Wang Jingwei

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este es un nombre chino; el apellido es Wang.
Wang Jingwei
汪精衛
汪精卫
Wang Jingwei

20 de marzo de 1940-10 de noviembre de 1944
Sucesor Chen Gongbo

28 de enero de 1932-1 de diciembre de 1935
Predecesor Sun Fo
Sucesor Chiang Kai-shek

Datos personales
Nacimiento 4 de mayo de 1883
Sanshui, Imperio Qing
Fallecimiento 10 de noviembre de 1944
Nagoya, Bandera de Japón Japón
Partido Kuomintang
Cónyuge Chen Bijun
Profesión Político

Wang Jingwei (chino tradicional: 汪精衛, chino simplificado: 汪精卫, pinyin: Wāng Jīngwèi, Wade-Giles: Wang Ching-wei) (Sanshui, Guangdong, 1883 - Nagoya, Japón, 10 de noviembre de 1944) fue un famoso político chino de la primera mitad del siglo XX, coincidiendo con la ocupación japonesa de china y la Segunda guerra mundial.

Es conocido por su colaboración con los militares japoneses tras el comienzo de la Segunda Guerra Sino-Japonesa, llegando a ser jefe del Estado títere que los japoneses crearon en el territorio chino que habían ocupado. Curiosamente, Wang había sido miembro del Kuomintang (KMT) y llegó a ser un importante líder dentro del partido, siendo incluso un colaborador del generalísimo Chiang Kai-shek. Sin embargo, falleció durante una intervención médica antes de que finalizara la contienda. Debido a esto, entre la historiografía posterior a la Segunda guerra mundial (especialmente la china) ha pasado a ser conocido como un traidor y colaboracionista, de forma similar a la figura de Vidkun Quisling en Noruega durante la ocupación alemana.[1]

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nacido en Sanshui, en la provincia china de Guangdong, en 1903 Wang se trasladó a Japón como un estudiante internacional patrocinado por el Gobierno imperial chino. Durante su juventud, mientras estuvo en Japón, se convirtió en íntimo confidente de Sun Yat-Sen, y más tarde en uno los más importantes y activos miembros del movimiento que posteriormente se denominaría Kuomintang.[2] En los años que precedieron a la Revolución de Xinhai de 1911, fue un activo opositor al Gobierno Qing. Wang ganó mucho apoyo y prestigio durante este periodo como un excelente orador y como un firme partidario del nacionalismo chino. Fue encarcelado por participar en un complot para asesinar al regente, el príncipe Chun, aunque durante el juicio llegó a admitir su culpabilidad en repetidas ocasiones.

Estuvo encarcelado desde 1910 hasta el inicio del Levantamiento de Wuchang, un año después, y tras su liberación se convirtió en un héroe nacional.[3] Para entonces la dinastía Qing había colapsado y el 1 de enero de 1912 se produjo la proclamación de la República china, con Sun Yan-Sen a la cabeza del nuevo régimen.

Carrera política[editar]

A comienzos de los años 20 Wang ocupó numerosos puestos en el gobierno revolucionario de Sun Yat-sen establecido en Cantón, y fue el único miembro del círculo personal de Sun que le acompañó en sus viajes fuera del territorio controlado por el Kuomintang (KMT). Cuando éste murió en 1925, muchos creyeron que Jingwei era el candidato para suceder a Sun como líder del KMT, pero acabó perdiendo el control del partido y del ejército en favor de Chiang Kai-shek.[4] A partir de entonces destacó por liderar la facción de izquierdas del KMT, partidaria de mantener la colaboración con el Partido Comunista de China (PCCh). Aunque en la ciudad de Wuhan esta colaboró estrechamente con los comunistas chinos, ideológicamente estaba opuesto al comunismo y de hecho miraba con suspicacia a los asesores de la Comintern destinados en el KMT.[5] De hecho, nunca creyó que los comunistas pudieran ser ni verdaderos patriotas ni verdaderos nacionalistas chinos.[6] En 1927, Wang intentó continuar esa colaboración desde el gobierno del KMT en Wuhan, pero su rival en el gobierno nacional chino (Chiang Kai-shek) se impuso en la lucha por el poder durante la llamada Expedición del Norte.[7]

Jingwei y Chiang Kai-shek, hacia 1926.

Para entonces Wang había perdido gran parte de su antiguo poder en el KMT, y hacia 1926 Chiang Kai-shek logró que Jingwei se trasladara a Europa junto a su familia en una corta estancia de vacaciones. Precisamente por la colaboración que Wang manifestaba hacia los comunistas, para Chiang era especialmente importante tener a Jingwei fuera de Cantón mientras pretendiera iniciar la persecución contra estos por la posible obstrucción que este pudiera emprender.[8] Después de completar con éxito su campaña militar en el Norte, y de conseguir la unificación teórica de China, Chiang Kai-shek estableció un nuevo gobierno en la ciudad de Nankín. Esta ciudad se convertiría en la nueva capital de China y desde la cual lanzó la campaña de persecución contra los comunistas.

Tras aceptar definitivamente el liderazgo del ya convertido en "generalísimo" Chiang Kai-shek y unirse al gobierno del KMT en Nankín, Wang continuaría siendo una figura importante en el partido, y pasó a convertirse en un admirador de los movimientos fascistas en Europa, llegando a viajar a la Alemania nazi, donde buscó el apoyo del gobierno de Adolf Hitler. Esta importancia dentro de Kuomintang le llevaría a ser nombrado Primer ministro de China en 1932, aunque las disputas con Chiang nunca desaparecieron del todo y siguieron manifestándose hasta su dimisión como Premier en diciembre de 1935, tras quedar gravemente herido durante un fallido intento de asesinato. Durante el Incidente de Xi'an, en el que Chiang fue detenido por su propio general Zhang Xueliang, Wang propuso el envío de una expedición de castigo para atacar a Zhang. Sin embargo, tanto la esposa de Chiang, Soong Meiling, como el hermano de esta, Tse-ven Soong, se opusieron terminantemente dado que temían que aquella acción llevara a la muerte del generalísimo y al remplazo de este por Wang.[9]

Tras el comienzo de la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1937, Jingwei apoyó al gobierno nacionalista en contra de la invasión japonesa y a finales de año se trasladó junto al resto del gobierno a la ciudad de Chongqing, que se convertía en la nueva capital china tras la conquista japonesa de Nankín. La sucesiva ocupación de importantes territorios por parte del Ejército imperial japonés llevó a Wang a volverse pesimista sobre el resultado de la contienda. Comenzó a ser conocido por su derrotismo y por exponer sus opiniones derrotistas incluso en discursos públicos. Hacia 1938 perdió toda esperanza de victoria frente a los japoneses y abandonó al gobierno de Chiang Kai-shek, marchándose a la Indochina francesa.[10]

El gobierno de Nankín[editar]

Wang recibiendo a una delegación de la Alemania Nazi en 1941.

En 1940 aceptó la oferta japonesa para convertirse en el presidente del Régimen chino colaboracionista en Nankín, siendo reconocido como jefe de estado chino por Japón y sus aliados durante la Segunda Guerra Mundial.[10] Nunca han estado claras las razones que lo llevaron a aceptar el puesto ofrecido por los japoneses. La interpretación más habitual atribuye esta decisión a la idea extendida de que el poder militar japonés era invencible, y que la colaboración era la mejor manera de servir al país. En noviembre de 1940 el gobierno liderado por Wang firmó el llamado "Tratado Chino-Japonés", un documento muy parecido al de las 21 Demandas que los japoneses ya habían exigido tiempo atrás en materia política, militar, y numerosas concesiones económicas.[10]

Fue por esta época cuando España franquista envió una misión diplomática a la China de Nankín, con el objetivo de recuperar el privilegio de extraterritorialidad, pero también para lograr el reconocimiento diplomática del nuevo régimen español por parte de las autoridades chinas. Esta misión estaba encabezada por el Teniente general Alberto Castro Girona, estando compuesta todo el grupo diplomático por 20 personalidades.[11] El 29 de mayo de 1940 llegó al puerto de Shanghai, aunque también llegó a visitar Japón. La entrada en guerra de Italia el 10 de junio puso fin a la misión diplomática española, después de que el Ministerio de exteriores les ordenara volver a la península. Llegó a haber conversaciones con el Ministro de exteriores de Wang Jingwei, pero no se logró alcanzar ningún acuerdo firme. El 6 de agosto los enviados españoles embarcaron en Shanghai.[11] Al final todos los esfuerzos diplomáticos fueron abandonados en pos de mantener la amistad con las fuerzas del Eje. Tal y como afirma Florentino Rodao:

Y si bien el período intenso en las relaciones con Japón fue un período breve, que decayó desde poco después del estallido de la Guerra del Pacífico y no tuvo mayores consecuencias, en el caso de España y China, no obstante, los recuerdos perduraron bastantes años.[11]

En los territorios chinos ocupadas por Japón los precios de los productos básicos aumentaron sustancialmente cuando el esfuerzo bélico de Japón aumentó tras su entrada en la Segunda Guerra Mundial: Por ejemplo, en el Shanghái de 1941 los precios aumentaron once veces sobre su valor normal. La vida diaria era difícil y a partir de 1943, cuando la guerra se volvió contra Japón, la situación se volvió aún más complicada para la China ocupada. La población local recurrió al mercado negro con el fin de obtener los elementos necesarios o para mantener una situación privilegiada.

Wang Jingwei en uniforme militar, después de 1940.

Los organismos policiales japoneses Kempeitai y Tokkō, la policía colaboracionista china y los voluntarios chinos al servicio de los japoneses trabajaron conjuntamente para censurar la información, controlar cualquier oposición, y torturar a los opositores y disidentes. Incluso una agencia secreta local, el Tewu, fue creada con la asistencia de asesores del Ejército imperial japonés. Sin embargo, esto no impidió las actividades de sabotaje y de oposición contra el régimen de Wang Jingwei. Desde la constitución del Gobierno de Nankín, la autoridad de éste solo se extendía a algunos de los territorios bajo ocupación japonesa y solo contó con la adhesión de unos pocos oficiales chinos. El propio Wang se convirtió en el centro de la resistencia anti-japonesa, siendo demonizado y marcado como un "archi-traidor" tanto por la retórica del Kuomintang como por los comunistas. Incluso entre la población china se volvió enormemente impopular, la cual lo consideró un traidor tanto al estado chino como a la Etnia han.[12]

En noviembre de 1943 Wang participó en la Conferencia de la Gran Asia Oriental, que se celebró en Tokio con Japón como anfitrión y con la asistencia de algunos gobiernos colaboracionistas. La reunión en realidad trató asuntos poco importantes y fue meramente propagandística, en parte por la denominada "Esfera de coprosperidad del este de Asia". A principios de 1944, viajó a Japón para recibir tratamiento médico por una herida producto de un fallido intento de asesinato en 1939.[13] [14] Inesperadamente, Wang murió el 10 de noviembre en Nagoya. Fue enterrado en Nanjing junto al Mausoleo de Sun Yat-sen, en una tumba especialmente construida. Poco después de la derrota de Japón y la vuelta del gobierno nacionalista a Nankín, la tumba de Wang fue destruida y su cuerpo incinerado.

Legado[editar]

Por el rol que jugó durante la Guerra del Pacífico y su colaboración con la ocupación japonesa de China, la figura de Wang Jingwei ha sido duramente criticada por los historiadores chinos, tanto por los de China como los de Taiwán, que lo han considerado un traidor a la patria. Su nombre incluso se ha convertido en un Sinónimo de "traidor" o "traición" en la China continental y en Taiwán. Debido a su colaboracionismo, ambos bandos han silenciado su relación inicial con Sun Yat-sen.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Wang Ke-Wan (2003); Irreversible Verdict? Historical Assessments of Wang Jingwei in the People’s Republic and Taiwan. Twentieth Century China. Vol. 28, No. 1, pág. 59
  2. Howard L. Boorman & Richard C. Howard (1970); The Biographical Dictionary of Republican China, New York: Columbia University Press, pág. 369
  3. Howard L. Boorman & Richard C. Howard (1970); The Biographical Dictionary of Republican China, pp. 370–371
  4. Jonathan D. Spence (1999); The Search for Modern China, W.W. Norton and Company, pp. 321–322
  5. Dongyoun Hwang (2000); Wang Jingwei, The National Government, and the Problem of Collaboration. PhD Dissertation, Duke University, pág. 118
  6. Dongyoun Hwang (2000); Wang Jingwei, The National Government, and the Problem of Collaboration. PhD Dissertation, Duke University, pág. 148
  7. TIME: CHINA: President Resigns (29 de Septiembre de 1930)
  8. Barbara Barnouin, Yu Changgen (2006); Zhou Enlai: A Political Life, Hong Kong: Chinese University of Hong Kong, pág. 34
  9. Barbara Barnouin, Yu Changgen (2006); Zhou Enlai: A Political Life, Hong Kong: Chinese University of Hong Kong, pág. 66
  10. a b c Cheng, Pei-Kai; Michael Lestz; Jonathan D. Spence (1999); The Search for Modern China: A Documentary Collection, W.W. Norton and Company, pp. 330-331
  11. a b c Florentino Rodao (1997); España y el gobierno de Wang Jimgwei 1939-1941, en "Encuentros en Cathay", N.º 11, Fujen University, Taipei, pp. 117-145
  12. Wen-hsin Yeh (2000); Becoming Chinese: Passages to Modernity and Beyond, Berkeley: University of California Press, pág. 322
  13. «Wang Ching-wei». Encyclopædia Britannica.
  14. Lifu Chen & Ramon Hawley Myers (1994); The storm clouds clear over China: the memoir of Chʻen Li-fu, 1900–1993, pág. 141

Bibliografía[editar]

  • Hsü, Immanuel C. Y. (2000); The Rise of Modern China (6.ª Edición), Oxford University Press (USA): Nueva York.
  • David P. Barrett & Larry N. Shyu (2001); Chinese Collaboration with Japan, 1932–1945: The Limits of Accommodation Stanford University Press.
  • Gerald Bunker (1972); The Peace Conspiracy; Wang Ching-wei and the China war, 1937-1941, Harvard University Press.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Sun Fo
Republic of China National Emblem.svg
Primer ministro de la República de China
28 de enero de 19321 de diciembre de 1935
Sucesor:
Chiang Kai-shek
Predecesor:
Nueva creación
Emblem of the Republic of China-Nanjing 1940-1945.svg
Presidente de la República de China
(Régimen de Nankín)

20 de marzo de 194010 de noviembre de 1944
Sucesor:
Chen Gongbo