Dubrovnik

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dubrovnik
Ragusa
de Croacia
Bandera de DubrovnikRagusa
Bandera
Escudo de DubrovnikRagusa
Escudo

Apodo: La perla del Adriático
Dubra.JPG

Vista aérea de la ciudad de Dubrovnik
DubrovnikRagusa
Dubrovnik
Ragusa
Localización respecto a Croacia
País Bandera de Croacia Croacia
• Condado Dubrovnik-Neretva
Ubicación 42°39′00″N 18°04′00″E / 42.65, 18.066666666667Coordenadas: 42°39′00″N 18°04′00″E / 42.65, 18.066666666667
Superficie  
• Tierra firme 21,35 km²
Población 42,615 hab. (2011)
Idioma croata
Huso horario CET (UTC+1)
Código postal 20000
Alcalde Andro Vlahušić (CPP)
Placa matrículas DU
Sitio web www.dubrovnik.hr
[editar datos en Wikidata]
Ciudad antigua de Dubrovnik
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Casco viejo de Dubrovnik, Croacia, 2014-04-14, DD 09.JPG
Vista de la ciudad antigua.
Coordenadas 42°39′02.016″N 18°05′29.004″E / 42.65056000, 18.09139000
País Bandera de Croacia Croacia
Tipo Cultural
Criterios i, iii, iv
N.° identificación 95
Región Europa
Año de inscripción 1979 (III sesión)
Año de extensión 1994
En peligro 1991-1998

Dubrovnik o Ragusa es una ciudad costera localizada en la región de Dalmacia en la moderna Croacia. Tiene una población de 42,615 habitantes (censo 2011).[1] Es uno de los centros turísticos más importantes del mar Adriático. Se la conoce como "la perla del Adriático", "la Atenas dálmata", ya que sus antiguos habitantes la distinguían como única, donde proliferaron grandes exponentes de la humanidad de las artes y ciencias. Capital del condado de Dubrovnik-Neretva. Dubrovnik es una ciudad rodeada de murallas y fortificaciones, al pie de la montaña de San Sergio, que cae a pico sobre las aguas del Mediterráneo.

En 1979, la ciudad antigua de Ragusa (el recinto amurallado) fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; la declaración fue ampliada en 1994.[2]

Historia[editar]

En la primera mitad del siglo VII, ante las invasiones de eslavos y ávaros que asolaban la península Balcánica, los habitantes romanizados de la ciudad de Epidauro (actualmente conocida como Cavtat o Ragusavecchia) buscaron refugio en un cercano asentamiento que recibía el nombre de Rausium, situado en la isla de Laus (que en griego significa "roca"), frente a la costa del Adriático. Un anónimo geógrafo bizantino de Rávena, en el año 667, señala como fecha de este acontecimiento el año 614. Esta es la primera mención escrita que se hace de la ciudad de Ragusa de los Dálmatas romanizados, así de acuerdo con un famoso pasaje de Constantino Porfirogénito:

"En la lengua de los romanos, la ciudad no se llamaba Ragusa, se hacía mención a lo que estaba situado encima de las colinas, en el idioma romano se llama Lau, "La roca", de modo que los habitantes se llaman "Lausaioi", que significa "aquellos que viven sobre la roca, se corrompe dicho apelativo hasta llegar a "Rausaioi".[3]

Pero el apelativo vulgar y, con el tiempo, el nombre de la ciudad se escribió de varias maneras, todos derivados de esta raíz: Lausa, Labusa, Raugia, Rausia, Rachusa y finalmente Ragusa.

El nombre eslavo Dubrovnik apareció durante el Medioevo y deriva de la palabra eslava Dubrava, bosques de robles, con que era llamada una aldea fuera de la Ragusa de los Dálmatos: de hecho, estos árboles cubrían las montañas de San Sergio (en eslavo Brgat), que fue construido en las laderas del centro de la ciudad antigua.

Se cuenta que el mismo Roldán, el famoso caballero, acudió en ayuda de la ciudad asediada y la liberó del invasor. En el siglo IX, Ragusa era ya la ciudad más importante de la Dalmacia meridional y formaba una pequeña Comunidad Ragusina bajo el amparo de Bizancio, para luego estar bajo dominio de la República de Venecia hasta 1358, cuando con el tratado de Zara (Zadar) pasa a ganar su independencia y a llamarse República de Ragusa, pagando un tributo anual al rey de Hungría y luego a los Doges de Venecia. La ciudad y su contorno municipal ocupaban apenas una superficie aproximada de 1 km², pero sus navíos ya durante el inicio del Renacimiento italiano surcaban todos los mares del Levante, desde el Adriático hasta el Bósforo. Algunos académicos italianos han llegado a considerar la República de Ragusa como la Quinta República marinera de Italia, junto con Venecia, Génova, Pisa y Amalfi, por ser originariamente de habla neolatina. En efecto, el Idioma dalmático (muy parecido al veneciano) era la lengua autóctona de Ragusa antes del año 1000.

Al igual que Venecia, disponía de su propia flota de guerra para defenderse, pero no fue suficiente para impedir que los normandos se adueñaran de la ciudad en 1081.

En el siglo XII se erigieron murallas alrededor de la nueva ciudad para protegerse de las invasiones que venían tanto de Oriente como de Occidente. A finales de dicho siglo, Ragusa era una de las Repúblicas que escogía a su gobernante de manera democrática.

La pujante República de Venecia, cuyos barcos hacían escala en la costa dálmata, anhelaba anexionarse este puerto estratégico para sus fines comerciales. La armada veneciana se puso en movimiento en 1205 y conquistó la ciudad, conservándola hasta 1358. Ragusa era llamada oficialmente Ragusa, pero por los habitantes eslavos que residían fuera de la ciudad era llamada con el nombre de Dubrovnik (del término ilirio dubrava, bosque de robles). Después de la absorción de los suburbios eslavos, Ragusa consiguió un estatuto especial en donde los descendientes de los dálmatos romanizados constituyeron la aristocracia local y la lengua italiana fue considerada la lengua oficial. Tras aceptar el nombramiento de un obispo, los raguseos conservaron el control comercial y político de su ciudad. Al compartir los poderes, lograron mantener sus principales prerrogativas en los asuntos ciudadanos. Cuando Venecia se retiró de Ragusa, aparecieron los turcos por el este.

La Atenas dálmata[editar]

Vista desde la muralla.
Vista nocturna de la muralla.
Vista de Ragusa de Dalmacia.

En 1364, es decir, 24 años antes de la famosa batalla de Kosovo, Ragusa firmó con el sultán del Imperio otomano un tratado de alianza y protección, el primero establecido entre un país musulmán y un Estado cristiano. Gracias a este acuerdo, Dubrovnik fue respetada por la invasión otomana que pasó muy cerca sin reparar en ella. Conviene subrayar una cuestión interesante. El límite histórico de la expansión turca corresponde exactamente a la frontera actual entre Croacia y Bosnia-Herzegovina. Los turcos se detuvieron en la cima de la montaña que domina como una muralla natural la ciudad, pero no descendieron. Concedieron una especie de privilegio a esta pequeña ciudad cristiana católica, activa, apaciblemente ocupada en la industria y el comercio. A cambio de la protección, Dubrovnik debía pagar un tributo al sultán. Una delegación se dirigía cada año a Constantinopla para cumplir la formalidad. Aquélla debía permanecer un año en el lugar, sirviendo de esta manera de rehén hasta que llegase el siguiente tributo. Desde 1421, los armadores de la ciudad obtuvieron el privilegio de comerciar con Asia y África. Con el monopolio del comercio marítimo en las provincias greco eslavas, Ragusa rivalizó con Pisa y Venecia en riqueza y con Florencia en cultura. Adelantada del mar, coqueteó, se sometió, pactó con muchos poderes, sobre todo con la Venecia rival. Además, Ragusa llegó a tener consulado en Sevilla y envió en las carabelas de Colón a dos de sus marinos en el primer viaje del Almirante.[4]

La ciudad mereció el sobrenombre de "Atenas dálmata". De aquí surgieron el famoso médico Baglivi, el astrónomo Roger Joseph Boscovich y el sabio benedictino Banduri, que fue secretario del duque de Orleans (1724). Gracias a ello, la ciudad consiguió mantener su independencia durante cerca de mil años. Incluso ocupada, la República de Ragusa conservó una notable autonomía gracias a la habilidad de su diplomacia.

Una ciudad libre en el Adriático[editar]

Toda la economía de Ragusa se basaba en la navegación y el comercio marítimo, es decir, en los barcos. Navegar era tan importante que cada hombre debía plantar a lo largo de su vida cien cipreses. Después de cincuenta años, esa madera serviría para la construcción de barcos. Para ello, sumergían la madera en agua de mar y luego la ponían a secar. La sal tapaba los agujeros y la endurecía. Esta costumbre explica la abundancia de cipreses en las colinas que rodean la ciudad. En la época de su máximo esplendor (siglo XVI), la flota de Ragusa se componía de doscientos barcos. La expansión prosiguió hasta el 1 de abril de 1667, cuando un gran terremoto destruyó casi por completo la ciudad causando la muerte de unas 5.000 personas (o sea, el 40% de la población). En ese terremoto pereció la mayoría de la aristocracia de Ragusa, que estaba formada por descendientes de los dálmatas romanizados: la ciudad fue repoblada principalmente por eslavos del interior y desde entonces perdió sus características neolatinas. En el siglo XIX, los barcos mercantes dejaron el lugar a los buques de emigrantes que partían hacia América.

Abolición de la República de Ragusa por Napoleón[editar]

Ragusa antes del terremoto de 1667, heliografía de Kowalczyk, 1909.

Después de obtener victorias decisivas sobre Austria, Napoleón se apoderó de territorios situados al sur de los Alpes, en el litoral adriático, entre Trieste y Montenegro y se precipitó sobre ellos.

El 31 de enero de 1808, un decreto napoleónico puso fin a la República de Ragusa, que fue incorporada al Reino napoleónico de Italia.[5]

Pero ya en 1809 Ragusa fue unida a las Provincias ilirias con la capital Liubliana. El mariscal Auguste Marmont, Duque de Ragusa, se convirtió en el gobernador de las Provincias ilirias (1809-1813) dominadas por Francia. Los franceses no permanecieron mucho tiempo, pero dejaron su impronta en la memoria colectiva.

Humillados por un ejército de conquistadores extranjeros, los nobles de origen "dálmato-italiano" se vieron forzados a abandonar el poder y sus privilegios. Sin perjuicio de ello siguieron manteniendo su velado control y respeto de los habitantes de la ciudad durante toda la ocupación austríaca. Pero los nobles no apreciaron las reformas de los franceses.

En efecto, los franceses realizaron diferentes obras: construyeron una fortificación en la cima de la montaña que aún subsiste y una larguísima carretera, todavía en uso que iba desde la frontera italiana cerca de Trieste hasta la región de Ragusa. Además reorganizaron ventajosamente el sistema escolar usando la lengua italiana y concedieron a los judíos de la ciudad un estatuto de igualdad con los demás ciudadanos. En 1815, en el Congreso de Viena fue abolido el Imperio napoleónico.

Soberanía austrohúngara[editar]

Stradun (que significa en lengua veneciana "gran calle"), vía principal en la ciudad antigua.

Cuando el Imperio de los Habsburgo adquirió estas provincias después de 1815 en el Congreso de Viena, las nuevas autoridades imperiales instalaron una nueva administración burocrática, que mantenía fundamentalmente el sistema oficial de lengua italiana. Introdujo una serie de modificaciones destinadas a centralizar el poder, aunque lentamente: la burocracia, los impuestos, ¨la religión, la educación y las estructuras comerciales. Desafortunadamente para los residentes locales, las estrategias de centralización, que se destinaban a estimular la economía, en gran parte no surtieron los efectos esperados. Y una vez que el personal político y económico superaron el trauma de las guerras napoleónicas, surgieron varios nuevos movimientos en la región.

Se produjo una combinación de las dos fuerzas irregulares en la vida política general de Dubrovnik y en Dalmacia, imbuidas en el sistema administrativo, y con los nuevos movimientos nacionales reclamando una identidad étnica, cada uno como bloque, para la fundación de una nueva comunidad. No obstante, Dalmacia era una provincia gobernada por germanohablantes que representaban la monarquía centralizada de los Habsburgo en la región de la Dalmacia, la cual era históricamente bilingüe, es decir, (iliria) croata e italiana,

En 1815, el ex gobierno ragusano, es decir, la asamblea de nobles descendientes de los antiguos dálmatas romanizados, se reunió por última vez en la Villa/ljetnikovac en Mokošica. Esa vez se llevaron a cabo grandes esfuerzos para restablecer la República sin embargo todo fue en vano. Después de caer la República la mayoría de la aristocracia había emigrado al extranjero. Otros fueron reconocidos por el Imperio Austríaco, otorgando títulos austríacos sin pagar incluso los impuestos por la concesión de éstos, para mantener tranquila a la antigua nobleza local. El listado de la última sesión es la siguiente:

Orsato Savino, conte di Ragnina; Niccolo Matteo di Gradi; Niccolo Niccolo di Pozza, Clemente, conte di Menze, Marino Domenico, conte di Zlatarich, Wladislao, conte di Sorgo; M. Conte di Cerva, Niccolo conte di Saracca; Pietro Ignazio di Sorgo-Cerva; Paolo Wladislao, conte di Gozze; Nicollo Gio, conte di Sorgo, Matteo Nicollo di Ghetaldi; Savino conte di Giorgi; Pietro Giovanni conte di Sorgo; Marino Nicollo conte di Sorgo, Sebastiano di Gradi; Matteo Niccolo di Pozza; Segismondo di Ghetaldi; Niccolo Luigi conte di Pozza; Wladislao Paolo conte di Gozze, Marino di Bona; Marco Niccolo conte di Pozza; Giovanni conti di Gozze, Francesco conte di Zamagna; Matteo Niccolo conte di Sorgo; Carlo conte di Natali, Orsato conte di Cerva, Matteo Conte di Cerva,, Niccolo conte di Giorgi; Segismondo conte di Sorgo; Biagio M. Di Caboga; Conte Giovani di Menze; Niccolo Matteo di Sorgo; B.D di Ghetaldi; Gio Biagio, conte di Caboga; Marino Matteo di Pozza, conte di Sagorio, Luca Antonio conte di Sorgo; conte di Giorgi Bona; Giovanni conte di Sorgo; Giovanni conte di Natali, Antonio Luca conte di Sorgo, Rafaelle Giovanni conte di Gozze; Natale Paolo conte di Saraca; Natale Conte di Ghetaldi.

Inauguración del Monumento a Ivan Gundulic en 1893 por el podestá barón Francesco Ghetaldi-Gondola.

En 1832, el barón Sigismondo Ghetaldi-Gondola (1795-1860) fue elegido Podestá de Ragusa, que desempeñó el cargo por 13 años, el gobierno austríaco le otorgó el título de "Barón" en 1845. En agosto del 1830, bajo decreto ministerial de Segismondo Ghetaldi-Gondola, le fue permitido al Municipio Serbio Ortodoxo, el arreglo del cementerio ortodoxo en Boninovo y la construcción del templo ortodoxo en el sitio que quedó de una casa incendiada que fue terminado y consagrado el año 1837. Sin embargo, los fieles ortodoxos de Ragusa para sus ceremonias religiosas y el servicio de la santa misa, necesitaban un templo más amplio y más elegante; y recolectando todas las licencias necesarias, en el año 1865 se inició la construcción de la Iglesia Ortodoxa de la Santa Revelación, dentro de las murallas de la ciudad, en el terreno de la familia noble, Gundulić-Gondola. Doce años después, el año 1877, la iglesia fue terminada y consagrada, y desde entonces los fieles ortodoxos de Ragusa en ella sostienen sus ceremonias.

Conde Raffaele Pozza, Dr. jur., (1828-90) fue elegido por primera vez Podestà de Ragusa, en el año 1869. Después fue reelegido en 1872, 1875, 1882, 1884) y dos veces elegido en el Consejo/Sabor de la Dalmacia de 1870, 1876. La victoria de los nacionalistas en Spalato en 1882 tuvo un fuerte eco en las esferas de la Curzola y Ragusa. Fue recibido por el alcalde (Podestá) de Ragusa, Raffaele Pozza, el Club Nacional de Lectura de Ragusa, la Asociación de Trabajadores de Ragusa y la revista "Slovinac", por las comunidades de Kuna y Orebić, este último consiguieron un gobierno local nacionalista croata, incluso antes de Spalato.

barón Francesco Ghetaldi-Gondola.

En 1889, el movimiento de los serbios-católicos apoyan al Barón Francesco Ghetaldi-Gondola, candidato del Partido Autonomista de la Dalmacia, frente al candidato del Partido Popular de Vlaho Giulli (Biagio Ghetaldi), en 1890, en las elecciones a la Sabor/Dieta dálmata. Al año siguiente, durante la elección del gobierno local, el Partido Autonomista con el apoyo del Partido Serbio ganó la reelección municipal con Francesco Gondola, que murió en el poder en 1899, la Alianza ganó la elección de nuevo el 27 de mayo de 1894. Francesco Gondola Ghetaldi-fundó la Sociedad de Filatelia el 4 de diciembre de 1890, como además la Escuela de Agricultura en Lapad, siendo un gran productor, exportador de aceite de oliva y otros productos agrícolas.

Siglo XX[editar]

En el censo de 1910 Ragusa estaba poblada por casi 10.800 habitantes en su mayoría eslavos, pero había 600 ragusinos de etnia italiana que se sumaban a casi 2000 italianos emigrados del sur de Italia.

Bajo la soberanía de Yugoslavia[editar]

Entre las dos guerras mundiales (primera 1918, segunda 194145), Ragusa oficialmente se convirtió en Dubrovnik desde 1918 y siguió siendo una ciudad eminentemente de élite y aristocrática, papel que tuvo en la nueva Yugoslavia monárquica. Durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupada por las tropas italianas entre 1941 y 1943, aunque oficialmente era parte de la Croacia de Ante Pavelic. En septiembre de 1943 los alemanes la ocuparon, junto con las tropas ustascia, desatándose una cruel guerrilla en toda la región alrededor de la ciudad.

Durante la época de Tito, Dubrovnik fue sujeta de sendas inmigraciones de gente proveniente de Herzegovina, para trabajar en la construcción de los nuevos hoteles y quitar el estigma aristocrático que tenía por siglos, muchas propiedades fueron confiscadas a los antiguos habitantes, situación que no se regularizaría en muchos casos hasta el día de hoy, convirtiéndose en el centro de veraneo más solicitado del país, el "escaparate" de Dalmacia. Cuando el sistema se hundió en 1991, Yugoslavia se desmembró y la guerra explotó inmediatamente después.

Bajo la soberanía de Croacia[editar]

En 1991 los electores de la región de Dubrovnik votaron, casi de forma unánime, por la República de Croacia independiente de Yugoslavia. Para detener ese proceso de independencia el ejército, compuesto en su mayoría por serbios y montenegrinos, declaró la guerra a los croatas. Lanzó un ataque de extrema virulencia (terrestre, marítimo y aéreo al mismo tiempo) sobre Dubrovnik, el 6 de diciembre de 1991. La ciudad, desarmada, fue asediada durante seis meses. La mayoría de los combatientes de la ciudad eran soldados herzegovinos, que no tuvieron respeto con los grandes monumentos, colocando morteros al lado de éstos. La gente de Dubrovnik huyó o no luchó. Entre la gente culta y urbana había mucha rabia contra Belgrado, porque Dubrovnik siempre estuvo más ligado a ella que a Zagreb.

Así como lo plantea la periodista Mirjana Tomic en cotubre de 1991, estando en Dubrovnik, que la mayoría de los turistas que visitaban la ciudad y los estudiantes eran provenientes de Belgrado y no de Zagreb, así es que la gente de Dubrovnik se preguntaba, ¿donde están los belgradenses?, ¿por qué no protestan?.- y claro que hubo manifestaciones en Belgrado, pero la gente de Dubrovnik no se enteró (no había líneas telefónicas y los medios de comunicación estaban controlados, incluso el día de los bombardeos, se pasaba por televisión un documental con la historia de la ciudad).[6]

No están claras hasta hoy las verdaderas motivaciones del asedio a la ciudad, porque si las fuerzas yugoslavas, muy superiores en número y fuerzas, hubiesen querido destruirla, con la fuerza con la que contaban, habría quedado reducida a cenizas. Por otra parte, entre mucha gente culta se revivió la idea de la antigua restauración de la vieja República de Ragusa, independiente de Croacia y de Serbia, con lo que muchos residentes de la antigua ciudad estaban de acuerdo, como el ex fiscal y prosecutor de la ciudad Aleksandar Apolonio que junto a otras personalidades locales, declararon en 1991 la restauración de la misma, lo que trajo como consecuencia que fuera sentenciado a 12 años de cárcel. Ante esto, se evadió de lo resuelto por las autoridades croatas de la ciudad y estableció un gobierno provisional que se trasladó a la localidad de Cavtat/Ragusavecchia 18 km al sur. La idea era instaurar una ciudad libre al estilo de Mónaco o Hong-Kong. Apolonio se vio envuelto en una encrucijada, por el débil apoyo del ejército yugoslavo a su propuesta, de reinstaurar la gloriosa república, y ésta se diluyó con el tiempo.

En abril de 2012 se constituye la Asociación por la región de Dubrovnik (Udruga Dubrovnik Regija) con cientos de integrantes, presidida por Igor Zuvela, la que aboga por la creación de la Región de Dubrovnik, previa a la entrada de Croacia a la UE, esto debido a la herencia republicana de Dubrovnik diversa a Dalmacia, cultura, lengua y aislamiento con el resto del país.

Lengua[editar]

Mariscal de Campo Frano de Gondola/Gundulić (1683) hijo del famoso poeta Iván Gundulic.

La lengua oficial de la antigua República era el latín, pero la lengua vulgar de los raguséos en la Edad Media era el dalmático, lengua extinta, derivada del latín hablado por los illirios. Además se hablaba en los barrios marginales de Ragusa desde el siglo X el dialecto croato dicho entonces, erróneamente, illirio (fuertemente impregnado por el dialecto Štokavo (Estocavo) con matices del hablado en la costa dálmata Čakavo (Chacavo). Pero sin perjuicio, la aristocracia hablaba también el italiano (modernamente llamado) y el veneciano (dialecto italiano).

Era usual el uso del italiano hasta la entrada de Dalmacia al Reino de Yugoslavia en 1918, puesto que estos eran bilingües. Luego comenzó la eslavización de las escuelas (además hay que recordar que durante las guerras de independencia italianas durante el siglo XIX, la política austriaca estuvo dirigida a eliminar y contrarrestar el componente italiano y serbio).

Más tarde con Josip Broz Tito hubo el éxodo masivo de la población latina de Dalmacia por la denominada Masacre de las foibe. Actualmente -sin perjuicio de aquello- existen en Dalmacia muchos descendientes latinos eslavizados, pero con recuerdo patente de sus raíces. Se entiende que el éxodo latino de la costa de la Dalmacia es la primera gran limpieza étnica de la historia.

Ahora Dubrovnik está casi completamente croatizada, además existe un porcentaje elevado de musulmanes y de personas llegadas de Herzegovina durante el siglo XX, para la construcción de los grandes hoteles.

Esta es una tabla de comparación de algunas palabras que se utilizan en el dialecto de la antigua Ragusa, que tienen por cierto su origen latino como se pasa a ver:

Español Ragusano Croata Italiano Veneto
padre pape tata padre pare
contramaestre noštromo vođa palube nostromo nostromo
zapato crevlja cipela scarpa scarpa
vaso žmuo čaša bicchiere goto
adiós adio zbogom addio adio
saludos sluga vam se klanjam se saluti saluti
ventana funjestra prozor finestra finestra
sucio šporkati uprljati sporcarsi sporcarse
inmediatamente súbito odmah súbito súbito
marco kvada okvir cornice soaza
fresas fragola jagoda fragola fragola
reloj orlođo sat orologio relogio
tendedero tiramola sušilo stendibiancheria stendin
ropa bjankarija bijela roba biancheria biancheria
reunión apuntamenat sastanak appuntamento apuntamento
ir hodit ići andare andar
tenedor pantaruo vilica forchetta piron
cigarros španjulet cigara sigaretta spagnoleto
bufanda faculet rubac sciarpa siarpa
helado đelato sladoled gelato gelato
colonia kolona kolonija colonia colona
  • Serbios o Eslavos del Danubio
  • Lengua serbia (serbska)
  • a. Dialecto serbio propiamente dicho (lengua escrita y cultivada).

' Antiguo eslavo, lengua de la iglesia rusa, casi idéntica al serbio [1].

  • b. Dialecto bosníaco.
  • c. raguseo o dálmata (italianizado).
  • d. montenegrino.
  • e. uscoco, mixto de turco.
  • f. eslavo, purísimo.
  • g. búlgaro-eslavo, etc
  • Croatas o Girábalas o Eslavos niñeas
  • Lengua croata
  • a. Dialecto croata o chrobata, es decir de las montañas.
  • b. esloveno, que se habla en el Occidente de la Baja Hungría (dialecto escrito).
  • c. —••— tullido, que se habla por los Windoi meridionales, pueblo mixto, a) Windo de Carniola, con los idiomas de los Karstes, Tziiskes Poykes, etc. f) Windoúc Estiria y de Carintia.
  • d. Dialectos de los Podlusakos en Moravia, y tal vez de los Carviatas.
  • B. flama central y occidental. (Dombrowski).

Se ha querido mostrar esta tabla lingüística, de los variados dialectos eslavos, hablados desde épocas posteriores a Atila, para determinar la diferencia de filiación lingüística en lo que hoy denominados Croacia con la zona Dalmatina de Ragusa y la costa adriática. Los croatas montañeses podían en antaño, antes de la estandarización del idioma, entenderse con relativa facilidad con un morlaco o un bohemio de la órbita húngara mucho mejor que con un dalmatino raguseo; en cambio los dalmatinos podían entenderse con facilidad incluso con los moscovistas de Rusia. Ahí tenemos la historia del Mariscal de Campo Francesco Gondola (1633-1700) (Gundulic), que en su viaje a Moscú y su encuentro con el zar Alexis I de Rusia en 1655, siendo capitán de dragones del Emperador Leopoldo I (del Sacro Imperio Romano), según cuentan sus memorias, se entendió directamente en su dialecto eslavo, lo que trajo al zar una gran alegría por dicho intercambio diplomático, sin necesidad de utilizar traductores, llamándolo "od slovinskoga iesika", descendiente eslavo.

Topografía[editar]

Playa en las inmediaciones de Dubrovnik.

Si bien la ciudad antigua, rodeada de murallas, es bastante reducida, Dubrovnik, en su conjunto, se extiende hasta bastante lejos, ocupando las laderas de las montañas, hasta la misma orilla del mar.

Se desborda por las penínsulas que la rodean, hacia el norte hasta Lapad y los suburbios de Gruz, el barrio del puerto nuevo (3 km al norte del casco antiguo). Al sur, la montaña cae tan bruscamente sobre el Adriático que es imposible que la ciudad se extienda en esa dirección. Los grandes hoteles están en la península de Lapad, Babin Kuk y alrededor del puerto de Gruz.

Incendio forestal de agosto de 2007[editar]

A principios del mes de agosto de 2007 se declaró en Bosnia-Herzegovina un incendio que rápidamente se desplazó hacia el territorio croata y que abarcó desde las inmediaciones de Cavtat, 30 km al sur, hasta rodear la ciudad de Dubrovnik, ya que avanzó hacia el norte por todo el valle de Župa. Las altas temperaturas (que superaban los 40 °C), un fuerte viento en sentido sur y la sequía facilitaron la propagación del incendio, hasta el punto de que poco antes de su extinción el 6 de agosto se había temido por la integridad de la ciudad amurallada y la de sus habitantes. Fue la valentía de los mismos, otra vez comprobada, junto con los bomberos, quienes lograron, luego de 24 horas, apagar el incendio.

El estado de alarma, el humo y el sonido de las alarmas por la noche hicieron recordar a muchos habitantes de Dubrovnik el asedio y el bombardeo montenegrino sobre la ciudad de 1991.

Ciudades hermanadas[editar]

Las siguientes ciudades están acogidas al programa de hermanamiento de ciudades con Dubrovnik:[7]

Panoramas de la ciudad vieja[editar]

 Panorama de la ciudad antigua de Dubrovnik.
Panorama de la ciudad antigua de Dubrovnik.
 Panorama de la vieja bahía de Dubrovnik.
Panorama de la vieja bahía de Dubrovnik.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas census2011
  2. «Old City of Dubrovnik» (en inglés). UNESCO Culture Sector. Consultado el 28 de enero de 2013.
  3. Il passo è citato in Robin Harris, Storia e vita di Ragusa. Dubrovnik, la piccola Repubblica adriatica, Santi Quaranta, Treviso 2008, p. 21.
  4. El Mundo Ragusa: renace el Fénix.
  5. Mapa del Reino de Italia entre 1805 y 1809, incluyendo Ragusa
  6. http://books.google.cl/books?id=blWUV4KOhPEC&pg=PA259&dq=slobodan+milosevic+dubrovnik&hl=es&sa=X&ei=CB4fU7vyBu6GyQHzzYHQCQ&ved=0CCAQ6AEwAA#v=onepage&q=dubrovnik&f=falseSlobo: una biografía no autorizada de Milosevic Escrito por Francisco Veiga
  7. a b c d e f g h i j k «Gradovi prijatelji Grada Dubrovnika» (en croata). Grad Dubrovnik. Consultado el 26 de agosto de 2009.
  8. «Twin Towns - Graz Online - English Version». www.graz.at. Consultado el 5 de enero de 2010.

Enlaces externos[editar]