Guerra polaco-lituano-teutónica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra polaco-lituana-teutónica
Matejko Battle of Grunwald.jpg
La batalla de Grunwald, de Jan Matejko (1878).
Fecha 1409-1411
Lugar Actuales Estonia, Letonia y Lituania
Resultado Victoria polaco-lituana
Primera Paz de Toruń
Beligerantes
Teuton flag.svg Orden Teutónica POL Przemysł II 1295 COA.svg Polonia
COA of Gediminaičiai dynasty Lithuania.svg Lituania
Comandantes
Ulrich von Jungingen 
Heinrich von Plauen
Michael von Sternberg
Ladislao II de Polonia
Vitautas de Lituania
Fuerzas en combate
Desconocidas Desconocidas
[editar datos en Wikidata ]

La guerra polaco-lituana-teutónica o Gran Guerra (en polaco: Wielka Wojna) fue un conflicto bélico ocurrido entre los años 1409 y 1411, y en el que Polonia y Lituania se enfrentaron a la Orden Teutónica. Los cruzados fueron aplastados en la batalla de Grünwald, tras lo que nunca recuperaron la fuerza y el prestigio que poseían antes de la guerra. La Primera Paz de Toruń puso fin a la guerra.

Causas[editar]

En el siglo XIII, los Caballeros Teutónicos habían sido invitados a Culmerland para ayudar en la defensa de Mazovia y en la conversión de los paganos prusianos bálticos. En virtud de un decreto pontificio en el que se les dio carta blanca para actuar como desearan, establecieron una base de poder en la región, ocupando posteriormente las regiones costeras del Báltico (lo que actualmente son Letonia, Lituania y Estonia), y mostraron signos de desear una mayor expansión. Sus incursiones en Polonia en el siglo XIV les dio el control de las principales ciudades en Pomerania y Cuyavia. Con el fin de promover sus esfuerzos bélicos contra el estado pagano de Lituania, los reyes teutones instituyeron una serie de cruzadas con el fin de obtener el apoyo de otros países europeos.

En 1385, la Unión de Krewo incorporó Lituania a la corona de Polonia, y el posterior matrimonio de Gran Duque Jogaila de Lituania y la reina Eduviges I de Polonia fueron a modificar el equilibrio de poder; ambas naciones fueron más que conscientes de que sólo mediante la acción conjunta podrían frustrar los planes de expansión de la Orden Teutónica. Jogaila aceptó el cristianismo y se convirtió en el rey Ladislao II de Polonia. Lituania, con su conversión al cristianismo eliminó gran parte de la razón de ser de las cruzadas paganas de los reyes teutones.

En 1398, sin embargo, los Caballeros invadieron los estados cristianos de Polonia y Lituania. En este momento, los polacos y los lituanos no tuvieron más opción que sufrir en silencio, pues todavía no estaban preparados militarmente para enfrentarse el poder de los Caballeros.

Descripción[editar]

Estallido de la guerra[editar]

En 1409, comenzó un levantamiento contra los teutones en Samogitia. El rey anunció que daría pie a sus promesas en el caso de los Caballeros invadieran Lituania. Esto se utilizó como un pretexto, y el 14 de agosto de 1409, el Gran Maestre Ulrich von Jungingen declaró la guerra a la unión de Polonia y Lituania. Las fuerzas de la Orden Teutónica inicialmente invadieron la Gran Polonia y Cuyavia, pero los polacos repelieron la invasión y reconquistaron Bromberg (Bydgoszcz), lo que llevó a un posterior acuerdo de armisticio que debía durar hasta el 24 de junio de 1410. Los lituanos y polacos utilizaron este tiempo en los preparativos de la campaña para eliminar la amenaza de una vez por todas.

Los Caballeros Teutónicos eran conscientes de la acumulación de fuerzas polacas y lituanas y esperaban un doble ataque, de los polacos hacia Danzig (Gdansk), y por los lituanos hacia Samogitia. Para contrarrestar esta amenaza, Ulrich von Jungingen concentró parte de sus fuerzas en Schwetz (Świecie), dejando a la gran parte de su ejército en la zona oriental de castillos de Ragnit (Neman), Rhein (Ryn), cerca de Lötzen (Giżycko), y de Memel (Klaipėda). Polacos y lituanos siguieron con sus intenciones mediante la organización de varias incursiones profundas en territorio alemán. Ulrich Von Jungingen pidió el armisticio, que se extendió al 4 de julio con el fin de permitir que llegaran mercenarios de Europa Occidental. Y a se había dado suficiente tiempo a polacos y lituanos para reunir fuerzas.

El 30 de junio, las fuerzas de la Gran Polonia y Pequeña Polonia cruzaron el Vístula a lo largo de un puente y se unieron con las fuerzas de Mazovia y el Gran Ducado de Lituania. Los polacos de Ladislao y las fuerzas lituanas de su primo Vitautas el Grande (a quien Ladislao había cedido el poder en Lituania a raíz de su matrimonio con la reina de Polonia) se reunieron el 2 de julio de 1410. Una semana después de que cruzaron la frontera en el territorio de los Caballeros Teutónicos, en dirección a la capital enemiga, el castillo de Marienburg (Malbork). Los Caballeros Teutónicos fueron capturados por sorpresa.

Ulrich Von Jungingen retiró sus fuerzas de la zona de Schwetz y decidió organizar una línea de defensa en el río Drewenz (Drwęca). El vado del río fue preparado con estacas y los castillos cercanos reforzados. Después de reunirse con su consejo de guerra, Ladislao decidió flanquear a las fuerzas enemigas del Este y continuar la marcha hacia Marienburg por Soldau (Działdowo) y Gilgenburg (Dąbrówno). El 13 de julio, estos dos castillos fueron capturados y el camino hacia Marienburg se abrió.

Batalla de Grünwald[editar]

La batalla de Grünwald tuvo lugar el 15 de julio de 1410 entre las fuerzas combinadas del ejército polaco y lituano, dirigido por Vitautas, Gran Duque de Lituania, y la Orden Teutónica.

El ejército polaco y lituano era una amalgama de nacionalidades y religiones. Las tropas de la Polonia católica y Lituania lucharon al lado de cristianos ortodoxos orientales, tártaros musulmanes, y husitas bohemios. Los bohemios fueron allí porque Ladislao y el rey Wenceslao IV de Bohemia habían firmado un tratado de defensa anterior debido a las invasiones por los caballeros teutónicos. El mercenario de Bohemia, Jan Žižka, más tarde se convirtió en el general de los taboritas en las guerras husitas.

En esta batalla decisiva de la guerra, la Orden Teutónica fue derrotada y nunca recuperó su antigua influencia. Ulrich von Jungingen y gran parte de los dirigentes de la Orden Teutónica fueron muertos en combate.

Tras la batalla de Grünwald[editar]

Los Caballeros Teutónicos resultaron con serias bajas como consecuencia de la batalla de Grünwald, perdiendo gran cantidad de guerreros experimentados (ya sea muertos o prisioneros) y muchas de sus fortalezas debieron ser entregadas a Ladislao. Las fuerzas de Michael Küchmeister von Sternberg fueron derrotadas en la batalla de Koronowo en septiembre de 1410.

Ladislao se demoró en atacar la ciudad de Mariemburgo, sede principal de la Orden Teutónica, con lo cual el nuevo gran maestre Heinrich von Plauen tuvo tiempo para preparar con éxito la resistencia teutónica al sitio de Mariemburgo (1410).

La Primera Paz de Toruń en 1411 puso fin a la guerra en términos sorprendentemente favorables a la Orden Teutónica considerando su derrota en Grünwald. De hecho forzaba a la Orden solamente a renunciar a Samogitia mientras vivieran los reyes Ladislao y Vitautas, mientras que los Caballeros Teutónicos devolvían Dobrzyń a los polacos pero sin sufrir pérdidas territoriales, lo cual fue interpretado como un fracaso diplomático para Polonia y Lituania.

A pesar de esta situación adversa, los polacos y lituanos lograron fijar costosas indemnizaciones a modo de reparaciones de guerra que debían ser pagadas por la Orden Teutónica: los prisioneros de la Orden serían liberados a cambio de seis millones de groschen de plata pagaderos en cuatro partes durante los próximos diez años, las liberaciones se realizarían de acuerdo a los pagos que hiciera la Orden Teutónica a los polaco-lituanos. Esta era una suma elevadísima para aquella época, equivalente a casi 20 toneladas de plata, y significó para la Orden un golpe tan duro como las posibles pérdidas territoriales.

Ante la imposibilidad de contar con una fuerza militar que pudiera oponerse a los polaco-lituanos, Heinrich von Plauen aceptó los términos de paz. Para cumplir con el rescate de los prisioneros, la Orden Teutónica impuso nuevos tributos a sus feudos, se confiscó oro y plata de sus templos, e inclusive contrajo empréstitos con comerciantes alemanes y extranjeros, situación que terminó por dañar gravemente sus finanzas pues para colmo la Orden debía contratar mercenarios extranjeros para tener a raya a los polaco-lituanos mientras no fuesen liberados todos sus caballeros prisioneros.

Aunque la Orden Teutónica logró pagar toda su deuda a Polonia-Lituania en 1413, el costo de las indemnizaciones y rescates había vaciado las arcas de la Orden, además de generarle gravosas deudas con prestamistas extranjeros, lo cual paulatinamente causó revueltas intestinas a lo largo del siglo XV y una aguda decadencia económica durante varias décadas más.

Fuentes[editar]