Severiano Martínez Anido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Severiano Martínez Anido
Martinez Anido.png
El coronel Martínez Anido en fotografía publicada en 1912

Armas abreviadas del rey de España 1864-1931.svg
Ministro de Gobernación
23 de septiembre de 1923-30 de enero de 1930
Presidente Miguel Primo de Rivera
Predecesor Millán de Pedro
Sucesor Enrique Marzo Balaguer

COA Spain under Franco 1938 1945 bureaucratic version.svg
Ministro de Orden Público
31 de enero-24 de diciembre de 1938
Presidente Francisco Franco
Predecesor Julián Zugazagoitia Mendieta
Sucesor Ramón Serrano Súñer

Datos personales
Nacimiento 21 de mayo de 1862
Ferrol Bandera de España España
Fallecimiento 24 de diciembre de 1938
Valladolid Bandera de España
Partido Militar
[editar datos en Wikidata ]

Severiano Martínez Anido (Ferrol, La Coruña, 21 de mayo de 1862 - Valladolid, 24 de diciembre de 1938) fue un militar español, ministro de la Gobernación con la Dictadura de Primo de Rivera y Ministro de Orden Público del primer gobierno del general Franco. Fue padre del dibujante e ilustrador Robert Martínez i Baldrich (1895-1959).[1]

Biografía[editar]

Intervino en las campañas de Filipinas y Marruecos, alcanzando el generalato en 1923.

Gobernador Militar[editar]

Gobernador militar de Barcelona desde el 8 de noviembre de 1920 hasta el 24 de octubre de 1922, donde dirigió la represión contra las organizaciones obreras, en especial contra la CNT. Su actuación, caracterizada por la brutalidad y el uso de métodos terroristas, (Ley de Fugas), fue muy discutida, siendo finalmente destituido:

«....La actuación del general Martínez Anido (conocido anteriormente como sanguinario gobernador de Melilla) como gobernador civil de Barcelona, de 1920 a 1922, se hizo famoso por su crueldad,; un tipo de represión que no se había visto en España en varias generaciones. Apoyó a los sindicatos libres , que parecían cada vez más una unión patronal de rompehuelgas. Se infiltraron pistoleros entre ellos y aumentó el terrorismo entre los anarquistas..» .[2]

Para combatir el sindicalismo organiza el Sindicato Libre, en idioma catalán Sindicats Lliures o Unió de Sindicats Lliures, considerado contrario al anarquista Sindicato Único y calificado de amarillo y de pistoleros a sueldo de la patronal. Este Sindicato Libre de la Patronal fue el causante de decenas de asesinatos entre las filas obreras, estando en coalición con la policía y pistoleros.

Dictadura de Primo de Rivera[editar]

Colaborador íntimo del general Miguel Primo de Rivera , durante la dictadura desempeñó el Ministerio de Gobernación (1925-1929).

«....Sin embargo, el ministro de la Gobernación y el Director General de Seguridad eran los generales Martinez Anido y Arlegui ... Estos militares hicieron desaparecer de la vista los partidos políticos..».[3]

II República[editar]

Tras la proclamación de la Segunda República se refugió en Francia. Declarado en rebeldía y condenado a pena de destierro e inhabilitación en el acto celebrado en el Senado, ante los veintiún diputados de la Comisión de Responsabilidades, constituidos en Tribunal, presidido por el diputado Franchy Roca: Los generales encartados no intervinieron en la preparación del golpe militar, que fue de la exclusiva iniciativa e incumbencia de Primo de Rivera. No se sublevaron, por cuanto que no hubo levantamiento armado, ni conminación, y sí únicamente una reclamación de poder, atendida por el Rey y apoyada por la opinión pública:

«....La exigencia de responsabilidades por el golpe de estado del general Miguel Primo de Rivera en 1923, junto con la acusación contra el Rey por prevaricador y perjuro, constituyeron los dos pilares más fuertes sobre los cuales asentó la República, sus razones, y utilizó especialmente en su propaganda...» .[4]

Con el triunfo de la CEDA recuperó la percepción de sus derechos pasivos como Teniente General, aunque no reingresó en el ejército conspiraba:

«....La Pasionaria refrenda lo dicho por el Presidente del Consejo de ministros con una diatriba típica para amotinar a la plebe. “Los representantes de las derechas vienen aquí –dice- a rasgarse las vestiduras, mientras que lejos preparan uniformes y contrabandean armas con menos escándalo que la provocación de Vera del Bidasoa, organizada por el ministro Martínez Anido, con el que colaboró el señor Calvo Sotelo y, para vergüenza de la República, no se ha hecho justicia ni con él ni con su señoría que con él colaboró”. Evoca “ el Octubre, glorioso, el Octubre del cual nos enorgullecemos “....» .[5]

Guerra Civil[editar]

Al estallar en 1936 la Guerra Civil, regresó a España donde se puso inmediatamente a disposición de los sublevados, siendo designado presidente del Patronato Nacional Antituberculoso. En octubre de 1937 fue nombrado por el general Francisco Franco jefe de los servicios de Seguridad Interior, Orden Público y Fronteras.[6] dependiente directamente de la Jefatura del Estado. En opinión de algunos historiadores el viejo general conservaba sus contactos con amplios sectores de los bajos fondos barceloneses que utiliza durante la rebelión de mayo de 1937 para provocar a distancia disturbios.[7]

Al constituirse el primer gobierno de la dictadura franquista, el 1 de febrero de 1938 pasó a ocupar, ya septuagenario, la cartera de Orden Público, falleciendo el día de nochebuena del mismo año.

«...El nombramiento de Martínez Anido como Ministro de Orden Público fue calculado con el fin de sembrar pánico entre los republicanos. Sin embargo, ya fuese por su ancianidad o por su conservadurismo, Martínez Anido, entre los ministros de Franco, era uno de los más humanos. Como Gómez Jordana, hombre de otra época, también él despreciaba al fascismo e insistía en que los juicios corrieran a cargo de tribunales militares. En lo sucesivo ya no se producirían más ejecuciones “por libre” en la España nacionalista...»[8]

Tras su fallecimiento el 24 de diciembre de ese mismo año, queda suprimida la cartera de Orden Público y sus funciones se sumaron a las de Interior para constituir el Ministerio de la Gobernación con el consiguiente aumento de poder para Serrano Súñer.

Imputación[editar]

En 2008, fue uno de los treinta y cinco altos cargos del franquismo imputados por la Audiencia Nacional en el sumario instruido por Baltasar Garzón por los presuntos delitos de detención ilegal y crímenes contra la humanidad que supuestamente habrían sido cometidos durante la Guerra civil española y los primeros años del régimen de Franco. El juez declaró extinguida la responsabilidad criminal de Martínez Anido cuando recibió constancia fehaciente de su fallecimiento, acaecido setenta y ocho años antes.[9] [10] [11] La instrucción de la causa fue tan polémica que Garzón llegó a ser acusado de prevaricación, juzgado y absuelto por el Tribunal Supremo.[12]


Predecesor:
Millán de Pedro
Armas abreviadas del rey de España 1864-1931.svg
Ministro de Gobernación
22 de septiembre de 1923 - 30 de enero de 1930
Sucesor:
Enrique Marzo Balaguer
Predecesor:
Julián Zugazagoitia Mendieta
(Zona republicana)
COA Spain under Franco 1938 1945 bureaucratic version.svg
Ministro de Orden Público
31 de enero - 24 de diciembre de 1938
Sucesor:
Ramón Serrano Súñer

Notas y referencias[editar]

  1. Ficha, en enciclopedia.cat.
  2. Hugh Thomas La guerra civil española, Diario 16 Madrid 1976, página 40,
  3. Hugh Thomas La guerra civil española, Diario 16 Madrid 1976, página 42,
  4. Joaquín Arrarás Historia de la Segunda República Española, Editora Nacional, Madrid, 1963, Tomo II, página 60,
  5. Joaquín Arrarás Historia de la Segunda República Española, Editora Nacional, Madrid, 1963, Tomo IV, página 235,
  6. Manuel Rubio Cabezas (1996); Diccionario Básico de la guerra civil española, Plaza y Janés, Barcelona, ISBN 84-01-37568-1, pp. 315-316
  7. Según Ricardo de la Cierva utiliza al periodista Josep Bertran i Musitu que entonces era jefe del Servicio de Información de la Frontera del Nordeste de España (SIFNE), el servicio de espionaje franquista.
  8. Hugh Thomas (1976); La guerra civil española, Diario 16, Madrid, pág. 640
  9. Texto del auto de 16 de octubre de 2008
  10. Documento: Auto del juez Garzón en que se inhibe de investigar la causa del franquismo.
  11. El País: Garzón reparte la causa del franquismo.
  12. Yoldi, José; Julio M. Lázaro (27 de febrero de 2012). «El Supremo considera que Garzón erró, pero no prevaricó, y lo absuelve». El País. Consultado el 7 de septiembre de 2013.