Historia de Hawái

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia de Hawái incluye fases del primer asentamiento humano polinesio en el Archipiélago de Hawái, el descubrimiento británico en el siglo XVIII, la inmigración euro-estadounidense y asiática, el derrocamiento de la monarquía hawaiana, un breve periodo de existencia como república y la admisión en los Estados Unidos como territorio y luego como estado.

El archipiélago de Hawái se halló durante muchos siglos dividido entre pequeños clanes que regían una o más islas, y recién resultó unido bajo un solo gobernante, el caudillo Kamehameha I de la Isla de Hawái, por primera vez en 1810. Hasta 1816, los jefes de las distintas islas se consideraban a sí mismos bajo la protección británica y por ello en las islas flameaba la Union Jack(bandera del Reino Unido). Del mismo modo la monarquía unificadora adoptó una bandera similar a la utilizada hoy por el estado estadounidense de Hawái, con la Union Jack en el cantón de la parte superior junto al asta, y ocho franjas horizontales alternas desde la parte superior blanco, rojo y azul en representación de las ocho islas principales de Hawái. Sin embargo tras la expedición rusa del almirante von Kotzebue, efímeramente el soberano de Kauaʻi, Kaumualiʻi, aunque vasallo del rey Hawáiano Kamehameha I, aceptó a instancias del empresario ruso-alemán Georg Schaeffer en 1818 el protectorado de Rusia, considerando Schaeffer que un dominio ruso sobre las islas Hawái permitiría hacer rentable la colonia rusa de Alaska y expandir actividades comerciales en el Oceano Pacífico. Sin embargo la negativa del mismo zar ruso Alejandro I a admitir la validez del tratado acabó con tal intento. Así pese a todo el reconocimiento internacional del Estado Libre de Hawái fue logrado en esas fechas: por ejemplo el capitán argentino Hipólito Bouchard estableció un tratado por el cual las Provincias Unidas del Río de la Plata (o Argentina) y el Reino de Hawái se reconocían mutuamente la existencia como naciones libres y soberanas. En mayo de 1819, el rey Kamehameha II (Liholiho) ascendió al trono. Bajo intensa presión de sus compañeros y de su regente y madrastra Kaʻahumanu, el rey Kamehameha abolió el sistema de la kapu (similar al tabú) que había regido la vida en las islas. Esto se pone de relieve en cambios revolucionarios como la aparente formalidad de sentarse a comer Kamhehameha II conKaʻahumanu y otras mujeres de todo rango, lo que hasta entonces constituía una violación del kapu (tabú) de comer junto con mujeres, un acto prohibido en el antiguo sistema religioso (véase ʻAi Noa). Por reacción Kekuaokalani, un primo de Kamehameha que fue originalmente designado a compartir el poder con éste, organizó a grupos conservadores entre los clanes que se mostraban favorables a la preservación del sistema kapu, pero las fuerzas de tales disidentes fueron derrotadas por Ka'ahumanu y LihoLiho en diciembre de 1819.1 En 1820, llegó al archipiélago un grupo misionero congregacionalista (el ABCFM) procedente de Nueva Inglaterra. Tal grupo de misioneros fue recibido oficialmente por Kamehameha II, que les otorgó un año de permiso limitado para efectuar proselitismo. En pocos años, algunos de los jefes de más alto rango fueron convertidos al congregacionalismo protestante, incluidos los soberanos o regentes Kaʻahumanu, Keōpūolani y Hewahewa, que obtuvieron el permiso permanente para las actividades de tal misión congregacionalista. Los plebeyos rápidamente siguieron el ejemplo de sus dirigentes y se convirtieron masivamente al cristianismo protestante, de modo que Hawái transformó en una nación decididamente cristiana. En 1839 el nuevo rey, Kamehameha III hizo un edicto hawaiano de Declaración de Derechos, y en 1840 se promulgó la Constitución de las Islas de Hawái, produciéndose una evolución en el sistema de gobierno Hawáiano desde una monarquía absoluta a una monarquía constitucional gracias al contacto hawaiano con los comerciantes europeos y la necesidad de imponer la autoridad real permitiendo un grado de libertad a los jefes de los clanes. La Constitución dividió los poderes de gobierno, estableciendo un poder legislativo, un poder judicial y un poder ejecutivo. El monarca (ya fuera rey o reina) se convirtió en el jefe del ejecutivo y jefe de estado. Las leyes de Hawái —reflejos de una élite muy influida por los misioneros cristianos— con frecuencia entraron en graves e intensos conflictos con muchos residentes occidentales y visitantes de los buques, los cuales prefirieron el antiguo régimen de Kamehameha I en el cual se prodigaban el abundante alcohol y las relaciones sexuales promiscuas en medio del intercambio comercial. El nuevo estatuto hawaiano también impuso en los residentes extranjeros un cambio en la tenencia de la tierra. Anteriormente la tenencia de la tierra se obtenía de acuerdo a la voluntad de los jefes de cada clan, y podía ocuparse informalmente, al extremo que los no residentes deseaban ocupar las tierras con el pago de tasas bajas o ninguna tasa. Los jefes tribales solían aceptar las pretensiones de los extranjeros a cambio de diversos tipos de ayuda (desde la compra de armas de fuego hasta la provisión de alcohol y tabaco), lo que intensificó más el conflicto entre el gobierno central hawaiano y los jefes tribales y la clientela de tales jefes. Por las reformas de Kamehameha II, los occidentales podrían comprar tierras y estaban obligados a registrarlas catastralmente, esto se ha llamado la Gran Mahele (división de tierras) y fue estatuida como ley el 7 de marzo de 1848 por el rey Kamehameha III (llamado también Kauikeaouli), hijo de Kamehameha I. En paralelo, el reino hawaiano aprovechó las pugnas coloniales de Francia y Reino Unido para asegurar su independencia, contando con el apoyo de los Estados Unidos debido a la necesidad estadounidense de mantener la seguridad de su comercio en el Pacífico mediante un estado independiente. El incidente más grave se produjo el 10 de febrero de 1843. Lord George Paulet del buque de guerra HMS Carysfort de la Royal Navy entró en la bahía de Honolulú y capturó la fortaleza Honolulú, ganando de manera efectiva el control de la ciudad. Paulet exigió que el Rey Kamehameha III abdicase y que Hawái fuese cedido a la Corona británica. Gracias a los cañones de la fragata, Kamehameha fue cesado en sus funciones, pero presentó una protesta oficial ante el Gobierno británico y los superiores de Paulet, el Almirante Richard Thomas. Thomas repudió las acciones de Paulet, y el 31 de julio de 1843 restableció el gobierno Hawái. En su discurso de la restauración, declaró como "Kamehameha" Ua Mau ke Ea o ka ʻĀina i ka Pono "(La vida de la tierra se perpetúa en la justicia), el lema del futuro Estado de Hawái. La influencia de los misioneros protestantes sobre la aristocracia hawaiana causó que los misioneros católicos llegados desde 1840, y mayormente franceses fueran recibidos primero con indiferencia y luego con abierta hostilidad, al punto de ordenarse la expulsión de misioneros católicos y perseguir a los hawaianos que los defendieran. Tal política generó un pretexto para que el 25 de agosto de 1849 el capitán francés Louis Tromelin, al mando de una corbeta y de una fragata de guerra, atacase Honolulú con 140 soldados, tomase las fortificaciones de la ciudad, y lanzara a sus hombres al saqueo de edificios públicos de la capital. Tras quejas del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y Estados Unidos, y con la desautorización del gobierno francés, Tromelin abandonó Honolulú el 5 de setiembre de 1849. Tras esta fecha, el gobierno hawaiano fortaleció sus alianzas diplomáticas con británicos y estadounidenses pero cesó las amenazas contra las misiones católicas. El 18 de marzo de 1874 Hawái firmó un tratado con los Estados Unidos por el cual se le daba el derecho de comercio en concesión exclusiva a los estadounidenses. Fue el Tratado de Reciprocidad de 1875 entre el Reino de Hawái y los Estados Unidos para permitir la importación libre de impuestos de azúcar de caña de Hawái en los Estados Unidos a partir de 1876. Este acto alteró drásticamente el paisaje hawaiano mediante la promoción de la agricultura de plantaciones de azúcar. El tratado incluyó también la importación libre de impuestos de arroz a través de naves estadounidenses, esto provocó el rápido abandono de los tradicionales cultivos hawaianos de taro en las partes más húmedas (las lo'i) de las islas. Los nuevos cultivos provocaron la afluencia masiva de inmigrantes procedentes de Asia (primero chinos, japoneses más tarde) necesarios para facilitar el cultivo e industrialización de la caña de azúcar con mano de obra barata, también esto facilitó la expansión del cultivo de arroz y la consecuente casi desaparición de los tradicionales cultivos del taro en las zonas húmedas de las islas provocando impactos económicos, sociales y culturales de largo alcance. • La cultura de caña de azúcar y la agricultura de plantaciones fue ampliada enormemente. • Se exigió un alto requisito de agua dulce para el cultivo de la caña de azúcar implicando enormes obras de desvío de los arroyos de las laderas húmedas de barlovento a las zonas secas de las tierras bajas. • Una afluencia de inmigrantes asiáticos fue alentada para trabajar en las plantaciones (pronto los inmigrantes superarían numéricamente a la población nativa). • El taro, alimento básico y tradicional de Hawái, fue sustituido por el arroz, para satisfacer un creciente mercado local constituido por los inmigrantes.

Llegada de los europeos[editar]

Pese al posible avistamiento hecho por Gaetano, España nunca hizo reclamación oficial de estas islas. Por otra parte y bastante después, el 18 de enero de 1778 James Cook y su tripulación, al tratar de descubrir el casi legendario Paso del Noroeste entre Alaska y Asia, se sorprendieron al encontrar estas altas islas en el Pacífico Norte, Cook las llamó Islas Sandwich, debido a la ayuda que le prestara el entonces primer lord del Almirantazgo británico John Montagu, el cuarto conde de Sándwich.
La presencia hispana a fines del siglo XVIII está suficientemente acreditada ya en el siglo XVIII: por ejemplo Francisco de Paula y Marín vivió en Hawái desde 1793 hasta su muerte en 1837 y sin ser médico, ejercía como una suerte de médico de la aristocracia hawáiana con la que se emparentó, por esto la dinastía de los Kamehameha podía declarar que tenía linajes hispanos. En efecto F. de Paula y Marín dejó además algunas palabras españolas en el idioma local que aún se pueden escuchar allí.

El archipiélago de Hawái se halló durante muchos siglos dividido entre pequeños clanes que regían una o más islas, y recién resultó unido bajo un solo gobernante, el caudillo Kamehameha I de la Isla de Hawái, por primera vez en 1810. Hasta 1816, los jefes de las distintas islas se consideraban a sí mismos bajo la protección británica y por ello en las islas flameaba la Union Jack(bandera del Reino Unido). Del mismo modo la monarquía unificadora adoptó una bandera similar a la utilizada hoy por el estado estadounidense de Hawái, con la Union Jack en el cantón de la parte superior junto al asta, y ocho franjas horizontales alternas desde la parte superior blanco, rojo y azul en representación de las ocho islas principales de Hawái. Sin embargo tras la expedición rusa del almirante von Kotzebue, efímeramente el soberano de Kauaʻi, Kaumualiʻi, aunque vasallo del rey Hawáiano Kamehameha I, aceptó a instancias del empresario ruso-alemán Georg Schaeffer en 1818 el protectorado de Rusia, considerando Schaeffer que un dominio ruso sobre las islas Hawái permitiría hacer rentable la colonia rusa de Alaska y expandir actividades comerciales en el Oceano Pacífico. Sin embargo la negativa del mismo zar ruso Alejandro I a admitir la validez del tratado acabó con tal intento. Así pese a todo el reconocimiento internacional del Estado Libre de Hawái fue logrado en esas fechas: por ejemplo el capitán argentino Hipólito Bouchard estableció un tratado por el cual las Provincias Unidas del Río de la Plata (o Argentina) y el Reino de Hawái se reconocían mutuamente la existencia como naciones libres y soberanas. En mayo de 1819, el rey Kamehameha II (Liholiho) ascendió al trono. Bajo intensa presión de sus compañeros y de su regente y madrastra Kaʻahumanu, el rey Kamehameha abolió el sistema de la kapu (similar al tabú) que había regido la vida en las islas. Esto se pone de relieve en cambios revolucionarios como la aparente formalidad de sentarse a comer Kamehameha II conKaʻahumanu y otras mujeres de todo rango, lo que hasta entonces constituía una violación del kapu (tabú) de comer junto con mujeres, un acto prohibido en el antiguo sistema religioso (véase ʻAi Noa). Por reacción Kekuaokalani, un primo de Kamehameha que fue originalmente designado a compartir el poder con éste, organizó a grupos conservadores entre los clanes que se mostraban favorables a la preservación del sistema kapu, pero las fuerzas de tales disidentes fueron derrotadas por Ka'ahumanu y LihoLiho en diciembre de 1819. En 1820, llegó al archipiélago un grupo misionero congregacionalista (el ABCFM) procedente de Nueva Inglaterra. Tal grupo de misioneros fue recibido oficialmente por Kamehameha II, que les otorgó un año de permiso limitado para efectuar proselitismo. En pocos años, algunos de los jefes de más alto rango fueron convertidos al congregacionalismo protestante, incluidos los soberanos o regentes Kaʻahumanu, Keōpūolani y Hewahewa, que obtuvieron el permiso permanente para las actividades de tal misión congregacionalista. Los plebeyos rápidamente siguieron el ejemplo de sus dirigentes y se convirtieron masivamente al cristianismo protestante, de modo que Hawái transformó en una nación decididamente cristiana. En 1839 el nuevo rey, Kamehameha III hizo un edicto hawaiano de Declaración de Derechos, y en 1840 se promulgó la Constitución de las Islas de Hawái, produciéndose una evolución en el sistema de gobierno Hawáiano desde una monarquía absoluta a una monarquía constitucional gracias al contacto hawaiano con los comerciantes europeos y la necesidad de imponer la autoridad real permitiendo un grado de libertad a los jefes de los clanes. La Constitución dividió los poderes de gobierno, estableciendo un poder legislativo, un poder judicial y un poder ejecutivo. El monarca (ya fuera rey o reina) se convirtió en el jefe del ejecutivo y jefe de estado. Las leyes de Hawái —reflejos de una élite muy influida por los misioneros cristianos— con frecuencia entraron en graves e intensos conflictos con muchos residentes occidentales y visitantes de los buques, los cuales prefirieron el antiguo régimen de Kamehameha I en el cual se prodigaban el abundante alcohol y las relaciones sexuales promiscuas en medio del intercambio comercial. El nuevo estatuto hawaiano también impuso en los residentes extranjeros un cambio en la tenencia de la tierra. Anteriormente la tenencia de la tierra se obtenía de acuerdo a la voluntad de los jefes de cada clan, y podía ocuparse informalmente, al extremo que los no residentes deseaban ocupar las tierras con el pago de tasas bajas o ninguna tasa. Los jefes tribales solían aceptar las pretensiones de los extranjeros a cambio de diversos tipos de ayuda (desde la compra de armas de fuego hasta la provisión de alcohol y tabaco), lo que intensificó más el conflicto entre el gobierno central hawaiano y los jefes tribales y la clientela de tales jefes. Por las reformas de Kamehameha II, los occidentales podrían comprar tierras y estaban obligados a registrarlas catastralmente, esto se ha llamado la Gran Mahele (división de tierras) y fue estatuida como ley el 7 de marzo de 1848 por el rey Kamehameha III (llamado también Kauikeaouli), hijo de Kamehameha I. En paralelo, el reino hawaiano aprovechó las pugnas coloniales de Francia y Reino Unido para asegurar su independencia, contando con el apoyo de los Estados Unidos debido a la necesidad estadounidense de mantener la seguridad de su comercio en el Pacífico mediante un estado independiente. El incidente más grave se produjo el 10 de febrero de 1843. Lord George Paulet del buque de guerra HMS Carysfort de la Royal Navy entró en la bahía de Honolulú y capturó la fortaleza Honolulu, ganando de manera efectiva el control de la ciudad. Paulet exigió que el Rey Kamehameha III abdicase y que Hawái fuese cedido a la Corona británica. Gracias a los cañones de la fragata, Kamehameha fue cesado en sus funciones, pero presentó una protesta oficial ante el Gobierno británico y los superiores de Paulet, el Almirante Richard Thomas. Thomas repudió las acciones de Paulet, y el 31 de julio de 1843 restableció el gobierno Hawái. En su discurso de la restauración, declaró como "Kamehameha" Ua Mau ke Ea o ka ʻĀina i ka Pono "(La vida de la tierra se perpetúa en la justicia), el lema del futuro Estado de Hawái. La influencia de los misioneros protestantes sobre la aristocracia hawaiana causó que los misioneros católicos llegados desde 1840, y mayormente franceses fueran recibidos primero con indiferencia y luego con abierta hostilidad, al punto de ordenarse la expulsión de misioneros católicos y perseguir a los hawaianos que los defendieran. Tal política generó un pretexto para que el 25 de agosto de 1849 el capitán francés Louis Tromelin, al mando de una corbeta y de una fragata de guerra, atacase Honolulú con 140 soldados, tomase las fortificaciones de la ciudad, y lanzara a sus hombres al saqueo de edificios públicos de la capital. Tras quejas del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y de los Estados Unidos, y con la desautorización del gobierno francés, Tromelin abandonó Honolulu el 5 de setiembre de 1849. Tras esta fecha, el gobierno hawaiano fortaleció sus alianzas diplomáticas con británicos y estadounidenses pero cesó las amenazas contra las misiones católicas. El 18 de marzo de 1874 Hawái firmó un tratado con los Estados Unidos por el cual se le daba el derecho de comercio en concesión exclusiva a los estadounidenses. Fue el Tratado de Reciprocidad de 1875 entre el Reino de Hawái y los Estados Unidos para permitir la importación libre de impuestos de azúcar de caña de Hawái en los Estados Unidos a partir de 1876. Este acto alteró drásticamente el paisaje hawaiano mediante la promoción de la agricultura de plantaciones de azúcar. El tratado incluyó también la importación libre de impuestos de arroz a través de naves estadounidenses, esto provocó el rápido abandono de los tradicionales cultivos hawaianos de taro en las partes más húmedas (las lo'i) de las islas. Los nuevos cultivos provocaron la afluencia masiva de inmigrantes procedentes de Asia (primero el chino, japonés más tarde) necesarios para facilitar el cultivo e industrialización de la caña de azúcar con mano de obra barata, también esto facilitó la expansión del cultivo de arroz y la consecuente casi desaparición de los tradicionales cultivos del taro en las zonas húmedas de las islas provocando impactos económicos, sociales y culturales de largo alcance. • La cultura de caña de azúcar y la agricultura de plantaciones fue ampliada enormemente. • Se exigió un alto requisito de agua dulce para el cultivo de la caña de azúcar implicando enormes obras de desvío de los arroyos de las laderas húmedas de barlovento a las zonas secas de las tierras bajas. • Una afluencia de inmigrantes asiáticos fue alentada para trabajar en las plantaciones (pronto los inmigrantes superarían numéricamente a la población nativa). • El taro, alimento básico y tradicional de Hawái, fue sustituido por el arroz, para satisfacer un creciente mercado local constituido por los inmigrantes.

Crisis política[editar]

Hasta la anexión en 1898, Hawái fue un estado independiente, reconocido por Alemania, Estados Unidos, Francia, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y Rusia, con intercambio de embajadores. Sin embargo, había algunos desafíos a los gobernadores reinantes en Hawái durante el periodo de transición del reino independiente a la llamada "república".

En 1887 un grupo de funcionarios y asesores del gabinete del Rey David Kalākaua y una milicia armada obligaron al rey a promulgar lo que se conoce por sus críticos como la "Constitución Bayoneta". El impulso tras de la imposición de la Constitución de 1887 fue la frustración de los miembros del Partido Reformista (conocido también como el Partido Misionero), con el aumento de la deuda del Reino, los hábitos de gasto del Rey, y el gobierno general del Reino. La Constitución de 1887 despojó a la monarquía de gran parte de su autoridad, supuso imponer cuotas de ingresos y bienes necesarios para participar en las votaciones, y dejó a los migrantes asiáticos completamente privados de votar. Con ello, sólo los residentes europeos, estadounidenses y los nativos hawaianos tuvieron plenos derechos de voto. Cuando Kalākaua murió en 1891, su hermana Liliʻuokalani asumió el trono. Con tibio apoyo de los hawaianos nativos de Hawái y otros ciudadanos, Liliʻuokalani redactó una nueva constitución que restableció la autoridad de la monarquía y reducía los beneficios que estadounidenses y europeos habían obtenido en 1887 de Kalākaua.

En respuesta a Liliʻuokalani en su intento de promulgar una nueva Constitución, un grupo de residentes europeos y estadounidenses en Hawái formaron un "Comité de Seguridad" el 14 de enero de 1893, en oposición a la Reina y sus planes. Después de una reunión masiva de seguidores, el Comité se comprometió a la eliminación de la monarquía, y la búsqueda de la anexión a los Estados Unidos.[1]

El Ministro de Gobierno de los Estados Unidos John L. Stevens, citando preocupaciones sobre posibles amenazas a los civiles y bienes de EE.UU., preparó una compañía de infantería de marina del buque USS Boston y dos compañías de marines para desembarcar en el Reino y tomar posiciones en la Legación y el Consulado de EE.UU. en la tarde del 16 de enero de 1893. El historiador William Russ, dijo que: "el mandato judicial para impedir que la lucha contra cualquier tipo de hecho que sea imposible que la monarquía para protegerse a sí misma."[2] Russ también afirma que el Teniente Comandante WT Swinburne, oficial ejecutivo del USS Boston y el oficial superior en tierra ", mantiene firmemente que Wiltse había aterrizado a las fuerzas estadounidenses para proteger la propiedad, y que si la Reina Había solicitado asistencia, habría recibido."[3] Además de la amenaza de la pérdida de sufragio para los ciudadanos europeos y estadounidenses de Hawái, los intereses de las empresas en el Reino estaban preocupados por la supresión de los aranceles extranjeros en el comercio de azúcar de EE.UU. debido a las leyes de comercio internacional propugnadas por el senador estadounidense William McKinley, que podían eliminar de manera efectiva todo rato favorable a los productos hawaianos previstos en el Tratado de Reciprocidad), y consideró la posibilidad de la anexión a Estados Unidos (y disfrutar del mismo azúcar y riquezas como los productores nacionales) como un efecto secundario de acceder a poner fin a la monarquía.

Un gobierno provisional fue creado con el firme apoyo del grupo de los Honolulu Rifles, un grupo de milicianos que habían defendido el Reino contra la rebelión en 1889 [cita requerida]. En virtud de esta presión, Liliʻuokalani renunció a su trono a la Comité de Seguridad, el 17 de enero de 1893, pero en su últma declaración también abogó por la justicia:

Yo Liliʻuokalani, por la gracia de Dios y en virtud de la Constitución del Reino de Hawái, Reina, formulo solemnemente protesta contra todo y todos los actos realizados en contra de mí mismo y el Gobierno Constitucional del Reino de Hawái por ciertas personas que afirman haber establecido un Gobierno provisional de y para este Reino.
Que me entrego a la fuerza superior de los Estados Unidos de América cuyo Ministro Plenipotenciario Su Excelencia John L. Stevens, ha enviado tropas de los Estados Unidos que se aterrizó en Honolulú y declaró que apoyaría el Gobierno provisional.
Ahora para evitar cualquier colisión de las fuerzas armadas, y quizás la pérdida de vidas, hago esto bajo protesta e impulsada por la fuerza de mi autoridad, fijando mi rendición hasta el momento en que el Gobierno de los Estados Unidos, a los hechos que se le presenta, deshacer la acción de sus representantes y restablecer la autoridad en mí que me reclamación como la Soberana Constitucional de las Islas Hawái.

Una investigación inmediata sobre los acontecimientos de la caída fue encargado por el Presidente Cleveland se llevó a cabo por el ex congresista James Henderson Blount. El Informe Blount se terminó el 17 de julio de 1893 y llegó a la conclusión de que "los Estados Unidos concluyen que representantes diplomáticos y militares habían abusado de su autoridad y son responsables de los cambios en el gobierno."

El Ministro Stevens se recordó, y el comandante militar de las fuerzas en Hawaiʻi que estaba obligado a dimitir de su comisión. Presidente Cleveland declaró "sustanciales mal ha sido, pues, hacer que una debida consideración de carácter nacional, así como los derechos de las personas heridas exige que debe esforzarse en reparar la monarquía". Cleveland declaró además en su 1893 Estado de la Unión Dirección[4] y Que, "el momento de los hechos desarrollados me parecía la única honorables supuesto para nuestro Gobierno es perseguir a deshacer el mal que se ha hecho por nosotros y las que representan a restablecer en la medida de lo posible la situación existente en el momento de nuestra fuerza de intervención ". Someter el asunto al Congreso el 18 de diciembre de 1893, después de que el Presidente Sanford Ballard Dole se negó a reincorporar a la Reina en el Comando Cleveland, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, presidido por Morgan, en la continuación de las investigaciones sobre la cuestión.

El 26 de febrero de 1894, el Informe Morgan se presentó, lo que contradice el Informe Blount y encontrar Stevens y tropas de los EE.UU. "no culpable" de toda participación en el derrocamiento. El informe afirma que, "La queja por Liliʻuokalani en la protesta que le envió al Presidente de los Estados Unidos y de fecha el 18 de enero, no es, en opinión de la comisión, bien fundada, de hecho o de la justicia."[5] Después de la presentación de la Informe Morgan, Cleveland optó por no dar curso al asunto y realizó relaciones diplomáticas normales con el Gobierno provisional y más tarde, la República de Hawaiʻi He rechazado más ruegos de la Reina, además de intervenir en el asunto.

La República de Hawái se estableció el 4 de julio de 1894 bajo la presidencia de Sanford Ballard Dole.

En 1895, una rebelión dirigida por el fracasado Robert Wilcox trataron de derrocar la República de Hawai, y condujo a la condena y el encarcelamiento de la ex Reina Liliʻuokalani.

En 1896, William McKinley logró Cleveland como presidente. Dos años más tarde, se firmó el Resolución Newlands, que prevé la anexión oficial de Hawaiʻi el 7 de julio de 1898 y se convirtió oficialmente en las islas Territorio de Hawái, Estados Unidos, el 22 de febrero de 1900.

El derrocamiento del Reino de Hawái y la posterior anexión de Hawái recientemente se ha citado como el primer gran ejemplo de imperialismo estadounidense.[6]

Territorio estadounidense[editar]

La Asamblea Legislativa territorial se convocó por primera vez el 20 de febrero de 1901.

Un ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941 por el Imperio de Japón fue el detonante para la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Hasta ese momento, la mayoría de los estadounidenses nunca había oído hablar de Pearl Harbor, a pesar de su importancia para la Armada de los Estados Unidos

Estatalidad[editar]

El presidente Dwight D. Eisenhower firmó una carta el 18 de marzo de 1959 que permitía la estatalidad hawaiana. Hawái se convirtió oficialmente en el 50° estado de la Unión el 21 de agosto de 1959 luego de una votación del 94% a favor de la estatalidad. El Democratic Party se hizo una fuerza dominante en las políticas estatales apenas terminada la Segunda Guerra Mundial. Los demócratas han sido mayoría en las dos casas de la legislatura desde la proclamación del 18 de marzo de 1959 y han estado en el gobierno por 40 años, desde 1962 al 2002.

Movimientos soberanistas modernos[editar]

Para algunos, la forma en que Hawái se convirtió en una posesión de los Estados Unidos ha sido una pequeña parte de su historia en los últimos años. Aunque los nativos hawaianos disolvieron sus partidos políticos anti-anexión y crearon el Home Rule Party of Hawaii para gobernar el territorio después de la anexión y lucharon por la estatalidad durante décadas, en las últimas ha habido pequeños movimientos étnicos soberanistas.

Hay una constante en las posiciones políticas dentro del movimiento por la soberanía, oscilando entre los partidarios de la Carta de Akaka (la cual goza del apoyo de muchos de los políticos hawaianos de los partidos Democrático y Republicano) hasta abogar por la separación de los Estados Unidos.

Con el apoyo de los senadores Daniel Inouye, de Estados Unidos, y Daniel Akaka, de Hawái, el Congreso aprobó la "Apology Resolution" (US Public Law 103-150), una resolución conjunta del Congreso de los Estados Unidos. La misma fue firmada por el presidente Bill Clinton el 23 de noviembre de 1993. Esta resolución pedía perdón "de parte del pueblo de los Estados Unidos a los nativos hawaianos por el derrocamiento del Reino de Hawái el 17 de enero de 1893, y por la privación del derecho a la autodeterminación del pueblo hawaiano."

La base histórica y real de la disculpa ha sido criticada por el erudito y abogado constitucional Bruce Fein,[7] investigador y activista Kenneth Conklin[8] y por el erudito hawaiano Rubellite K. Johnson (descendiente de Kamehameha el Grande y uno de los fundadores de los programas de Estudios Hawaianos en la Universidad de Hawái).[9] La Sra. Johnson ha dicho públicamente que "..la mayor parte de la historia que se enseñaba en su antigua universidad y ahora utilizada para justificar la Carta Akaka es una 'tergiversación de la verdad.'"[9]

El senador Akaka también es el autor de una carta que posiblemente extendería el reconocimiento federal a los nativos hawaianos como un grupo soberano similar a las tribus nativas americanas, proveyéndoles de un proceso de reorganización para la particular entidad gubernamental de los nativos, y reafirmando la especial relación política y legal entre los Estados Unidos y la entidad gubernamental de los nativos hawaianos con propósitos de continuar una relación de gobierno a gobierno. Los críticos sugieren que tales acciones no tienen precedentes y que las provisiones de la Carta Akaka otorgarían reconocimiento sin ninguna de las mismas calificaciones necesarias para el reconocimiento tribal. La "Carta Akaka" fue recientemente tratada en el Senado, sin embargo, una tendencia a votar la moción falló con 56 votos contra 41, 4 votos menos de lo necesario para ser aprobada.

Referencias[editar]

  1. # AFFIDAVIT_OF_F._W._McCHESNEY. El Informe Morgan, p817 "Se habló en la reunión de la comisión en WR's Castle, en la siguiente (domingo) por la mañana, de que la derogación de las resoluciones de la monarquía y la pronunciación de la anexión, ofrecido en la reunión de masas;"
  2. ((Cita libro | = Última Russ | Primera = William Adam | Authorlink = William Adam Russ | Título = El hawaiano Revolución (1893-94) | Editor = Associated University Presses | Fecha = 1992 | Páginas = 350 | Isbn = 0945636431))
  3. ((Cita libro | = Última Russ | Primera = William Adam | Authorlink = William Adam Russ | Título = El hawaiano Revolución (1893-94) | Editor = Associated University Presses | Fecha = 1992 | Páginas = 333 | Isbn = 0945636431))
  4. Grover Cleveland, Estado de la Unión Dirección, 1893
  5. Informes de la Comisión de Relaciones Exteriores 1789-1901 Volumen 6 (El informe Morgan), p385
  6. ((Cita libro | = Última Kinzer | Primera Stephen = | Authorlink = Stephen Kinzer | Título = los resultados preliminares: America's Century Cambio de Régimen de Hawái a Irak | Editor = Universidad de Hawái Press | Fecha = 2006 | Páginas = 384 | Isbn = 0805082409))
  7. Hawaii Divided Against Itself Cannot Stand, el Bruce Fein
  8. HAWAIIAN APARTHEID, Racial Separatism and Ethnic Nationalism in the Aloha State by Kenneth R. Conklin, Ph.D.
  9. a b The Wall Street Journal, 8 de agosto, 2005
  • Daws, Gavan, Shoal of Time: A History of the Hawaiian Islands, Macmillan, New York, 1968. Paperback edition, University of Hawaii Press, Honolulu, 1974
  • Kuykendall, R., Hawaiian Kingdom, 3 vols, 1938-1967

Enlaces externos[editar]