Radiación de teléfonos móviles y salud

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El efecto de la radiación del teléfono móvil en la salud humana es sujeto de gran interés y estudio, como resultado del enorme incremento en el uso de teléfonos móviles. En 2009 había más de 4300 millones de usuarios en todo el mundo[1] ).

En algunos países como España existe una notable preocupación popular al respecto de la ubicación de las antenas de telefonía móvil (conocidas en la jerga del sector como estaciones base o BTS de sus siglas en inglés). A pesar de que se han realizado múltiples estudios al respecto que descartan efectos adversos en la salud de las personas,[2] incluso respaldados por la Comisión Europea,[3] la Organización Mundial de la Salud,[4] la Asociación Española contra el Cáncer, el Ministerio de Sanidad y Consumo, el Centro Superior de Investigaciones Científicas o la Organización de Consumidores y Usuarios,[5] se han registrado casos de enfermedades poco comunes en la proximidad de estas instalaciones, notablemente en un colegio de Valladolid,[6] por lo que algunas organizaciones de vecinos y consumidores continúan realizando manifestaciones en contra de su instalación. Igualmente, otros estudios (como el realizado por TNO a petición de tres ministerios holandeses en 2003)[7] contradicen la supuesta inocuidad de estas instalaciones y señalan como posibles efectos secundarios náuseas y jaquecas, aunque luego esta investigación se haya rebatido desde la Universidad de Zúrich.[8]

En medio de la polémica, los ayuntamientos españoles, encargados de autorizar las nuevas instalaciones, en muchos casos imponen restricciones administrativas que plantean problemas al despliegue de nuevas antenas, posiblemente influidos por la postura popular al respecto y en contra de las recomendaciones de los ingenieros y de los intereses del sector. Por ejemplo, en agosto de 2007, los habitantes del pueblo granadino de Los Villares (Ayto. de La Peza) llegaron a plantear un referéndum contra la instalación de una antena en su casco urbano,[9] en el que se rechazó la instalación. La oposición popular y las trabas administrativas son de tal envergadura que la Comisión Europea solicitó en 2007 mayor "coordinación entre las administraciones locales y regionales" al respecto de la normativa exigida a estos equipos por ser un asunto de "máxima urgencia".[10]

Marco teórico[editar]

Los teléfonos móviles usan radiación electromagnética en el rango de las microondas , lo cual según algunos sería perjudicial para la salud humana.[11] [12] [13] Una gran cantidad de investigación existe, tanto epidemiológica como experimental, en animales no humanos y en humanos, que no demuestran efectos peligrosos. Otros como los dispositivos digitales inalámbricos, tales como las redes de transmisión de datos, producen radiación similar. En él describen la investigación llevada a cabo por los investigadores rusos acerca de los efectos sobre la salud de la radiación de microondas, que ellos denominan "Enfermedad del microondas".

"

, ....... Sus primeros signos (de la "enfermedad del microondas" son presión baja y pulso lento. Las manifestaciones siguientes, mucho más conocidas, son excitación crónica del sistema nervioso simpático (síndrome de estrés) y presión alta. .....Esta fase también incluye dolor de cabeza, mareos, dolor de ojos, insomnio, irritabilidad, ansiedad, dolor de estómago, tensión nerviosa, incapacidad de concentrarse, pérdida de cabello, más una creciente incidencia de apendicitis, cataratas, problemas reproductivos y cáncer. A los síntomas crónicos, suceden crisis de agotamiento adrenal y enfermedad de corazón isquémico (bloqueo de arterias coronarias y ataques al corazón)..."

Robert Becker, "The Body Electric" (La eléctrica(1) del cuerpo) página 314

La Organización Mundial de la Salud, basada en el consenso de las comunidades científica y médica, ha declarado que el cáncer es poco probable que sea causado por los teléfonos celulares o sus estaciones base y que los exámenes no han encontrado pruebas convincentes de otros efectos en la salud humana.[14] [15] La OMS espera hacer recomendaciones acerca de los teléfonos móviles en 2010.[16] Parte de las autoridades nacionales de asesoramiento en radiación[17] han recomendado medidas para minimizar la exposición a sus ciudadanos como un enfoque de precaución.

Efectos[editar]

Muchos estudios científicos han investigado los posibles efectos sanitarios de las radiaciones de telefonía móvil. Estos estudios son ocasionalmente revisados por algunos comités científicos para evaluar los riesgos globales. Una evaluación reciente se publicó en 2007 por el Comisión Europea SCENIHR[18] Se concluye que las tres líneas de evidencia, a saber .animales, in vitro, y estudios epidemiológicos', indican que "la exposición a campos de RF es improbable que lleve a un aumento de cáncer en seres humanos."

Absorción de radiación[editar]

Parte de las ondas de radio emitidas por un equipo de telefonía celular son absorbidas por la cabeza humana.Las ondas de radio emitidas por un aparato portátil GSM pueden tener un pico de poder de 2 vatios, y un teléfono análogo norteamericano tiene un poder de transmisión máximo de 3.6 vatios. Otras tecnologías móviles, como el CDMA2000 y el D-AMPS, usan más bajo poder de transmisión, típicamente menos de 1 W, UVA. El máximo poder de salida desde un teléfono móvil está reglado por los estándares de teléfonos móviles y por agencias regulatorias de cada país. En la mayor parte de los teléfonos y de las estaciones bases se verifica la calidad de recepción y fuerza de la señal y el nivel de poder es variado automáticamente , en un período determinado, para adaptarse a diferentes situaciones como por ejemplo la permanencia dentro o fuera de edificios y vehículos.

La velocidad a la cual la radiación es absorbida por el cuerpo humano se mide por la tasa de absorción específica (SAR por su acrónimo en inglés), y sus niveles máximos de teléfonos modernos han sido establecidos por los organismos de regulación gubernamental en muchos países. En los Estados Unidos, la Comisión Federal de Comunicaciones (Federal Communications Commission o FCC por sus siglas en inglés) ha impuesto un límite SAR de 1,6 W/kg, promediado sobre un volumen de 1 gramos de tejido, para la cabeza.En Europa, el límite es de 2 W / kg, en promedio de un volumen de 10 gramos de tejido corporal. Los valores SAR dependen en gran medida del tamaño del volumen promedio. Sin información sobre el volumen promedio de utilizado entre diferentes mediciones no se pueden hacer comparaciones. Así, las clasificaciones europeas de 10 gramos deben ser comparadas entre sí, y las calificaciones de América de 1 g sólo debe ser comparadas entre sí.

Los datos específicos SAR para los teléfonos móviles, junto con otra información útil, se puede encontrar directamente en los sitios web de fabricantes, así como en los sitios web de terceros.[19]

Efectos térmicos[editar]

Un efecto bien conocido de la radiación de microondas es la calefacción dieléctrica, que se calienta el material dieléctrico (como el tejido vivo) por las rotaciones de las moléculas polares inducidas por el campo electromagnético. En el caso de una persona que utilice un teléfono celular, la mayor parte del efecto de calentamiento se producirá en la superficie de la cabeza, haciendo que su temperatura aumente en una fracción de grado. En este caso, el nivel de aumento de la temperatura es un orden de magnitud inferior a la obtenida durante la exposición de la cabeza a la luz solar directa. La circulación de la sangre en el cerebro es capaz de eliminar el exceso de calor mediante el aumento local de flujo de sangre. Sin embargo, la córnea del ojo no tiene este mecanismo de regulación de temperatura y la exposición de una duración de 2-3 horas "se ha divulgado que produce cataratas en los ojos de los conejos a valores SAR de 100-140W/kg , que produjo temperaturas lenticulares de 41 ° C. No se detectó cataratas en los ojos de los monos expuestos en condiciones similares.[20] Cataratas prematuras no se han relacionado con el uso del teléfono celular, posiblemente debido a la menor potencia de los teléfonos móviles.

Efectos no térmicos[editar]

Torre del tipo Greenfield usado como estación base en telefonía celular

Los protocolos de comunicación utilizados por los teléfonos móviles suelen dar lugar a pulsos de baja frecuencia de la señal portadora. Si estas modulaciones tienen importancia biológica ha sido objeto de debate.[21]

Algunos investigadores han argumentado que los llamados "efectos no térmicos" puede ser reinterpretado como una respuesta celular normal a un aumento de la temperatura. El biofísico alemán Roland Glaser , por ejemplo,[22] ha argumentado que hay varias moléculas termoreceptoras en las células, y que activan una cascada de los sistemas de segundo mensajero y tercer mensajero, los mecanismos de expresión génica y la producción de proteína de choque térmico con el fin de defender a la célula frente al estrés metabólico celular causado por el calor. El aumento de la temperatura que causan estos cambios son muy pequeños para ser detectados por estudios como REFLEX, que basan su argumentación en la aparente estabilidad del equilibrio térmico en cultivos celulares.

Otros investigadores creen que las proteínas de estrés no están relacionadas con los efectos térmicos, puesto que se encuentran, tanto para las frecuencias extremadamente bajas (ELF) y de radiofrecuencias (RF), que tienen niveles de energía muy diferente.[23] -

Efectos sobre la barrera hematoencefálica[editar]

Investigadores suecos de la Lund University (Salford, Brun, Perrson, Eberhardt, y Malmgren) estudiaron los efectos de la radiación de microondas en el cerebro de la rata. Ellos encontraron una fuga de albúmina en el cerebro a través de una barrera hematoencefálica permeable.[24] [25] Esto confirma el trabajo anterior acerca de la barrera hematoencefálica por Allan Frey, Oscar y Hawkins, y el otro de Albert y Kerns.[26] Otros grupos no han logrado demostrar esto en células.[27] o estudios animales.[28]

Cáncer[editar]

En 2006 un gran estudio danés acerca de la conexión entre el uso de teléfonos celulares y la incidencia de cáncer fue publicado. Se siguieron a más de 420,000 ciudadanos daneses por 20 años y demostraron que no existía un aumento significativo de la incidencia de cáncer.[29] La Oficina Federal Alemana de Protección contra la Radiación (BfS) considera este informe no concluyente.[30]

Los siguientes estudios de exposición de largo tiempo se han publicado:

  • El proyecto de naciones 13 INTERPHONE - el estudio más grande de su tipo jamás realizado - ya se ha publicado y no encontró un vínculo sólido entre los teléfonos móviles y tumores cerebrales.

El International Journal of Epidemiology publicó [31] un análisis combinado de datos de un estudio nacional de múltiples casos y controles basado en poblaciones de glioma y meningioma, el tipo más común de tumor cerebral.

Los autores informaron a siguiente conclusión:

En general, ningún aumento en el riesgo de glioma o meningioma se observó con el uso de teléfonos móviles. Hubo sugerencias de un mayor riesgo de glioma en los niveles más altos de exposición, pero los prejuicios y los errores previeron una interpretación causal. Los posibles efectos de un uso intensivo a largo plazo de teléfonos móviles requieren una mayor investigación.

En la entrega del informe,[32] el Dr Christopher Wild, Director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) afirmó:

Un riesgo mayor de cáncer de cerebro no es establecido a partir de los datos de Interphone. Sin embargo, las observaciones al más alto nivel de duración de la llamada acumulativos y los cambiantes patrones de uso del teléfono móvil desde el período estudiado por Interphone, especialmente entre los jóvenes, significan que investigación adicional del uso del teléfono móvil y el riesgo de cáncer de cerebro se requiere.

Un número de autoridades de la salud independientes y del gobierno han comentado sobre este importante estudio incluyendo el Centro Australiano para la Investigación de efectos biológicos radiofrecuencia (ACRBR), que dijo en una declaración[33] que:

Hasta ahora existe la preocupación de que los teléfonos móviles estaban causando aumento en los tumores cerebrales. Interphone es grande y lo suficientemente rigurosos como para hacer frente a esta demanda, y no ha aportado ninguna prueba científica convincente de una asociación entre el uso de teléfonos móviles y el desarrollo del glioma o meningioma. Si bien el estudio demuestra cierta evidencia débil de una asociación con la más alta décima parte acumulada de tiempo de llamada (pero sólo en aquellos que comenzaron el uso de teléfonos móviles más recientemente), los autores concluyen que los sesgos y errores de límitan la fuerza de las conclusiones de este grupo. Ahora parece claro que si hubo un efecto del uso de teléfonos móviles sobre los riesgos de tumores cerebrales en adultos, es probable que sea demasiado pequeño como para ser detectable incluso por un gran estudio multinacional de la talla de Interphone.

La Agencia australiana de protección radiológica y Seguridad Nuclear (ARPANSA), dijo en un comunicado que:

Sobre la base de la comprensión actual de la relación entre el cáncer de cerebro y el uso de teléfonos móviles, incluidos los datos recientemente publicados del estudio INTERPHONE, ARPANSA

Concluye que los datos actualmente disponibles no justifican ninguna recomendación general para limitar el uso de teléfonos móviles en la población adulta, Continúa informandoa los interesados acerca de los efectos potenciales para la salud que pueden limitar su exposición al reducir el tiempo de llamada, por la realización de llamadas donde la recepción es buena, la utilización de dispositivos de manos libres u opciones de altavoces, o por mensajes de texto, y Recomienda que, debido a la falta de datos relativos a los niños y el uso a largo plazo de los teléfonos móviles, los padres alienten a sus hijos a limitar su exposición reduciendo el tiempo de llamada, la realización de llamadas donde la recepción es buena, utilizando dispositivos de manos libres u opciones de altavoces, o por mensajes de texto.

El Cancer Council Australia dijo en un comunicado[34] que acogió con cautela los resultados del mayor estudio internacional hasta la fecha en el uso de teléfonos móviles, que ha no encontrado ninguna evidencia de que el uso normal de los teléfonos móviles, por un período de 12 años, pueden causar cáncer cerebral.

El Consejero Delegado, el profesor Ian Olver, dijo que los resultados del estudio Interphone, realizado en 13 países, incluidos Australia, fueron consistentes con otras investigaciones que no habían encontrado un vínculo entre los teléfonos móviles y el cáncer.

Esto apoya estudios previos que muestran los teléfonos móviles no dañan el ADN celular, lo que significa que no pueden hacer que el tipo de mutaciones genéticas que se desarrollan en cáncer,” Profesor Ian Olver.

Sin embargo, se ha sugerido que los campos electromagnéticos asociados con los teléfonos móviles pueden desempeñar un papel en la aceleración del desarrollo de un cáncer existente. El estudio Interphone no encontró ninguna evidencia para apoyar esta teoría.

  • Un estudio danés (2004) que tuvo lugar más de 10 años no encontró ninguna evidencia para apoyar un enlace. Sin embargo, este estudio ha sido criticado porque se obtuvieron datos de suscripciones y no necesariamente de los usuarios reales. Se sabe que algunos abonados no usan los teléfonos sí mismos, sino os proporcionan a familiares que los usan. Que esto suceda es apoyada por la observación de que sólo el 61% de una pequeña muestra de los suscriptores reportaron el uso de teléfonos móviles al responder a un cuestionario.[29] [35]
  • Un estudio sueco (2005) que apunta a la conclusión de que "los datos no apoyan la hipótesis de que el uso del teléfono móvil está relacionada con un mayor riesgo de glioma o meningioma."[36]
  • Un estudio británico (2005) que llega a la conclusión de que "El estudio sugiere que no existe riesgo importante de neuroma acústico en la primera década después de comenzar el uso del teléfono móvil. Sin embargo, un aumento en el riesgo después de su uso a más largo plazo o después de un período de latencia más largo que no se puede descartar ".[37]
  • Un estudio alemán (2006) que reza: "En conclusión, no hay mayor riesgo general de glioma o meningioma observado entre los usuarios de teléfonos celulares, sin embargo, los usuarios de telefonía celular a largo plazo, los resultados deben ser verificados antes de que conclusiones firmes puedan ser extraídas."[38]
  • Un estudio conjunto realizado en el norte de Europa llega a la conclusión de que "Aunque nuestros resultados en general no indican un mayor riesgo de glioma en relación con el uso del teléfono móvil, el posible riesgo en la zona más fuertemente expuesta del cerebro con el uso a largo plazo debe estudiarse más a fondo antes de establecer conclusiones firmes ."[39]
  • La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la OMS clasificó el uso de teléfonos móviles como posible carcinogéno. El grupo de trabajo OMS-IARC se refirió a que un estudio, con datos hasta 2004, detectó un incremento del 40% en el riesgo de gliomas, un tipo de cáncer cerebral, entre los usuarios más frecuentes de móvil, es decir, los que los empleaban de media treinta minutos al día en un período de diez años.[40] [41] [42]

Otros estudios sobre el cáncer y los teléfonos móviles son :

  • Un equipo de científicos suecos en el Instituto Karolinska llevó a cabo un estudio epidemiológico (2004) que sugiere que el uso regular de un teléfono móvil más de una década se asociaba con un mayor riesgo de neuroma acústico, un tipo de tumor benigno de cerebro. El aumento no se observó en aquellos que habían usado teléfonos durante menos de 10 años.[43]
  • El grupo de estudio INTERPHONE de Japón publicó los resultados de un estudio del riesgo de tumores cerebrales y el uso de teléfonos móviles. Usaron un nuevo enfoque: la determinación de la RAE en el interior de un tumor mediante el cálculo de la frecuencia de radio de absorción de campo en la exacta localización del tumor. Los casos examinados incluyeron glioma, meninigioma, y el Adenoma hipofisiario. Se informó que el O general no se incrementó y que no había una tendencia significativa hacia un aumento de O, en relación con la exposición, medida por la RAE.[44]

En 2007, Dr. Lennart Hardell, de la Örebro University en Suecia, revisó trabajos publicados (2 estudios de cohorte y 16 estudios de caso-control) encontrando que:[45]

  • Los usuarios de teléfonos celulares tenían un mayor riesgo de los gliomas malignos.
  • Vínculo entre uso de teléfonos celulares y una mayor tasa de neuromas acústicos.
  • Los tumores tienen más probabilidades de producirse en el lado de la cabeza que el teléfono celular se utiliza.
  • Una hora de uso de teléfonos celulares por día aumenta significativamente el riesgo del tumor después de diez años o más.

En febrero de 2008 una actualización de la situación de la IARC INTERPHONE en la cual se indica que los resultados a largo plazo

"... bien podría ser causal o artefactos, en relación a remitir diferencia entre casos y controles.'

[46]


  • Una revisión publicada por sí mismo y no revisada de un meta-estudio del Dr. Vini Khurana, un neurocirujano australiano, presentó lo que calificó de "creciente cuerpo de evidencia ... de un vínculo entre el uso del teléfono móvil y ciertos tumores de cerebro "y que" se prevé que este peligro tenga ramificaciones mucho más amplias de salud pública que el asbesto y el tabaquismo ".[47] Esto fu criticado por ser ‘…un análisis des balanceado de literatura, el cual fue selectivo en apoyar las afirmaciones del propio autor’[48]

Una publicación titulada "implicaciones para la salud pública de las tecnologías inalámbricas", cita que Lennart Hardell encontró que la edad es un factor importante. El informe repite la afirmación de que el uso de teléfonos celulares antes de los 20 aumenta el riesgo de tumores cerebrales en un 5,2, frente a 1,4 para todas las edades.[49] Un estudio de Hardell et al. concluyó que los teléfonos móviles actuales no son seguros para la exposición a largo plazo.[50]

En un estudio del tiempo las tendencias en Europa, realizado por el Instituto de Epidemiología del Cáncer en Copenhague, no se encontró aumento significativo en los tumores cerebrales entre los usuarios de telefonía celular, entre los años 1998 y 2003. "La falta de un cambio de tendencia en la incidencia de 1998 a 2003 sugiere que la inducción sobre período de uso del teléfono celular de los tumores del cerebro excede de 5-10 años, el mayor riesgo en esta población es demasiado pequeño como para ser observado, el aumento del riesgo se limita a los subgrupos de tumores cerebrales o de los usuarios de telefonía móvil, o no hay mayor riesgo."[51]

Efectos cognitivos[editar]

Un estudio de 2009 examinó los efectos de la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RFR) emitidos por los teléfonos GSM estándar de células en las funciones cognitivas de los seres humanos. El estudio confirmó tiempo de respuesta más largo (más lento) en una tarea de memoria de trabajo espacial cuando están expuestos a la RFR de un teléfono móvil GSM estándar colocado junto a la cabeza de los sujetos masculinos, los sujetos diestros expuestos a la RFR en el lado izquierdo de su cabeza, en promedio había mucho más tiempo los tiempos de respuesta en comparación con la exposición a la derecha y la exposición simulada.[52]

Hipersensitividad electromagnética[editar]

Algunos usuarios de teléfonos móviles han informado sentir varios síntomas inespecíficos durante y después de su uso, que van desde la sensación de quemazón dérmica y sensación de hormigueo en la piel de la cabeza y las extremidades, fatiga , trastornos del sueño, mareos, pérdida de la concentración mental , tiempo de reacción y memoria retentiva, cefalea s, malestar, taquicardia (palpitaciones cardiacas), desequilibrios en el sistema digestivo. Los informes han señalado que todos estos síntomas también pueden ser atribuidos a estrés y que la investigación actual no se puede separar los síntomas a partir de Efectos nocebo.[53]

Efectos genotóxicos[editar]

Un gran metaestudio a principios de 2009-de 101 publicaciones científicas sobre la genotoxicidad de los campos de RF electromagnética muestra que 49 informan de un efecto genotóxico y 42 no lo hacen.[54]

La investigación publicada en 2004 por un equipo de la Universidad Nacional y Kapodistríaca de Atenas había una reducción de la capacidad reproductiva en moscas de la fruta expuestas a 6 minutos de 900 MHz de radiación pulsada durante cinco días.[55] Las investigaciones posteriores, una vez más realizadas en moscas de la fruta, se publicaron en 2007, con el patrón de la misma exposición, pero llevado a cabo tanto en 900 MHz y 1800 MHz, y tuvieron cambios similares en la capacidad reproductiva, sin diferencias significativas entre las dos frecuencias.[56]

Después de las pruebas adicionales publicados en un tercer artículo, los autores declararon que pensaban que su investigación sugieronque los cambios eran "... debido a la degeneración de un gran número de cámaras de huevos después de la fragmentación del ADN de sus células constitutivas ...".[57]

Una investigación australiana realizada en 2009, que sometió a muestras de espermatozoides humanos in vitro a la radiación de radiofrecuencia de 1,8 GHz y índice de absorción específico s (RAE) de 0,4 a 27,5 W / kg, demostró una correlación entre el aumentode la RAE y disminución de movilidad y vitalidad en el esperma, aumento de la estrés oxidativo y marcadores 8-Oxo-2'-desoxiguanosina , estimulando el aducto base ADN , la formación y el aumento de la fragmentación del ADN.[58]

Efectos sobre sueño y alteraciones electroencefalográficas[editar]

Sueño, EEG y el rCBF del despertar han sido relacionados a exposición a RF por una década ahora, y la mayor parte de los trabajos publicados ha encontrado crecientes grados de compromiso. Si bien un estudio finlandés no logró encontrar ningún efecto sobre el sueño o la función cognitiva de la exposición a RF por impulsos,[59] la mayor parte de ellos encuentra alteraciones significativas de sueño.[60] [61] [62] [63] [64] [65] Dos de estos trabajos encontraron el efecto que sólo estuvo presente cuando la exposición fue pulsada (amplitud modulada), y un trabajo temprano en realidad encontró que la calidad del sueño (medido por la cantidad de participantes con problemas de sueño) ha sido actualmente mejorado.

Mientras que algunos trabajos no fueron concluyentes o inconsistentes,[66] [67] un número de estudios ahora ha demostrado alteraciones reversibles de EEG y rCBF a exposición pulsátil de radiofrecuencia (RF).[68] [69] [70] [71] Una investigación alemana de 2006 encontró cambios estadísticamente significativos en EEG pero sólo en una baja proporción de participantes (12 - 30%).[72]

Efectos sobre la salud de las estaciones base[editar]

Otra área de preocupación es la radiación emitida por la infraestructura fija utilizada en la telefonía móvil, tales como las bases y sus antenas, que sirven de enlace desde y hacia teléfonos móviles. Esto es porque, a diferencia de los teléfonos móviles, se emite de forma continua y es más potente hacia los barios cercanos. Por otra parte, las intensidades de campo caen rápidamente alejándose de la base de la antena debido a la atenuación de la distancia.Las emisiones de las estaciones base deben cumplir con los lineamientos de seguridad (ver Las normas de seguridad y concesión de licencias más adelante). Sin embargo, algunos países (como Sudáfrica) no disponen de una reglamentación sanitaria a todos los que regulan la colocación de estaciones base.

Varias encuestas han encontrado incrementos de los síntomas en función de la proximidad a fuentes electromagnéticas tales como estaciones bases de telefonía móvil.


Un estudio realizado en 2002 por medio de encuestas, de Santini y colaboradores. en Francia encontró una variedad de síntomas auto-reportados en personas que informaron de que estaban viviendo dentro de un radio de 300 m de las torres celulares GSM en ares rurales , o a menos de 100 m de las torres en áreas urbanas. Fatiga, dolor de cabeza, alteración del sueño y pérdida de memoria se encontraban entre los síntomas reportados.[73] Resultados similaares se obtuvieron para torres GSM en España,[74] Egipto,[75] Polonia[76] y Austria.[77] No han sido reportados estudios importantes en los cuales ocurran efectos de salud en poblaciones reales que viven cerca de estaciones base móviles. Sin embargo, existen importantes desafíos en la realización de estudios de las poblaciones cercanas a las estaciones de base, especialmente en la evaluación de la exposición individual.[78] Los estudios de autoinforme también pueden ser vulnerables al efecto nocebo

Un estudio conducido en la Universidad de Essex y otro en Suiza[79] concluyeron que con poca probabilidad los mástiles de telefonía celular no producen efectos a corto plazo a pesar de presentar sintomas[80] El estudio de Essex ha sido criticado por estar sesgado debido a la deserción de los sujetos de prueba,[81] a pesar de estas críticas fueron contestadas por los autores.

A medida que la tecnología progresa y las demandas de datos han aumentado en la red móvil, pueblos y ciudades han visto que el número de torres ha aumentado considerablemente, incluyendo torres 3G, que trabajan con mayor ancho de banda. Muchas mediciones y experimentos han demostrado que los niveles de potencia de transmisión son relativamente bajos - en antenas modernas 2G , en el rango de 20 a 100 W, con las torres 3G causando menos radiación que la red 2G ya presente. Una salida de radiación de energía promedio de 3 W se utiliza. El uso de 'geometría micro-celular ' (un gran número de transmisores en una zona, pero con cada transmisor de los corredores de muy baja potencia) dentro de las ciudades ha disminuido la cantidad de potencia radiada aún más.[cita requerida] La exposición de radiación de estas antenas, mientras que su nivel es generalmente bajo, es continua.[cita requerida]. Expertos consultados por Francia considera que es obligatorio que el eje principal de la antena, no esté directamente en frente de un lugar habitado a una distancia menor de 100 metros. Expertos consultados por Francia considera que es obligatorio que el eje principal de la antena, no esté directamente en frente de un lugar habitado a una distancia menor de 100 metros.[82] Esta recomendación fue modificada en 2003[83] para afirmar que las antenas situadas en un radio de 100 metros de las escuelas primarias o centros de cuidado infantil deben estar mejor integradas en el paisaje urbano y no se incluyeron en un informe de expertos de 2005.[84]

Riesgos en salud ocupacional[editar]

Trabajadores en telecomunicaciones que pasan tiempo a corta distancia de equipos activos, con el propósito de probarlos, mantenerlos, instalarlos, etcetera, pueden tener un riesgo aumentado debido a la mucha mayor exposición que la población en general. Muchas veces , las estaciones base no son apagadas durante el mantenimiento, pero el poder enviado a través de las antenas es cortado, así los trabajadores no deben trabajar en antenas funcionantes.

Una variedad de estudios en los últimos 50 años se han realizado sobre los trabajadores expuestos a altos niveles de radiación RF; los estudios incluyen trabajadores con radar, trabajadores de laboratorio , trabajadores de radar militar, trabajadores eléctricos, y los operadores de radio aficionados. La mayoría de estos estudios no encontraron ningún aumento en las tasas de cáncer sobre la población en general o un grupo control. Muchos resultados positivos podrían haber sido atribuidos a otras condiciones de ambiente de trabajo, y muchos resultados negativos de tasas reducidas de cáncer también ocurrieron[85]

Riesgos en seguridad y licencias[editar]

Con el fin de proteger a la población que vive alrededor de las estaciones base y los usuarios de teléfonos móviles, los gobiernos y los organismos reguladores adopten normas de seguridad, que se traducen en límites sobre los niveles de exposición por debajo de cierto valor. Hay muchas propuestas de normas nacionales e internacionales, pero la de la Comisión Internacional de Radiación No Ionizante (ICNIRP) es la más respetada, y se ha adoptado hasta ahora por más de 80 países.


Para las estaciones de radio, la ICNIRP propone dos niveles de seguridad:

  • uno para la exposición ocupacional,
  • otra para la población general.

Actualmente se está trabajando para armonizar las diferentes normas existentes.[86]

Procedimientos de concesión de licencias de base de Radio se han establecido en la mayoría de los espacios urbanos regulados ya sea a nivel municipal, de condado, estatales , provinciales o nacionales. Los proveedores de servicios móviles de teléfono en muchas regiones, deben obtener licencias de construcción, proporcionar la certificación de los niveles de emisión de la antena y asegurar el cumplimiento de las normas ICNIRP y / o en la legislación medioambiental.

Muchos organismos gubernamentales también requieren que las empresas de telecomunicaciones que compiten traten de llegar a un reparto de las torres a fin de disminuir el impacto ambiental y cosmético. Este problema es un factor influyente de rechazo de la instalación de nuevas antenas y torres en las comunidades. Las normas de seguridad en los Estados Unidos son establecidos por el Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). La FCC ha basado sus normas sobre todo en los estándares establecidos por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE), específicamente el subcomité 4 del Comité "Internacional sobre Seguridad Electromagnética".

Suiza ha fijado límites más bajos de seguridad que los límites ICNIRP para determinados temas "sensibles" (aulas, por ejemplo).[87]

Aspectos judiciales[editar]

En Estados Unidos, un pequeño número de demandas por daños corporales han sido presentadas por personas contra los fabricantes de teléfonos celulares, tales como Motorola.,[88] NEC, Siemens y Nokia, sobre la base de que causan cáncer cerebral y muerte. En la corte federal de los EE.UU., el testimonio de expertos relacionados con la ciencia debe ser evaluado primero por un juez, en una audiencia Daubert , para ser relevante y válida antes de que sea admisible como prueba. En un caso en contra de Motorola, los demandantes alegaron que el uso de teléfonos inalámbricos de mano puede causar cáncer de cerebro, y que el uso de los teléfonos Motorola causó cáncer a un demandante. El juez falló que la evidencia científica no era suficientemente fiables y pertinentes en apoyo de cualquiera de las causas generales o específicas fue ofrecida por la parte actora, aceptó una propuesta para excluir el testimonio de expertos de la parte actora, y negó una moción para excluir el testimonio de los expertos presentados por los acusadores[89]

Suprema Corte de Francia contra Telecom[editar]

En febrero de 2009 la compañía telecom Bouygues Telecom recibió la orden que derribara un mástil del teléfono móvil debido a la incertidumbre sobre su efecto en la salud. Los residentes en la comuna Charbonnières en el departamento del Rhône habían demandado a la empresa por los efectos adversos para la salud de la radiación emitida por la antena de 19 metros de altura.[90] La sentencia marcó un hito en el Tribunal de Apelación de Versalles invirtiendo la carga de la prueba que es habitual en estos casos, haciendo hincapié en la divergencia extrema entre los diferentes países en la evaluación de los límites de seguridad para la radiación tales. El tribunal declaró que, "Teniendo en cuenta que, si bien la realidad del riesgo sigue siendo hipotética, se hace evidente de la lectura de las contribuciones y publicaciones científicas producidas en el debate y las posiciones divergentes legislativas adoptadas en diversos países, que la incertidumbre sobre la inocuidad de la exposición a los ondas emitidas por las antenas de retransmisión persiste y se puede considerar seria y razonable ".[91]

Precauciones[editar]

Principio precautorio[editar]

En 2000, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que el Principio de Precaución podría ser adoptado de forma voluntaria en este caso.[92] De ello se desprende de las recomendaciones de la Comunidad Europea para riesgos ambientales. Según la OMS , el "principio de precaución", "una política de gestión de riesgos aplicado en circunstancias con un alto grado de incertidumbre científica, lo que refleja la necesidad de emprender acciones para un riesgo potencialmente grave sin esperar los resultados de la investigación científica." Otros enfoques recomendados son menos estrictos principio de evitación prudente y lo más bajo razonablemente posible. Aunque todas estas son problemáticas en su aplicación, debido al uso generalizado y la importancia económica de los sistemas de telecomunicaciones inalámbricas en la civilización moderna, hay un creciente popularidad de estas medidas en el público en general, aunque también evidencia de que tales pueden aumentar la preocupación.[93]

Medidas de precaución y asesorías en salud[editar]

Algunas autoridades nacionales de asesoramiento acerca de radiación incluidas las de Austria,[17] Francia,[94] Alemania,[95] and Suecia[96] han recomendado medidas para minimizar la exposición a sus ciudadanos. Entre las recomendaciones son:

  • El uso de manos libres para disminuir la radiación en la cabeza.
  • Mantenga el teléfono celular alejado del cuerpo.
  • No usar el teléfono en un automóvil sin una antena externa.
  • Es mejor escribir mensajes, SMS, que llamar.
  • Se puede elegir un móvil con menos radiaciones.
  • Trate de evitar la utilización del móvil si la recepción es débil. Trate de encontrar un lugar donde el teléfono capte mejor la señal (cerca de una ventana o por fuera).
  • Los padres tienen que ser prudente con la utilización del móvil, ya que los niños son todavía más sensibles que los adultos. Lo mejor es no comprar un móvil a un niño que está creciendo.
  • Para las mujeres embarazadas, cuando telefonean con un kit auriculares con micrófono, se aconseja que se alejen el teléfono del vientre.

(Fuentes : (fuente : http://www.semana.com/vida-moderna/como-reducir-exposicion-radiaciones-electromagneticas/27793-3.aspx) http://www.mon-monde-durable.com/2010/01/6-conseils-pour-reduire-votre.html )



El uso de "manos libres" no fue recomendado por la Asociación de Consumidores británica 'en un comunicado en noviembre de 2000, ya que se cree que la exposición se incrementó.[97] Sin embargo, mediciones para el Departamento (entonces) de Comercio e Industria del Reino Unido[98] y otros para la agencia francesa l’Agence française de sécurité sanitaire environnementale[99] mostraron reducciones substanciales. En 2005 , el Profesor Lawrie Challis y otros dijeron que un recorte de núcleo de ferrita en kits de manos libres detiene las ondas de radio viajan hasta el alambre y hacia la cabeza.[100]

Varias naciones han aconsejado el uso moderado de los teléfonos móviles para los niños.[101] -

Véase también[editar]

Referencias y notas de pie[editar]

  1. «Market Data Summary (Q2 2009)». GSM Association. Consultado el 30 de enero de 2010.
  2. Cátedra COITT de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica de Telecomunicación, Universidad Complutense de Madrid: recopilación de artículos
  3. Comisión Europea, "Health and electromagnetic fields"
  4. Organización Mundial de la Salud, Mag. Ing. Víctor Ruiz Ornetta, estudio peruano sobre "La telefonía móvil y su salud"
  5. El Mundo, 12 de junio de 2006: "El Supremo rechaza las tesis ecologistas y respalda el despliegue de antenas móviles"
  6. EL País, 16 de enero de 2002: "El debate de las antenas de telefonía móvil recrudece la movilización ciudadana"
  7. El Mundo, 1 de octubre de 2003: "Las antenas para móviles de tercera generación causan nauseas y jaqueca"
  8. Páginas Móviles de Argentina, 6 de julio de 2006: "¿Es nociva la telefonía móvil?" En ref. a un estudio de la Universidad de Zurich
  9. El País, 23 de agosto de 2007: "Los Villares dice 'no' a las antenas para la telefonía móvil"
  10. El Mundo, 23 de abril de 2007: "Bruselas urge a los ayuntamientos a que no bloqueen la instalación de antenas móviles"
  11. Robert O. Becker, "The Body Electric" (La Eléctrica(1) del cuerpo)
  12. Ellen Sugarman, "Warning, the Electricity Around You May Be Hazardous to Your Health" (Cuidado: la electricidad que te rodea puede ser peligrosa para tu salud). Hechos y evidencias científicas.
  13. "Comparative Study of Food Prepared Conventionally and in the Microwave Oven" (Estudio comparativo sobre comida preparada de forma convencional y comida preparada en horno microondas), publicado por Raum & Zelt en 1992, 3(2):43,
  14. «What are the health risks associated with mobile phones and their base stations?». Online Q&A. World Health Organization (05-12-2005). Consultado el 19-01-2008.
  15. «Electromagnetic fields and public health: mobile telephones and their base stations». Fact sheet N°193. World Health Organization (June de 2000). Consultado el 19-01-2008.
  16. Health and Environment - Science Milestones
  17. a b «Information: Wie gefährlich sind Handystrahlen wirklich?» (en alemán). Marktgemeinde Pressbaum. Consultado el 23-01-2008.
  18. «Conclusions on mobile phones and radio frequency fields». European Commission Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks (SCENIHR). Consultado el 8 de diciembre de 2008.
  19. For example, two listings using the European 10 g standard: of more current models at «Mobile Phones UK». Mobile Phones UK web site. Landmark Internet Ltd. Consultado el 19 de enero de 2008.; of phones from 2005 and earlier at «The Complete SAR List For All Phones (Europe)». On-Line-Net - Web Design & Internet Services (as SARValues.com). Consultado el 19 de enero de 2008. (a listing of US phones from 2005 and earlier, using the US 1 g standard, is also available at the SARValues site)
  20. International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (April 1998). «Guidelines For Limiting Exposure To Time-Varying Electric, Magnetic, And Electromagnetic Fields (up to 300 GHz)» (PDF). Health Physics 74 (4):  pp. 494–505. http://www.icnirp.de/documents/statgdl.pdf. 
  21. Biological Effects of Radiofrequency Fields: Does Modulation Matter?, Foster et al., Radiation Research, 162(2):219–225, agosto de 2004. at http://www.bioone.org/bioone/?request=get-abstract&issn=0033-7587&volume=162&issue=02&page=0219
  22. Glaser, Roland (December 2005). «Are thermoreceptors responsible for “non-thermal” effects of RF fields?» (PDF). Edition Wissenschaft (Bonn, Alemania: Forschungsgemeinschaft Funk) (21). OCLC 179908725. http://www.fgf.de/publikationen/edition-wissenschaft/Edition_Wissenschaft_Nr21.pdf. 
  23. Plantilla:Cit journal
  24. Salford, Leif G.; Arne E. Brun, Jacob L. Eberhardt, Lars Malmgren, and Bertil R. R. Persson (June 2003). «Nerve Cell Damage in Mammalian Brain after Exposure to Microwaves from GSM Mobile Phones». Environmental Health Perspectives (Estados Unidos: National Institute of Environmental Health Sciences) 111 (7):  pp. 881–883. PMID 12782486. PMC 1241519. http://www.ehponline.org/members/2003/6039/6039.html. 
  25. Salford, Leif G.; Henrietta Nittby, Arne Brun, Gustav Grafstrom, Lars Malmgren, Marianne Sommarin, Jacob Eberhardt, Bengt Widegren, Bertil R. R. Persson (2008). «The Mammalian Brain in the Electromagnetic Fields Designed by Man with Special Reference to Blood-Brain Barrier Function, Neuronal Damage and Possible Physical Mechanisms». Progress of Theoretical Physics Supplement (Japan: Physical Society of Japan) 173:  pp. 283–309. doi:10.1143/PTPS.173.283. http://ptp.ipap.jp/link?PTPS/173/283. 
  26. Frey, Allan. «Headaches from Cellular Telephones: Are They Real and What Are the Implications?». Environmental Health Perspectives. http://ehp.niehs.nih.gov/members/1998/106p101-103frey/frey-full.html. 
  27. Electromagnetic fields (GSM 1800) do not alter blood-brain barrier permeability to sucrose in models in vitro with high barrier tightness, Franke et al., Bioelectromagnetics, 26(7):529-535 at http://dx.doi.org/10.1002/bem.20123
  28. Lack of effects of 1439 MHz electromagnetic near field exposure on the blood-brain barrier in immature and young rats, Kuribayashi et al., Bioelectromagnetics, 26(7):578-588 at http://dx.doi.org/10.1002/bem.20138
  29. a b Schüz, J; Jacobsen, R; Olsen, JH; Boice, JD; McLaughlin, JK; Johansen, C (December 2006). «Cellular Telephone Use and Cancer Risk: Update of a Nationwide Danish Cohort». Journal of the National Cancer Institute 98 (23):  pp. 1707–1713. doi:10.1093/jnci/djj464. PMID 17148772. http://jnci.oxfordjournals.org/cgi/content/abstract/98/23/1707. «Entre los abonados a largo plazo de 10 años o más, el uso del teléfono celular no se asoció con mayor riesgo de tumores cerebrales ..., y no había una tendencia con el tiempo desde la primera suscripción. ... CONCLUSIONES: No se encontraron pruebas de una asociación entre el riesgo tumoral y el uso del teléfono celular entre los usuarios ya sea a corto o largo plazo. Por otra parte, los intervalos de confianza estrechos aportan pruebas de que cualquier forma de asociación importante de riesgo de cáncer y el uso del teléfono celular puede ser excluido.». 
  30. «Comments on the Danish cohort study on mobile phones» (en alemán). Bundesamt für Strahlenschutz (22 de febrero de 2007). Consultado el 20 de enero de 2008.
  31. INTERPHONE Study Group (2010). «[http://www.oxfordjournals.org/our_journals/ije/press_releases/freepdf/dyq079.pdf Brain tumour risk in relation to mobile telephone use: results of the INTERPHONE international case–control study]». International Journal of Epidemiology 39 (3):  pp. 1&ndash20. doi:10.1093/ije/dyq079. PMID 20483835. http://www.oxfordjournals.org/our_journals/ije/press_releases/freepdf/dyq079.pdf. 
  32. Entrega de prensa
  33. Declaración de ACRBR
  34. Cancer Council Australia statement
  35. Texto
  36. Lönn, S; Ahlbom, A; Hall, P; Feychting, M (15-03-2005). «Long-Term Mobile Phone Use and Brain Tumor Risk». American Journal of Epidemiology (Oxford, UK: Oxford University Press) 161 (6):  pp. 526–535. doi:10.1093/aje/kwi091. ISSN 0002-9262. OCLC 111065031. PMID 15746469. http://aje.oxfordjournals.org/cgi/content/full/161/6/526. Consultado el 2008-01-20. 
  37. Schoemaker, MJ; Swerdlow, AJ; Ahlbom, A; Auvinen, A; Blaasaas, KG; Cardis, E; Christensen, HC; Feychting, M; Hepworth, SJ; Johansen, C; Klaeboe, L; Lönn, S; McKinney, PA; Muir, K; Raitanen, J; Salminen, T; Thomsen, J; Tynes, T (3 de octubre de 2005). «Mobile phone use and risk of acoustic neuroma: results of the Interphone case-control study in five North European countries». British Journal of Cancer (London: Cancer Research UK) 93 (7):  pp. 842–848. doi:10.1038/sj.bjc.6602764. ISSN 0007-0920. OCLC 111975508. PMID 16136046. PMC 2361634. http://www.nature.com/bjc/journal/v93/n7/abs/6602764a.html. Consultado el 2008-01-20. 
  38. Schüz, J; Böhler, E; Berg, G; Schlehofer, B; Hettinger, I; Schlaefer, K; Wahrendorf, J; Kunna-Grass, K; Blettner, M (15-03-2006). «Cellular phones, cordless phones, and the risks of glioma and meningioma (Interphone Study Group, Germany)». American Journal of Epidemiology (Oxford, RU: Oxford University Press) 163 (6):  pp. 512–520. doi:10.1093/aje/kwj068. ISSN 0002-9262. OCLC 108576662. PMID 16443797. http://aje.oxfordjournals.org/cgi/content/full/163/6/512. Consultado el 2008-01-20. 
  39. Lahkola, A; Auvinen, A; Raitanen, J; Schoemaker, MJ; Christensen, HC; Feychting, M; Johansen, C; Klaeboe, L; Lönn, S; Swerdlow, AJ; Tynes, T; Salminen, T (15-04-2007). «Mobile phone use and risk of glioma in 5 North European countries». International Journal of Cancer (Hoboken, NJ: John Wiley & Sons) 120 (8):  pp. 1769–1775. doi:10.1002/ijc.22503. ISSN 0020-7136. OCLC 123857774. PMID 17230523. http://www3.interscience.wiley.com/cgi-bin/abstract/114072761/ABSTRACT?CRET&CRETRY=1&SRETRY=0. Consultado el 2008-01-20. 
  40. La OMS reclasifica la emisión de los móviles como "posible carcinogénico", 31 de mayo de 2011 (consultado el mismo día).
  41. La OMS reconoce una posible relación entre los móviles y algunos tipos de cáncer, 31 de mayo de 2011 (consultado el mismo día).
  42. La OMS advierte del posible riesgo de cáncer cerebral por la utilización de móviles, 31 de mayo de 2011 (consultado el mismo día).
  43. Lönn, S; Ahlbom, A.; Hall, P.; Feychting, M. (November 2004). «Mobile phone use and the risk of acoustic neuroma». Epidemiology (Lippincott Williams & Wilkins) 15 (6):  pp. 653–659. doi:10.1097/01.ede.0000142519.00772.bf. ISSN 1044-3983. OCLC 44996510. PMID 15475713. http://www.epidem.com/pt/re/epidemiology/abstract.00001648-200411000-00003.htm. Consultado el 2008-01-08. «Conclusiones: Nuestros resultados no indican un aumento del riesgo de neuroma acústico relacionados con el uso de teléfonos móviles a corto plazo después de un período de latencia corto. Sin embargo, nuestros datos sugieren un mayor riesgo de neuroma acústico asociado con el uso de telefonía móvil de una duración mínima de 10 años.». 
  44. Takebayashi, T; Varsier, N; Kikuchi, Y; Wake, K; Taki, M; Watanabe, S; Akiba, S; Yamaguchi, N (05-02-2008). «Mobile phone use, exposure to radiofrequency electromagnetic field, and brain tumour: a case-control study». British Journal of Cancer (London: Nature Publishing Group) 98 (3):  pp. 652–659. doi:10.1038/sj.bjc.6604214. PMID 18256587. PMC 2243154. http://www.nature.com/bjc/journal/v98/n3/abs/6604214a.html. Resumen divulgativo – Reuters (2008-02-05). «‘Using our newly developed and more accurate techniques, we found no association between mobile phone use and cancer, providing more evidence to suggest they don’t cause brain cancer,’ Naohito Yamaguchi, who led the research, said.». 
  45. Dr. Lennart Hardell, from Örebro University in Sweden
  46. INTERPHONE Study Results update – 7 February 2008
  47. Khurana, Vini (20-03-2008). «Mobile Phone-Brain Tumour Public Health Advisory» págs. 3–4. self-pub.. Consultado el 05-04-2008. Lay news article Lean, Geoffrey (30-03-2008). «Mobile phones 'more dangerous than smoking'». The Independent (Independent News & Media). Consultado el 05-04-2008. 
  48. ACRBR - FAQs & Fact
  49. Sage C, Carpenter DO (March 2009). «Public health implications of wireless technologies». Pathophysiology 16 (2-3):  pp. 233–46. doi:10.1016/j.pathophys.2009.01.011. PMID 19285839. 
  50. Hardell L, Carlberg M, Hansson Mild K (March 2009). «Epidemiological evidence for an association between use of wireless phones and tumor diseases». Pathophysiology 16 (2-3):  pp. 113–22. doi:10.1016/j.pathophys.2009.01.003. PMID 19268551. 
  51. «Time Trends in Brain Tumor Incidence Rates in Denmark, Finland, Norway, and Sweden, 1974–2003». Journal of the National Cancer Institute 101 (24):  pp. 1721–1724. 16-12-2009. doi:10.1093/jnci/djp415. PMID 19959779. 
  52. Luria R; Eliyahu I, Hareuveny R, Margaliot M, Meiran N (30 de abril de 2009). «Cognitive effects of radiation emitted by cellular phones: the influence of exposure side and time». Bioelectromagnetics (3):  pp. 198–204. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19194860. 
  53. Radiofrequency electromagnetic field exposure and non-specific symptoms of ill health: A systematic review, Röösli, Environmental Research, Available online 21 March 2008 at http://dx.doi.org/10.1016/j.envres.2008.02.003
  54. Ruediger, HW (August 2009). «Genotoxic effects of radiofrequency electromagnetic fields». Pathophysiology (Elsevier) 16 (2-3):  pp. 89\u2013102. doi:10.1016/j.pathophys.2009.02.002. PMID 19264462. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0928468009000169. 
  55. Panagopoulos, DJ; Karabarbounis, A; Margaritis, LH (01-12-2004). «Effect of GSM 900 MHz mobile phone radiation on the reproductive capacity of Drosophila melanogaster». Electromagnetic Biology and Medicine (London, UK: Taylor & Francis) 23 (1):  pp. 29–43. doi:10.1081/JBC-120039350. ISSN 1536-8378. OCLC 87856304. http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a713628995. Consultado el 2008-01-15. 
  56. Panagopoulos, DJ; Chavdoula, ED; Karabarbounis, A; Margaritis, LH (1 de enero de 2007). «Comparison of bioactivity between GSM 900 MHz and DCS 1800 MHz Mobile Telephony Radiation». Electromagnetic Biology and Medicine (London, UK: Informa Healthcare) 26 (1):  pp. 33–44. doi:10.1080/15368370701205644. ISSN 1536-8378. OCLC 47815878. PMID 17454081. http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a777389376. Consultado el 2008-01-14. 
  57. Panagopoulos, DJ; Chavdoula, ED; Nezis, IP; Margaritis, LH (10 de enero de 2007). «Cell death induced by GSM 900 MHz and DCS 1800 MHz mobile telephony radiation». Mutation Research (Ámsterdam, Netherlands: Elsevier) 626 (1–2):  pp. 69–78. doi:10.1016/j.mrgentox.2006.08.008. ISSN 0027-5107. OCLC 109920000. PMID 17045516. http://pmid.us/17045516. «Nuestros resultados sugieren que la disminución de la oviposición que se informó anteriormente, se debe a la degeneración de un gran número de cámaras de huevos después de la fragmentación del ADN de sus células constitutivas, inducidos por ambos tipos de radiación de telefonía móvil. La muerte celular inducida se registra por primera vez, en todos los tipos de células que constituyen una cámara de huevos ...». 
  58. De Iuliis, Geoffry N.; Rhiannon J. Newey, Bruce V. King, R. John Aitken (31 de julio de 2009). «Mobile Phone Radiation Induces Reactive Oxygen Species Production and DNA Damage in Human Spermatozoa In Vitro». PLoS one (Callaghan, New South Wales, Australia) 4(7) (e6446):  pp. e6446. doi:10.1371/journal.pone.0006446. ISSN doi=10.1371/journal.pone.0006446. PMID 19649291. PMC 2714176. http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0006446. 
  59. Haarala, C; Takio F; Rintee T; Laine M; Koivisto M; Revonsuo A; Hämäläinen H (Mayo 2007). «Pulsed and continuous wave mobile phone exposure over left versus right hemisphere: effects on human cognitive function». Bioelectromagnetics (Wiley-Liss, Inc) 28 (4):  pp. 289–95. doi:10.1002/bem.20287. PMID 17203481. 
  60. Borbély, AA; Huber R; Graf T; Fuchs B; Gallmann E; Achermann P (19-11-1999). «Pulsed high-frequency electromagnetic field affects human sleep and sleep electroencephalogram». Neuroscience Letters (East Park, Ireland: Elsevier Science Ireland) 275 (3):  pp. 207–10. doi:10.1016/S0304-3940(99)00770-3. PMID 10580711. 
  61. Huber, R; Graf T; Cote KA; Wittmann L; Gallmann E; Matter D; Schuderer J; Kuster N; Borbély AA; Achermann P (20-10-2000). «Exposure to pulsed high-frequency electromagnetic field during waking affects human sleep EEG». Neuroreport (Lippincott Williams & Wilkins, Inc) 11 (15):  pp. 3321–5. doi:10.1097/00001756-200010200-00012. PMID 11059895. 
  62. Huber, R; Treyer V; Borbély AA; Schuderer J; Gottselig JM; Landolt HP; Werth E; Berthold T; Kuster N; Buck A; Achermann P (December 2002). «Electromagnetic fields, such as those from mobile phones, alter regional cerebral blood flow and sleep and waking EEG». Journal of sleep research (Wiley-Liss, Inc) 11 (4):  pp. 289–95. doi:10.1046/j.1365-2869.2002.00314.x. PMID 12464096. 
  63. Huber, R; Treyer V; Schuderer J; Berthold T; Buck A; Kuster N; Landolt HP; Achermann P (February 2005). «Exposure to pulse-modulated radio frequency electromagnetic fields affects regional cerebral blood flow». The European journal of neuroscience (Wiley-Liss, Inc) 21 (4):  pp. 1000–6. doi:10.1111/j.1460-9568.2005.03929.x. PMID 15787706. 
  64. Hung, CS; Anderson C; Horne, JA; McEvoy, P (21-06-2007). «Mobile phone 'talk-mode' signal delays EEG-determined sleep onset». Neuroscience Letters (East Park, Ireland: Elsevier Science Ireland) 421 (1):  pp. 82–6. doi:10.1016/j.neulet.2007.05.027. ISSN 0304-3940. OCLC 144640846. PMID 17548154. 
  65. Andrzejak, R; Poreba R; Poreba M; Derkacz A; Skalik R; Gac P; Beck B; Steinmetz-Beck A; Pilecki W (August 2008). «The influence of the call with a mobile phone on heart rate variability parameters in healthy volunteers». Industrial health (National Institute of Industrial Health) 46 (4):  pp. 409–17. doi:10.2486/indhealth.46.409. PMID 18716391. 
  66. Krause, CM; Pesonen M; Haarala Björnberg C; Hämäläinen H (May 2007). «Effects of pulsed and continuous wave 902 MHz mobile phone exposure on brain oscillatory activity during cognitive processing». Bioelectromagnetics (Wiley-Liss, Inc) 28 (4):  pp. 296–308. doi:10.1002/bem.20300. PMID 17203478. 
  67. Papageorgiou, CC; Nanou ED; Tsiafakis VG; Kapareliotis E; Kontoangelos KA; Capsalis CN; Rabavilas AD; Soldatos CR (10-04-2006). «Acute mobile phone effects on pre-attentive operation». Neuroscience Letters (East Park, Ireland: Elsevier Science Ireland) 397 (1-2):  pp. 99–103. doi:10.1016/j.neulet.2005.12.001. PMID 16406308. 
  68. Kramarenko, AV; Tan U (July 2003). «Effects of high-frequency electromagnetic fields on human EEG: a brain mapping study». The International journal of neuroscience (Taylor and Francis) 113 (7):  pp. 1007–19. doi:10.1080/00207450390220330. PMID 12881192. 
  69. D'Costa, H; Trueman G; Tang L; Abdel-rahman U; Abdel-rahman W; Ong K; Cosic I (December 2003). «Human brain wave activity during exposure to radiofrequency field emissions from mobile phones». Australas Phys Eng Sci Med (Australasian College Of Physical Scientists In Medicine) 26 (4):  pp. 162–7. doi:10.1007/BF03179176. ISSN 0158-9938. PMID 14995060. 
  70. Krause, CM; Björnberg CH; Pesonen M; Hulten A; Liesivuori T; Koivisto M; Revonsuo A; Laine M; Hämäläinen H (June 2006). «Mobile phone effects on children's event-related oscillatory EEG during an auditory memory task». International journal of radiation biology (Taylor and Francis) 82 (6):  pp. 443–50. doi:10.1080/09553000600840922. PMID 16846979. 
  71. Aalto, S; Haarala C; Brück A; Sipilä H; Hämäläinen H; Rinne JO (July 2006). «Mobile phone affects cerebral blood flow in humans». J Cereb Blood Flow Metab (Nature Publishing Group) 26 (7):  pp. 885–90. doi:10.1038/sj.jcbfm.9600279. PMID 16495939. 
  72. Bachmann, M; Lass J; Kalda J; Säkki M; Tomson R; Tuulik V; Hinrikus H (2006). «Integration of differences in EEG analysis reveals changes in human EEG caused by microwave». Conf Proc IEEE Eng Med Biol Soc (IEEE Service Center) 1:  pp. 1597–600. doi:10.1109/IEMBS.2006.259234. PMID 17946053. 
  73. Santini, R; Santini, P; Danze, JM; LeRuz, P; Seigne, M (January 2003). «Survey Study of People Living in the Vicinity of Cellular Phone Base Stations». Electromagnetic Biology and Medicine (Londres: Informa Healthcare) 22 (1):  pp. 41–49. doi:10.1081/JBC-120020353. OCLC 88891277. http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a713628949. 
  74. Navarro, Enrique A; Segura, J; Portolés, M; Gómez-Perretta de Mateo, Claudio (December 2003). «The Microwave Syndrome: A Preliminary Study in Spain». Electromagnetic Biology and Medicine (Londres: Informa Healthcare) 22 (2):  pp. 161–169. doi:10.1081/JBC-120024625. OCLC 89106315. http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a713628989. 
    Oberfeld, Gerd; Navarro, Enrique A; Portoles, Manuel; Maestu, Ceferino; Gomez-Perretta, Claudio (2004). «The Microwave Syndrome: Further Aspects of a Spanish Study». En Kostarakis, P. Biological effects of EMFs : Proceedings, Kos, Greece, 4–8 October 2004, 3rd International Workshop. Ioannina, Greece: Electronics, Telecom & Applications Laboratory, Physics Dept., University of Ioannina : Institute of Informatics & Telecommunications, N.C.S.R. “Demokritos”. ISBN 9602331526. 
  75. Abdel-Rassoul, G; Abou El-Fateh, O; Abou Salem, M; Michael, A; Farahat, F; El-Batanouny, M; Salem, E (March 2007). «Neurobehavioral effects among inhabitants around mobile phone base stations» (PDF). NeuroToxicology (Nueva York, NY: Elsevier Science) 28 (2):  pp. 434–40. doi:10.1016/j.neuro.2006.07.012. OCLC 138574974. PMID 16962663. http://folketsvilja.host.twinspot.net/files/resourcesmodule/@random4444437328492/1162496959_Abdel_Rassoul2006.pdf. 
  76. Bortkiewicz, A; Zmyslony, M; Szyjkowska, A; Gadzicka, E (2004). «Subjective symptoms reported by people living in the vicinity of cellular phone base stations: review» (en Polish). Medycyna pracy (Varsovia: Panstwowy Zaklad Wydawnictw Lekarskich) 55 (4):  pp. 345–352. BL Shelfmark: 5536.020000. ISSN 0465-5893. OCLC 108011911. PMID 15620045. 
  77. Hutter, H-P; H Moshammer, P Wallner, M Kundi (1 de mayo de 2006). «Subjective symptoms, sleeping problems, and cognitive performance in subjects living near mobile phone base stations». Occupational and Environmental Medicine (Londres, RU: the BMJ Publishing Group) 63 (5):  pp. 307–313. doi:10.1136/oem.2005.020784. OCLC 41236398. PMID 16621850. PMC 2092490. http://oem.bmj.com/cgi/content/abstract/63/5/307. 
  78. Feasibility of future epidemiological studies on possible health effects of mobile phone base stations, Neubauer et al., Bioelectromagnetics, 28(3): 224-230, marzo de 2007 en http://www3.interscience.wiley.com/cgi-bin/abstract/113448948/ABSTRACT
  79. UMTS Base Station-Like Exposure, Well Being and Cognitive Performance Regel et al., Environmental Health Perspectives, 114(8):August 2006 at http://www.ehponline.org/docs/2006/8934/abstract.html
  80. Eltiti, S; Wallace, D; Ridgewell, A; Zougkou, K; Russo, R; Sepulveda, F; Mirshekar-Syahkal, D; Rasor, P; Deeble, R; Fox, E (November 2007). «Does short-term exposure to mobile phone base station signals increase symptoms in individuals who report sensitivity to electromagnetic fields? A double-blind randomized provocation study». Environ Health Perspectives 115 (11):  pp. 1603–1608. doi:10.1289/ehp.10286. OCLC 183843559. PMID 18007992. PMC 2072835. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?tool=pubmed&pubmedid=18007992. Resumen divulgativo – Study finds health symptoms aren’t linked to mast emissions University of Essex (2007-07-25). 
  81. Randerson, James (26-07-2007). «Research fails to detect short-term harm from mobile phone masts». The Guardian (Guardian Media Group). Consultado el 11-02-2008. «Prof Fox estimates that there is a 30% chance that the experiment missed a real effect because of the smaller numbers.» 
  82. page 37
  83. Téléphonie mobile et santé, Rapport à l'Agence Française de Sécurité Sanitaire Environnementale, 21 de marzo de 2003
  84. Téléphonie mobile et santé, Rapport du groupe d’experts, l'Agence Française de Sécurité Sanitaire Environnementale, April 2005 at http://www.sante.gouv.fr/htm/dossiers/telephon_mobil/rapports.htm
  85. Moulder, JE; Erdreich, LS; Malyapa, RS; Merritt, J; Pickard, WF; Vijayalaxmi (May 1999). «Cell phones and cancer: what is the evidence for a connection?». Radiation Research (Nueva York: Academic Press) 151 (5):  pp. 513–531. doi:10.2307/3580028. ISSN 0033-7587. OCLC 119963820. PMID 10319725. http://www.pmid.us/10319725. 
  86. «International Commission for Non-Ionizing Radiation Protection home page». Consultado el 07-01-2008.
  87. «Anforderungen nach NISV: Mobilfunkanlagen» (en alemán). Bundesamt für Umwelt [Swiss Federal Environment Ministry] (13-03-2009). Consultado el 20-01-2010.
  88. Wright v. Motorola, Inc. et al., No95-L-04929
  89. Christopher Newman, et al. v Motorola, Inc., et al., [1] . “Debido a que no había evidencia científica suficientemente fiable y relevante de apoyo de cualquiera de las causas generales o específicas ha sido ofrecida por los demandantes, como se explica más adelante, la moción de los acusados se concederá y la moción de los demandantes va a ser rechazada.”
  90. Barstad, Stine (18 de febrero de 2009). «Kunne ikke bevise at strålingen var ufarlig». Aftenposten (en Norwegian). Archived from the original on 25 de mayo 2009. Consultado el 25 de mayo de 2009. 
  91. Residents living next to a phone mast vs. the mobile phone company Bouygues Telecom, [2] (Versailles Court of Appeal 4 de febrero 2009).
  92. «Electromagnetic Fields and Public Health - Cautionary Policies». World Health Organization Backgrounder. World Health Organization (marzo de 2000). Consultado el 1 de febrero de 2008.
  93. The Impacts of Precautionary Measures and the Disclosure of Scientific Uncertainty on EMF Risk Perception and Trust, Wiedemann et al., Journal of Risk Research, 9(4):361 - 372, June 2006 at http://journalsonline.tandf.co.uk/openurl.asp?genre=article&doi=10.1080/13669870600802111
  94. «Téléphones mobiles : santé et sécurité» (en francés). Le ministère de la santé, de la jeunesse et des sports (02-01-2008). Consultado el 19-01-2008. Lay article in (en inglés) making comment at Gitlin, Jonathan M. (03-01-2008). «France: Beware excessive cell phone use—despite lack of data». Ars Technica. Consultado el 19-01-2008.
  95. «Precaution regarding electromagnetic fields». Federal Office for Radiation Protection (07-12-2007). Consultado el 19-01-2008.
  96. «Exponering» (en swedish). Swedish Radiation Protection Authority (February de 2006). Consultado el 19-01-2008.
  97. «UK consumer group: Hands-free phone kits boost radiation exposure». cnn.com. Cable News Network (02-11-2000). Consultado el 19-01-2008.
  98. Manning, MI and Gabriel, CHB, SAR tests on mobile phones used with and without personal hands-free kits, SARtest Report 0083 for the DTI, July 2000 (PDF) at http://straff-x.com/SAR-Hands-Free-Kits-July-2000.pdf
  99. Téléphonie mobile & santé, Report for l"Agence française de sécurité sanitaire environnementale (Afsse), June 2005 at http://www.afsse.fr/index.php?pageid=671&parentid=619#
  100. «Bead 'slashes mobile radiation'». BBC News. 25-01-2005. Consultado el 17-03-2009. 
  101. Por ejemplo, Finlandia «Radiation and Nuclear Safety Authority: Children's mobile phone use should be limited». Finnish Radiation and Nuclear Safety Authority (STUK) (7 de enero de 2009). Consultado el 20 de enero de 2010. and France «Téléphone mobile, DAS et santé» (PDF). Votre enfant et le téléphone mobile [Your child and mobile telephony]. Association Française des Opérateurs Mobiles (AFOM)[French Mobile Phone Operators' Association] et l’Union Nationale des Associations Familiales (UNAF) [National Federation of Family Associations] (31-01-2007). Consultado el 20 de enero de 2010.

Enlaces externos[editar]