Joaquín Blake

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joaquín Blake

Joaquín Blake y Joyes (Vélez-Málaga, 18 de agosto de 1759[1]Valladolid, 27 de abril de 1827) fue un militar español de origen irlandés. Fue Presidente del Consejo de Regencia de España e Indias (1810-1811) y Jefe del Estado Mayor.

De los pocos datos biográficos que hay de él anteriores a la Guerra de la Independencia, hay que destacar su intervención en las primeras campañas de la Guerra del Rosellón contra la Revolución francesa, en 1793, al frente de un cuerpo de voluntarios de Castilla.

Al estallar la lucha de España contra Napoleón, y con la graduación de brigadier, participó en numerosas acciones de guerra: El 14 de julio fue derrotado junto con Cuesta en la Batalla de Medina de Rioseco. Sus fuerzas ocuparon y perdieron varias veces la ciudad de Bilbao durante septiembre-octubre de 1808. Logró una victoria táctica sobre los franceses en Valmaseda, pero fue perseguido sin tregua por fuerzas muy superiores y forzado a presentar batalla en Espinosa de los Monteros, donde tras dos días de duros combates fue completamente derrotado. Logró una gran victoria en campo abierto en Alcañiz y en la defensa de Murcia, en 1809. Formó parte de la segunda regencia elegida por las Cortes de Cádiz. Propuso la institución permanente del Cuerpo de Estado Mayor para que fuera responsable de la coordinación de las operaciones militares y de la cartografía militar. El cuerpo fue creado por Real Orden de 9 de junio de 1810, nombrándole su jefe y responsable de su implantación. Pero Blake era un hombre de acción. Prefería exponerse a los peligros del combate que a los artilugios dialécticos de los diputados, por lo que se reintegró al servicio activo, participando, al lado del general Castaños, en la victoria de La Albuera (1811).

Derrotado por el mariscal Suchet en la batalla de Sagunto, se refugió en Valencia, pero a principios de 1812, agotados todos los recursos y después de una heroica resistencia, tuvo que capitular. Prisionero de los franceses, estuvo encerrado en el fuerte de Vincennes hasta que, a la caída de Napoleón, pudo regresar a España. Fernando VII le encargó la Dirección General de Ingenieros en 1815.

Durante el Trienio Liberal, el capitán general Blake dejó su cargo de Ingeniero General en 1820 para ser nombrado presidente del Consejo de Estado. Tras la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823, fue desterrado por no estar de acuerdo con las extremas medidas de represión que adoptó el monarca al retornar al absolutismo. Ni siquiera se le permitió acudir a los baños de Cestona cuando lo solicitó por motivos de salud.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Sánchez Arreseigor, Juan José; "Vascos contra Napoleón". Actas, Madrid 2010. ISBN 978-84-9739-099-6 Pg 57, 67 a 89, 410.