Lapidación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La lapidación es un medio de ejecución muy antiguo, consiste en que los asistentes lancen piedras contra el reo hasta matarlo. Como una persona puede soportar golpes fuertes sin perder el conocimiento, la lapidación puede producir una muerte muy lenta. Esto provoca un mayor sufrimiento en el condenado, y por ese motivo es una forma de ejecución que se abandonó progresivamente —junto con medidas como la tortura— a medida que se iban reconociendo los derechos humanos.

Actualmente, este procedimiento está localizado principalmente en países de África, Asia u Oriente Medio donde se castiga a las personas que mantienen relaciones sexuales ilegales. La ejecución por lapidación suele llevarse a cabo estando el reo tapado por completo con una tela (para no ver los efectos), enterrado hasta el cuello o atado de algún modo mientras una multitud de personas le tira piedras. Está extendido especialmente en países musulmanes de corte social fanático-radical de aplicación de la sharia también denominado fundamentalismo islámico.

Lapidación en las Sagradas Escrituras[editar]

Torá/Antiguo testamento[editar]

En el libro sagrado de referencia de la religión judía y a su vez primer libro de la Biblia cristiana se ordena la lapidación en numerosos casos:

  • Por tocar el monte Sinaí mientras Dios hacía entrega de los Diez Mandamientos a Moisés,Éxodo 19:9-13
  • Un buey que cornea a un hombre debe ser lapidado.[1]
  • Por violar el día de reposo (Sabbath).[2]
  • Por entregar a un hijo al dios Moloch.[3]
  • Por evocar espíritus o practicar la adivinación.[4]
  • Por blasfemar contra Dios.[5]
  • Idolatrar a otros dioses[6] o incitar a otras/os a hacerlo.[7]
  • No obedecer a los propios padres.[8]
  • Casarse sin ser virgen y pretendiendo serlo.[9]
  • Tener relaciones sexuales un hombre y una mujer casada con otro hombre (ambas/os deben ser lapidados).[10]

Nuevo testamento[editar]

Jesús con la mujer adúltera (Guercino) 1621

En el Evangelio según Juan hay un relato de Jesús sobre esta ley. [Nota 1]

y Jesús se fue al monte de los Olivos. Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres.(A) Tú, pues, ¿qué dices?

Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: Aquel que este libre de pecado, que arroje la primera piedra. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.
Juan 8:1-11[11]

Lapidación según la jurisprudencia islámica[editar]

“Rechazad los castigos de los musulmanes tanto como dependa de vuestro poder; si hay otra salida para liberarles, entonces liberadles. Porque si el Islam comete un error perdonando es mejor que si lo comete castigando”

Hadiz de Mahoma.[12]

En caso de los adúlteros casados[editar]

En cuanto a los cuatro testigos:

  • No deben ser familiares ni amigos del denunciante;
  • Ni tener motivos de simpatía ni antipatía, ni nada que ganar con la condena de ninguno de los dos;
  • Deben ser testigos presenciales, no sirviendo un testimonio meramente circunstancial, y no pueden huir, morir ni dudar de su testimonio hasta el cumplimiento de la pena y;
  • Las versiones de los testigos no pueden presentar discrepancias.

Los inculpados deberán ser "descubiertos en el acto" y, para mayor seguridad "es necesario que no pase un hilo entre los dos cuerpos" para asegurarse de que hubo coito.[12] [13]

En caso de la autoconfesión deberá probarse que la persona está en perfectas condiciones mentales, la auto inculpación deberá repetirse 3 veces (con el suficiente tiempo entre una y otra para que cambie de estado de ánimo), si se desdice a la cuarta vez de la autoconfesión ya no tendrá validez y, en caso de que el inculpado decida huir durante el acto de lapidación, le será permitido sin persecuciones o consecuencias en su acto.[12] [13]

En cuanto al embarazo, no es prueba de haber mantenido relaciones sexuales, ya que la mujer pudo haber sido violada, no involucrando a la mujer en esta pena.[12] [13]

En caso de los adúlteros solteros[editar]

Los requisitos de los testigos deberán ser los mismos que con los adultos casados, así también su inculpación y en el caso de embarazo.[12] [13]

Evolución en el tiempo[editar]

La práctica de la lapidación proviene, en realidad, de la religión judía, y se introdujo en la ley islámica con el Califa Omar aduciendo que aún se encontraba el versículo en el Corán que prescribía la lluvia de piedras contra los adúlteros, pero tal versículo no existe.[13] Así, el castigo de latigazos para los adúlteros del Corán (24:2) no ha tenido un gran cumplimiento por parte de los musulmanes.[14]

La mayoría de las víctimas de apedreamiento del mundo son mujeres, esta tendencia se puede ver claramente en Irán, donde 7 de cada 10 personas que aguardan ser lapidadas son mujeres según Amnistía Internacional.[14]

"A menudo, cuando una mujer reporta que fue violada se considera una confesión de adulterio".

Katharine De Brecht, de Amnistía Internacional.[14]

La falta de educación y derechos legales de las mujeres contribuye a la alta cantidad de lapidaciones en la sharia. Generalmente son menos educadas que los hombres, ello debido a limitaciones en la ley islámica con la educación de las niñas, y no pueden (como los hombres) representarse a sí mismas en los tribunales de justicia.[14]

"(...) en el 99% de estos casos, las mujeres acusadas no han recibido ninguna representación legal porque, bajo el sistema de la sharia, su testimonio tiene, como mucho, apenas la mitad del valor del de los hombres".

Lily Mazahery, Presidenta del Instituto de Asuntos Legales.[14]

Uno de los pocos informes conocidos de lapidación es de Aministía Internacional, del año 1987, en el que se relata como quedaron bañadas de sangre y los guardias les pegaron con palas para asegurarse que estuviesen muertas. El Código Penal iraní dice que los hombres deben ser enterrados hasta la cintura, y las mujeres hasta el pecho, y las piedras "lo suficientemente grandes como para matar a la persona de una o dos pedradas, ni deberán ser tan pequeñas que no puedan calificarse de piedras", lo que según para los defensores de derechos humanos busca la muerte lenta e infligir mayor sufrimiento.[15]

A finales de 2008 se reanudó la lapidación en Irán, sin informar el número de condenados a muerte y tampoco se informa a los abogados con 48 horas de antelación según las exigencias de la ley iraní.[16] A comienzos de 2009, la comisión judicial iraní revisó el Código Penal y eliminó la lapidación, lo que para algunos analistas es sólo por mera formalidad, no todos se vieron confiados que realmente se prohiba la lapidación. Tom Mackey de Aministía Internacional declaró "La disposición de la lapidación fue eliminada por un comité parlamentario, pero no hay ninguna garantía de que no sea reinstaurada antes de llegar a una votación final o que el Consejo de Guardianes, que veta legislación por conformidad a la norma islámica y a la Constitución, no insista en restablecerla".[14]

Casos conocidos[editar]

Reproducción del combate atroz en la cruz Saint-Anne.

El 29 de julio de 2012 en Aguelhok, Malí el grupo Ansar Dine, que controla el norte del país, condenó a lapidación a una pareja bajo la acusación de adulterio, por vivir juntos sin estar casados, ante la presencia de unas 200 personas.[17] La pareja tenía dos hijos, uno de seis meses y vivían en el campo pero fueron llevados a la ciudad para la sentencia.[18]

El 13 de mayo de 2012 se condenó a muerte por lapidación en Sudán a Intisar Sharif Abdallah de 20 años por adulterio, pese a que el juicio se desarrolló en árabe, idioma que ella no dominaba, y que no tuvo acceso a un abogado. Aministía Internacional fue quién realizó la denuncia el 30 de mayo. La mujer se encontraba presa junto a su hijo de cuatro meses, sus otros dos hijos se encontraban bajo custodia de sus familiares.[19] [20] La joven finalmente quedó en libertad.[21]

El 27 de octubre de 2008 se lapidó en Kismaayo, Somalia a Aisha Ibrahim Duhulow de 13 años de edad (la cual los medios informaron que tenía 23 años por su aspecto físico), acusada legalmente de adulterio cuando ella había denunciado una violación. Fue muerta por 50 hombres y un millar de espectadores, según Aministía Internacional, al ser desenterrada se comprobó que continuaba con vida y la volvieron a desenterrar para continuar con la lapidación. Desde la muerte de la pequeña, varios grupos huyeron de la ciudad con el temor de correr la misma suerte.[22]

  • Hipatia (355 - marzo de 415), filósofa, astrónoma y escritora egipcio-romana, lapidada por una turba de fanáticos cristianos posiblemente instigada por san Cirilo de Alejandría (370-444).
  • Palamedes (mitología griega), apedreado hasta la muerte por traidor.
  • El Evangelio según San Juan describe en el Capítulo 8 la lapidación de una mujer salvada por Jesús (tal vez una adúltera o prostituida).
  • San Esteban (mártir), sentenciado por blasfemia (Hechos 6:8-14; Hechos 7:58-60).
  • Princesa Misha'al Fahd al Saud (1977).
  • Amina Lawal fue absuelta, tras ser sentenciada a morir apedreada en 2003 en Nigeria; posteriormente salvada mediante firmas, liberada y exiliada.[23] Perseguida aún por la justicia de su país. La sharia se aplica en 12 estados (de 36) del norte de Nigeria desde 1999. Este código canónico islámico prescribe la lapidación.
  • Jibrin Babaji, nigeriano de 23 años. El 23 de septiembre de 2003 (el día que se dio a conocer que la corte islámica de apelaciones absolvió a Amina Lawal), fue sentenciado a la pena de muerte por lapidación como culpable de «sodomía».[24]
  • Du’a Khalil Aswad apedreada en el Kurdistán iraquí (2007) con 17 años por enamorarse de un joven de otra religión.[25]
  • Jaffar Kiani apedreado hasta la muerte por cometer adulterio en Irán en julio de 2007.[26]

Referencias[editar]

  1. Éxodo 21:28
  2. Números 15:32-36
  3. Levítico 20:2-5
  4. Levítico 20:27
  5. Levítico 20:10-16
  6. Deutronomio 17:2-7
  7. Deutronomio 13:7-12
  8. Deutronomio 21:18-21
  9. Deutronomio 22:13-21
  10. Deutronomio 22:23-24
  11. Juan 8:1-11
  12. a b c d e Lapidación Islam.org. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  13. a b c d e La lapidación en el Islam Islam y Ciencia. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  14. a b c d e f Salgado, Sonali. Un film de Cyrus Nowrasteh - La lapidación de Soraya M Alma Magazine, 21 de julio de 2009. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  15. Paone, Mariangela. Por qué la lapidación es la peor ejecución Diario El País (España), 20 de septiembre de 2010. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  16. El uso de la lapidación en Irán Aministía Internacional, sección española. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  17. EFE. Primera lapidación en Malí a una pareja por vivir juntos sin casarse El Correo.com, 31 de julio de 2012. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  18. Lapidada una pareja en Malí por no estar casados ABC (España), 30 de julio de 2012. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  19. Amnistía alerta de lapidación de sudanesa condenada por adulterio CNN México, 04 de junio de 2012. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  20. Rachidi, Imane. Ejecución por lapidación de una madre lactante Cadena Ser, 04 de junio de 2012. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  21. EFE. Amnistía Internacional recoge firmas para evitar la lapidación de una mujer en Sudán RTVE, 20 de agosto de 2012. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  22. La niña lapidada tenía 13 años Aministía Internacional, sección española. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  23. Amina Lawal se salvó, otras siete mujeres aún no.
  24. Las caras de la homofobia.
  25. Apedreada hasta la muerte.
  26. Adúltero iraní apedreado hasta la muerte. En inglés.

Notas[editar]

  1. En el Evangelio según Juan se encuentra el relato sobre Jesús y la mujer adúltera. Dicho pasaje de Juan 7:53-8-11 no se halla en el Manuscrito Sinaítico ni en el manuscrito Vaticano número 1209, aunque sí aparece en el Códice de Beza del siglo V DC y en manuscritos griegos posteriores. Sin embargo la mayoría de las primeras versiones los omiten. Un grupo de manuscritos griegos sitúa este pasaje al final del Evangelio de Juan, pero otro grupo lo incluye después de Lucas 21:38.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]