Síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas
Benzodiazepine.svg
Benzodiazepina
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F13.3
CIAP-2 P19
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas es el conjunto de síntomas que aparecen cuando una persona que tomó benzodiazepinas por un periodo prolongado —y desarrolló una dependencia— suspende su consumo o durante una reducción de la dosis. El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas es similar a los síndromes producidos por la abstinencia de consumo de alcohol o la abstinencia de consumo de barbitúricos[1] y puede provocar síntomas graves que ponen en peligro la vida tales como convulsiones.[2] Estos síntomas graves, tanto como los potencialmente letales, están en su mayoría limitados a la reducción abrupta o apresurada de dosis elevadas.[3] Se puede desarrollar un síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas prolongado en una proporción de individuos con síntomas tales como: ansiedad, irritabilidad, insomnio y alteraciones sensoriales. En un número reducido de personas puede ser grave y semejar serios casos psiquiátricos o médicos por ejemplo: esquizofrenia y convulsiones.[4] Un grave efecto secundario de la abstinencia de benzodiazepinas es el suicidio.[5] El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas puede ser minimizado en intensidad y gravedad mediante una reducción gradual de la dosis.[6] La suspensión de benzodiazepinas es usualmente benéfica debido a los efectos adversos asociados al uso prolongado de benzodiazepinas.[7] Sin embargo, es recomendable que los consumidores de uso prolongado no sean forzados a suspender su uso de manera violenta o abrupta.

La exposición crónica a las benzodiazepinas causa adaptaciones físicas en el cerebro que contrarrestan los efectos de la droga. Esto es conocido como tolerancia y dependencia física. Cuando son suspendidas las benzodiazepinas o se reduce su dosis, en un individuo físicamente dependiente, numerosos síntomas tanto físicos como psicológicos pueden aparecer y permanecer presentes hasta que el cuerpo contrarreste la dependencia física con la adaptación a la falta de la droga y retorne de esta manera el cerebro a su funcionamiento normal.[8] Generalmente, cuanto más alta la dosis de la benzodiazepina, más largo el uso y más rápido es descontinuado su consumo, es más posible la aparición de síntomas graves. Sin embargo, síntomas graves pueden aparecer incluso durante la reducción gradual de la dosis o desde dosis relativamente bajas.[9]

En cierto grupos de pacientes seleccionados la presencia de síntomas por la abstinencia alcanza el 100%, mientras que en grupos de pacientes no seleccionados más del 50% de los sujetos son capaces de discontinuar las benzodiazepinas con síntomas suaves o incluso ningún síntoma. Los síntomas pueden persistir por semanas o meses luego de la suspensión. En un subgrupo de pacientes más pequeño los síntomas por abstinencia pueden continuar a un nivel menos agudo por meses, incluso un año o más. El uso prolongado de benzodiazepinas puede llevar a síntomas similares a los de la abstinencia pese a mantener una dosis terapéutica constante.

Atribuir correctamente síntomas como ansiedad, anteriormente mal diagnosticados, a los efectos de la abstinencia de benzodiazepinas junto con estrategias personalizadas de reducción de acuerdo con la gravedad de los síntomas, más la inclusión de estrategias alternativas como consuelo y remisión a grupos de soporte aumentan el índice de éxito en la suspensión.[10] [11]

Los síntomas por abstinencia pueden aparentar síntomas psiquiátricos que los doctores con frecuencia interpretan como evidencia de la necesidad de las benzodiazepinas, lo cual conduce al fracaso y restablecimiento de las benzodiazepinas, en muchos casos a dosis más altas.[4]

Trasfondo[editar]

Los sedantes hipnóticos, como las benzodiazepinas, barbitúricos y alcohol causan durante su suspensión las más serias complicaciones médicas. Estos son considerados clínicamente más peligrosos de suspender que los opiáceos.[12] Es común en los pacientes el uso prolongado inapropiado de benzodiazepinas. Debido a la tolerancia y la dependencia psicológica que generan, el uso de las benzodiazepinas está generalmente recomendado solo para su uso en periodos cortos, unas pocas semanas, seguido por una reducción gradual de la dosis.[13] La sobre-prescripción de benzodiazepinas a largo plazo puede causar dependencia y tener muchos efectos adversos para la salud.[14] Los pacientes típicamente reciben poca información y apoyo de sus doctores.[15] Como el tratamiento a largo plazo, incluso a dosis bajas, con benzodiazepinas está asociado con efectos adversos tales como deterioro cognitivo, se recomienda la abstinencia de las benzodiazepinas.[16]

Muchos pacientes desean suspender el uso de benzodiazepinas preocupados por sus efectos adversos por el uso prolongado y mucha gente ha suspendido exitosamente estas drogas en todo el mundo. Como resultado la dependencia de las benzodiazepinas y su suspensión ha sido investigado extensivamente en la literatura médica. Un sumario de literatura médica sobre las benzodiazepinas y técnicas para su suspensión, combinado con la habilidad clínica de la Prof. Heather Ashton en psicofarmacología, psiquiatría y la dirección de una clínica de suspensión durante doce años, han conducido a la creación de una muy conocida guía para el paciente: El Manual de Ashton. Con suficiente motivación y el abordaje apropiado, casi todos los pacientes pueden suspender satisfactoriamente las benzodiazepinas. Sin embargo, de ninguna manera se les debe hacer interrumpir abruptamente el consumo a usuarios de largo plazo dependientes de las benzodiazepinas, dado que hay un alto riesgo de causar un grave y potencialmente letal síndrome de abstinencia. Una suspensión a paso lento con reducción gradual de la dosis generalmente mitiga los riesgos.[3]

Cuadro clínico[editar]

Algunos de los síntomas causados por la abstinencia son idénticos a los síntomas por los que la medicación fue originalmente prescrita. La capacidad para diferenciar entre recaída y rebote es muy importante durante la fase de suspensión y frecuentemente puede inducir a errores de diagnóstico. Los síntomas por la abstinencia de dosis bajas usualmente duran entre seis y doce meses y mejoran gradualmente durante ese periodo de tiempo. Los síntomas pueden carecer de una causa psicológica y pueden fluctuar en intensidad con periodos de días buenos y malos hasta una eventual recuperación.[17] [18] [19] Por esta razón, muchos expertos opinan que tras la suspensión del consumo de benzodiazepinas durante un periodo largo o incluso en plazos bastante cortos, se deben dejar pasar por lo menos seis meses antes de evaluar nuevamente los síntomas y actualizar un diagnóstico.

Los síntomas de abstinencia pueden ocurrir aun estando en una dosis estable de benzodiazepinas debido al fenómeno de «abstinencia por tolerancia», en el cual el cuerpo experimenta los efectos de la abstinencia y demanda incrementar las dosis para así poder sentirse normal, lo cual puede conducir a un aumento escalonado de la dosis. Es más común que los síntomas de abstinencia ocurran durante reducciones de la dosis. La aparición del síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas de vida media prolongada puede demorar hasta tres semanas, aunque los síntomas de abstinencia de benzodiazepinas de acción corta a menudo se presentan antes usualmente dentro de las 24-48 horas.[20] Los síntomas de abstinencia de benzodiazepinas u opioides que ocurren tras la suspensión de las infusiones son comunes entre los pacientes pediátricos de cuidado intensivo. El riesgo de desarrollo de este síndrome es aumentado de acuerdo con la duración total del tratamiento con infusiones y la dosis total dada.[21]

El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas agudo generalmente dura dos meses, pero pueden persistir síntomas de abstinencia clínicamente significativos —aunque declinando gradualmente— por muchos meses o incluso varios años. La gravedad y duración del síndrome de abstinencia está probablemente determinado por varios factores incluyendo índice de disminución de la dosis, duración del periodo de consumo de benzodiazepinas y tamaño de la dosis. También es posible que influyan factores genéticos.[3] [22]

Ajustar la velocidad de reducción de la dosis de acuerdo con los síntomas de abstinencia con flexibilidad durante la fase de suspensión es la forma más efectiva de reducir la intensidad y duración de los síntomas. Algunas personas pueden no llegar a estabilizarse completamente entre las reducciones de la dosis incluso cuando el índice de reducción es disminuido. Tales personas a veces simplemente necesitan persistir en abandonar las benzodiazepinas dado que puede que no se sientan mejor hasta que hayan suspendido completamente las benzodiazepinas por un periodo de tiempo.[23]

El uso a largo plazo de benzodiazepinas causa menoscabo cognitivo, neurológico e intelectual. En un estudio se comprobó que tras un año de abstinencia de la benzodiazepinas estos deterioros habían retornado a la normalidad.[24]

Los pacientes que son físicamente dependientes de ansiolíticos benzodiazepínicos de corta acción pueden experimentar lo que es conocido como «abstinencia entre dosis». La «abstinencia entre dosis» es la aparición de síntomas de abstinencia en el tiempo que transcurre desde la toma de una dosis y antes de llegar a la siguiente debido a que la acción de la dosis previa desaparece. Esto puede causar síntomas tales como ansiedad de rebote entre dosis y ansia de la dosis siguiente.[25] [26]

Síntomas como el insomnio de rebote puede aparece tras solo 7 días de administración de benzodiazepinas.[27] Otro ensayo demostró la existencia de efecto rebote por abstinencia tras solo 18 noches de uso de lorazepam como hipnótico.[28] Se desarrolló ansiedad durante el día y tensión tras solo 7 días de uso de hipnóticos benzodiazepínicos de acción corta. Durante la abstinencia de benzodiazepinas tras solo 7 noches de uso, el insomnio de rebote causado por la abstinencia fue peor que al inicio.[29] [30] El uso intermitente de benzodiazepinas incluso durante un periodo corto de tiempo puede causar insomnio de rebote.[31] Mientras que el uso de hipnóticos de acción corta es efectivo para conciliar el sueño, estos empeoran la segunda mitad del sueño debido a los efectos de abstinencia.[32] El uso de triazolam tiene comúnmente asociado síntomas de abstinencia durante el día. Esto es debido a su muy corta vida media. Pacientes reportaron ansiedad, aflicción, perdida de peso, pánico y depresión, desrealización y desarrollaron paranoia tras solo 10 noches de uso de triazolam. Estas reacciones ocurrieron más comúnmente con triazolam que con lormetazepam el cual tiene una vida media intermedia. Por la tanto cuanto más corta acción tiene un hipnótico benzodiazepínico más graves son los síntomas de abstinencia en el día.[33] La ansiedad relacionada con la abstinencia en el día, también puede ocurrir por el uso crónico de hipnóticos no-benzodiazepinicos nocturnos como zopiclona.[34] Tras solo 8 o 9 semanas de consumo de alprazolam (Xanax o Alplax) en una dosis fija prescrita, los siguientes síntomas ocurrieron tras una descontinuación abrupta: disforia, cansancio, baja energía, confusión, presión sanguínea sistólica elevada y ansiedad grave.[35]

Síntomas durante la reducción gradual[editar]

Los siguiente síntomas puede surgir durante la reducción gradual de la dosis pero usualmente pueden ser atenuados o eliminados totalmente mediante la disminución del índice de reducción:

Síntomas durante la reducción abrupta[editar]

Una discontinuación abrupta o apresurada de las benzodiazepinas puede resultar en un síndrome de abstención más serio y desagradable que adicionalmente puede derivar en:

Algunas personas solo experimentan poco o nada la abstención al suspender el uso de benzodiazepinas a largo plazo. No hay certeza en cuanto a la causa de estas diferencias entre pacientes pero recientes investigaciones en animales sugieren que la abstinencia de drogas sedantes-hipnóticas puede estar influenciada por un componente genético.[1] Con el progreso de la suspensión los paciente a menudo descubren que su salud física y mental mejora junto con sus estados de animo y cognición.

Mecanismo y fisiopatología[editar]

Las benzodiazepinas causan un incremento de la inhibición GABA; cuando esta inhibición es sostenida —es decir con el uso a largo plazo— esta depresión del sistema nervioso central incrementada es balanceada por adaptaciones neurológicas que resultan en una disminución de la inhibición GABA y una excitabilidad incrementada del sistema glutamato. Cuando las benzodiazepinas son suspendidas, estas adaptaciones neurológicas son «desenmascaradas» causando excitabilidad del sistema nervioso y la aparición de los síntomas de abstención. Se cree que la actividad excitativa incrementada del glutamato durante la abstención resulta en el fenómeno de actividad propagada —Fenómeno Kindling—.[82] Se descubrió que aquellos que tuvieron un historial previo de abstinencia de benzodiazepinas tienen menos posibilidades de tener éxito en la siguiente oportunidad.[83] Abstinencias repetidas de benzodiazepinas, como con la abstinencia del alcohol, puede llevar a una sensibilización —fenómeno Kindling— del sistema nervioso central, que posiblemente cause un empeoramiento de la cognición y sintomatología, haciendo más difícil cada periodo de abstinencia subsecuente.[84] [85] [86]

Tratamiento[editar]

Pastillas de 2 mg y 5 mg de diazepam, las cuales son usadas comúnmente en los tratamientos de suspensión de benzodiazepinas.
Cápsulas de 5 mg de clordiazepóxido, las cuales a veces son usadas como alternativa al diazepam para la suspensión de benzodiazepinas. Al igual que el diazepam tiene una larga vida media y metabolitos activos de larga acción.

El índice de éxitos de un programa de suspensión lenta es aproximadamente del 65%, sin embargo, algunos estudios han registrado un índice de éxitos más alto, de entre 88 y 100%. Hay estudios que en un seguimiento de dos años tras la suspensión evidencian que el número de pacientes psiquiátricos que continúan sin tomar benzodiazepinas tras un programa de suspensión lenta tiene un porcentaje similar.[87] La suspensión de benzodiazepinas no conduce a un incremento en la sustitución por antidepresivos.[88] Cuanto más lento sea el proceso de disminución, menos intensos serán los síntomas de abstención y hay una fuerte evidencia anecdótica de que cuanto más lento sea el proceso de reducción habrá menos riesgo de desarrollar un síndrome de abstención de benzodiazepinas prolongado. El proceso de suspensión preferentemente usando diazepam o clordiazepóxido, por sus largas vidas medias y dosis de baja potencia, es llevado a cabo mejor siguiendo las respuestas corporales del paciente a la abstinencia tras el recorte de cada dosis. El British National Formulary —un libro de guía médica que se provee a todos los médicos británicos— afirma que es preferible hacer una suspensión de benzodiazepinas muy lenta que hacer una muy rápida.[89]

Medicamentos e interacciones[editar]

La profesora Heather Ashton informó y un estudio confirmó, que el grupo de antibióticos de las fluorquinolonas son causantes frecuentes de complicaciones en pacientes que consumen crónicamente benzodiazepinas o que están pasando por una abstinencia de benzodiazepinas. Esto es probablemente el resultado del efecto antagónico de GABA de las fluorquinolonas. Se descubrió que las fluorquinolonas desplazan competitivamente a las benzodiazepinas de sus receptores lo que puede precipitar síntomas de abstención agudos en sujetos dependientes de las benzodiazepinas.

Un estudio informó una toxicidad más alta de lo usual en el sistema nervioso central debido a las fluorquinolonas en sujetos que eran dependientes o en abstención de benzodiazepinas. Del público en general 1-4% experimenta toxicidad en el sistema nervioso central debido a las fluorquinolonas el cual puede ser grave. La incidencia de toxicidad grave en el sistema nervioso central ocurre significativamente más frecuentemente en la población dependiente de benzodiazepinas. Las reacciones adversas del sistema nerviosos central a las fluorquinolonas fueron similares a aquellas vistas durante la abstención de benzodizepinas y persistieron por semanas o meses antes de declinar. Los síntomas incluían depresión, ansiedad, psicosis, paranoia, insomnio grave, parestesia, acúfenos, hipersensibilidad a la luz y al sonido, temblores, estado epiléptico, pensamientos suicidas, e intento de suicidio. El estudio confirmo que la toxicidad del sistema nervioso central por las fluorquinolonas puede ser seria, ocurre más frecuentemente en sujetos dependientes de las benzodiazepinas y concluye que los antibióticos del grupo de las fluorquinolonas debería ser contraindicado en pacientes dependientes de las benzodiazepinas o están en abstención de las mismas.

Una persona con un sistema GABA ya comprometido, por ejemplo por abstención de benzodiazepinas, esta posiblemente en un mayor riesgo de reacciones adversas graves.[3] [90] [91] [92] [93] Los Antiinflamatorios no esteroideos tienen algunas propiedades antagonistas GABA suaves y algunos pueden inclusive desplazar benzodiazepinas de su lugar de alojamiento de acuerdo a investigaciones con animales. Estos no causan un antagonismo tan potente de la funciones GABA como las fluorquinolonas. Sin embargo, los antiinflamatorios no esteroideos tomados en conjunto con fluorquinolonas causan un incremento muy significante en el antagonismo GABA que puede resultar en un muy grave antagonismo GABA, toxicidad GABA, convulsiones y otros efectos adversos graves.[94] [95] [96]

La psicosis causada por la abstención de benzodiazepinas, generalmente no responde a agentes antipsicóticos.[39] [97] Los antipsicóticos deberían ser evitados durante la abstención de benzodiazepinas dado que tienden a agravar los síntomas de abstención, incluyendo las convulsiones.[98] [99] [100] [101] Algunos agentes antipsicóticos pueden ser más peligrosos que otros durante la abstención, especialmente clozapina, olanzapina o fenotiazinas de baja potencia (por ejemplo clorpromazina) por su menor umbral de convulsiones y que puede empeorar los efectos de la abstención: si son usados se requiere extremo cuidado. [102]

Se descubrió que añadir un antidrepresivo ISRS es de poca ayuda en el tratamiento de la abstención de benzodiazepinas.[103] De la misma manera, se descubrió que la adición de progesteronas no es efectivo para el manejo de la abstención de benzodiazepinas.[104]

A veces es recomendado evitar o reducir el consumo de cafeína debido a informes de que empeora los síntomas de abstinencia y por sus propiedades estimulantes.[3] Es interesante que por lo menos un estudio en animales demostró alguna modulación del lugar de alojamiento de la benzodiazepina causada por la cafeína, lo cual reduce el umbral de convulsiones.[105]

Una vez que un individuo adicto o físicamente dependiente de las benzodiazepinas ha suspendido satisfactoriamente las benzodiazepinas, debería evitar tomar benzodiazepinas ocasionalmente tanto como drogas de tolerancia cruzada tales como alcohol, barbitúricos, o drogas análogas de las benzodiazepinas —conocidas como «drogas Z» o «Z drugs» en inglés— las cuales tienen un mecanismo de acción similar; por un periodo de entre cuatro meses y dos años dependiendo de la bioquímica personal. Esto es debido a que se ha demostrado que la tolerancia a las benzodiazepinas esta todavía presente tras su suspensión por este periodo. En estos pacientes una vez suspendido las benzodiazepinas, una nueva exposición inclusive a dosis bajas usualmente resulta en una reactivación de la tolerancia y del síndrome de abstención.[106] [107] El alcohol inclusive usado poco o moderadamente, se ha descubierto como un indicador significativo de fracaso en la suspensión, probablemente debido a su tolerancia cruzada con las benzodiazepinas.[3] [107] [108]

El proceso de la suspensión[editar]

La desintoxicación de individuos dependientes de las benzodiazepinas es a menudo llevada a cabo usando una dosis equivalente, ya sea de diazepam o clordiazepóxido, a la benzodiazepina de la cual el individuo es dependiente y con reducciones escalonadas de un 10% cada 2 a 4 semanas dependiendo en la gravedad de la dependencia y la respuesta del paciente a las reducciones. Sin embargo, si la suspensión es llevada a cabo lo suficientemente lento y preferentemente usando una dosis equivalente de diazepam o clordiazepóxido, muchos pacientes dependientes de las benzodiazepinas descubren que experimentan pocos o ningún síntoma de abstención cuando llega el momento de tomar la última dosis de 0,5 mg de diazepam o los 5 mg de clordiazepóxido. Aquellos que suspendieron lo suficientemente lento pero todavía experimentan los efectos de la abstención, usualmente encuentran que en su mayoría los síntomas de abstención han desaparecido tras unos pocos meses.[3] Es importante remarcar que la vida media del diazepam y clordiazepóxido tanto como otras benzodiazepinas de vida media prolongada es dos veces más larga en los ancianos comparado con individuos más jóvenes. Muchos médicos no ajustan la dosis de benzodiazepinas de acuerdo con la edad en pacientes mayores.[109]

Se recomienda enfáticamente que durante la suspensión de benzodiazepinas se use diazepam (Valium) o clordiazepóxido (Librium), dado que están disponibles en dosis de baja potencia además de tener una vida media más larga que la mayoría de las otras benzodiazepinas —como el lorazepam (Ativan) o el alprazolam (Trankimazin, Alplax)— y por lo tanto posibilitan una suspensión con menos altibajos.[3] [110] [111] Puede ser muy difícil suspender satisfactoriamente si la adicción es de una benzodiazepina hipnótica de vida media corta o intermedia tales como temazepam (Normison), lorazepam (Ativan) o alprazolam (Alplax), dado que el síndrome de abstinencia puede ser muy intenso y debilitante.[112] [113]

No usar la correcta equivalencia para pasar de una benzodiazepina a otra, tanto durante la terapia o en el curso de la suspensión, puede producir reacciones graves de abstinencia (ver tabla de equivalencias en Lista de benzodiazepinas). Esto fue documentado en un caso reportado en la literatura medica de un hombre que había estado tomando dosis de lorazepam y alprazolam equivalentes a 60 mg de diazepam por día. Se le sustituyó de esta dosis a solo 7 mg de diazepam por día. En las siguientes 36 horas el paciente desarrolló síntomas somáticos y se convenció de que tenía una patología subyacente e intempestivamente intentó suicidarse apuñalándose en el abdomen y causándose heridas serias que requirieron cirugía de emergencia. Sus síntomas e intento de suicidio fueron diagnosticados por su médico clínico y psiquiatra como abstinencia de benzodiazepinas. Luego el paciente intentó nuevamente suspender las benzodiazepinas pero lo hizo muy rápido con reducciones erráticas de la dosis y nuevamente intentó suicidarse infligiéndose serias heridas punzantes en su cuello y pecho que resultaron en su ingreso en una unidad psiquiátrica. El autor advirtió que la autolesión puede presentarse durante la abstención de benzodiazepinas.[52]

Controversia[editar]

En determinadas circunstancias, un centro de desintoxicación o algún otro tipo de centro de internación se encarga de la suspensión de una benzodiazepina «en seco», reemplazando la benzodiazepina por una reducción rápida de una o dos semanas de fenobarbital —un barbitúrico— para prevenir convulsiones. La mayoría de los doctores y otras autoridades médicas están de acuerdo que en la mayoría de los casos una reducción lenta es preferible a una rápida o una suspensión «en seco» de las benzodiazepinas. Un método menos duro es el reemplazo por fenobarbital seguido por una reducción lenta del mismo. En un estudio de comparación se descubrió que una desintoxicación rápida usando benzodiazepinas es superior a una desintoxicación rápida usando fenobarbital.[114] [115] A menudo individuos dependientes de las benzodiazepinas son considerados «adictos» cuando se presentan a su doctor con síntomas de abstención y equivocadamente son derivados a un centro de abuso de drogas. Estas derivaciones solo son apropiadas para abusadores de drogas y no para no-abusadores que dependen físicamente de las benzodiazepinas.[4]

Estas desintoxicaciones de las benzodiazepinas pueden ser muy problemáticas debido a los extremadamente prolongados y graves síntomas de abstención que puede provocar. Esto puede conducir a la ruptura de matrimonios, fracaso de negocios, quiebras, ingreso a un hospital y el más serio efecto adverso que es el suicidio.[5] El índice de éxitos de una suspensión abrupta o demasiado rápida es bastante bajo con un gran número de abandonos y fracasos. Con un programa de suspensión gradual y lenta el índice de éxitos es de entre el 88 y 100%.[23]

Una suspensión demasiado rápida, la carencia de explicaciones y la falta de transmisión de confianza a los individuos de que lo que están experimentando son síntomas de abstención y que son temporarios ha llevado a algunas personas a experimentar un aumento del miedo y pánico a volverse locos, algunas personas desarrollan como resultado una condición similar al trastorno por estrés postraumático. Un régimen de suspensión lento acompañado de transmisión de confianza parece mejorar el resultado para los individuos que están suspendiendo el consumo de benzodiazepinas.[3] [6]

Investigaciones más recientes se muestran prometedoras en cuanto al uso de flumazenil en el tratamiento de la desintoxicación de benzodiazepinas. Se ha descubierto que el flumazenil estimula la reversión de la tolerancia y la normalización de la función de receptores. Sin embargo, es necesario más investigación en la forma de pruebas aleatorias para demostrar su rol en el tratamiento de la abstinencia de benzodiazepinas.[104] El flumazenil estimula la regulación a la alza y revierte el desacoplamiento de los receptores de las benzodiazepinas a los receptores GABA por lo tanto revirtiendo la tolerancia y reduciendo los síntomas de abstinencia y el índice de recaídas.[116] [117] Debido a la limitada investigación y experiencia, y los posibles riegos involucrados, el método de desintoxicación con flumazenil es controvertido y el procedimiento solo puede ser llevado a cabo con el paciente ingresado en un centro y bajo supervisión medica.

Hay algunas investigaciones hechas de otra medicina llamada imidazenil para el tratamiento de la abstinencia de benzodiazepinas pero actualmente no es usada con este fin.[118] Se descubrió que la carbamazepina, un anticonvulsivo, no es efectivo para prevenir que ocurra el estado epiléptico durante la abstinencia de benzodiazepinas en dos pacientes que estaban tomando clonazepam como un agente antiepiléptico por un desorden convulsivo preexistente.[119]

Prognosis[editar]

La dependencia de las benzodiazepinas es potencialmente una condición clínica seria y su síndrome de abstinencia es complejo y a menudo prolongado en el tiempo.[120] Los pacientes tienen a menudo síntomas de abstinencia persistentes de 6 meses a un año, e inclusive más tiempo.[23] Los síntomas pueden incluir ansiedad, irritabilidad, insomnio e hipersensibilidad a la luz y el sonido. Un número reducido de personas que suspenden el consumo de benzodiazepinas experimenta un síndrome de abstinencia prolongado grave, el cual puede incluir síntomas tales como parestesia y psicosis. Estos síntomas ocurren pese a no haber un historial preexistente de los mismos. Es importante distinguir entre la reaparición de un desorden preexistente, el empeoramiento de un desorden preexistente debido a un síndrome de abstinencia prolongado y síntomas puramente causados por el síndrome de abstinencia prolongado. Los síntomas de abstinencia prolongados en el tiempo gradualmente desaparecen mientras que los síntomas debido a otras causas no mejoran. El síndrome de abstinencia prolongado puede imitar una gama de desordenes médicos y psiquiátricos incluyendo esquizofrenia, depresión agitada, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico y convulsión parcial compleja.

Los síntomas de abstinencia prolongados pueden estar marcados por periodos de días buenos y días malos. En los periódicos incrementos de síntomas que aparecen durante la abstinencia prolongada, pueden aparecer cambios fisiológicos incluyendo pupilas dilatadas, así como aumento de la presión sanguínea y la frecuencia cardiaca.[4] Se ha propuesto que los cambios en los síntomas son debidos a cambios en la sensibilidad de los receptores GABA durante la reversión del proceso de tolerancia.[3]

Los síntomas prolongados de abstinencia hacen referencia a síntomas persistentes por un tiempo prolongado, quizá por un año o más. Los pacientes que experimentan síntomas prolongados de abstinencia de benzodiazepinas, los cuales ocurren más comúnmente debido a una suspensión demasiado rápida, pueden ser tranquilizados dado que la evidencia muestra que los síntomas continúan disminuyendo y se normalizan en el periodo de varios meses a algunos años. Entre un 10% y un 15% de los paciente que suspenden las benzodiazepinas pueden experimentar un síndrome de abstinencia prolongado. Hay evidencia que indica que una reducción lenta de la dosis reduce significativamente el riesgo de un estado de abstinencia grave y/o prolongado. No hay cura conocida para el síndrome de abstinencia prolongado de benzodiazepinas, excepto el paso del tiempo.[6] El síndrome de abstinencia prolongado puede extenderse por varios meses entre un 10% y un 15% de la gente y para un número menor de pacientes por algunos años.

Estudios de seguimiento tras la etapa de abstinencia aguda inicial han demostrado que para muchos pacientes los síntomas mejoran con el paso del tiempo, muchas veces hasta el punto en el que pueden continuar con sus vidas con normalidad, incluso tras años de incapacidad causada por el uso crónico de benzodiazepinas.[3]

Las causas de la persistencia de los síntomas de abstinencia de benzodiazepinas son una combinación de factores farmacológicos —tales como la permanencia de cambios en los receptores causados por la medicina— y psicológicos. Ambos son causados por las benzodiazepinas y por el suspenso de su consumo. Es posible en algunos casos de consumidores de dosis particularmente altas, el daño cerebral o neuronal estructural.[6] [121]

Hay perturbaciones sensoriales causadas por la abstinencia —las cuales pueden ser agudas o prolongadas— que están entre las características clínicas del síndrome de abstinencia de benzodiazepinas. La descontinuación de benzodiazepinas puede causar zumbidos en los oídos —acúfenos— de manera prolongada, persistiendo por varios meses o hasta más de un año tras la suspensión de dosis terapéuticas de benzodiazepinas. La aparición de los acúfenos ocurre durante la reducción de la dosis o la descontinuación de benzodiazepinas y es aliviado por la reinstauración de las benzodiazepinas.[56] [122]

Un ensayo clínico en pacientes tomando alprazolam (Alplax) por solo 8 semanas, disparo síntomas prolongados de déficit de la memoria, los cuales todavía estaban presentes luego de 8 semanas de suspender el alprazolam.[123]

Un metaanálisis de la literatura sobre el tema, mostró que el menoscabo cognitivo causado por el consumo de benzodiazepinas presenta una mejoría seis meses después de la suspensión pero puede ser permanente o requerir más de seis meses para revertirse.[124]

Un ensayo neurofisiológico en un grupo de pacientes con síntomas persistentes de abstinencia de benzodiazepinas encontraron que los indicadores psicofisiológicos diferían de los indicadores de ansiedad normales. El estudio de este grupo de pacientes concluyo que los síntomas de abstinencia prolongados eran una condición iatrogenica genuina causada por la prescripción durante periodos prolongados de benzodiazepinas.[125]

La compañía farmacéutica Hoffmann-La Roche —inventora tanto de las primeras pocas benzodiazepinas tanto como la mayoría de ellas, tales como Librium (clordiazepóxido), Valium (diazepam), Rohipnol (flunitrazepam), Dormicum (midazolam) y Klonopin/Rivotril (clonazepam)— en una publicación de información del producto flumanezil del 2007, reconoce la existencia del síndrome de abstinencia de benzodiazepinas prolongado y recomienda que esta medicina no sea utilizada para tratarlo.[126]

Ejemplos[editar]

Algunos de los síntomas comunes del síndrome de abstinencia prolongado son: déficit cognitivo, problemas gastrointestinales, insomnio, acúfenos, parestesia (cosquilleo y adormecimiento), dolor en las extremidades, dolor muscular, debilidad, tensión, temblores dolorosos, ataques de temblores, espasmos y blefaroespasmo.[6]

Efecto del flumazenil[editar]

Lader y Morton llevaron a cabo un estudio sobre los efectos del flumazenil (antagonista del receptor de las benzodiazepinas) en los síntomas de abstinencia persistentes luego de concluir la suspensión. Los sujetos del estudio habían pasado entre un mes y cinco años sin consumir benzodiazepinas, pero todos presentaban efectos de la abstinencia persistente en diferentes grados. Estos síntomas incluían pensamiento enturbiado, cansancio, síntomas musculares tales como tensión en el cuello, despersonalización, calambres y temblores, y síntomas perceptuales característicos de la abstinencia de benzodiazepinas, tales como parestesia, ardor en la piel, dolor y sensaciones subjetivas de distorsiones corporales.

Se descubrió que la terapia con 0,2-2 mg de flumanezil por vía intravenosa disminuía estos síntomas, haciendo un control del estudio con placebo. Esto es interesante dado que los antagonistas del receptor de las benzodiazepinas no tienen efectos clínicos. El autor del estudio sugirió que la explicación más razonable es que el uso de las benzodiazepinas en el pasado y su subsecuente tolerancia habría bloqueado la conformación de el complejo receptor GABA-BZD en una conformación agonista inversa, y el antagonista flumanezil devuelve a los receptores de las benzodiazepinas a su sensibilidad original. En este estudio se encontró que el flumanezil es un tratamiento exitoso para el síndrome de abstinencia de benzodiazepinas prolongado, pero fue indicado que es necesaria más investigación.[127] Un estudio por el Prof. Borg en Suecia produjo resultados similares en pacientes que sufrían abstinencia prolongada.[17]

En los mayores[editar]

Se descubrió en un estudio con ancianos dependientes de las benzodiazepinas que la suspensión se podía llevar a cabo con escasas complicaciones y que podía llevar a una mejora del sueño y la habilidades cognitivas. A las 52 semanas de la suspensión exitosa se detectó una mejora del estatus cognitivo del 22% tanto como un mejor funcionamiento social. Aquellos que continuaron consumiendo benzodiazepinas experimentaron un descenso del 5% de las habilidades cognitivas el cual aparentó ser más rápido que el visto en el envejecimiento normal, sugiriendo que cuanto más largo el consumo de benzodiazepinas peor se hacían sus efectos en la función cognitiva. Se detectó un empeoramiento de los síntomas en los primeros meses de abstinencia, pero en el seguimiento a las 24 semanas, los sujetos habían mejorado notoriamente comparados con aquellos que continuaron consumiendo benzodiazepinas. Se vieron mejorías en el sueño y precisión en el procesamiento de información en el seguimiento a las 24 semanas tras la suspensión y en el seguimiento a las 52 semanas se detectaron más mejorías aun. Los autores concluyeron que las benzodiazepinas no eran efectivas a largo plazo en el tratamiento de problemas del sueño excepto para suprimir el insomnio de rebote causado por la abstinencia. Hubo algunas habilidades cognitivas que no mejoraron las cuales son susceptibles tanto a las benzodiazepinas como a la edad tales como la memoria episódica. Los autores sin embargo citaron un estudio en pacientes más jóvenes los cuales en un seguimiento a los 3 años y medio no mostraban menoscabo en la memoria y especularon que a ciertas funciones de la memoria les toma más tiempo recuperarse del consumo crónico de benzodiazepinas y que podrían ocurrir más mejorías en las funciones cognitivas de los ancianos luego de 52 semanas de la suspensión. La razón por la cual tomo 24 semanas en ser vistas las mejorías tras el cese del consumo de benzodiazepinas fue debido al periodo que le toma al cerebro para adaptarse a un medio libre de benzodiazepinas. La gente más joven también experimenta deterioro en la memoria visual espacial pero no es tan vulnerable como los ancianos.

Apareció una mejoría en los tiempos de reacción a las 52 semanas en los pacientes mayores, esta es una función importante, especialmente si conducen un coche debido al riesgo de accidentes de tránsito. Se descubrió en un seguimiento tras 24 semanas que el 80% de las personas ya había suspendido satisfactoriamente las benzodiazepinas. Parte del éxito fue atribuido al uso de placebo como parte del ensayo, el cual rompió con la barrera de la dependencia psicológica de las benzodiazepinas de los ancianos que se enteraron que habían terminado su reducción gradual de la dosis varias semanas más tarde de haberlo hecho efectivo y que solo estaban tomando placebo. Esto les ayudo a darles confianza de que podían dormir sin sus pastillas. Los autores también advirtieron de la similitud en la farmacología y mecanismo de acción de las más nuevas drogas análogas de las benzodiazepinas conocidas como «drogas Z».[128]

Durante el embarazo[editar]

Síndrome de abstinencia en neonatos[editar]

Las benzodiazepinas, especialmente cuando se toman durante el tercer trimestre, pueden causar un síndrome de abstinencia de benzodiazepinas grave en el neonato con síntomas desde hipotonía y desgano de mamar hasta ataques de apnea, cianosis, deterioro de la respuesta metabólica al frío y convulsiones. Se ha informado que el síndrome de abstinencia de benzodiazepinas en neonatos luego del nacimiento dura desde algunas horas hasta meses.[129]

Abstinencia durante el embarazo[editar]

La suspensión abrupta de benzodiazepinas o antidepresivos debido a miedos relacionados con el efecto teratológico de la medicación tiene un gran riesgo de causar complicaciones serias y por lo tanto no está recomendado. Por ejemplo la suspensión abrupta de benzodiazepinas o antidepresivos tiene un gran riesgo de causar síntomas de abstención extremos incluyendo ideación suicida y, en caso de existir, un efecto rebote grave en enfermedades mentales subyacentes. Esto puede llevar a la hospitalización de la mujer embarazada y potencialmente puede inducir intentos de suicidio y en consecuencia la potencial muerte de la madre y el feto. Un estudio reporta que un tercio de las madres que discontinuaron repentinamente o redujeron muy rápido su medicación adoptan una actitud marcadamente suicida debido a «síntomas insoportables». Una mujer realizó un aborto médico porque sintió que no podía lidiar con la situación y otra mujer consumió alcohol en un intento de combatir los síntomas de abstención de las benzodiazepinas. La suspensión abrupta de medicaciones psicotrópicas, incluyendo las benzodiazepinas, puede resultar en un aborto espontáneo. El estudio reporta que los médicos en general no son conscientes de las graves consecuencias que acarrea la suspensión abrupta de medicinas psicotrópicas tales como las benzodiazepinas o los antidepresivos.[130]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. MacKinnon GL, Parker WA (1982). «Benzodiazepine withdrawal syndrome: a literature review and evaluation». Am J Drug Alcohol Abuse 9 (1):  pp. 19-33. doi:10.3109/00952998209002608. PMID 6133446. 
  2. Evans, Katie; Sullivan, Michael J. (1 de marzo de 2001). Dual Diagnosis: Counseling the Mentally Ill Substance Abuser (2nd edición). Guilford Press. p. 52. ISBN 978-1572304468. 
  3. a b c d e f g h i j k l Profesora Heather Ashton (2002). «[http://benzo.org.uk/espman/ Las benzodiazepinas: cuál es su mecanismo de acción y cómo suspender la ingestión]». Consultado el 14 de julio de 2010.
  4. a b c d e Gabbard, Glen O. (15 de mayo de 2007). Gabbard's treatments of psychiatric disorders, fourth edition (Treatments of psychiatric disorders). American Psychiatric Publishing. pp. 209–211. ISBN 1-58562-216-8. 
  5. a b c Colvin, Rod (26 de agosto de 2008). Overcoming Prescription Drug Addiction: A Guide to Coping and Understanding (3 edición). EE. UU.: Addicus Books. pp. 74–76. ISBN 978-1-886039-88-9. «I have treated ten thousand patients for alcohol and drug problems and have detoxed approximately 1,500 patients for benzodiazepines. The detox for the benzodiazepines is one of the hardest detoxes we do. It can take an extremely long time, about half the length of time they have been addicted; the ongoing relentless withdrawals can be so incapacitating it can cause total destruction to one’s life: marriages break up, businesses are lost, bankruptcy, hospitalization, and of course suicide is probably the most single serious side effect.» 
  6. a b c d e f Professor C Heather Ashton (2004). «Protracted withdrawal symptoms from benzodiazepines».
  7. «Second Meeting of the French CEIP (Centres d'Evaluation et d'Information sur la Pharmacodépendance). Part II: Benzodiazepine Withdrawal.». Therapie 64 (6):  pp. 365-370. 2009. doi:10.2515/therapie/2009051. PMID 20025839. 
  8. Allgulander C, Bandelow B, Hollander E, et al (August 2003). «WCA recommendations for the long-term treatment of generalized anxiety disorder». CNS Spectr 8 (8 Suppl 1):  pp. 53-61. PMID 14767398. 
  9. Lader M (December 1987). «Long-term anxiolytic therapy: the issue of drug withdrawal». J Clin Psychiatry 48 Suppl:  pp. 12-6. PMID 2891684. 
  10. Onyett SR (April 1989). «The benzodiazepine withdrawal syndrome and its management» (PDF). J R Coll Gen Pract 39 (321):  pp. 160-3. PMID 2576073. PMC 1711840. http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1711840&blobtype=pdf. 
  11. a b c Ashton H (1991). «Protracted withdrawal syndromes from benzodiazepines». J Subst Abuse Treat (benzo.org.uk) 8 (1-2):  pp. 19-28. doi:10.1016/0740-5472(91)90023-4. PMID 1675688. http://www.benzo.org.uk/ashpws.htm. 
  12. Lindsay, S.J.E., ed. (28 de julio de 1998). The Handbook of Clinical Adult Psychology (2nd edición). Routledge. p. 363. ISBN 978-0415072151.  Parámetro desconocido |editor2-apellidos= ignorado (se sugiere |apellidos-editor2=) (ayuda); Parámetro desconocido |editor2-nombre= ignorado (se sugiere |nombre-editor2=) (ayuda)
  13. Karch, Steven B. (20 de diciembre de 2006). Drug Abuse Handbook (2nd edición). EE. UU.: CRC Press. p. 617. ISBN 978-0849316906. 
  14. Tyrer, Peter, ed. (24 de enero de 2008). «Treatment of sedative-hypnotic dependence». Cambridge Textbook of Effective Treatments in Psychiatry (1st edición). Cambridge University Press. p. 402. ISBN 978-0521842280.  Parámetro desconocido |editor2-apellidos= ignorado (se sugiere |apellidos-editor2=) (ayuda); Parámetro desconocido |editor2-nombre= ignorado (se sugiere |nombre-editor2=) (ayuda)
  15. «Benzodiazepine dependence: focus on withdrawal syndrome.». Ann Pharm Fr 67 (6):  pp. 408-413. November 2009. doi:10.1016/j.pharma.2009.07.001. PMID 19900604. 
  16. «[Benzodiazepine dependence: causalities and treatment options]». Fortschr Neurol Psychiatr 77 (1):  pp. 7-15. Jan 2009. doi:10.1055/s-0028-1100831. PMID 19101875. 
  17. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v Saxon L, Hjemdahl P, Hiltunen AJ, Borg S (May 1997). «Effects of flumazenil in the treatment of benzodiazepine withdrawal--a double-blind pilot study» (PDF). Psychopharmacology (Berl.) 131 (2):  pp. 153-160. doi:10.1007/s002130050278. PMID 9201803. http://www.springerlink.com/content/2vpf562teffglej5/fulltext.pdf. 
  18. Smith DE, Wesson DR (1983). «Benzodiazepine dependency syndromes». J Psychoactive Drugs 15 (1-2):  pp. 85-95. PMID 6136575. 
  19. Landry MJ, Smith DE, McDuff DR, Baughman OL (1992). «Benzodiazepine dependence and withdrawal: identification and medical management». J Am Board Fam Pract 5 (2):  pp. 167-175. PMID 1575069. 
  20. CSM (2007). «Hypnotics and anxiolytics». British National Formulary. Consultado el 13 de septiembre de 2007.
  21. «Opioid and benzodiazepine withdrawal syndromes in the paediatric intensive care unit: a review of recent literature.». Nurs Crit Care 14 (1):  pp. 26-37. 2009. doi:10.1111/j.1478-5153.2008.00311.x. PMID 19154308. 
  22. Hood HM, Metten P, Crabbe JC, Buck KJ (February 2006). «Fine mapping of a sedative-hypnotic drug withdrawal locus on mouse chromosome 11». Genes, Brain and Behavior 5 (1):  pp. 1-10. doi:10.1111/j.1601-183X.2005.00122.x. PMID 16436183. 
  23. a b c Higgitt AC, Lader MH, Fonagy P (September 1985). «Clinical management of benzodiazepine dependence» (PDF). Br Med J (Clin Res Ed) 291 (6497):  pp. 688-690. doi:10.1136/bmj.291.6497.688. PMID 2864096. PMC 1416639. http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1416639&blobtype=pdf. 
  24. Tönne U; Hiltunen AJ, Vikander B, Engelbrektsson K, Bergman H, Bergman I, Leifman H, Borg S (May 1995). «Neuropsychological changes during steady-state drug use, withdrawal and abstinence in primary benzodiazepine-dependent patients». Acta Psychiatrica Scandinavica 91 (5):  pp. 299-304. doi:10.1111/j.1600-0447.1995.tb09786.x. PMID 7639085. 
  25. Herman JB; Rosenbaum JF, Brotman AW (June 1987). «The alprazolam to clonazepam switch for the treatment of panic disorder». J Clin Psychopharmacol 7 (3):  pp. 175-178. doi:10.1097/00004714-198706000-00012. PMID 3597803. 
  26. Herman JB; Brotman AW, Rosenbaum JF (October 1987). «Rebound anxiety in panic disorder patients treated with shorter-acting benzodiazepines». J Clin Psychiatry 48 Suppl:  pp. 22-28. PMID 2889722. 
  27. Scharf MB; Kales A, Bixler EO, Jacoby JA, Schweitzer PK (February 1982). «Lorazepam-efficacy, side effects, and rebound phenomena». Clin Pharmacol Ther 31 (2):  pp. 175-179. PMID 6120058. 
  28. Walsh JK; Schweitzer PK, Parwatikar S (October 1983). «Effects of lorazepam and its withdrawal on sleep, performance, and subjective state». Clin Pharmacol Ther 34 (4):  pp. 496-500. PMID 6617072. 
  29. Kales A; Bixler EO, Soldatos CR, Jacoby JA, Kales JD (1986). «Lorazepam: effects on sleep and withdrawal phenomena». Pharmacology 32 (3):  pp. 121-130. doi:10.1159/000138160. PMID 3960963. 
  30. Bonnet MH; Arand DL (March 1999). «The use of lorazepam TID for chronic insomnia». Int Clin Psychopharmacol 14 (2):  pp. 81-89. doi:10.1097/00004850-199903000-00004. PMID 10220122. 
  31. Kales A; Manfredi RL, Vgontzas AN, Bixler EO, Vela-Bueno A, Fee EC (April 1991). «Rebound insomnia after only brief and intermittent use of rapidly eliminated benzodiazepines». Clin Pharmacol Ther 49 (4):  pp. 468-476. PMID 2015735. 
  32. Lee-chiong, Teofilo (24 de abril de 2008). Sleep Medicine: Essentials and Review. Oxford University Press, USA. p. 468. ISBN 0-19-530659-7. 
  33. Adam K; Oswald I (May 1989). «Can a rapidly-eliminated hypnotic cause daytime anxiety?». Pharmacopsychiatry 22 (3):  pp. 115-119. doi:10.1055/s-2007-1014592. PMID 2748714. 
  34. Fontaine, R; Beaudry, P; Le, Morvan, P; Beauclair, L; Chouinard, G (Jul 1990). «Zopiclone and triazolam in insomnia associated with generalized anxiety disorder: a placebo-controlled evaluation of efficacy and daytime anxiety.» (PDF). International clinical psychopharmacology 5 (3):  pp. 173-183. doi:10.1097/00004850-199007000-00002. ISSN 0268-1315. PMID 2230061. 
  35. a b Uhlenhuth EH; Starcevic V, Qualls C, Antal EJ, Matuzas W, Javaid JI, Barnhill J (October 2006). «Abrupt discontinuation of alprazolam and cognitive style in patients with panic disorder: early effects on mood, performance, and vital signs». J Clin Psychopharmacol 26 (5):  pp. 519-523. doi:10.1097/01.jcp.0000236653.85791.60. PMID 16974197. 
  36. a b c d Pétursson H (November 1994). «The benzodiazepine withdrawal syndrome». Addiction 89 (11):  pp. 1455-1459. doi:10.1111/j.1360-0443.1994.tb03743.x. PMID 7841856. 
  37. a b c d e Bismuth C; Le Bellec M, Dally S, Lagier G (28 de junio de 1980). «[Benzodiazepine physical dependence. 6 cases (author's transl)]». Nouv Presse Med 9 (28):  pp. 1941-1945. PMID 6106922. 
  38. Kliniska Färdigheter: Informationsutbytet Mellan Patient Och Läkare, Lindgren, Stefan, ISBN 91-44-37271-X (Swedish)
  39. a b Shader RI; Greenblatt DJ (1981). «The use of benzodiazepines in clinical practice». Br J Clin Pharmacol 11 (Suppl 1):  pp. 5S-9S. PMID 6133535. 
  40. Pagel JF; Parnes BL (June 2001). «Medications for the treatment of sleep disorders: an overview» (PDF). Prim Care Companion J Clin Psychiatry 3 (3):  pp. 118-125. doi:10.4088/PCC.v03n0303. PMID 15014609. PMC 181172. http://www.psychiatrist.com/pcc/pccpdf/v03n03/v03n0303.pdf. 
  41. a b c d e Pelissolo A; Bisserbe JC (Mar-Apr 1994). «[Dependence on benzodiazepines. Clinical and biological aspects]». Encephale 20 (2):  pp. 147-157. PMID 7914165. 
  42. Mintzer MZ; Griffiths RR (March 2005). «Flumazenil-precipitated withdrawal in healthy volunteers following repeated diazepam exposure». Psychopharmacology (Berl) 178 (2-3):  pp. 259-267. doi:10.1007/s00213-004-2009-1. PMID 15452683. 
  43. van Engelen BG; Gimbrere JS, Booy LH (May 1993). «Benzodiazepine withdrawal reaction in two children following discontinuation of sedation with midazolam». Ann Pharmacother 27 (5):  pp. 579-581. PMID 8347907. 
  44. Biswas AK; Feldman BL, Davis DH, Zintz EA (2005). «Myocardial ischemia as a result of severe benzodiazepine and opioid withdrawal». Clin Toxicol (Phila) 43 (3):  pp. 207-209. PMID 15902797. 
  45. Lader M (1994). «Anxiety or depression during withdrawal of hypnotic treatments». J Psychosom Res 38 Suppl 1:  pp. 113-123; discussion 118-123. doi:10.1016/0022-3999(94)90142-2. PMID 7799243. 
  46. Mellor CS; Jain VK (1 de diciembre de 1982). «Diazepam withdrawal syndrome: its prolonged and changing nature». Can Med Assoc J 127 (11):  pp. 1093-1096. PMID 7139456. 
  47. Olajide D, Lader M (November 1984). «Depression following withdrawal from long-term benzodiazepine use: a report of four cases». Psychol Med 14 (4):  pp. 937-940. doi:10.1017/S0033291700019899. PMID 6152745. 
  48. Pecknold JC (1993). «Discontinuation reactions to alprazolam in panic disorder». J Psychiatr Res 27 (Suppl 1):  pp. 155-170. doi:10.1016/0022-3956(93)90025-W. PMID 8145176. 
  49. Mendelson WB; Weingartner H, Greenblatt DJ, Garnett D, Gillin JC (1982). «A clinical study of flurazepam». Sleep 5 (4):  pp. 350-360. PMID 6761826. 
  50. Schöpf J (January 1983). «Withdrawal phenomena after long-term administration of benzodiazepines. A review of recent investigations». Pharmacopsychiatria 16 (1):  pp. 1-8. doi:10.1055/s-2007-1017439. PMID 6131447. 
  51. Terao T; Yoshimura R, Terao M, Abe K. (15 de enero de 1992). «Depersonalization following nitrazepam withdrawal». Biol Psychiatry 31 (2):  pp. 212-213. doi:10.1016/0006-3223(92)90209-I. PMID 1737083. 
  52. a b c d e f Neale G; Smith AJ (1 de mayo de 2007). «Self-harm and suicide associated with benzodiazepine usage». Br J Gen Pract 57 (538):  pp. 407-408. PMID 17504594. 
  53. Mintzer MZ; Stoller KB, Griffiths RR (November 1999). «A controlled study of flumazenil-precipitated withdrawal in chronic low-dose benzodiazepine users». Psychopharmacology (Berl) 147 (2):  pp. 200-209. doi:10.1007/s002130051161. PMID 10591888. 
  54. Drummond, Lm; Matthews, Hp (November 1988). «Obsessive-compulsive disorder occurring as a complication in benzodiazepine withdrawal.». The Journal of nervous and mental disease 176 (11):  pp. 688-691. doi:10.1097/00005053-198811000-00008. PMID 3183654. 
  55. Matthews, Hp; Drummond, Lm (February 1987). «Obsessive-compulsive disorder--a complication of benzodiazepine withdrawal.». The British journal of psychiatry : the journal of mental science 150:  pp. 272. ISSN 0007-1250. PMID 3651695. 
  56. a b Beeley L (15 de junio de 1991). «Benzodiazepines and tinnitus». BMJ 302 (6790):  pp. 1465. doi:10.1136/bmj.302.6790.1465. PMID 2070121. 
  57. Loeb P; Adnet P, Boittiaux P, Forget AP, Mille FX. (1997). «[Benzodiazepine withdrawal presenting as pseudo-surgical abdominal pain]». Annales françaises d'anesthèsie et de rèanimation. 16 (5):  pp. 521-522. doi:10.1093/bja/aei040. PMID 9750606. 
  58. Louvel D, Delvaux M, Larrue V, et al (1994). «[Digestive symptoms in the course of benzodiazepine withdrawal syndrome]» (en francés). Gastroenterol. Clin. Biol. 18 (11):  pp. 1038-1039. PMID 7705565. 
  59. http://www.benzo.org.uk/manual/bzcha03.htm#16
  60. Metten P, Crabbe JC (1999). «Genetic determinants of severity of acute withdrawal from diazepam in mice: commonality with ethanol and pentobarbital». Pharmacol. Biochem. Behav. 63 (3):  pp. 473-479. doi:10.1016/S0091-3057(99)00017-9. PMID 10418790. 
  61. Haque W, Watson DJ, Bryant SG (1990). «Death following suspected alprazolam withdrawal seizures: a case report». Texas medicine 86 (1):  pp. 44-47. PMID 2300914. 
  62. Rosebush PI; Mazurek MF (1996). «Catatonia after benzodiazepine withdrawal». Journal of clinical psychopharmacology 16 (4):  pp. 315-319. doi:10.1097/00004714-199608000-00007. PMID 8835707. 
  63. Deuschle M, Lederbogen F (January 2001). «Benzodiazepine withdrawal-induced catatonia». Pharmacopsychiatry 34 (1):  pp. 41-42. doi:10.1055/s-2001-15188. PMID 11229621. 
  64. Kanemoto K, Miyamoto T, Abe R (September 1999). «Ictal catatonia as a manifestation of de novo absence status epilepticus following benzodiazepine withdrawal». Seizure 8 (6):  pp. 364-366. doi:10.1053/seiz.1999.0309. PMID 10512781. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S1059-1311(99)90309-6. 
  65. de Bard ML (January 1979). «Diazepam withdrawal syndrome: a case with psychosis, seizure, and coma». Am J Psychiatry 136 (1):  pp. 104-105. PMID 103443. 
  66. Murphy SM, Tyrer P (April 1991). «A double-blind comparison of the effects of gradual withdrawal of lorazepam, diazepam and bromazepam in benzodiazepine dependence». Br J Psychiatry 158:  pp. 511-516. doi:10.1192/bjp.158.4.511. PMID 1675901. 
  67. Joughin N, Tata P, Collins M, Hooper C, Falkowski J (April 1991). «In-patient withdrawal from long-term benzodiazepine use». Br J Addict 86 (4):  pp. 449-455. doi:10.1111/j.1360-0443.1991.tb03422.x. PMID 1675899. 
  68. Einarson A; Selby P, Koren G (January 2001). «Abrupt discontinuation of psychotropic drugs during pregnancy: fear of teratogenic risk and impact of counselling». J Psychiatry Neurosci 26 (1):  pp. 44-48. PMID 11212593. 
  69. Keshavan MS; Moodley P, Eales M, Joyce E, Yeragani VK (October 1988). «Delusional depression following benzodiazepine withdrawal». Can J Psychiatry 33 (7):  pp. 626-627. PMID 3197017. 
  70. Risse SC; Whitters A, Burke J, Chen S, Scurfield RM, Raskind MA. (1990). «Severe withdrawal symptoms after discontinuation of alprazolam in eight patients with combat-induced posttraumatic stress disorder». The Journal of clinical psychiatry. 51 (5):  pp. 206-209. PMID 2335496. 
  71. Citrome L; Volavka J. (1999). «Violent patients in the emergency setting». The Psychiatric clinics of North America. 22 (4):  pp. 789-801. doi:10.1016/S0193-953X(05)70126-X. PMID 10623971. 
  72. Khan A, Joyce P, Jones AV (August 1980). «Benzodiazepine withdrawal syndromes». N. Z. Med. J. 92 (665):  pp. 94-96. PMID 6107888. http://www.benzo.org.uk/bwsnz.htm. 
  73. Peh LH; Mahendran R (February 1989). «Psychiatric complications of Erimin abuse». Singapore Med J 30 (1):  pp. 72-73. PMID 2595393. 
  74. Fruensgaard K (February 1976). «Withdrawal psychosis: a study of 30 consecutive cases». Acta Psychiatr Scand 53 (2):  pp. 105-118. doi:10.1111/j.1600-0447.1976.tb00065.x. PMID 3091. 
  75. Turkington D, Gill P. (Jul-Aug 1989). «Mania induced by lorazepam withdrawal: a report of two cases». Journal of affective disorders. 17 (1):  pp. 93-95. doi:10.1016/0165-0327(89)90028-1. PMID 2525581. 
  76. Lapierre YD, Labelle A (November 1987). «Manic-like reaction induced by lorazepam withdrawal». Can J Psychiatry 32 (8):  pp. 697-698. PMID 3690487. 
  77. Kawajiri M, Ohyagi Y, Furuya H, et al (February 2002). «[A patient with Parkinson's disease complicated by hypothyroidism who developed malignant syndrome after discontinuation of etizolam]» (en Japanese). Rinsho Shinkeigaku 42 (2):  pp. 136-139. PMID 12424963. 
  78. «Neuroleptic malignant syndrome.». Am J Psychiatry 164 (6):  pp. 870-876. Jun 2007. doi:10.1176/appi.ajp.164.6.870. PMID 17541044. http://ajp.psychiatryonline.org/cgi/content/full/164/6/870. 
  79. Provini F, Cortelli P, Montagna P, Gambetti P, Lugaresi E (2008). «Fatal insomnia and agrypnia excitata: sleep and the limbic system». Rev. Neurol. (Paris) 164 (8-9):  pp. 692-700. doi:10.1016/j.neurol.2007.11.003. PMID 18805303. http://www.masson.fr/masson/S0035-3787(08)00100-8. 
  80. Darcy L (19 de agosto de 1972). «Delirium tremens following withdrawal of nitrazepam». Med J Aust 2 (8):  pp. 450. PMID 5086307. 
  81. Berezak A; Weber M, Hansmann J, Tulasne PA, Laporte B, Ould Ouali A (1984). «[Physical dependence on benzodiazepines in traumatology]». Ann Fr Anesth Reanim 3 (5):  pp. 383-384. PMID 6149713. 
  82. Allison C, Pratt JA (May 2003). «Neuroadaptive processes in GABAergic and glutamatergic systems in benzodiazepine dependence». Pharmacol. Ther. 98 (2):  pp. 171-195. doi:10.1016/S0163-7258(03)00029-9. PMID 12725868. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0163725803000299. 
  83. Vorma, H; Naukkarinen, Hh; Sarna, Sj; Kuoppasalmi, Ki (2005). «Predictors of benzodiazepine discontinuation in subjects manifesting complicated dependence.». Substance use & misuse 40 (4):  pp. 499-510. doi:10.1081/JA-200052433. PMID 15830732. 
  84. Stephens DN (August 1995). «A glutamatergic hypothesis of drug dependence: extrapolations from benzodiazepine receptor ligands». Behav Pharmacol 6 (5 and 6):  pp. 425-446. PMID 11224351. 
  85. Dunworth SJ, Mead AN, Stephens DN (April 2000). «Previous experience of withdrawal from chronic diazepam ameliorates the aversiveness of precipitated withdrawal and reduces withdrawal-induced c-fos expression in nucleus accumbens». Eur. J. Neurosci. 12 (4):  pp. 1501-1508. doi:10.1046/j.1460-9568.2000.00036.x. PMID 10762378. http://www3.interscience.wiley.com/resolve/openurl?genre=article&sid=nlm:pubmed&issn=0953-816X&fecha=2000&volumen=12&número=4&spage=1501. 
  86. Rickels K, Schweizer E, Csanalosi I, Case WG, Chung H (May 1988). «Long-term treatment of anxiety and risk of withdrawal. Prospective comparison of clorazepate and buspirone». Arch. Gen. Psychiatry 45 (5):  pp. 444-450. PMID 2895993. 
  87. Kan CC; Mickers FC, Barnhoorn D (2006). «[Short- and long-term results of a systematic benzodiazepine discontinuation programme for psychiatric patients]». Tijdschr Psychiatr 48 (9):  pp. 683-693. PMID 17007474. 
  88. «[Benzodiazepine reduction does not imply an increased consumption of antidepressants. A survey of two medical practices]». Ugeskr Laeger 171 (41):  pp. 2999-3003. Oct 2009. PMID 19814928. 
  89. British National Formulary; Committee on Safety of Medicines. «Hypnotics and anxiolytics». BNF.org. Consultado el 5 de septiembre de 2008.
  90. McConnell JG (May 2008). «Benzodiazepine tolerance, dependency, and withdrawal syndromes and interactions with fluoroquinolone antimicrobials». British Journal of General Practice (Royal College of General Practitioners) 58 (550):  pp. 365-366. doi:10.3399/bjgp08X280317. PMID 18482496. PMC 2435654. http://www.ingentaconnect.com/content/rcgp/bjgp/2008/00000058/00000550/art00020. 
  91. Unseld E; Ziegler G, Gemeinhardt A, Janssen U, Klotz U (July 1990). «Possible interaction of fluoroquinolones with the benzodiazepine-GABAA-receptor complex». Br J Clin Pharmacol 58 (1):  pp. 63-70. PMID 2167717. 
  92. Sternbach H, State R (1997). «Antibiotics: neuropsychiatric effects and psychotropic interactions». Harv Rev Psychiatry 5 (4):  pp. 214-226. doi:10.3109/10673229709000304. PMID 9427014. 
  93. Committee on Safety of Medicines; Medicines and Healthcare products Regulatory Agency (2008). «Quinolones». British National Formulary. Consultado el 16 de febrero de 2009.
  94. Wong PT (1993). «Interactions of indomethacin with central GABA systems». Arch Int Pharmacodyn Ther 324:  pp. 5-16. PMID 8297186. 
  95. Delanty, Norman (noviembre de 2001). «Medication associated seizures». Seizures: Medical Causes and Management. Humana Press. pp. 152–153. ISBN 0896038270. 
  96. Green MA, Halliwell RF (October 1997). «Selective antagonism of the GABA(A) receptor by ciprofloxacin and biphenylacetic acid». Br. J. Pharmacol. 122 (3):  pp. 584-590. doi:10.1038/sj.bjp.0701411. PMID 9351519. 
  97. Fruensgaard K (July 1977). «[Withdrawal psychosis after drugs. Report of a consecutive material]» (en Danish). Ugeskr. Laeg. 139 (29):  pp. 1719-1722. PMID 898354. 
  98. Committee on Safety of Medicines (2007). «Hypnotics and anxiolytics». British National Formulary. Consultado el 17 de septiembre de 2007.
  99. Tagashira E; Hiramori T, Urano T, Nakao K, Yanaura S. (October 1981). «Enhancement of drug withdrawal convulsion by combinations of phenobarbital and antipsychotic agents». Jpn J Pharmacol. 31 (5):  pp. 689-699. doi:10.1254/jjp.31.689. PMID 6118452. 
  100. Bobolakis I (April 2000). «Neuroleptic malignant syndrome after antipsychotic drug administration during benzodiazepine withdrawal». J Clin Psychopharmacol 20 (2):  pp. 281-283. doi:10.1097/00004714-200004000-00033. PMID 10770479. 
  101. Randall, Michael D; Neil, Karen E (febrero de 2004). «5». Disease management (1 edición). Pharmaceutical Press. p. 62. ISBN 978-0853695233. Consultado el 01-06-2009. 
  102. Ebadi, Manuchair (23 de octubre de 2007). «Alphabetical presentation of drugs». Desk Reference for Clinical Pharmacology (2nd edición). USA: CRC Press. p. 512. ISBN 978-1420047431. 
  103. Zitman FG; Couvée JE (April 2001). «Chronic benzodiazepine use in general practice patients with depression: an evaluation of controlled treatment and taper-off: report on behalf of the Dutch Chronic Benzodiazepine Working Group». Br J Psychiatry 178:  pp. 317-324. doi:10.1192/bjp.178.4.317. PMID 11282810. 
  104. a b «Pharmacological interventions for benzodiazepine mono-dependence management in outpatient settings.» (PDF). Cochrane Database Syst Rev 3:  pp. CD005194. July 2006. doi:10.1002/14651858.CD005194.pub2. PMID 16856084. http://mrw.interscience.wiley.com/cochrane/clsysrev/articles/CD005194/pdf_fs.html. 
  105. Seale TW, Carney JM, Rennert OM, Flux M, Skolnick P (February 1987). «Coincidence of seizure susceptibility to caffeine and to the benzodiazepine inverse agonist, DMCM, in SWR and CBA inbred mice». Pharmacol. Biochem. Behav. 26 (2):  pp. 381-387. doi:10.1016/0091-3057(87)90133-X. PMID 3575358. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/0091-3057(87)90133-X. 
  106. Higgitt A; Fonagy P, Lader M (1988). «The natural history of tolerance to the benzodiazepines». Psychol Med Monogr Suppl 13:  pp. 1-55. doi:10.1017/S0264180100000412. PMID 2908516. 
  107. a b Lader M, Tylee A, Donoghue J (2009). «Withdrawing benzodiazepines in primary care». CNS Drugs 23 (1):  pp. 19-34. doi:10.2165/0023210-200923010-00002. PMID 19062773. 
  108. Schweizer E, Rickels K, Case WG, Greenblatt DJ (October 1990). «Long-term therapeutic use of benzodiazepines. II. Effects of gradual taper». Arch. Gen. Psychiatry 47 (10):  pp. 908-915. PMID 2222130. 
  109. Salzman, Carl (15 de mayo de 2004). Clinical geriatric psychopharmacology (4th edición). USA: Lippincott Williams & Wilkins. pp. 450–453. ISBN 978-0781743808. 
  110. Lal R, Gupta S, Rao R, Kattimani S (2007). «Emergency management of substance overdose and withdrawal». Substance use disorder (PDF). World Health Organisation. p. 82. Consultado el 06-06-2009. «Generally, a longer-acting benzodiazepine such as chlordiazepoxide or diazepam is used and the initial dose titrated downward» 
  111. Noyes R, Perry PJ, Crowe RR, et al (January 1986). «Seizures following the withdrawal of alprazolam». J. Nerv. Ment. Dis. 174 (1):  pp. 50-52. doi:10.1097/00005053-198601000-00009. PMID 2867122. 
  112. Strang J et al (July 1993). «In benzodiazepine dependence». Oxford Medical Publications 23:  pp. 128-142. 
  113. Noyes R, Clancy J, Coryell WH, Crowe RR, Chaudhry DR, Domingo DV (January 1985). «A withdrawal syndrome after abrupt discontinuation of alprazolam». Am J Psychiatry 142 (1):  pp. 114-116. PMID 2857066. 
  114. Sullivan M, Toshima M, Lynn P, Roy-Byrne P (June 1993). «Phenobarbital versus clonazepam for sedative-hypnotic taper in chronic pain patients. A pilot study». Ann Clin Psychiatry 5 (2):  pp. 123-128. doi:10.3109/10401239309148974. PMID 8348204. 
  115. Dr Ray Baker. «Dr Ray Baker's Article on Addiction: Benzodiazepines in Particular». Consultado el 14 de febrero de 2009.
  116. Gerra G; Zaimovic A, Giusti F, Moi G, Brewer C (October 2002). «Intravenous flumazenil versus oxazepam tapering in the treatment of benzodiazepine withdrawal: a randomized, placebo-controlled study». Addict Biol 7 (4):  pp. 385-395. doi:10.1080/1355621021000005973. PMID 14578014. 
  117. Little HJ (July 1991). «The benzodiazepines: anxiolytic and withdrawal effects». Neuropeptides 19 Suppl:  pp. 11-14. doi:10.1016/0143-4179(91)90077-V. PMID 1679209. 
  118. Auta J, Costa E, Davis JM, Guidotti A (September 2005). «Imidazenil: an antagonist of the sedative but not the anticonvulsant action of diazepam». Neuropharmacology 49 (3):  pp. 425-429. doi:10.1016/j.neuropharm.2005.04.005. PMID 15964602. 
  119. Sechi GP; Zoroddu G, Rosati G (September 1984). «Failure of carbamazepine to prevent clonazepam withdrawal statusepilepticus». Ital J Neurol Sci 5 (3):  pp. 285-287. doi:10.1007/BF02043959. PMID 6500901. 
  120. O'Connor RD (1993). «Benzodiazepine dependence--a treatment perspective and an advocacy for control». NIDA Res Monogr 131:  pp. 266-269. PMID 8105385. 
  121. Ashton CH (March 1995). «Protracted Withdrawal From Benzodiazepines: The Post-Withdrawal Syndrome». Psychiatric Annals (benzo.org.uk) 25 (3):  pp. 174-179. http://www.benzo.org.uk/pha-1.htm. 
  122. Busto U; Fornazzari L, Naranjo CA (October 1988). «Protracted Tinnitus after Discontinuation of Long-Term Therapeutic Use of Benzodiazepines». J Clin Psychopharmacol 8 (5):  pp. 359-362. doi:10.1097/00004714-198810000-00010. PMID 2903182. http://www.benzo.org.uk/busto.htm. 
  123. Curran, Hv; Bond, A; O'Sullivan, G; Bruce, M; Marks, I; Lelliot, P; Shine, P; Lader, M (November 1994). «Memory functions, alprazolam and exposure therapy: a controlled longitudinal study of agoraphobia with panic disorder.». Psychological medicine 24 (4):  pp. 969-976. doi:10.1017/S0033291700029056. ISSN 0033-2917. PMID 7892364. 
  124. Barker MJ; Greenwood KM, Jackson M, Crowe SF (April 2004). «Persistence of cognitive effects after withdrawal from long-term benzodiazepine use: a meta-analysis». Arch Clin Neuropsychol 19 (3):  pp. 437-454. doi:10.1016/S0887-6177(03)00096-9. PMID 15033227. 
  125. Higgitt A; Fonagy P, Toone B, Shine P (August 1990). «The prolonged benzodiazepine withdrawal syndrome: anxiety or hysteria?». Acta Psychiatr Scand. 82 (2):  pp. 165-168. doi:10.1111/j.1600-0447.1990.tb01375.x. PMID 1978465. 
  126. Roche USA (October de 2007). «Romazicon» (PDF). Roche Pharmaceuticals USA.
  127. Professor Malcolm Lader (1992). «A pilot study of the effects of flumazenil on symptoms persisting after benzodiazepine withdrawal». Journal of Psychopharmacology.
  128. Baillargeon L, Landreville P, Verreault R, Beauchemin JP, Grégoire JP, Morin CM (November 2003). «Discontinuation of benzodiazepines among older insomniac adults treated with cognitive-behavioural therapy combined with gradual tapering: a randomized trial» (PDF). CMAJ 169 (10):  pp. 1015-1020. PMID 14609970. PMC 236226. http://eprints.ucl.ac.uk/6558/1/6558.pdf. 
  129. McElhatton PR. (Nov-Dec 1994). «The effects of benzodiazepine use during pregnancy and lactation». Reprod Toxicol. 8 (6):  pp. 461-475. doi:10.1016/0890-6238(94)90029-9. PMID 7881198. 
  130. Einarson A, Selby P, Koren G (January 2001). «Abrupt discontinuation of psychotropic drugs during pregnancy: fear of teratogenic risk and impact of counselling» (PDF). J Psychiatry Neurosci 26 (1):  pp. 44-48. PMID 11212593. PMC 1408034. http://www.cma.ca/multimedia/staticContent/HTML/N0/l2/jpn/vol-26/issue-1/pdf/pg44.pdf. 

Enlaces externos[editar]

  • benzo.org.uk («Las benzodiacepinas: cuál es su mecanismo de acción y cómo suspender la ingestión» por la profesora C. Heather Ashton).