Conferencia de Teherán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Iósif Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill en la Conferencia de Teherán.

La Conferencia de Teherán fue una reunión que tuvo lugar entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 1943, entre los dirigentes Iósif Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt, que formaban el bando de los Aliados. Constituye el máximo exponente de cooperación de los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

Fue la primera conferencia de la Segunda Guerra Mundial entre los cuatro grandes (la Unión Soviética, los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia) en la que Stalin estaba presente. Sucedió a la Conferencia de El Cairo y fue seguida por la Conferencia de Yalta y la Conferencia de Potsdam. El principal debate se centró en la apertura de un segundo frente en Europa Occidental.

Se corrió el rumor que los fascistas planeaban un atentado contra el Presidente de los Estados Unidos.

Principales conclusiones[editar]

  1. El acuerdo se hizo afirmando que los partisanos de Yugoslavia debían recibir el apoyo de suministros, equipos y también de comandos.
  2. Se convino en que sería conveniente que Turquía debería entrar en guerra al lado de los Aliados antes de que finalizara el año.
  3. Si Turquía entraba en guerra, la Unión Soviética la apoyaría.
  4. Se tomó nota el 30 de noviembre de que la Operación Overlord se pondría en marcha durante el mes de mayo de 1944, en relación con una operación contra el sur de Francia.
  5. Se convino en que los Estados Mayores de las tres potencias debían, a partir de entonces, mantenerse en estrecho contacto unos con otros.
  6. Gran Bretaña, Francia y los EE.UU. prometieron a Stalin que enviarían tropas a Europa Occidental. Se acordó que llegarían en la primavera de 1944.
  7. Ante la insistencia de Stalin, las fronteras polacas de la posguerra se determinarán a lo largo de los ríos Oder y Neisse y la Línea Curzon.
  8. Fue acordada provisionalmente la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
  9. La Unión Soviética acordó declarar la guerra a Japón una vez que Alemania fuera derrotada.

Descripción general[editar]

Los principales dirigentes aliados (Roosevelt, Stalin y Churchill) eran conocidos como los "Tres Grandes" a causa del poderío de las naciones que representaban y su colaboración pacífica durante la Segunda Guerra Mundial. Estos tres líderes sólo se reunieron dos veces durante la Segunda Guerra Mundial, pero cuando conferenciaron, sus decisiones cambiaron el curso de la historia.

La primera de estas dos conferencias, la Conferencia de Teherán, tuvo lugar en Teherán, la capital de Irán, entonces Persia. Se produjo después de muchos escritos y amenazas, ya que Roosevelt deseaba fortalecer la cooperación entre Estados Unidos, Gran Bretaña y la URSS. De hecho, Roosevelt deseaba tanto esta reunión que estaba dispuesto a hacer numerosas concesiones a Stalin, y la elección de la ubicación en sí, fue un lugar que era más conveniente para Stalin.

Churchill y los diplomáticos británicos esperaban establecer un método para hacer frente a Stalin antes de la conferencia, y por lo tanto, organizaron la Conferencia de El Cairo. Sin embargo, la Conferencia de El Cairo no fue como estaba previsto. Roosevelt se retiró, nervioso, haciendo caso omiso de la cuestión de Stalin, y la conferencia se dedicó principalmente a debatir la futura política con China y Japón.

Roosevelt llegó a Teherán el 28 de noviembre de 1943, con poco poder de negociación y en malas condiciones físicas. En cambio, Stalin llegó jubiloso debido a las recientes victorias de la URSS en Europa Oriental. Churchill estaba tranquilo y centrado, con la esperanza de promover su plan del Mediterráneo.

La Conferencia de Teherán fue la primera conferencia de los "Tres Grandes" en la Segunda Guerra Mundial, por lo que la primera cosa que hicieron los Estados Unidos y Gran Bretaña fue garantizar la plena cooperación y la asistencia de la Unión Soviética en todas las políticas de la guerra. Stalin aceptó, pero a un precio: Roosevelt y Churchill tendrían que apoyar su mandato y a los partisanos en Yugoslavia, y también permitir la modificación de la frontera entre Polonia y la URSS. Roosevelt, Churchill y Stalin luego se trasladaron a asuntos más importantes, principalmente la Operación Overlord y la guerra política. La Operación Overlord estaba programada para comenzar en mayo de 1944, en compenetración con el ataque soviético a la frontera oriental de Alemania. En la serie de batallas que más tarde se conocería como "Día D", se combinaron fuerzas de Canadá, del Reino Unido, de los Estados Unidos, y muchos otros países. Los "Tres Grandes" pasaron días discutiendo acerca de cuándo debería tener lugar la Operación Overlord.

A continuación, Roosevelt dio una promesa a Stalin, que había estado esperando desde junio de 1941: que los anglo-americanos abrirían un segundo frente en Francia en la primavera de 1944. Este fue un objetivo político de Stalin de gran magnitud en la guerra, por lo que se quedó bien satisfecho. Churchill hasta ese momento había estado buscando el empuje de las fuerzas del Reino Unido, Estados Unidos y de la Commonwealth a través del Mediterráneo para garantizar los intereses británicos en Oriente Medio y la India. Roosevelt estaba decidido a acabar con el Imperio Británico y las concesiones a Stalin tenían este propósito. En cuanto a la política general de la guerra, la Unión Soviética rogó el envío de las tropas solicitadas de la reserva en Europa Occidental, y se acordó que estas tropas llegarían en la primavera de 1944. También se acordó que la Unión Soviética entrara en guerra contra Japón una vez que la Alemania nazi fuese derrotada. Roosevelt, Churchill y Stalin también coincidieron en que las Potencias del Eje se debían rendir incondicionalmente y que una vez vencidas, los territorios de las Potencias del Eje debían ser controlados por la URSS, los EE.UU. y el Reino Unido. En cuanto a las alianzas y las relaciones internacionales, también se discutió sobre Irán y Turquía. Roosevelt, Churchill y Stalin, estuvieron de acuerdo en apoyar al gobierno de Irán, tal como se indica en la siguiente declaración:

Los tres gobiernos se han dado cuenta de que la guerra ha causado especiales dificultades económicas para Irán, y que todos estamos de acuerdo en que se sigan poniendo a disposición del Gobierno de Irán ayudas tales como la asistencia económica, teniendo en cuenta las grandes exigencias formuladas por las operaciones militares en todo el mundo, así como la escasez de transporte, materias primas y suministros para el consumo civil en todo el mundo.

Además, la Unión Soviética debía prometer apoyo a Turquía en caso de que se encontrara en guerra, y Roosevelt, Churchill y Stalin decidieron que también sería deseable que Turquía entrara en la guerra con los Aliados antes de que finalizara el año. A pesar de que Stalin fue forzado a aceptar los acuerdos de la conferencia, este utilizó la victoria soviética en la Batalla de Kursk y el poderío militar, así como puestos clave en el frente alemán, para conseguir su propósito. Roosevelt trató de hacer frente a la arremetida de las demandas, pero con algunas posiciones estratégicas y otras facultades de negociación, pudo hacer muy poco para apaciguar a Stalin. Churchill sostuvo principalmente su plan del Mediterráneo en lugar de la Operación Overlord. Una de las mayores concesiones que hicieron Roosevelt y Churchill fue la cuestión de Polonia después de la guerra. Stalin expresó su deseo de que una zona en la parte oriental de Polonia debía añadirse a la URSS y las fronteras polacas con Alemania tenían que ser delimitadas a lo largo de los ríos Oder y Neisse y la línea Curzon. A pesar de las protestas del Gobierno de Polonia en el exilio en Londres, Churchill y Roosevelt estuvieron de acuerdo con esta demanda. Además Churchill y Roosevelt también dieron a Stalin libertad en los asuntos de su propio país, y esto permitió a la URSS ejercer una poderosa influencia en los procesos de post guerra de Polonia, la República Checa, Eslovaquia, los Países bálticos, Rumanía y otros países de Europa Oriental. Después de las citadas conclusiones que se hicieron, los tres mandatarios regresaron a sus respectivos países para llevar a cabo las políticas de guerra, con el acuerdo de que los dirigentes militares de los tres países debían reunirse a menudo, para continuar el debate.

Ver[editar]

Enlaces externos[editar]