Debate sobre el aborto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Situación jurídica del aborto en distintos países del mundo.
     Legal      Ilegal excepto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre, problemas de salud física o mental, factores socioeconómicos, y/o defectos del feto      Ilegal excepto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre, problemas de salud física o mental y/o defectos del feto      Ilegal excepto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre, y/o problemas de salud física o mental      Ilegal excepto en casos de riesgo para la vida de la madre, o problemas de salud física y/o mental      Ilegal excepto en casos de riesgo para la vida de la madre      Ilegal sin excepciones      No hay información Nota: En la mayoría de los países y supuestos citados, la intervención ha de efectuarse antes de plazos establecidos.

El debate sobre el aborto, en relación al aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo, se refiere a la discusión, controversia y polémica sobre su práctica, contexto social y económico en el que se produce. Las partes involucradas en el debate son los movimientos "pro-elección" y "pro-vida"[1][2]​. Los primeros enfatizan el derecho de las mujeres a decidir si terminar un embarazo[3]​, los segundos enfatizan el derecho del embrión o feto a gestar a término y nacer[4]​.

Para muchas personas, el aborto es un problema moral relacionado con el comienzo de la persona humana[5]​, los derechos del feto y los derechos de la mujer sobre su propio cuerpo[6]​. El debate se ha convertido en un problema político y legal en algunos países con activistas antiaborto que buscan promulgar, mantener y expandir las leyes antiaborto, mientras que los activistas del derecho al aborto buscan revocar o relajar esas leyes al tiempo que amplían el acceso al aborto. Las leyes de aborto varían considerablemente entre las jurisdicciones, desde la prohibición total del procedimiento hasta el financiamiento público del aborto. La disponibilidad de aborto seguro también varía en todo el mundo.

Alrededor de 56 millones de abortos se realizan cada año en el mundo,[7]​ con aproximadamente 45% hechos de forma insegura.[8]​ En muchos lugares hay varios debates sobre los problemas morales, éticos y legales del aborto.[9][10]

Terminología[editar]

Aborto inducido[editar]

La definición del aborto inducido como mera terminación del embarazo resulta inadecuada ya que incluiría el nacimiento de un prematuro e incluso de un bebé maduro antes de completarse la gestación normal. La diferencia entre un aborto y un nacimiento prematuro es la viabilidad que la OMS fijó en 22 semanas completas o 500 gramos de peso del feto. Por debajo de ese límite la interrupción del embarazo se considera un aborto, por encima un nacimiento prematuro.[11]

Práctica del aborto inducido[editar]

La práctica moderna se lleva a cabo de dos formas: aborto con medicamentos y aborto quirúrgico.[11]​ Puede ser seguro o inseguro, de acuerdo a las condiciones médicas en las cuales se practica.

Aborto seguro e inseguro[editar]

Aborto seguro[editar]

Se denomina aborto seguro aquel que se practica con garantías sanitarias suficientes y con asistencia médica calificada. Cuando la ley lo permite, el aborto en los países desarrollados es un procedimiento seguro, más que una cirugía plástica o un procedimiento dental[12][13]

Aborto con medicamentos[editar]

En el caso del aborto con medicamentos o farmacológico consiste en la interrupción del desarrollo del embrión y en su eliminación por el canal del parto, todo ello inducido por lo que suele ser una combinación de fármacos. Solo es factible en las primeras semanas del embarazo. [14]

Aborto quirúrgico[editar]

Se denomina aborto quirúrgico al conjunto de técnicas quirúrgicas que tienen el fin de provocar el aborto, es decir, terminar voluntariamente el proceso gestacional. En cuanto al aborto quirúrgico se debe practicar por personal médico cualificado y autorizado, en clínicas u hospitales autorizados. Se debe, como en el caso del aborto con medicamentos, realizar un estudio diagnóstico inicial, con asesoramiento suficiente. Los procedimientos del primer trimestre generalmente pueden realizarse con anestesia local, mientras que los métodos del segundo trimestre pueden requerir sedación profunda o anestesia general.[15]

Aborto inseguro[editar]

El aborto inseguro es la práctica del aborto inducido es la interrupción del embarazo por personas que carecen de las habilidades necesarias, o en un ambiente que carece de estándares médicos mínimos, o ambos[16][17]​. Por ejemplo, un aborto inseguro puede referirse a un procedimiento extremadamente peligroso para la vida que es autoinducido en condiciones antihigiénicas, o puede referirse a un aborto mucho más seguro realizado por un médico que no brinda la atención adecuada después del aborto.[18][19]

Mortalidad materna[editar]

El aborto inseguro se considera uno de los más graves problemas de salud pública en todo el mundo con especial incidencia en países no desarrollados o donde la cobertura sanitaria y educativa son deficientes. Sin embargo dentro del debate hay posturas opuestas sobre su incidencia puesto que quienes están a favor consideran que el aborto clandestino supone una alta tasa de mortalidad materna y su consecuente legalización significaría la caída de esa tasa mientras que quienes están en contra consideran que el aborto inseguro supone una ínfima parte de la muertes de mujeres gestantes. Ambas posturas suelen vincular las distintas cifras con la mortalidad materna para concluir que la legalización o la penalización de prácticas abortivas tendería a reducir la tasa de mortalidad. En general, los grupos pro-aborto suelen argumentar que la penalización de las prácticas abortivas supone la clandestinización de estas y un aumento en la mortalidad materna, en tanto los grupos autodenominados "pro-vida" suelen decir que la legalización del aborto lo único que provoca es el aumento de prácticas abortivas. Habría habido en el año 2008 unos 21,6 millones a nivel mundial de abortos inseguros, según un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud en 2011.

Algunas fuentes indican que se trataría de un problema de primera magnitud en países de América Latina y el Caribe y según sus cifras, en América Latina anualmente mueren unas 5000 mujeres por prácticas inseguras y clandestinas de aborto y unas 800 000 deben ser ingresadas por problemas derivados de dichas prácticas. Además de estos costos en vidas y sanitarios, provocan altos costes sociales en términos de orfandad, de destrucción del núcleo familiar (cuando es una mujer que ya tiene varios hijos).[20]​ También es un problema de gran magnitud en Filipinas donde se calcula que en 2011 más de medio millón de mujeres abortaron de manera clandestina, muchas de ellas con graves complicaciones y de las que, según Naciones Unidas, cada día fallecieron 11 mujeres al dar a luz.[21]Nereo Odchimar, expresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, cuestionó esas estadísticas ya que resultaría imposible saber su exactitud cuando el aborto es ilegal en Filipinas.[21]

En la Argentina, país donde el aborto está permitido solo en ocasiones específicas, Marianne Mollmann, representante de Human Rights Watch, invitada a la audiencia del 30 de noviembre de 2010 de las Comisiones de Legislación Penal, Familia y Salud de la Cámara de Diputados, centró su exposición en el informe elaborado por HRW sobre el aborto en Argentina, que presupone que el denominado aborto ilegal tiene una decisiva incidencia en las muertes maternas, afirmando que "en el 2008 más del 20% de las muestras registradas por emergencias obstetricias fueron por causa de abortos (…), la ilegalidad del aborto es la principal causa de muerte de las mujeres en el país".[22]​ Un estudio encargado por el Ministerio de Salud en 2005 y conducido por las demógrafas Edith Pantelides y Silvia Mario concluyeron, usando dos métodos de estimación diferentes, que se producen anualmente entre 370.000 y 520.000 abortos inducidos legales y no legales.[23]​ En el año 2016 un informe de la Dirección de Estadísticas e Información en Salud, dependiente del Ministerio de Salud, arrojó la cifra de 43 muertes de mujeres en ese año debido a todos los tipos de aborto, siendo la principal causa de mortalidad materna en el país según funcionarios, distintos medios y la Sociedad Argentina de Medicina.[24][25][26]

Legislación sobre el aborto en el mundo[editar]

La legislación sobre el aborto en el mundo es muy diversa, desde el libre acceso al aborto en servicios sanitarios públicos gratuitos hasta la penalización con años de prisión para las mujeres y quienes practiquen el aborto inducido. Por tanto, la práctica del aborto, entendido como aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo, está sujeta al ordenamiento jurídico vigente en cada país, en el que puede recogerse como derecho o como delito penalizado (punible).

En países como Rusia, Canadá, Estados Unidos, China, India, y la mayoría de los países de Europa, el aborto es legal a petición o demanda de la mujer durante cierto período de gestación. Por otro lado, en la mayoría de los países de África, Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía y del Sudeste Asiático el aborto es ilegal y está penalizado en alguno de los supuestos. Cinco países alrededor del mundo prohíben la interrupción del embarazo bajo cualquier circunstancia y tipifican penas de cárcel para toda mujer y persona que realice, intente realizar o facilite la realización de un aborto: Ciudad del Vaticano, El Salvador, Malta, Nicaragua y República Dominicana.[27]

Principales movimientos sociales en relación al aborto[editar]

Las dos principales corrientes involucradas en el debate sobre el aborto son los movimientos que defienden la legalización del aborto y los movimientos contrarios a su despenalización o favorables a las máximas restricciones en la práctica del aborto. Cada movimiento trata de influir en la opinión pública y los poderes políticos e institucionales para promover sus propuestas y cambios en la legislación, en un sentido u otro. Sin embargo, ambos suelen basarse en argumentos históricos, médicos y legales no necesariamente correctos.[28]

Movimientos a favor de la legalización del aborto[editar]

Movimientos en contra de la legalización del aborto[editar]

Aspectos bioéticos[editar]

Desde un punto de vista bioético, existe una clara división de opiniones:

  • Posturas proabortistas que no consideran que el embrión sea un individuo o persona desde la fecundación. Dentro de este grupo, hay diversas posturas según el momento en el que consideran que comienza a existir un ser humano.[31]
  • Posturas antiabortistas que sostienen efienden que la vida humana existe desde el momento de la fecundación.[32]
  • Quienes consideran que la posición sobre el aborto, ya sea proabortista o antiabortista, pertenece al ámbito de las creencias personales, ideológicas o religiosas, ya que el momento en que un ser puede considerarse humano no puede establecerse mediante criterios científicos.[33]

Existen diferencias de opinión en cuanto al momento preciso en que comienza la persona humana y la naturaleza de ese estado. El problema surge en una serie de campos que incluyen la ciencia, la religión, la filosofía y la ley, y es más agudo en los debates relacionados con el aborto, la investigación con células madre, los derechos reproductivos y los derechos fetales. Tradicionalmente, el concepto de persona ha implicado el concepto de alma, un concepto metafísico que se refiere a una dimensión no corpórea o extracorpórea del ser humano. Sin embargo, en la modernidad, los conceptos de subjetividad e intersubjetividad, persona, mente y yo han llegado a abarcar una serie de aspectos del ser humano considerados previamente como características del alma.[34][35]​ Aunque los dos lados principales del debate sobre el aborto tienden a coincidir en que un feto humano es biológicamente y genéticamente humano (es decir, de la especie humana), a menudo difieren en su opinión sobre si un feto humano es o no, en cualquiera de varios formas, una persona.

En el juicio estadounidense de 1973 Roe v Wade, la opinión de los jueces incluyó la siguiente declaración: "No necesitamos resolver la difícil cuestión de cuándo comienza la vida. Cuando aquellos entrenados en las respectivas disciplinas de la medicina, la filosofía y la teología no pueden llegar a ningún consenso, el poder judicial, en este punto del desarrollo del conocimiento del hombre, no esta en posición de especular sobre la respuesta"[36]

Marcadores biológicos[editar]

Uno de los posibles requisitos básicos para la persona es la individualidad, que implica la diferenciación entre la persona y sus padres. La biología ofrece una serie de etapas en el ciclo de vida que se han visto como candidatos para la personalidad:

  • la fertilización, la fusión de los gametos para formar un cigoto
  • implantación, que ocurre alrededor de una semana después de la fertilización
  • la segmentación, cuando ya no es posible la formación de gemelos, aproximadamente 14 días después de la fertilización.
  • cuando el corazón comienza a latir.
  • neuromaduración, cuando el sistema nervioso central de un feto es neurobiológicamente "maduro"
    • Conceptos de "nacimiento cerebral" (en comparación con la muerte cerebral):
      • a la primera aparición de ondas cerebrales en la parte inferior del cerebro (tronco encefálico) - 6-8 semanas de gestación (paralelamente a la "muerte cerebral total")
      • a la primera aparición de ondas cerebrales en el cerebro superior (corteza cerebral) - 22-24 semanas de gestación (en paralelo a "muerte cerebral más alta")[37][38]
  • el momento del movimiento fetal, o "aceleración"[39]
  • cuando el feto es capaz de sentir dolor.[40]
  • cuando se puede establecer que el feto es capaz de cognición o percepción neonatal.
  • viabilidad fetal.
  • nacimiento.

Fertilización[editar]

La fertilización es la fusión de los gametos, que es un espermatozoide y un óvulo (óvulo), para formar un cigoto. En este punto, el cigoto es genéticamente distinto de cualquiera de sus padres. No todos los cigotos normales se convertirán en adultos. Hay muchos óvulos fertilizados que nunca se implantan y "simplemente se lavan" después de la fertilización.[41]

Función cerebral (nacimiento cerebral)[editar]

En los años transcurridos desde la designación de la muerte cerebral como un nuevo criterio para la muerte, la atención se ha dirigido hacia el papel central del sistema nervioso en una serie de áreas de toma de decisiones éticas. La noción de que existe un punto final neurológico para la vida humana ha conducido a esfuerzos para definir un punto de partida neurológico correspondiente. Esta última búsqueda ha llevado al concepto de nacimiento cerebral (o vida cerebral), que significa lo contrario de la muerte cerebral. La búsqueda de un marcador neurológico del inicio de la persona humana debe su impulso a la simetría que se percibe entre los procesos al principio y al final de la vida, por lo tanto, si la función cerebral es un criterio utilizado para determinar el médico de defunción de una persona, sino que también debe ser el criterio para su comienzo.

Al igual que hay dos tipos de muerte cerebral - la muerte de todo el cerebro (que se refiere a la cesación irreversible de la función de tanto el tallo cerebral y partes superiores del cerebro) y mayor muerte cerebral (destrucción de los hemisferios cerebrales solo, con la posible retención de función del tronco encefálico), hay dos tipos de nacimiento cerebral (en función de su reversión): nacimiento del tronco encefálico en la primera aparición de ondas cerebrales en la parte inferior del cerebro (tronco encefálico) a las 6-8 semanas de gestación y nacimiento cerebral mayor, en la primera aparición de ondas cerebrales en el cerebro superior (corteza cerebral) a las 22-24 semanas de gestación.[42]

Dolor fetal[editar]

El dolor fetal, su existencia y sus implicaciones son parte de un debate más amplio sobre el aborto. Una revisión sistemática multidisciplinaria de 2005 en JAMA en el área del desarrollo fetal encontró que es poco probable que un feto sienta dolor hasta después del sexto mes de embarazo.[40][43]​ Los neurobiólogos del desarrollo sospechan que el establecimiento de conexiones talamocorticales (aproximadamente a las 26 semanas) puede ser crítico para la percepción fetal del dolor.[44]​ Este artículo fue cuestionado por otros investigadores; por ejemplo por Anand y Fisk que señalaron que el feto puede sentir dolor alrededor de las 20 semanas.[45]​ La sugerencia de Anand fue debatida en un informe de marzo de 2010 sobre conciencia fetal publicado por un grupo de trabajo del Royal College of Obstetricians and Gynecologists, citando la falta de pruebas o razones.[46]​ La página 20 de dicho informe establece que el feto no puede sentir dolor antes de la semana 24.[47]​ Investigadores y activistas anti aborto han negado la validez de estos estudios.[48]

Viabilidad fetal[editar]

"Hasta que el feto sea viable, cualquier derecho que se le otorgue puede ser a expensas de la mujer embarazada, simplemente porque el feto no puede sobrevivir, excepto en el cuerpo de la mujer. Tras la viabilidad, el embarazo puede interrumpirse, como una cesárea o trabajo inducido, con el feto sobreviviendo para convertirse en un bebé recién nacido. Varios grupos creen que el aborto antes de la viabilidad es aceptable, pero es inaceptable después " es la perspectiva de Planned Parenthood.[49][50][51]​ En algunos países, los abortos tempranos son legales en todas las circunstancias, pero los abortos tardíos se limitan a circunstancias en las que existe una clara necesidad médica. Si bien no existe un límite definido de desarrollo, edad gestacional o peso en el que un feto humano se convierta automáticamente en viable,[52]​ un estudio de 2013 encontró que "aunque solo una pequeña proporción de nacimientos ocurren antes de las 24 semanas completas de gestación (aproximadamente 1 por 1000), la supervivencia es rara y la mayoría de ellos son muertes fetales o nacidos vivos seguidos de una muerte neonatal.[53]

Argumentos pro aborto[editar]

Derechos de las mujeres[editar]

Margaret Sanger escribió: "Ninguna mujer puede considerarse libre hasta que pueda elegir conscientemente si será o no madre". Desde esta perspectiva, el derecho al aborto puede interpretarse como necesario para que las mujeres logren la igualdad con hombres cuya libertad no está tan restringida por tener hijos.[54]

La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer o CETFDCM, dijo en una declaración de 2014: "El aborto inseguro es una de las principales causas de mortalidad y morbilidad maternas. Como tal, los Estados partes deberían legalizar el aborto al menos en casos de violación, incesto, amenazas a la vida y / o salud de la madre o discapacidad fetal grave, así como proporcionar a las mujeres acceso a atención de calidad después del aborto, especialmente en casos de complicaciones resultantes de abortos inseguros. Los Estados partes también deben eliminar las medidas punitivas para las mujeres que se someten al aborto". Ha hecho recomendaciones similares a muchos gobiernos cuando revisa su cumplimiento del tratado. Las recomendaciones formuladas en estas "observaciones finales" suelen exigir a los gobiernos que legalicen el aborto en las circunstancias mencionadas anteriormente, despenalicen en todos los casos y garanticen el acceso.[55]

El Comité de los Derechos del Niño instó a los gobiernos a despenalizar el aborto en todas las circunstancias y eliminar las barreras de acceso.[56]

El Comité de Derechos Humanos de la ONU, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Comité contra la Tortura también han pedido que se eliminen las penas por aborto y que se adopten medidas para garantizar el acceso legal y seguro al aborto.[57][58][59][60]

Privacidad y libertad personal[editar]

A pesar de que el derecho a la privacidad no está explícitamente establecido en muchas constituciones de naciones soberanas, muchas personas lo consideran como fundacional para una democracia funcional. En general, se puede encontrar que el derecho a la privacidad se basa en las disposiciones del hábeas corpus, que se encontró por primera vez bajo la expresión oficial de Enrique II en el siglo XI en Inglaterra, pero tiene precedentes en la ley anglosajona. Esta disposición garantiza el derecho a no sufrir injerencias arbitrarias del gobierno, así como el debido proceso legal. Esta concepción del derecho a la privacidad es operante en todos los países que han adoptado el derecho consuetudinario inglés mediante Actas de recepción. La Ley de los Estados Unidos se basa en la ley común inglesa de esta manera.

Time ha declarado que el tema de la privacidad corporal es "el núcleo" del debate sobre el aborto.[61]​ El tiempo define la privacidad, en relación con el aborto, como la capacidad de una mujer para "decidir qué le sucede a su propio cuerpo". En términos políticos, la privacidad puede entenderse como una condición en la que el gobierno no observa ni perturba a nadie.[62]

Tradicionalmente, los tribunales estadounidenses han localizado el derecho a la privacidad en la Cuarta Enmienda, la Novena Enmienda, la Decimocuarta Enmienda, así como en la penumbra de la Declaración de Derechos. La histórica decisión Roe v Wade se basó en la 14ma Enmienda, que garantiza que los derechos federales se aplicarán por igual a todas las personas nacidas en los Estados Unidos.[63]​ La Decimocuarta Enmienda ha dado lugar a la doctrina del debido proceso fundamental, que se dice que garantiza varios derechos de privacidad, incluido el derecho a la integridad corporal.[64]​ En Canadá, los tribunales han localizado los derechos de privacidad en la cláusula de seguridad de las personas de la Carta de Derechos y Libertades del Canadá. La sección 7 de esa carta refleja el lenguaje utilizado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que también garantiza la seguridad de las personas.[65]

Legalización para evitar muertes maternas[editar]

Los defensores del derecho al aborto argumentan que la ilegalización del aborto aumenta la incidencia de abortos inseguros, a medida que disminuye la disponibilidad de servicios profesionales de aborto y aumenta la mortalidad materna. De acuerdo con un estudio global realizado en colaboración por la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Guttmacher, la mayoría de los abortos inseguros ocurren donde el aborto es ilegal.[66]​Por ende, defienden la legalización del aborto sosteniendo que así hay menos muertes maternas. La Organización Mundial de la Salud recomienda abortos seguros y legales disponibles para todas las mujeres.[67]

Argumentos anti aborto[editar]

Discriminación[editar]

El libro Aborto y Conciencia de la Nación presenta el argumento de que el aborto implica una discriminación injusta contra los no nacidos. Según este argumento, aquellos que niegan que los fetos tengan derecho a la vida no valoran toda la vida humana, sino que seleccionan características arbitrarias (como niveles particulares de desarrollo físico o psicológico) que otorgan a otros seres humanos más valor o derechos que otros.[68]

El 4 de marzo de 2018 la Asociación Síndrome de Down Argentina (Asdra) planteó su posición frente a la posible despenalización del aborto, al advertir que “lo que está en juego es la vida de inocentes” y citar palabras del médico y Siervo de Dios francés Jérôme Lejeune: “¡Laissez les vivre! ¡Déjenlos vivir!”. “Defender la vida no es una cuestión religiosa, política, filosófica ni de militancia. Es una cuestión de derechos humanos básica. Nacer es el primer derecho de toda persona humana” [69][70][71]

Argumento de la privación[editar]

El argumento de la privación establece que el aborto es moralmente incorrecto porque priva al feto de un futuro.[72]​ En este sentido, matar a un ser humano adulto es incorrecto porque priva a la víctima de un futuro como el nuestro: un futuro que contiene experiencias, actividades, proyectos y disfrutes muy valiosos o deseables. Si un ser tiene tal futuro, entonces (de acuerdo con el argumento) matar a ese ser lo dañaría seriamente y, por lo tanto, estaría seriamente equivocado.[73]​ Pero dado que un feto tiene ese futuro, la "abrumadora mayoría" de abortos deliberados se coloca en la "misma categoría moral" que matar a un ser humano adulto inocente.[74]

Argumento de la incertidumbre[editar]

Algunos partidarios anti aborto argumentan que si hay incertidumbre sobre si el feto tiene derecho a la vida, entonces tener un aborto es equivalente a asumir conscientemente el riesgo de matar a otro. Según este argumento, si no se sabe con certeza si algo (como el feto) tiene derecho a la vida, entonces es imprudente y moralmente incorrecto tratar esa cosa como si no tuviera derecho a la vida (por ejemplo, matándolo).[75]​ Esto colocaría el aborto en la misma categoría moral que el homicidio involuntario (si resulta que el feto tiene derecho a la vida) o ciertas formas de negligencia criminal (si resulta que el feto no tiene derecho a la vida).[76]

Creencias religiosas[editar]

Cada religión tiene muchos puntos de vista diferentes sobre las implicaciones morales del aborto. Estos puntos de vista a menudo pueden estar en oposición directa entre sí. Hay ejemplos de religiones que van desde no permitir el aborto bajo ningún punto de vista hasta otros donde lo permiten hasta cierto punto. Por ejemplo, la Iglesia católica defiende que la vida humana debe ser respetada desde la concepción, y por tanto el derecho a la vida del inocente; desde este planteamiento el aborto se considera inmoral.[77]​ Para el Islam hay opiniones diferentes entre los estudiosos de la religión sobre cuándo comienza la vida y cuándo el aborto es permisible, la mayoría está de acuerdo en que la interrupción del embarazo después de 120 días, el punto en el cual el feto se convierte en un alma viviente, es no permitido.[78]

Religión[editar]

Budismo[editar]

No hay una sola visión budista sobre el aborto.[79]​ Algunas fuentes tradicionales, incluidos algunos códigos monásticos budistas, sostienen que la vida comienza en la concepción, y que el aborto, que implicaría la destrucción deliberada de la vida, debe ser rechazado.[80]​ Para complicar el asunto, está la creencia budista de que "la vida es un continuo sin un punto de partida discernible".[81]​ Entre los budistas, no existe un punto de vista oficial o preferido con respecto al aborto.[82]

El Dalai Lama ha dicho que el aborto es "negativo", pero hay excepciones. Él dijo: "Creo que el aborto debe aprobarse o desaprobarse según cada circunstancia".[83]​ Inducir o causar un aborto se considera un asunto serio en las reglas monásticas seguidas por los monjes Theravada y Vajrayana; los monjes y las monjas deben ser expulsados por ayudar a una mujer a procurarse un aborto. Las fuentes tradicionales no reconocen una distinción entre el aborto temprano y tardío, pero en Sri Lanka y Tailandia el "estigma moral" asociado con un aborto crece con el desarrollo del feto.[84]​ Mientras que las fuentes tradicionales no parecen ser conscientes de la posibilidad de que el aborto sea relevante para la salud de la madre, los maestros budistas modernos de muchas tradiciones -y las leyes de aborto en muchos países budistas- reconocen una amenaza para la vida o la salud física de la madre como una justificación aceptable para el aborto como una cuestión práctica, aunque todavía puede verse como un hecho con consecuencias negativas morales o kármicas.[84]

Cristianismo[editar]

Las denominaciones cristianas contemporáneas han matizado posiciones, pensamientos y enseñanzas sobre el aborto, especialmente en circunstancias atenuantes.[85][86]​ La Iglesia católica,[87][88]​ la Iglesia ortodoxa,[89][90]​ las Iglesias ortodoxas orientalesl y la mayoría de los protestantes evangélicos se oponen al aborto deliberado como inmoral, mientras permiten lo que a veces se llama aborto indirecto, es decir, una acción que no busca la muerte del feto como un fin o un medio. pero eso es seguido por la muerte como un efecto secundario.[91]​ Algunas denominaciones protestantes tradicionales como la Iglesia Metodista, la Iglesia Unida de Cristo y la Iglesia Evangélica Luterana de América, entre otras, son más permisivas con el aborto. De manera más general, algunas denominaciones cristianas pueden considerarse pro vida, mientras que otras pueden considerarse proabortistas. Además, hay minorías considerables en algunas denominaciones que no están de acuerdo con la postura de su denominación sobre el aborto.[86]​ La Iglesia Unitaria Universalista apoya firmemente el derecho al aborto.[92]

Hinduismo[editar]

Los textos hindúes clásicos condenan enérgicamente el aborto. La BBC escribe: "Al considerar el aborto, la forma hindú es elegir la acción que menos perjudicará a todos los involucrados: la madre y el padre, el feto y la sociedad". La BBC continúa diciendo: "En la práctica, sin embargo, el aborto se practica en la cultura hindú en la India, porque la prohibición religiosa del aborto a veces queda anulada por la preferencia cultural por los hijos. Esto puede llevar al aborto para prevenir el nacimiento de bebés. , que se llama 'feticidio femenino' ".[93]​ Los eruditos hindúes y los defensores de los derechos de las mujeres han apoyado la prohibición del aborto selectivo por sexo. Algunos hindúes apoyan el aborto en los casos en que la vida de la madre está en riesgo inminente o cuando el feto tiene una anomalía del desarrollo que pone en peligro la vida.  Algunos teólogos hindúes y Brahma Kumaris creen que la persona comienza a los tres meses y se desarrolla hasta cinco meses de gestación, lo que posiblemente implique permitir el aborto hasta el tercer mes y considerar cualquier aborto pasado el tercer mes como la destrucción del cuerpo encarnado actual del alma.[94][95]

Islam[editar]

Aunque hay opiniones diferentes entre los estudiosos islámicos sobre cuándo comienza la vida y cuándo el aborto es permisible, la mayoría está de acuerdo en que la interrupción del embarazo después de 120 días, el punto en el cual el feto se convierte en un alma viviente, es no permitido.[78]​ Varios pensadores islámicos afirman que, en casos anteriores a los cuatro meses de gestación, el aborto debería permitirse solo en los casos en que la vida de la madre está en peligro o en casos de violación.[96][97]

Algunas escuelas de derecho musulmán permiten el aborto en las primeras dieciséis semanas de embarazo, mientras que otras solo lo permiten en las primeras siete semanas de embarazo. Cuanto más avanzado es el embarazo, mayor es el error. El Corán no menciona específicamente el aborto, pero bordea el problema al condenar el asesinato intencional. Todas las escuelas coinciden en aceptar el aborto como un medio para salvar la vida de la madre.[98]

Judaísmo[editar]

La enseñanza judía ortodoxa permite el aborto si es necesario para salvaguardar la vida de la mujer embarazada.[99][100]​ Mientras que los movimientos reformistas, reconstruccionistas y conservadores abogan abiertamente por el derecho a un aborto seguro y accesible, el movimiento ortodoxo está menos unido sobre el tema. Muchos judíos ortodoxos se oponen al aborto, excepto cuando es necesario para salvar la vida de una mujer (o, según algunos, la salud de la mujer).[101]

En el judaísmo, las opiniones sobre el aborto se basan principalmente en las enseñanzas legales y éticas de la Biblia hebrea, el Talmud, las decisiones caso por caso de responsa y otras publicaciones rabínicas. En términos generales, los judíos ortodoxos se oponen al aborto después del día 40,[102][103]​ con excepciones relacionadas con la salud, y los judíos reformistas tienden a permitir una mayor libertad para el aborto.[104]​ Hay reglas que a menudo parecen ser contradictorias al respecto. El Talmud establece que un feto no es legalmente una persona hasta el parto.[105]​ La Torá contiene la ley que, "Cuando los hombres pelean, y uno de ellos empuja a una mujer embarazada, y se produce un aborto, pero ninguna otra desgracia, el responsable será multado ... pero si ocurre otra desgracia, la pena será vida (nefesh) de por vida (nefesh) ". (Éxodo 21: 22-25). Es decir, causar el aborto de una mujer es un delito, pero no un crimen capital, porque el feto no se considera una persona.[106][107]

Jeremías 1: 5 declara que, "Antes de formarte en el vientre materno, te conocí, antes de que nacieras, te aparté, te nombré profeta de las naciones". Para algunos, este versículo, mientras habla específicamente sobre Jeremías, es una indicación de que Dios conoce la identidad de "desarrollar seres humanos aún no nacidos, incluso antes de que ingresen al útero",[108]​ o que para todos, Dios tiene un plan por lo que al aborto sería interferir con ese plan.[109][110]​ Otros dicen que esta interpretación es incorrecta y que el versículo no está relacionado con la persona o el aborto, ya que Jeremías afirma que su condición profética es distinta y especial.[111]

La Biblia hebrea tiene algunas referencias al aborto; Éxodo 21: 22-25 aborda el aborto involuntario por medio de acciones ajenas, que describe como una ofensa no capital punible con una multa. El Libro de los Números en la Biblia hebrea describe la Ordalía del agua amarga (sotah) que administrará un sacerdote a una esposa cuyo esposo cree que ella fue infiel. Algunos estudiosos interpretan el texto como una poción abortiva o que induce un aborto espontáneo si la mujer está embarazada con el hijo de otro hombre.[112][113][114][115]​ El erudito rabínico Arnold Ehrlich interpreta la prueba de tal manera que termina inofensivamente si la mujer es fiel, o con un aborto inducido: "el embrión cae".[116]

Sijismo[editar]

El código de conducta sij no trata directamente con el aborto (o de hecho muchos otros asuntos bioéticos), generalmente está prohibido en el sijismo porque se dice que interfiere con el trabajo creativo de Dios. A pesar de este punto de vista teórico, el aborto no es infrecuente entre la comunidad sij en India, y existe una preocupación creciente de que los fetos femeninos se estén abortando debido a la preferencia cultural por los hijos varones.[117]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. For example: «Wall Street Journal style guide: Vol. 23, No. 1». Wall Street Journal. 31 de enero de 2010. Consultado el 4 de noviembre de 2011. 
  2. Goldstein, Norm, ed. The Associated Press Stylebook. Philadelphia: Basic Books, 2007.
  3. Staggenborg, Suzanne (1994). The Pro-Choice Movement: Organization and Activism in the Abortion Conflict. Oxford University Press US. p. 188. ISBN 0-19-508925-1. 
  4. «Definition of PRO-LIFE». www.merriam-webster.com (en inglés). Consultado el 20 de junio de 2018. 
  5. Charles Taylor, Sources of the Self: The Making of Modern Identity, Harvard University Press, 1992.
  6. Three approaches to abortion (2002), by Peter Kreeft, ISBN 0-89870-915-6
  7. Sedgh, Gilda; Bearak, Jonathan; Singh, Susheela; Bankole, Akinrinola; Popinchalk, Anna; Ganatra, Bela; Rossier, Clémentine; Gerdts, Caitlin et al. (16 de julio de 2016). «Abortion incidence between 1990 and 2014: global, regional, and subregional levels and trends». Lancet (London, England) 388 (10041): 258-267. ISSN 1474-547X. PMC PMC5498988 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 27179755. doi:10.1016/S0140-6736(16)30380-4. Consultado el 15 de junio de 2018. 
  8. «Worldwide, an estimated 25 million unsafe abortions occur each year». World Health Organization (en inglés estadounidense). Consultado el 15 de junio de 2018. 
  9. Paola, Frederick; Walker, Robert; Nixon, Lois (9 de marzo de 2010). Medical Ethics and Humanities (en inglés). Jones & Bartlett Learning. ISBN 9780763760632. Consultado el 15 de junio de 2018. 
  10. Johnstone, Megan-Jane (17 de agosto de 2011). Bioethics: A Nursing Perspective (en inglés). Elsevier Health Sciences. ISBN 0729578739. Consultado el 15 de junio de 2018. 
  11. a b Aníbal Faúndes, José Barzelatto, El drama del aborto, Santiago de Chile, 2007 ISBN 978-956-282-926-7, pp. 42-3
  12. «Unsafe abortion: The preventable pandemic». The Lancet. 
  13. Raymond, Elizabeth G.; Grossman, Daniel; Weaver, Mark A.; Toti, Stephanie; Winikoff, Beverly (2014-11). «Mortality of induced abortion, other outpatient surgical procedures and common activities in the United States». Contraception 90 (5): 476-479. ISSN 1879-0518. PMID 25152259. doi:10.1016/j.contraception.2014.07.012. Consultado el 15 de junio de 2018. 
  14. «Métodos médicos para el aborto en el primer trimestre», BSR, La biblioteca de la Salud Reproductiva de la OMS
  15. Templeton, Allan; Grimes, David A. (8 de diciembre de 2011). «A Request for Abortion». New England Journal of Medicine (en inglés) 365 (23): 2198-2204. ISSN 0028-4793. doi:10.1056/nejmcp1103639. Consultado el 22 de junio de 2018. 
  16. Aborto sin riesgos: guía técnica y de políticas para sistemas de salud, OMS, Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas, 2012
  17. Henry Espinoza, Lizbeth López-Carrillo, El embarazo no deseado y el aborto como problema de salud pública. Aborto inseguro en América Latina y el Caribe: definición del problema y su prevención, Gac Méd Méx Vol.139, Suplemento No. 1, 2003
  18. World Health Organization, ed. (2003). Safe Abortion: Technical and Policy Guidance for Health Systems. p. 12. «a procedure for terminating an unwanted pregnancy either by persons lacking the necessary skill or in an environment lacking the minimum medical standards, or both.» 
  19. «Unsafe abortion: Global and regional estimates of the incidence of unsafe abortion and associated mortality in 2003». World Health Organization. 2007. Consultado el 7 de marzo de 2011. «The estimates given in this document are intended to reflect induced abortions that carry greater risk than those carried out officially for reasons accepted in the laws of a country.» 
  20. Embarazo no deseado y aborto inseguro: dos problemas de salud persistentes en América Latina, Henry Espinoza, Rev Panam Salud Pública/Pan Am J Public Health 11(3), 2002.
  21. a b «La batalla de la píldora sacude Filipinas. Un proyecto de ley que facilite el acceso gratuito a métodos de planificación familiar y proporcione educación sexual en los colegios desata la polémica de la Iglesia católica en el país asiático.» 19/8/2011, El País.
  22. «Irlanda, sin aborto, tiene la menor tasa de mortalidad materna del mundo». Centro de Bioética, Persona y Familia. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  23. «Qué dicen las cifras y estadísticas sobre el aborto». Perfil.com. 8 de marzo de 2018. Consultado el 25 de abril de 2018. 
  24. «Despenalización del aborto: ¿qué datos existen en la Argentina?». chequeado.com. 20 de febrero de 2018. Consultado el 28 de marzo de 2018. 
  25. «Aborto: la Sociedad Argentina de Medicina se manifestó a favor de la despenalización - TN.com.ar». Todo Noticias. 13 de abril de 2018. Consultado el 9 de junio de 2018. 
  26. Ministerio de Salud de la República Argentina, DEIS Serie 5 Número 60 (de 2016). «TABLA 41: MUERTES MATERNAS SEGUN GRUPO DE CAUSAS Y LOCAL DE OCURRENCIA. REPUBLICA ARGENTINA - AÑO 2016». Dirección de Estadísticas e Información de Salud. Consultado el 13 de abril de 2018. 
  27. United Nations (2014). «Reproductive Health Policies» (en inglés). Consultado el 9 de julio de 2015. 
  28. Campagne, Daniel M. (2014). «El aborto y el derecho a decidir:¿Existe la persona no nacida? Conflictos entre argumentos científicos, socio-jurídicos y morales en cuanto al aborto». Jueces para la democracia. Consultado el 19 de julio de 2015. 
  29. Staggenborg, Suzanne (1994). The Pro-Choice Movement: Organization and Activism in the Abortion Conflict. Oxford University Press US. p. 188. ISBN 0-19-508925-1. 
  30. Schultz, Jeffrey D.; Van Assendelft, Laura A. (1999). Encyclopedia of women in American politics. The American political landscape (1 edición). Greenwood Publishing Group. p. 195. ISBN 1-57356-131-2. 
  31. «Declaración del Colegio de Bioética», artículo (en PDF), de México D. F., firmado por científicos que no creen que la vida humana comienza en el momento de la fecundación.
  32. «Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación», se lee en el Manifiesto de Madrid suscrito por mil científicos e intelectuales (véase) en Madrid en marzo de 2009.
  33. «El aborto enciende a los científicos», artículo en el periódico El País (Madrid) del 6 de abril de 2009.
  34. Charles Taylor, Sources of the Self: The Making of Modern Identity, Harvard University Press, 1992.
  35. Michel Foucault, The Hermeneutics of the Subject, New York: Picador, 2005.
  36. «THE SUPREME COURT; Excerpts From Major Opinions» (en inglés). Consultado el 17 de junio de 2018. 
  37. «KJS Anand and PR Hickey: Neonatal pain and its effects». www.cirp.org. Consultado el 17 de junio de 2018. 
  38. «The problematic symmetry between brain birth and brain death». Journal of Medical Ethics. 
  39. «Quickening». The Free Dictionary. Consultado el 17 de junio de 2018. 
  40. a b Lee, Susan J.; Ralston, Henry J. Peter; Drey, Eleanor A.; Partridge, John Colin; Rosen, Mark A. (24 de agosto de 2005). «Fetal pain: a systematic multidisciplinary review of the evidence». JAMA 294 (8): 947-954. ISSN 1538-3598. PMID 16118385. doi:10.1001/jama.294.8.947. Consultado el 16 de junio de 2018. 
  41. Nathanson, Bernard N. M.D.; Ostling, Richard N. (1979). Aborting America. Garden City, NY: Doubleday & Company, Inc. p. 214. 
  42. http://jme.bmj.com/content/24/4/237.full.pdf
  43. «Study: Fetus feels no pain until third trimester». MSNBC. Associated Press. 24 de agosto de 2005. Consultado el 13 de abril de 2008. 
  44. Johnson, Martin; Everitt, Barry. Essential reproduction. p. 215. ISBN 0632042877. Consultado el 21 de febrero de 2007. 
  45. Paul, Annie (10 de febrero de 2008). «The First Ache». The New York Times. Consultado el 21 de marzo de 2009. 
  46. «Fetal Awareness». Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. Archivado desde el original el 14 de octubre de 2010. 
  47. Johnson, Martin; Everitt, Barry (2000). Essential reproduction. Blackwell. p. 216. Consultado el 21 de febrero de 2007. «The multidimensionality of pain perception, involving sensory, emotional, and cognitive factors may in itself be the basis of conscious, painful experience, but it will remain difficult to attribute this to a fetus at any particular developmental age.» 
  48. «Fetal pain not felt till late term, study says / UCSF research addresses hot topic in abortion politics». SFGate. 24 de agosto de 2005. Consultado el 8 de julio de 2018. 
  49. CNN, Debra Goldschmidt and Ashley Strickland,. «Planned Parenthood: Fast facts and revealing numbers». CNN. Consultado el 3 de febrero de 2018. 
  50. Jatlaoui, Tara C.; Shah, Jill; Mandel, Michele G.; Krashin, Jamie W.; Suchdev, Danielle B.; Jamieson, Denise J.; Pazol, Karen (2017). «Abortion Surveillance — United States, 2014». MMWR. Surveillance Summaries (en inglés estadounidense) 66 (24): 1-48. ISSN 1546-0738. doi:10.15585/mmwr.ss6624a1. 
  51. Prepared by The Alan Guttmacher Institute for Planned Parenthood Federation of America (May 1997). «Abortion and Fetal Viability». Planned Parenthood Affiliates of California. Archivado desde el original el 19 de noviembre de 2007. Consultado el 6 de diciembre de 2008. 
  52. Moore, Keith and Persaud, T. The Developing Human: Clinically Oriented Embryology, p. 103 (Saunders 2003).
  53. Mohangoo, AD; Blondel, B; Gissler, M; Velebil, P; Macfarlane, A; Zeitlin, J (2013). «International comparisons of fetal and neonatal mortality rates in high-income countries: should exclusion thresholds be based on birth weight or gestational age?». PLoS ONE 8: e64869. PMC 3658983. PMID 23700489. doi:10.1371/journal.pone.0064869. 
  54. http://www.bbc.co.uk/ethics/abortion/mother/for_1.shtml#h4
  55. «Statement of the Committee on the Elimination of Discrimination against Women on sexual and reproductive health». ONU. 
  56. «Concluding observations on the combined fifth and sixth periodic reports of Argentina». Committee on the Rights of the Child. 
  57. «OHCHR | Right to sexual and reproductive health indivisible from other human rights - UN experts». www.ohchr.org (en inglés estadounidense). Consultado el 16 de junio de 2018. 
  58. «OHCHR | Ireland abortion ban subjected woman to suffering and discrimination – UN experts». www.ohchr.org (en inglés estadounidense). Consultado el 16 de junio de 2018. 
  59. «OHCHR | Convention against Torture». www.ohchr.org (en inglés estadounidense). Consultado el 16 de junio de 2018. 
  60. «UN Committee Against Torture reviews Ireland | Irish Family Planning Association». www.ifpa.ie (en inglés). Consultado el 16 de junio de 2018. 
  61. «Abortion and Privacy». TIME. 13 de marzo de 1972. Consultado el 25 May 2007. 
  62. «Privacy». Compact Oxford English Dictionary. AskOxford.com. Consultado el 24 May 2007. 
  63. «Three Constitutional Basics Every Abortion Rights Supporter Should Know - Rewire.News». Rewire.News (en inglés estadounidense). Consultado el 24 de junio de 2018. 
  64. «Opinion | Roe v. Wade Was About More Than Abortion» (en inglés). Consultado el 24 de junio de 2018. 
  65. Canada, Health (1 de febrero de 2012). «Canada Health Act Annual Report 2010-2011». aem. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  66. Rosenthal, Elisabeth (October 2007). «Legal or Not, Abortion Rates Compare». New York Times. Consultado el 30 de junio de 2009. 
  67. «Safe abortion: technical and policy guidance for health systems». Geneva: World Health Organization. 
  68. "Abortion and the Conscience of the Nation" (1983), by Ronald Reagan, William P. Clark, Brian P. Johnston, Wanda Franz. New Regency Pub, ISBN 0-9641125-3-1
  69. «La Asociación Síndrome de Down y el aborto: ¡Déjenlos vivir!». AICA. 4 de marzo de 2018. Consultado el 22 de marzo de 2018. 
  70. La posición de ASDRA sobre la posible legalización del aborto: ¡Déjenlos vivir!
  71. «Debate sobre la despenalización y legalización del aborto: ASDRA presentó su postura en el Congreso - ASDRA». ASDRA. Consultado el 20 de junio de 2018. 
  72. Marquis 1989. See also Stone 1987.
  73. Marquis 1989: 190. The type of wrongness appealed to here is presumptive or prima facie wrongness: it may be overridden in exceptional circumstances.
  74. Marquis 1989: 183.
  75. Schwarz 1990: 58–9; Beckwith 2007: 60–1; Abortion and the Conscience of the Nation (1983), by Ronald Reagan, William P. Clark, Brian P. Johnston, Wanda Franz. New Regency Pub, ISBN 0-9641125-3-1
  76. Three approaches to abortion (2002), by Peter Kreeft, ISBN 0-89870-915-6
  77. «Article 5: The Fifth Commandment, n. 2270». Catechism of the Catholic Church. Archivado desde el original el 14 May 2011. Consultado el 7 de junio de 2011. 
  78. a b The Pew Forum. September 30, 2008. Religious Groups’ Official Positions on Abortion, Retrieved on April 29, 2009.
  79. "Abortion: Buddhism." BBC Religion & Ethics. Retrieved January 15, 2008.
  80. Harvey, Peter. Introduction to Buddhist Ethics (2000). Cambridge University Press. pg. 311–20
  81. «Buddhism and Abortion». www.patheos.com (en inglés). Consultado el 23 de junio de 2018. 
  82. Buddhism and abortion on BBC Religions
  83. Claudia Dreifus (28 de noviembre de 1993). «New York Times Interview with the Dalai Lama». New York Times. Consultado el 31 de marzo de 2009. 
  84. a b Harvey, Peter. Introduction to Buddhist Ethics (2000). Cambridge University Press. pg. 311–20
  85. "Religious Groups’ Official Positions on Abortion" Pew Forum
  86. a b "Where does God stand on abortion?" USA Today
  87. «Abortion». Catholic Answers. Catholic.com. 10 de agosto de 2004. Archivado desde el original el 3 de septiembre de 2011. Consultado el 30 de diciembre de 2011. 
  88. The Catholic Teaching on Abortion, Allocution to Large Families, Nov. 26, 1951, Pope Pius XII
  89. Vranic, Vasilije (January 2009). «The Orthodox Perspective on Abortion at the occasion of the National Sanctity of Human Life Day 2009». Serbian Orthodox Church in North and South America. Consultado el 30 de diciembre de 2011. 
  90. Harakas, Stanley S. «The Stand of the Orthodox Church on Controversial Issues». Our Faith. Greek Orthodox Archdiocese of America. Consultado el 30 de diciembre de 2011. 
  91. Christopher Robert Kaczor, The Ethics of Abortion (Taylor & Francis 2010 ISBN 978-0-415-88468-6), p. 187
  92. «Right to Choose». UUA.org (en inglés). 24 de agosto de 2011. Consultado el 23 de junio de 2018. 
  93. BBC "Hinduism and abortion"
  94. Chapter 1: Dilemmas of Life and Death: Hindu Ethics in a North American Context | Date: 1995 | Author: Crawford, S. Cromwell
  95. «A warning for doctors doing sex selection». The Hindu (Chennai, India). 30 de julio de 2009. 
  96. The Pew Forum. September 30, 2008. Religious Groups’ Official Positions on Abortion, Retrieved on April 29, 2009.
  97. BBC.co.uk
  98. «BBC - Religions - Islam: Abortion». Consultado el 7 de octubre de 2015. 
  99. Judaism and Abortion, BBC (2005-02-08).
  100. Bank, Richard. The Everything Judaism Book, page 186 (Everything Books, 2002).
  101. The Pew Forum. September 30, 2008. Religious Groups’ Official Positions on Abortion, Retrieved on April 29, 2009.
  102. Talmud, Yevomot 69a states that prior to the 40th day, a fetus is "considered to be mere water"
  103. Grodzenski, Achiezer Vol. 3, 65:14
  104. Articles published by the Schlesinger institute on abortion in Judaism: articles in English and in Hebrew, and the entry on abortion from the Encyclopedia of Jewish Medical Ethics (Hebrew)
  105. «Getting off the Bus». www.patheos.com (en inglés). Consultado el 23 de junio de 2018. 
  106. «Responsibility, not Rights». www.patheos.com (en inglés). Consultado el 23 de junio de 2018. 
  107. Rosner, Fred (2001). Biomedical ethics and Jewish law. KTAV Publishing House, Inc. p. 178. 
  108. James D. Slack, Abortion, Execution, and the Consequences of Taking Life (Transaction Publishers 2011 ISBN 978-1-41284833-6), p. 27
  109. Jon Mayled, Libby Ahluwalia, Philosophy and Ethics (Nelson Thornes 2003 ISBN 978-0-74877157-8)
  110. David E. Leininger. God of Justice: A Look at the Ten Commandments for the 21st Century. CSS publishing. p. 57. ISBN 978-0-78802462-7. 
  111. Rachels, James. The Elements of Moral Philosophy. Boston: McGraw-Hill, 2003.
  112. Berquist, Jon L. (2002). Controlling Corporeality: The Body and the Household in Ancient Israel. Rutgers University Press. pp. 175-177. ISBN 0813530164. 
  113. Levine, Baruch A. (1993). Numbers 1-20: a new translation with introduction and commentary 4 (part 1). Doubleday. pp. 201-204. ISBN 0385156510. 
  114. Snaith, Norman Henry (1967). Leviticus and Numbers. Nelson. p. 202. 
  115. Olson, Dennis T. (1996). Numbers: Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching. Westminster John Knox Press. p. 36. ISBN 0664237363. 
  116. Brewer, Julius A. (October 1913). «The Ordeal in Numbers Chapter 5». The American Journal of Semitic Languages and Literatures 30 (1): 46. 
  117. «BBC - Religions - Sikhism: Abortion» (en inglés británico). Consultado el 23 de junio de 2018. 

Enlaces externos[editar]

En inglés