Conspiración de los Pazzi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo de armas - Familia Pazzi
Leonardo da Vinci, dibujo del cadáver del conjurado Bernardo Bandini Baroncelli (1479)

La conspiración de los Pazzi fue un acontecimiento que tuvo lugar en 1478 en Florencia, un episodio del enfrentamiento entre las familias Pazzi y Médicis por el poder de la ciudad.

Origen de la Familia Pazzi[editar]

La Familia Pazzi era una familia de nobles toscanos que se habían hecho banqueros en Florencia en el siglo XIV. Andrea de'Pazzi fue también el promotor de la Sala capitular de Brunelleschi para la comunidad franciscana en la iglesia de Santa Croce de Florencia, a menudo conocida como la Capilla Pazzi.

La familia provenía del Pazzo ("el loco"), uno de los primeros soldados que treparon por las murallas en el sitio de Jerusalén (1099) durante la Primera cruzada, que se llevó consigo al volver a Florencia una piedra de la Basílica del Santo Sepulcro. Un miembro de la familia Pazzi tenía el privilegio de encender una luz con esta piedra en Sábado Santo, cuando todos los fuegos se apagaban en la ciudad, de la cual la luz del altar de la Catedral sería anualmente reavivada, y de ese, todos los fuegos del hogar en Florencia. En una elaboración de la ceremonia fundamental, al día siguiente, Pascua, un cohete con forma de paloma se deslizaría sobre un cable desde lo alto del altar a un carro de bueyes cargado de fuegos artificiales en la plaza. De la explosión pirotécnica (el scoppio del carro), las chispas serían llevadas a los hogares de la ciudad.

La Conspiración[editar]

La familia Pazzi es conocida por su conspiración para asesinar a Juliano de Médici el 26 de abril de 1478. Después de la conspiración, los Pazzi fueron rehabilitados y regresaron a Florencia.

Rivales menores de los Médicis, los Pazzi estuvieron involucrados en una conspiración para reemplazarlos como gobernantes de facto de Toscana con Girolamo Riario, un sobrino de Francesco della Rovere, que reinaba como papa con el nombre de Sixto IV. La política de fuerza, a menudo despiadada en el Renacimiento italiano, era el principal motivo.

La familia Pazzi no fue la instigadora. Los Salviati, banqueros papales en Florencia, eran el centro de los conspiradores florentinos. Sixto era enemigo de los Médicis. Había comprado el señorío de Imola, un baluarte en la frontera entre el territorio papal y el toscano que Lorenzo quería para Florencia. La compra fue financiada por el banco Pazzi, incluso aunque Francisco de Pazzi había prometido a Lorenzo que no ayudarían al Papa. Como recompensa, el papa Sixto garantizó a los Pazzi un monopolio en las minas de alumbre de Tolfa— el alumbre era un mordiente esencial a la hora de teñir, en el comercio textil que era esencial en la economía florentina— y asignó al banco Pazzi lucrativos derechos sobre el manejo de los ingresos papales. Sixto eligió a su sobrino Girolamo Riario como el nuevo gobernador de Imola, y Francesco Salviati como arzobispo de Pisa, una ciudad que era anteriormente rival comercial pero que ahora estaba sometida a Florencia. Lorenzo ordenó a Pisa que expulsara a Salviati de su sede.

Salviati y Francisco de Pazzi planearon asesinar a Lorenzo y Juliano de Médicis. Riario permaneció en Roma. El plan era bastante conocido: se ha documentado al papa diciendo "Lo apoyo— mientras nadie sea asesinado." En 2004, una carta cifrada en los archivos de la familia Ubaldini fue descubierta y decodificada por Marcello Simonetta, un historiador en la Universidad Wesleyana de Connecticut, Estados Unidos. Reveló que Federico da Montefeltro, Duque de Urbino, un condottiere del Papado que estaba hondamente involucrado en la conspiración, se comprometía a situar 600 hombres en las afueras de Florencia, esperando el momento.

El domingo 26 de abril de 1478, durante la misa solemne en la Catedral, Juliano de Médicis fue apuñalado 19 veces por una banda que incluía a un sacerdote, y se desangró hasta morir sobre el suelo de la catedral, mientras su hermano Lorenzo escapó con heridas serias, pero que no amenazaban su vida. Apareció poco después, encerrado en la sacristía por el humanista Poliziano. Un intento coordinado de capturar al confaloniero y la Señoría fue frustrado cuando el arzobispo y cabeza del clan Salviati quedó atrapado en una habitación cuyas puertas tenían un pestillo oculto. El golpe de estado había fracasado y los enfurecidos florentinos atraparon y mataron a los conspiradores.

Francisco de Pazzi fue arrojado por una ventana, y rematado por la muchedumbre, y arrastrado desnudo a través de las calles y tirado al río Arno. La familia Pazzi fue privada de sus posesiones en Florencia, y destruido todo vestigio de su nombre. Salviati, aunque era un arzobispo, fue ahorcado en los muros del Palacio de la Señoría. Bernardo Bandini Baroncelli intentó huir a Constantinopla, pero su intento de fuga fue frustrado, y fue ahorcado; el pintor Leonardo da Vinci hizo un dibujo de su cadáver colgado. Aunque Lorenzo pidió a la muchedumbre que no ejecutara justicia sumaria, muchos de los conspiradores, así como muchas personas acusadas de estar involucradas, fueron asesinados. Lorenzo consiguió salvar al sobrino de Sixto IV, el cardenal Raffaele Riario, que fue casi con seguridad un inocente ingenuo en manos de los conspiradores, así como a dos parientes de los conjurados.

Los principales conspiradores fueron perseguidos por toda Italia, pero es un mito que se perpetraran cientos de asesinatos, pagados por Lorenzo.

Como consecuencia de la llamada conspiración Pazzi, el papa Della Rovere puso a Florencia en interdicto, prohibiendo la misa y la comunión, por la ejecución del arzobispo Salviati. Sixto reclutó al tradicional brazo militar del Papado, el rey de Nápoles, Fernando I (también llamado Don Ferrante), para que atacase a Florencia. Sin ninguna ayuda de los aliados tradicionales de Florencia, Bolonia y Milán, sólo la hábil diplomacia personal del propio Lorenzo logró triunfar. Embarcó rumbo a Nápoles y se puso en las manos de Don Ferrante, quien le tuvo cautivo durante tres meses antes de liberarlo con regalos. El valor de Lorenzo y su maquiavélica realpolitik mostraron a Don Ferrante cómo el papa se volvería contra él si se volvía muy poderoso en el norte.

En la ficción[editar]

  • Dos miembros de la familia Pazzi están ubicados en el Infierno en La divina comedia de Dante, ambos en el círculo de los traidores, aunque no por la Conspiración de los Pazzi, ya que Dante vivió 200 años antes.
  • Rinaldo Pazzi es un detective de policía en la moderna Florencia, el cual es movido por el descubrimiento de una cuantiosa recompensa ya que era muy avaro. Esta recompensa consiste en brindar información sobre Hannibal Lecter, un siquiatra psicópata quien Rinaldo Pazzi tiene la ligera impresión es el nuevo e intrigante curador del museo de la "città", en la novela de 1999 Hannibal y su adaptación al cine, realizada dos años después. Rinaldo es asesinado por el Dr. Hannibal Lecter, quien luego de adormecerlo en una exposición del museo, le saca las vísceras con un bisturí, para luego colgarlo del balcón del Palacio de la Señoría, como a su famoso "antepasado".
  • Recientemente en el videojuego Assassin's Creed II se retratan los hecho de la conspiración, siendo el personaje jugable Ezio Auditore clave en el fracaso de la misma, cuando Francesco asesina a Juliano de Médici, Ezio salva a su hermano Lorenzo de los sicarios de Francesco y lo escolta con vida hasta su casa, más tarde, asesina a Francesco y lo ahorca frente a la enfervorizada muchedumbre.

La conspiración de los Pazzi ha servido de inspiración a diversas novelas, entre otras:

En la serie de televisión del 2013 Los Demonios de da Vinci, su trama gira en torno a este suceso.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Martines, Lauro (2003). Sangre de abril. Florencia y la conspiración contra los Médicis. Madrid: Turner Publicaciones. ISBN 84-7506-662-3.