Defenestraciones de Praga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Defenestración de Praga»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Grabado representando la defenestración de Praga de 1618

Bajo el nombre de defenestración de Praga, se definen tres episodios de la historia de Bohemia, que tuvieron lugar, respectivamente, en 1419, 1483 y 1618. El primer y el tercer suceso contribuyeron a desencadenar un conflicto prolongado en Bohemia y en otros lugares, siendo el último el más conocido, ya que tradicionalmente se conoce como el episodio inicial de la guerra de los Treinta Años. Hoy en día, el término "defenestración de Praga" normalmente se refiere al caso de 1618. En estos sucesos, todos ocurridos en la ciudad de Praga, una o más personas fueron arrojados desde una ventana.

A veces se nombra como "cuarta defenestración" un episodio más reciente, de 1948, de la historia de Checoslovaquia.

La primera defenestración (1419)[editar]

La primera defenestración tuvo lugar el 30 de julio de 1419 y consistió en el asesinato de siete miembros del consejo de la ciudad por parte de una turba de checos husitas radicales a los que el consejo era hostil. Las prolongadas guerras husitas sobrevinieron poco después, durando hasta 1436.

La primera defenestración (1419)

Jan Zelivsky, sacerdote husita de la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves organizó una procesión por las calles con sus seguidores hasta el ayuntamiento de Nové Město, en Praga, como un acto que constituiría un signo de protesta contra la negativa de los miembros del Consejo de la Ciudad de mantener un intercambio de prisioneros, destinado a liberar a algunos de los husitas encarcelados. Por otra parte, la procesión fue el resultado de un creciente descontento causado por las diferencias entre las posiciones de la nobleza y la Iglesia; este descontento, combinado con un creciente nacionalismo y un aumento de la influencia de las corrientes radicales, tales como la dirigida por el magistrado J. Zelivsky que pregonó la corrupción de la Iglesia católica.

Durante la procesión, una piedra lanzada desde una ventana golpeó a Zelivsky;[1] como consecuencia de este ataque la multitud, dirigida por Jan Zizka, irrumpió en el palacio. Aprisionaron a un juez, al alcalde y otros cinco miembros del consejo, para luego tirarlos desde una ventana hacia la calle, donde murieron a manos de la multitud.[1]

La segunda defenestración (1483)[editar]

A pesar de que las guerras husitas terminaron con la victoria católica y la reanudación del poder de manos de los católicos, las tensiones entre éstos y los husitas, no se habían debilitado en absoluto. El largo período de anarquía terminó con la elección de un noble husita, Jorge de Podebrady como rey de Bohemia, y tras su muerte, la de un católico, Vladislao II como su sucesor.

Tras la elección de Vladislao, los católicos retomaron el poder en Praga. Con el apoyo de los conservadores husitas trataron de resolver radicalmente la situación religiosa en la capital ahuyentando o matando a los husitas radicales. Estos últimos, sin embargo, se adelantaron a sus rivales, llegando en la mañana del 24 de septiembre de 1483 a los ayuntamientos de la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva, donde primero mataron y luego tiraron por la ventana a los alcaldes y otros miembros del consejo.

La tercera defenestración (1618)[editar]

La tercera defenestración de Praga, que tuvo lugar el 23 de mayo de 1618, fue el hecho desencadenante de la guerra de los Treinta Años. La aristocracia bohemia estaba incómoda tras la elección de Fernando II, duque de Estiria, como rey de Bohemia, cuya población era predominantemente protestante. El fin de la tolerancia con los protestantes, la reintroducción de la servidumbre y la orden de cese de la construcción de algunas capillas protestantes actuaron como chispa de la insurrección. Los conspiradores, con el argumento de que el terreno sobre el que estaban construyendo las capillas quedaban en manos del rey y la Iglesia católica, denunciaron la violación de la Carta de Majestad, escrita por el emperador Rodolfo II en 1609, que permitía la libertad de culto.

La segunda defenestración de Praga (Karel Svoboda, 1844)

El 23 de mayo de 1618 los representantes de la aristocracia, galvanizados por el conde de Thurn-Valsassina capturaron a dos gobernadores imperiales, Jaroslav Martinitz y Wilhelm Slavata, junto con su secretario Philip Fabricius, en el castillo de Hradcany, en Praga, y los arrojaron por las ventanas del castillo, a pesar de lo cual cayeron suavemente sobre un montón de estiércol depositado en el foso del castillo. Slavata se desmayó, pero ninguno de ellos quedó herido de gravedad.[2] Los Fabricius poco después serían nombrados por el emperador con el título nobiliario de von Hohenfall (literalmente caídos desde lo alto).

La supervivencia de los tres delegados imperiales se vio en los círculos católicos como una señal divina de que su voluntad estaba del lado católico.

La cuarta defenestración (1948)[editar]

Una cuarta defenestración sucedió el 10 de marzo de 1948 cuando el Ministro de Asuntos exteriores checoslovaco, Jan Masaryk, el único ministro no-socialista que quedaba en el gabinete, fue hallado muerto bajo la ventana del cuarto de baño del Ministerio de Asuntos Exteriores, lo que dio lugar al establecimiento de un gobierno totalmente dominado por los comunistas. Aún continúa la especulación sobre la causa de su muerte, pero no existe ninguna evidencia que incrimine o exculpe al régimen.

Referencias[editar]

  1. a b Catholic Encyclopedia
  2. Cicely Veronica Vedgwood, La guerra dei trent'anni, Milano, Enrico Dall'Oglio editore, 1964, pág. 76 y 77 (nell'edizione originale: The Thirthy Years War, London, Jonathan Cape, traduzione dall'inglese di Antonio Cettuzzi)