Jan Žižka

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jan "Žižka" de Trocnov
Portrait of Jan Žižka 16 c..jpg
Retrato de Jan Žižka.
Capitán General
Lealtad

Flag of Bohemia.svg 1382- 1405

Alex K Kingdom of Poland-flag.svg 1409- 1414

Flag of Bohemia.svg 1414- 1419

Hussite banner.png 1419-1424
Participó en

Guerra polaco-lituano-teutónica

Guerras Husitas


Nombre real Jan de Trocnov
Nacimiento 11 de mayo de 1360
Trocnov, Flag of Czechoslovakia.svg
Fallecimiento 11 de octubre de 1424
Pribyslav, Flag of Czechoslovakia.svg

Žižka Jan-Coat of Arms.png

Escudo de Armas de Jan Žižka

Jan "Žižka" de Trocnov (en húngaro: Zsizska János) (Trocnov, 1360 - Pribyslav, 1424) fue un general checo y seguidor de las ideas de Jan Hus. Aunque su nombre no es tan reconocido, es recordado como una de las más grandes mentes en el arte de la estrategia militar situado al lado de líderes militares como Aníbal, Belisario, Gonzalo Fernández de Córdoba o Gustavo II Adolfo de Suecia.


Biografía[editar]

Jan de Trocznov nació en Trocznov, en Bohemia en 1360. Trocnov se encuentra a 12 millas al sureste de Budweis solo a unas pocas millas de la frontera austriaca.[1]

Su padre pertenecía a la nobleza menor y Žižka fue criado en la corte real donde ganó experiencia militar a su servicio.[1]

A temprana edad perdió el ojo derecho y fue apodado "Žižka", algunos autores creen que este apodo se refiere al hecho de tener un solo ojo y significaría tuerto[1] pero otros creen que el nombre fue utilizado por la familia durante generaciones[2] y les parece más probable que signifique “pelirrojo”.

Entre 1382 y 1390 las actividades de Žižka son desconocidas excepto que aparentemente obtento el título de cazador real en la ciudad de Zahorany, cerca del Castillo de Orlík nad Vltavou de Wenceslao IV.[1]

Jan Žižka en la Batalla de Grünwald. Obra de Jan Matejko

Sobre el año 1405 abandona el servicio real y se convierte primero en un caballero sin dueño para después unirse como mercenario a las bandas guerrilleras empleadas por los barones que tomaron partido por los bandos bohemios o moravos de Jobst de Moravia en su prolongada lucha por el poder.[3]

En 1409 Wencelao IV perdona a Žižka por sus aventuras militares y Zizka se unió con Sokol de Lamberg al ejército polaco de Vladislao Jagellón en la guerra que mantenían contra la Orden de los Caballeros Teutónicos[1] quienes poseían tierras que iban desde el río Oder hasta el mar Báltico.

Participó en la batalla de Grünwald el 15 de julio de 1410 que terminó con la victoria polaca sobre la Orden Teutónica y poco después se firmó la paz entre los combatientes. Žižka regresó a la corte en 1414 y ocupó un puesto de oficial en la guardia del palacio real. Posiblemente fue acantonado en la fortaleza de Vysehrad.[1]

Es posible que fuera entonces cuando Žižka conociese las tesis de Jan Hus e incluso posiblemente participó en los sermones de Jan Hus en la Capilla de Belén.[3]

Las muertes en la hoguera de Jan Hus y de Jerónimo de Praga en 1415 en el Concilio de Constanza hicieron que Bohemia se viese agitada ya que eran muy numerosos sus seguidores en la región que vieron como con sus ejecuciones se ponía fin a la esperanza de una iglesia renovada menos corrupta. La rebelión no estalló durante un tiempo porque se tenía fe en que el Concilio pusiera fin a estos males pero en 1418 se disolvió en Concilio con prácticamente todos los males sin resolver (se había puesto fin al cisma del Papado con la elección de Martín V).

El Papa estaba preocupado por la veneración en Bohemia de los herejes condenados y por la expansión del utraquismo. Fue enviado un legado papal quien aseguro que nada más que la fuerza podía hacer volver a los herejes al orden católico.[4]

Los husitas se reunieron en el verano de 1418 para formar un consejo que decidiera la mejor forma de asegurar la libertad civil y religiosa de su país. Eligieron un cáliz como emblema que representaba el profesado utraquismo.

El 30 de julio de 1419[3] tuvo lugar la primera defenestración de Praga en la que Jan Žižka tuvo un papel activo y que fue seguida por la muerte de Wenceslao IV lo que hizo que la rebelión se extendiese por toda Bohemia al declararse Segismundo de Luxemburgo como sucesor ya que era muy odioso para los husitas por su participación en la muerte de Jan Hus.

Las guerras husitas[editar]

Primera cruzada[editar]

Jan Žižka se mostró pronto entre los líderes husitas quienes por oposición a Segismundo eligieron a Ladislao Jagellón como rey pero este viéndose demasiado anciano no aceptó la corona pese a lo que envió ayuda a los husitas. Segismundo consiguió se aceptado rey de Bohemia por el Papa Martín V, quien promulgó, el 14 de mayo de 1420, una cruzada contra los husitas. La guerra comenzó con la toma por parte de Jan Žižka de la ciudad de Pilsen. La captura de Pilsen fue seguida por una rápida sucesión de victorias, y todo el suroeste de Bohemia estuvo pronto en manos de los husitas.

Mientras que en el sur Žižka tomaba el control, en Praga, los husitas tuvieron muchos problemas para hacerse con el control de la capital aunque al final lograr hacerse con la ciudad excepto con la ciudadela.

Segismundo, enterado de estos movimientos, llegó con su caballería a Brünn, en Moravia y desde allí mando a Gaspar Selic para negociar con los insurgentes de Praga una tregua. Se llegó a un acuerdo por el que Segismundo sería rey pero debería respetar las libertades civiles y religiosas de los bohemios.[5]

Cuando parecía que el conflicto se resolvería la actitud de Segismundo, poco tolerante con los husitas, hizo que se levantasen sospechas entre estos y la paz se rompiera.[6]

La ciudadela de Praga fue finalmente tomada por Jan Žižka mediante el soborno.

Segismundo alarmado se lanzó contra las fuerzas de Jan Žižka quien se retiró a una zona montañosa donde la caballería no podía maniobrar, las tropas imperiales decidieron combatir a pie contra los husitas.

En la batalla de Sudomer (25 de marzo de 1420). Jan Žižka consiguió su primera victoria contra las tropas de Segismundo de Luxemburgo. Žižka fue capaz de esta batalla de derrotar a un ejército cinco veces más numeroso que el suyo y la victoria lo consagró como el héroe que aseguró el crecimiento del movimiento husita.[7]

Jan Žižka después de la victoria puso bajo asedio la ciudad de Austi que fue tomada y su gobernador ejecutado.

Tras capturar esta ciudad, Jan Žižka, selecciono un lugar a una milla de la ciudad tomada que se adaptaba perfectamente a la construcción de un campamento fortificado, con un solo lado de la colina accesible. Se fundó una fortaleza que fue nombrada como Tábor y que daría nombre a una de las principales ramas de los husitas: los radicales taboritas.

Segismundo, tras la derrota de Sudomer envió un grupo de caballería a Vozice, cerca de Tábor, para que observara los movimientos de Žižka pero una vez que el líder bohemio tuvo conocimiento de su existencia realizó un ataque nocturno sobre el destacamento y la totalidad de las tropas fueron hechas prisioneras en la batalla de Vozice (5 de abril de 1420).[8]

Segismundo, estaba decidido a aplastar la revuelta por lo que reunió todas las fuerzas que disponía y presionó a los nobles de Silesia para que se uniesen a él por lo que reunió un gran ejército. Segismundo marchó a Bohemia, a Königgrätz, a orillas del Elba, que tuvo que rendirse al ejército imperial. Desde allí Segismundo marchó a Praga y tomó posesión de la ciudadela tras convencer al gobernador a volver a su lealtad.

Jan Žižka, avanzó, con las tropas husitas y puso bajo asedio la ciudadela. Las tropas imperiales estaban mal pertrechadas y no tenían esperanza de la llegada de auxilio por lo que la moral empezó a decaer. A pesar de todo Segismundo se hizo coronar rey de Bohemia en el castillo en una ceremonia a la que asistió el obispo de Praga e importantes príncipes como el Archiduque de Austria Alberto V, el elector de Sajonia Eric V y el elector de Brandeburgo Federico I que servían en su ejército.

Al estar en situación apurada, Segismundo lanzó un ataque nocturno con todo su ejército y pudo retirarse con la mayoría de su ejército intacto tras lo que se dirigió contra Tábor donde causó muchas bajas a los husitas antes de ser rechazados. Envalentonado con estos éxitos, Segismundo marchó contra Praga, donde habían estallado conflictos entre taboritas y utraquistas, pero las tropas de Jan Žižka pudieron rechazar al ejército imperial por seis semanas.

Jan Žižka pudo reclutar nuevas tropas con las que atacó los puestos imperiales, capturando a gran número de caballeros. Segismundo decidió atacar a las tropas de Jan Žižka que se habían situado en una colina pero gracias a una falsa retirada, Žižka logró la victoria en la batalla de Vítkov (14 de julio de 1420) y Segismundo se vio obligado a levantar el sitio de Praga.

Segunda cruzada[editar]

Tras la muerte de uno de los líderes husitas, Nicolás Huszinesz en 1421, todos los ejércitos rebeldes checos seguidores de Jan Hus, nombraron a Žižka como su máximo comandante

Jan Žižka fue tomando varias ciudades pequeñas. Durante el asedio de la fortaleza de Rabí, en junio de 1421, fue herido por una flecha en el ojo izquierdo por lo que quedo ciego. A pesar de este percance fue confirmado como máximo comandante de las fuerzas husitas.

Jan Žižka antes de la Batalla de Kutná Hora. Obra de Josef Mathauser

Jan Žižka, atacó la ciudad de Kutná Hora, en Bohemia Central. Segismundo avanzó con un gran ejército contra los husitas. En la batalla de Kutná Hora, las fuerzas husitas lograron soportar los ataques imperiales hasta que Žižka ordenó avanzar a los carros logrando romper el cerco. Las tropas husitas siguieron hostigando a las tropas imperiales provocando la retirada del ejército de Segismundo de Bohemia.

Jan Žižka es herido en su ojo sano. Obra de Věnceslav Černý

Las tropas husitas tomaron Kuttenberg, Beroun y varias ciudades más. Segismundo reunió un nuevo ejército en Núremberg y planeó una maniobra en pinza por la que los alemanes, al mando del arzobispo de Maguncia, el duque de Sajonia y el elector de Brandeburgo debían entrar en Bohemia por el oeste mientras él dirigía una segunda fuerza que avanzaría desde el este. Las tropas alemanas entraron en Bohemia y pusieron bajo asedio Zatec, a orillas del río Eger, sin embargo Segismundo no pudo ponerse en movimiento cuando debía. Jan Žižka acudió con tropas al socorro de Zatec y las tropas alemanas se retiraron.

Segismundo avanzó por el este de Bohemia en diciembre de 1421 y tomó Kuttenberg y otras ciudades pero Žižka regresó al este para enfrentarse a Segismundo.

El 6 de enero de 1422 los dos ejércitos se encontraron en la batalla de Nebovidy que terminó con un victoria total del ejército husita, dos días después, el 8 de enero, Žižka logra una nueva victoria en la batalla de Nemecky Brod tras la que esta ciudad es saqueada.

A pesar de las discrepancias que surgieron entre los taboritas y los utraquistas, Žižka siguió con la campaña militar. Karlstein fue puesto bajo asedio, aunque finalmente fue levantado pasado seis meses.[9]

Segismundo de Luxemburgo cansado de la guerra decide firmar un armisticio con los husitas el 8 de noviembre de 1422 poniendo fin a la Segunda Cruzada contra los husitas.

Guerra Civil[editar]

Jan Žižka se enteró del armisticio cerca de Praga y decidió retirarse hasta esta ciudad. Sin embargo gran parte de los utraquistas estaban en contra de Žižka por lo que decidieron asesinarle pero el secreto no se guardó y Žižka tuvo conocimiento de ello.[10] Se produjo una lucha en la ciudad entre taboritas, fieles a Žižka, y utraquistas tras la que los taboritas tuvieron que abandonar la ciudad.

Emisarios de Praga piden la paz a Jan Žižka. Obra de Josef Mathauser

Zizka, furioso, regresó a la ciudad al mando de un ejército y exigió la entrega de los líderes de la rebelión para castigarlos. Los días siguientes fueron enviados varios emisarios de Praga a Žižka y al final se llegó a una reconciliación pacifica.

La tensión entre las tropas de Praga y Tábor fue creciendo, alcanzado su pico más alto con la fundación por parte de Zizka, en el invierno de 1422-1423, de Tábor Menor que serviría como base de los husitas del este de Bohemia. En julio de 1423 creó un ejército permanente conocido la Orden militar de Žižka lo que hizo que los husitas moderados lo vieran como un peligro.[11] En los estatutos de esta orden Jan Žižka dejó redactada la estructura del ejército husita, su dirección, reglas para distribuir las fuerzas en la batalla, utilización de espías y distribución de alimentos.[11]

En 1424 una coalición de fuerzas católicas y de husitas moderados se unió contra los taboritas de Žižka. Decidieron juntar un gran ejército y atacarlo, pero el caudillo checo logró tomar una posición defensiva en Malesov desde donde controla la ruta por donde el ejército enemigo se acercaba a través de un valle fluvial. Žižka logra desordenar a las fuerzas enemigas a base de escaramuzas con armas de fuego y estratagemas como tirar carros cargados de rocas colina abajo para completar la victoria en la batalla de Malesov con una carga de caballería.[7]

La muerte de Jan Žižka. Obra de Josef Mathauser

Muerte[editar]

Žižka murió de peste el 12 de octubre de 1424 en Pribyslav cuando se disponía a dirigir una campaña contra Moravía. Fue enterrado en la iglesia de mayor de Czaslav. Su entierro fue organizado según sus propias ordenes en y su enorme mazo fue colocado sobre su tumba. El emperador germánico Fernando II de Habsburgo ordenó que su tumba fuese destruida y que se deshicieran de sus huesos. En 1874 los checos erigieron una gran estatua en su honor junto a Přibyslav.

Estatua de Jan Žižka. Obra de Bohumil Kafka

Procopio el Grande fue elegido su sucesor,[12] pero no por unanimidad. Una parte considerable de husitas, consideraban que no había un líder digno de ocupar el puesto de Žižka y se autodenominaron “huérfanos”. La suerte de las armas siguió acompañando durante un tiempo a los husitas gracias a Procopio el Grande y a los huérfanos que se internaron en Silesia tomando ciudades como Lauban[13] lo que originó que Martín V proclamase una tercera cruzada contra ellos. Las guerras husitas terminaron en 1434 con la derrota de los taboritas en la batalla de Lipany.

El "Arte de la Guerra" de Jan Žižka[editar]

El ejército de Jan Žižka estaba formado por campesinos y burgueses que desempeñaban un papel de infantería por lo que Jan Žižka era consciente de que tenía que encontrar una solución a la vulnerabilidad de sus ejército contra la caballería pesada en campo abierto.[14]

Carros de guerra husitas

El sistema que ideó Jan Žižka se basaba en la utilización de carros de guerra denominados vagones de guerra como defensas móviles formando generalmente círculos desde donde se disparaba con arcabuces, pequeños cañones, arcos y ballestas. Cuando las tropas enemigas llegaban al choque los carros formaban una barrera y la infantería husita podía hacerles frente con picas, mayales, alabardas y otras armas de asta.

Jan Žižka también sabía aprovecharse de las ventajas del terreno donde luchaba colocando a sus ejércitos de tal forma que pudiesen aprovecharse de lagunas, colinas y otros obstáculos para dificultar el ataque enemigo.[14]

Véase también[editar]



Referencias[editar]

Bibliografía utilizada[editar]

  • Black, J. (2008). Grandes Líderes Militares y sus campañas. Blume. 
  • Ephraim Houldey W. (1871). Ziska: the blind hero of Bohemia, a sketch of the Hussite reformation in the fifteenth century. Londres: Society for Promoting Christian Knowledge. 
  • Northen Magill, F.; Aves, A. (1998). Dictionary of World Biography: The Middle Ages. Routledge. 
  • Rogers, C. (2010). The Oxford Encyclopedia of Medieval Warfare and Military Technology. 1. Oxford University Press. 

Bibliografía complementaria[editar]

  • Berney, V. (2009). Warrior of God: Jan Zizka and the Hussite Revolution. Frontline Books. 
  • Davis, P. (2013). Masters of the Battlefield: Great Commanders from the Classic Age to the Napoleonic Age. Oxford University Press. 
  • Fudge, D.. The Crusade Against Heretics in Bohemia, 1418-1437: Sources and Documents for the Hussite Crusades (Crusade Texts in Translation S.). 
  • Heymann, F. G. (1969). John Zizka & the Hussite Revolution. Nueva York: Russell & Russell. 
  • Lutzow, C. (1909). The Hussite Wars.. Londres/Nueva York: J. M. Dent & Sons / E. P. Dutton. 
  • Šmahel, F. (2002). Die Hussitische Revolution I-III. Hanóver: MGH-Schriften 43/I-III. 
  • Turnbull, S. (2004). The Hussite Wars 1419-36. Osprey Publishing. 

Enlaces externos[editar]