Encierro (tauromaquia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Encierro en los Sanfermines, visto desde la barrera.
Encierro de Cuéllar (Segovia) a la altura de la calle de las Parras.
Encierro tradicional de Medina del Campo (Valladolid).
Encierro de Molinicos (Albacete) en plena calle Mayor.

El encierro es una costumbre taurina tradicional en las fiestas de numerosos pueblos y algunas ciudades de España y Latinoamérica.

Consiste en correr delante de una manada no muy numerosa de toros, novillos o vaquillas, entre los que puede haber también cabestros que dirijan a la manada. Por lo general, los mejores corredores intentan correr lo más cerca posible de los toros, pero sin llegar a tocarlos. Muchas veces el mayor peligro de estos festejos lo crean los corredores inexpertos, que originan tropezones o embotellamientos.

Normalmente los encierros se celebran por un recorrido urbano en el que hay un vallado (talanqueras) o un doble vallado todas las mañanas mientras dure la feria taurina, siendo los 6 toros que lo corren los mismos que se lidian por las tardes en las corridas. La edad permitida para correr los encierros varía según las ciudades: algunas como San Sebastián de los Reyes permiten correr los encierros a los 16 años, pero, normalmente no hay límites de edad.

Encierros más conocidos[editar]

Sin lugar a dudas, los encierros más famosos de España son los de los Sanfermines, celebrados en Pamplona durante las fiestas en honor a San Fermín (7 al 14 de julio), siendo junto con la entrada de toros y caballos de Segorbe (Castellón) los únicos declarados Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Los encierros de Cuéllar (Segovia) están considerados los más antiguos de España, pues está documentada su existencia desde el año 1215.[1] Están declarados Fiesta de Interés Turístico Nacional y comienzan siempre el último domingo de agosto, prolongándose durante cinco días. A diferencia de Pamplona y otras ciudades, Cuéllar conserva el sentido original del encierro, que consiste en trasladar al ganado desde la dehesa hasta el casco urbano, guiados por caballistas a través de un recorrido de 6,5 km, para encerrarlo y así poder dar comienzo a las celebraciones taurinas.

También son populares los encierros de San Sebastián de los Reyes (Madrid),[2] conocidos como la "Pamplona chica" y celebrados en torno al 28 de agosto. Su historia se remonta al siglo XVI y cuentan con un recorrido dividido en nueve tramos. Se trata de los encierros más famosos de Madrid[3] y considerados por algunos como los segundos más populares de toda España, tras los pamplonicas, debido a su retransmisión televisiva. Si bien es cierto que por los críticos taurinos y especializados corredores, los segundos mejores encierros de España, son los de la localidad navarra de Tafalla, celebrados del 15 al 20 de agosto.[4] La localidad madrileña comparte este honor con Ampuero (Cantabria), población que recibe el mismo apodo y cuyos afamados encierros, con un recorrido de ida y vuelta, tienen lugar todos los años a comienzos de septiembre.[5]

Los tradicionales encierros camperos de Medina del Campo (Valladolid),[6] que se celebran durante las fiestas de su patrón San Antolín del 1 al 8 de septiembre, dichos encierros están declarados de Interés Turístico Regional y en su archivo municipal se recogen desde 1490 reseñas de la modalidad de "correr" al toro, incluso en 1567 gracias al comentario que Santa Teresa incluyó en su libro de Fundaciones, que alude expresamente a los encierros de Medina del Campo.

Característicos son los tradicionales encierros nocturnos de Navalcarnero,[7] que se celebran entre el 9 y el 11 de septiembre, a la una de la madrugada, entre fuertes medidas de seguridad debido a la especial peligrosidad que revisten.

Otros encierros tradicionales datados en 1621 son los celebrados en la localidad murciana de Moratalla, donde desde esa fecha y hasta la actualidad el ganado es dirigido por vereda desde su lugar originario, situado en ocasiones a decenas de kilómetros, hasta el municipio, para proceder a posteriori a su suelta entre los días 11 y 17 de julio, cuando se celebran las fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo del Rayo. La vistosidad de los encierros se ve adornada por la gran tradición que los rodea, pues esta trashumancia data de casi cuatro siglos de antigüedad y apenas se ha visto alterada.

Son muy famosos también en el mundo taurino los encierros del Carnaval del Toro que se celebran cada año en Ciudad Rodrigo (provincia de Salamanca) coincidiendo con las fechas de los Carnavales. Se trata de uno de los encierros más antiguos de España, pues está documentada su existencia desde 1417 en un legajo donde se habla de tablados y talanqueras y de correr los toros.[8] Están declarados como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Otro de los encierros más antiguos de España son los de Almodóvar del Campo, (provincia de Ciudad Real). Están declarados Fiesta de Interés Turístico Regional. Existen documentos históricos fehacientes que prueban la celebración de encierros en esta localidad en el siglo XV.[9]

En la provincia de Cuenca existen varias localidades con una amplía tradición taurina y con encierros, como son Torrejoncillo del Rey, Buendía, Carrascosa del Campo, así como en Guadalajara, en municipios como Sacedón, Illana, Yebra , Albalate de Zorita, Brihuega, Malaguilla, etc.

La fiesta de las carreras con toros es también muy popular entre las localidades de la Sierra del Segura de Albacete, en especial los encierros de Molinicos, del 30 de agosto al 4 de septiembre, que vienen celebrándose desde 1891, y en San José, y en su aldea de La Vegallera del 13 al 15 de agosto.[10]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]