Radiación electromagnética y salud

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Radiación electromagnética se puede clasificar en radiación ionizante y radiación no ionizante, en función de si es capaz de ionizar los átomos y la ruptura de enlaces químicos. Las frecuencias ultravioletas y más altas, como rayos X s, o rayos gamma son ionizantes. Estos plantean sus propios riesgos especiales .

La radiación no ionizante, discutida aquí, es asociada con dos riesgos mayores potenciales: eléctricos y biológicos. Adicionalmente, la corriente eléctrica inducida causada por radiación puede generar chispas y provocar peligro de incendio o explosión..

Tipos de peligros[editar]

Riesgos eléctricos[editar]

Los campos eléctricos y magnéticos oscilantes en la radiación electromagnética pueden inducir una corriente eléctrica en cualquier conductor por el cual pase. Radiación severa puede provocar corrientes capaces de provocar un choque eléctrico a personas o animales. También puede sobrecargar y destruir equipos eléctricos .La inducción de corriente por campos magnéticos oscilantes es también la forma en la que las tormentas solares interfieren con el funcionamiento de los sistemas eléctricos o electrónicos , causando daño o la explosión de los sistemas de distribución y transformadores,[1] o apagones (como en 1989), e interfiriendo con las señales electromagnéticas (e.g. radio, TV, señal telefónica).[2]

Riesgo de incendio[editar]

Radiación electromagnética de extremadamente alto poder pueden causar corrientes eletricas de alto poder incluso para crear chispas (arco eléctrico) cuando un voltaje inducido excede la tensión de ruptura en el medio circundante (v.g. aire). Estas chispas pueden ignicionar materiales inflamables o gases, posiblemente conduciendo a una explosión.

Esto es un riesgo particular en las cercanías de explosivos o fuegos artificiales , ya que una sobrecarga eléctrica puede prenderlos. Este riesgo es comúnmente llamado HERO (Riesgos de radiación electromagnética de la artillería).El informe MIL-STD-464A manda la evaluación de en un sistema del Ejército de los Estados Unidos ,mientras el documento de la Marina OD 30393 provee principio de diseño y técnicas de control para los riesgos electromagnéticos de la artillería.

Por otra parte,los riesgos relacionados con el abastecimiento de combustible se conocen como HERF (en inglés: Hazards of Electromagnetic Radiation to Fuel, ‘Riesgo EM de abastecimiento de combustible’)?. El documento NAVSEA OP 3565 Vol. 1 puede ser usado para evaluar HERF, el cual permite una densidad de potencia máxima de 0.09 W/m² para frecuencias inferiores a 225 MHz (i.e. 4.2 metros para un emisor de 40 W ).

Riesgos biológicos[editar]

El efecto biológico mejor comprendido de los campos electromagnéticos es que causa calentamiento dieléctrico . Por ejemplo, tocar o permanecer encima de una antena mientras un transmisor de alto poder está en operación, puede producir severas quemaduras. Esto es lo mismo que se produce en el interior de un horno microondas.

Este efecto termogenerador varia con el poder de la emisión y con la frecuencia de la energía electromagnética. Una medida de este efecto es la tasa de absorción específica o SAR, la cual tiene unidades de watts por kilogramo (W/kg). El IEEE[3] y muchos gobiernos nacionales han establecido límites de seguridadpara exposición a varias frecuencias de energía electromagnética basados en los manuales SAR,[4] [5] los cuales resguardan contra daño térmico.

Hay publicaciones que apoyan efectos complejos biológicos de campos débiles no termales electromagnéticos (vea Bioelectromagnetismo), incluyendo campos magnéticos ELF débiles.[6] [7] y campos RF modulados y de microondas[8] Mecanismos fundamentales de la interacción entre el material biológico y los campos electromagnéticos a niveles no térmicos no están dilucidados completamente.[9]

Fragmentación del ADN[editar]

Un estudio de 2009 en la Universidad de Basilea en Suiza halló que la exposición intermitente (pero no continua) de células humanas a un campo electromagnético de 50 Hz con una densidad de flujo de 1 mT (o 10 G) inducida por un ligero pero significativo incremento de la fragmentación del ADN en el ensayo electroforesis en gel de célula individual.[10] No obstante ese nivel de exposición ya está encima de los actuales límites de seguridad establecidos de exposición.

Posiciones de los gobiernos y los organismos científicos[editar]

Organización Mundial de la Salud[editar]

Los siguientes párrafos son sacados del informe acerca del tema de la OMS: {{Cita| "El grupo de trabajo concluyó que no existen problemas de salud relacionados con el aspecto de los campos eléctricos ELF en los niveles a los que está sometido generalmente el público en su vida diaria , además , la evidencia [acerca de los campos magnéticos] relacionados a la leucemia infantil no son tan fuertes para considerarla una causa.... Un número de otros posibles efectos adversos de salud por posible asociación a exposición a campos magnéticos. Estos incluyen otros cánceres infantiles, canceres en adultos, depresión, suicidio, desordenes cardiovasculares, disfunción reproductiva, desordenes de desarrollo, modificaciones inmunológicas, efectos de neurocomportamiento y enfermedades neurodegenerativas. El grupo de trabajo OMS concluyó que existe evidencia científica entre exposición a campos magnéticos ELF y todos estos efectos eran menores que la leucemia infantil. En algunos casos (i.e. enfermedad cardiovascular o cáncer de mama) la evidencia indica que los campos no los provocan."[11]

Salud en Canadá[editar]

"No hay pruebas concluyentes de los daños causados por la exposición [a campos eléctricos y magnéticos] en los niveles encontrados en los hogares canadienses y escuelas, incluidas las situadas en las afueras de los límites de los corredores de línea de energía."

Departamento de Salud de Canadá[12]

Definición de los militares de Estados Unidos[editar]

En el Estándar Federal 1037C, el Gobierno de los Estados Unidos adopta la siguiente definición:

Los riesgos de radiación electromagnética (RADHAZ o EMR hazards por sus siglas en inglés): Peligros causados por una instalación de transmisor/antena installation que genera radiación electromagnética en la cercanía de artillería, personal, o operaciones de abastecimiento de combustible en exceso de los niveles establecidos de seguridad o aumentos de elos niveles existentes a niveles peligrosos; o personal, combustible, o instalaciones de artillería localizadas en un área iluminada por radiación electromagnética a un nivel que es peligroso para las operaciones o la ocupación humana. Estos riesgos existen cuando un campo de suficiente intensidad es generado para: (a) inducir corrientes o de otra manera pareja y / o tensiones de grandes magnitudes suficientes para iniciar dispositivos electroexplosivos u otros componentes sensibles explosivos de sistemas de armas, municiones o explosivos; (b) cause harmful or injurious effects to humans and wildlife; (c) generan chispas con una magnitud suficiente para encender mezclas inflamables de materiales que deben ser manejados en la zona afectada. —

Diccionario de Términos Militares y Asociados del Departamento de Defensa de los Estados Unidos

Mitigación[editar]

Una de las soluciones a la radiación de las lineas de alta tensión aéreas es colocarlas bajo tierra. La tierra y su medio encierra a los cables evitan que el campo eléctrico irradie mucho más allá de las líneas de energía, y reducen considerablemente la intensidad de campo magnético que irradia de las líneas de energía, a la zona circundante.[13] Sin embargo, el costo de enterrar y el mantener los cables en nivel de voltajes de transmisión es varias veces superior al de las líneas de alta tensión[14]

Leucemia y cáncer[editar]

Sugerencia de enlace no significativo[editar]

En 1997 el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (en inglés: National Cancer Institute, ‘Instituto Nacional del Cáncer’)? (NCI)entregó un reporte publicado en New England Journal of Medicine,los resultados de una investigación epidemiológica de 7 años. El objeto de estudio fueron 638 niños con leucemia linfoblástica aguda (ALL por sus siglas en inglés) con 620 controles concluyendo que existía "poca evidencia que apuntara a riesgos en niños que vivían en casas con altos niveles de campos magnéticos medidos en el tiempopor los altos niveles medidos promedio ponderado en el tiempo del campo magnético o por la categoría más alta de código de linea de aumentar el riesgo de ALL en niños."[15] Tras el informe, el Departamento de Energía de EE.UU. disolvió la Investigación CEM y el Programa de Difusión de Información Pública (RAPID) , diciendo que sus servicios ya no eran necesarios. En el 2005 , el gobierno de Canadá emitió un informe que decía lo siguiente

"El resultado de un análisis combinado llevado a cabo recientemente de varios estudios epidemiológicos muestran un aumento de dos veces en el riesgo de leucemia en los niños que viven en hogares, donde los niveles promedio del campo magnético son mayores de 0,4 microteslas (4 miligauss). [Sin embargo] es la opinión de [este] comité que la evidencia epidemiológica hasta la fecha no es lo suficientemente fuerte como para justificar una conclusión que los CEM en los hogares canadienses, independientemente de la ubicación de las líneas eléctricas, causen eucemia en los niños."

Informe del Gobierno de Canadá[16]

La OMS emitió una hoja informativa, la No. 322, en junio de 2007, basado en los hallazgos de un grupo de trabajo de la OMS (2007), el IARC (2002) y el ICNIRP (2003), los cuales revisaban las conductas de investigación desde las publicaciones más tempranas.

"que no hay cuestiones de fondo relacionadas con la salud en los campos eléctricos ELF que se enfrentan los miembros del públicoa nivel general, . "Para campos magnéticos de ELF, la hoja informativa dice:" la evidencia relacionada con la leucemia infantil no es lo suficientemente fuerte como para ser considerado "causal, y " [Sobre] otros tipos de cáncer infantil, cáncer en adultos, ... El Grupo de Tareas Especiales de la OMS concluyó que la evidencia científica que apoya una asociación entre la exposición a campos magnéticos de FEB y todos estos efectos en la salud es mucho más débil que el de la leucemia infantil. En algunos casos (por ejemplo, para el cáncer de pecho ...) la evidencia sugiere que estos campos no los causan ".

OMS, Hoja informativa, la No. 322[11]

Según el Dr. Lakshmikumar del Laboratorio Nacional de Física, India, una causalidad directa, entre la radiación RF y el cáncer (como la leucemia) requeriría estar "dispuesta a ignorar la ley de Planck ... y todo el cuerpo de la física cuántica."[17]

Sugiere enlace significativo[editar]

En 2001, Ahlbom et al. realizaron una revisión en los CEM y salud, y encontró que había una duplicación de la leucemia infantil para los campos magnéticos de más de 0,4 T, pero dijo que "Esto es difícil de interpretar en ausencia de un mecanismo conocido o soporte experimental reproducible".[18] En 2002, un estudio realizado por Michelozzi et al. encontraron una relación entre la leucemia y la proximidad a la estación de transmisores de Radio Vaticano.[19] En 2005 Draper et al. encontró un aumento del 70% de la leucemia infantil para los que viven dentro de 200m de una línea de transmisión, y un aumento del 23% para los que viven entre 200 a 600 m . Ambos resultados fueron estadísticamente significativos.[20] Los autores consideran que es poco probable que el aumento de 200 m y 600 m está relacionada con los campos magnéticos, ya que están muy por debajo de 0,4 T a esta distancia. La Universidad de Bristol (Reino Unido) ha publicado trabajos sobre una teoría que podría explicar este aumento, y también brindaría un mecanismo potencial, siendo que los campos eléctricos alrededor de las líneas eléctricas atraen aerosoles contaminantes.[21] [22]

Otros hallazos[editar]

La nota informativa N º 263 de la Organización Mundial de la Salud emitida en octubre de 2001, relativa a ELF (frecuencia extremadamente baja) los CEM y el cáncer informa que eran "posiblemente" carcinógenos, basado principalmente en la evaluación IARC similar con respecto a la leucemia infantil. También dice que son "insuficientes" los datos para sacar conclusiones sobre otros tipos de cáncer.[23] En 2007, la Agencia de Protección de la Salud del Reino Unido presentó un documento que muestra que el 43% de los hogares presenta campos magnéticos de más de 0,4 T asociados con los circuitos de superficie o subterránea de 132 kV y superiores.[24]

Reporte del Reino Unido SAGE[editar]

El Departamento de Salud del Reino Unido creó el Grupo consultivo de partes interesadas CEM de FEB (SAGE) para explorar las implicaciones y hacer recomendaciones para un enfoque de precaución a la frecuencia de energía eléctrica y los campos magnéticos en perspectiva de las pruebas de un vínculo entre campos electromagnéticos y la leucemia infantil. La primera evaluación intermedia del presente grupo fue entregado en abril de 2007,[25] y encontró que la relación entre la proximidad de líneas eléctricas y la leucemia infantil era suficiente para justificar una recomendación de cautela, incluida la opción de establecer nuevas líneas eléctricas subterráneas cuando sea posible y para evitar la construcción de nuevos edificios residenciales dentro de 60m de las líneas eléctricas existentes. La última de estas opciones no fue una recomendación oficialmente al gobierno como el análisis coste-beneficio basado en el aumento del riesgo de leucemia infantil; solo se consideró insuficiente para justificarla. La opción se consideró necesario para su inclusión como, en caso de ser real, la asociación más débil con otros efectos en la salud por lo que valía la pena aplicar.[26]

Transmisión de poder eléctrico[editar]

La preponderancia de evidencia sugiere que el bajo consumo de energía de baja frecuencia, la radiación electromagnética asociada con corriente no constituye un peligro para la salud a corto o largo plazo, y mientras algunos de los mecanismos biofísicos para la promoción del cáncer se han propuesto (por ejemplo, los campos eléctricos alrededor de las líneas de alimentación atraen aerosoles contaminantes.,[21] [27] ninguno ha substanciado.[11] [28] [29] [30] [31] [32] Sin embargo, algunas investigaciones han implicado la exposición en una serie de efectos adversos para la salud. Estos incluyen, pero no se limitan a, leucemia infantil,[11] leucemia adulta,[33] enfermedades neurodegenerativas (como esclerosis lateral amiotrófica),[34] [35] [36] Aborto espontáneo,[37] [38] [39] y depresión clínica.

Teléfonos móviles y radiación[editar]

Acerca de Teléfonos móviles y radiación la preocupación por el tema ha aumentado especialmente a raíz del enorme incremento en el uso de telefonía inalámbrica móvil en todo el mundo exitiendo más de dos mil millones de usuarios en la actualidad). Los teléfonos móviles usan radiación electromagnética en el rango de microondas, y algunos[40] creen que puede ser dañino a la salud. Eso ha conducido a una gran cantidad de investigaciones (epidemiologicas y experimentales, tanto en no-humanos y en humanos). La preocupación acerca de los efectos en la salud ha aumentado sobre todo en lo que respecta a sistemas digitales inalámbricos, como las redes de datos inalambricos.

La Organización Mundial de la Salud, basada en un punto de vista consensuado entre las comunidades científica y médica, afirma que los efectos de salud (e.g. cefaeso promoción de canceres) no parecen ser causados por los teléfonos celulares o sus estaciones bases,[41] [42] y espera hacer recomendaciones acerca de teléfonos móviles entre el tercer trimestre de 2010 y el primer trimestre de 2011.[43]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Tormentas solares en la pagina de la NASA en idioma inglés .
  2. Transcripción de "Blackout: The Sun-Earth Connection", Part 4: When Solar Plasma Distorts Earth's Magnetic Field
  3. «Standard for Safety Level with Respect to Human Exposure to Radio Frequency Electromagnetic Fields, 3KHz to 300GHz». IEEE Std (IEEE) C95.1. Oct 2005. 
  4. ICNIRP
  5. International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (April 1998). «Guidelines for limiting exposure to time-varying electric, magnetic, and electromagnetic fields (up to 300 GHz)». Health Physics 74 (4):  pp. 494–522. PMID 9525427. http://www.icnirp.de/documents/emfgdl.pdf. 
  6. Delgado JM, Leal J, Monteagudo JL, Gracia MG (May 1982). «Embryological changes induced by weak, extremely low frequency electromagnetic fields». Journal of Anatomy 134 (3):  pp. 533–51. PMID 7107514. 
  7. Harland JD, Liburdy RP (1997). «Environmental magnetic fields inhibit the antiproliferative action of tamoxifen and melatonin in a human breast cancer cell line». Bioelectromagnetics 18 (8):  pp. 555–62. doi:10.1002/(SICI)1521-186X(1997)18:8<555::AID-BEM4>3.0.CO;2-1. PMID 9383244. 
  8. Aalto S, Haarala C, Brück A, Sipilä H, Hämäläinen H, Rinne JO (July 2006). «Mobile phone affects cerebral blood flow in humans». Journal of Cerebral Blood Flow and Metabolism 26 (7):  pp. 885–90. doi:10.1038/sj.jcbfm.9600279. PMID 16495939. 
  9. Binhi, Vladimir N; Repiev, A & Edelev, M (translators from Russian) (2002). Magnetobiology: underlying physical problems. San Diego: Academic Press. pp. 1–16. ISBN 9780121000714. OCLC 49700531. 
  10. Focke F, Schuermann D, Kuster N, Schär P (November 2009). «DNA fragmentation in human fibroblasts under extremely low frequency electromagnetic field exposure». Mutation Research 683 (1-2):  pp. 74–83. doi:10.1016/j.mrfmmm.2009.10.012. PMID 19896957. 
  11. a b c d «Electromagnetic fields and public health». Fact sheet No. 322. World Health Organization (June de 2007). Consultado el 23 de enero de 2008.
  12. Electric and Magnetic Fields at Extremely Low Frequencies, Health Canada website, visto 24 de mayo 2010
  13. UK National Grid EMF information site
  14. Vea Transmisión de poder eléctrico#Transmisión subterranea para detalle y referencias.
  15. Linet MS, Hatch EE, Kleinerman RA, et al. (julio 1997). «Residential exposure to magnetic fields and acute lymphoblastic leukemia in children». The New England Journal of Medicine 337 (1):  pp. 1–7. doi:10.1056/NEJM199707033370101. PMID 9203424. 
  16. Response Statement to the Issue of Power-Frequency Magnetic Fields and Childhood Leukemia, Federal-Provincial-Territorial Radiation Protection Committee – Canada, publicado el 20 de enero 2005
  17. Lakshmikumar ST (2009). «Power Line Panic and Mobile Mania». Skeptical Inquirer 33 (5):  pp. 35. http://www.csicop.org/si/show/power_line_panic_and_mobile_mania. 
  18. Ahlbom IC, Cardis E, Green A, Linet M, Savitz D, Swerdlow A (diciembre 2001). «Review of the epidemiologic literature on EMF and Health». Environmental Health Perspectives (Environmental Health Perspectives, Vol. 109) 109 (Suppl 6):  pp. 911–33. doi:10.2307/3454653. PMID 11744509. PMC 1240626. http://jstor.org/stable/3454653. 
  19. Paola Michelozzi, Alessandra Capon, Ursula Kirchmayer, Francesco Forastiere, Annibale Biggeri, Alessandra Barca and Carlo A. PeruccAdult, Childhood Leukemia near a High-Power Radio Station in Rome, Italy, American Journal of Epidemiology, 2002, Vol. 155, No. 12 : 1096-1103
  20. Draper G, Vincent T, Kroll ME, Swanson J (junio 2005). «Childhood cancer in relation to distance from high voltage power lines in England and Wales: a case-control study». BMJ 330 (7503):  pp. 1290. doi:10.1136/bmj.330.7503.1290. PMID 15933351. 
  21. a b Fews AP, Henshaw DL, Keitch PA, Close JJ, Wilding RJ (diciembre 1999). «Increased exposure to pollutant aerosols under high voltage power lines». International Journal of Radiation Biology 75 (12):  pp. 1505–21. doi:10.1080/095530099139115. PMID 10622257. 
  22. Fews AP, Henshaw DL, Wilding RJ, Keitch PA (diciembre 1999). «Corona ions from powerlines and increased exposure to pollutant aerosols». International Journal of Radiation Biology 75 (12):  pp. 1523–31. doi:10.1080/095530099139124. PMID 10622258. 
  23. «Electromagnetic fields and public health: extremely low frequency fields and cancer». Fact sheet No. 263. World Health Organization (October de 2001). Consultado el 23 de enero de 2008.
  24. Maslanyj MP, Mee TJ, Renew DC, et al. (March 2007). «Investigation of the sources of residential power frequency magnetic field exposure in the UK Childhood Cancer Study». Journal of Radiological Protection 27 (1):  pp. 41–58. doi:10.1088/0952-4746/27/1/002. PMID 17341803. 
  25. UK Department of Health set up the Stakeholder Advisory Group on ELF EMFs (SAGE
  26. "SAGE first interim assessment: Power Lines and Property, Wiring in Homes, and Electrical Equipment in Homes"
  27. Fews AP, Henshaw DL, Wilding RJ, Keitch PA (diciembre 1999). «Corona ions from power lines and increased exposure to pollutant aerosols». International Journal of Radiation Biology 75 (12):  pp. 1523–31. doi:10.1080/095530099139124. PMID 10622258. 
  28. «Electromagnetic fields and public health». Consultado el 17 de noviembre de 2007. WHO fact sheet on electromagnetic hypersensitivity
  29. «Electric and Magnetic Fields and Public Health». National Policy. American Physical Society (15 de abril de 2005). Consultado el 29 de enero de 2008.
  30. «Electric and Magnetic Fields Associated with the Use of Power» (PDF). National Institute of Environmental Health Sciences (2002-06). Consultado el 29 de enero de 2008.
  31. International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (August 2004). «ICNIRP statement related to the use of security and similar devices utilizing electromagnetic fields». Health Physics 87 (2):  pp. 187–96. doi:10.1097/00004032-200408000-00007. PMID 15257219. «Similarly, there is no convincing evidence for an association with neurologic disease, birth defects, heart disease, or suicide.». 
  32. «Report 7 of the Council on Scientific Affairs (I-94)». American Medical Association (diciembre de 1994). Consultado el 3 de diciembre de 2009. «no scientifically documented health risk has been associated with the usually occurring levels of electromagnetic fields».
  33. Tynes T, Klaeboe L, Haldorsen T (mayo 2003). «Residential and occupational exposure to 50 Hz magnetic fields and malignant melanoma: a population based study». Occupational and Environmental Medicine 60 (5):  pp. 343–7. doi:10.1136/oem.60.5.343. PMID 12709519. 
  34. Feychting M, Jonsson F, Pedersen NL, Ahlbom A (julio 2003). «Occupational magnetic field exposure and neurodegenerative disease». Epidemiology 14 (4):  pp. 413–9; discussion 427–8. doi:10.1097/01.EDE.0000071409.23291.7b. PMID 12843764. 
  35. Håkansson N, Gustavsson P, Johansen C, Floderus B (julio 2003). «Neurodegenerative diseases in welders and other workers exposed to high levels of magnetic fields». Epidemiology 14 (4):  pp. 420–6; discussion 427–8. doi:10.1097/01.EDE.0000078446.76859.c9. PMID 12843765. 
  36. Ahlbom A (2001). «Neurodegenerative diseases, suicide and depressive symptoms in relation to EMF». Bioelectromagnetics Suppl 5:  pp. S132–43. doi:10.1002/1521-186X(2001)22:5+<::AID-BEM1029>3.0.CO;2-V. PMID 11170123. 
  37. Lee GM, Neutra RR, Hristova L, Yost M, Hiatt RA (enero 2002). «A nested case-control study of residential and personal magnetic field measures and miscarriages». Epidemiology 13 (1):  pp. 21–31. doi:10.1097/00001648-200201000-00005. PMID 11805582. 
  38. Li DK, Odouli R, Wi S, et al. (enero 2002). «A population-based prospective cohort study of personal exposure to magnetic fields during pregnancy and the risk of miscarriage». Epidemiology 13 (1):  pp. 9–20. doi:10.1097/00001648-200201000-00004. PMID 11805581. 
  39. Cao YN, Zhang Y, Liu Y (August 2006). «[Effects of exposure to extremely low frequency electromagnetic fields on reproduction of female mice and development of offsprings]» (en Chinese). Zhonghua Lao Dong Wei Sheng Zhi Ye Bing Za Zhi 24 (8):  pp. 468–70. PMID 16978513. 
  40. «Researcher sees cancer risk from mobiles (Dr. Ronald Herberman, director of the University of Pittsburgh Cancer Institute)». International Herald Tribune. 24 de julio de 2008. Consultado el 17 de agosto de 2008. 
  41. «What are the health risks associated with mobile phones and their base stations?». Online Q&A. World Health Organization (5 de diciembre de 2005). Consultado el 19 de enero de 2008.
  42. «Electromagnetic fields and public health: mobile telephones and their base stations». Fact sheet N°193. World Health Organization (June de 2000). Consultado el 19 de enero de 2008.
  43. Health and Environment - Science Milestones

Enlaces externos[editar]