Expresividad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Forma de expresión»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Detalle del David de Miguel Ángel, 1501-1504.
Detalle de la Madonna Sixtina de Rafael, 1513-1514.
Autorretrato de Courbet, ca. 1843.

Expresividad, la cualidad de lo expresivo, o la fuerza expresiva,[1]​ es la manifestación con gran viveza de los sentimientos o pensamientos; especialmente en el arte, a través de todo tipo de manifestaciones de las formas o medios de expresión, cada una en su particular lenguaje: mímica, oral, escrita, musical o plástica.[2]​ En contextos artísticos, "medio de expresión" es el material (piedra, madera, arcilla, pigmentos) o la técnica (fresco, óleo, terracota, fundido en bronce) con la que un artista realiza su obra, el "vehículo" con el que se expresa.[3]

Expresar es manifestar de forma perceptible hacia el exterior lo que se encuentra en el interior (lo psíquico o anímico).[4]​ La condición de inexpresivo es la de lo que carece de expresión, que es incapaz de expresarse, o que no lo hace voluntariamente (por ejemplo, para ocultar las intenciones, como en la "cara de póker" -la expresión inescrutable que consigue el jugador a quien no se le nota la emoción que deberían producirle sus cartas-).[5]​ En contextos artísticos, la "expresión" es tanto la del artista que realiza la obra como la de la figura representada (en un arte figurativo) o de los propios rasgos de expresión más o menos acentuados de las propias formas artísticas.

Etimología[editar]

La etimología de "expresión" proviene de expressionem (expressio en nominativo), que en latín tardío significaba "viveza" y en latín clásico "prensado, proyección", construido a partir del participio pasado del verbo exprimere, literalmente "presionar, exprimir", con el sentido figurado de "representar, describir".[6]

Formas de expresión[editar]

Según la forma de lenguaje utilizado para la expresión se diferencian tipos o formas de expresión de la expresión artística, mediante el lenguaje artístico:

Expresión verbal o literaria[editar]

La expresión verbal es posiblemente la característica más distintiva de la especie humana, cuya manifestación más elevada es la expresión literaria, en literatura, mediante el lenguaje literario (diferenciando la expresión oral mediante el habla -lenguaje hablado, literatura oral-; de su opuesto, la expresión escrita -mediante la escritura o lenguaje escrito-).

... las palabras tienen que mantener su carga semántica. Pero, puesto que tienen esa evidencia a la vez visible y sonora es por lo que son devueltas a la naturaleza -¿y no se trata de lo que decían a su modo los clásicos, cuando querían que los signos fueran naturales, y más aún, lo que dice Jakobson cuando asegura que la poeticidad se pone de manifiesto cuando la palabra es sentida como palabra, y no como simple sustituto del objeto nombrado, ni como explosión de emociones?-, su semantismo reza: el sentido muestra inmanente a lo sensible, y no es ya del orden de la significación como en la prosa, sino de la expresividad (que es, a mi enteneder, lo que Julia Kristeva y Barthes llamaban significante); abren un mundo al cual este sentimiento accede sin que el concepto lo haya amaestrado.[7]

Bien claro con su voz me lo decía / la siniestra corneja, repitiendo / la desventura mía. / Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

En esto despertó Sancho y, sintiendo aquel bulto casi encima de sí, pensó que tenía la pesadilla y comenzó a dar puñadas a una y otra parte, y, entre otras, alcanzó con no sé cuántas a Maritornes, la cual, sentida del dolor, echando a rodar la honestidad dio el retorno a Sancho con tantas, que, a su despecho, le quitó el sueño; el cual, viéndose tratar de aquella manera, y sin saber de quién, alzándose como pudo, se abrazó con Maritornes, y comenzaron entre los dos la más reñida y graciosa escaramuza del mundo.

Viendo, pues, el arriero, a la lumbre del candil del ventero, cuál andaba su dama, dejando a don Quijote, acudió a dalle el socorro necesario. Lo mismo hizo el ventero, pero con intención diferente, porque fue a castigar a la moza, creyendo sin duda que ella sola era la ocasión de toda aquella armonía. Y así como suele decirse «el gato al rato, el rato a la cuerda, la cuerda al palo», daba el arriero a Sancho, Sancho a la moza, la moza a él, el ventero a la moza, y todos menudeaban con tanta priesa, que no se daban punto de reposo; y fue lo bueno que al ventero se le apagó el candil, y, como quedaron ascuras, dábanse tan sin compasión todos a bulto, que a doquiera que ponían la mano no dejaban cosa sana.

Miguel de Cervantes, Don Quijote, primera parte, capítulo XVI[9]

El coamil donde yo sembraba todos los años un tantito de maíz para tener elotes, y otro tantito de frijol, quedaba por el lado de arriba, allí donde la ladera baja hasta esa barranca que le dicen Cabeza del Toro. El lugar no era feo; pero la tierra se hacía pegajosa desde que comenzaba a llover, y luego había un desparramadero de piedras duras y filosas como troncones que parecían crecer con el tiempo. Sin embargo, el maíz se pegaba bi en y los elotes que allí se daban eran muy dulces.

Juan Rulfo, El llano en llamas

La Taberna de PICA LAGARTOS: Luz de acetileno: Mostrador de cinc: Zaguán oscuro con mesas y banquillos: Jugadores de mus: Borrosos diálogos. - MÁXIMO ESTRELLA y DON LATINO DE HISPALIS, sombras en las sombras de un rincon obscuro como el dark mas ingles, se regalan con sendos quinces de morapio.

El CHICO DE LA TABERNA: Don Max, ha venido buscándole la Marquesa del Tango.

UN BORRACHO: ¡Miau!

MAX: No conozco a esa dama.

EL CHICO DE LA TABERNA: Enriqueta la Pisa Bien.

DON LATINO: ¿Y desde cuándo titula esa golfa?

EL CHICO DE LA TABERNA: Desde que heredó del finado difunto de su papá, que entodavía vive.

DON LATINO: ¡Mala sombra!

MAX: ¿Ha dicho si volvería?

EL CHICO DE LA TABERNA: Entró, miró, preguntó y se fue rebotada, torciendo la gaita. ¡Ya la tiene usted en la puerta!

ENRIQUETA LA PISA BIEN, una mozuela golfa, revenida de un ojo, periodista y florista, levantaba el cortinillo de verde sarga, sobre su endrina cabeza, adornada de peines gitanos.

LA PISA BIEN: ¡La vara de nardos! ¡La vara de nardos! Don Max, traigo para usted un memorial de mi mamá: Está enferma y necesita la luz del décimo que le ha fiado.

MAX: Le devuelves el décimo y le dices que se vaya al infierno.

LA PISA BIEN: De su parte, caballero. ¿Manda usted algo más?

El ciego saca una vieja cartera, y tanteando los papeles con aire vago, extrae el décimo de la lotería y lo arroja sobre la mesa: Queda abierto entre los vasos de vino, mostrando el número bajo el parpadeo azul del acetileno. LA PISA BIEN se apresura a echarle la zarpa.

DON LATINO: ¡Ese número sale premiado!

LA PISA BIEN: Don Max desprecia el dinero.

Ramón María del Valle Inclán, Luces de Bohemia, Escena Tercera[10]

La oratoria (oratoria política, oratoria militar, oratoria sagrada), la didáctica y otros géneros literarios y particulares lenguajes profesionales (lenguaje administrativo, publicación científica) tienen sus particulares formas de expresión adecuadas a su finalidad (persuadir, transmitir conocimientos, etc.); como en este ejemplo de lenguaje jurídico-legislativo:

ARTICULO 2º - Sustitúyese el artículo 300 del Código Penal de la Nación, por el siguiente:

Artículo 300: Serán reprimidos con prisión de seis (6) meses a dos (2) años:

1º. El que hiciere alzar o bajar el precio de las mercaderías por medio de noticias falsas, negociaciones fingidas o por reunión o coalición entre los principales tenedores de una mercancía o género, con el fin de no venderla o de no venderla sino a un precio determinado.

Ley 26.733 (modificación del Código Penal argentino)[11]

Expresión corporal[editar]

La expresión corporal es el comportamiento exterior, espontáneo o intencional, que traduce emociones o sentimientos mediante el lenguaje corporal. Su manifestación artística se desarrolla a través de disciplinas como el mimo, la danza y el propio teatro). En la gestualidad humana tiene particular importancia la expresión facial (la manifestación de las emociones y sentimientos a través del rostro) y el movimiento de las manos (comunicación manual, comunicación no verbal).[12]​ La cinésica estudia el significado expresivo de los gestos y de los movimientos corporales que acompañan los actos lingüísticos.[13]

Karsavina y Vladimirov en un pas de deux de El lago de los cisnes, ballets rusos, 1911.
Espectáculo de Charlie Rivel, 1967.
Adolf Hitler ensayando sus expresiones gestuales para sus discursos, 1930.

Expresión musical[editar]

La expresión sonora se manifiesta a través de señales acústicas inteligibles, y tiene su manifestación artística en la expresión musical (música).

... desde el appassionato hasta el teneramente, toda una diversidad de ritmos, de agogías, de armonías, de contrapunto o de frascado se han servido de medios de análisis psicológico y de expresividad...

... la armonía tonal ha delimitado sus características precisamente en función del poder expresivo de ciertos intervalos (especialmente las terceras, que determinan los modos mayor y menor), descartando en su sistema los intervalos juzgados como demasiado disonantes o que no respetan una consonancia "natural", y excluyendo simultáneamente toda una porción del universo sonoro, en nombre de una expresividad acrecentada, y, en un empeño por utilizar todos los recursos expresivos de los sonidos, los románticos infiltran poco a poco en una música que, en verdad, está todavía fuertemente estructurada por la arquitectura tonal, elementos aparentemente externos, tales como la modalidad y el cromatismo (en particular en Chopin, Liszt, Wagner, Brahms), modalidad que desembocará en el siglo XX en la verdadera explosión de la tonalidad.

[14]

Expresión plástica[editar]

Un captaire a París, de Isidre Nonell, 1897. La fuerza de las líneas de expresión y el non finito se manifiesta en los trazos abocetados, los croquis y los estudios.
Duda de Santo Tomás, claustro del monasterio de Santo Domingo de Silos, finales del siglo XI. El hieratismo de la escultura románica limita las expresiones de las figuras, repitiendo la simplicidad de rasgos de los rostros y las posturas.
Virgen de Vladimir, siglo XII. Sigue el modelo bizantino denominado eleousa ("Virgen de la ternura").
Madonna della latte ("Virgen de la leche") de Andrea Pisano, procedente de Santa Maria della Spina, Pisa, siglo primera mitad del siglo XIV. La escultura gótica humaniza las expresiones, representando las emociones, con lo que acerca a los personajes divinos al plano terrenal. La tendencia se acentuó en el Gótico internacional de los últimos siglos medievales.
Cabezas grotescas, de Leonardo da Vinci, ca. 1490. La caricatura en las artes plásticas, como la sátira en literatura, acentúan los rasgos expresivos. A partir de la exageración, añaden distanciamiento al reconocimiento, y producen humor, pero también permiten la reflexión.

La expresión plástica se manifiesta a través de las formas; es propia de las artes plásticas: las llamadas tradicionalmente "bellas artes" o "mayores" (pintura, escultura y arquitectura) y las llamadas "artesanías", "artes decorativas" o "menores". Según una denominación más reciente, son el conjunto de las "artes visuales".[15]

Un deseo de expresividad puede llevar a falsear las proporciones reales (Marc Saint-Saëns, Teseo y el Minotauro)[16]​...

Por la alta expresividad que los arquitectos han sacado de la ojiva, el arco ojival es, de forma innegable, uno de los factores que más se impone de la imagen de la arquitectura gótica.

[17]

Una nave para guardar bicicletas es una construcción; la catedral de Lincoln es una obra de arquitectura. Casi todo lo que encierra espacio en una escala suficiente como para permitir que un hombre se mueva en él, es una construcción; el término “arquitectura” se aplica exclusivamente a edificios proyectados con el propósito de suscitar una emoción estética. Un edificio puede despertar emociones estéticas de tres maneras distintas. Primeramente, se puede producir por la forma de tratar los muros, las proporciones de las ventanas, y la relación existente entre los vanos de éstas y la superficie de los muros, o entre una planta y otra; también pueden producirse por la ornamentación, ya sea la tracería de una ventana del siglo XIV o las guirnaldas de hojas y frutas de un pórtico de Wren. En segundo lugar, se logra expresividad estética en la forma de tratar el conjunto exterior de un edificio, por el contraste de un bloque con respecto a otro, el efecto de un techumbre inclinada o plana, o de una cúpula, y el juego de entrantes y salientes. En tercer lugar, hay el efecto que nos produce en los sentidos la concepción y manera de tratar el interior: la disposición de las estancias, el desarrollo de una nave central en el crucero, el majestuoso movimiento de una escalera barroca. La primera de estas tres maneras es bidimensional; es la manera del pintor. La segunda es tridimensional, y puesto que trata de un edificio en términos de volumen, o sea, como una entidad plástica, es la manera del escultor. La tercera es igualmente tridimensional, pero se refiere al espacio; más que las otras, es propia del arquitecto. Lo que diferencia a la arquitectura de la pintura y de la escultura es precisamente su sentido espacial.

Nikolaus Pevsner, Arquitectura, 1943[19]
Teatro Sheldonian, Oxford, de Christopher Wren, 1664-1668. Es el ejemplo que pone Pevsner del primer medio de expresión.
Guggenheim Bilbao, de Frank Gehry, 1997. Ejemplifica el segundo medio de expresión.
Catedral de Lincoln, nave central, desde 1210. Ejemplifica el tercer medio de expresión.

En algunos temas de las artes visuales la expresión es el componente fundamental, como en El descendimiento de la cruz o Heráclito y Demócrito ("el filósofo que ríe y el filósofo que llora").

Demócrito, de Rembrandt, 1628 (el pintor se utilizó a sí mismo como modelo).

En la escultura griega es notable la inexpresividad de los kuroi, la denominada "sonrisa arcaica" y el paso a finales del siglo VI y comienzos del V a. C. al llamado "estilo severo" y la serenidad del periodo clásico; que se transforma en ruptura del equilibrio con en el helenístico.

En el Renacimiento se teorizó acerca del decorum: cómo cada figura debe ser representada de forma apropiada a sus características, lo que incluye su atavío, su pose y su expresión, lo que puede asemejarse a cómo una representación teatral nos hace parecer verosímil un personaje. En la pintura medieval no era necesario individualizar las características de una figura, puesto que la iconografía proporcionaba recursos inequívocos, e incluso se rotulaban los nombres.

Expresión en otras actividades[editar]

Por su propia naturaleza, no hay campo de la actividad humana que no pueda ser vehículo para la expresión, con mayor o menor grado de creatividad (la cocina, la moda, la peluquería).

Expresión y comunicación[editar]

El propio lenguaje humano tiene una doble función: la expresión (en la que el protagonista es uno mismo) y la comunicación (en la que el protagonismo lo toma la relación con los otros).

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Shimon Bar-Efrat, El arte de la narrativa en la Biblia, 2003, Página 250

    El estilo tiene un valor expresivo; enriquece o realza el significado central de las oraciones y, al mismo tiempo, por la carga expresiva que transmite, determina la actitud del lector hacia lo que está pasando. Toda manifestación lingüística tiene una fuerza expresiva; símiles y metáforas, por ejemplo, no deben considerarse como meros adornos.

    Diego Montesinos Ayala, Unidades didácticas para bachillerato III: expresión corporal, 1999:

    El movimiento tenso tiene una gran fuerza expresiva, que viene dada por la lucha entre los dos elementos gravedad y tensión, fuerza expresiva que se trasmite a los que lo ven, por lo que no es bueno abusar de su utilización. Esta gran fuerza expresiva es de sentido negativo, ya que al final vence la resultante gravedad sobre la ingravidez, a pesar de los esfuerzos. Por lo que, utilizado al final de un ejercicio, deja en el espectador un sentimiento trágico.

    Neus Alberich y otros, Biografías al descubierto, 2014:

    La fuerza expresiva de un relato autobiográfico es muy fuerte y puede ser la mejor defensa de una determinada tesis o la mejor ilustración de ideas complejas.

  2. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «expresividad». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «expresión». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  3. "Para expresar todo este mundo de ideas... el artista de nuestro tiempo ha visto ampliado considerablemente el caudal de materiales que le son vehículo moldeable para canalizar su propia expresión. El pintor, que contaba con el patrimonio de las técnicas tradicionales, como el óleo, la acuarela, el gouache, el pastel, la témpera, la encáustica, etcétera, sobre superficies adecuadas como el papel, la tela, la madera o el metal, según la técnica propia ... (Josefina Alonso de Rodríguez, Arte contemporáneo: Ocidente--Guatemala, 1966).
  4. Diccionario Akal de estética, Voz "expresión", pg. 555 y ss.
  5. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «inexpresivo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cara». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  6. Online Etymology Dictionary
  7. Diccionario Akal de estética, pg. 893
  8. CVC
  9. CVC
  10. Wikisource
  11. InfoLEG
  12. ASL Resource Site, fuente citada en Manual communication. Kendon, Adam (2004). Gesture: Visible Action as Utterance. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0-521-83525-9., fuente citada en List of gestures.
  13. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cinésica». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  14. Diccionario Akal de estética, pg. 83 y 465
  15. José Luis López Salas, Didáctica específica de la expresión plástica, Universidad de Oviedo, 1999
  16. Ficha en Centre Pompidou
  17. Diccionario Akal de estética, pg. 93 y 843
  18. "Obra expresiva, contundente. La anatomía se ha exagerado allí donde es preciso. Los huecos están fijados en los lugares estratégicos, artísticamente hablando, del cuerpo. El resultado final viene a ser la plasmación de un instante, un flas[h] repentino de gran expresividad, donde el aire del tiempo y de la vida misma nos parece verlo corretear entrando y saliendo permanentemente por los huecos abiertos de la escultura." (José Luis Merino, La potencia expresiva de Gargallo, 11 de septiembre de 2007).
  19. Citado en Rafael Echaide, La arquitectura es una realidad histórica, pg. 24