Segunda Guerra Nórdica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Segunda Guerra Nórdica 1655-1660
Guerras del Norte

Carlos X observando el hielo del Gran Belt, óleo de Johann Philip Lemke (1631-1711)
Fecha 1655-1660
Lugar Polonia-Lituania, Países nórdicos
Casus belli Expansión del Imperio sueco por el mar Báltico y territorio de Polonia-Lituania, invasión rusa de Polonia-Lituania y rebelión de Jmelnytsky
Resultado

Tratados:

Tratado de Roskilde y Tratado de Copenhague (Suecia y Dinamarca) Tratado de Oliva (Suecia y Habsburgo, Brandenburgo, Polonia-Lituania)
Beligerantes
Naval Ensign of Sweden.svg Suecia
Flag of Ducal Prussia.svg Prusia (1656- noviembre de 1657)
Flag of the Cossack Hetmanat.svg Cosacos (1657)
POL COA Radziwiłł.svg Gran Ducado de Lituania (Rebelión Radziwiłł)
Coat of Arms of Moscow.svg Zarato de Rusia
Flag of Transylvania before 1918.svg Transilvania
Flag of Moldavia.svg Principado de Moldavia
Chorągiew królewska króla Zygmunta III Wazy.svg República de las Dos Naciones
Gerae-tamga.svg Kanato de Crimea
Flag of Austria.svg Archiducado de Austria (desde agosto de 1657)
Dinamarca Reino de Dinamarca y Noruega
Bandera de Sacro Imperio Romano GermánicoSacro Imperio Romano Germánico
Rusia (1656-58)
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas
Comandantes
Naval Ensign of Sweden.svg Carlos X Gustavo
Naval Ensign of Sweden.svg Carl Gustaf Wrangel
Flag of Ducal Prussia.svg Federico Guillermo I, elector de Brandeburgo
Coat of Arms of Moscow.svg Alejo I de Rusia
Chorągiew królewska króla Zygmunta III Wazy.svg Juan II Casimiro Vasa
Chorągiew królewska króla Zygmunta III Wazy.svg Esteban Czarniecki
Fuerzas en combate
Rusia: 146 000
Suecia: 105 000
Bradeburgo-Prusia: 37 000
Cosacos: 73 000
Transylvania: 25 000
Valaquia: 5000
Moldavia: 5000
Total: 396 000
Polonia-Lituania: 142 000
Monarquía Habsburgo: 29 000
Tártaros de Crimea: 2000
Dinamarca: 54 000
Países Bajos: 7000
Rusia: 46 000
Total: 280 000
Bajas
217 000 193 000

La Segunda Guerra Nórdica o Segunda Guerra Sueco-Polaca (en polaco: II wojna północna, en sueco: Nordiska krigen) engloba una serie de conflictos bélicos, por la hegemonía en el Báltico, conocidos como las guerras del Norte, librados, principalmente, entre Suecia contra la República de las Dos Naciones, mancomunidad entre Lituania y Polonia.

Coetáneamente a este conflicto, otros países limítrofes también entraron en guerra contra Polonia, lo que se conoce en la historia polaca como el Diluvio: Rusia (1654-1667), Prusia-Brandeburgo (1657-1660), el Sacro Imperio Romano Germánico (1657-1660) y el Reino de Dinamarca y Noruega (1657-58 y 1658-60).

Antecedentes[editar]

En 1558 el zar Iván IV (Iván el Terrible), invade Livonia (actuales Letonia y Estonia), desatando la guerra Livona y un conflicto que perduraría durante 25 años en el mar Báltico. En 1582 Suecia y Polonia se aliaron, para expulsar a las tropas rusas de Livonia. En 1587, Segismundo III, unió las dinastías Jagellón y Vasa en su persona, siendo elegido rey de Suecia. En 1599, su destitución como rey, provocó el estallido de las guerras polaco-suecas.[1]

En 1648, la Paz de Westfalia concluyó la guerra de los Treinta Años, tras la cual el Imperio sueco emergió como una nueva potencia europea. En la guerra de Torstenson (1643-1648), en el ocaso de la guerra de los Treinta Años, Suecia había derrotado a Dinamarca, la antigua gran potencia del Báltico. Suecia había estado en paz con Rusia desde el Tratado de Stolbovo que puso fin a la guerra de Ingria en 1617. Suecia había permanecido en guerra con la República de las Dos Naciones (Polonia y Lituania) desde la guerra polaco-sueca (1626-29), que fue concluida con el Tratado de Altmark.

Por otro lado, la República de las Dos Naciones, después de la extinción de la Dinastía Jagellón en 1572, había ido perdiendo su posición dominante. Desde 1648, bajo el reinado de Juan II Casimiro Vasa, experimentó una enorme crisis, debido tanto a la rebelión de Jmelnytsky en el sureste, como a la parálisis de la administración por las disputas entre el rey y el hetman (príncipe) lituano Janusz Radziwiłł y la falta de apoyo de la nobleza en la Sejm (Cámara Baja polaca), para financiar al ejército que tuvieron como consecuencia, que la república carecia de una defensa suficiente.

En enero de 1654, concluyó la alianza antipolaca del Tratado de Pereyáslav, entre el rebelde cosaco hetman Bogdán Jmelnitski y Alejo I de Rusia, que controlaba un ejército bien equipado. Ese mismo año, Carlos X Gustavo sucedió a su prima Cristina de Suecia en el trono sueco, mientras las fuerzas rusas avanzaban en el noreste de la desprotegida República de las Dos Naciones, amenazando las zonas de interés suecas en la costa del Báltico. Viendo el éxito ruso, Suecia también decidió intervenir, con el pretexto «de que era para proteger a la población protestante en Polonia». Mantenía una estrecha relación con el también príncipe protestante de Transilvania y tenía intenciones de derrotar a la católica Polonia. Atrajo a su bando al Hetmanato cosaco que estaba contra el gobierno polaco y le prometió su apoyo militar si los cosacos rompían con los rusos. Bogdán Jmelnitski envió una expedición encabezada por el coronel de Kiev a Halychyna, pero regresó pronto, debido al motín dentro de sus propias filas.

Suecia, entonces un imperio expansionista, con un ejército diseñado para ser mantenido por los ingresos de los territorio conquistados, era consciente de que un ataque directo a Rusia, su principal adversario, podría provocar una alianza rusa-polaca-danesa. Suecia no podía formar una alianza con Polonia, por la negativa de Juan II Casimiro a renunciar su demandas de la corona sueca y por las demandas territoriales que la nobleza polaco-lituana exigían. Las negociaciones en Lübeck, durante febrero de 1655, terminaron sin resultado. Por lo tanto, Suecia optó por un ataque preventivo a la mancomunidad polaco-lituana, para conquistar los territorios todavía no ocupados por los rusos.

Etapas de la guerra[editar]

La invasión sueca de Polonia-Lituania[editar]

Fronteras de Polonia en 1660
Ocupación en 1655 de Polonia-Lituania por suecos (azul claro) y rusos (verde claro).

El plan sueco era atacar desde tres frentes: Por el Oeste el mariscal Arvid Wittenberg debía avanzar desde Pomerania, con un ejército de 14 000 hombres, compuesto principalmente por tropas reclutadas especialmente para Polonia. Por el Norte, el rey Carlos X Gustavo de Suecia con un ejército de 15 000 hombres desde Suecia. Por el Noreste, debían invadir Lituania los mariscales Gustaf Horn y Gustav Lang con 9000 efectivos, desde el territorio sueco de Livonia. Las fuerzas totales suecas para esta campaña de Polonia, eran de unos 40 000 hombres.[2]

En el frente Norte, el 1 de julio de 1655, el comandante Lewenhaupt conquistó la ciudad de Daugavpils, en la parte polaca de Livonia. Mientras tanto, el mariscal Wittenberg, el 11 de julio, cruzó la frontera Este de Polonia, enfrentándose con un ejército polaco de 13 000 hombres, con el apoyo de 1400 campesinos. Pero el 25 de julio, después de la batalla de Ujście, los nobles polacos, consciente de la superioridad profesional del ejército sueco, juraron fidelidad al rey de Suecia. Wittenberg dejó una guarnición en Poznan.[3]

Primer Tratado Kédainai[editar]

En el frente norte, el hetman lituano Janusz Radziwiłł, el 17 de agosto de 1655, firmó el Tratado de Kėdainiai con Suecia, en el que puso el Ducado de Lituania bajo la «protección» de Suecia.[4]​ El Tratado incluía una cláusula, según la cual, los lituanos no tenían que luchar contra los otros miembros de la Unión polaca. Una parte del ejército lituano, se opuso al Tratado y fundó la Confederación de Wierzbołów, bajo el liderazgo del magnate Paweł Jan Sapieha.[3]

Conquista de Varsovia[editar]

Carlos Gustavo agrupó sus tropas en la Pomerania sueca y desde allí, el 14 de julio, invadió Polonia, alcanzando, el 14 de agosto a las tropas de Wittenberg, en Konin. Al día siguiente ocuparon los dos ejércitos Koło, donde construyeron un campamento. El ejército continuó luego con 30 000 soldados hacia Varsovia. Se encontraron solamente una ligera resistencia, porque Polonia tenía la casi totalidad de sus fuerzas militares, en el frente ruso. Juan II Casimiro pudo reunir un pequeño ejército y se enfrentó a los suecos el 23 de agosto en la batalla de Sobota donde fue derrotado, huyendo hacia Cracovia. Wittenberg recibió la orden de perseguir a las fuerzas polacas derrotadas que huían hacia Cracovia, mientras que Carlos X Gustavo, con unos 3000 hombre, marchó hacía Varsovia que se rindió el 29 de agosto, sin ofrecer ninguna resistencia. El rey sueco ganó un importante botín para su ejército, compuesto por 120 cañones de bronce, municiones y alimentos. El ejército ruso estaba a tan solo dos días de marcha de la ciudad, pero regresó hacia el Este.

Conquista de Cracovia[editar]

El 24 de agosto, Carlos X Gustavo marchó hacia Cracovia uniéndose a las tropas de Wittenberg, sitiando la ciudad el 16 de septiembre. El rey polaco, con sus últimas tropas, consiguió romper el cerco el 20 de septiembre y los dos ejércitos se enfrentaron el 23 de septiembre, en la batalla de Wojnicz, donde los suecos volvieron a derrotar al ejército polaco. Después de la batalla, el rey de Polonia huyó a Silesia, mientras Cracovia se rendía al rey sueco el 19 de octubre.

Segundo Tratado de Kédainiai[editar]

El Tratado de la unión de Kėdainiai reino de Lituania y Suecia

El 20 de octubre, se firmó el segundo Tratado de Kedánia que incorporaba Lituania a Suecia, reconociendo Radziwiłł a Carlos X Gustavo, como gran Duque de Lituania. En los días siguientes, se rindió la mayor parte del ejército polaco. El 26 de octubre el polaco Koniecpolski se rindió, cerca de Cracovia, con 5385 hombres. En la ciudad se mantuvo una guarnición sueca de 2500 hombres al mando de Paul Würtz. El 28 de octubre el hetman Stanisław Lanckoronski y el hetman Stanisław «Rewera» Potocki, se rindieron con 10 000 hombres y el 31 de octubre se rindió Mazovia después de la batalla de Nowy Dwór.

Ocupación rusa[editar]

Mientras tanto, las fuerzas rusas y cosacas habían ocupado el Este de la República de las Dos Naciones, hasta Lublin, dejando solo a Leópolis bajo control polaco-lituano. A finales de octubre, Carlos X Gustavo se dirigió hacia el norte y dejó al mariscal Wittenberg en Cracovia con unos 3000 soldados suecos y 2000 polacos y un número adicional de guarniciones dispersas, para controlar la parte sur de la república ocupada por Suecia.

Intervención de Brandeburgo[editar]

En el Norte de Polonia-Lituania, el ducado de Prusia Real, era desde la Segunda Paz de Torún, un feudo polaco y por tanto, una amenaza para el rey sueco. El 12 de noviembre se firmó el Tratado de Rinsk entre los nobles de la desprotegida Prusia Real y el príncipe Elector de Brandeburgo Federico Guillermo I y duque del Ducado de Prusia[5]​ acordando que las guarniciones brandeburguesas defendieran la inminente invasión sueca.[6]​ Sin embargo, las importantes ciudades de Danzig (Gdańsk), Toruń y Elbląg no suscribieron el tratado y por tanto, no contaron con guarniciones brandeburguesas y, salvo la primera, se rindieron a Suecia.[6]​ Esta ocupó a continuación casi toda la Prusia Real a excepción de Malbork y persiguió al elector brandeburgués hasta  Kaliningrado, donde el 17 de enero de 1656, tuvo que aceptar someterse a los suecos en el Tratado de Königsberg.[4]​ En este tratado, el Elector conservaba el Ducado de Prusia, pero como feudo sueco. Las guarniciones de Brandeburgo en Prusia Real fueron retiradas y cuando en marzo Malbork se rindió, Danzig quedó como la única ciudad sin control sueco.

Formación de la Resistencia polaca[editar]

Parecía en ese momento, como si Polonia estuviera completamente derrotada. Pero las diferencias religiosas entre los protestantes suecos y la católica Polonia, provocaron casos de malos tratos, asesinatos de sacerdotes y monjes católicos y saqueos de sus iglesias y monasterios. Estos abusos por parte de los suecos, dieron pie a la formación de grupos guerrilleros en los territorios polacos ocupados por los suecos. Un grupo guerrillero atacó una pequeña guarnición sueca en Koscian en octubre de 1655 y mató a Frederick de Hesse, cuñado del rey sueco.

Asedio sueco de Jasna Góras 1655. Pintura al óleo, 17. Jh. Malarnia Jasnogórska, de Jasna Góra, Sala Rycerska

El ejército sueco, liderado por Johan Reinhard Wrzesowicz, intentó conquistar el Monasterio de Jasna Góra, en Czestochowa. Sin embargo, después de un mes, el asedio resultó en vano, ya que un grupo de monjes de dicho monasterio, consiguió contraatacar al ejército sueco, apoyados por voluntarios locales, en su mayoría pertenecientes a la nobleza de Polonia y Lituania (Szlachta), con lo que consiguieron salvar el icono de la Virgen negra de Czestochowa. Este hecho fue un punto de inflexión para la hasta entonces infructuosa guerra contra Suecia,[1]​ ya que la noticia de la victoria polaca, se expandió por toda Polonia, despertando el patriotismo en la población polaca. Un manifiesto publicado el 20 de noviembre en Opole llamando a la Resistencia, pedía el regreso del rey Juan II Casimiro,[7]​ y en diciembre un ejército de campesinos conquistó Nowy Sącz.[7]

El 29 de diciembre el hetman (jefe militar) Estanislao «Rewera» Potocki y el feldhetmans Stanisław Lanckoroński, constituyeron la Confederación de Tyszowce, una alianza de la nobleza polaco-lituano, para resistir la invasión sueca. El 1 de enero de 1656, regresó Juan II Casimiro de su exilio y nombró a Stefan Czarniecki comandante en jefe de los polacos. En febrero de 1656, la mayoría de los soldados polacos que en octubre de 1655 fueron obligados a ingresar en el ejército sueco, desertaron y se incorporararon a las tropas de la Confederación.

Batalla de Gołąb

Carlos X Gustavo respondió a la amenaza, persiguiendo con 11 000 jinetes, a las fuerzas de Czarnieckis que contaba con tan solo 2400 hombres, venciéndolo en la batalla de Gołąb (febrero de 1656).[7]​ Carlos Gustavo intentó tomar Lviv, pero su avance fue detenido en la batalla de Zamość, cuando fue cercado por el ejército polaco-lituano, dirigidos por Sapieha y Czarniecki y a duras penas pudo escapar los días 5 y 6 de abril, rompiendo las líneas de Sapieha, durante la batalla de Sandomierz, pero perdiendo toda su artillería y la mayor parte de su aprovisionamiento. Una fuerza sueca liderada por Federico de Baden fue destruidas por Czarniecki el 7 de abril en la batalla de Warka.[3]​ En el mismo mes, Juan II Casimiro en Lwów proclamó a la Virgen María, reina de Polonia y se comprometió a resarcir las pérdidas sufridas por los campesinos si él recuperaba el control.

Brandeburgo - Tratado de Malbork[editar]

La resistencia de los nobles polacos que rompieron sus anteriores juramentos al rey sueco, el retorno del rey Juan II Casimiro y el profundo sentimiento patriótico del pueblo polaco, pusieron al rey de Suecia en una situación precaria. Carlos Gustavo vio, como única esperanza para una victoria sobre Polonia, la división de la República, con la participación de Transilvania, Brandenburgo y Jmelnytsky (parte de la actual Ucrania).

El 25 de junio de 1656, Carlos X Gustavo, firmó con el elector de Brandenburgo, el Tratado de Malbork que concedía la región de Gran Polonia a Brandeburgo, a cambio de su ayuda militar. Aunque el elector brandeburgués era libre del vasallaje sueco en la Gran Polonia, permanecía como vasallo sueco para el Ducado de Prusia. Las guarniciones brandeburguesas reemplazaron a las suecas en la Gran Polonia, que semarcharon para reforzar el ejército de Carlos X Gustavo.

Batalla de Varsovia - 1656 (Johann Philipp Lemke (1631-1711))

El 29 de junio, Varsovia fue atacada por Juan II Casimiro, con 28 500 soldados regulares y una leva de 18 000 a 20 000 hombres. Brandeburgo participó activamente en la guerra del lado sueco, lo que llevó a Juan II Casimiro a declarar que mientras sus tártaros ya tenían a los suecos para desayunar, ahora llevaría a Federico Guillermo bajo custodia, donde ni el sol ni la luna brillarían. A pesar de la gran mayoría de los polacos y sus aliados tártaros, Suecia y Brandeburgo obtuvieron, entre el 28 y 30 de julio, una gran victoria en la batalla de Varsovia.

Intervención Transilvania[editar]

De acuerdo con el Tratado de Radnot, Carlos X Gustavo se alió, entre otros, con el también protestante Jorge Rákóczi II de Transilvania, para el posterior reparto de Polonia-Lituania. Rákóczi, con sus tropas de cosacos, invadió y devastó el sureste de Polonia, pero Juan II encontró un aliado en Leopoldo I de Habsburgo, cuyos ejércitos marcharon a Polonia-Lituania desde el suroeste.

El zar Alejo I de Rusia en la revisión de sus tropas (Historiengemälde de Nikolai Swertschkow 1864)

Guerra rusa-sueca[editar]

En mayo de 1656, Alejo I de Rusia había declarado la guerra a Suecia, aprovechando que Carlos X Gustavo estaba en Polonia y había dejado a Livonia, Estonia e Ingria defendida solo con un pequeño ejército. Alejo invadió Livonia en julio de 1656 con 35 000 hombres y tomó Daugavpils.[1]​ La firma del armisticio con Polonia en el Tratado de Vilna (1656) permitió a Rusia centrarse en esta guerra y obligó a Suecia a ponerse a la defensiva.

El general brandeburgués Jorge Federico de Waldeck-Eisenberg sufrió en octubre una derrota en la ciudad de Elk y el rey polaco Juan II Casimiro, reconquistó Gdansk. En esta emergencia, decidió Carlos X Gustavo, firmar el Tratado de Labiau (20 de noviembre de 1656) conceder al elector de Brandenburgo la soberanía total de Prusia.[4]​ Por el Tratado de Blomberg (19 de septiembre de 1657) obtuvo el Elector también la independencia de Prusia de Polonia.[4]

Una vez más el rey sueco atravesó toda Polonia, para reunirse con su nuevo aliado, el príncipe de Transilvania, Jorge II Rákóczi. Pero fue detenido en la puerta de la ciudad de Częstochowa. La vanguardia de los cosacos transilvanos, fue el 20 de junio de 1657, cercada y derrotada por el ejército polaco en la batalla de Czarny Ostrów, en Podolia. En su huida, los cosacos abandonaron las pertenencias y Jorge II Rákóczi, finalmente, se vio forzado a rendirse. En las posteriores negociaciones de paz con los polacos, entre el 21 y el 23 de junio de 1657, Rákóczi disolvió la alianza con Suecia y tuvo que pagar contribuciones de guerra, así como abandonar las ciudades polacas ocupadas (Cracovia y Brest), tras lo cual, lo dejaron en libertad volviendo con el resto de su ejército a Transilvania.

Nuevas alianzas[editar]

Las tropas polacas hicieron una feroz resistencia a los suecos. Mientras tanto, Juan II Casimiro, intentó buscar nuevos aliados. Para contrarrestar el dominio de Suecia en el norte de Europa, se posicionaron junto a Polonia, Dinamarca, Austria (Casa de Habsburgo) y los Países Bajos. El sultán turco permitió una alianza de su vasallo el Kanato de Crimea con el rey polaco. Carlos X Gustavo, después de la declaración de guerra danesa, abandonó Polonia, dejando solo a Brandeburgo en el conflicto polaco.

La guerra de Dinamarca y Noruega contra Suecia[editar]

El ejército sueco sobre el Gran Belt congelado

La Guerra Sueco-Danesa entre 1657-58, fue un conflicto entre Suecia y Dinamarca-Noruega durante la Segunda Guerra del Norte, con Holstein como aliado de los suecos. En 1657, Carlos X de Suecia y su ejército sueco se atascaron en Polonia. Federico III de Dinamarca vio una oportunidad para recuperar los territorios perdidos en 1645 (Guerra de Torstenson) y el 1 de julio de 1657 declaró la guerra a Suecia.

Territorios suecos tras el Tratado de Roskilde

El estallido de la guerra con Dinamarca proporcionó a Carlos X una excusa para retirarse de la campaña polaca e invadir Dinamarca. El conflicto, que puso en peligro la misma independencia danesa, terminó con una contundente victoria sueca y con el Tratado de Roskilde que le arrebató aún más territorios a Dinamarca y a Noruega.

Mientras tanto, las fuerzas polacas encabezadas por el general Stefan Czarniecki, asolaron el sur de la Pomerania Sueca y destruyeron y saquearon Pasewalk, Gartz (Oder) y Penkun.

El acuerdo de paz[editar]

El rey sueco Carlos X Gustavo cayó enfermo a principios de 1660 y murió el 23 de febrero de ese año. Con su muerte, uno de los principales obstáculos para la paz había desaparecido y el Tratado de Oliva fue firmado el 23 de abril en la ciudad de Oliwa, cerca de Gdansk, por el emperador Leopoldo I de Habsburgo, el elector Federico Guillermo I de Brandeburgo, el regente sueco Magnus Gabriel De la Gardie y el rey Juan II Casimiro de Polonia.

En el tratado, Juan II Casimiro renunciaba a sus pretensiones a la corona sueca, que su padre, Segismundo III, había perdido en 1599. Polonia además cedía formalmente Livonia a Suecia junto con la ciudad de Riga, que había estado bajo control sueco desde la década de 1620.

El tratado resolvía los conflictos entre Suecia y Polonia que habían quedado pendientes desde la guerra de 1598-1599 entre el duque Carlos y Segismundo Vasa (Segismundo III de Suecia), la guerra Polaco-Sueca (1600-1629) y las guerras del Norte (1655-1660). Los Hohenzollern de Brandeburgo vieron además reconocida su independencia y soberanía sobre el Ducado de Prusia; anteriormente habían dominado el territorio como feudo del rey de Polonia. En caso de que la familia se extinguiese, el territorio revertiría a la Corona polaca.

El Tratado de Oliva, junto con el Tratado de Copenhague de ese mismo año, marcaron el cenit del poderío sueco.

Referencias[editar]

  1. a b c Froese, Wolfgang: Geschichte der Ostsee.
  2. Isacson, Claes-Göran: Karl X Gustavs krig.
  3. a b c Frost, Robert: The Northern Wars.
  4. a b c d Rhode, Gotthold: Geschichte Polens.
  5. Defensiv-Vertrag von Rinsk zwischen dem westlichen Preußen und dem Herzog von Preußen
  6. a b Frost, 2000, p. 171.
  7. a b c Frost, Robert: After the Deluge.

Bibliografía[editar]

  • Bagge, Sverre y Knut Mykland: Norge i dansketiden. Cappelen 5. Edición de 1998.
  • Frost, Robert I.: After the Deluge. Poland-Lithuania and the Second Northern Era 1655-1660 (Cambridge Studies in Early Modern History). Cambridge University Press, 2004, ISBN 0-521-54402-5.
  • Frost, Robert I.: The Northern Wars. Era, State and Society in Northeastern Europe 1558-1721. Longman, London, 2000, ISBN 978-0-582-06429-4.
  • Opitz, Eckardt: Austria y Brandeburgo, en sueco-polaca en la Guerra de 1655 hasta 1660. Preparación y Ejecución de las Campañas en Dinamarca y Pomerania (Wehrwissenschaftliche Investigaciones, Departamento de Militärgeschichtliche Estudios. Tomo 10). Boldt, Boppard, en 1969, ISBN 3-7646-1530-3.
  • Rhode, Gotthold: Historia De Polonia. Una Visión De Conjunto. Científicos Buchgemeinschaft, Darmstadt, 3. Ed. En 1980, ISBN 3-534-00763-8, pp. 273-283.
  • Schlürmann, Jan: La Segunda Nórdico De La Guerra 1655/57 De 1660. En: Eva Susanne Fiebig y Jan Schlürmann (Ed.): Manual de nordelbischen historia Militar. Los ejércitos y las Guerras en Schleswig, Holstein, Lauenburg, Eutin y Lübeck 1623-1863/67. Husum, Husum, 2010, ISBN 978-3-89876-317-2, pp. 327-346.