Diazepam

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diazepam
Diazepam structure 2.svg
Diazepam-from-xtal-3D-balls.png
Nombre (IUPAC) sistemático
7-cloro-1,3-dihidro-1-metil-5-fenil-2H-1,4-benzodiazepin-2-ona
Identificadores
Número CAS 439-14-5
Código ATC N05BA01 N05BA17
PubChem 3016
DrugBank DB00829
ChemSpider 2908
UNII Q3JTX2Q7TU
KEGG D00293
ChEBI 49575
Datos químicos
Fórmula C16H13N2ClO 
Peso mol. 284,7 g/mol
Datos físicos
P. de fusión 125 °C (257 °F)
Farmacocinética
Biodisponibilidad (93-100%)
Unión proteica 98,5%
Metabolismo Hepático, vía CYP2C19
Vida media 20–100 horas (36-200 horas para su principal metabolito activo, desmetildiazepam)
Excreción Renal
Datos clínicos
Nombre comercial Valium
Cat. embarazo C (AU) D (EUA)
Estado legal S4 (AU) ? (CA) CD (UK) ? (EUA)
Vías de adm. Oral, IM, IV, rectal
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico
[editar datos en Wikidata ]

El diazepam es un fármaco derivado de la 1,4-benzodiazepina, con propiedades ansiolíticas, miorrelajantes, anticonvulsivantes y sedantes.

El diazepam se utiliza para tratar estados de ansiedad y está considerada como la benzodiazepina más efectiva para el tratamiento de espasmos musculares. Es una de las benzodiazepinas más frecuentemente administradas tanto a pacientes ambulatorios como ingresados.

Acción terapéutica[editar]

El diazepam, como todos los fármacos de su clase, actúa deprimiendo la conducción nerviosa en ciertas neuronas del sistema nervioso central, donde produce desde una leve sedación hasta hipnosis o coma, en función de la dosis administrada. Está indicado para el alivio sintomático de la ansiedad y otros malestares asociados con el trastorno de ansiedad, incluso los asociados con trastornos psiquiátricos y psisomáticos. Es útil en el tratamiento de espasmos musculares reflejos debidos a traumas locales (heridas, inflamación). También puede utilizarse para combatir la espasticidad proveniente de daño a las interneuronas espinales y supraespinales, como en la parálisis cerebral y paraplejía, así como en atetosis y el síndrome de hombro rígido.

Las benzodiazepinas solo están indicadas cuando el trastorno es severo, inhabilitante o si somete al individuo a un estrés extremo.

Se considera que su mecanismo de acción consiste en potenciar o facilitar la acción inhibitoria del neurotransmisor ácido gamma aminobutírico (GABA), mediador químico de la inhibición tanto en el nivel del botón presináptico como postsináptico, en todas las regiones del sistema nervioso central.[1] [2]

Farmacocinética[editar]

Administrado por vía oral, se absorbe bien en el tracto gastrointestinal. Por vía intramuscular, en general la absorción es errática, no recomendada. El estado de equilibrio de la concentración provoca un estado de problemas digestivos que puede producir diarrea plasma sanguíneo se produce pasados entre 5 días y 2 semanas. La eliminación de la sustancia es lenta, ya que los metabolitos activos pueden permanecer en la sangre varios días o incluso semanas, y pueden llegar a producir efectos residuales. El inicio de acción es evidente pasados de 15 a 45 minutos tras su administración oral; por vía intramuscular, tarda unos 20 minutos, y por vía intravenosa, entre 1 y 3 minutos. Se elimina por vía renal.

Indicaciones[editar]

El diazepam está indicado en el tratamiento de la ansiedad, trastornos psicosomáticos, tortícolis, espasmos musculares. Por vía intravenosa se usa en sedación previa a intervenciones (endoscopias, biopsias, fracturas); estados de agitación motora, delírium tremens, convulsiones. El diazepam se indica también para el tratamiento del vértigo, insomnio, disnea, y el síndrome paraneoplásico del hombro rígido, pero no tiene mejores efectos que el sulfato de magnesio en mujeres embarazadas con eclampsia.[3]

En veterinaria, el diazepam puede ser utilizado como estimulante del apetito, útil en casos de lipidosis hepática.

Precauciones y advertencias[editar]

La tolerancia a los efectos farmacológicos del diazepam es pronunciada cuando se usan dosis elevadas durante períodos prolongados. Después de la suspensión brusca pueden aparecer depresión, insomnio por efecto rebote, nerviosismo y salivación excesiva. Se ha descrito un síndrome de abstinencia (estados confusionales, manifestaciones psicóticas y convulsiones) después de la suspensión de dosis elevadas y administradas por largo tiempo. Durante el embarazo, la investigación científica disponible desaconseja su uso en el primer y tercer trimestre. El diazepam debe ser evitado durante la lactancia, ya que se excreta en la leche materna. Es recomendable que el diazepam —así como cualquier otra benzodiazepina— sea consumido solo por periodos cortos de 2 a 4 semanas debido al riesgo de generar tolerancia y dependencia física por el consumo a largo plazo. Algunos posibles síntomas de abstinencia son: ansiedad, distorsión de los sentidos, disforia y en raros casos psicosis y convulsiones.[4] [5]

Efectos secundarios[editar]

Los efectos colaterales más frecuentes son sedación, somnolencia, diarrea, vómito, ataxia, vértigo, hipotensión, trastornos gastrointestinales, cambios en la libido. Se han conocido casos de reacciones paradójicas, con excitación y agresividad (sobre todo en niños y ancianos). La administración parenteral puede producir hipotensión o debilidad muscular, alucinaciones y visiones.

Interacciones medicamentosas[editar]

Los efectos depresores del diazepam se intensifican cuando se asocia con alcohol, neurolépticos, algunos antidepresivos de perfil sedante (clomipramina, nortriptilina, amitriptilina, paroxetina), hipnóticos, hipnoanalgésicos, anticonvulsivantes y anestésicos. No debe consumirse alcohol durante el tratamiento con diazepam.

El uso simultáneo de antiácidos puede retrasar pero no disminuir su absorción. La cimetidina puede inhibir el metabolismo hepático del diazepam y provocar un retraso en su eliminación. El diazepam puede disminuir los efectos terapéuticos de la levodopa, y la rifampicina puede potenciar la eliminación de diazepam.

Contraindicaciones[editar]

No debe usarse en caso de:

  • Historia conocida de hipersensibilidad a las benzodiazepinas.
  • Dependencia de otras sustancias, incluyendo el alcohol. Una excepción es el manejo de reacciones agudas de abstinencia.

Las benzodiazepinas no están recomendadas para el tratamiento primario de enfermedades psicóticas. Las benzodiazepinas no deberán utilizarse solas para tratar la depresión o ansiedad asociada con depresión, ya que podría sobrevenir un suicidio en dichos pacientes.

La administración de este medicamento está contraindicado en personas que presenten miastenia gravis, glaucoma, insuficiencia respiratoria, depresión respiratoria, insuficiencia hepática y renal. Deberá evaluarse la relación riesgo-beneficio en quienes tengan antecedentes de crisis convulsivas, hipoalbuminemia, psicosis- analíticas y paranoia.

El diazepam, al igual que los agentes benzodiazepínicos en general, está parcialmente contraindicado en casos de TDAH, ya que tienden a producir un efecto paradójico en este grupo de pacientes, exacerbando los síntomas de hiperactividad e impulsividad, además del potencial efecto negativo sobre la atención, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas en general. No obstante, tales decisiones farmacoterapéuticas deben evaluarse en cada caso en particular.

Curiosidades[editar]

  • Varias plantas del género Solanum, como la patata, contienen pequeñas cantidades de diazepam y temazepam, generadas naturalmente.
  • El químico Leo Henryk Sternbach sintetizó el diazepam en los años 50. El nombre de este científico fue incorporado al National Inventors Hall of Fame en el 2005.
  • En los videojuegos de la franquicia Metal Gear Solid el protagonista puede tomar diazepam para calmar el pulso y así apuntar con más precisión a la hora de usar el rifle de francotirador.
  • El ex-baterista de la banda Avenged Sevenfold, The Rev sufrió una grave intoxicación por varios medicamentos. Combinó los efectos de oxicodona, oximorfona, diazepam y etanol, lo cual le provocó la muerte.

Referencias[editar]

  1. Usos del diazepam
  2. Diccionario de especialidades farmacéuticas. PLM. México. Página web de la Facultad de Medicina de la UNAM (Consultado 25 de agosto 2012)
  3. Harrison Principios de Medicina Interna 16a edición (2006). «Tratamiento, vértigo, hipertensión, etc.» (en español). Harrison online en español. McGraw-Hill. Consultado el 9 de junio de 2008.
  4. Marriott S, Tyrer P. (August 1993). «Benzodiazepine dependence. Avoidance and withdrawal». Drug safety: an international journal of medical toxicology and drug experience. 9 (2):  pp. 93–103. doi:10.2165/00002018-199309020-00003. PMID 8104417. 
  5. McIntosh A, Cohen A, Turnbull N et al. (2004). «Clinical guidelines and evidence review for panic disorder and generalised anxiety disorder». National Collaborating Centre for Primary Care. Consultado el 16-06-2009.

Bibliografía[editar]

  • B. Bandelow, S. Bleich y S. Kropp, Handbuch Psychopharmaka, 2a. edición, 2004.
  • Benkert, Hippius, Kompendium der Psychiatrischen Pharmakotherapie, 2003.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]