Barcelona-Estación de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Barcelona-Estación de Francia
Estació de França Barcelona Catalonia.jpg
Panorámica de la estación
Ubicación
Municipio Barcelona
Zona 1
Zona ATM 1
Datos de la estación
Código 79400
Servicios Aseos Servicios adaptados Aparcamiento Carros portaequipajes
Conexiones Autobuses urbanos
Propietario Adif
Operador Renfe
Tráfico actual Ver salidas y llegadas
Servicios detallados
Larga distancia Euromed
Alvia
Talgo
Regionales Regional
Regional Exprés
Cercanías Cercanías Barcelona
Líneas
Paseo de Gracia R2 Sud Rodalies.png Terminal

Barcelona-Estación de Francia[1] (Barcelona-Estació de França, oficialmente y en catalán), también llamada estación de Francia o históricamente Barcelona-Término es una estación ferroviaria situada en la ciudad española de Barcelona. En 2010, recibió algo más de 850 000 viajeros anuales (sin contar tráfico de cercanías). De ella parten casi todas las líneas regionales y de Media Distancia de Cataluña y algunos servicios de largo recorrido con destino Valencia y Alicante.

Es una estación terminal de carácter monumental dotada con una gran estructura metálica de estilo modernista encargada por MZA e inaugurada en 1929 por el rey Alfonso XIII. En ella trabajaron arquitectos como Pedro Muguruza y Raimon Duran i Reynals.

Está situada en la avenida del Marqués de Argentera, en el distrito de Ciutat Vella, cerca de la Barceloneta y del Parque de la Ciudadela y no muy lejos de la Villa Olímpica de Barcelona.

Situación ferroviaria[editar]

La estación que se encuentra a 4 metros de altitud forma parte de los trazados de las siguientes líneas férreas:

Historia[editar]

Fachada principal de la estación de Francia.

A pesar del gran peso ferroviario que históricamente ha tenido Barcelona, a finales del siglo XIX la misma no contaba con ninguna estación de envergadura a la altura de su importancia ferroviaria. Es por ello que MZA una de las dos grandes compañías férreas privadas de la época junto a Norte decidió dotar a la ciudad de una estación terminal de carácter monumental. Para ello eligió unos terrenos propiedad de TBF con la que MZA se había fusionado en 1898 que albergaban una estación conocida como estación de Francia. El ingeniero ferroviario Eduardo Maristany, marqués de la Argentera fue el encargado de realizar el proyecto inicial del nuevo edificio donde se planteaba una estructura en forma de U con doble nave que se veía condicionado por la curvatura de las vías a su llega a la antigua estación. El diseño contemplaba doce vías con acceso a andén y dos de escape. Los pabellones laterales estaban formados por dos edificios para viajeros, uno nuevo y otro derivado de la reforma del ya existente. Ambos edificios quedarían unidos en la parte frontal donde se situaría el acceso principal. Como cualquier otro recinto ferroviario la estación contaría con muelles de carga, depósitos para locomotoras, puentes giratorios, cocheras, depósitos de carbón y otras dependencias al uso. Se contempló la posibilidad de añadirle una tercera nave al proyecto pero su elevado coste descartó dicha opción. En 1924 se abrió a concurso la realización de la obra. Las empresas Maquinista Terrestre y Marítima y Material para Ferrocarriles y construcciones se alzaron con él. En paralelo se lanzó otro concurso para la construcción del edificio para viajeros que ganó el arquitecto Pedro Muguruza. Aún ganador su proyecto se consideró demasiado sobrio por lo que se encargó a Raimon Duran i Reynals y Pelai Martine mejorar la decoración y ornamentación interior del recinto para adaptarlo al gusto de la burguesía de la época lo que redundaría en la utilización de materiales como el bronce o el mármol. En 1926 empezaron unas obras que no concluyeron hasta el 2 de junio de 1929 fecha en la cual el rey Alfonso XIII inauguró la nueva estación.[3] La inauguración tuvo lugar dos semanas después de la apertura de la Exposición Universal que tenía lugar ese año en Barcelona y para cuyo evento se quería tener listo el nuevo recinto dado que el mismo suponía la puerta de entrada a la ciudad de los muchos viajeros que llegarían desde el extranjero. Además de su valor artístico la estación contaba con importantes avances técnicos como unos enclavamientos eléctricos, unas toperas hidráulicas (que aún se conservan) o unos corredores subterráneos para el tránsito de las mercancías.[3]

Durante la Guerra Civil sufrió graves daños lo que llevó a reconstrucciones posteriores generalmente parciales e insuficientes dada la envergura del recinto.

En 1988, y con la vista puesta en los grandes eventos que se iban a celebrar en España en 1992 entre los que se incluían los Juegos Olímpicos de Barcelona se inició una larga rehabilitación del edificio que duró cuatro años y resolvió los graves problemas de deterioro que estaba sufriendo.[4]

A pesar de su monumentalidad, su condición de estación terminal con los problemas de enlace que esto supone han ido derivando el tráfico hacia otras estaciones más modernas y pasantes como Sants que además cuentan con conexión con la alta velocidad.[4]

La estación[editar]

Fue una de las últimas estaciones de Europa edificadas en ese estilo y es actualmente la única estación de tren de la ciudad de Barcelona que destaca por su carácter histórico y artístico.

Dos trenes Alvia en los andenes de la estación en 2010.

Los edificios envuelven las vías en forma de "U" y están fabricados con materiales considerados de lujo como mármol y bronce con vidrieras decorativas. El vestíbulo cuenta con tres cúpulas de grandes dimensiones. Las 12 vías numeradas de la Nº3 a la Nº14 y sus andenes situados dentro de la "U" están cubiertos por dos marquesinas metálicas de 29 m de alto y 195 m de longitud que en parte están en curva hacia la izquierda. Completan las instalaciones de la estación 2 vías con andén en la parte exterior de la marquesina numeradas de la Nº1 a la Nº2 y diversas vías de estacionamiento. Además, a la salida de la estación, a la izquierda del túnel de la línea general, hay otro túnel para mantenimiento de trenes. La estructura metálica fue construida en la empresa Sociedad Material para Ferrocarriles y Construcciones, S.A., conocida popularmente como Can Girona.

Una unidad eléctrica de la serie 448 de Renfe Operadora en la Estació de França de Barcelona.

Cuenta con venta de billetes, atención al cliente, punto de información y aseos. En el exterior hay un aparcamiento situado en uno de los laterales del edificio, una parada de taxi y otras de autobuses urbanos.

Servicios ferroviarios[editar]

Larga Distancia[editar]

Los servicios de larga distancia han sido absorbidos mayoritariamente por Sants, debido a que la estación se encuentra en "fondo de saco", en contraposición a Sants. La estación fue la cabecera de las relaciones internacionales a través de los trenes nocturnos hacia Francia, Italia y Suiza hasta su cancelación en 2013. La estación conserva el Talgo Torre del Oro a Sevilla y en diciembre de 2013 se prolongaron 7 servicios Euromed de Sants a la estación y un servicio Alvia con destino Madrid-Atocha por Valencia, convirtiendo a la estación en la cabecera de estos enlaces.

Media Distancia[editar]

La estación sigue contando con un elevado tráfico de Media Distancia en la medida en que los trenes Regionales, Regional Exprés y Catalunya Exprés que opera Renfe que tienen a Barcelona como destino concluyen o inician sus trayectos en la estación de Francia.

Cercanías[editar]

Desde 2006 se incorporó a la red de Cercanías Renfe al crearse la línea 10. Esta nueva R10 de cercanías Barcelona llevaba desde la estación de Francia hasta el Aeropuerto de Barcelona, pasando por Sants. En febrero del 2009, la línea R2 absorbió a la R10, quedando la estación de Francia como terminal de los trenes cercanías de la línea R2-Sur que van a San Vicente de Calders/Villanueva y Geltrú.



Conexiones[editar]

Las líneas 14, 39 y 51 de la red de autobuses urbanos de Barcelona permiten acceder a la estación. Aunque no dispone de conexión directa con el Metro de Barcelona, la estación de Barceloneta de la línea 4 tiene una parada muy cercana.

Bibliografía[editar]

  • Mercedes López García (1986). MZA: historia de sus estaciones. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. ISBN 9788475061764. 

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 41°23′5.42″N 2°11′8.16″E / 41.3848389, 2.1856000