Concilio de Constanza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Concilio de Constanza
XVI concilio ecuménico
de la Iglesia católica
Richental Konzilssitzung Muenster.jpg
Crónica del Concilio de Constanza de Ulrich Richental
Inicio 1414
Término 1418
Aceptado por Iglesia católica
Convocado por Emperador Segismundo de Luxemburgo
Antipapa Juan XXIII
Cronología
Concilio de Vienne Concilio de Constanza Concilio de Basilea
[editar datos en Wikidata]

El concilio de Constanza fue un concilio ecuménico de la Iglesia Católica, convocado el 30 de octubre de 1413 por Segismundo de Hungría, emperador germánico, y el antipapa[1] Juan XXIII. La reunión se llevó a cabo del 5 de noviembre de 1414 hasta el 22 de abril de 1418[2] en la ciudad imperial de Constanza. Sus principales objetivos fueron: acabar con el Gran Cisma de Occidente y estudiar la reforma de la Iglesia, aunque se tomaron otras decisiones como la condena de Jan Hus.

Contexto histórico[editar]

La duda sobre la validez de la elección del papa Urbano VI, llevada a cabo bajo la presión del pueblo romano, el 8 de abril de 1378 y el carácter fuerte del pontífice, hizo que varios cardenales se pusieran en su contra. Una parte de ellos declaró ilegítima la elección de Urbano, y reunieron un nuevo cónclave en Fondi, el 20 de septiembre del mismo año, en el que eligieron al cardenal Roberto de Ginebra como nuevo papa, tomando el nombre de Clemente VII. Pasará a la historia como antipapa. Ante la negativa de Urbano VI de renunciar al solio pontificio, Clemente estableció su residencia en Aviñón. El hecho causó la división de la cristiandad en dos obediencias papales y alimentó la doctrina del conciliarismo, desarrollada por teólogos como Guillermo de Ockam y Marsilio de Padua, que planteaban que un concilio ecuménico podía juzgar y deponer un papa.[3]

Placa que conmemora el Concilio de Constanza.

Basándose en esta doctrina un grupo de cardenales obedientes tanto a Roma como a Aviñón, decidió reunir un concilio en Pisa, en 1409. En él depusieron a los dos papas y se dio paso a la elección de un nuevo sucesor de san Pedro. En el cónclave tenido luego del concilio, eligieron a Alejandro V. Lo que pretendió ser la solución al problema en verdad lo complicó, puesto que se pasó de una Iglesia bicéfala a una Iglesia tricéfala.

El papa de Pisa, Alejandro V, murió al año siguiente de su elección, inmediatamente le sucedió Juan XXIII, dando muestra de que los pisanos no darían marcha atrás a sus pretensiones. De frente a la imposibilidad de reconciliación, la teoría conciliarista continuaba siendo la alternativa. El emperador Segismundo de Luxemburgo convocó el concilio de Constanza para el día de Todos los Santos de 1414. Luego de Segismundo, el antipapa Juan XXIII, confirmó la convocatoria.

Desarrollo del concilio[editar]

En el concilio de Constanza se desarrollaron en especial modo tres argumentos o causas: la causa de la unión, por la que se intentó poner fin al gran cisma, la causa de la fe, por la que se condenaban las doctrinas heréticas de Wiclif y Hus, entre otros; y la causa de la reforma de la Iglesia.[4]

Causa de la unión. Fin del Cisma de Occidente[editar]

Concilio de Constanza
Elección Papal de 1417
Sede vacante.svg
Cónclave de 1406
Sede vacante.svg
Cónclave de 1431
Template-Cardinal Camerlengo.svg
Camarlengo de la Iglesia Católica
¿?
Elección Papal
Fecha de inicio 11 de noviembre de 1417
Fecha de término 11 de noviembre de 1417
Lugar de elección Catedral de Constanza,
Constanza
Dignidades encargadas
Decano Antonio Correr
Sucesión papal
Papa fallecido Gregorio XII
Papa electo Martín V
Otón de Colonna

C o a Martino V.svg

[editar datos en Wikidata]

A la apertura del concilio, sólo los obispos que apoyaban Juan XXIII, estaban presentes. En línea con la doctrina conciliarista que habían adoptado en Pisa, el concilio declaró la primacía de su autoridad y en mayo de 1415 depuso a Juan XXIII, que había esperado de ellos confirmación de sus títulos para el papado, pero se enemistó con el emperador y huyó por la noche. Fue capturado por la guardia imperial, hecho prisionero y puesto que debía su nombramiento original a una autoridad conciliar, acató finalmente la decisión. En julio de ese mismo año, con la presencia ya de los cardenales de Gregorio XII, se reabrió el concilio, que aceptó la renuncia de Gregorio. La postura de éste, que no había admitido la doctrina de que la autoridad conciliar estuviera por encima del Papa, sería finalmente confirmada por concilios posteriores.

Ante la situación, Benedicto XIII abandonó los planes de sumarse al concilio y huyó desde Aviñón a Peñíscola, en la costa valenciana. Tras largas negociaciones de Segismundo con el rey de Aragón, a la sazón monarca de esos territorios, se consiguió finalmente que una parte de los cardenales y obispos de Benedicto se incorporasen al concilio y votasen la destitución del mismo. Benedicto no abandonaría el castillo de Peñíscola hasta su muerte; sin embargo, quizás en atención a su origen —Benedicto había nacido como Pedro Martínez de Luna en Illueca, Aragón— las coronas de Navarra y la escocesa lo reconocieron como Papa durante el resto de su vida. Aragón mantendría durante años una posición poco clara, como medio de presión ante Roma, para proteger sus intereses en el sur de la península italiana.

Elección del Papa[editar]

La elección de un nuevo Papa se mostró en extremo compleja por las constantes presiones de los monarcas, que —preocupados por la presencia de Segismundo, buscaron también influir en la decisión. Se llegó a la resolución que ninguno de los tres que ostentaron el título de papa, hasta ese momento, podía ser elegido pontífice.[3] Finalmente la elección el 11 de noviembre de 1417 del moderado cardenal Otón de Colonna como Martín V logró aplacar las tensiones. Con ésta se dio fin al Gran Cisma de Occidente, tras casi cuarenta años de disputas.

Causa de la fe[editar]

El concilio continuó también las obras del de Pisa en cuanto a las reformas de doctrina y teología sacramental. Los teólogos Jan Hus, John Wycliff y Jerónimo de Praga fueron condenados como herejes. Los restos de Wycliff, que llevaba ya varias décadas muerto, fueron exhumados y transportados a Constanza, donde fueron quemados. Pese a que Segismundo había garantizado su protección a Hus, éste también fue hecho prisionero y condenado a muerte. Fue ejecutado el 6 de julio de 1415, junto con Jerónimo de Praga. La reacción no se hizo esperar en Bohemia, donde la revolución husita tendría la región en conflicto permanente hasta la guerra de los Treinta Años.[4]

Hus en el concilio de Constanza.
Pintura al óleo de Václav Brožík.

En Constanza se debatió también la acusación, realizada por los caballeros Teutónicos, de que Polonia albergaba y defendía activamente a paganos; los intereses de la orden, que desde la conversión al cristianismo de Jagellón de Lituania y su matrimonio con la reina Eduviges de Polonia había culminado con su ascensión al trono como Vladislao II de Polonia, había visto mermada su capacidad de acción, fueron sin embargo desatendidos. El rector de la Universidad de Cracovia, Pawel Wlodkowic, un eminente jurista, defendió la teoría del derecho al autogobierno de todas las naciones, aun las paganas, que sería luego recogida y desarrollada en las obras de la escuela de Salamanca.[cita requerida]

Causa de la reforma de la Iglesia[editar]

El decreto Haec santa, promulgado el 6 de abril de 1415, estableció la solidaridad colegial entre las decisiones conciliares y la autoridad papal, continuando la línea de reformas iniciada en Pisa. Sin embargo, y en parte debido a las medidas que debió tomar luego Martín V para restaurar la debilitada influencia del papado en Roma, el curso de acción, que debía incluir, entre otras cosas, concilios regulares convocados quinquenalmente, se suspendió.

El decreto Frequens, del 9 de octubre de 1217, estableció que la celebración del concilio ecuménico debía darse con una frecuencia mayor, por lo que se programó un futuro concilio cinco años después del cierre del concilio de Constanza.

Entre otras cosas el concilio estableció nuevas penas contra la simonía, abolió las exenciones fiscales y beneficios adquiridos durante el cisma, y reformó ciertos aspectos de la vida clerical, uso del hábito, la tonsura[3] y se sentaron las bases para la imposición del celibato sacerdotal, lo cual se hizo en el Concilio de Trento, un siglo más tarde.[cita requerida]

Notas y Referencias[editar]

  1. Se utiliza aquí el termino "antipapa" no con uso peyorativo. De ese modo es llamado comunmente, así aparece en wikipedia y además sirve para no causar confusión con el papa Juan XXIII, que gobernó la Iglesia católica de 1958 al 1963
  2. Shahan, Thomas. «Concilio de Constanza». Enciclopedia Católica. Consultado el 24 de diciembre de 2014. 
  3. a b c Mezzandri, Luigi (2001). «La túnica lacerata». Storia della Chiesa tra medioevo ed epoca moderna (en italiano). vol. 1 Dalla crisi della Cristianità alle riforme (1294-1492) (2ª edición). Roma: Edizione. pp. 83–102. ISBN 88-86655-64-9. 
  4. a b Alberigo, Giuseppe (1993). «El concilio de Constanza (1414-1418)». Historia de los concilios ecuménicos. Salamanca: Sígueme. pp. 189–201. ISBN 9788430111992. 

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 47°39′48″N 9°10′37″E / 47.66333, 9.17694