemanes y germanófonos), comenzaron a surgir.[3] [4] [5]

Los germano-estadounidenses establecieron las primeras guarderías en los Estados Unidos,[6] introdujeron la tradición del árbol de Navidad[7] [8] y enriquecieron la gastronomía estadounidense dando origen a populares alimentos nacionales tales como los perros calientes y las hamburguesas.[9]

Las celebraciones germano-estadounidenses se llevan a cabo en todo el país, uno de los más conocidos es el desfile Germano-Estadounidense de Steuben en la ciudad de Nueva York, se celebra cada tercer sábado de septiembre. También hay importantes eventos anuales en Chicago, Cincinnati, Milwaukee, Pittsburgh, St. Louis y otras ciudades. Al igual que muchos otros inmigrantes que llegaron a Estados Unidos, un número abrumador de personas de origen directo o parcial alemán han experimentado un cambio esencialmente americanizado.

Historia[editar]

Historia temprana[editar]

Período Colonial[editar]

Los primeros colonos ingleses llegaron a Jamestown, Virginia en 1607, y fueron acompañados por el primer germano-estadounidense, el Dr. Johannes Fleischer. Fue seguido en 1608 por cinco fabricantes de vidrio y tres carpinteros o constructores de casas.[10] El primer asentamiento alemán permanente en lo que actualmente son los Estados Unidos fue Germantown, Pensilvania, cerca de Filadelfia, fundada el 6 de octubre de 1683.[11]

John Jacob Astor, en una pintura por Gilbert Stuart, 1794, fue el patriarca de la dinastía de la Familia Astor y el primer millonario de los Estados Unidos, haciendo su fortuna en el comercio de pieles y bienes raíces de la ciudad de Nueva York.

Un gran número de alemanes migraron desde la década de 1680 a 1760, con Pensilvania como destino favorito. Emigraron a Estados Unidos por una variedad de razones;[11] los factores de empuje intervinieron en el empeoramiento de las oportunidades de propiedad de tierras en Europa Central, la persecución de algunos grupos religiosos, y la conscripción militar; los factores de atracción eran las mejores condiciones económicas, en particular la posibilidad de poseer tierras, y la libertad religiosa. A menudo, los inmigrantes pagaban su pasaje por la venta de su mano de obra por un período de años como sirvientes.[12]

Grandes sectores de Pensilvania y el norte del estado de Nueva York atrajeron a los alemanes. La mayoría de ellos pertenecían a la Iglesia Luterana o Reformada alemana, muchos pertenecían a pequeñas sectas religiosas, como los moravos y menonitas. Los alemanes católicos no llegaron en número hasta después de la guerra de 1812.[13]

Palatinos[editar]

En 1709, alemanes protestantes de la región alemana de Palatinado escaparon en condiciones difíciles, viajando primero hacia Róterdam y luego a Londres. La reina Ana de Gran Bretaña les ayudó a llegar a sus colonias en América. El viaje fue largo y difícil para sobrevivir debido a la mala calidad de la comida y el agua a bordo de los buques y el tifus, una enfermedad infecciosa. Muchos inmigrantes, en particular los niños, murieron antes de llegar a los Estados Unidos en junio de 1710.[14]

La inmigración palatina de alrededor de 2.100 personas que sobrevivieron fue el mayor número de inmigración única en América durante la época colonial. La mayoría se instaló primero a lo largo del río Hudson en campos de trabajo, para pagar su pasaje. En 1711, siete aldeas habían sido establecidas en Nueva York en la mansión Robert Livingston. En 1723 los alemanes fueron los primeros europeos que pudieron comprar tierras en el oeste del Valle de Mohawk al oeste de Little Falls. Un centenar de granjas fueron asignadas en Burnetsfield Patent. Hacia 1750, los alemanes ocuparon una franja de unas 12 millas (19 kilómetros) de largo a lo largo de ambos lados del río Mohawk. El suelo era excelente, unas 500 casas fueron construidas, en su mayoría de piedra, y la región prosperó a pesar de los ataques indígenas. Herkimer era el más conocido de los asentamientos alemanes en una región mucho tiempo conocida como los “Llanos Alemanes”.[14]

El más famoso de los primeros inmigrantes alemanes palatinos fue el editor John Peter Zenger, que dirigió la lucha en la colonial ciudad de Nueva York para la libertad de prensa en Estados Unidos. Un inmigrante más tardío, John Jacob Astor, que vino de Baden después de la Guerra de la Independencia, se convirtió en el hombre más rico de Estados Unidos, gracias a su comercio de pieles y de las inversiones inmobiliarias en Nueva York.

Luisiana[editar]

La Compañía Misisipi instaló miles de pioneros alemanes en la Luisiana francesa durante 1721. Alentó a los alemanes, sobre todo alemanes de la región de Alsacia que había caído recientemente bajo el dominio francés, y a los suizos para inmigrar. Alsacia fue vendido a Francia en el contexto más amplio de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648).

Los jesuitas Charlevoix fueron desde Canadá hasta Luisiana. Su carta decía: estos 9.000 alemanes, que fueron criados en el Palatinado (parte francesa de Alsacia) se encontraban en Arkansas. Los alemanes dejaron Arkansas en masa. Fueron a Nueva Orleans y exigieron pasaje a Europa. La Compañía Misisipi dio a los alemanes ricas tierras en la margen derecha del río Misisipi cerca de 25 millas (40 kilómetros) por encima de Nueva Orleans. el área que hoy se conoce como «la costa alemana».

Una población próspera de alemanes vivía río arriba de Nueva Orleans, Luisiana, conocida como la costa alemana. Ellos fueron atraídos a la zona por medio de panfletos como los de J. Hanno Deiler el «Luisiana: Un hogar para los colonos alemanes».[15]

Carl Schurz fue el primer Senador de Estados Unidos nacido en Alemania (Misuri, 1868) y más tarde Secretario del Interior de Estados Unidos.

El Sureste[editar]

Dos oleadas de colonos alemanes en 1714 y 1717 fundaron una gran colonia en Virginia llamada Germanna,[16] localizada cerca de la actual Culpeper.

En Carolina del Norte, los moravos alemanes que vivían alrededor de Bethlehem, Pensilvania compraron cerca de 100.000 acres (400 km²) al Lord Granville (uno de los Lores británicos propietarios) en el Piedmont de Carolina del Norte en 1753. Ellos establecieron asentamientos alemanes en ese tramo, especialmente en el área alrededor de lo que hoy es Winston-Salem.[17] También fundaron el asentamiento transitorio de Bethabara, Carolina del Norte, traducido como Casa de Paso, la primera comunidad planificada de moravos en Carolina del Norte, en 1759. Poco después, los moravos alemanes fundaron la ciudad de Salem en 1766 (ahora una sección histórica en el centro de Winston-Salem) y Salem College (una universidad femenina temprana) en 1772.

Los inmigrantes alemanes también se asentaron en otras áreas del sur del país, entre ellos alrededor de la zona del Dutch (Deutsch) Fork de Carolina del Sur,[13] y en Texas, especialmente en el área de Austin.

Judíos alemanes emigraron al sur de los Estados Unidos durante el siglo XIX hasta el siglo XX. Ellos formaron pequeñas comunidades de judíos alemanes en muchas partes del Sur, especialmente en las ciudades y pueblos, en los que más a menudo trabajaban como comerciantes locales y regionales, distribuidores de ganado, comerciantes de productos básicos agrícolas, banqueros y dueños de negocios. Henry Lehman, fundador de Lehman Brothers en Alabama con su hermano, es un ejemplo particularmente destacado de este tipo de inmigrantes judío-alemanes. Judíos alemanes se establecieron en ciudades como Charleston, Carolina del Sur, donde se fundó la primera sinagoga reformista (Congregación Kahal Kadosh Beth Elohim) en el país. Judíos alemanes también se asentaron en otras ciudades y pueblos del sur, donde construyeron sinagogas germano-judías.

Nueva Inglaterra[editar]

Entre 1742 y 1753, cerca de 1.000 alemanes se establecieron en Broad Bay, Massachusetts (ahora Waldoboro, Maine). Muchos de los colonos huyeron a Boston, Nueva Escocia, y Carolina del Norte después de que sus casas se quemaran y mataran a sus vecinos o fuesen llevados al cautiverio por los nativos americanos. Los alemanes que se quedaron encontraron dificultades para sobrevivir de la agricultura, y finalmente, optaron por los sectores del transporte marítimo y la pesca.[18]

Pensilvania[editar]

La marea de la inmigración alemana a Pensilvania aumentó entre 1725 y 1775, con los inmigrantes que llegaron como redemptioners o sirvientes contratados. En 1775, los alemanes constituían aproximadamente un tercio de la población del estado. Los agricultores alemanes eran reconocidos por su cría de animales altamente productivos y las prácticas agrícolas. Políticamente, eran generalmente inactivos hasta 1740, cuando se unieron a una coalición liderada por cuáqueros que tomaron el control de la legislatura, que más tarde apoyó la Revolución Americana. A pesar de esto, muchos de los colonos alemanes eran leales a la Revolución, posiblemente debido a que temían que sus concesiones de tierras reales fuesen quitadas por un nuevo gobierno republicano, o debido a la lealtad a una monarquía germano-británica que hubiese dado la oportunidad de vivir en un sociedad liberal.[19] Los alemanes, que comprendían los luteranos, reformados, menonitas, amish, y otras ramas, desarrollaron una rica vida religiosa con una cultura musical fuerte. En conjunto, llegaron a ser conocidos como los “neerlandeses” de Pensilvania (desde Deutsch (alemán), ya que neerlandés en inglés se dice Dutch).[20] [21] Etimológicamente, la palabra Dutch se origina de la antigua palabra del alto alemán diutisc (de Diot ‘pueblo’), refiriéndose al germánico “lengua del pueblo”, en oposición al latín, la lengua de los sabios. Sólo más tarde la palabra se ha utilizado para referirse a las personas que hablaban el idioma.[22]

Los hermanos Studebaker, antepasados de los fabricantes de automóviles y de vagones, llegaron a Pensilvania en 1736 de la famosa ciudad de Solingen. Con sus habilidades, hicieron carretas que llevaban los hombres de la frontera hacia el oeste; aportaron al Ejército de la Unión con la artillería en la guerra civil estadounidense, y su empresa de automóviles se convirtió en una de las más grandes en América, aunque nunca eclipsando el Big Three, y fue un factor en la guerra y en las bases industriales del Ejército.[23]

Cuando la guerra revolucionaria estadounidense explotó, Gran Bretaña hizo arreglos con los príncipes alemanes para contratar a unos 30.000 soldados de Hesse para luchar contra el ejército estadounidense. El grupo más numeroso procedía del país de Hesse, y los soldados son conocidos a menudo como hessianos. Muchos se convirtieron en prisioneros en las granjas estadounidenses, algunos de los cuales se establecieron permanentemente en Estados Unidos.[24]

De los nombres en el censo de 1790 de Estados Unidos, los historiadores estiman que los alemanes constituían casi el 9 % de la población blanca de los Estados Unidos.[25]

Siglo XIX[editar]

Densidad de población alemana en los Estados Unidos en el año 1872.

El mayor flujo de la inmigración alemana a América se produjo entre 1820 y la Primera Guerra Mundial, durante la cual casi seis millones de alemanes emigraron a los Estados Unidos. De 1840 a 1880, eran el grupo más grande de inmigrantes. A raíz de las revoluciones de 1848 en los estados alemanes, una ola de refugiados políticos huyeron a Estados Unidos, que llegaron a ser conocidos como Forty-Eighters (los del '48 en inglés). Entre ellos profesionales, periodistas y políticos. Prominentes Forty-Eighters incluyeron a Carl Schurz y a Henry Villard.[26]

Ciudades[editar]

Las ciudades de Milwaukee, Cincinnati, St. Louis, Chicago, Nueva York y Baltimore fueron destinos favorecidos de los inmigrantes alemanes. Además, la zona norte de Kentucky fue el destino preferido. En 1900, la población de las ciudades de Cleveland, Milwaukee, Hoboken, y Cincinnati estaban compuestas por más del 40 % de germano-estadounidenses. Dubuque y Davenport, Iowa tenían proporciones aún mayores, al igual que en Omaha, Nebraska, donde la proporción de germano-estadounidenses fue del 57 % en 1910. En muchas otras ciudades del norte, como Fort Wayne, Indiana, los germano-estadounidenses eran al menos el 30 % de la población.[18] [27] Muchas concentraciones adquirieron nombres distintivos demostrando su herencia, como el Distrito Over-the-Rhine distrito en Cincinnati y German Village en Columbus, Ohio.[28]

Un destino favorito era Milwaukee, conocida como “la Atenas alemana”. Los alemanes radicales entrenados en la política en el viejo país dominaron a los socialistas de la ciudad. Los trabajadores calificados dominaron muchos oficios, mientras que los empresarios crearon la industria de la cerveza, las marcas más famosas incluyen Pabst, Schlitz, Miller, y Blatz.[29]

Considerando que la mitad de los inmigrantes alemanes se asentaron en las ciudades, la otra mitad se estableció en granjas del medio oeste. De Ohio a los estados de la llanura, persiste una fuerte presencia en las zonas rurales en el siglo XXI.[13] [30] Unos pocos alemanes se establecieron en el sur del país, aparte de algunos establecidos en Nueva Orleans.[31]

Texas[editar]
La Casa Wahrenberger en Austin, Texas funcionó como una escuela germano-estadounidense.[32]

Texas atrajo a muchos alemanes que entraron a través de Galveston e Indianola, tanto a los que llegaron a las granjas, y más tarde los inmigrantes que más rápidamente tomaron empleos industriales en ciudades como Houston. Como en Milwaukee, los alemanes en Houston construyeron la industria cervecera. Hacia 1920, la primera generación de germano-estadounidenses con educación universitaria se movía en las industrias química y petrolera.[13]

Texas tenía unos 20.000 estadounidenses de origen alemán en la década de 1850. Ellos no formaban un bloque uniforme, pero eran muy diversos y se inspiraron en las zonas geográficas y sectores de la sociedad europea, a excepción de los muy pocos aristócratas o empresarios de clase media alta recién llegados. En este sentido, la «Germania de Texas» era un microcosmos de la población germana repartida por todo el país.

Los alemanes que se asentaron en Texas eran diferentes en muchos aspectos. Entre ellos se encontraban campesinos agricultores e intelectuales, protestantes, católicos, judíos, y ateos; prusianos, sajones y hessianos; abolicionistas y esclavistas, agricultores y gente de la ciudad, frugales, gente honesta y asesinos del hacha. Se diferenciaban en dialecto, costumbres y rasgos físicos. La mayoría habían sido agricultores en Alemania, y la mayoría llegaron en busca de oportunidades económicas. Algunos intelectuales disidentes que huían de las revoluciones de 1848 buscaron la libertad política, pero pocos, salvo quizás los Wends, llegaron por la libertad religiosa. Los asentamientos alemanes en Texas reflejan su diversidad. Incluso en el espacio cerrado del Hill Country, cada valle ofrece un tipo diferente de alemán. El valle Llano tenía severos, abstemios metodistas alemanes, quienes renunciaron a las organizaciones de baile y fraternidad, el valle Pedernales tuvo amantes de la diversión, luteranos y católicos trabajadores quienes disfrutaban beber y bailar, y el valle de Guadalupe donde había alemanes librepensadores descendientes de los refugiados políticos intelectuales. Las islas dispersas étnicos alemanes también fueron diversas. Estos pequeños enclaves incluidos Lindsay en el Condado de Cooke, en gran parte católica de Westfalia; Waka en el condado de Ochiltree, Midwestern menonita; Hurnville en el condado de Clay, Rusia German Bautista, y Lockett en el condado de Wilbarger, vendo luterana.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Census 2009 ACS Ancestry estimates
  2. Census Bureau, "S0201. Selected Population Profile in the United State" 2006-2008 data
  3. Zane L. Miller, "Cincinnati Germans and the Invention of an Ethnic Group", Queen City Heritage: The Journal of the Cincinnati Historical Society 42 (Fall 1984): 13-22
  4. Bayrd Still, Milwaukee, the History of a City (1948) pp. 260-63, 299
  5. On Illinois see, Raymond Lohne, "Team of Friends: A New Lincoln Theory and Legacy", Journal of the Illinois State Historical Society Fall/Winter2008, Vol. 101 Issue 3/4, pp 285-314
  6. Schurz, Margarethe [Meyer] (Mrs. Carl Schurz) 1833 - 1876
  7. «The History of Christmas», Gareth Marples, http://www.thehistoryof.net/the-history-of-christmas.html, consultado el 2 de diciembre de 2006 
  8. Professor Brought Christmas Tree to New England
  9. Véase newspaper accounts
  10. Grassl, Gary Carl (June/July 2008), «Tour of German-American Sites at James Fort, Historic Jamestown», German-American Journal 56 (3): 10, http://www.dank.org/Files/NewspaperArchives/DANK%20Journal%2056-3%20LR.pdf, «About 1% of the more than 700,000 objects catalogued by archaeologists at Jamestown so far bear words. More than 90% of these words are in German» ; Where it All Began - Celebrating 400 Years of Germans in America, German Information Center, http://www.germany.info/Vertretung/usa/en/08__Politics/03/02__Heritage/Jamestown.html, consultado el 2009-05-26 ; Celebration of the 400th Anniversary of the First Germans in America, April 18, Reuters, March 25, 2008, http://www.reuters.com/article/pressRelease/idUS191760+25-Mar-2008+PRN20080325, consultado el 2009-05-26 ;Jabs, Albert E. (June/July 2008), «400 Years of Germans In Jamestown», German-American Journal 56 (3): 1, 11, http://www.dank.org/Files/NewspaperArchives/DANK%20Journal%2056-3%20LR.pdf 
  11. a b First German-Americans, http://www.germanheritage.com/postal/germansettlers/, consultado el 2006-10-05 
  12. Gottlieb Mittleberger on Indentured Servitude, Faulkner University
  13. a b c d Conzen, Kathleen (1980), «Germans», en Stephan Thernstrom, Harvard Encyclopedia of American Ethnic Groups, Belknap Press, p. 407 
  14. a b Knittle, Walter Allen (1937), Early Eighteenth Century Palatine Emigration, Philadelphia: Dorrance 
  15. J. Hanno Deiler, http://www.hnoc.org/collections/gerpath/gersect6.htm/, consultado el 30 de noviembre de 2007 
  16. Germanna History, http://www.germanna.org/history, consultado el 2009-08-02 
  17. ASIN Los Moravos en Carolina del Norte
  18. a b Faust, Albert Bernhardt (1909), The German Element in the United States with Special Reference to Its Political, Moral, Social, and Educational Influence, Boston: Houghton-Mifflin 
  19. Loyalists (Royalists, Tories) in South Carolina
  20. Hostetler, John A. (1993), Amish Society, The Johns Hopkins University Press, Baltimore, p. 241.
  21. De Grauwe, Luc, "Emerging mother-tongues awareness in Dutch and German". In Linn & McLelland (eds). Standardization: Studies from the Germanic Languages. p.101, 104, passim.
  22. (Consultado el 3 de noviembre de 2011) citing to Paul, Hermann. 1960. Deutsches Wörterbuch (siebente Auflage): "Deutsch"
  23. Patrick Foster, Studebaker: The Complete History (2008)
  24. David Hackett Fischer, Washington's Crossing (2004); Edward J. Lowell, The Hessians and the Other German Auxiliaries (1965)
  25. American Council of Learned Societies Devoted to Humanistic Studies. Committee on Linguistic and National Stocks in the Population of the United States. (1969), Surnames in the United States Census of 1790: An Analysis of National Origins of the Population, Baltimore: Genealogical Publishing Co. 
  26. Wittke, Carl (1952), Refugees of Revolution, Philadelphia: University of Pennsylvania press 
  27. Dato censal del Bureau of the Census, Décimotercer censo de los Estados Unidos realizado en el año 1910 (1913)
  28. German Village Society, http://germanvillage.com/index.php, consultado el 19 de noviembre de 2009 
  29. Trudy Knauss Paradis, et al. German Milwaukee (2006)
  30. Richard Sisson, ed. The American Midwest (2007), p. 208; Gross (1996); Johnson (1951).
  31. German Settlers in Louisiana and New Orleans, http://www.hnoc.org/collections/gerpath/gersect1.htm, consultado el 2007-11-30 
  32. A 10K Walk Through German-Texas Heritage in Austin, Texas. The University of Texas at Austin. 3/6. Consultado el 15 de noviembre de 2009.

Enlaces externos[editar]