Comedia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Actor cómico (un esclavo) con máscara. Estatuilla de bronce del siglo III, procedente de Piazza Madonna dei Monti (1973), expuesta en el Museo Nacional Romano, Roma (Italia).

La comedia (del latín «comoedĭa-ae», y este del griego antiguo κωμῳδία,[1] «kōmōidía») es el género dramático opuesto a la tragedia[2] y, por tanto, relacionado casi siempre con historias con final feliz. Esa lectura epicúrea, placentera y optimista,[3] tuvo su origen en los primitivos cultos de la fertilidad en honor del dios Dioniso («Diônysos») y se desarrolló como género derivado del ditirambo, asociado a los dramas satíricos y al mimo.[4] [5]

En la Antigua Grecia adquirió su máximo esplendor con Aristófanes (periodo antiguo) y pasó a la cultura romana de la mano de Menandro (periodo medio), en el siglo IV.[6] [7] Durante el medievo adquiere un tono más ligero y elemental, llegando a ser burlesco en muchos subgéneros y convirtiéndose en espectáculo muy popular como en el caso de la «Commedia dell'Arte»,[8] Como género dramático global definió el conjunto del teatro clásico español, con las coordenadas del conjunto de la obra dramática de Lope de Vega.[9] [a] Está clasificada, junto con la tragicomedia,[b] como una de las formas clásicas del drama griego, y uno de los tres géneros dramáticos llamados realistas.[10]

A partir del siglo XX se convirtió en uno de los géneros básicos del Séptimo Arte,[11] y en el lenguaje ha alumbrado expresiones más amplias como hacer comedia o, referido a la dramaturgia, autor de comedia.[2]

Comedia es en la escena «imitación de hombres inferiores, pero no en toda la extensión del vicio, sino en lo que tienen de risible, pues lo risible es un defecto y una fealdad que no causa dolor ni ruina.»
—Aristóteles.[6]

Historia[editar]

De Grecia a Roma[editar]

Se considera al autor griego Aristófanes (444 a. C.-385 a. C.]]) como uno de los primeros comediógrafos, quizá el más puro, en razón de las once obras desarrolladas a partir de la tradición del drama satírico y con una estructura definida en la que alternan el diálogo y el canto.[12] Pero el auténtico transformador del rito griego en un modelo claro de lo que será luego el teatro fue Menandro (342-291 a. C.) que suprime prácticamente la presencia del Coro y traslada los valores dramáticos al interior del texto dándole así mayor participación al público, que será a partir de entonces un espectador vivo.[13]

Siglos después, en el teatro romano, la comedia genera dos grupos diferentes, según su asunto:[6]

  • La «fabula palliata, crepidata» o comedia romana de asunto griego;
  • y la «fabula togata, tabernaria», de asunto romano.

Ambos utilizaron música y danza, ampliando el modelo antecesor y quedando definidos en las variedades métricas «cánticum» y «diverbium».[6]

El gran heredero de Menandro fue Plauto, autor de unas ciento treinta comedias, de las que se conservan veintiuna.[14] Plauto, formado como clown-mimo, incorporó el gesto y la acción al contenido del texto, multiplicando su efectividad cómica y dramática.[14]

«Commedia dell'Arte»[editar]

Los Cómicos ambulantes de la comedia del arte, pintados por Francisco de Goya en 1793 (Museo del Prado de Madrid).

Como su propio nombre la define, es uno de los productos más singulares del espíritu de la comedia, si bien hay que considerar que un fenómeno teatral que duró más de tres siglos y que se desarrolló con personalidad propia en varios países, no puede describirse con claves absolutas y concretas.[15] La máscara, por ejemplo, es un elemento característico de la comedia del arte, pero hay abundantes ejemplos y fuentes que demuestran que no siempre se usó. El mismo criterio habrá que aplicar a las siguientes diez claves, algunas de ellas medulares en el conjunto de prototipos de comedia en el mundo del espectáculo:

  1. Personajes fijos, y en su mayoría 'cómicos'.
  2. Improvisación
  3. Herencia de juglares, bufones y malabaristas.
  4. Creación colectiva
  5. Interactividad de los actores con el público.
  6. Esquema de "bandos": los enamorados (o "bando grave"); los amos o ancianos ("bando ridículo"); y los criados, distribuidos en primer «zanni» y segundo «zanni».
  7. Puesta en escena adelantada a su tiempo.
  8. Disfraces y travestismos.
  9. Abuso del quiproquo.
  10. El ritmo y la ilusión dramáticos priman sobre lo verosímil.[16]

La comedia del arte generó a su vez otros hijos naturales, como la «Comédie Italienne», desarrollada en Francia y que todavía pervive.[17]

Fénix de las Comedias[editar]

Con el Renacimiento la comedia se mimetizó,[18] ello supuso que se bautizaran con su nombre productos de la literatura dramática que poco o nada se acercaban a su esencia "cómica" y "lúdica". Buenos ejemplos de ello fueron la Comedia de Calisto y Melibea,[19] la Divina Comedia y una parte importante de la producción dramática del Siglo de Oro (dentro y fuera de España), incluyendo el teatro isabelino, que también recibió el apelativo de «comedy» de forma genérica, aunque se tratase de dramas.[20]

En la corte española,[c] la cúspide de la comedia entre el siglo XVI y el siglo XVII, queda encarnada por Lope de Vega, autor —según Juan Pérez de Montalbán— de unas 1800 piezas, y de un tratado que el propio Fénix de los Ingenios construyó sobre el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609). A partir de su obra y de una aportación posterior de Calderón, se catalogarían por eruditos contemporáneos y posteriores hasta ocho tipos de comedias. Así por ejemplo,[21] Narciso Díaz de Escobar recoge la clasificación del crítico Alberto Lista en la que figuran comedias: de costumbres, de intriga y amor (o capa y espada), pastoriles, heroicas (o históricas), mitológicas, de Santos e ideales (o filosóficas).[d]

En el prólogo a las Comedias de Lope, Miguel de Cervantes lo presenta así:[22]

...entró luego el monstruo de la Naturaleza, el gran Lope de Vega, y alzóse con la monarquía cómica; avasalló y puso debajo de su jurisdicción a todos los farsantes; llenó el mundo de comedias propias, felices y bien razonadas, y tantas, que pasan de diez mil pliegos lo que tiene escritos...

Iconografía[editar]

De las personificaciones o representaciones iconográficas de la comedia, y más allá de las diferentes versiones de la musa Talía (una mujer con una careta en la mano y en ocasiones primitivos instrumentos musicales a sus pies), José Luis Morales y Martín en su Diccionario de iconología y simbología (1984), describe una antigua personificación de la Comedia como "una matrona con túnica y manto recogido debajo del brazo, llevando una flecha en una mano; junto a ella hay un mono que le ofrece una canastilla llena de víboras.[23]

Características[editar]

Al igual que la Tragedia, la Comedia persigue provocar emoción en el espectador. Pero mientras que en la primera —dicho con palabras de Ramón María del Valle Inclán— el autor contempla a sus personajes como fuerzas superiores gobernadas por el destino, en el espacio de la comedia "autor y personajes conviven, el primero como titiritero y los segundos como marionetas", que incluso pudiendo llegar a situaciones esperpénticas,[6] se muestran como seres libres, dueños de su propio destino y por tanto, capaces de conducir el hilo de la trama (a veces muy enmarañado) hacia un desenlace feliz. Esa libertad esencial que impregna el género hace de la comedia el paraíso de la versatilidad, la sorpresa, la genialidad, los cambios de ritmo y el disparate.[2]

Marcados unos y sugeridos otros, desde su origen clásico se han mantenido unos arquetipos asociados a la comedia. Así, sus personajes conductores o protagonistas ya no son los héroes —y casi siempre víctimas— trágicos, sino tipos vulgares con los que cualquiera de los espectadores puede indentificarse. Si el personaje trágico era esclavo de su ética y su dignidad, el personaje cómico se salva muchas veces gracias al azar más que a sus habilidades. La moderna filmografía y los antihéroes cómicos del siglo XXI ofrecen modelos infantiles tan contundentes como Charlot, Cantinflas o los Hermanos Marx en el cine —o Mr. Bean y Los Simpson en televisión—, personajes tan impresentables como el necio dios Dioniso en Las ranas de Aristófanes o el «miles gloriosus» de Plauto en la comedia «palliata».[24]

Personaje, trama y moraleja[editar]

En la popular y variopinta galería de personajes cómicos es fácil encontrar con frecuencia al mentiroso, el charlatán, el fanfarrón, el pícaro e incluso el enamorado, a la vez crédulo, inconsciente y amoral. Como complemento natural, las tramas más habituales están bien servidas de ingredientes como el engaño, el robo, la burla y la estafa.

En su origen, la comedia solía exagerar los vicios y defectos humanos, con una intención moralizante y educativa, y para ello ponía en ridículo esos vicios o malas costumbres con el fin de corregirlos mediante la risa o como método preventivo para evitar que los adquiriera el espectador. El tratamiento dramático de esos vicios, por lo general contrarios al bienestar social de la comunidad en la que vive el protagonista (y asociado a la época y al lugar), le lleva a transgredir esa sociedad. En el esquema de la comedia tradicional su castigo será el ridículo. Así, por ejemplo, en el caso del Tartufo, Molière usa la hipocresía del personaje, prototipo del mojigato que finge vivir valores que en verdad no tiene y que solo persigue su bienestar a costa del daño que produce a los demás.[10]

El desenlace es feliz para el desgraciado, sorprendente y rocambolesco. Los obstáculos que el protagonista tendrá que sortear a lo largo de la trama, azarosa pero optimista, serán finalmente superados por su esfuerzo unas veces y por casualidad otras. Los buenos ganarán y los malos serán castigados y puestos en ridículo.[25] [3]

Poética y estructura[editar]

Semiólogos, críticos y teóricos de la dramaturgia han dejado numerosa y en ocasiones densa documentación analítica en torno a la comedia.[26] La síntesis que reúne el teórico francés Patrice Pavis en su diccionario teatral Dramaturgia, estética, semiología (1996), propone que la fabulación en la que se desarrolla la comedia pasa sucesivamente por las fases de «equilibrio, desequilibrio, nuevo equilibrio». La define —a la comedia— como 'perspectiva contradictoria del mundo' expresada siguiendo esquemas pedagógicos, y valiéndose de recursos como el «quid pro quo» o el malentendido. La versatilidad y flexibilidad de la comedia, su vocación natural de 'autoparodia' la convierten en herramienta y prototipo del llamado teatro en el teatro.[27]

Tipos[editar]

Diversos manuales y diccionarios especializados enumeran y definen distintos tipos de 'comedia', entre los que puede destacarse:[28] [29] [30]

  • Comedia de episodios o de folla,[33] un conjunto de paos o escenas cortas en torno a un tema o conflicto común. En las follas clásicas estos breves cuadros cómicos solían mezclarse con otros musicales.[34]
  • Comedia de figurón, de "caracteres" o de "carácter"[35] , con personajes cuya psicología, minuciosamente dibujada, suplanta en ocasiones la necesidad de intriga o acción. Es afín a la variedad inglesa llamada «comedy of humours», en la que se considera a Ben Jonson y a Shakespeare sus principales maestros.[36]
  • Comedia griega, evaluación de origen griego en función de los contenidos del drama con una diferenciación entre "comedia alta" y "baja";[25] a su vez la historia de la comedia clásica en Grecia Antigua se suele dividir en tres periodos de estudio: la antigua, la media y la nueva.[37]
  • Comedia de género asociada a las llamadas de costumbres, "de carácter" y "de intriga",[34] tuvo especial desarrollo durante el siglo XIX, a partir de intentos moralizantes o de crítica social.
  • Comedia de magia,[35] como sugiere su nombre, está protagonizada por todo tipo de personajes mágicos, además de demonios, criaturas mitológicas y profusión de efectos y maquinaria de tramoya.[33] También se la ha nombrado como comedia de aparato.[3]
  • Comedia nueva,[41] comprende la tercera etapa de la comedia clásica griega (siglos IV y II a. C.)[39]
  • Comedia de privanza,[43] también "drama de privanza" o "comedia de validos", es una variante específica dentro del género de comedias palatinas.
  • Comedia romana (también tabernaria, "togada" o «fabulae togatae»),[39] o comedias latinas de argumento romano. Le dieron el relevo a las comedias de capa griega («palliata»), y aunque en su comienzo ridiculizaban el lenguaje popular o de taberna, incluyendo en los argumentos humildes personajes del pueblo, acabaron criticando la vida de la élite (triunfadores y los magistrados).[44]
  • Comedia sentimental, un producto de la Ilustración derivado de la «comédie larmoyante»;[45] por lo general un intento moralista a partir de la crítica ‘sentimentaloide’ de vicios sociales o personales.[39]
  • Comedia satírica, en el teatro clásico muy asociada a la obra de Molière y obras como Tartufo, El avaro o El enfermo imaginario,[40] ridiculiza de forma descarnada los vicios o defectos de un determinado individuo o una institución.[3]

Otras variantes y denominaciones[editar]

También se han catalogado: la comedia-ballet; la comedia 'de cuerpo' (de Luis Vélez de Guevara); la comedia heroica (con grandes ejemplos como El mejor alcalde, el rey; la comedia ypolita, la comedia seraphyna y la comedia thebayda (variantes tragicómicas asociadas a La Celestina).

Otras denominaciones que no responden al contenido del drama o su estilo sino a circunstancias externas al género, son por ejemplo la comedia de limosna (por representaciones que se hacían con fines benéficos) o la comedia de cortinas propia de los antiguos corrales de comedias, cuando la compañía representante era singularmente pobre y su escenografía eran cortinas mal pintadas. Antonio Machado acuñó el término comedia cúbica, referido al espacio del teatro a la italiana; el poeta y dramaturgo proponía la ruptura con ese espacio y la evolución hacia una "comedia no euclidiana de ‘n’ dimensiones.[3] [47]

La comedia musical[editar]

Emparentada en ocasiones con el musical y el vodevil, la comedia musical (en ocasiones llamada comedia de bulevar),[3] constituye, por su desarrollo y evolución un subgénero con múltiples variantes a su vez, aunque en esencia desciende del modelo original griego. Se considera un género hijo de la opereta,[39] que se desarrolló en Estados Unidos y Europa a lo largo del siglo XX. En España dio lugar a la popular comedia musical española en síntesis con la Revista.[48]

La comedia lírica[editar]

Denominación académica de la variante musical conocida como género chico, endémico de España y desarrollado durante el siglo XIX y parte del XX.[49]

En el cine[editar]

Tipología[editar]

En la televisión y la historieta[editar]

En el medio televisivo, las variantes más frecuentes son la comedia de situación (sit-com), la "comedia en vivo" (stand-up comedy y la telecomedia en general y en especial en el conjunto de las teleseries.

La "comedia de situación", de origen americano, es el producto más popular en el formato de telecomedia. Se diseñó como subgénero en la década de 1950, con el auge y difusión de la televisión como electrodoméstico tras la Segunda Guerra Mundial, y se suelen considerar como modelos dos producciones norteamericanas de la CBS: I love you, Lucy (1951-1960) y The Honeymooners (1955-1956). El sit-com es de breve duración con episodios que no superan los 30 minutos, lo que la hizo el producto televisivo más adecuado para la sobremesa («access prime time»).[50]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Ruiz Ramón explica el confusionismo creado por el uso global de "comedia" identificado como "drama" (pieza teatral), más allá de la pieza cómica que en la actualidad se asocia al término 'comedia' en el mundo del espectáculo, y llegando a provocar caprichos léxicos redundantes como "comedia dramática" o "comedia trágica".
  2. Relata el historiador Francisco Ruiz Ramón que un contemporáneo de Lope, el dramaturgo valenciano Ricardo del Turia, en su Apologético de las comedias españolas publicado en Valencia en 1616, advertía de que «...ninguna comedia de cuantas se representan en España lo es, sino tragicomedia». (Ruiz Ramón citando a Sánchez Escribano y Porqueras Mayo).
  3. Conocida es la afición de Felipe IV de España por el teatro y su mundo, al punto de disponer de una compañía privada de dramaturgos y actores, en cuyo elenco figuraban Agustín Moreto, Calderón de la Barca o Luis Vélez de Guevara. Cuenta Deleito (pág. 151) que habiendo ideado el propio rey una comedia cuyo argumento era la creación del mundo, interpretaron los principales papeles los propios comediógrafos, siendo Vélez —ya septuagenario— el que dio vida al Padre Eterno, y un entonces joven Calderón haciendo el papel de Adán. Y habiendo ocurrido que, en el trato real de los autores-cómicos, el travieso Calderón le había robado unas peras al viejo Vélez, hallándose luego ya en escena de la comedia cruzaron este diálogo:

    ADAN: —Padre Eterno de la luz,
    ¿por qué en mi mal perseveras?

    PADRE ETERNO: Porque os comisteis las peras,
    y juro a Dios y a esta cruz
    que os he de echar a galeras.



  4. En el listado se incluyen las tragedias, que como se explicó ya habían quedado mimetizada en el género de la comedia y que antes y después del Siglo de Oro, hasta hoy, figuran el en género del drama.
  5. La comedia negra ha tenido un personal e importante desarrollo dentro del cine.


Referencias[editar]

  1. «comedia» Diccionario de la lengua española, Avance de la vigésima tercera edición. Consultado el 6 de enero de 2014.
  2. a b c Pavis, 1996, p. 72.
  3. a b c d e f g Gómez García, 1998, p. 188.
  4. Dieterich, 2007, p. 98.
  5. Oliva y Monrreal, 2002, pp. 34 y 59.
  6. a b c d e González Vázquez, 2014, p. 90.
  7. Oliva y Monrreal, 2002, p. 51.
  8. Salvat, 1983, pp. 41-45.
  9. Ruiz Ramón, 1986, pp. 127-128.
  10. a b Huerta y otros, 2005, pp. 170-171.
  11. . «Cine cómico». cnice.mec. Consultado el 13 de noviembre de 2015. 
  12. Martínez Marzoa, Felipe Martínez Marzoa (2007). El saber de la comedia. 
  13. Oliva y Monrreal, 2002, p. 52.
  14. a b Oliva y Monrreal, 2002, p. 64.
  15. Fo, Dario. «Mensaje de Dario Fo». base de artes escénicas del Ministerio de Cultura de España. Consultado el 26 de octubre de 2013. 
  16. Oliva y Torres, 2002, p. 127-139.
  17. . «Sitio de la Comédie Italienne». Consultado el 17 de noviembre de 2015. 
  18. Ruiz Ramón, 1967, pp. 127 y ss..
  19. Ruiz Ramón, 1967, p. 373.
  20. Oliva y Torres, 2002, p. 160.
  21. Díaz de Escobar, 1924, p. 155.
  22. Aub, 1966, p. 273.
  23. Gómez García, 1987, p. 188.
  24. González Vázquez, 2014, p. 181.
  25. a b Pavis, 1996, p. 73.
  26. (2007). Historia de la teoría de la comedia. Perspectivas (Arco Libros). ISBN 9788476356906. Consultado el 19 de noviembre de 2015. 
  27. a b c Pavis, 1996, p. 74.
  28. Huerta y otros, 2005, pp. 171-178.
  29. a b Pavis, 1996, pp. 73-78.
  30. Gómez García, 1998, pp. 188-190.
  31. a b Huerta y otros, 2005, p. 171.
  32. a b Huerta y otros, 2005, p. 172.
  33. a b c Pavis, 1996, p. 75.
  34. a b Gómez García, 1998, p. 189.
  35. a b Huerta y otros, 2005, p. 173.
  36. Pavis, 1996, pp. 74 y 75.
  37. Gómez García, 1998, pp. 189 y 190.
  38. Huerta y otros, 2005, p. 176.
  39. a b c d e f g h i j Gómez García, 1998, p. 190.
  40. a b c Pavis, 1996, p. 78.
  41. Huerta y otros, 2005, p. 177.
  42. Huerta y otros, 2005, p. 177 y 178.
  43. a b Huerta y otros, 2005, p. 174.
  44. González Vázquez, 2014.
  45. Huerta y otros, 2005, p. 178.
  46. Pavis, 1996, p. 77.
  47. Ruiz Ramón, 1971.
  48. Juan José Montijano Ruiz, ed. (2010). «Historia del teatro frívolo español, 1864-2010». Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  49. Bersteeg, Margot (2000). De fusiladores y morcilleros: El discurso cómico del género chico (1870-1910). Rodopi Bv Editions. ISBN 90-420-0540-8. 
  50. Carrasco Campos, Ángel (2010). «Teleseries: géneros y formatos». MHCJ nº1; 2010. Art.nº9. Universidad Rey Juan Carlos. ISSN 1989-8681. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  51. (10/2010). «El cómic en España». Ministerio de Cultura. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]