Debate sobre el aborto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Situación jurídica del aborto en distintos países del mundo.
     Legal      Ilegal excepto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre, problemas de salud física o mental, factores socioeconómicos, y/o defectos del feto      Ilegal excepto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre, problemas de salud física o mental y/o defectos del feto      Ilegal excepto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre, y/o problemas de salud física o mental      Ilegal excepto en casos de riesgo para la vida de la madre, o problemas de salud física y/o mental      Ilegal excepto en casos de riesgo para la vida de la madre      Ilegal sin excepciones      No hay información Nota: En la mayoría de los países y supuestos citados, la intervención ha de efectuarse antes de plazos establecidos.

El debate sobre el aborto, en relación al aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo, se refiere a la discusión, controversia y polémica sobre su práctica, contexto social y económico en el que se produce –referido especialmente a la mujer– así como la situación legal y penal aplicable en los distintos países y la diferente implantación de los derechos reproductivos y el acceso a la planificación familiar.

El número de abortos inducidos en todo el mundo anualmente es de unos 46 millones, 26 millones se llevan a cabo en países donde el aborto es legal y los restantes 20 millones se practican ilegalmente.[1]​ El riesgo sanitario para la mujer que se practica clandestinamente un aborto como consecuencia de su ilegalidad ha llevado a que diferentes sectores sociales y organizaciones soliciten su legalización.[2]​ Sin embargo, esta postura se ha enfrentado a otros sectores y organizaciones que defienden el derecho a vivir del nasciturus.

Terminología[editar]

Aborto inducido[editar]

La definición del aborto inducido como mera terminación del embarazo resulta inadecuada ya que incluiría el nacimiento de un prematuro e incluso de un bebé maduro antes de completarse la gestación normal. La diferencia entre un aborto y un nacimiento prematuro es la viabilidad que la OMS fijó en 22 semanas completas o 500 gramos de peso del feto. Por debajo de ese límite la interrupción del embarazo se considera un aborto, por encima un nacimiento prematuro.[3]

Práctica del aborto inducido[editar]

El aborto inducido se ha practicado y se practica con métodos primitivos o que no cumplen mínimas condiciones médicas e higiénicas y que ocasionan en numerosos casos la muerte de la madre. La práctica moderna se lleva a cabo de dos formas: aborto con medicamentos y aborto quirúrgico.[3]

Aborto seguro e inseguro[editar]

Históricamente la práctica del aborto se ha realizado por métodos que pueden calificarse de primitivos y agresivos, sin asistencia médica calificada, sin control sanitario y, la mayoría de las veces poniendo en riesgo la vida de la mujer junto con el temor a la condena social y penal. La seguridad y mortalidad que suponen los distintos métodos de aborto inducido así como la práctica que la población hace de ellos supone uno de los puntos de mayor debate al hablar sobre el aborto.

Aborto seguro[editar]

Se denomina aborto seguro aquel que se practica con garantías sanitarias suficientes y con asistencia médica calificada.

Aborto con medicamentos

En el caso del aborto con medicamentos deben existir servicios de atención primaria de salud, clínica u hospital según sea necesario. Debe realizarse un estudio diagnóstico inicial, con asesoramiento suficiente; la prescripción y la administración puede realizarse en consulta o en una clínica u hospital. Deben estar accesibles servicios de emergencia a cualquier hora del día para hacer un seguimiento sanitario adecuado y resolver cuantas incidencias puedan ocurrir.[4]

Aborto quirúrgico

En cuanto al aborto quirúrgico se debe practicar por personal médico cualificado y autorizado, en clínicas u hospitales autorizados. Se debe, como en el caso del aborto con medicamentos, realizar un estudio diagnóstico inicial, con asesoramiento suficiente. La supervisión médica es necesaria y los servicios de urgencia deben ser accesibles las 24 horas del día.

Condiciones generales que deben cumplirse

La situación psicológica de la mujer debe ser favorable. Deben existir revisiones o visitas de seguimiento. La mujer debe autorizar el aborto y las intervenciones quirúrgicas necesarias, si fueran precisas. Debe existir un apoyo afectivo suficiente. Deben ser mayores de edad o si son menores existir autorización o legislación que lo permita. La mujer no debe padecer enfermedades incompatibles ni estar en tratamiento médico contraindicado.[5][6]

Contraindicaciones para el aborto con medicamentos

El aborto con medicamentos está contraindicado o requiere especial vigilancia en el caso de fumadoras mayores de 35 años, pacientes con anemia, cuando se sospecha –se debe confirmar– de embarazo ectópico o masa anexial no diagnosticada. Cuando existe coagulopatía o tratamiento con anticoagulantes o insuficiencia suprarrenal crónica o medicación con corticosteroides sistémicos; también cuando existe hipertensión no controlada, enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, enfermedad valvular, arritmias, enfermedad severa renal, hepática o enfermedades respiratorias, glaucoma, epilepsia no controlada, alergia o intolerancia a la mifepristona/misoprostol o otras prostaglandinas y también cuando existe falta de acceso a servicios médico de emergencia las 24 horas.

Aborto inseguro[editar]

El aborto inseguro es la práctica del aborto inducido provocado por la decisión de no continuar con un embarazo no deseado por la mujer a lo largo de su vida fértil y de manera especial afecta a las mujeres que toman esa decisión ante un embarazo adolescente. La práctica del aborto inseguro se realiza en condiciones sanitarias deficientes o por personal no cualificados. La práctica del aborto inseguro es mayor en países o territorios donde no está legalizado el aborto. La práctica del aborto no se reduce en aquellos países con restricciones legales por lo que su práctica se hace en malas condiciones sanitarias.[7][8]

Mortalidad materna[editar]

El aborto inseguro se considera uno de los más graves problemas de salud pública en todo el mundo con especial incidencia en países no desarrollados o donde la cobertura sanitaria y educativa son deficientes. Sin embargo dentro del debate hay posturas opuestas sobre su incidencia puesto que quienes están a favor consideran que el aborto clandestino supone una alta tasa de mortalidad materna y su consecuente legalización significaría la caída de esa tasa mientras que quienes están en contra consideran que el aborto inseguro supone una ínfima parte de la muertes de mujeres gestantes. Ambas posturas suelen vincular las distintas cifras con la mortalidad materna para concluir que la legalización o la penalización de prácticas abortivas tendería a reducir la tasa de mortalidad. En general, los grupos pro-aborto suelen argumentar que la penalización de las prácticas abortivas supone la clandestinización de estas y un aumento en la mortalidad materna, en tanto los grupos autodenominados "pro-vida" suelen decir que la legalización del aborto lo único que provoca es el aumento de prácticas abortivas.

Algunas fuentes indican que se trataría de un problema de primera magnitud en países de América Latina y el Caribe y según sus cifras, en América Latina anualmente mueren unas 5000 mujeres por prácticas inseguras y clandestinas de aborto y unas 800 000 deben ser ingresadas por problemas derivados de dichas prácticas. Además de estos costos en vidas y sanitarios, provocan altos costes sociales en términos de orfandad, de destrucción del núcleo familiar (cuando es una mujer que ya tiene varios hijos).[9]​ También es un problema de gran magnitud en Filipinas donde se calcula que en 2011 más de medio millón de mujeres abortaron de manera clandestina, muchas de ellas con graves complicaciones y de las que, según Naciones Unidas, cada día fallecieron 11 mujeres al dar a luz.[10]Nereo Odchimar, expresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, cuestionó esas estadísticas ya que resultaría imposible saber su exactitud cuando el aborto es ilegal en Filipinas.[10]

En la Argentina, país donde el aborto está permitido solo en ocasiones específicas, Marianne Mollmann, representante de Human Rights Watch, invitada a la audiencia del 30 de noviembre de 2010 de las Comisiones de Legislación Penal, Familia y Salud de la Cámara de Diputados, centró su exposición en el informe elaborado por HRW sobre el aborto en Argentina, que presupone que el denominado aborto ilegal tiene una decisiva incidencia en las muertes maternas, afirmando que "en el 2008 más del 20% de las muestras registradas por emergencias obstetricias fueron por causa de abortos (…), la ilegalidad del aborto es la principal causa de muerte de las mujeres en el país".[11]

En la Argentina, en vísperas del debate en el Congreso sobre la posible despenalización del aborto en 2018, el ministro de salud Adolfo Rubinstein sostuvo que "el aborto clandestino es un grave problema de salud pública" sin embargo, las cifras oficiales del gobierno argentino arrojaron un máximo de 245 muertes maternas anuales basados en la definición dada por la Organización Mundial de la Salud del total de las defunciones femeninas, de las cuales 43 muertes maternas fueron provocadas por abortos sin diferenciar entre provocados y espontáneos, representando el 17.55% de las muertes maternas y el 0,025 % del total de defunciones femeninas en el país sudamericano. Cabe destacar que cada año, el Ministerio de Salud da a conocer las estadísticas vitales del país, es decir, los nacimientos y defunciones que se producen en todo el territorio, la tasa de mortalidad infantil, la de mortalidad materna, las causas de fallecimientos, entre otros, desglosando los datos por género, franjas de edad, provincias, etcétera. [12][13][14][15]

Sin embargo, de acuerdo con los informes sobre mortalidad materna realizados por la Organización Mundial de la Salud, Unicef, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Banco Mundial, los países más inflexibles con las prácticas abortivas son aquellos que presentan los índices de mortalidad materna más bajos al ser comparados con otros países, particularmente con sus vecinos que siguen políticas opuestas. Irlanda, país que prohíbe el aborto en la totalidad de sus formas, ha tenido el menor índice de mortalidad materna durante muchísimos años, ocupando Polonia el primer puesto en la actualidad de los 172 países sobre los que se dan estimaciones, donde el aborto está solo permitido en casos particulares. El informe conjunto "Tendencias en mortalidad materna 1990- 2008" , muestra la disminución del índice de defunciones materna de 6 muertes en 1990, a 3 en 2008 (por 100.000 nacidos vivos). La revista científica británica "The Lancet" publicó en agosto de 2010 que "la evidencia científica muestra que la legalización del aborto no está asociada a la reducción de la mortalidad materna. En las bases de los datos provistos por Hogan y colegas, países como El Salvador, Chile, Polonia y Nicaragua, los cuales prohibieron el aborto luego de haberlo permitido previamente, no han visto incrementada su mortalidad materna. En realidad, la misma se ha reducido. Sudáfrica ha visto incrementarse la mortalidad materna después de la legalización del aborto (…). Puede concluirse con certeza que la causa real de la reducción de la mortalidad materna es la implementación de mejores condiciones en el cuidado de la salud". Siguiendo la misma premisa el médico y epidemiólogo chileno Elard Koch, director del Instituto de Epidemiología Molecular (MELISA) afirma que "Los cambios legislativos no tienen ningún efecto en la tasa de mortalidad materna desde el punto de vista de la evidencia científica" y sobre el caso de Chile ha dicho que "los factores que habían influido (en reducir la mortalidad materna) eran: cuánto había aumentado la educación de las mujeres, el acceso a la atención obstétrica de emergencia, el acceso al control prenatal temprano, el acceso a la atención profesional del parto por equipo obstétrico calificado, el acceso al agua potable y al alcantarillado porque disminuye las infecciones y el riesgo de infecciones puerperales y otras variables, como la disminución de la desnutrición; básicamente, éstas son las políticas públicas que mostraron un efecto claro en la reducción de la mortalidad materna".[11][16][17]

Legislación sobre el aborto en el mundo[editar]

La legislación sobre el aborto en el mundo es muy diversa, desde el libre acceso al aborto en servicios sanitarios públicos gratuitos hasta la penalización con años de prisión para las mujeres y quienes practiquen el aborto inducido. Por tanto, la práctica del aborto, entendido como aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo, está sujeta al ordenamiento jurídico vigente en cada país, en el que puede recogerse como derecho o como delito penalizado (punible).

En países como Rusia, Canadá, Estados Unidos, China, India, y la mayoría de los países de Europa, el aborto es legal a petición o demanda de la mujer durante cierto período de gestación. Por otro lado, en la mayoría de los países de África, Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía y del Sudeste Asiático el aborto es ilegal y está penalizado en alguno de los supuestos. Cinco países alrededor del mundo prohíben la interrupción del embarazo bajo cualquier circunstancia y tipifican penas de cárcel para toda mujer y persona que realice, intente realizar o facilite la realización de un aborto: Ciudad del Vaticano, El Salvador, Malta, Nicaragua y República Dominicana.[18]

Principales movimientos sociales en relación al aborto[editar]

Las dos principales corrientes involucradas en el debate sobre el aborto son los movimientos que defienden la legalización del aborto sin restricciones y los movimientos contrarios a su despenalización o favorables a las máximas restricciones en la práctica del aborto. Cada movimiento trata de influir en la opinión pública y los poderes políticos e institucionales para promover sus propuestas y cambios en la legislación, en un sentido u otro. Sin embargo, ambos suelen basarse en argumentos históricos, médicos y legales no necesariamente correctos.[19]

Movimientos a favor de la legalización del aborto[editar]

Movimientos en contra de la legalización del aborto[editar]


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Otras legislaciones». 2009. Archivado desde el original el 2 de enero de 2010. Consultado el 19 de diciembre de 2010. 
  2. «Testimonios sobre el aborto». 2009. Archivado desde el original el 11 de agosto de 2015. Consultado el 19 de julio de 2015. 
  3. a b Aníbal Faúndes, José Barzelatto, El drama del aborto, Santiago de Chile, 2007 ISBN 978-956-282-926-7, pp. 42-3
  4. «Métodos médicos para el aborto en el primer trimestre», BSR, La biblioteca de la Salud Reproductiva de la OMS
  5. «Requisitos que se deben cumplir para que el tratamiento sea efectia - Aborto con medicamentos»
  6. «Precauciones - Aborto con fármacos, Women on waves»
  7. Henshaw, Stanley K., Susheela Singh y Taylor Haas Perspectivas Internacionales en Planificación Familiar, número especial de 1999. La Incidencia del Aborto Inducido a Nivel Mundial.
  8. (en inglés) «Preventing unsafe abortion.» OMS.
  9. Embarazo no deseado y aborto inseguro: dos problemas de salud persistentes en América Latina, Henry Espinoza, Rev Panam Salud Pública/Pan Am J Public Health 11(3), 2002.
  10. a b «La batalla de la píldora sacude Filipinas. Un proyecto de ley que facilite el acceso gratuito a métodos de planificación familiar y proporcione educación sexual en los colegios desata la polémica de la Iglesia católica en el país asiático.» 19/8/2011, El País.
  11. a b «Irlanda, sin aborto, tiene la menor tasa de mortalidad materna del mundo». Centro de Bioética, Persona y Familia. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  12. «El debate sobre la cifra: ¿Cuántos abortos se practican en Argentina por año? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante». www.agenciapacourondo.com.ar. Consultado el 15 de abril de 2018. 
  13. «Adolfo Rubinstein: "Es un grave problema de salud pública"». Consultado el 15 de abril de 2018. 
  14. «Las muertes maternas por aborto fueron 50 en todo el país en un año». Infobae. Consultado el 15 de abril de 2018. 
  15. «¿Cuántas son realmente las muertes maternas por aborto en la Argentina?». Infobae. Consultado el 15 de abril de 2018. 
  16. «En las Naciones Unidas, científico chileno refuta mitos sobre aborto y mortalidad materna». Centro de Bioética, Persona y Familia. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  17. «Tasa de mortalidad materna - Comparación de Países». Consultado el 16 de abril de 2018. 
  18. United Nations (2014). «Reproductive Health Policies» (en inglés). Consultado el 9 de julio de 2015. 
  19. Campagne, Daniel M. (2014). «El aborto y el derecho a decidir:¿Existe la persona no nacida? Conflictos entre argumentos científicos, socio-jurídicos y morales en cuanto al aborto». Jueces para la democracia. Consultado el 19 de julio de 2015. 
  20. Staggenborg, Suzanne (1994). The Pro-Choice Movement: Organization and Activism in the Abortion Conflict. Oxford University Press US. p. 188. ISBN 0-19-508925-1. 
  21. Schultz, Jeffrey D.; Van Assendelft, Laura A. (1999). Encyclopedia of women in American politics. The American political landscape (1 edición). Greenwood Publishing Group. p. 195. ISBN 1-57356-131-2. 

Enlaces externos[editar]

En inglés