Illana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Illana
Municipio de España
Escudo de Illana
Escudo

Vista panorámica de Illana (Guadalajara) desde el cerro Chichagatos.jpg

Vista de Illana desde el cerro Chichagatos.
Illana
Illana
Ubicación de Illana en España.
Illana
Illana
Ubicación de Illana en la provincia de Guadalajara.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile-La Mancha.svg Castilla-La Mancha
• Provincia Bandera de la Provincia de Guadalajara.png Guadalajara
• Comarca La Alcarria Baja
• Partido judicial Guadalajara
Ubicación 40°11′07″N 2°54′25″O / 40.185277777778, -2.9069444444444Coordenadas: 40°11′07″N 2°54′25″O / 40.185277777778, -2.9069444444444
• Altitud 750 msnm
• Distancia 82 km a Guadalajara
Superficie 70,33 km²
Población 808 hab. (2013)
• Densidad 11,49 hab./km²
Gentilicio Illanito, -a
Código postal 19119
Alcalde (2011) Francisco Javier Pérez del Saz
[editar datos en Wikidata]

Illana es un municipio de la provincia de Guadalajara perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (España) y situado en la Baja Alcarria, con una población de 808 habitantes y una extensión de 70,33 km², se encuentra a 750 msnm.

Se ubica equidistante de las capitales de provincia de Guadalajara, Madrid y Cuenca a unos 90 km. Situada en un estrecho barranco y dominada por altos cerros es atravesada por 2 pequeños arroyos de caudal constante.

Heráldica[editar]

El escudo municipal está constituido por un olivo, que es árbol predominante en estas tierras, la mitra arzobispal del arzobispado de Toledo del cual dependía y la Cruz de Calatrava.

Urbanismo[editar]

La villa de Illana, cuyo nombre procede del latín “Juliana”, se divide en tres zonas, la villa, la solana y la umbría. La villa en el centro del pueblo, la solana en la vertiente dominada por el barrio de las cuevas y el cerro Chichagatos e iluminada por el sol de medio día y la umbría, en la vertiente que apoya al norte donde encontramos el Zacatín, el Puntio, la fuente de los tres caños y el palacio de Goyeneche. En medio de las dos vertientes se encuentra el barranco o arroyo de la Fuentevieja.

La historia de Illana y los curiosos avatares que en ella han sucedido a lo largo de los siglos por su condición de cabeza de importantes territorios de la Orden Militar de Calatrava la hacen acreedora de un interesante muestrario de edificios y obras de interés artístico en su conjunto urbano. Edificios de cal y canto, de tapial rellenando los huecos de los entramados de la madera y muchos singulares con esquinas y portaladas de sillería tallada son los que forman el conjunto urbano que hacen de Illana una luminosa población alcarreña.

Sus calles son estrechas y sin aceras, a excepción de la de “Las Parras” que recorre al pueblo de este a oeste.

Hasta la tercera parte de la población de Illana vivió en tiempos pasados en el barrio de las cuevas por la condición escalonada del terreno en que se ubica el pueblo. Actualmente se conservan una docena de estas casas cuevas, de las más de 50 que llegó a haber. En tiempo estas cuevas también sirvieron de bodegas, en pleno Siglo de Oro español Illana tuvo fama de uno de los mejores vinos de Castilla, así se sirvió en el Palacio del Infantado en el recibimiento del rey Felipe III tras su boda, hoy apenas quedan viñas.

Historia[editar]

Video timelapse de Illana.
Video sobre el Castillo de Vállaga.
Barrio de las Cuevas.

El origen de Illana es antiquísimo. Por aquí pasaba la vía romana y luego camino real, de Cuenca a Huete y a Madrid. El nombre del pueblo ya prueba su probable ascendiente romano (Illana = Juliana). Las orillas del río Tajo, al menos en sus tramos más amables y transitables, fueron asiento de abundantes villas y explotaciones agrarias en la época del Imperio. Los árabes fueron dueños de estas sierras de Altomira y márgenes del Tajo (y con seguridad habitantes también de Illana), durante varios siglos, pasando después el territorio, en el siglo XII, al reino cristiano de Castilla, quedando este término incluido en el alfoz o Común de Zorita, y como ella perteneció a la Orden de Calatrava.

La Orden militar surgida en estas tierras de la Mancha, se expandió notablemente hacia el norte, y en la zona sur de la Alcarria tuvo asentamiento muy poblado y rico: todo el territorio en derredor del puesto de Zorita, estuvo durante siglos en poder de los maestres calatravos. A Illana se la tenía por la Villa más antigua del Común de Zorita, pues en él tenía la prerrogativa de hablar primero que los demás pueblos. Al ser enajenados de las órdenes militares todas sus posesiones y pertenencias, Illana pasó a ser de señorío real, aunque continuó en tierra de Zorita, reconociendo la inmediata autoridad de sus comendadores.

En 1605, Felipe III vendió la villa al marqués de Almonacid, y en el siglo XVIII fué comprada por Don Juan de Goyeneche, marqués de Belzunce, quien en la meseta alcarreña fundó un pueblo, el Nuevo Baztán, donde construyó palacio, iglesia y colonia en torno a una floreciente industria de vidrio. Durante el señorío de Goyeneche, Illana conoció su máximo crecimiento, instalándose en ella industrias de tejidos y cordobanes; de curtidos y cordelería; explotándose los famosos vinos, que ya desde tiempos más antiguos, siglos XVI y anteriores, gozaban de excelente fama en la Corte.

Precisamente sería este acaudalado y emprendedor hombre de negocios navarro, Don Juan de Goyeneche, quien daría a Illana sus mejores momentos de prosperidad. Como un adelantado del Despotismo Ilustrado, desde los últimos años del siglo XVII Goyeneche puso en marcha, en diversos pueblos en torno a Madrid, industrias y explotaciones de diverso tipo que aprovecharan y transformaran los recursos naturales de la zona. Había nacido este personaje en Arizcun, en el Valle navarro del Baztán, y fue amigo personal del rey Carlos II "El Hechizado", en cuya Corte llegó a desempeñar altos cargos, como el de tesorero de los Ejércitos reales, y el de Contador de su segunda esposa, doña Mariana de Neoburgo. Al llegar los Borbones, continuó su asistencia a la Corte, donde por parte de Felipe V fue también muy querido, alcanzando entonces el puesto de tesorero de la esposa de éste, doña Isabel de Farnesio. Murió en 1735, a los 77 años de edad, en su pueblo de adopción y de fundación, el Nuevo Baztán madrileño.

En Nuevo Baztán puso Goyeneche fábrica de vidrios, llegando a producirlos muy buenos. Y en los alrededores, que procuró adquirir y señorear, fue mejorando el nivel de vida de las aldeas poniendo en ellas industrias productivas que transformaran los productos de la tierra y generaran riqueza de transformación. Eso fue lo que hizo Goyeneche en Illana, construyendo las fábricas de curtidos, los cuatro telares de lanas y lienzos, y el taller de hilados de sogas. Además de construirse en la calle principal un fastuoso palacio de estilo barroco, con engalanadas líneas y un gran blasón central, muy posiblemente diseñado por el propio Churriguera.

Monumentos[editar]

Pilón e iglesia de la Asunción.
  • De las ermitas existentes la principal es la de Nuestra Señora del Socorro, patrona del pueblo, a la que sus habitantes (illanitos) le cantan:

Santa Maria, Madre de Dios. Ampara noche y día al pobre pecador. Tú eres toda la esperanza del pueblo de Illana. Danos tu bendición

  • La iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción es del siglo XVI en su cabecera, siendo rehecha y terminada en el XVII y restaurada en 1999.[cita requerida] Iglesia de una sola nave con 3 tramos, en la cabecera un crucero con bóveda de crucería que alberga un impresionante retablo Barroco sin dorar, obra del taller de los Churriguera
  • Otros monumentos destacan: el palacio de Goyeneche (hoy en ruinas), el arco del Puntio junto al ayuntamiento, la Plaza Mayor con su típico pilón de dos caños, calles como Las Parras, Chichagatos, Fuentevieja, Pilarejos o Tenerías y barrios como el del Zacatín de los más típicos y antiguos de Illana.

Personajes ilustres[editar]

Arco del Puntio.

En la calle del Puntio, nº 8 nació en 1541 Fray Melchor de Prego Cano, Santo dominico al que se le atribuyen muchos milagros, abogado de tempestades y tormentas salía a la calle y mirando al cielo hacia pronóstico “este año será bueno de melones, o de patatas, o de judías…” y los agricultores illanitos sembraban de aquello que el Santo decía pues siempre acertaba y las cosechas eran estupendas. En la villa aún se recuerdan algunos de sus milagros, algunos relacionados con la resurrección de niños fallecidos.

Economía[editar]

Productora de cebada, trigo y girasol, tuvo fabrica de aceite y harina, y conserva ciertas cabezas de ganado ovino, bovino y porcino.

Costumbres[editar]

Peculiar expresión del pueblo son los cánticos como las tiritainas de San Isidro, las coplas alusivas a los problemas de la agricultura, las leyendas, poesías que corren de boca en boca sin conocer su autor. La más popular de las leyendas es la de “La mora encantada”, dicen que en un paraje de altos roquedales, a la orilla izquierda del valle que de Aldovera va a Vallaga, donde se ven oquedades que se comunican entre sí, vivía una princesa mora que de día permanecía escondida y por las noches salía.

Gastronomia[editar]

Entre sus platos típicos encontramos las gachas de matanza, con harina de almortas o las migas del pastor con pan duro muy picado acompañadas con sardina, bacalao, uvas, chocolate, tomate… sin olvidar dulces como las rosquillas de aceite, los torcios que se enrollan en cañas y llevan vino blanco.

Fiestas[editar]

Ermita del Socorro.

El costumbrismo illanito se manifiesta en su fiesta patronal en honor a la Virgen del Socorro, el día 8 de septiembre así como en otras festividades a lo largo de todo el año como San Antón, Carnavales, Semana Santa, San Isidro, Corpus Christi, San Antonio…

Leyendas[editar]

Como corresponde a todo pueblo tan noble y antiguo. No faltan las leyendas y cuentos populares en relación a la mítica figura de “La Pantasma” o a la “Mora Encantada”.

El término "La Pantasma" es propio del entorno (“región de la baja Alcarria”), hace referencia a un ser que se aparecía durante la noche a lo incautos que se atrevían a andar por la calle. Este ser de apariencia humanoide, iba ataviado o tapado con una sábana, de hay la derivación del término “Fantasma”. Según la tradición, esta era una excusa para asustar a los niños y así convencerles de que se acostarán pronto. Sin embargo hay referencias documentales a sus apariciones en la época del marqués Juan de Goyeneche. Al parecer podía ser una maniobra o subterfugio, amparándose en el mito popular, que algunos lugareños aprovechaban para arreglar sus cuentas.

El cuento popular de la "Mora Encantada", fue transmitido de padres a hijos en forma oral. Llegando hasta nuestros días en forma de cuento que las abuelas narran a sus nietos. No obstante, básteme señalar que durante más de cien años el territorio de Iluliana (“Antigua Illana”) fue “tierra de frontera” entre las dos Españas (“la musulmana y la cristiana”). Hasta la reconquista de la sierra de Altomira por parte de Alfonso VIII (“El de las Navas”) a principios del siglo XIII.

Por tanto no es de extrañar, que aunque bastante perdido, parte del acervo y patrimonio cultural del pueblo vea implícito las referencias medievales en su costumbrismo y folklore.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]