Suite

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una suite (del francés: suite)[1] es una obra musical compuesta por varios movimientos breves cuyo origen son distintos tipos de danza barroca. La suite está considerada como una de las primeras manifestaciones orquestales de tipo moderno. Para que se mantuviera unidad interna, todos los pasajes de una suite se componían en la misma tonalidad, o en su relativo menor. Otras veces se presentaba un tema musical en diferentes danzas. Por ello se ha considerado este género un antecedente de la forma sonata que se origina en el siglo XVII.

Las danzas tenían una forma binaria simple, es decir, dos secciones más o menos iguales. Una suite constaba de unos diez movimientos. Solía comenzar con un preludio. La primera danza podía ser una alemanda, de ritmo rápido; luego una corrente y una zarabanda; una bourrée, de tiempo moderado, y así sucesivamente, para finalizar con una danza viva, como la giga. La suite tuvo su apogeo con Georg Friedrich Händel y Johann Sebastian Bach, durante el siglo XVIII. Al finalizar el barroco, la suite fue una forma musical sofisticada que mezclaba distintas tonalidades, contrastaba materiales temáticos presentándolos al inicio de la pieza y reexponiéndolos en su final. Anuncia, en definitiva, el origen de la sonata, que reemplazará a la suite como género instrumental en la segunda mitad del siglo XVIII. En resumen, la suite es la unión en una sola obra de varias danzas de distinto carácter y ritmo, con el que consigue dar el sentido dramático de «contraposición», típico del Barroco.

La forma ha recibido nombres diversos según la época, país y compositor, entre ellos:

Partes[editar]

Además, la suite está formada por piezas básicas y piezas no básicas. Existen también unas piezas rara vez usadas.

Piezas básicas[editar]

  • Alemanda (allemande). Danza de origen alemán, cortesana para una línea de parejas.
  • Corrente (courante). Danza de origen francés, de carácter vivo.
  • Zarabanda. Danza de origen español, de carácter pausado.
  • Giga (gigue). Danza de origen inglés, rápida y llena de vida. Es la pieza que siempre cierra la suite barroca.

Piezas no básicas[editar]

Piezas rara vez usadas[editar]

  • Harlequinade.
  • Alla Espagniol. Pieza de ritmo lento, parecida a la zarabanda, si bien más solemne.
  • Rigodón (rigaudon).
  • Sommeille.
  • Contradanza. A pesar de lo popular de este tipo de danza, apenas se incluyó (salvo Telemann y Arne) en la suite barroca.
  • Fandango. Danza de origen andaluz, usada en suite durante el clasicismo.
  • Branle (bransle). Danza renacentista de origen francés que aparece en algunas suites francesas e italianas barrocas.
  • Loure o giga lenta (gigue lente), bastante común en la obra de Telemann.
  • Fanfarria (fanfare).
  • Volta.
  • Fanfarinette. Danza ligera a ritmo de fanfarria, cultivada por Rameau y Telemann, basada en la fanfare.
  • Ecossaise, danza escocesa, muy popular en la Inglaterra de la regencia, con un ritmo que recuerda al swing.
  • Plainte.
  • Boulangere, danza de origen francés.
  • Combattans, danza marcial.
  • Polonesa, polacca o polaca (polonaise). Generalmente, en su versión barroca.
  • Badinerie o badinage. Una compuesta por Bach ha alcanzado gran fama.
  • Escarceo (scherzo). Movimiento añadido a algunas suites en el romanticismo, inexistente durante el Barroco. Surge a partir del minueto.
  • Pasacalle (passacaglia), de origen español.
  • Regocijo (rejouissance). El más famoso cierra la Música para los Reales fuegos de artificio de Handel.

Bach y el estilo francés[editar]

Johann Sebastian Bach conocía la música francesa de su época, incluida la de François Couperin. Tuvo acceso a ella por primera vez al escuchar a la orquesta de la corte francófila de Celle durante sus años escolares de Lüneburgo (1700—1702). Se supone asimismo que el compositor y lexicógrafo Johann Gottfried Walther, amigo y pariente de Bach, compartió con éste sus conocimientos musicales. Y Bach, por último, poseía en su biblioteca numerosas copias de partituras al estilo francés, entre ellas las tablas ornamentales de las Pièces de Clavecin de Jean-Henri d'Anglebert. O las Suites para clave de François Dieupart, el Premier Livre d'Orgue de Nicolas de Grigny, un rondeau (Les Bergeries) del Second Livre de Pièces de Clavecin de François Couperin y otras obras más, probablemente del mismo compositor, entre ellas el aria de la suite L'Impériale.

Allá por el año 1700, el estilo francés estaba en franca decadencia en su país de origen, tal como el reinado de Luis XIV el rey Sol al cabo de medio siglo de poder. En el prefacio de Les Nations, Couperin hubo de apartarse un poco de la verdad para afirmar que la sonata introductoria de la suite francesa era la primera de todas las compuestas en Francia. Marc-Antoine Charpentier se le había adelantado treinta años antes. Ahora bien, si Couperin consiguió destacar con éxito publicitario su dominio del estilo italiano fue porque éste estaba de moda. El clavecinista real, admirador de ese estilo, explotaba sin reparos los temas de las sonatas de Arcangelo Corelli, práctica esta que Johann Mattheson fustigaba en 1739:

Los franceses se transforman en italianos de pura cepa hasta en la composición de sonatas; el resultado es un trabajo mal hecho, montón de notas deshilvanadas...

Los estados alemanes carecían en 1700 de una música instrumental independiente y equiparable a la del estilo francés e italiano. La más peculiar parecía ser la música sacra, debido por supuesto a las necesidades de la liturgia: cantatas, motetes, música para órgano. En este ambiente se educó Johann Sebastian Bach. Bastante se ha escrito (v. EDITION BACHAKADEMIE vol. 102 y 137) cómo fue perfeccionando sus dotes de virtuoso en instrumentos de teclado, sentando en la misma medida las bases de su arte de compositor. Bach se familiarizó con el estilo orquestal francés durante sus años de escolar vividos en Lüneburgo y con el concierto italiano moderno durante su primera estancia en la corte de los duques de Weimar, Wilhelm Ernst y Ernst August, el año 1708. Así quedaron establecidos los fundamentos de la música bachiana.

Obras destacadas del género[editar]

Grandes muestras del género se pueden encrontar en las obras de Dieupart, Bach, Handel, Telemann, Couperin y Rameau, entre los siglos XVII-XVII, edad dorada de la Suite:

Caben destacar también las modernas suites de la banda de rock Rush: 2112 y Hemispheres.

Referencias[editar]