Luisa González Gutiérrez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Luisa González»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Luisa González Gutiérrez
Nacimiento 25 de abril de 1904
Bandera de Costa Rica, Heredia, Costa Rica
Fallecimiento 20 de octubre de 1999 (95 años)
Bandera de Costa Rica, San José, Costa Rica
Nacionalidad Costarricense
Ocupación Escritora, Educadora
[editar datos en Wikidata]

Luisa González Gutiérrez (Heredia, Costa Rica, 25 de abril de 1904,—San José, Costa Rica, 20 de octubre de 1999) fue una destacada docente, escritora, pedagoga, y activista en temas infantiles, femeninos, políticos y sindicales de Costa Rica. Autora de la obra A ras del suelo, que gana el Premio Nacional de Novela otorgado en 1971, y el Premio Nacional de Teatro en 1975.

Biografía[editar]

Nació en la ciudad de Heredia el 24 de abril de 1904, primera de los siete hijos de Ismael González y Rosalina Gutiérrez. Hacia 1912, su familia vivió en La Puebla, San José, en las vecindades de la Escuela Porfirio Brenes y en 1915 se traslada a Heredia. González cursó sus estudios primarios en escuelas de Heredia, San José y Puntarenas.

En 1918 ingresó a la Escuela Normal de Costa Rica, fundada cuatro años antes en Heredia, mientras en el país se vive un momento de represión y del régimen de Tinoco, con levantamientos y rebeliones en varios lugares del país y una "verdadera insurrección popular en San José".[nota 1] A partir de 1921 comenzó a recibir lecciones con Carmen Lyra en la cátedra de Literatura infantil en la Escuela Normal, donde participa en un grupo de estudio,[nota 2] y en octubre, gana un "accésit" en el concurso[nota 3] convocado en la Institución con el tema "Estudio acerca de la influencia de la Escuela Normal en la cultura de la mujer en Costa Rica". Se graduó de maestra en la Escuela Normal de Costa Rica el 17 de diciembre de 1922, y al año siguiente, en 1923, publicó "Pinocho enfermo: Juguete cómico, arreglado por Luisa González", pieza de teatro infantil, en la revista San Selerín,[nota 4] dirigida por Carmen Lyra y Lilia González, que inicia ese año la segunda época (la primera fue de 1912 a 1913). Esta obra incluyó una partitura titulada "Pinocho se va a morir", con música del maestro Rodolfo Quesada. Durante este año, trabajó como maestra en la Escuela de Guadalupe: en esos años “Luisa estaba muy metida siempre en todos los movimientos digamos prácticos, para ayudar a resolver los problemas de los niños desvalidos. Aparte del problema de ayudar a su familia propia, Luisa observaba el de los niños aislados, pobres o ricos, los últimos entregados a los sirvientes y sin contacto con sus padres. Se encontró con el abandono en uno y en el otro extremos".[1] Es así como en 1926, colaboró con la escritora Carmen Lyra y con Margarita Castro en la Escuela Maternal Montessoriana, primer centro costarricense de educación preescolar de orientación científica, que la llevó a tener contacto con la población infantil y la gente necesitada de la ciudad de San José. La Escuela Maternal Montessoriana se abrió en San José el 1º de marzo de 1926, con cien niños, y recibió un amplio apoyo de parte de personas y algunos medios, como el Diario de Costa Rica y la revista El Maestro.[nota 5]

Junto a Carmen Lyra, Luisa González se cultivó intelectualmente, y conoció las nuevas corrientes pedagógicas que se seguían en Europa en la década de 1930. Entre 1929 y 1930, publicó artículos sobre diversos temas de pedagogía, higiene escolar y enseñanza en general, en revistas nacionales como El Maestro y La Escuela costarricense. También junto con Lyra, colaboró en la segunda etapa de la revista San Selerín.

Durante la década de 1930, su participación en la militancia política fue más activa. En 1928, participó y firmó el manifiesto en favor de la lucha de Augusto Sandino en Nicaragua del comité de apoyo y solidaridad con la lucha nacionalista contra la ocupación militar de Estados Unidos. Aparece en una lista que convoca a la conferencia de Víctor Raúl Haya de la Torre en el Teatro América y en diciembre publica en el Repertorio americano, una nota entusiasta sobre dicha actividad. Carlos Luis Sáenz y Adela Ferreto recuerdan que "Luisa insistió mucho para que nos metiéramos en el APRA".[nota 6] Participó en el Comité Seccional del Partido APRA, que llevó a cabo una fuerte actividad contra las compañías eléctricas en el país. Con Lilia González, Ester de Mezerville, Carmen Lyra y Ester Silva, organizan las Colonias Escolares de Vacaciones en Coronado para las vacaciones de niños con pocos recursos. Es así como en julio de 1931 al Partido Comunista de Costa Rica, fundado un mes antes. Unos meses después defiendió el comunismo en el diario La Tribuna como respuesta a un ataque de un cura. Este año se inició la publicación del semanario Trabajo, que continuó hasta 1948, en el que ella colaboró, así como en los otros periódicos del Partido Vanguardia Popular, Adelante (1953-1962) y Libertad (1962-1984). Desde los primeros meses, participa activamente en las actividades de esa organización; su asistencia, con Carmen Lyra y Lilia Ramos a la sesión ordinaria del Partido Comunista de Alajuela, que incluyó un desfile por las calles de la ciudad, causó interés y se publicó como noticia.[nota 7]

En 1933, con un comité organizó la construcción de un tercer kinder en Barrio Cuba, llamado Omar Dengo, del cual fue la primera directora; trabajaron con ella también las maestras Carmen Valverde y Flora Azuola.[nota 8] En un editorial dedicado a ella por motivo de la destitución en 1937, se dice: "la escuela Omar Dengo es de ella y estaba allí en realidad más que por nombramiento, por derecho de creación; porque esa escuela es obra de su iniciativa y de su voluntad. Ella recaudó cinco a cinco, el dinero para hacer el edificio y se ha consagrado durante años a hacer de su escuela una institución al servicio de los niños de la población escolar más injustamente maltratados".[nota 9] Durante este mismo año creó también Maestro Unidos, primera asociación de este tipo en Costa Rica, que más tarde dio origen a la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) y la Unión Nacional de Educadores (UNE), esta última desaparecida en 1948. Finalmente, es en este año que se casa con Gonzalo González González,[nota 10] quien ayuda a fundar las farmacias de la C. C. S. S., tiene una activa vida política en estos años y luego se dedica a la docencia universitaria (fue decano de Farmacia de la Universidad de Costa Rica). El 16 de julio de este año es elegida secretaria general del Sindicato de Mujeres, que se organiza con una plataforma de cinco puntos, entre los cuales destaca la igualdad salarial de hombres y mujeres en puestos idénticos y el permiso por maternidad cuatro semanas antes y cuatro después del parto.

En 1936, fundó la revista Triquitraque junto a Emma Gamboa y Lilia Ramos, fundó Triquitraque, la revista infantil más duradera en el país (mayo de 1936-octubre de 1947, interrumpida durante 1943), en el que se involucran inmediatamente Carlos Luis Sáenz y Adela Ferreto. Fue la principal administradora y publicó algunos artículos. Formó parte del Grupo de amigos de la República Española y el Grupo de partidarios de la paz; participó en una protesta en un recital de un pianista franquista en el Teatro Raventós junto con Clemencia Valerín e Isabel Salazar, siendo reprimidas por la policía. Esto conllevaría a que un año después, el gobierno de León Cortés Castro, con el ministro de Educación, Alejandro Aguilar Machado, la destituyese de su puesto de directora de la Escuela Omar Dengo. Los padres de familia de la Escuela le hicieron un homenaje de agradecimiento y le obsequiaron una medalla de oro. El 26 de junio participó junto con Carlos Luis Sáenz en un mitin del Partido Comunista en San José.

Participó en la fundación de la Universidad Popular en la casa de Carmen Lyra, con Adela Ferreto, Carlos Luis Sáenz, Estela Peralta, Emilia Prieto y otros educadores, en 1940. Durante esta década, también fundó la primera asociación magisterial del país, Maestros Unidos, germen de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) y de la Unión Nacional de Educadores (UNE), esta última desaparecida en 1948. En 1945-1946 publicó dos capítulos de la que luego será A ras del suelo en el Repertorio Americano. En la misma revista publicó el relato «Cómo conocí a Carmen Lyra».

En 1948, estalló la Guerra Civil de Costa Rica, en la cual resultó triunfador el bando encabezado por José Figueres Ferrer, quien entre febrero y abril proscribó el Partido Vanguardia Popular, surgido del seno del Partido Comunista. Ella fue la tesorera responsable de los fondos recolectados con el nombre Columna Fallas, y de los gastos de alimentación de los que participaban en la guerra civil en San José y de las familias involucradas, por parte del Partido Comunista y también del gobierno calderonista hacia el final de la contienda. Como consecuencia, su casa fue asaltada después por grupos figueristas que se llevaron la documentación relativa a esta actividad, así como otros documentos personales, según consta en una carta publicada por el Diario de Costa Rica. Posteriormente, participó activamente en la recolección de fondos para comprar una máquina de escribir para el escritor Carlos Luis Fallas, preso, según los liberacionistas, por "robar gallinas”.[nota 11] Un año después de la guerra, participó en la fundación de la Unión (Organización) de Mujeres Carmen Lyra, para difundir los derechos femeninos, de donde surge la Alianza de Mujeres Costarricenses, cuyo órgano, el periódico Nuestra Voz, ayuda a organizar.[nota 12] Un año después, representó a la Alianza de Mujeres Costarricenses en el Congreso Mundial de Mujeres organizado en junio en Copenhague por la Federación Democrática Internacional de Mujeres.

En 1954 viajó a una actividad de mujeres en Guatemala, sobre la que escribe un relato, Tierra y paz, que se publicó como el tomo N°2 de una serie de Ediciones de la Alianza de Mujeres Costarricenses. El mismo año aparece otro relato, producto del viaje por la zona sur de Costa Rica, Una gira por la zona bananera.[nota 13] En 14 de mayo de 1955, participó en la constitución de un Centro de Cultura Carmen Lyra. En 1966, participa en la Conferencia Tricontinental, en La Habana, Cuba.[nota 14] En junio de 1968, es nombrada administradora del semanario Libertad.[nota 15] En 1969, postulan candidata a vicepresidenta del Bloque de obreros y campesinos.[nota 16] Junto con Manuel Bermúdez (editor), Emilia Prieto, Néstor Zeledón, Ana Antillón, Francisco Zúñiga y Elsa Sáenz, colabora en la fundación de «Repertorio», “magazine de cultura” que se publica durante ese año, en un folleto de menor formato, con tinta de colores; que deja de aparecer en 1970.[nota 17] En octubre de 1972 asistió al Seminario Latinoamericano de Mujeres organizado en Santiago de Chile.

Colaboró constantemente en los periódicos Trabajo, Libertad, La Juventud y Semanario Universidad. Aparece como jefe de redacción del semanario Nuestra voz, órgano de la Alianza de Mujeres Costarricenses. En el periódico Libertad anuncia la columna “Por qué ingresa la gente al Partido Vanguardia Popular”, en el que aparecerían relatos de los militantes con el afán de constituir la historia del PVP. Recibe en la U.R.S.S. la Condecoración del Centenario Vladimir I. Lenin. Como gerente general, abre la Librería Internacional, en Barrio Los Ángeles (San José), con el lema "Difunde las ideas más avanzadas", con el que también se anunciaba la Librería Cultural (1968-1969*, a 50 metros del Hotel Balmoral) y la Librería Ediciones Revolución (en las cercanías del Cine Roxy, 1970), que antecedieron la Librería Internacional.[nota 18] Ante una invitación de la Asociación Nacional de Autores, presidida por Eduardo Jenkins, se niega a participar como conferenciante en la Embajada de Argentina en San José, debido a la represión política en ese país.[nota 19]

Por muchos años fue la administradora de la Librería Internacional y Germinal hasta mediados de la década de los años 1980. Durante los años 80, se encarga de la columna “Entre comillas” en el Semanario Universidad en el que selecciona citas de sus autores preferidos.

En 1994, publica El primer kinder en Costa Rica, editado por Alejandrina Mata Segreda. Aparece la edición en inglés de A ras del suelo con el título At the Bottom. A Womans’s Life in Central America.'

Falleció en la ciudad de San José el 20 de octubre de 1999, a los 95 años.

Homenajes[editar]

En 1964, el Ateneo Universitario le rinde homenaje y la nombra socia honoraria en reconocimiento a su labor cultural.

En febrero de 1975, se le otorga el Premio Nacional de Teatro por la escenificación de A ras del suelo;[nota 20] [nota 21] el 21 de mayo participa en el homenaje a los creadores nacionales.[nota 22] En ocasión del Año internacional de la mujer, del 19 al 24 de mayo participa como presidenta de la Alianza de Mujeres Costarricenses en el Seminario femenino organizado por el Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes y la Comisión interamericana de la mujer.[nota 23]

En 1976, el periódico Excelsior le dedicó dos páginas de un reportaje fotográfico (1 y 2 de abril).[nota 24] Del 21 de noviembre al 19 de diciembre se presenta en el Teatro Nacional la pieza Historia de un pino joven, cinco cuadros en un acto, de una hora de duración, dirigida por Luis Carlos Vázquez. Preside la Alianza de Mujeres Costarricenses.

En 1984 varias organizaciones le rindieron homenajes en ocasión de su 80° cumpleaños: la Universidad Nacional de Costa Rica, en la Sala Magna del Liceo de Heredia, la Alianza de Mujeres Costarricenses, en una sala del Teatro Nacional; otro grupo de artistas, en el Teatro del Ángel. Del 2 al 4 de octubre de 1993, el Sindicato de Trabajadores de la Educación Costarricense (SEC) le dedicó la XXII asamblea anual «Luisa González Gutiérrez». En 1997, el Centro Costarricense de la Ciencia y la Cultura organiza "Mujer de lucha", una conferencia y muestra de fotografías y artículos.[nota 25]

Obra y legado[editar]

Desde niña, Luisa González mostró su inclinación por la lectura. Poseía una pequeña biblioteca conformada por el libro La Edad de Oro, de José Martí, obsequio de su profesor en la Escuela Normal, Omar Dengo; un diccionario Larousse; el libro Platero y yo del español Juan Ramón Jiménez; y una colección del Repertorio Americano, que publicaba Joaquín García Monge.

Su formación literaria fue autodidacta y su creación literaria escasa, pero que marcó huella en la literatura costarricense. En 1972, se le otorgó el premio Aquileo Echeverría en la rama de novela, y en 1974 recibió el Premio Nacional de Teatro.

Entre sus publicaciones se encuentran:

  • Pinocho enfermo: Juguete cómico, arreglado por Luisa González (1923)
  • Impresiones sobre el Congreso Mundial de Mujeres (1953).
  • ¡Tierra y paz! (1954).
  • Una gira por la zona bananera (1954).
  • Varios artículos en el semanario Libertad, de contenidos políticos o de reivindicaciones sociales sobre todo, en calidad de presidenta de la Alianza de Mujeres Costarricenses, de candidata a vicepresidenta y como escritora (1964-1969).
  • Se publica en el semanario Nuestra voz, su discurso en ocasión del Día internacional de la mujer, un llamamiento a la paz contra la guerra de Vietnam (1965).
  • Publica varios capítulos de A ras del suelo en el periódico Nuestra voz (1964-1965).
  • A ras del suelo (1970), novela que gana el Premio Nacional de novela (otorgado en 1971) y que recibe inmediatas críticas positivas provenientes de diversos sectores políticos. A año siguiente se anuncia la segunda edición aumentada de A ras del suelo.[nota 26] El 26 de noviembre el Diario de Costa Rica publica un capítulo completo ilustrado de A ras del suelo ("Un paseo en coche").
  • Carmen Lyra y su obra literaria, que publica en conjunto con Carlos Luis Sáenz (1972). Hay una segunda edición de 1977, que junto con la primera suman 14 000 ejemplares.
  • Historia de un pino joven (1976).
  • Dos viejos relatos (1981).
  • El primer kinder en Costa Rica: un sueño hecho realidad (1995), editado por Alejandrina Mata Segreda.
  • Edición en inglés de A ras del suelo con el título At the Bottom. A Womans’s Life in Central America (1995).
  • Luisa González. Escritos (2006, póstumo).

Las luchas de Luisa González a favor de las mujeres y de la población infantil costarricense fueron permanentes. Su continua preocupación la llevó a reflexionar acerca de la educación, considerando como el principal problema la influencia de la televisión. Sus luchas fueron encaminadas a combatir el machismo imperante y defender la soberanía costarricense.

Luisa González fue cofundadora del Partido Comunista de Costa Rica, siendo encargada del periódico de esta agrupación. Tras la guerra civil de Costa Rica de 1948, fue una de los intelectuales perseguidos por el bando triunfador. Luego de concluido el conflicto, organizó grupos de apoyo para las familias que quedaron desamparadas. En 1953, fundó la Unión de Mujeres Carmen Lyra, de la que surgió más tarde la alianza de Mujeres Costarricenses, la primera organización de mujeres de Centroamérica, organismo por medio del cual se trató de difundir los derechos de las mujeres. Organizó el periódico Nuestra Voz, órgano de la Alianza, donde buscó organizar a las mujeres en la defensa de sus derechos. Integró de manera activa y valiente, los comités de Amigos de la República Española durante la Guerra Civil Española.

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, integró comités de lucha contra el fascismo y el nazismo. Además, multiplicó su presencia en los comités de lucha por la paz contra la Guerra Fría, la guerra de Vietnam y las luchas en Centroamérica, Chile y Argentina.

El 16 de diciembre de 1999, tras su deceso, el Instituto Nacional de las Mujeres le brinda un homenaje y bautiza con su nombre la Biblioteca de la Institución. En 2004, se le rindió un homenaje por parte de varias instituciones y escritores por los cien años de su nacimiento.

Notas[editar]

  1. Héctor Pérez Brignoli, Historia contemporánea de Costa Rica (México, Fondo de Cultura Económica, 1997) 105.
  2. La noticia sobre el grupo de estudio que se reunía todas las noches aparece en el boletín de la Escuela Normal Ardua (I-1, 7 de julio de 1921) 9.
  3. Sobre el concurso, se organizó en celebración del centenario de la independencia; el Tribunal calificador estaba compuesto por Joaquín García Monge, Carmen Lyra y Omar Dengo. Participaron treinta y cuatro trabajos, en los géneros de poesía, cuentos, narraciones y fantasías, los temas “Estudio acerca de la influencia de la Escuela Normal en la cultura de la mujer costarricense” y “Estudios de cualquier otra índole acerca del país”, Ardua (Heredia, nos. 3 y 4, 15 de octubre de 1921) 48.
  4. San Selerín (San José, junio de 1923) 10-16.
  5. Sobre esta escuela, la revista El Maestro reproduce un artículo de Francisco Núñez, con fotografías, publicado en el Diario de Costa Rica, que menciona la fundación de la “Escuela Montessoriana”, según el decreto nº 53 del 7 de mayo de 1924; la primera reunión de padres de familia fue el 19 de abril de 1925, cfr. El maestro (San José, III-7, 1 de marzo de 1929) 582-584.
  6. La tribuna (24 de febrero de 1928) 2. El presidente de este comité era José María Zeledón Brenes y participaron también Joaquín García Monge, Emilia Prieto, Francisco Amighetti, María Isabel Carvajal, entre otros.
  7. Trabajo (San José, 5 de septiembre de 1931) 4.
  8. Los recuerdos de la fundación de las instituciones de educación preescolar aparece en el relato El primer kinder en Costa Rica (edición privada, 1994) M. R.G.
  9. Tres años Ricardo Jiménez Oreamuno había destituido a Carmen Lyra como directora de la Escuela Maternal. Cfr. el editorial «Luisa González», Trabajo (San José, 27 de febrero de 1937) 1 y 6 y el artículo «Luisa González comenta su destitución» (Trabajo, San José, 6 de marzo de 1937) 3 y 6. En esos años también despidieron de sus puestos de educadores a Carlos Luis Sáenz, Adela, Arnoldo y Judith Ferreto; según Francisco Zúñiga, la represión contra estos educadores había empezado desde antes, con el gobierno Tinoco, contra los llamados "almamateres" y "chilenoides", es decir, los graduados de la Escuela Normal y los que estudiaron en Chile, Zúñiga Díaz, op. cit. 134, 167 y passim.
  10. Gonzalo González participó en el APRA y en el Partido Nacionalista de García Monge; fue uno de los organizadores del Primer congreso nacional del niño en el Teatro Nacional (1931), cfr. Vladimir de la Cruz, op. cit., 155 y Francisco Zúñiga Díaz, op. cit., passim.
  11. “Una máquina para el escritor Carlos Luis Fallas”, Repertorio americano (San José, XLV-14, 20 de julio de 1949) 210.
  12. De acuerdo con Patricia Alvarenga, en 1949 “se crea la Organización de Mujeres Carmen Lyra, que cuenta con un órgano de prensa llamado Nosotras; en 1952, esta organización pasa a llamarse la Alianza de Mujeres Costarricenses (AMC) y un nuevo periódico sustituye a Nosotras: Nuestra voz”, Alvarenga, «Las mujeres del Partido Vanguardia Popular en la constitución de la ciudadanía femenina en Costa Rica, 1952-1983», Diálogos, revista electrónica de Historia, Universidad de Costa Rica, 5-1 y 2 (abril de 2004-febrero de 2005) http://historia.fcs. ucr.ac.cr/dialogos.htm.
  13. Diario de Costa Rica (San José, 5 de junio de 1954) 3.
  14. Nuestra voz (San José, marzo de 1966) 3.
  15. Nuestra voz (San José, octubre de 1968) 3.
  16. Libertad (San José, 5 de julio de 1969) 1.
  17. Libertad (San José, 6 de junio de 1970) 3.
  18. El 11 de septiembre de 1970 se inauguró la Librería Ediciones Revolución, 50 metros al sur de la Iglesia de Los Ángeles en San José, cfr. Libertad (San José, 19 de septiembre de 1970) 12.
  19. Libertad (San José, 22 de mayo de 1971) 12.
  20. Libertad (San José, 22 de febrero de 1975) 5.
  21. El director fue Luis Carlos Vázquez, actuaron entre otros: Ana Poltronieri, Maritza González, Vicky Montero y Alvaro Marenco, con la escenografía de Pilar Quirós y las máscaras de Juan Enrique Acuña
  22. La nación (San José, 21 de mayo de 1975) 5.
  23. Libertad (San José, 14 de junio de 1975) 10, nota y foto con entrevista.
  24. Excelsior (San José, 1976) s.p.
  25. La República (San José, 18 de mayo de 1997) 18A
  26. Libertad (San José, 3 de abril de 1971) 2.
  • Cit. por Zúñiga Díaz, op.cit., 142.
  • En este comité participan también Carmen Lyra, Julio César Ovares, Gonzalo González, cfr. Manuel Rojas Bolaños, Lucha social y guerra civil en Costa Rica, 1940-1948 (1980, 3a. edición: San José, Editorial Porvenir, 1982) 222 y Vladimir de la Cruz, Las luchas sociales en Costa Rica (San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1980) 222.
  • María de los Ángeles Giralt B., “Con los pobres de la tierra quiso también su suerte echar”, Semanario Universidad (San José, noviembre de 1991) 8.
  • «El comunismo no destruye la personalidad humana», Trabajo (San José, 19 de noviembre de 1938, 4.
  • Trabajo (San José, 5 de septiembre de 1931) 4.
  • Los recuerdos de la fundación de las instituciones de educación preescolar aparece en el relato El primer kinder en Costa Rica (edición privada, 1994) M. R.G.
  • Editorial de Trabajo (San José, VII-229, 27 de febrero de 1937) 1 y 6.
  • Trabajo (San José, 16 de julio de 1933) 3.
  • Carmen Lyra publica un largo artículo en Trabajo, en el que critica el concepto tradicional nazi sobre la mujer; en el capítulo 8 se reproduce un fragmento, Trabajo (San José, 13 de noviembre de 1937) 5.
  • Trabajo (San José, 19 de junio de 1937) 2.
  • Trabajo (San José, VII-245, 26 de junio de 1937) 1.
  • Francisco Zúñiga Díaz también señala esta fecha cuando indica que Carlos Luis Sáenz dictó las primeras lecciones allí, cfr. Zúñiga Díaz, op. cit. 693.
  • Pérez Brignoli, op. cit., 135.
  • Ver Zúñiga Díaz, op. cit., 645.

Referencias[editar]

  1. Arnoldo Ferreto, Vida militante (San José, Editorial Presbere, 1984) 17, cit. por Francisco Zúñiga Díaz, Carlos Luis Sáenz. El escritor, el educador y el revolucionario (San José, Ediciones Zúñiga-Cabal, 1991) 140.

Bibliografía[editar]

  • Luisa González Gutiérrez, Escritos. Recopilación de Margarita Rojas G., Costa Rica, EUNA, 2006
  • Zeledón Cartín, Elías (2013). Biografías de costarricenses (1° edición). Editorial Universidad Nacional de Costa Rica. pp. 97–99. ISBN 9789977653822.