Chiang Kai-shek

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Chang Kai Chek»)
Saltar a: navegación, búsqueda
蔣中正 蔣介石
Chiang Kai-shek
Jiang Jieshi2.jpg

Republic of China National Emblem.svg
Presidente de la República de China
1 de marzo de 1950-5 de abril de 1975
Primer ministro Yan Xishan (1950)
Chen Cheng (1950-1954)
Yu Hung-chun (1954-1958)
Chen Cheng (1958-1963)
Yen Chia-kan (1963-1972)
Chiang Ching-kuo (1972-1975)
Vicepresidente Li Zongren (1950-1954)
Vacante (1954)
Chen Cheng (1954-1965)
Vacante (1965-1966)
Yen Chia-kan (1966-1975)
Predecesor Li Zongren (en funciones)
Sucesor Yen Chia-kan

20 de mayo de 1948-21 de enero de 1949
Primer ministro Chang Chun (1948)
Wong Wen-hao (1948)
Sun Fo (1948-1949)
Vicepresidente Li Zongren
Predecesor Él mismo (como presidente del Gobierno Nacionalista de China)
Sucesor Li Zongren (en funciones)

Republic of China National Emblem.svg
Presidente del Gobierno Nacionalista de China
10 de octubre de 1943-20 de mayo de 1948
Interino: 1 de agosto a 10 de octubre de 1943
Predecesor Lin Sen
Sucesor Él mismo (como presidente de la República de China)

10 de octubre de 1928-15 de diciembre de 1931
Primer ministro Tan Yankai (1928-1930)
Soong Tse-ven (1930)
Él mismo (1930-1931)
Predecesor Gu Weijun (en funciones)
Sucesor Lin Sen

Republic of China National Emblem.svg
Primer ministro de la República de China
1 de marzo-18 de abril de 1947
Presidente Él mismo
Predecesor Soong Tse-ven
Sucesor Chang Chun

20 de noviembre de 1939-31 de mayo de 1945
Presidente Lin Sen (1939-1943)
Él mismo (1943-1945)
Predecesor Hsiang-hsi Kung
Sucesor Soong Tse-ven

7 de diciembre de 1935-1 de enero de 1938
Presidente Lin Sen
Predecesor Wang Jingwei
Sucesor Hsiang-hsi Kung

4 de diciembre de 1930-15 de diciembre de 1931
Presidente Él mismo
Predecesor Soong Tse-ven
Sucesor Chen Mingshu

Emblem of the Kuomintang.svg
Secretario General del Kuomintang
29 de marzo de 1938-5 de abril de 1975
Predecesor Hu Hanmin
Sucesor Chiang Ching-kuo (como Presidente del Kuomintang)

Información personal
Nacimiento 31 de octubre de 1887
Fenghua Bandera de la Dinastía Qing Dinastía Qing
Fallecimiento 5 de abril de 1975 (87 años)
Taipéi Bandera de Taiwán Taiwán
Nacionalidad Dinastía Qing  (1887–1911), República de China  (1912–1949) y República de China  (1949–1975)
Creencias religiosas Cristianismo
Partido político Kuomintang (o Partido Nacionalista Chino)
Familia
Padres Chiang Zhao-cong (en)
Wang Caiyu (en)
Cónyuge Soong May-ling
Hijos Chiang Ching-kuo
Chiang Wei-kuo
Educación
Alma máter Academia Militar del Ejército Japonés
Información profesional
Ocupación Militar y político
Participó en Segunda guerra sino-japonesa
Distinciones
Firma Chiang Kaishek Signature.svg
[editar datos en Wikidata]
Este es un nombre chino; el apellido es Chiang o Jiang.

Chiang Kai-shek o Jiang Jieshi (en chino tradicional: 蔣介石, pinyin: Jiǎng JièshíWade-Giles: Chiang Chieh-Shih; grafías alternativas: chino tradicional: 蔣中正, pinyin: Jiǎng ZhōngzhèngWade-Giles: Chiang Chung-cheng; Xikou, 31 de octubre de 1887 - Taipéi, 5 de abril de 1975) fue un militar y estadista chino. Sucedió a Sun Yat-sen como líder del Partido Nacionalista Chino Kuomintang y fue el líder máximo, bajo diversos cargos, de la República de China fundada en Nankín en 1927. Tras la derrota de los nacionalistas frente a los comunistas en 1949, se refugió con su gobierno en la isla de Taiwán.

Chiang Kai-shek gobernó Taiwán de forma autoritaria desde 1949 hasta su muerte en 1975, cuando fue sucedido por su hijo Chiang Ching-kuo. Durante su etapa en Taiwán nunca se resignó a que el exilio fuera definitivo. Mantuvo la esperanza de que el comunismo acabaría cayendo y que la República de China, bajo su liderazgo, reconquistaría la China continental.

Nombres[editar]

Chiang utilizó nombres diversos a lo largo de su vida.[1] Durante su etapa en Cantón al frente de la Academia Militar de Whampoa, usaba el nombre cuya transcripción pinyin es Jiǎng Jièshí (en chino tradicional: 蔣介石, en chino simplificado: 蒋介石, Wade-Giles: Chiang Chieh-shih). La forma habitual en Occidente "Chiang Kai-shek" corresponde a la transcripción que se hizo en aquella época de este nombre de acuerdo con su pronunciación en el dialecto cantonés hablado en Cantón.[1] Chiang Kai-shek y Sun Yat-sen son las únicas personalidades históricas chinas cuyos nombres se transcriben habitualmente en Occidente en forma cantonesa, y no en mandarín.

En el mundo hispanohablante, este nombre ha aparecido en los medios escritos con mucha frecuencia en la forma errónea Chiang Kai-chek, probablemente por influencia de la antigua adaptación francesa Tchiang Kaï-chek.

Infancia y juventud[editar]

Chiang Kai-shek nació el 31 de octubre de 1887 en la localidad de Xikou, distrito de Fenghua, en la provincia de Zhejiang.[2] La familia era la principal de la pequeña aldea de tres calles, situada a la orilla del río Shanxi; el padre de Chiang tenía un comercio en el que vendía, entre otros productos, sal, mercancía que era un monopolio del Estado.[1] Su madre era la tercera esposa de su padre, una viuda ambiciosa que se había casado con él después de pasar una temporada retirada en un monasterio budista tras la muerte de su primer marido.[3] Chiang nació al año de casarse sus padres.[3]

Chiang fue un niño enfermizo, soberbio y necesitado de la atención de los demás muchachos, entre los que trataba de destacar a toda costa, incluso poniendo en riesgo su salud.[3] Estudiante poco destacado según sus tutores de infancia que le enseñaban de memoria los clásicos chinos, tenía también cierta tendencia a la soledad —que mantuvo toda su vida— y a vagar por parajes naturales (abundantes en su localidad natal) y monasterios.[3] Cuando Chiang tenía siete años, la suerte de la familia cambió: murió su padre y su madre perdió gran parte de los bienes de la familia a manos de sus cuñados, que desde hacía dos años se disputaban la herencia del abuelo de Chiang.[3] La familia tuvo que abandonar la antigua casa familiar y mudarse a otra mucho más modesta de la aldea.[4] La madre tuvo que retomar su antiguo oficio de costurera para mantener a la familia, que pasó apuros económicos.[4] La educación de los niños fue espartana.[4] La madre, tras la muerte de otro de sus hijos, centró sus grandes ambiciones en Chiang, con el que estableció una estrecha relación, mezcla de protección, ambición materna y dura disciplina.[5]

En 1901, lo casaron con una muchacha analfabeta del pueblo, Mao Fu-mei.[6] La madre de Chiang, con su severidad, desbarató pronto el cariño inicial de la pareja.[6] Poco después Chiang, que tenía por entonces catorce años, partió a la escuela de la Montaña del Fénix.[6] Dos años después pasó a otra del puerto de Ningbo y al año siguiente, a otra de Fenghua.[7]

Decidido a emprender una carrera militar, en la primavera de 1905 marchó a Japón, la potencia regional que en 1895 había derrotado al imperio y en 1905, a Rusia.[7] Para entonces ya se había declarado contrario a la dinastía Qing y se había cortado la coleta, símbolo de sumisión a los manchúes.[7] Sin la necesaria recomendación de la Junta de Guerra pequinesa, requisito necesario para ingresar en las academias militares niponas, Chiang pasó varios meses en Japón aprendiendo japonés antes de regresar a Xikou.[8] Poco después volvió a partir, esta vez a Shanghái.[8] Le siguió su madre, convencida por una adivina del brillante futuro que tendría su nieto, que arrastró consigo a Mao Fu-mei.[8] Aunque Chiang no deseaba tener hijos, tuvo uno con su esposa, intimidado por su madre, que le amenazó con suicidarse.[8]

En 1906 ingresó en la academia militar de Baoding. Esta contaba con instructores japoneses.[8] Un año después, en 1907, se trasladó a Japón, donde, tras ingresar en la Academia Militar del Estado de Japón, acabó destinado en una unidad de artillería del Ejército imperial japonés en la que sirvió un año, hasta 1911, cuando volvió a China con motivo del levantamiento de Wuchang, la insurrección que desencadenó el final de la China imperial.[9] Durante su estancia en Japón, en la que se acostumbró a la durísima disciplina militar japonesa, se había unido a los círculos revolucionarios antimanchúes, encabezados por Sun Yat-sen, en 1910.[10]

Colaboración con Sun Yat-sen[editar]

Vana oposición a Yuan Shikai[editar]

En noviembre organizó un grupo revolucionario de unas cien personas que tomó la guarnición de la principal ciudad de su provincia natal, Hangzhou.[11] Esta fue una de las diversas revueltas que siguieron a la Revolución de Xinhai de octubre.[11] Chiang se trasladó entonces a Shanghái, donde se lo nombró jefe de una brigada revolucionaria pagada por comerciantes locales, que pronto se deshizo por la escasa calidad de los reclutas.[12] Chiang, que adoptó un estilo de vida depravado, estableció vínculos con las sociedades secretas de la ciudad.[12] Tras asesinar a un rival político en 1912, pasó a Japón, donde comenzó a publicar un revista militar en la que abogó por un gobierno de despotismo ilustrado, mezcla de los «ideales de Washington con los métodos de Napoleón».[13] Posteriormente regresó a Shanghái, para oponerse al creciente poder de Yuan Shikai.[13]

Durante la fallida Segunda Revolución emprendida para apartar del poder a Yuan, Chiang asaltó sin éxito el arsenal de Shanghái.[14] Fracasado el golpe de mano, se refugió en la concesión internacional antes de exiliarse en Japón, perseguido por las autoridades.[14] En 1914, de vuelta en Shaghái, participó en otro fracasado alzamiento contra Yuan, desbaratado por el gobernador.[14] Huyó nuevamente a Japón donde se unió a Sun Yat-sen e ingresó en el nuevo y diminuto Partido Revolucionario Chino de este.[15] Enviado por Sun a recaudar fondos para la organización por el sureste asiático, abandonó la misión cuando su barco hizo escala en Shanghái.[16] Por insistencia suya, los revolucionarios asesinaron al símbolo más destacado del gobierno de Yuan en la urbe, el gobernador militar, el 10 de noviembre de 1915.[16] Eliminado el gobernador, Chiang y su correligionario Chen Qimei sobornaron a la tripulación de buque insignia de la flota anclada en la ciudad para que se alzase contra Yuan.[16] El motín, que estalló el 5 de diciembre, y contó con apoyo de grupos afines en tierra, fracasó.[17] Otro intento posterior de ganarse a la guarnición de una fortaleza al noroeste de la ciudad también acabó en fracaso.[18] Después de pasar a la clandestinidad, marchó a Shandong por orden de Sun Yat-sen, para participar en el malhadado plan para hacerse con el control de la provincia.[19] Después de dos semanas, abandonó la operación, que terminó en derrota para los revolucionarios.[19]

Tras la muerte de Yuan Shikai en junio de 1916, comenzó la época de los caudillos militares en la que estos se disputaron el poder en el país.[19] Una de las agrupaciones militares de Guangxi que había ocupado la vecina provincia de Guangdong permitió a Sun Yat-sen instalarse en Cantón.[19] Sun nombró a Chiang jefe de las unidades revolucionarias del ejército regional que lo sostenía, que se hallaba al mando del Chen Jiongming, con el que Chiang mantuvo tirantes relaciones.[19] Aunque los diputados de Pekín, expulsados de la capital acudieron a Cantón, eligieron a Sun presidente y le encargaron preparar una expedición al norte para expulsar a los caudillos militares, los generales cantoneses que lo protegían no mostraron interés alguno en la empresa y Sun carecía por entonces de fuerzas militares propias para llevarla a cabo por su cuenta.[19] Frustrado, Sun abandonó Cantón y pasó a Shanghái en el verano de 1918, a donde lo acompañó Chiang.[20]

De nuevo en la gran ciudad, retomó la vida de desenfreno anterior, que unió a su temperamento irascible, arrogante y terco.[21] Chiang, a pesar de su conservadurismo confuciano, mostraba escaso respeto por sus superiores y mayores, con escasas excepciones, entre las que se contaba Sun.[22]

Sucesor de Sun Yat-sen, divisiones en el Kuomintang y Expedición del Norte[editar]

Expedición del Norte[editar]

El 1 de julio de 1926, Chiang anunció el comienzo de la Expedición del Norte, la mayor operación militar del período de entreguerras.[23] Para llevar a cabo la campaña, que debía acabar con el poder de los caciques militares que dominaban el país e implantar un gobierno basado en los Tres Principios del Pueblo de Sun Yat-sen, Chiang obtuvo el mando de todas las organizaciones civiles y militares, excepto del Kuomintang.[23] Un mes más tarde, partió de Cantón para dirigir la ofensiva hacia el norte.[23]

En realidad y a pesar de la propaganda oficial contra los caudillos militares, la campaña comenzó con una alianza de las fuerzas de Kuomintang con dos grupos de ellos: la camarilla de Guangxi y las unidades de Tang Shengzi, general que controlaba Hunan y se había rebelado contra Wu Peifu.[24] La labor de Chiang no fue dirigir los combates ni planear la estrategia general —de los primero se encargaron principalmente los caudillos militares aliados y de lo segundo los asesores militares soviéticos, en especial Vasili Blücher—, sino dirigir la diplomacia, el control financiero y las operaciones de subversión del enemigo (incluida la manipulación política y el soborno de jefes militares) para facilitar la empresa.[24] A finales de julio, había logrado que seis generales cambiasen de bando y sus fuerzas habían crecido notablemente gracias a esto, aunque a costa de la merma de la calidad de las tropas.[24] Por insistencia de Blücher, el objetivo principal de la campaña fue Wuhan, formada por entonces por tres ciudades separadas.[24] Antes de que esta fuese completamente conquistada, Chiang decidió lanzar un ataque sorpresa contra la provincia de Jiangxi, al sureste, sin consultar esta vez a los asesores soviéticos.[25] Al comienzo la acometida fue todo un éxito y los nacionalistas se hicieron con la provincia, pero Sun Chuanfang contraatacó, desbaratando las unidades enemigas y confundiendo a Chiang, que tuvo que ceder al mando a otro general que llevó a cabo la retirada.[25] Para compensar el contratiempo, el Kuomintang logró conquistar finalmente Wuhan tras durísimos combates a mediatos de octubre.[25]

En enero de 1927, tuvieron lugar disturbios contra los extranjeros, que acabaron con la devolución a los nacionalistas de la concesión británica en Hankou, la primera que se realizó y que aumentó el prestigió del Kuomintang.[26] Sin embargo, pronto se acentuaron las discrepancias entre la izquierda del partido, que estableció una Junta General Provisional en Wuhan, y Chiang, que formó un organismo rival —la Junta Política Central Provisional— en la sede de su cuartel general, Nanchang.[27] Tang Shengzi se volvió el principal rival por el mando militar, respaldado por la izquierda del partido a pesar de su oscuro pasado como cacique militar.[27]

Amenazado por la nueva coalición de Sun Chuanfang y Zhang Zongchang que avanzaban hacia el Yangtsé para defender Shanghái, Chiang decidió tomar la iniciativa y marchar hacia su provincia natal, Zhejiang, pero la operación resultó un fracaso.[28] Blücher, que había permanecido en Wuhan, tuvo que regresar apresuradamente junto a Chiang para organizar la campaña, que resultó un éxito, en parte gracias al soborno del gobernador provincial, que traicionó a Sun y se pasó a los nacionalistas.[28] A continuación, Chiang emprendió la conquista de Shanghái, empleando de nuevo el soborno de los jefes militares rivales para allanar el avance.[29] Probablemente corrompido por los nacionalistas, el gobernador de Anhui se declaró neutral, estorbando los movimientos del enemigo y varios oficiales se pasaron al Kuomintang.[29] Los sindicatos de la ciudad convocaron una gran huelga general, que Sun Chuanfang aplastó salvajemente y no contó con el auxilio de Chiang, desprevenido y poco inclinado a colaborar con la izquierda en un momento de tirantes relaciones con Wuhan.[29] A mediados de marzo, Chiang por fin marchó hacia la ciudad.[29] La falta de cooperación con la izquierda de la urbe hizo que Blücher abandonase finalmente a Chiang, tras tres años de cooperación militar.[30] Mientras Chiang aplicaba un plan de ataque típico del asesor soviéticos, sus partidarios intensificaban la represión de la izquierda en los territorios que controlaban, aumentando la tensión con la izquierda de Wuhan y los soviéticos.[30]

El 18 de marzo de 1927 los nacionalistas quebraron las defensas de Shanghái, con ayuda del propio comandante enemigo encargado de la ciudad, que facilitó la operación.[31] Al mismo tiempo, los comunistas se alzaron en la ciudad, con la intención de apoderarse de ella antes de que llegasen las unidades del Kuomintang, que la ocuparon el 22.[31] Tanto en la ciudad como en el valle del Yangtsé estallaron disturbios antioccidentales, que fueron especialmente graves en Nankín, que los nacionalistas conquistaron en 23.[32] Para enfrentarse a los comunistas y sus rivales izquierdistas en el Kuomingtan, Chiang forjó una alianza con los jefes del crimen organizado de Shanghái.[33] A cambio de inmunidad, los jefes de la Banda Verde formaron unidades armadas para enfrentarse a los comunistas que controlaban parte de la urbe; los responsables de la concesión internacional y de la concesión francesa cooperaron en la operación, ofreciendo protección y armamento.[33] A mediados de abril, estas fuerzas aplastaron a los comunistas en una brutal represión, acción que apoyaron varios grupos empresariales.[34] Las víctimas mortales se calculan entre cinco y treinta y cuatro mil.[34] La represión se extendió a otros puntos del centro y sur de China.[35] Eliminados los comunistas, Chiang pasó a acosar a los capitalistas de la metrópoli, que habían apoyado alborozados sus primeras medidas.[35] Las fuerzas armadas y las bandas criminales aliadas se dedicaron a la extorsión para obtener fondos para Chiang, empleando incluso el secuestro y el acoso.[35]

En Wuhan, los rivales izquierdistas de Chiang reaccionaron expulsándolo del Kuomintang y perdió asimismo finalmente el apoyo de Moscú.[36] Sin embargo, la debilidad de Wuhan, escaso de fondos, acuciado por la inflación, la pérdida de respaldo de las clases medias y la amenaza constante de las potencias y sus barcos de guerra, era manifiesta.[37] Por su parte, Chiang formó un Gobierno rival en Nankín, en el que ingresó el derechista Hu Hanmin; carente de gran apoyo popular, contaba, empero, con las simpatías de las clases medias, principal sostén económico del partido.[37] El apoyo primordial del nuevo Gobierno era, sin embargo, el ejército, cada vez más poderoso.[37]

La nueva acometida de los caudillos militares del norte en abril, que llegaron a amenazar tanto Nankín como Wuhan, obligó a los dos sectores del Kuomintang a colaborar a regañadientes.[38] Ante la debilidad de su posición, decidieron reforzarla aliándose con el derrotado Feng Yuxiang, cuyas tropas se hallaban a lo largo del río Amarillo.[38] En mayo los tres aliados, Feng, los izquierdistas de Wuhan y los derechistas de Nankín, emprendieron una ofensiva; Chiang derrotó a Zhang Zongchang y avanzó hacia Qingdao, donde estallaron protestas contra los japoneses, que concentraron seis mil hombres en la zona, con los que Chiang decidió no enfrentarse.[38] Mientras las unidades de Wuhan avanzaban arduamente por Henan con escasa cooperación de Feng, los partidarios de Chiang conquistaron Changsha y trataron de tomar Wuhan, que se salvó gracias a la decidida defensa organizada por Borodin.[39]

Paradójicamente, el golpe de Wuhan, a pesar del pacto con Feng Yuxiang que había abandonado a la izquierda del partido, debilitó en vez de reforzar la posición de Chiang a finales del verano de 1927: terminada la cooperación de la izquierda del Kuomintang con los comunistas y expulsados los asesores soviéticos, el partido tendía a la reunificación, para la que Chiang parecía un obstáculo.[40] Falto de apoyo en la Junta Militar de Nankín, a mediados de agosto se retiró a su aldea natal; sus partidarios abandonaron también sus cargos y la Banda Verde dejó de sostener económicamente al Gobierno de Nankín.[40] La camarilla de Guangxi formó un nuevo gabinete, que excluyó a Wang Jingwei, derrotó las fuerzas de Wuhan y rechazó nuevas ofensivas de Sun Chuanfang, pero que no tenía aliados políticos y sí graves problemas de financiación.[41] Por su parte, Chiang había reforzado su posición mediante el abandono de su segunda esposa —con la que negó haberse desposado nunca— y su boda con una de las hermanas Soong, Meiling, (el 1 de diciembre de 1927), matrimonio de conveniencia que le garantizó el respaldo del clan y con él el de los banqueros e industriales de Shanghái.[42] La propuesta provino de la hermana de Meiling, Ailing y del propio Chiang, interesado en obtener esta importante ayuda a su carrera política.[42]

El fallido levantamiento comunista en Cantón del 11 de diciembre, ordenado por Stalin y aplastado brutalmente por el Gobierno de Nankín, favoreció a Chiang: desacreditó a la izquierda.[43] Cada vez más, parecía la persona necesaria para retomar la unificación del país.[43]

Conquistada Pekín y terminada la campaña de unificación del país, Chiang dimitió de sus cargos militares, dimisión que no fue aceptada.[44] Visitó brevemente la ciudad en julio, principalmente para mejorar las relaciones diplomáticas del Gobierno de Nankín con las potencias y realizar una visita a la tumba de Sun Yat-sen.[45]

En 1923, Sun Yat-sen forma un gobierno revolucionario en el sur, en la ciudad de Cantón. Allí, Chiang dirigirá la Academia Militar de Whampoa, de la que surgirá un ejército, las Fuerzas Revolucionarias Nacionales. Tras la muerte de Sun Yat-sen en 1925, Chiang consigue hacerse con el poder del KMT, y en 1926 las Fuerzas Revolucionarias Nacionales lanzan la ofensiva para conquistar el centro y norte de China. Se van sucediendo las conquistas del territorio, y en enero de 1927, el gobierno revolucionario del KMT se traslada a Wuhan. En este momento, Chiang, que cuenta con el apoyo de los comunistas soviéticos, colabora con el Partido Comunista de China. Tras la conquista de Nankín y Shanghái, Chiang traslada el gobierno a la ciudad que, de acuerdo con la ideología de Sun Yat-sen, debía ser la capital de toda China: Nankín. Desde allí, Chiang inicia una purga de simpatizantes comunistas en el gobierno y en el KMT. Este giro hacia una política de enfrentamiento con los comunistas marcará los acontecimientos de los siguientes años.

Década de Nankín[editar]

Al frente del Gobierno[editar]

El 1 de enero de 1928, el Gobierno de Nankín solicitó el regreso de Chiang y le ofreció la entrega del poder.[46] A la vuelta triunfal de Chiang a la capital se formó un nuevo Gobierno claramente derechista, el 4 de enero, presidido por Chiang.[47] De inmediato, retomó las operaciones militares para derrotar al «viejo mariscal» de Manchuria, Zhang Zuolin y rematar la reunificación nacional.[47] Para esta última campaña, Chiang se alió con Feng Yuxiang y Yan Xishan, el caudillo militar de Shanxi y contrató asesores militares alemanes.[47] Finalmente igualados a sus enemigos soldados, los nacionalistas emprendieron la nueva ofensiva el 7 de abril.[48] Un millón de hombres aportados por los cuatro aliados —el Kuomintang, Feng, Yan y la camarilla de Guangxi— marcharon contra los militares del norte, primero Zhang Zongchang en Shandong, donde Chiang, que no deseaba enfrentarse a los japoneses, se vio envuelto sin embargo en el incidente de Jinan, durísimo combate entre sus tropas y las japonesas que causó varios miles de muertos, mayoritariamente chinos.[49] A comienzos de junio, casi todas las unidades de Zhang evacuaron Pekín, lo que allanó la conquista de la capital por los aliados.[50] El inmediato asesinato de Zhang por oficiales japoneses puso fin a los combates.[51]

Reformas[editar]

Acabado el conflicto contra los caudillos militares, el Gobierno de Nankín emprendió un gran programa de modernización del país, con resultados diversos.[52] Se nombraron asesores extranjeros para modernizar distintos aspectos de la Administración Pública y Tse-ven Soong implantó varias reformas financieras de importancia, como la unificación de impuestos, la creación de un banco central o la redacción de presupuestos gubernamentales modernos.[53] Se suprimió también el sistema de delegación de la recaudación de impuestos, se unificaron los pesos y medidas y se adoptó el calendario solar.[53] Se ordenó la creación de un catastro y se aumentó el sueldo de los funcionarios, con la intención de acabar con la corrupción administrativa.[53] Se redactaron planes para modernizar la agricultura y la minería y para acabar con las inundaciones fluviales, para prohibir el trabajo infantil e implantar la jornada de ocho horas.[53] Se proyectaron nuevos ferrocarriles, autopistas y un servicio aéreo nacional.[53] Los planes gubernamentales fructificaron en especial en la producción industrial eléctrica y en las comunicaciones ferroviarias, que crecieron alrededor del 10 % anual.[53] No obstante, el desarrollo impulsado por el Estado en conjunto fue limitado, concentrado en algunos puntos del país y no logró sacar a este del atraso y la pobreza predominantes.[54] La mayoría del país siguió sufriendo los males de antaño: catástrofes naturales, grandes hambrunas que afectaban a millones de personas, bandidaje de los soldados convertidos en bandoleros, epidemias, destrucción de infraestructuras por las sucesivas guerras y amplia corrupción administrativa.[55]

El método empleado para unificar el país, aceptando la unión al Kuomintang de caudillos militares, también socavó la autoridad del Gobierno central, que estos aceptaban únicamente de manera teórica.[55] Nankín controlaba directamente solo cinco provincias y en muchas otras los caciques militares aún mantenían su antiguo dominio.[56] Tanto estos como el Gobierno central mantenían además la producción y el comercio de opio, a pesar de la prohibición oficial, ya que era una fuente crucial de ingresos.[55] El Gobierno de Nankín se encontraba además en constantes aprietos financieros, en parte por los grandes gastos militares y de pago de deuda, que acaparaban el 80 % del presupuesto.[55]

Las amplias reformas fomentadas por Chiang tenían además un tinte nacionalista, no democrático.[57] Buscaban el fortalecimiento del país como potencia, pero reservaban el control político al partido, no a la población.[57] En el congreso del partido de marzo de 1929, dominado por los partidarios de Chiang, se aprobó una moción por la que el partido «tutelaría al pueblo» hasta 1935, lo que en la práctica descartaba la implantación de un sistema democrático.[58] Al tiempo, el Gobierno continuó la dura represión de los comunistas, que conservaron, empero, algunas bases.[58] El sistema de gobierno se reformó, creándose cinco oficinas gubernamentales, en los que Chiang obtuvo el cargo principal, el de presidente del Consejo de Estado.[58] Los más sobresalientes aliados de la Expedición al Norte, también recibieron distintos puestos en la nueva organización estatal.[59]

Guerra de las Planicies Centrales[editar]

La coalición vencedora de la Expedición al Norte era inestable: los aliados de Chiang deseaban conservar su poder y recelaban de los planes centralizadores de este.[59] Los intentos por reducir el enorme ejército, compuesto por un millón seiscientos mil soldados, fracasaron por la renuencia de las partes a desarmarse.[59] Las desavenencias entre aliados estallaron en conflicto armado en la primavera de 1929, con la rebelión de la camarilla de Guangxi, que tomó Wuhan.[59] Nuevamente, Chiang conjugó las operaciones militares con el soborno de los enemigos para enfrentarse al problema y la revuelta fue aplastada.[60]

A continuación, casi todos aquellos que se habían aliado a Chiang durante la Expedición al Norte —Feng Yuxiang, Yan Xishan, la camarilla de Guangxi y Wang Jingwei— formaron un Gobierno rival al de Nankín en Pekín —recién renombrada Peiping—.[61] Alianza muy heterogénea que incluía grupos de derecha e izquierda, su nexo era el rechazo de todos ellos a Chiang.[61] Este se enfrentaba a una situación apurada, pues sus enemigos contaban con unos trescientos mil soldados, el doble de los que disponía.[61] Sin embargo, mediante grandes sobornos logró que unos cien mil soldados de Feng se pasasen a sus filas y recibió el apoyo de los militares de Guangdong, que estorbaron el avance de los de Guangxi hacia Hunan.[61] Incluso así, la guerra fue muy cruenta: algunos calculan que causó entre doscientos cincuenta y trescientos mil muertos, cien mil de ellos de las unidades fieles a Chiang.[61] El coste fue además enorme: el gasto militar del Gobierno de Nankín aumentó en la mitad.[61] Tras tomar Shandong, sus fuerzas tomaron Zhengzhou y Kaifeng, pero la suerte de la contienda no dependía tanto de las victorias de Chiang como de la actitud de Zhang Xueliang.[62] Decidido a mantener su poder autónomo en Manchuria, Zhang finalmente optó por apoyar a Chiang, convencido de que este le permitiría conservarlo.[63] Esto aseguró la victoria de Chiang.[63]

Tras la victoria, Chiang se convirtió al cristianismo metodista de la familia de su tercera esposa.[64] A continuación, se deshizo de su rival de la derecha del partido, Hu Hanmin, a quien se obligó a cesar de todos su cargos y a retirarse.[64] A pesar de la oposición de algunas destacadas figuras del partido, la eliminación política de Hu no supuso problema alguno para Chiang, que organizó un congreso que aprobó la nueva Constitución que deseaba.[65] Esta disponía la creación de un puesto de presidente que debía nombrar a los responsables de las cinco oficinas gubernamentales (yuan, equivalentes a varios ministerios).[66] Chiang, figura dominante tras las últimas victorias militares sobre sus rivales, obtuvo el cargo así como el de presidente del Gobierno.[66]

Chiang, máximo líder de China[editar]

Chiang Kai-shek junto a su hijo Chiang Ching-kuo en 1948.

Tras la invasión japonesa de China, el gobierno dirigido por Chiang Kai-shek se repliega hacia el interior del país, estableciendo la capital provisional en Chongqing, ya que Nankín había caído en manos de los japoneses, que instauraron allí un gobierno títere bajo el mando de Wang Jingwei.

Durante la invasión japonesa, el KMT interrumpió la lucha contra el Partido Comunista de China, formando un frente unido contra los invasores. Al final de la Segunda Guerra Mundial, los japoneses se retiran de China, que recupera además la isla de Taiwán. En ese momento, se reanuda el enfrentamiento con los comunistas, dirigidos por Mao Zedong.

Chiang Kai-shek a finales de la Segunda Guerra Mundial.

El 1 de enero de 1947, se aprueba una nueva constitución para la República de China. A lo largo de ese año se elige a los miembros de las diferentes cámaras del parlamento nacional, y en abril de 1948, Chiang Kai-shek asume el cargo de Presidente de la República. El gobierno del KMT parecía estar afianzando su control sobre el territorio, a pesar de todas las dificultades, pero ya en 1946 se intensifica la lucha con los comunistas. Contra todo pronóstico, las fuerzas comunistas del llamado Ejército Popular de Liberación, desde sus bases de poder en el campo, conseguirán finalmente ganar esta guerra civil. A lo largo de 1949, se suceden las victorias comunistas. Chiang Kai-shek empieza a enviar personal hacia el sur para preparar desde allí la ofensiva contra los comunistas. El gobierno del KMT se ve obligado a abandonar Nankín. El 5 de febrero, la capital se traslada a Cantón. El 26 de mayo, Chiang se desplaza a Taiwán.

Ante el avance comunista (el 1 de octubre Mao Zedong había proclamado la fundación de la República Popular China), el gobierno republicano trasladará la capital provisional de Cantón a Chongqing el 15 de octubre y finalmente a Chengdu el 29 de noviembre. Chiang había vuelto al continente desde Taiwán el 14 de noviembre y estuvo en Chonqqing y Chengdu intentando resistir la victoria comunista. Finalmente, el 8 de diciembre, Chiang da por perdida la China continental y ordena a sus tropas y a los más altos cargos del gobierno que abandonen Chengdu. El 10 de diciembre de 1949, Chiang Kai-shek y su hijo Chiang Ching-kuo vuelan a Taiwán, desde donde esperaban poder reorganizarse para derrotar a los comunistas. Chiang Kai-shek nunca volvería a pisar la China continental.

Gobierno en Taiwán[editar]

A lo largo de 1949 se establecieron en Taiwán numerosos altos cargos y simpatizantes del régimen republicano. Alrededor de un millón y medio de chinos continentales se refugiaron en Taiwán.

Chiang kai-shek gobernó Taiwán de forma autoritaria. La política económica fue un éxito, y Taiwán consiguió unas tasas altísimas de crecimiento económico. Sin embargo, en el plano político, Chiang, que siempre vio a Taiwán como una estación de paso hacia la reconquista de China, impuso la ley marcial y un sistema que no toleraba ningún tipo de disidencia política. A su muerte, fue sucedido por su hijo Chiang Ching-kuo, que iniciaría una apertura política limitada.

El cadáver de Chiang Kai-shek se encuentra aún hoy a la espera de un entierro definitivo, que él deseaba que se celebrara en su localidad natal, en la provincia china de Zhejiang. La imposibilidad de un funeral de Estado en el territorio de la República Popular ha mantenido el cadáver de Chiang en una tumba provisional desde su muerte en 1975. En el año 2004, ante la evidencia de que el entierro en el continente no va a ser posible, la viuda del hijo de Chiang, Chiang Ching-kuo, pidió que ambos, padre e hijo, sean enterrados definitivamente en Taiwán. La ceremonia, prevista en un principio para el año 2005, se ha pospuesto de manera indefinida.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Fenby, 2004, p. 18.
  2. Fenby, 2004, p. 17.
  3. a b c d e Fenby, 2004, p. 19.
  4. a b c Fenby, 2004, p. 20.
  5. Fenby, 2004, p. 21.
  6. a b c Fenby, 2004, p. 22.
  7. a b c Fenby, 2004, p. 23.
  8. a b c d e Fenby, 2004, p. 24.
  9. Fenby, 2004, pp. 24-26.
  10. Fenby, 2004, p. 25.
  11. a b Fenby, 2004, p. 32.
  12. a b Fenby, 2004, p. 33.
  13. a b Fenby, 2004, p. 34.
  14. a b c Fenby, 2004, p. 36.
  15. Fenby, 2004, p. 37.
  16. a b c Fenby, 2004, p. 38.
  17. Fenby, 2004, pp. 38-39.
  18. Fenby, 2004, p. 39.
  19. a b c d e f Fenby, 2004, p. 40.
  20. Fenby, 2004, p. 41.
  21. Fenby, 2004, p. 43.
  22. Fenby, 2004, pp. 42-43.
  23. a b c Fenby, 2004, p. 114.
  24. a b c d Fenby, 2004, p. 117.
  25. a b c Fenby, 2004, p. 121.
  26. Fenby, 2004, pp. 126-127.
  27. a b Fenby, 2004, p. 127.
  28. a b Fenby, 2004, p. 128.
  29. a b c d Fenby, 2004, p. 131.
  30. a b Fenby, 2004, p. 132.
  31. a b Fenby, 2004, p. 142.
  32. Fenby, 2004, pp. 142-143.
  33. a b Fenby, 2004, p. 146.
  34. a b Fenby, 2004, p. 148.
  35. a b c Fenby, 2004, p. 149.
  36. Fenby, 2004, p. 150.
  37. a b c Fenby, 2004, p. 151.
  38. a b c Fenby, 2004, p. 152.
  39. Fenby, 2004, p. 153.
  40. a b Fenby, 2004, p. 160.
  41. Fenby, 2004, p. 161.
  42. a b Fenby, 2004, pp. 165, 168.
  43. a b Fenby, 2004, p. 162.
  44. Fenby, 2004, p. 180.
  45. Fenby, 2004, pp. 180-181.
  46. Fenby, 2004, p. 171.
  47. a b c Fenby, 2004, p. 175.
  48. Fenby, 2004, p. 176.
  49. Fenby, 2004, p. 176-178.
  50. Fenby, 2004, p. 178.
  51. Fenby, 2004, p. 179.
  52. Fenby, 2004, p. 181.
  53. a b c d e f Fenby, 2004, p. 182.
  54. Fenby, 2004, pp. 182-183.
  55. a b c d Fenby, 2004, p. 183.
  56. Fenby, 2004, pp. 183-184.
  57. a b Fenby, 2004, p. 184.
  58. a b c Fenby, 2004, p. 185.
  59. a b c d Fenby, 2004, p. 186.
  60. Fenby, 2004, pp. 186-187.
  61. a b c d e f Fenby, 2004, p. 189.
  62. Fenby, 2004, pp. 189-190.
  63. a b Fenby, 2004, p. 190.
  64. a b Fenby, 2004, p. 191.
  65. Fenby, 2004, pp. 191-192.
  66. a b Fenby, 2004, p. 192.

Bibliografía[editar]

  • Fenby, Jonathan (2004). Chiang Kai-shek. China's Generalissimo and the Nation he Lost (en inglés). Carroll & Graf Publishers. ISBN 0786713186. 
  • Friedrich Wilhelm Schlomann, Paulette Friedlingstein. Tschiang Kai-schek. Ein Leben für China. Lizenzausgabe. Bastei Lübbe, Bergisch Gladbach 1979, ISBN 3-404-01158-9, (Bastei Lübbe 61040)
  • Jung Chang, Jon Halliday: Mao. Das Leben eines Mannes. Das Schicksal eines Volkes. 2ª ed. Pantheon, Múnich 2008, ISBN 978-3-570-55033-5
  • Thomas Weyrauch: Chinas unbeachtete Republik. 100 Jahre im Schatten der Weltgeschichte. Vol. 1: 1911 - 1949. Longtai, Giessen (i. e.) Heuchelheim 2009, ISBN 978-3-938946-14-5
  • Thomas Weyrauch: Chinas unbeachtete Republik. 100 Jahre im Schatten der Weltgeschichte. Vol. 2 (1950 – 2011) . Longtai 2011, ISBN 978-3-938946-15-2

Enlaces externos[editar]