John Frankenheimer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
John Frankenheimer
Nombre de nacimiento John Michael Frankenheimer
Nacimiento Bandera de los Estados Unidos Malba, Queens, Nueva York, Nueva York, Estados Unidos
19 de febrero de 1930
Fallecimiento Bandera de los Estados Unidos Los Ángeles, California, Estados Unidos
6 de julio de 2002 (72 años)
Familia
Cónyuge Evans Evans (1963-2002)
Carolyn Miller (1954-1962)
[editar datos en Wikidata]

John Frankenheimer (19 de febrero de 19306 de julio de 2002) fue un director de cine y televisión, y productor estadounidense. Ganador de numerosos premios internacionales por sus filmes considerados clásicos.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nació en Nueva York, siendo hijo de padre judío de origen alemán y de madre irlandesa católica. Creció en la fe católica la que abandonó de mayor. Se graduó en el Williams College en Williamstown Massachusetts en 1951. Sirvió en la Fuerza Aérea con el grado de teniente en la Guerra de Corea, dirigiendo películas para la Fuerza Aérea.

Una vez acabado el servicio militar, comenzó su carrera como director en la televisión. En la década de 1950, realizó cerca de 140 episodios de las series Playhouse 90, Climax y Danger.

Carrera en el cine[editar]

Su debut en la gran pantalla llegó en 1957 con The Young Stranger, protagonizado por James MacArthur como el joven rebelde. Este primer film está basado en un capítulo que Frankenheimer hizo para la serie Climax llamado "Deal a Blow". Después de ello, volvió a la televisión, hasta que en 1961 regresa al cine con un proyecto llamado Los jóvenes salvajes, en el que trabajó por primera vez con Burt Lancaster iniciando la que sería una larga y fructífera relación.

El hombre de Alcatraz[editar]

Su siguiente proyecto, El hombre de Alcatraz, es producto de la insistencia de Lancaster. El actor, también productor, había comenzado el proyecto en 1961 con otro director, pero lo despidíó y pidió a Frankenheimer que se hiciera cargo del rodaje.

Uno de los problemas de El hombre de Alcatraz era la extensión del guion. De hecho, la duración de la película una vez acabado el rodaje era de cuatro horas y media. Frankenheimer se metió en el montaje para intentar recortar el metraje y que quedase coherente. Incluso tuvo que pedirle a Lancaster que volviera a rodar ciertas escenas. Finalmente, el film sería estrenado en en 1962, siendo un éxito de público y nominada a cuatro Oscar, incluyendo la actuación de Lancaster. Después del éxito de El hombre de Alcatraz dirigiría Su propio infierno, pero sería despedido por el productor John Houseman, aunque el film finalmente se estrenó.

El mensajero del miedo[editar]

Su siguiente proyecto sería El mensajero del miedo. Frankenheimer y el productor George Axelrod compraron los derechos de la novela de Richard Condon, una obra muy cotizada por todos los estudios de Hollywood. Después de convencer a Frank Sinatra a aceptar el proyecto, se aseguran que United Artists se haga cargo de la producción.

El argumento de la película habla de dos excombatientes de la Guerra de Corea, el sargento Raymond Shaw (Laurence Harvey) y el comandante Benett Marco (Frank Sinatra), que había sido capturado en el frente. Una vez liberados, Shaw recibe una medalla de honor del gobierno de los Estados Unidos. Por entonces, Marco comienza a sufrir terribles pesadillas relacionadas con el lavado de cerebro al que fueron sometidos durante el cautiverio en Corea, y recibe órdenes para asesinar a un candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

Uno de las disputas entre Frankenheimer y Sinatra fue la elección de la madre diabólica del teniente Raymond Shaw. El director quiso a Angela Lansbury, con la que ya había trabajado en Su propio infierno. La elección de Sinatra era Lucille Ball. Al final, Lansbury sería la actriz escogida. El film sería nominada para dos Oscar, entre ellas la de mejor actriz de reparto para Lansbury.

La película no fue estrenada durante años. La leyenda urbana cuenta que fue retirada de la distribución debido a las similitudes del complot que provocó el asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy. Posteriormente, el director explicó en un libro del crítico de cine Charles Champlin, que las razones reales por las cuales no se estrenaría hasta meses después, sería por la lucha entre los estudios por los emolumentos de Sinatra.

Siguientes proyectos[editar]

Después de El mensajero del miedo siguió con el género thriller político con Siete días de mayo en 1964. Una nueva versión del best-seller de Charles Bailey II y Fletcher Knebel, producida por Kirk Douglas. El actor protagoniza a un general, subordinado del Jefe del Estado Mayor Conjunto, interpretado por Burt Lancaster, que intenta liderar un golpe contra el presidente, que intenta pactar el desarme con los rusos. Aparte de Douglas, otras estrellas que aparecen en la película son Burt Lancaster, Fredric March en el papel de presidente y Ava Gardner. La película volvió a ser un éxito y estuvo nominado a dos Oscar.

El siguiente film sería El tren, un nuevo proyecto de Burt Lancaster como productor asociado, que por diferencias personales, despidió al director Arthur Penn y le pide a Frankenheimer que se haga cargo del rodaje. El director aprovechó la desesperación de la productora, para negociar de forma ventajosa sus condiciones. Así, consiguió que su nombre formara parte del título de crédito "John Frankenheimer's The Train", el control final en toda la producción, y un autómovil Ferrari.

En 1966, se embarca en el filme Plan diabólico, protagonizada por Rock Hudson, que fue una de las películas más admiradas del director en décadas.

Después, llegaría una de sus producciones más espectaculares Grand Prix, película ambientada en las carreras de coches de Europa y protagonizada por James Garner y Eva Marie Saint. La película fue una revolución por lo que se refiere a tecnología cinematográfica, la que sería adaptada posteriormente en las retransmisiones futuras de automovilismo. El filme fue rodado con cámaras Cinerama de 65mm e introdujo métodos de filmación de alta velocidad, incorporando cámaras montadas en los coches. Grand Prix fue un éxito internacional y ganó tres Oscar al mejor montaje, sonido, y efectos de sonido.

Su siguiente película sería en 1967 con la comedia antibélica The Extraordinary Seaman con David Niven, Faye Dunaway, Alan Alda y Mickey Rooney. La película fue un desastre tanto de público como de crítica, incluso aceptado por el propio director. Mejor suerte tuvo la siguiente película El hombre de Kiev de 1968, sobre la historia de un judío en la Rusia zarista. La película tuvo una mejor aceptación y su protagonista Alan Bates fue nominado al Oscar.

Su actividad no tuvo descanso. Inmediatamente después de El Hombre de Kiev, realizó Los temerarios del aire, un drama romántico sobre la llegada de unos paracaidistas en una pequeña ciudad del Medio Oeste, con la actuación nuevamente de Burt Lancaster juntamente con Deborah Kerr. El film no tuvo la acogida que quería el director, a pesar de que confesó que había sido una de sus preferidas.

Década de 1970[editar]

En la década de 1970, y a pesar de los fracasos, seguía siendo uno de los directores más solicitados por las productoras. En 1970, realizó Yo vigilo el camino con Gregory Peck y Tuesday Weld. Viajó a Afganistán en 1971 para realizar Orgullo de estirpe con Jack Palance y Omar Sharif y después Sueños prohibidos (1973), The Iceman Cometh, con Lee Marvin y 99,44% muerto con Richard Harris.

Pero sin duda, su nueva etapa comienza con la oportunidad de dirigir la segunda parte de "French Connection". Por sus conocimientos de la cultura francesa, fue el elegido para rodar íntegramente en Marsella. Como no podía ser de otra manera, la secuela fue un éxito total y le permitió obtener el dinero y la credibilidad para su siguiente trabajo Domingo negro en 1976.

Domingo negro es la única obra de Thomas Harris que no es de la secuela de Hannibal Lecter. El guion narra la historia de un agente del Mossad (Robert Shaw en la película), intentando atrapar a una guerrillera palestina (Marthe Keller) y a un veterano de la Guerra de Vietnam (Bruce Dern) que planean cometer un atentado terrorista el día del Super Bowl. La película no tuvo la acogida que se esperaba.

Décadas de 1980 y 1990[editar]

A los pocos meses del estreno de Domingo negro, comenzó a tener problemas con el alcohol, que se agravaron con la preparación de su película Profecía maldita.

Eso provocó entre otras cosas, que la cantidad (y calidad) de sus filmes se redujera en la década de 1980. Así llegaron El reto del samurái (1982), El pacto de Berlín (1985), 52 Vive o muere (1986), Tiro mortal (1989), La cuarta guerra (1990) y El año de las armas (1991).

Sin embargo, fue capaz de volver a la televisión en la década de 1990 con obras como Contra el muro o The Burning Season. En 1996, dirigió el remake de La isla del Doctor Moreau, con Marlon Brando, en una versión absolutamente desoladora. A pesar de todo, pudo desquitarse en 1998 con Ronin, protagonizado por Robert De Niro, y con Operación Reno con Ben Affleck.

Estaba en la lista de los directores que podrían haber dirigido la precuela de El exorcista, pero murió repentinamente en Los Ángeles por complicaciones tras una operación de columna vertebral a la que había sido sometido.

Filmografía[editar]

Enlaces externos[editar]