Fuerzas de Defensa de Panamá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guardia Nacional de Panamá»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Fuerzas de Defensa de Panamá
Activa 11 de octubre de 1968
País Flag of Panama.svg Panamá
Fidelidad Asamblea Nacional de Representantes (hasta el año 1983)
Rama ejército, fuerza aérea y armada
Tipo infantería
Función Mantener el orden público y defender la soberanía del territorio nacional.
Especialización batallones de combate
Tamaño 16.300 efectivos
Cuartel Central Flag of Panama.svg Panamá, Panamá, Corregimiento de El Chorrillo
(en donde hoy en día está ubicado el parque Amelia Denis de Icaza)
Disuelta 20 de diciembre de 1989
Comandantes
Comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa General Manuel Antonio Noriega
Cultura e historia
Mote Fuerzas de Defensa
Lema Todo por la patria
Marcha "Colonia americana ¡No!"
Aniversarios 11 de octubre
Guerras y batallas
Invasión estadounidense a Panamá
[editar datos en Wikidata]

Las Fuerzas de Defensa de Panamá, conocidas localmente como F.F.D.D., y anteriormente llamadas Guardia Nacional de Panamá, fue el nombre del cuerpo militar panameño desde 1983 bajo el mando de Manuel Antonio Noriega y su estado mayor, hasta su desmantelación por parte del ejército estadounidense, tras la invasión del 20 de diciembre de 1989, llamada Operación Causa Justa (Just Cause).[1]

Historia[editar]

Anterior al golpe militar del 11 de octubre de 1968, que derrocó al presidente Arnulfo Arias del poder, la policía militar era llamada Guardia Nacional, desde los años 50, bajo el mando del coronel y presidente José Remón Cantera, quien fue asesinado mientras ocupaba el cargo en 1955; negoció con el presidente estadounidense Dwight Eisenhower sobre temas de soberanía y defensa del Canal de Panamá, logrando un importante equipamiento para la policía y la Guardia Nacional, así como el adiestramiento de pilotos en Colombia y oficiales en la Academia Militar de Westpoint. En 1964, la Guardia Nacional de Panamá evitó tener conflicto con las fuerzas militares estadounidenses en las gestas del 9 de enero, manteniéndose acuartelada. En 1968, el nuevo presidente Arnulfo Arias Madrid, realiza cambios bruscos y arbitrarios, traslados y jubilaciones de los comandantes Vallarino y Urrutia que establecieron una junta de gobierno provisional.

Once días después los mayores Boris Martínez y Omar Torrijos Herrera comandan el golpe de estado contra el presidente Arias Madrid e imponen una Junta Provisional de Gobierno, dirigida por los tenientes coroneles José María Pinilla y José María Bolívar Urrutia. Se suprimen todas las libertades y derechos políticos de la ciudadanía panameña, se deroga la Constitución de 1946 y se inician grandes transformaciones de orden político y social en la nación panameña. Durante este tiempo hubo movimientos del tipo de guerrilla en la urbe y en el interior del país por parte de la izquierda panameña y los simpatizantes del derrocado presidente Arias Madrid. También hubo actos bélicos y de sabotaje contra el gobierno y la Guardia Nacional, y se censuró fuertemente la libertad de expresión mediante el cierre de diarios. Se desarrolló la emisión de panfletos y escritos clandestinos. La Guardia Nacional logró aplastar totalmente este movimiento guerrillero hacia 1970.

Al retiro de estos militares, el entonces recién ascendido coronel Omar Torrijos Herrera toma el control y establece en 1972 una Asamblea Nacional de Representantes, la que enseguida lo nombra como "Máximo Jefe de Estado de la Revolución Panameña". Este cuerpo militar estableció un sistema de reivindicación nacionalista, al cual se unió parte del sector privado, y el país atravesó un periodo de transformaciones sociales y culturales, con la recuperación del Canal de Panamá como objetivo primordial de Torrijos, y la creación del partido oficialista, Partido Revolucionario Democrático (PRD). A la vez, se evidenciaron características nocivas y denunciadas, como la represión armada, la censura de la prensa impresa y las desapariciones de opositores políticos al principio de dicho gobierno. Los Tratados Torrijos-Carter firmados en 1977, condicionaban al régimen (llamado "el "proceso por sus militantes) a la democratización, su acuartelamiento y la convocatoria a elecciones.

Hacia 1978, el general Torrijos abandona el poder, pero mantiene el control del ejército panameño. Tras su asesinato en un atentado aéreo en 1981, -donde el principal sospechoso es la CIA por no acceder a las exigencias del Banco Mundial- la Guardia Nacional se vio envuelta en una lucha por el poder entre los mandos militares de entonces involucrados. El Coronel Florencio Flores tomó posesión del cargo de comandante en jefe por unos meses, hasta que fue jubilado. Luego, el General Rubén Darío Paredes Del Río decidió junto a su estado mayor hacer ajustes en torno al retiro de otros militares y censurar la prensa escrita.

En 1983, el General Noriega tomó control absoluto de la Guardia nacional e inicia un periodo marcado por decisiones dictatoriales. Su primer decreto fue el cambio del nombre de la entidad castrense a Fuerzas de Defensa de Panamá, con la mentalidad de convertir en ejército a la policía para las tareas conjuntas de la defensa del Canal de Panamá junto a la U.S. Army. Para la reorganización de la institución castrense se contó con la asesoría militar de expertos de la inteligencia israelí y de reputados militares, entre éstos el coronel argentino Mohamed Alí Seineldín, héroe de la guerra de las Malvinas y, en ese entonces, agregado militar de la República Argentina en Panamá.

Ese año se ordena el cierre de la Escuela de las Américas, que para la CIA significó perder su mejor base en el continente centroamericano. A fines de 1983 se preparaban las estrategias políticas para lanzar el candidato oficialista de las elecciones de 1984: el Coronel Noriega convence al General Paredes de acogerse a su jubilación y recibir el apoyo del Estado y las Fuerzas de Defensa para aspirar a la presidencia. Luego, Paredes es traicionado, ya que la Comandancia y el PRD lanzan en el último momento al Dr. Nicolás Ardito Barletta como el candidato oficial. Una vez orquestado el fraude electoral por decreto presidencial, Noriega es ascendido a General.

Golpe militar del 3 de octubre de 1989[editar]

El 3 de octubre de 1989 se planeó un golpe militar, en el cual algunos oficiales, al mando del Mayor Moisés Giroldi Vera, trataron de derrocar al General Noriega, pero 9 oficiales murieron en el intento.[2]​ Giroldi y sus subalternos tenían la intención de poner fin al embargo económico impuesto por Estados Unidos, negociar con el ejército norteamericano una solución política a una acción bélica y crear una comisión que revisara el resultado de las elecciones de 1984, las cuales fueron anuladas para entregar la presidencia al verdadero ganador, en este caso al partido político ADO Civilista, encabezado por Guillermo Endara, Ricardo Arias Calderón y Guillermo Ford. Esto supondría retirar al general Noriega y todo su estado mayor, ya que algunos coroneles tenían más de 12 años de jubilados y seguían en sus puestos, ganando altos salarios, en contraste con las tropas que no llegaban a cobrar más de B/. 250 al mes.[2]

Con la finalidad de limpiar la deteriorada imagen de las Fuerzas de Defensa se decidió retirar a Noriega, pero no contaban con que el general ya tenía planes de contraataque al cambiar el poder. Los eventos llevaron a acciones terroristas, como la contaminación con cianuro de la potabilizadora de Chilibre, para luego culpar a los estadounidenses de dicha acción. En contra de este plan estaban el Mayor Moisés Giroldi Vera y sus seguidores, que obviamente lo rechazaron.[2]​ Moisés Giroldi fue capturado junto a otros 400 policías y soldados golpistas y enviados a Fuerte Cimarrón, la escuela de formación militar básica de Panamá, para luego ser remitidos a la Cárcel de Tinajitas y al Coiba, donde muchos fueron torturados y fueron posteriormente ejecutados en 1990 en el marco de la denominada "Operación Siembra".[3]​ El general Manuel Antonio Noriega ordenó a todos los cuarteles a entregar las armas de grueso calibre, que fueron almacenadas en contenedores bajo custodia del G-2 al mando el Coronel Luis Córdoba.[2]

Fin de las Fuerzas de Defensa de Panamá[editar]

Para el 20 de diciembre de 1989 las Fuerzas de Defensa de Panamá ya se habían desarrollado como institución de tipo guerrillera y propagandista, más que un ejército regular, debido a la inestabilidad militar causada por el intento de golpe de Giroldi. Su componente armado el día de la invasión estadounidense no contaba con más de 4,000 hombre, muy mal armados. Tras su disolución, quedaron en los cuarteles algunos fusiles AK-47 con pocas municiones y viejos M-16 A1 y T-65, armas cortas como UZI y escopetas Calibre 12.[4]

Su poder de fuego estaba limitado para hacerle frente a los norteamericanos no más de dos horas. Además el estado mayor se desintegró y no pudo organizar un plan de, por lo menos, una guerra de guerrillas ante tal acción.[4]​ La superioridad de fuego aéreo con que contaban las fuerzas invasoras -como los helicópteros de combate AH-64 Apache y UH-60 Black Hawk-, neutralizó cualquier fuego de artillería diurno y nocturno, sumando también los ataques del AC-130 y del moderno e invisible radar F-117 y B-2,,[4]​ todo lo cual causó también la muerte de civiles cuya cifra no ha posido aún ser calculada. Aun con todo esto en contra, las Fuerzas de Defensa establecieron una resistencia. Sin embargo, ciudadanos panameños se convirtieron en delatores, informando al ejército estadounidense la ubicación de los depósitos de armas, el personal clave y colaboradores del General Noriega.[4]​ El Consejo de seguridad de la ONU y los países firmantes de la Convención de Ginebra criticaron severamente el uso por parte de Estados Unidos de armas de alta tecnología contra fuerzas convencionales mal equipadas y cuerpos de policía civil, como bombas teledirigidas y armas láser; además de la violación de la soberanía de un país miembro de la ONU.[4]

Unidades como los Macho de Monte, comandadas por el Mayor Gonzalo González, y el Batallón Paz y Batallón Cémaco, fueron diseñadas para la lucha de contrainsurgencia; a diferencia de unidades como el Batallón 2000 y el Batallón de Policía Militar, que fueron concebidos para la defensa del Canal de Panamá y que sí combatieron escaramuzas en Río Hato, Tinajitas, Tocumen y San Miguelito.[4]

El ejército estadounidense atacó sin contemplaciones los puestos y retenes de patrullas de caminos (policía de tránsito y seguridad vial), cobrando las vidas de simples unidades de policía que no tenían armas de guerra.[4]​ Existen fotografías que muestran garitas de este cuerpo impactadas por disparos provenientes de armas de fuego continuo (ametralladoras M60 de calibre 7,62x51 OTAN). Además, fueron encontrados muchos policías ejecutados con tiros de gracia, principalmente con disparos en la nuca.[4]

Estas afirmaciones son también sostenidas por testimonios de jornaleros hondureños que descargaron bolsas plásticas con cadáveres llevadas desde Panamá a la base de Comayagua en Honduras días después de la invasión en un avión AC130 y pudieron ver, en algunas bolsas rotas, insignias de las fuerzas panameñas.[4]​ Estos testimonios coinciden con las fotos tomadas por el también asesinado reportero español Juantxu Rodríguez, muerto por disparos de una tanqueta frente al Hotel Marriott (hoy Hotel Sheraton).[4]​ Así como los cuerpos de jóvenes estudiantes del Instituto Militar General Tomás Herrera (conocidos como "Tomasitos") localizado en Río Hato, los cuales en su mayoría eran jóvenes de escasos recursos o que presentaban problemas de conducta y que no eran militares, eran civiles.[4]

Tras el nuevo gobierno democrático post-invasión[editar]

Al ser desmanteladas las Fuerzas de Defensa, el gobierno de Guillermo Endara (1989-1994) se encargó de formar una nueva institución con la ayuda del ejército norteamericano, el cual proporcionó los primeros uniformes caqui.[5]​ La fuerza, de vocación inicialmente policial, fue adscrita a la Fuerza Pública, idealizada por el entonces vicepresidente Ricardo Arias Calderón.[5]​ El nuevo gobierno la organizó como fuerza policial del estado panameño, subordinada al poder ejecutivo; llamándola Policía Nacional con la finalidad explícita de brindar protección a la vida, honra y bienes de los nacionales donde quiera se encuentren y de los extranjeros bajo la jurisdicción de su territorio.[5]​ Se designó al cargo como primer jefe de éste cuerpo policial al Coronel Roberto Armijo.[5]

Con el fin de otorgarle fundamentos legales a la nueva organización policial se expidió el Decreto Ejecutivo No. 38 del 10 de febrero de 1990, mediante el cual fue organizada la Fuerza Pública, uno de cuyos componentes es la Policía Nacional.[5]​ El Ejecutivo nombró como Director de esa Fuerza al coronel Eduardo Herrera Hassan.[5]​ Luego, Herrera Hassán es destituido bajo cargos de conspiración en el mes de agosto, reemplazándolo el teniente coronel Fernando Quezada, quien a su vez fue destituido en octubre del mismo año, al entablar una discusión pública con el director de un diario.[5]​ Herrera Hassan intenta dar un golpe de estado el 5 de diciembre de 1990, dando como consecuencia final al nivel de oficiales superiores en la institución, solo permitiendo el mantenimiento de dicho escalafón hasta el grado de Mayor.[5]​ En su lugar fue nombrado el licenciado Ebrahim Asvat.[5]

Estructura[editar]

Fuerzas Terrestres[editar]

Como cuerpo de ejército, sus miembros contaban como policías y soldados al mismo tiempo. Llegó a tener hasta 1989 un total de 16300 efectivos y cerca de 3800 reservistas y colaboradores civiles llamados los Batallones de la Dignidad, formados en apoyo a la posible invasión de un país extranjero.

Las Fuerzas de Defensa de Panamá tenían tres batallones de combate y ocho compañías de infantería más las unidades de fuerzas especiales. Cada zona militar contaba con uno o dos pelotones de reacción. El país estaba dividido en doce zonas militares, las cuales estaban dirigidas generalmente por un mayor o un teniente coronel.

Como armamento, la infantería disponía de cincuenta cañones livianos, ochocientos morteros pesados y mil livianos; cincuenta Ametralladoras Antiaéreas KPV 14,5 x 114 Rusas (conocidas como "4 Bocas"), vehículos blindados V150 y V300. La infantería estaba armada con fusiles rusos AK-47, AKM y lanzagranadas propulsados por cohete RPG-7 y RPG-18, además de armas estadounidenses tales como el M16-A1, ametralladoras M-60 y pistolas de servicio calibre .45. Otro aspecto importante es que se sabe que entre este parque destaca la existencia de armas antiaéreas ZU-23-4 y ZU-23-2, versiones de fabricación china, y 4 morteros de calibre 120 mm.

Las Compañías más conocidas[editar]

  • Batallón 2000, ( Prov. de Panamá )
  • Batallón Cémaco,( Prov. del Darién )
  • Batallón Paz, ( Prov. de Chiriquí )
  • Primera Compañía de Infantería y apoyo de fuego Tigres de Tinajita,
  • Segunda Compañía de Infantería Pumas de Tocumen, aerotransportada
  • Tercera Compañía de Infantería Diablos Rojos de Chiriquí,apoyo al Batallón Paz
  • Cuarta Compañía de Infantería Urraca,Custodia del Estado Mayor
  • Quinta Compañía de Infantería Victoriano Lorenzo,Custodiar la Seguridad del Canal
  • Sexta Compañía de Infantería Expedicionaria, Mecanizada
  • Séptima Compañía de Infantería Macho de Monte,Escolta del Comandante
  • Octava Compañía de Policía Militar.y Batallón del Atlántico

Unidades de apoyo logístico[editar]

  • DENI - Departamento Nacional de Investigaciones para interrogatorios, criminalística y espionaje. Dirigida por Nivaldo Madriñán (Q.E.P.D),
  • G-2 Sección de Inteligencia y contrainteligencia. Dirigida por los coroneles Wong, Purcell y Luis "Papo" Córdoba en 1989,
  • Acción cívica: sección de obras de ingeniería militar, compuesta por reservistas,
  • UESAT: Unidad Especial Anti Terrorista,
  • Batallón de la Dignidad: Milicia popular creada en 1988, con apego al precepto constitucional que señala que:"Todos los panameños están obligados a tomar las armas para defender la independencia nacional y la integridad territorial del Estado" (Art.310), formada por voluntarios de todas las clases sociales, en orden a colaborar en la defensa nacional ante la inminencia de una invasión militar extranjera a Panamá, hecho que se sucscitó en diciembre de 1989,
  • CODEPADI: Cuerpo de protección civil, creado en atención a coadyuvar en caso de una invasión militar extranjera a Panamá. Comisión para la Defensa de la Patria y la Dignidad - Formado principalmente por Funcionarios Públicos,
  • Centuriones: Antimotines y cuerpo de apoyo operativo,
  • Dóberman: Antimotines,
  • Patrulla de Caminos: Fuerza policial para las operaciones de tránsito.

Fuerzas Especiales[editar]

El Grupo de Fuerzas Especiales estaba compuesto por la unidad de explosivos, la unidad de hombres rana, la unidad de comando, La Escuela de Comandos y Operaciones Especiales (ECOE) y la UESAT (Unidad especial antiterrorista) y de contrainteligencia.

Fuerza Aérea Panameña[editar]

La Fuerza Aérea Panameña (FAP), también conocida como "Los Gallinazos", estaba compuesta por una escuadrilla de helicópteros y una de ala fija. 15 helicópteros que eran en su mayoría tipo Huey o UH-1N artillados con ametralladoras M60 y un Eurocopter AS 332 Super Puma. La escuadrilla de ala fija estaba compuesta por aeronaves T-35 Pillán, Cessna, Twin Otter, CASA CN-235, llamado por la FAP en nombre clave "Elektra", usado para las las fuerzas paracaidistas e infantería, CASA C-212 Aviocar, Cessna 208 Caravan y un Boeing 727.

Marina[editar]

La Marina Nacional estaba compuesta por un grupo reducido de patrulleras y unidades de desembarco. Contaba también con una Compañía de Infantería de Marina. su jefe fue el coronel Roberto Armijo.


Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Antecedentes historicos