Ezio Auditore

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ezio Auditore da Firenze
Personaje de Assassin's Creed
Primera aparición Assassin's Creed II
Última aparición Assassin's Creed: Revelations
Información
Nombre original Ezio Auditore da Firenze
Nacimiento 24 de junio de 1459
Florencia, Flag of Florence.svg República de Florencia
Fallecimiento 30 de noviembre de 1524 (65 años)
Florencia, Flag of Florence.svg República de Florencia
Ocupación Asesino
Título Mentor de los Asesinos
Equipamiento Espada, hoja oculta, hoja corta, cuchillos para lanzar, bombas de humo, paracaídas, veneno, cañón oculto, ballesta y puños
Aliados Orden de los Asesinos
Enemigos Templarios
Familia Auditore
Cónyuge Sofia Sartor
Padres Giovanni Auditore y Maria Auditore
Hijos Flavia y Marcello
Familiares Federico Auditore (hermano mayor)
Claudia Auditore (hermana menor)
Petruccio Auditore (hermano menor)
Mario Auditore (Tío)
Residencia Florencia (1459-1476; 1513-1524)
Monteriggioni (1476-1500)
Roma (1500-1510)
Constantinopla (1510-1512)
Nacionalidad Italiano[1]
Estatus actual Fallecido
Perfil en IMDb

Ezio Auditore da Firenze (Ezio Auditore de Florencia) fue un personaje real perteneciente a la saga Assassin's Creed. Sirve como protagonista en Assassin's Creed II, Assassin's Creed: Brotherhood, Assassin's Creed: Revelations y el juego para dispositivos portátiles Assassin's Creed II: Discovery.

Nació en 1459, en la ciudad de Florencia; hijo y discípulo del noble banquero Giovanni Auditore. Durante el juego se narra su vida adulta como miembro de la Orden de los Asesinos, y se lo considera uno de los asesinos más importantes de la historia por su sigilo y precisión.

Orígenes (1459-1476)[editar]

Ezio Auditore Da Firenze nació en la República de Florencia dentro de una familia noble de banqueros. Su padre, Giovanni Auditore, fue un exitoso banquero y asesino en secreto, amigo de Lorenzo de Médici, al que ayudaba en sus negocios en la banca tanto en Italia como en el extranjero.

Tiene tres hermanos: Federico, mayor que él y empleado del banco de su padre; Claudia, que tiene un novio llamado Duccio que le es infiel y Petruccio que coleccionaba plumas para regalárselas a su madre, que es el menor de los Auditore.

Asesinato de su familia (1476-1481)[editar]

A los 17 años, tras realizar unos encargos para su padre, Ezio descubrió que su padre y sus dos hermanos han sido capturados y encarcelados en el Palacio Vecchio. Tras trepar hasta lo alto de la torre del Palacio, Ezio logró hablar con su padre y éste le pide que vaya hasta su despacho y localice un cofre tras una puerta secreta y se apropie de todo lo que hay en él. En dicho cofre se encuentran un traje de asesino, una espada, una hoja oculta rota y unos documentos, que Giovanni le pide que le entregue a su amigo Uberto Alberti para el juicio que se celebrará al día siguiente. Durante el juicio, celebrado en la Plaza de la Señoría, Ezio descubrió que Uberto traicionó a su padre negando la existencia de dichos documentos, tras lo cual tanto Giovanni como sus hermanos fueron ahorcados. Ezio intentó evitarlo, pero los guardias lo impidieron. Al día siguiente, Ezio vengó la muerte de su familia asesinando a Uberto en el Mercado Viejo. En una carta Uberto confesó haber traicionado a su mejor amigo por envidia de la amistad de Giovanni con Lorenzo de Médici.[2] Tras esto, su notoriedad en Florencia aumentó y se vio obligado a huir con su familia a Monteriggioni, pero fueron atacados por Vieri de Pazzi. Ezio logro vencer a algunos pero llagaron mas guardias de Vieri, entoces apareció su tío Mario Auditore y les salvó. Mario les lleva a la Villa Auditore, donde le dice a Ezio que siguiese con la investigación de su padre, pero Ezio se negó. Tras replanteárselo, decide indagar en la conspiración que descubrió su padre y le pidió a su tío que le enseñase un poco de lucha.

Una vez entrenado con técnicas como el desarme y el contraataque partió con su tío y su ejército de mercenarios hacia San Gimignano. Ezio se infiltró en la ciudad y abrió la puerta de la muralla, tras lo cual se enfrentó a Vieri en un duelo, en el que asesinó al benjamín de los Pazzi.

Ezio regresó a Florencia para visitar a su amigo Leonardo, que le dice que un contacto llamado La Volpe le podría ayudar en su investigación. Tras poner a prueba a Ezio, Zorro (como dijo que le llamase) le comenta que los Templarios se van a reunir en Santa María Novella. A través de las alcantarillas, consiguió espiar la reunión templaria, donde se planeaba asesinar a los Médici en la Misa Mayor que se celebrará en Santa María del Fiore.

Después de la misa, Francesco de Pazzi y sus cómplices atacaron a Lorenzo y a su hermano Giuliano, matando a este último. Ezio intervino para proteger a un Lorenzo herido y los Pazzi huyeron. Unos días más tarde, los Pazzi intentaron dar un golpe de Estado asaltando el Palacio de la Señoría, pero Ezio los detuvo asesinando a Francesco. De vuelta a San Gimignano, asesinó al resto de Conspiradores Pazzi y descubrió al líder de la Conspiración, El Español.

Consagración como asesino (1481-1499)[editar]

Después de terminar con los Pazzi, Ezio viajó con Leonardo Da Vinci a Venecia donde conoció a Antonio, líder del gremio de ladrones en Venecia, y a Rosa, una de sus ladronas.Ezio trabaja con ellos los siguientes años para asesinar a Emilio Barbarigo, jefe de mercaderes de la ciudad y miembro de los Caballeros templarios. Más adelante, Ezio usa la máquina voladora de Leonardo para infiltrarse en la Basílica de San Marcos y asesinar a Carlo Grimaldi e impedir que este envenene al dogo Giovanni Mocenigo.Por desgracia llega tarde y Carlo consigue matar al dogo, pero no consigue escapar a tiempo y Ezio lo asesina. El siguiente dogo es Marco Barbarigo, otro miembro de los templarios. Así que, en el carnaval de 1486, Ezio inicia su misión de asesinato contra él, y para ello necesita una máscara dorada para entrar en el baile privado del dogo. Tras varias pruebas Ezio consigue la máscara, entra en el baile y asesina a Marco. Meses después, Ezio se entera de que Silvio Barbarigo y Dante Moro están reuniendo un ejército en el arsenal de Venecia.Para esta nueva misión, Ezio necesita la ayuda de Bartolomeo D'alviano, un militante y capitán de Venecia, quien ,con sus mercenarios, consigue abrir una brecha en el arsenal para que entre Ezio y asesine a Silvio y a Dante. En 1488 Ezio descubre que todas las personas que conoció desde la muerte de su familia eran asesinos y que él es el profeta que menciona la profecía. Así que en 1499 Ezio viaja al Vaticano en busca de la "Cripta" y para asesinar a Rodrigo Borgia. Ezio se infiltra en la Capilla Sixtina y vence a Rodrigo, pero le perdona la vida y entra en la "Cripta". En ella descubre un mensaje de la diosa Minerva, miembro de la primera civilización, y cuenta que su pueblo fue destruido por una tormenta solar y que dicha tormenta se repetirá en el año 2012. Ezio no comprende nada de lo que dice, pues ese mensaje no era para él, sino para Desmond a través de sus recuerdos.

Lucha contra los Borgia (1499-1508)[editar]

Después de este incidente,Ezio escapa de Roma con su tío Mario y llega a Monteriggioni. Una vez en casa, Ezio es consolado por la posibilidad de que su venganza personal y sus días como un asesino han terminado; sin embargo, Nicolás Maquiavelo desafía la decisión de Ezio de dejar a Rodrigo Borgia , ahora el Papa Alejandro VI, vivo. A la mañana siguiente, Monteriggioni es asediada por César Borgia, asesina a Mario y lleva el Fruto perdido a los templarios. Ezio escapa con su familia y viaja a Roma, el centro de la Orden Templaria en Italia, una vez más buscando venganza contra los Borgia. Durante los próximos cuatro años, Ezio ejecuta misiones con la intención de paralizar la influencia Borgia en la capital, saboteando los recursos de César y asesinando a personas clave cercanas y / o trabajando con él en el proceso, y poco a poco restaurando Roma a su antigua gloria. Ezio se convierte en líder de la Orden y es ascendido al rango de Il Mentore. César, sabiendo de las acciones de Ezio, se enfrenta a su sospechoso padre y desesperadamente pide más dinero y el propio Fruto. Rodrigo Borgia se niega e intenta envenenar a su hijo al darse cuenta de que la ambición por el poder de César no puede ser mantenida a raya. César, sin embargo, da vuelta la mesa hacia su padre y lo mata, con Ezio de testigo. Ambos se enteran de la ubicación del Fruto y corren desesperadamente hasta la Basílica de San Pedro para recuperarlo. Ezio llega primero y lo utiliza para aplastar las fuerzas de César y retirar el apoyo de sus seguidores. Un mes después, César es encarcelado. Pero en 1507 escapa, consigue un ejército y sitia un pueblo en Navarra, España. Ezio llega allí y se bate en duelo con César. Ezio vence pero César afirma que no puede ser matado por la mano del hombre, por lo que incita a Ezio a "dejar que el destino decida", dejándolo caer de las almenas. Ezio luego toma el Fruto y lo esconde en otro templo construido debajo del Coliseo romano.

Constantinopla (1510-1512)[editar]

Después de su victoria se salta gran parte de su historia en su viaje a Acre y después a Masyaf para buscar las llaves que abren la biblioteca escondida debajo de la tierra por el asesino y profeta Altaïr, un antepasado de Desmond cuyos recuerdos revivimos en la primera entrega de Assassin's Creed. Ahora Ezio parte a Constantinopla en busca de las llaves de Masyaf, donde se une a los Asesinos de Constantinopla, los cuales le enseñan tácticas nuevas de lucha, así como la creación de bombas artesanales y una mejora en la hoja oculta que le permitirá engancharse a las tirolinas, entre otras cosas. Allí, Ezio conoce a Sofía Sartor, la que será su esposa, al Príncipe Suleimán y a su tío, el Príncipe Ahmed, el cual resultará ser el jefe templario de Constantinopla. Una vez desbaratados sus planes y los de los templarios, Ezio libera la ciudad, para finalmente regresar a Masyaf junto a Sofía y abrir la biblioteca de Altair, donde encontrarán el cadáver de Altair y otro artefacto del Edén escondido. Mas lo deja intacto en donde lo encuentra.

Regreso a Florencia y muerte (1513-1524)[editar]

Luego de completar su gran búsqueda, por orden de "La Que Vino Antes" Minerva y transmitir el mensaje a Desmond Miles, su descendiente del año 2012, Ezio se retira a una granja a las afueras de Florencia, donde pasa sus últimos días. A pesar de que pareciese haber encontrado finalmente la paz, su pasado de Asesino lo sigue atormentando. Ezio se ha convertido en un anciano de apariencia débil y de frágil salud, por lo que suele estar en su estudio privado escribiéndole cartas a su esposa Sofia. Ezio conoce a una joven asesina china que lo busca para formar su propia hermandad como la que había formado Ezio años atrás. La presencia de la joven asesina, aunque para Ezio no es ninguna sorpresa, traerá muchos intentos de asesinato contra los dos de parte de los enemigos de la joven. Finalmente Ezio consigue enseñarle que: "Cuando era joven, tenía libertad pero no la veía; tenía tiempo pero no lo sabía, y tenía amor pero no lo sentía, pero me he dado cuenta de que el amor es lo que mantuvo a mi hermandad unida durante muchos años". Con esta enseñanza, la joven regresa a su tierra natal. Ezio acompaña a su esposa y a su pequeña hija Flavia a la plaza del Duomo de Florencia. Él se sienta en un banco mientras un muchacho misterioso,le comenta que odia Florencia y las mujeres de ese lugar, a lo que Ezio responde que no cree que Florencia sea el problema. Después, Ezio empieza a toser y el joven le sujeta la mano, diciéndole: "Deberías descansar". El joven se va y Ezio fallece con la mirada directa a Flavia y Sofía, quienes corren a él. Se sospecha que el muchacho envenenó a Ezio, debido a que en su ropa podía apreciarse la insignia templaria y el fallecimiento del protagonista fue demasiado rápido, a pesar de estar enfermo.

Véase también[editar]

Referencias y notas[editar]

  1. Estrictamente, Ezio sería un súbdito de la República de Florencia, pues Italia no sería unificada hasta el siglo XIX.
  2. assassins.wikia.com (ed.): «Uberto Alberti». Consultado el 31 de diciembre de 2011.

Enlaces externos[editar]