Sitios de Astorga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Astorga aparece mencionada en el Arco de Triunfo de París junto a otras batallas de las Guerras Napoleónicas.

Los sitios de Astorga fueron dos asedios sufridos por la ciudad española de Astorga (León, Castilla y León) durante la Guerra de la Independencia, que enfrentó a los ejércitos de ocupación del Primer Imperio francés de Napoleón Bonaparte y a las fuerzas españolas leales a la dinastía Borbón.

Antecedentes[editar]

Napoleón en Astorga
Primeros intentos de ocupación

Sitio de 1810[editar]

Plano del asedio de Astorga en 1810, en el que se aprecia la situación de las baterías francesas.
El asedio

El 21 de marzo de 1810 se apostaban en los alrededores de Astorga las primeras tropas francesas, bajo el mando del general Bertrand Clauzel, con el objetivo de asediar la ciudad, y durante los días siguientes fueron situando alguna de las baterías y ocupando los pueblos del entorno, con la intención de impedir la llegada de ayuda a la plaza fuerte. Los habitantes de ésta se habían preparado para el sitio evacuando a mujeres, ancianos y niños. El invierno previo había sido duro y muy pronto faltaron suministros de leña, víveres y agua, teniendo que limpiar los pozos para abastecerse de ésta.[1]

Tras el reconocimiento del cerco amurallado, en el que la parte más débil era el arrabal de Rectivía, el jefe de ingenieros pidió a Junot la aprobación para llevar a cabo su plan de asedio. Mientras tanto, se fueron produciendo algunas escaramuzas, en las que los sitiados trataban de entorpecer las labores de asedio, siendo la del día 26 la primera en la que surgieron los primeros heridos.[2] En vista de los escasos medios con los que contaban los franceses, el día 27 el general Clauzel ordenó el cese de los trabajos en los pueblos de alrededor para centrarse en el asedio a la ciudad. Desde Valladolid, Junot aprobaba el plan de asedio, enviando dieciocho piezas de artillería, 35.000 libras de pólvora y 4.500 sacos terreros.[3] Hasta que el material llegase, Junot mandó que se limitaran a cercar la ciudad:

Preparadlo todo de tal manera que cuando llegue la artillería todo esté preparado para recibirla y se pueda acometer la ciudad [...] Trabajad con precaución y que no muera un soldado inútilmente.[4]

Por tanto, Clauzel se limitó a seguir trabajando en torno a la cerca con la idea de ir empujando a los sitiados hacia el interior de la muralla y desde la noche del 29 al 30 de marzo sólo trabajaron de noche. El día 30 los sitiadores estaban a poco más de cien metros de la muralla y, en respuesta, salieron trescientos hombres de la guarnición que tras destrozar los trabajos realizados por los franceses, volvieron a la ciudad habiendo causado unas doscientas bajas al enemigo.[5] Durante las noches siguientes, los franceses reconstruyeron los destrozos provocados por los sitiados y siguieron avanzando, realizando trabajos junto a los conventos de Santo Domingo y Santa Clara, defendidos por una guardia española de cuarenta hombres.

La noche del 1 al 2 de abril el comandante Valazé realizó una primera incursión al convento de Santa Clara, siendo rechazado, y se tomó Fuente Encalada, manantial de agua que surtía a la ciudad, obligando desde ese momento a los astorganos a abastecerse por medio de los pozos. El día 2 los franceses se apoderaron del convento de Santo Domingo y la guarnición que protegía el convento de Santa Clara se retiró a la ciudad después de incendiarlo. La noche siguiente los astorganos recibieron noticias a través de tres soldados que habían enviado varios días atrás; éstos informaron del número de tropas francesas (unas 16.000 en ese momento) y del acercamiento a Villafranca del Bierzo del general español Mahy, con quien Santocildes intercambió varios mensajes dando a conocer la situación del asedio.[6]

Durante los días sucesivos las tropas napoleónicas iniciaron la excavación de un camino cubierto desde Puerta de Rey para ir acercándose a la muralla y, ya de día, hostigaban a los defensores desde las casas más cercanas al muro. Éstos últimos continuaron trabajando en las defensas del arrabal de Rectivía puesto que pensaban que los sitiadores pretendían entrar por él. La noche del 5 al 6 de abril, los franceses ocuparon el convento de Santa Clara, que ya había terminado de arder, y lo fortificaron. Las noches siguientes el frente francés avanzó y comenzaron la ocupación del barrio de San Andrés, muy cerca de la muralla, siendo contestados por los españoles, que les hicieron retroceder e incendiaron algunas de las casas, resultando muertos en la acción tres de los sitiados.[7] Entre el 8 y el 9 de abril, los franceses comenzaron una trinchera entre Santa Clara y San Andrés y continuaron los trabajos en el entorno de Rectivía con el fin de oponerse a las posibles salidas que hicieran los españoles por esa zona. Al mismo tiempo, Mahy, a través de un mensaje, invitaba a Santocildes a que abandonase la ciudad.

Jean-Andoche Junot.

Las lluvias que entonces tuvieron lugar inundaron alguno de los trabajos de los sitiadores, como la trinchera entre Santa Clara y San Andrés, lo que fue aprovechado por los españoles para atrincherarse en las ruinas de las casas incendiadas en San Andrés. Mientras tanto, ante la posibilidad de que Astorga recibiera socorro, Junot mandó al general Sainte-Croix que recorriera la zona entre el Órbigo y el Tera, persiguiendo a las avanzadas españolas que encontrase. El general supo además que Mahy estaba reuniendo un ejército en Villafranca del Bierzo, por lo que Junot envió a Astorga la mayor parte del 8º Cuerpo de ejército y aceleró el envío de la artillería desde Valladolid.

Entre los días 10 y 12 de abril, los franceses continuaron diversos trabajos como una trinchera en zigzag orientada hacia la Puerta de Hierro o el intento, sin éxito, de excavar hornillos para minas en San Andrés y en Puerta de Rey. En la ciudad escaseaba el pan en las tahonas por lo que el Ayuntamiento repartió ocho kilos de grano por vecino.[8] Mientras tanto, los franceses lograron reunir en Valladolid cuatro piezas de 24 libras, una de 16, cuatro de 12 y un mortero de 6 pulgadas, avisando a los sitiadores que el primer convoy llegaría a Astorga el día 14. Asimismo, Junot desplegó la mayor parte de las fuerzas del 8º Cuerpo de ejército en distintos emplazamientos, como el puerto del Manzanal, Foncebadón, Penilla o el Esla, para hacer fracasar cualquier intento de socorro a la ciudad.

Los días y noches siguientes los franceses continuaron los trabajos en las trincheras e intentaron nuevamente excavar hornillos en San Andrés aunque sin éxito. En el interior de la ciudad, los víveres y municiones comenzaron a escasear y la noche del 13 al 14 de abril un labrador entregó un mensaje con noticias de la posible llegada de refuerzos desde El Bierzo. El 15 de abril llovió intensamente, impidiendo los trabajos en las trincheras al inundarse éstas.

El asalto
Parte de la muralla donde abrieron brecha las tropas francesas.

El 17 de abril llegaron a Astorga Junot, con el resto del 8º cuerpo del ejército e instalándose en Castrillo de los Polvazares, y el general Foucher, jefe de artillería, con tres compañías y las piezas destinadas al sitio.

La capitulación
Guarnición de Astorga[5]
Regimientos Oficiales Tambores Cabos y soldados Total de efectivos Muertos Heridos y contusos
Lugo
48
11
628
687
4
13
Santiago
28
14
900
942
10
23
Voluntarios de León
47
11
572
630
14
34
Cazadores de León
15
12
263
290
16
9
Tiradores del Bierzo
6
2
146
154
3
4
Caballería Húsares de León
1
0
12
13
0
2
Artillería
2
1
40
43
2
5
Total general
147
51
2.561
2.759
49
90

Sitio de 1812[editar]

Conmemoraciones[editar]

Detalle del Monumento de los Sitios.

Monumento de los Sitios, en la plaza de Santocildes de Astorga.

Instantánea de uno de los actos, realizado en Castrillo de los Polvazares, de las Jornadas Napoleónicas celebradas en 2004.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sánchez de Toca, José María (2009). Los desastres de la guerra. Astorga en la Guerra de la Independencia (1ª edición). Astorga: Ed. Akrón. p. 225. ISBN 978-84-92814-01-5. 
  2. Sánchez de Toca, J. M. op. cit. p. 221. 
  3. Sánchez de Toca, J. M. op. cit. p. 223. 
  4. Belmas, J. (1837). Journaux des Siéges faits ou soutenus par les français dans la Péninsule de 1807 a 1814, Tome Troisième. París: Firmin Didot. p. 13. 
  5. a b Santocildes, José María de (1815). Resumen histórico de los ataques, sitio y rendición de Astorga. Madrid: Imprenta real. Consultado el 23 de febrero de 2010. 
  6. Sánchez de Toca, J. M. op. cit. p. 229. 
  7. Sánchez de Toca, J. M. op. cit. p. 232. 
  8. Sánchez de Toca, J. M. op. cit. p. 236. 

Bibliografía[editar]

Libros
  • Gómez Bajo, María del Carmen (1986). La guerra de la Independencia en Astorga, 1808-1814. Celarayn. ISBN 84-85378-63-6. 
  • Sánchez de Toca, José María (2009). Los desastres de la guerra. Astorga en la Guerra de la Independencia. Editorial Akrón. ISBN 978-84-92814-01-5. 
Artículos

Enlaces externos[editar]