Laúd

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Laúd
Laúd español.jpg
Características
Clasificación Instrumento de cuerda pulsada
Instrumentos relacionados bandurria, laúd español, tiorba, laúd-clave.
Desarrollado Edad Media
El tocador de Laúd de Caravaggio.

El laúd (del árabe العود al-`ūd) es un instrumento de cuerda pulsada, cuyo origen se remonta a la Edad Media y cuya introducción en Europa se dio por medio de la España islámica (al-Ándalus). Por extensión, laúd puede designar cualquier instrumento en el que las cuerdas se sitúan en un plano paralelo a la caja, a lo largo de un mástil saliente.

Fue muy utilizado entre los siglos XIV y XVIII, y también resurgió en el siglo XX.

Partes[editar]

Los laúdes que se encuentran en oriente y los laúdes medievales, renacentistas y barrocos poseen una caja de resonancia abombada, fabricada con duelas o costillas longitudinales, o bien tallados a partir de un bloque de madera (pipa, laúd medieval). El instrumento de tesitura tenor, habitualmente usado en la tuna y en rondallas, llamado laúd español, tiene fondo plano y aros laterales, y pese a su nombre, no está emparentado con los laúdes antiguos, sino más bien con la bandurria.

Consta de las siguientes partes:

  • Clavijas: son piezas de madera alargadas, con una ligera conicidad, en las cuales se enrolla la cuerda para tensarla.
  • Trastes: son cuerdas de tripa anudadas alrededor del mástil. Acortan la cuerda a la longitud deseada cuando el intérprete las pisa entre dos de estos trastes.
  • Mástil: es el mango alargado que surge del cuerpo del instrumento sobre el cual se tienden las cuerdas y se ejecutan las posiciones de la mano que se use.
  • Diapasón: es la lámina que cubre el mástil para protegerlo del desgaste y darle rigidez, pues sobre ella se apoyan los dedos del ejecutante al pisar las cuerdas. Suele ser de ébano.
  • Caja de resonancia: abombada, construida a partir de costillas longitudinales, con forma de media pera.
  • Boca: en los laúdes antiguos ostenta un rosetón decorativo finamente tallado.
  • Cuerdas: son de tripa las agudas, y de núcleo de tripa y entorchado de metal, las graves; son seis dobles cuerdas afinadas al unísono por pares, como las de la bandurria.
  • Puente: llamado también barra-cordal, en él las cuerdas vibran directamente desde el nudo, sin apoyarse en ninguna lámina, como las guitarras actuales.
  • Cordal: solo algunos laúdes medievales poseían una pieza aparte para anudar las cuerdas, pues a partir de ahí y hasta el XVIII el puente y el cordal coincidían en una única pieza, la barra-cordal.

Técnica[editar]

El intérprete coge el instrumento de una manera semejante a la guitarra. Con la mano con la que escribe, en el caso de los instrumentos orientales, medievales y en el del laúd español, tañe las cuerdas mediante una púa o plectro. A partir de la época medieval se abandonó el uso de la púa, y el intérprete tocaba con las yemas de los dedos o las propias uñas. Esta técnica proporcionaba mayor libertad expresiva y de ahí viene la técnica de la mano hábil de la guitarra actual; los recursos de la púa son más reducidos que los de los dedos. Con la mano contraria pisa las cuerdas permitiendo la formación de acordes y la ejecución de melodías. En el caso de la tiorba, el archilaúd, el laúd barroco, etc., también existen unas cuerdas de bajo, llamadas bordones, que no se pisan, pues no pasan por encima del diapasón, pero que sí se tocan con la mano hábil para producir notas de bajo en determinado momento de una pieza solista, o bien para acompañar instrumentos más agudos.

Grandes compositores e intérpretes del periodo barroco y renacentista fueron John Dowland, Giovanni Girolamo Kapsberger, Silvius Leopold Weiss o Robert de Visée.

El laúd árabe u oud[editar]

La palabra laúd deriva de la voz árabe `ūd (عود), una de cuyas acepciones es ‘madera’.

El laúd usado en los países árabes y en todo el Medio Oriente carece de trastes, pues estos impedirían la realización de cuartos de tono, necesarios en las escalas orientales. Tiene el mástil algo más corto, en comparación con el laúd europeo, y una caja de resonancia más grande. Usualmente sólo cuenta con una bordona y cuatro dobles cuerdas, aunque se encuentran laúdes de hasta siete órdenes. Su registro suele ser de dos octavas y media. Este instrumento es usado en la música clásica y popular de todos los países árabes, además de Turquía, Irán, Pakistán, Armenia, Georgia.

El laúd chino o pipa[editar]

El cuerpo tiene forma de pera aplastada, tallada a partir de un bloque de madera, y cuatro cuerdas. Se encuentran referencias que datan de su existencia en el siglo II a. C.

Normalmente acompaña al canto de poemas, frecuentemente épicos, en los que se describen batallas o hechos históricos relevantes. Aunque también se utiliza en grupos musicales, la pipa o laúd chino se utiliza principalmente para la interpretación de solos. El repertorio para pipa consiste en obras tradicionales chinas, anónimas en su mayoría, y música contemporánea de compositores con influencias tanto chinas como occidentales.

Se toca mediante una técnica con espectacular destreza de dedos, para conseguir sonidos característicos. Liu Fang es una consumada intérprete de este instrumento.

El laúd en el mundo moderno[editar]

El laúd disfrutó de un renacimiento con el despertar del interés en la música histórica alrededor de 1930 y a lo largo del siglo XX, y ese resurgir fue impulsado por el movimiento en pro de la música antigua, renacentista y barroca. Julian Bream se hizo famoso por sus conciertos de laúd y violín, así como Hans Neemann, Walter Gerwig, Suzanne Bloch y Diana Poulton.

Los laúdes actuales son réplicas o copias de aquellos instrumentos históricos que han sobrevivido y se encuentran en los museos o en colecciones privadas, pero todavía es posible encontrar artesanos dedicados a la construcción de nuevos laúdes. Se realizan por encargo, o pueden adquirirse de segunda mano en un mercado muy limitado. Como resultado de ello, los laúdes son, en general, más caros que los instrumentos modernos producidos en masa, como la guitarra, llegando o en ocasiones superando el precio del violín.

A diferencia de lo que ocurría en otras épocas, hoy existen muchos tipos de laúd: medievales, renacentistas, el archilaúd para obras barrocas, tiorbas para partes de bajo continuo en conjuntos barrocos, y otros.

Hay laúdes de diversidad regional en Grecia: laouto, y outi, emparentados ambos con el ud u oud árabe.

Entre los laudistas mundialmente famosos cabe citar a Konrad Ragossnig, Robert Barto, Desmond Dupré, Eduardo Egüez, Edin Karamazov, Luca Pianca, Edmund Spencer, Hopkinson Smith, Axel Wolf, Nigel North, Eligio Quinteiro, Stephen Stubbs, Richard Stone, Pascal Monteilhet, Ariel Abramovich, Evangelina Mascardi, Luciano Contini, William Waters, Paul O' Dette, Rolf Lislevand, Anthony Rooley, Eugène Ferré.

El artista Sting toca el laúd y el archilaúd, ocasionalmente en colaboración con Edin Karamazov. También la cantante colombiana Shakira utiliza el laúd, como en su canción «Ojos así», con la colaboración del músico Tim Mitchell.

El llamado laúd español es imprescindible, al igual que la bandurria, en una tuna universitaria de tradición española, así como en las orquestas de pulso y púa. Es importante recalcar que este instrumento no tiene absolutamente nada que ver con los laudes llamados antiguos.

También hay un laúd cubano, cuyo más famoso ejecutor es Barbarito Torres en el Buena Vista Social Club. Tiene la misma apariencia que la versión en español, solo que la afinación es diferente.

Iconografía[editar]

En las artes plásticas se suele representar el laúd como un símbolo de armonía. Cuando ésta no existe, se le representa con alguna cuerda rota.

También se considera un atributo de Santa Cecilia de Roma.

Véase también[editar]

  • Buzuki, instrumento griego de orígenes medievales casi idéntico al laúd común aunque con el astil o mango más prolongado.
  • Luthier
  • Lutería

Enlaces externos[editar]