Lanzadera espacial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una lanzadera Saturn V enviando el cohete Apollo 15 a la luna.

En los vuelos espaciales, un vehículo lanzador, cohete portador o vehículo portador es una especie de cohete diseñado y empleado para el transporte de carga útil desde la superficie terrestre al espacio exterior. Un sistema de lanzamiento suele incluir un vehículo de lanzamiento, la carga útil y otras infraestructuras de soporte.[1] Generalmente la carga útil de un cohete es un satélite artificial que debe ser colocado en una cierta órbita, pero algunos viajes espaciales se realizan en la sub-órbita mientras que otros permiten a las naves espaciales escapar de la influencia del campo gravitatorio terrestre por completo. Un cohete lanzador que lleve una carga útil en trayectorias suborbitales se suele denominar cohete de sondeo o cohete sonda.

Tipos de Lanzaderas espaciales[editar]

Ukrainian LV Zenit-2 está preparado para el lanzamiento

Los vehículos de lanzamiento desechables (ELV - Expendable launch vehicles) se diseñan para ser empleados una sola vez. Generalmente se separan de su carga útil y realizan una reentrada atmosférica. Los sistemas de lanzamiento reutilizables (RLV - Reusable launch vehicles) por otra parte ofrecen la posibilidad de recuperar el sistema intacto una vez haya sido usado, de esta forma puede ser empleado en diversos lanzamientos, disminuyendo los costos de elaboración. Para los vuelos orbitales el transbordador espacial y el Falcon 1 son los sistemas más empleados en la actualidad en lanzadores con componentes reusables.

Los lanzadores espaciales se caracterizan por la cantidad de carga útil que son capaces de elevar a una órbita dada. Por ejemplo, un cohete Protón tiene una capacidad de lanzamiento de 30 000 kg (78 500 lb) a una órbita baja terrestre (LEO).

Regulación[editar]

Las operaciones de los cohetes lanzadores espaciales están reguladas por normas internacionales y por las leyes nacionales del territorio donde se produzca el lanzamiento. Se deben cubrir en cualquier caso los daños materiales y humanos que se produjeran por el lanzamiento fallido o reentrada atmosférica del lanzador. Debido a esto, algunos países requieren que los constructores y lanzadores de cohetes se adhieran a regulaciones específicas, las cuales tienen por objeto indemnizar y proteger a las personas y propiedades, y aumentar la seguridad de los vuelos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Véase por ejemplo: «NASA Kills 'Wounded' Launch System Upgrade at KSC». Florida Today. Archivado desde el original el 13 de octubre de 2002. 

Enlaces externos[editar]