Esteban (mártir)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Esteban
St-stephen.jpg
por Carlo Crivelli en la Galería Nacional de Londres
Nacimiento Fecha desconocida
Fallecimiento c. 34
Jerusalén, Judea
Venerado en Iglesia católica, Iglesias orientales, Antiguas iglesias orientales
Canonización Culto inmemorial
Principal Santuario San Lorenzo Extramuros, Roma
Festividad
Atributos Palma del martirio, vestiduras de diácono, piedra.
Patronazgo Bandera de Serbia Serbia; diáconos
[editar datos en Wikidata ]

San Esteban protomártir (en griego: Στέφανος [Stephanos], ‘corona’)? (m. Jerusalén, c. 34) fue un diácono, considerado el protomártir (primer mártir) cristiano. Es uno de los pocos santos, al margen de los apóstoles o la propia familia de Jesús, que aparece mencionado en el Nuevo Testamento.

Biografía[editar]

La figura de san Esteban se encuadra a principios del siglo I, momento en el que el Cristianismo era considerado una secta más del Judaísmo.

Según los Hechos de los Apóstoles, Esteban era el líder de los siete diáconos nombrados por los apóstoles en defensa de los judíos helenistas, esto es, aquellos judíos de la diáspora que hablaban griego a pesar de vivir en Jerusalén. Desde esta posición, Esteban denunciará las preferencias que la Iglesia daba a los judíos hebreos frente a los judíos helenistas, condenando a su vez el uso del Templo de Jerusalén como asiento de la idolatría contraria a la Ley de Moisés y afirmando que sólo Jesús estaba llamado a espiritualizar el culto del templo.

Estas ideas chocarán con los intereses materiales de la casta sacerdotal y con las creencias del pueblo judío, lo que acabará incomodando a los fariseos de algunas sinagogas, quienes acusarán a Esteban ante el Sanedrín de blasfemia contra Dios y contra Moisés. La asamblea lo considerará culpable y Esteban será lapidado a las afueras de Jerusalén mientras, según la tradición, oraba por sus verdugos, diciendo: "Señor, no les tomes en cuenta este pecado". Entre los participantes se encontrará el futuro San Pablo, aunque las fuentes nos dicen que aparentemente no participó en el apedreamiento, sino que se limitó a cuidar la ropa de los que lo hacían.

A la muerte de Esteban, el grupo de los helenistas se dispersará por Palestina y Antioquía, donde la prédica se hará incluso a los paganos. El martirio de san Esteban supondrá el final del Cristianismo como secta del Judaísmo, al separar el culto cristiano del culto judío practicado en Jerusalén. Los helenistas sentarán las bases del Cristianismo concebido como una religión universal, no exclusivamente judía, concepto que más tarde llevará a su máxima expresión San Pablo y que se ratificará en el Concilio de Jerusalén.

San Esteban es un santo muy popular cuyo culto está extendido por todo el mundo; le están dedicados innumerables templos, ciudades, pueblos e instituciones cristianas. Según la tradición, al menos parte de su cuerpo se encuentra sepultado en la Basílica de San Lorenzo Extramuros de Roma, donde además se conserva como reliquia la piedra sobre la que sufrió el martirio.[1]

Invención de las reliquias de San Esteban o su descubrimiento. Museo de Arte de Cataluña.

Referencias[editar]

  1. Ver la entrada del blog, abundantemente documentada: [1]

Enlaces externos[editar]