Inmigración alemana en México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de Alemania Alemanes en México Bandera de México
Deutschmexikaner
GermansectionentranceDoloresDF.JPG
Cementerio alemán, en el Panteón de Dolores de la Ciudad de México.
Otros nombres Germano-mexicanos
Idiomas Español mexicano, alemán, Bajo alemán, Inglés
Religiones Predomina el Luteranismo y Catolicismo
Migraciones relacionadas Pueblo alemán, Alemanes en Argentina, Alemanes en Brasil,Alemanes en Perú, Alemanes en Chile, Alemanes en Estados Unidos, Alemanes en Guatemala, Alemanes en Nicaragua
Asentamientos y comunidades activas
1.º Ciudad de México, Nueva Alemania, Tapachula, Tampico, Puebla de Zaragoza, Monterrey, Mazatlán, Tijuana y Cuernavaca
2.º Resto de México
Asociaciones civiles destacadas
1.º Club alemán de México A.C.


La inmigración alemana llegó a México entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX.[1] Una buena parte de esta fue migración individual. Como movimientos migratorios grupales se puden mencionar la inmigración de los colonos alemanes de Villa Carlota, auspiciada por el emperador Maximiliano (1864-1867) y la migración de menonitas. Los Villacarlotanos fueron invitados a fundar colonias agrícolas en Yucatán. Los segundos eran miembros de una comunidad religiosa,a quienes el entonces presidente Plutarco Elías Calles ofreció privilegiadas condiciones migratorias. Los memonitas se establecieron en los estados del norte y el sureste de México. En esta comunidades aún hoy en día se habla, en parte, el Plautdietsch, un dialecto alemán llamado Niederdeutsch o Plattdeutsch en terminología alemana.[2]

Durante el auge de la industria cafetalera, se estableció una comunidad alemana de Baviera y de Baden-Wurtemberg en Chiapas, en la región del Soconusco, donde fundaron pueblos como Nueva Alemania y grandes fincas cafetaleras cerca de la frontera con Guatemala. Otras comunidades de Bremen, Lübeck, Dresden Hamburgo y Berlín se establecieron en Mazatlán (en el estado de Sinaloa), Campeche (Hecelchakán), Nuevo Necaxa (Puebla), El Mirador (Veracruz), Tampico (Tamaulipas), Ensenada (Baja California) y en las Ciudades de San Luís Potosí, Puebla y Ciudad Juárez entre otras.[cita requerida][3]

La inmigración continúa, debido a la presencia de grandes empresas y corporaciones de origen alemán, lo cual ha llevado a la fundación de escuelas e institutos alemanes. En los años 1990 el entonces canciller alemán Helmut Kohl realizó una visita a la comunidad alemana de Puebla. La comunidad alemana ha influido en la arquitectura, la música y en la gastronomía. El Oktoberfest suele celebrarse cada 23 de octubre en la Ciudad de México y en Puebla de Zaragoza ininterupidamente desde 1971, reuniendo a las colectividades alemanas. Según el censo del año 2000 había 5.595 alemanes[4] que con descendientes de distintas oleadas inmigratorias suman al rededor de 500.000 personas.

Historia[editar]

Nobleza alemana en México[editar]

El 21 de julio de 1822 le fueron concedidos a Juan Ráus de Baviera los títulos Duque de Mérida y Príncipe Ráus por el emperador Agustín I de México en reconocimiento de sus “buenos y leales servicios a la nación y el Imperio de México”.[5] En 1823 la Casa Imperial de México autorizó el traspaso del título ducal al señorío de Rausenbach creando así el pato de Rausenbach.[6]

Se destacaron entre 1940-1950 las visitas frecuentes de Karl Graf von Luxburg Schoenaich-Carolath (Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Príncipe de Schoenaich-Carolath) uno de los alemanes más famosos de América latina. Con sus contactos políticos en las más altas esferas de los gobiernos latinos americanos pudo ayudar mucho a la colonia alemana en México.

En el Estado de Campeche, Maximiliano I ordenó fundar la Colonia Villa Carlota,[7] la cual estaba formada por un total de 443 personas de habla alemana, la mayor parte eran campesinos y artesanos que emigraron de Prusia con sus familias; siendo disuelta en 1867.[8] Algunas familias se quedaron a vivir en el área o se mudaron a otras poblaciones de la península, mientras que otras emigraron a los Estados Unidos y regresaron a Alemania.[9]

Pioneros alemanes en México[editar]

Los niños poblanos Tritschler, en la edad adulta se convirtieron en obispos mexicanos.
Puerto de Mazatlán en 1858, realizada por el inmigrante alemán Berthold Karl Seemann.

Uno de los inmigrantes alemanes más conocidos en el siglo XIX fue Martin Tritschler, quien llegó a México en 1833 y trajo consigo desde Europa la relojería siguiendo el modelo de reloj de la Selva Negra (región donde nació Marin Tritschler) que en Europa ya era muy apreciado.[10] El éxito de sus negocios y la hospitalidad que halló hicieron que determinara permanecer definitivamente en la nación y pedir la ciudadanía mexicana. El 18 de abril de 1844 después de 10 años de haber llegado a tierras mexicanas el Presidente de la República General Valentín Canalizo le otorgó la carta de naturalización, refrendada por el Ministro de Relaciones Exteriores José María Bocanegra.[11] Establecido en Puebla, Tritschler mantuvo correspondencia con su familia por las que se entera de su éxito y lo bien que su segunda patria lo acoge.

Thaddäus Tritschler, quien vino a México entusiasmado por el éxito de su hermano Martin referido en sus cartas, estuvo en el país por muchos años y regresaría a Alemania por el año de 1860. Se casó en Chalchicomula, con una criolla poblana de nombre Rosa María Córdova y Puig con quien tuvo dos hijos varones que en la edad adulta fueron obispos mexicanos de la iglesia católica.

En 1954, llegan los primeros alemanes al puerto de Mazatlán con la finalidad de desarrollar un industria agrícola bastante tecnificada en los campos de Sinaloa y la ampliación de redes ferroviarias que conectaran con los Estados Unidos, se establecieron las primeras familias llegadas de Bremen, Hamburgo y de varios pueblos de norte de Prusia, fundaron la cervecería Pacífico y trajeron consigo barcos que transportaban mercancías hacia Estados Unidos, Asia y Sudamérica. Los pioneros alemanes rápidamente se adaptaron a vivir en la región sur de Sinaloa, empezaron a lidiar con los inmigrantes chinos que también habían llegado a Mazatlán por la misma razón en la que llegaron los alemanes.

Los primeros alemanes que se establecieron en la Ciudad de México y en lugares cercanos empezaron a trabajar en la industria papelera y maderera. En 1918 empezó con la primera reforestación sistemática en México, sembrándose hasta 4 millones de árboles jóvenes al año. México luego mandó al alemán Albert Lenz a realizar la reforestación de otros territorios y inició una importante actividad para la industria papelera.

Alemanes en el Soconusco[editar]

Fincas cafetaleras de Nueva Alemania, Chiapas.

La historia y economía del Soconusco y de la Sierra Madre son inseparables de las venturas y desventuras de una planta y de su grano rojo: el Café. La colonización de la región, fomentada por el régimen de Porfirio Díaz mediante las leyes de parcelización trajo a la región a las compañías deslindadoras y detrás de ellas, a varias olas de inmigrantes entre las fronteras mexicanas y guatemaltecas.[12] Llegaron así, franceses, corsos, ingleses y españoles. Pero quienes le dieron el mayor empuje al cultivo del café fueron los alemanes del sur y algunos del occidente de Alemania. En 1908 había 66 fincas de extranjeros en la región que en clase de proviciones materiales a las cuales surgian incrementaciones moleulares su mayoría eran venidos de Alemania, Austria y Suiza. Los germano-parlantes de Chiapas y Guatemala, provinieron de comunidades alemanas asentadas en Río Grande del Sur, Brasil y en Chile.

Los años 20 fueron de bonanza cafetalera gracias a los precios internacionales favorecidos por la política de retención practicada en Brasil, había en el Soconusco 6,505 alemanes dedicados a la industria del café. Estos años vieron sin embargo también, el aparecimiento de movimientos sociales y laborales que concluyeron con la formación de numerosos sindicatos en las fincas cafetaleras que posteriormente a la hora de perder fuerza estos sindicatos, tomó la forma de la lucha por la tierra.

Un factor importante que catalizó dicha lucha, fue el reconocimiento, en 1934 de los peones acacillados como derechohabientes a dotaciones agrarias. En abril de 1938 el Presidente Cárdenas prometió llevar a acabo una reforma agraria, que inició el 16 de marzo de 1939 en los municipios de Cacahoatán y Unión Juárez. Al entrar México en la segunda guerra mundial en 1942 el gobierno intervino las fincas cafetaleras del Soconusco. El personal alemán fue reemplazado por empleados mexicanos, y los dueños confinados en Perote. Al terminar la guerra, las fincas, bastantes descuidadas fueron revendidas a sus dueños.

La dinámica del sector cafetalero cambiaría radicalmente a partir de los años 60 y de manera acentuada en los 70 con la entrada en escena del Estado como ente económico, a través del Instituto Mexicano del café creado en 1959. A esta regulación Nacional se sumó un esquema de regulación Internacional, a través de los acuerdos internacionales del café, que rigieron el mercado desde 1962 a 1989. Los acuerdos aseguraban, mediante mecanismos de ajuste, la oferta y la demanda internacional favoreciendo así nuevos ingresos a los productores. Vistos a la distancia de aquellos que fueron años de bonanza en el Soconusco.[13]

Los menonitas en México[editar]

El 1° de marzo de 1922, salió de Manitoba, Canadá, el primero de los seis trenes que contrataron los menonitas para transportarlos hasta México, llegando a San Antonio de los Arenales el día 8 del mismo mes. En total arribaron 9.263 personas que se distribuyeron 8.025 en lo que hoy es el Municipio de Cuauhtémoc, 511 en el Municipio de Namiquipa y 727 en el Municipio de Riva Palacio.[cita requerida]

Los nazis en México[editar]

Hilde Krüger, actriz berlinesa que servía de interprete entre la diplomacia mexicana y el espionaje nazi alemán. (a la derecha de la fotografía)

En 1919 llegó a Chiapas y Guatemala, el austriaco Heinrich Braunn Hassen cuñado del Führer (Adolf Hitler), acompañado de otros europeos de habla alemana en busca de cacería, ocio y estudios estratégicos dentro las selvas mayas cercanas a la costa, lugar donde se estableció definitivamente para iniciarse como empresario de la industria cafetalera después de la experiencia obtenida en el sur de Brasil.[14]

Los nazis llegaron a México por orden del Führer, como espías, logrando penetrar entre la clase política del país. Hilde Krüger era una actriz berlinesa que a sus 27 años servía de intérprete entre la diplomacia mexicana y el espionaje nazi alemán, muchos soldados nazis se desplazaron por el territorio mexicano para investigar las distintas rutas hacia los Estados Unidos, el conocimiento de la cultura local y su comportamiento; el gobierno mexicano al darse cuenta de que estaba siendo espiado bajo información compartida dada por la inteligencia naval estadounidenses en 1942, inició inmediatamente una cacería de nazis tomando como argumento que habría una posible invasión de Alemania hacia el territorio nacional.[15] [16] [17]

Aunque los germanos ya había emigrado a México en años anteriores, el gobierno mexicano impulsó una campaña xenofóbica hacia los alemanes asesorado por el gobierno de los Estados Unidos, en México se firmó la Campaña Panamericana de Chapultepec donde se acordó en no aceptar el ingreso de ningún ciudadano alemán en los países latinoamericanos; este acto orilló a los alemanes residentes en México huir hacia Argentina bajo cierto proteccionismo discreto de Juan Domingo Perón.[18]

Debido a la compleja geografía del territorio mexicano, fue muy difícil rastrear a los alemanes nazis que se quedaron en México, aunque ya eran muy pocos, lograron mantenerse lejos de grandes ciudades y residir en pequeños pueblos con bastante discreción siendo confundidos con otras comunidades de inmigrantes. Se supo de ellos a través de las crónicas narradas por sus hijos y nietos mexicanos en épocas recientes y por las investigaciones de judíos mexicanos que descubrieron semillas neonazis en este país.[19] [20] [21]

La industrialización en México[editar]

El Vochol, es un automóvil Sedan que forma parte de la colección de Museo de Culturas Populares. (Volkswagen de México.)

Alfonso von Hohenlohe, quien introdujo el automóvil Volkswagen en México abrió apertura a la industria automotriz para la clase media. La empresa Volkswagen de México se establece en 1964 en las afueras de la ciudad de Puebla. Los primeros autos salieron en 1967 de sus líneas de producción.

Para 1994 se produce una apertura del mercado automotriz muy importante , por lo cual otra marca alemana esta vez de lujo y premium hace aparición en México, la cual se trata de BMW, que instala una pequeña planta de ensamble en el municipio de Lerma (municipio) en el Estado de México Mencionando también a Mercedes Benz que a su oferta reducida de turismos y amplia de camiones consolida su prescencia, posteriormente se integran a la oferta premium las marcas Audi, Porsche y SEAT estas mismas de parte de grupo VAG las cuales hasta la fecha han tenido muy buenas ventas en el mercado de lujo y en menor medida un alto valor de reventa y confiabilidad en el mercado de automóviles usados, motivo por el cual hasta la gente de clase media está teniendo acceso a estos automóviles de segmento un poco más elevado, todo gracias al prestigio y confiabilidad de las marcas automotrices teutonas.

Para este nuevo siglo otras 3 firmas subsidiarias ingresan esta vez a un mercado de más alto lujo como ejemplo tenemos,a Rolls Royce filial de BMW, Bentley Y Lamborghini ambas parte de grupo VAG las cuales si bien no son alemanas, son filiales dedicadas al alto lujo y la deportividad en el caso de Lamborghini.

En el terreno de vehículos comerciales y camiones los alemanes son reconocidos por las marcas Mercedes-Benz, la cual tiene una prescencia importante en México ya que muchos autobuses, furgonetas y camiones son de esta marca, MAN que se establece en 2004 aumentando la oferta para este tipo de consumidores entre otras marcas alemanas que han demostrado fiabilidad y confiabilidad en el país, como ejemplo de esto, los Autobuses Mercedes Benz con carrocería Marcopolo Torino han sido mayoría en la flota de la empresa pública de transporte RTP.

Cultura alemana en México[editar]

Cervecería alemana en Mazatlán, Sinaloa.
Organillero en el Centro histórico de la Ciudad de México.

La cultura alemana se ha conservado en muchas regiones y en las grandes ciudades mexicanas, a fin de celebra en muchas ciudades eventos importantes como el Oktoberfest que initerumpidamente se realiza año con año desde 1971 al sur de la Ciudad de México a través del Club Alemán de México AC.

Económicamente los alemanes han hecho importantes aportaciones en la industria láctea y en la gastronomía de los mexicanos, los alemanes llevaron su queso y la cerveza al país norteamericano. Los quesos hechos por las comunidades menonitas se han incooporado a la gastronomía de México debido a su alta producción y calidad.[22]

La cervecería Cuauhtémoc fue fundada en 1890 con capital mexicano en la ciudad de Monterrey por Isaac Garza Garza y don José Calderón, con el apoyo de José A. Muguerza, Joseph M. Schneider y el Lic. Francisco Sada Gómez. La primera marca de cerveza producida en México la llamaron Carta Blanca que era de tapón de corcho reforzado con alambre. Después se extendió la industria cervecera por todo el territorio nacional concirtiendose la cerveza en una de las bebidas preferidas por los mexicanos.

Los organillos alemanes llegaron en 1884 por primera vez a México traídos por músicos chilenos y alemanes. Alegraban a la gente en los parques, alamedas, calles, plazas y restaurantes durante el siglo XIX. Hoy los organilleros con sus uniformes marrón claro y boina también están aprovechando los numerosos embotellamientos del Distrito Federal para buscar llamar la atención a los conductores a cambio de unas monedas.

El antropólogo mexicano Víctor Inzúa ha estudiado la historia de los organillos y escribió un libro sobre este asunto. Los primeros ejemplares eran de la empresa Wagner & Levien y luego la mayoría llegó hecho a mano provenientes de la fábrica de Frati & Company desde Berlín hasta México. Pero Frati & Company cesó su producción antes de la primera guerra mundial en 1912.

En la industría de la fotografía, los franceses y alemanes fueron pioneros y los más insitentes en el mercado mexicano, Hugo Brehme fue uno de los fotógrafos alemanes más conocidos durante la guerra revolucionaria de 1910.[23]

La filosofía y las letras alemanas fueron causa de persecusión hacia los simpatizantes mexicanos que leían y difundían ídeas relacionadas al marxismo, Carlos Marx y Friedrich Hegel son de los principales exponentes de la literatura alemana que más han sido estudiados en instituciones mexicanas muy reconocidas a través de tratados traídos a México por exiliados alemanes.[24]

Educación[editar]

Los colegios alemanes Humboldt son instituciones de prestigio en México. Ofrece un sistema multicultural, con la enseñanza de inglés, alemán y español. Así mismo, tiene la opción de recibir certificados de preparatoria binacional. El colegio Alemán Humboldt de Puebla es la institución alemana más numerosa de infantes alemanes en países de habla hispana.

En México la educación preescolar corresponde a la población infantil de cuatro a seis años de edad, es atendida en escuelas públicas y privadas denominadas centro de educación preescolar y jardines de niños.

Comunidades alemanas[editar]

Comunidad menonita de Campeche.

México es uno de los países del mundo con mayor presencia de negocios alemanes, por esta razón, en Mancera Ernst & Young en Santa Fe se ha establecido el German Business Center (GBC), compuesto por profesionales multidisciplinarios de EY, los cuales brindan sus conocimientos y experiencia para atender las necesidades específicas de las compañías alemanas, así como asesoria para emprender un negocio en México. México es para Alemania el segundo aliado comercial más importante de América Latina después de Brasil, y es debido a un importante número de consumidores mexicanos que no solo sobresalen por estadísticas sino también por un poder adquisitivo alto. Las oficinas se ubican principalmente en la Ciudad de México la cual solo es punto de referencia para todo el país, las negociaciones se expanden también a la América Central y algunas islas caribeñas.

En Mixcoac, Santa Fe, Polanco, Lomas de Chapultepec, Colonia Condesa, Colonia del Valle, Coyoacán, Tlalpan, Xochimilco, Huixquilucan, Atizapán de Zaragoza, Cuautitlán Izcalli y Ciudad Satélite residen muchos ciudadanos alemanes dedicandos al mundo de los negocios aunque también la comunidad está integrada por conyuges, hijos, estudiantes, investigadores, ministros de culto, obreros, empleados y diplomáticos, quienes han fundado iglesias católicas, luteranas y sinagogas para asistir sus necesidades espirituales, así como clubes o circulos de amistad para mantener de manera cercana las costumbres y tradiciones de Alemania y se mantenga la relación de su país con sus hijos y nietos nacidos en México. Se estiman unos 10,000 alemanes viviendo en la Ciudad de México y su Zona Metropolitana.

Otras ciudades mexicanas con importantes comunidades alemanes residentes se establecen en Guadalajara (Jalisco), Tampico, Puebla de Zaragoza, Toluca de Lerdo, Mazatlán (Sinaloa), Mérida (Yucatán), Ensenada (Baja California), Reynosa y Tijuana. En el resto del país también existen clubes alemanes y asociaciones no gubernamentales operadas por esta comunidad.

Flag of Baden-Württemberg.svg Badenses[editar]

Los badenses son una comunidad numerosa en México, su presencia es notable sobre todo en la industria, los negocios y el turismo. Su llegada se produce desde el México independiente pero su presencia masiva se dio a principios de 1865, al igual que los bávaros se disgregaron en ciudades como Guadalajara (Jalisco), Tampico, Puebla de Zaragoza, San Luis Potosí (San Luis Potosí) y la Ciudad de México.

Flag of Lower Saxony.svg Bajasajones[editar]

Los bajasajones son una comunidad destacada y reconocida en México que se reconcen como menonitas de los cuales también algunos son descendientes de holandeses, su presencia es notable sobre todo en la agricultura y la produccón de lácteos y sus derivados. Su llegada se produce desde el México independiente pero su presencia masiva se dio a principios de 1890, fundaron comunidades rurales en los estados de Tamaulipas, Chihuahua, Jalisco, Durango, Zacatecas, Campeche y Quintana Roo.

Flag of Bavaria (lozengy).svg Bávaros[editar]

Los bávaros son una comunidad numerosa entre los alemanes que viven en México, su presencia es notable sobre todo en la industria y los negocios. Su llegada se produce desde el México independiente pero su presencia masiva se dio a principios de los años 70, al igual que los badenses se disgregaron en ciudades como Puebla de Zaragoza, Mazatlán (Sinaloa), Ensenada (Baja California), Mérida (Yucatán), y su principal centro de reunión se congrega periódicamente en la Ciudad de México.

Flag of Berlin.svg Berlineses[editar]

Los berlineses son una comunidad destacada en México, su presencia es notable sobre todo en la industria, los negocios y el turismo. Su llegada se produce desde el México independiente pero su presencia masiva se dio a principios de 1890, al igual que los bávaros se disgregaron en ciudades como Ciudad de México, Guadalajara (Jalisco), Mazatlán (Sinaloa), Puebla de Zaragoza, San Luis Potosí (San Luis Potosí) y Tapachula.

Flag of Saxony.svg Sajones[editar]

Los sajones son una comunidad media en México, su presencia es notable sobre todo en la industria, los negocios, el arte y el turismo. Su llegada se produce desde el México independiente pero su presencia masiva se dio a principios de 1920, al igual que los berlineses se disgregaron en ciudades como Puebla de Zaragoza y la Ciudad de México.

Relaciones diplomáticas de Alemania en México[editar]

La embajada de Alemania en México no solo se encarga de proteger a los ciudados alemanes que residen en el país de manera temporal o difinitiva; también, a través de varias organizaciones civiles mantiene el contacto con los mexicanos.

  • Bandera de Alemania Embajada y Consulado general de Alemania, México D.F.
  • Consulado honorario en Puebla de Zaragoza, Puebla.
  • Consulado honorario en Tijuana, Baja California.
  • Agencia consular en Guadalajara, Jalisco.
  • Agencia consular en Mérida, Yucatán.
  • Agencia consular en Villahermosa, Tabasco.

Tabla de flujos migratorios[editar]

Inmigración alemana en México de 1895 a 2010
Año Residentes alemanes
1895 2.494 Crecimiento
1900 2.563 Crecimiento
1910 3.827 Crecimiento
1921 3.841 Crecimiento
1930 6.501 Crecimiento
1940 2.852 Decrecimiento
1950 2.894 Crecimiento
1960 6.690 Crecimiento
1970 5.379 Decrecimiento
1980 4.824 Decrecimiento
1990 4.499 Decrecimiento
2000 5.595 Crecimiento
2010 6.214 Crecimiento

Alemanes en México[editar]

Mexicanos de origen alemán[editar]


Fuente: Estadísticas históricas de México 2009 y Censo de Población y Vivienda 2010

Referencias[editar]

  1. Huellas alemanas en México
  2. Consúltese: <http://www.dw-world.de/dw/article/0,,14942619,00.html>.
  3. Delgado Cortina, Consuelo, and Rafael Sáenz Rangel. "La oligarquía empresarial alemana en Colima, siglos XIX y XX." In Memoria- IV Foro Colima y su Región Arqueología, antropología e historia, edited by Juan Carlos Reyes G. Colima: Gobierno del Estado de Colima, Secretaría de Cultura, 2008; Durán- Merk, Alma. "European Migrants as "Ambassadors of Modernization"? The Case of the German Immigrants in Yucatán." Augsburg: OPUS, 2013, < http://opus.bibliothek.uni-augsburg.de/opus4/frontdoor/index/index/docId/2545>, Méndez Reyes, Jesús. "Alemanes en el noroeste mexicano. Notas sobre su actividad comercial a inicios del siglo XX." Estudios de historia moderna y contemporánea de México 46, no. julio-diciembre (2013): 55-86; Ortoll, Servando. Vogel: las conquistas y desventuras de un cónsul y hacendado alemán en Colima. Hermosillo: El Colegio de Sonora, 2005;

  4. Inegi (2000), Los extranjeros en México, p. 24.
  5. Archivo General de la Nación de México: Decreto Imperial del 21 de julio de 1822.
  6. Archivo de la Casa ducal de Rausenbach: Copia literal de carta imperial de 1823 realizado por la Secretaría de Asuntos Exteriores.
  7. Alma Durán-Merk (2007). Identifying Villa Carlota: German Settlements in Yucatán, México, During the Second Empire. Augsburg: Universität Augsburg.
  8. Alma Durán-Merk (2008a). Nur deutsche Elite für Yukatan? Neue Ergebnisse zur Migrationsforschung während des Zweiten mexikanischen Kaiserreiches. Only “Selected” German Immigrants in Yucatán? Recent Findings about the Colonization Policy of the Second Mexican Empire. In: OPUS Ausgburg, <http://opus.bibliothek.uni-augsburg.de/volltexte/2008/1320/pdf/Duran_Merk_Selected_German_Migration.pdf.
  9. Una entrevista en español al respecto puede ser escuchada en "Die Deuscthe Welle": <http://www.dw-world.de/popups/popup_single_mediaplayer/0,,14942966_type_audio_struct_7583_contentId_14942619,00.html>
  10. Tritschler, Edgar
  11. Archivo Gral. de la Secretaria de Relaciones Exteriores legajos 43-8-195.
  12. Inmigración alemana en Guatemala.
  13. Las etnias del Soconusco
  14. Lengua en su tinta
  15. Hilda Krüger, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).
  16. Los nazis en México Cedillo, Juan Alberto; Los Nazis en México, México DF. Diciembre de 2007.
  17. Los nazis en México, fragmentos del libro de Juan A. Cedillo.
  18. Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial
  19. Los nietos de sobrevivientes del holocausto.
  20. Asalto neonazi en México.
  21. Nietos de nazis en México buscan regresar a Europa.
  22. Pasado y presente de los menonitas mexicanos, Revista de México desconosido.
  23. Hugo Brehme y la fotografía en México.
  24. El exilio alemán en México y la difusión del marxismo

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]