Lorenzo (mártir)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Lorenzo Mártir
Francisco de Zurbarán 044.jpg
Lorenzo (1636-1639), pintura al óleo de Francisco de Zurbarán. Museo Provincial de Bellas Artes de Cádiz.
Diácono y mártir
Nacimiento c.10 agosto 225
Huesca o Valencia (Hispania)
Fallecimiento 10 de agosto de 258
Roma
Venerado en Iglesia Católica, Iglesia Ortodoxa, Comunión Anglicana, el luteranismo y las demás.
Principal Santuario Basílica de San Lorenzo Extramuros
Festividad 10 de agosto
Atributos Llevando una parrilla y vistiendo una dalmática, a veces también se le representa con la palma del martirio y el libro de los Evangelios.
Patronazgo

Huesca,
Arnuid (Orense),
San Lorenzo de El Escorial (Madrid),
Benirredrà (Valencia),
Benillup (Alicante),
Busot (Alicante),
Donhierro (Segovia),
Hoyos (Cáceres),
Ibahernando (Cáceres),
Ezcaray (La Rioja),
La Antilla (Huelva),
Canadá,
Matara, (Perú)
Huesca,
Roma,
Chaguaramas,
Róterdam,
Ciudad Juárez, México,
Sri Lanka,
Vinces (provincia de Los Ríos, Ecuador),
Jipijapa (provincia de Manabí, Ecuador),
San Lorenzo de Tarapacá (Chile),
San Lorenzo (Paraguay),
de los bibliotecarios,
cocineros,
comediantes,
curtidores,
diáconos,
estudiantes,

mineros.

San Lorenzo fue uno de los siete diáconos de Roma, ciudad donde fue martirizado en una parrilla en 258. En latín se llamaba Laurentius (‘laureado’). Los Actos de san Lorenzo se perdieron en la época de Agustín de Hipona, quien en uno de sus sermones acerca del santo (Sermo 302, de Sancto Laurent) admite que su narración no provenía de recitar las Actas del santo (como solía hacer Agustín en sus sermones) sino de la tradición oral. Esa tradición sitúa el nacimiento de Lorenzo de Roma en Huesca, en la Hispania Tarraconensis, aunque también podría ser originario de Valencia, donde sus padres habrían residido un corto espacio de tiempo, viniendo a nacer el santo en esta ciudad. Cuando en 257 Sixto fue nombrado papa, Lorenzo fue ordenado diácono, y encargado de administrar los bienes de la Iglesia y el cuidado de los pobres. Por esta labor, es considerado uno de los primeros archivistas y tesoreros de la Iglesia, y es el patrón de los bibliotecarios.

El emperador Valeriano proclamó un edicto de persecución el que prohibía el culto cristiano y las reuniones en los cementerios. Muchos sacerdotes y obispos fueron condenados a muerte, mientras que los cristianos que pertenecían a la nobleza o al senado eran privados de sus bienes y enviados al exilio.

Víctimas de las persecuciones de Valeriano destacan los Papas San Esteban I, degollado sobre la misma silla pontificia; y Sixto II decapitado el 6 de agosto del 258. Obispos como Cipriano de Cartago, decapitado en el Norte de África. Diáconos como Agapito, o el popular San Lorenzo: una leyenda citada por san Ambrosio de Milán dice que Lorenzo se encontró con Sixto en su camino al martirio, y que le preguntó: «¿A dónde vas, querido padre, sin tu hijo? ¿A dónde te apresuras, santo padre, sin tu diácono? Nunca antes montaste el altar de sacrificios sin tu sirviente, ¿y ahora deseas hacerlo sin mí?», a lo que el papa profetizó: «En tres días tú me seguirás».

Lorenzo y la leyenda del santo Grial[editar]

Basílica de San Lorenzo, donde se encuentran los restos del santo

La leyenda dice que entre los tesoros de la Iglesia confiados a Lorenzo se encontraba el Santo Grial (la copa usada por Jesús y los Apóstoles en la Última Cena) y que consiguió enviarlo a Huesca, junto a una carta y un inventario, donde fue escondido y olvidado durante siglos. Los padres de Lorenzo, santos Orencio y Paciencia, sí serían de Huesca, y habrían llegado a la ciudad de Valencia por motivo de las persecuciones.

Según la "Vida y martirio de san Lorenzo", apócrifo del s. XVII supuestamente basado en la obra del monje Donato (s. VI), el papa Sixto II le entregó el santo cáliz junto a otras reliquias, para que las pusiera a salvo. En la cueva romana de Hepociana, Lorenzo acudió a una reunión de cristianos presidida por el presbítero Justino. Allí halló a un condiscípulo y compatriota hispano, llamado Precelio, originario de Hippo (la moderna Toledo), en Carpetania, a quién entregó varias reliquias, entre ellas el santo cáliz, con el encargo de que las llevara a la familia que le quedaba en Huesca (sus padres vivían en Roma). Precelio llevó las reliquias a los tíos y primos de Lorenzo en Huesca que las escondieron, perdiéndose la pista, aunque algunas tradiciones afirman que el santo cáliz fue depositado en la iglesia de san Pedro de la localidad, de donde sería puesto a salvo por el obispo Acilso cuando huyó en 711 ante el avance de los musulmanes, para esconderse en los Pirineos.[1]

Las riquezas de la Iglesia[editar]

Aprovechando el reciente asesinato del papa, el alcalde de Roma, que era un pagano muy amigo de conseguir dinero, ordenó a Lorenzo que entregara las riquezas de la Iglesia. Lorenzo entonces pidió tres días para poder recolectarlas y en esos días fue invitando a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba. Al tercer día, compareció ante el prefecto, y le presentó a éste los pobres y enfermos que él mismo había congregado y le dijo que ésos eran los verdaderos tesoros de la Iglesia. El prefecto entonces le dijo: «Osas burlarte de Roma y del Emperador, y perecerás. Pero no creas que morirás en un instante, lo harás lentamente y soportando el mayor dolor de tu vida».

Martirio[editar]

El martirio de San Lorenzo, por J. León (1758, RABASF, Madrid).

Lorenzo fue quemado vivo en una hoguera, concretamente en una parrilla, cerca del Campo de verano, en Roma. Se dice que en medio del martirio, exclamó: Assum est, inqüit, versa et manduca (Traducción: Asado está, parece, da la vuelta y come. Traducción aproximada: Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho). Su santo se celebra el 10 de agosto, día en el cual según la tradición recibió martirio. Lorenzo fue enterrado en la Via Tiburtina, en las catacumbas de Ciriaca, por Hipólito de Roma y el presbítero (sacerdote) Justino. Se dice que Constantino I el Grande mandó construir un pequeño oratorio en honor del mártir, que se convirtió en punto de parada en los itinerarios de peregrinación a las tumbas de los mártires romanos en el siglo VII.

Un siglo más tarde, el papa Dámaso I (366-384) reconstruyó la iglesia, hoy en día conocida como Basilica di San Lorenzo fuori le Mura, mientras que la iglesia de San Lorenzo in Panisperna se alza sobre el lugar de su martirio. En el siglo XII, el papa Pascual II (1099-1118) dijo que la parrilla usada en el martirio fue guardada en la iglesia de San Lorenzo de Lucina.

Veneración[editar]

"San Lorenzo" 83x63 cm. obra de Bartolomé Esteban Murillo.
Martirio de San Lorenzo (11 cm de diámetro), obra juvenil de Goya.

Lorenzo es uno de los santos más ampliamente venerados por la Iglesia Católica Romana. La representación más común del Santo es como un joven, imberbe (señal de esa juventud) y con tonsura clerical, de pie, con sus símbolos propios en las manos. Viste alba, y sobre ella la dalmática, prenda propia del diácono. Como atributo general lleva la palma de mártir, y su atributo particular propio es la parrilla, instrumento de su martirio. Su martirio ocurrió muy temprano en la historia de la Iglesia, por lo cual muchas otras tradiciones cristianas lo honran también.

El 10 de agosto el relicario que contiene su cabeza quemada es expuesto en el Vaticano para recibir veneración. En la Comunidad de Madrid se encuentra el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, construido por Felipe II para conmemorar la victoria de San Quintín el 10 de agosto de 1557, agradeciéndosela a la protección del mártir San Lorenzo. Para ello, hizo construir el monasterio con forma de parrilla, por haber sido el instrumento de su martirio. San Lorenzo aparece en el Decamerón (de Giovanni Boccaccio) en el cuento 6. 10, donde un fraile utiliza la veneración del santo para escapar de una situación embarazosa.

  • Huesca: Las Fiestas de San Lorenzo, están dedicadas al patrón de la ciudad, son celebradas del día 9 - 15 de agosto (el día 10 es el homenaje a la muerte de San Lorenzo).
  • Gran Canaria: En esta isla hay un pueblo llamado San Lorenzo, en Las Palmas de Gran Canaria, que celebra sus Fiestas en honor a su Santo Patrón del 1 al 15 de agosto. Destaca por el Gran Espectáculo Pirotécnico que se realiza la madrugada del 10 de agosto. Un espectáculo de luz y color que ilumina Las Palmas de Gran Canaria durante 30 minutos y que congrega a 100.000 personas cada año.
  • Ezcaray (La Rioja): Patrón de la localidad, cuyas fiestas se celebran en los días del 9 de agosto en adelante, siendo el día 10 el principal.
  • Hoyos (Cáceres): Patrón de esta población cacereña, se celebran las fiestas el 10 de agosto.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Lorenzo Mateu y Sanz: Vida y martirio del glorioso español San Lorenço... sacados de vnos antiquissimos escritos del celebrado Abad Donato, edición de 1710. Todavía en el s. XXI Janice Bennett (St. Laurence & the Holy Grail, cap. VIII) daba crédito a esta obra para certificar la autenticidad del cáliz de Valencia.
  2. Diócesis de Iquique. «Fiesta de San Lorenzo de Tarapacá». Consultado el 22 de noviembre de 2013.

Enlaces externos[editar]