Iglesia de San Esteban (Aramil)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La iglesia de San Esteban de Aramil o de San Esteban de los Caballeros está situada en el concejo asturiano de Siero, entre las localidades de Rebollada y Tras la Cuadra.

Vista general de la Iglesia de San Esteban de Aramil.


Historia[editar]

Se trata de un templo de origen románico de cuya fundación no se conservan datos. El primer documento en el que aparece mencionado es una donación de bienes otorgada en 1240 por Álvar Díaz y su esposa a favor del monasterio de Valdediós.

Existen dos teorías acerca de su fundación: la primera afirma que la iglesia es el único resto que queda de un complejo monástico, y la segunda que fue edificada como capilla dependiente de alguna casa nobiliaria que habría en las proximidades, y que después se convirtió en iglesia parroquial.

Fue restaurada en el año 1958 por iniciativa y a expensas de D. José Martínez Canteli, empresario nacido en Aramil y que hizo fortuna en México. A la vez, se amplió el cementerio que tiene enfrente.

Fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento el 23 de marzo de 1960, por Decreto publicado en el BOE del 29 de junio de 1960.

Arquitectura[editar]

La iglesia presenta los rasgos clásicos de la arquitectura románica. Así posee una nave única de planta rectangular rematada por un ábside semicircular orientado al este. El acceso principal, abierto en los pies, se enmarca en una fachada en hastial, rematada en espadaña de dos huecos.

Ornamentación[editar]

Cabe destacar la ornamentación escultórica de las dos puertas y el ábside.

La portada principal, al oeste, presenta un arco de medio punto con dos arquivoltas y guardapolvo que descansan en sendas columnas. Estas columnas están formadas por fustes apoyados en basas que tienen esculpidas flores de lis. Los capiteles están decorados con motivos vegetales.

La puerta sur es de menor tamaño y tiene menos importancia decorativa. Es también de arco de medio punto con dos arquivoltas y guardapolvo. En su decoración llaman la atención las cabezas esculpidas en forma picuda, estilo de origen normando, y diferentes animales fantásticos.

En el ábisde destaca la pequeña ventana central.