Español centroamericano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Variedades lingüísticas del español centroamericano. Las dos variedades cromáticas perfiladas en Guatemala hacen referencia a los lugares en los que es español es o no, respectivamente, lengua materna de la población.

El español centroamericano es la variante del idioma español empleado en las repúblicas centroamericanas de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, y Costa Rica, junto con el estado sureño mexicano de Chiapas.[1] Representa un estado medio entre las variantes conservadoras y radicales del continente.[cita requerida]. El principal punto de cohesión del español hablado en Centroamérica es el voseo.

El español centroamericano no es hablado en Panamá, país que posee una variante diferente (véase Español caribeño).

Aspectos fonológicos[editar]

Cada país de Centroamérica cuenta con características propias en su habla.

La /s/ final de sílaba es realizada como /h/, más acentuado en Nicaragua, excepto en Costa Rica y Guatemala. Ésta es la “s final aspirada” tal como se pronuncia en Andalucía, y actualmente según el erudito filólogo, Rafael Lapesa, también muy divulgada en diversas regiones castellano-manchegas. En algunas regiones de El Salvador tiene un sonido silbante. La "s" en Costa Rica, a diferencia del resto de Centroamérica la "s" es implosiva y más bien se hace un énfasis al pronunciarlas antes de vocal o al final de una palabra.

En Nicaragua, Honduras y El Salvador, los fonemas /rr/ y /r/ son vigorosamente vibrantes, las erres son particularmente fuertes con la vibración lingual múltiple del fonema /rr/ característico del castellano estándar peninsular y de muchos países hispanoamericanos. En ciertas áreas de Guatemala, el alófono /rr/ es la variante fricativa [ɹ]: es decir, la “erre” tiene semejanza a la [ɹ] del norte de España tales como Navarra, la Rioja, el País Vasco y zonas de Aragón o del interior de Ecuador y Perú y casi toda Bolivia. En Costa Rica pronuncian la "rr" no como un trino alveolar, como se hace en la mayoría de las regiones de habla española, sino como una consonante similar a como se hace la 'R' inglesa o siciliana (Italia), la pronunciación de la "R" fricativa y sorda (sin vibración de las cuerdas vocales). Esta ocurre espontáneamente, en cualquier posición de la palabra y afecta tanto a la "r" trinante como a la simple. Esta variante ocurre más comúnmente en las zonas rurales y convive con la primera. Popularmente en Costa Rica a este fenómeno se le conoce como 'R' arrastrada o vaga.

En las zonas rurales de El Salvador y de Costa Rica las palabras terminadas en "-ud", "-ad", se pronuncian sin la d; por ejemplo: unidad /unida'/ latitud /latitu'/. También, en algunas ocasiones, cuando una palabra termina en s y la siguiente empieza con una vocal, la "s" suena como "j". Las combinaciones e+o, a veces también suenan como /io/ (por ejemplo, de hoy /di'hoy/); o+e= /ue/; o+a= /ua/; y, al igual que en otros países latinoamericanos, la preposición "para" a veces se pronuncia como /pa'/.

Ejemplo: Pero hay que ir a las ocho en punto de hoy /per'u hay qu'ir a laj'och'uen punto di'hoy/

Las oclusivas sordas suelen cambiar de bilabial a velar: aceptar, acectar o concepto, concecto. El siguiente fenómeno no es parte de la norma culta y es considerado un vulgarismo, por las clases sociales medias y altas: el semivocalizar las oclusivas (perfecto, perfeito) o el asimilarlas con la consonante subsecuente.

En toda Centroamérica, las intervocálicas /b/, /d/ y /g/ son fricativas y no muestran indicios de neutralizarse como en otras partes de Hispanoamérica.

También existe una pronunciación aspirada /h/ de la "j" castellana, sonando como "h" aspirada inglesa o alemana como en el resto de países de Hispanoamérica: La típica "jota jadeante" radical andaluza, caribeña y centroamericana, no la astringente "jota" clásica castellana /χ/ parecida a la del árabe (excepto en la zona centro-norte de El Salvador) ni su variante suave mexicana, boliviana o peruana /x/.

No existe confusión de líquidas /l/ y /r/ como sucede comúnmente en las naciones del Caribe.

El siguiente alófono se considera un vulgarismo en toda Centroamérica: La /s/ se torna también /h/ en posición inicial de sílaba para disimilarse de otra dentro de una misma palabra (Ej. nehesidad). Esto no ocurre en Guatemala ni Costa Rica, ni en ninguna de las otras repúblicas centroamericanas entre las personas instruidas, pues esto se asocia, por lo general, a personas de bajo nivel cultural. Este también es un fenómeno típico por otra parte de Hispanoamérica como lo es Colombia.[cita requerida] En Centroamérica, esta pronunciación es de muy poco prestigio, y no ocurre entre las clases medias o altas.

La sibilante ciceada o ceceo se ha reconocido en puntos de El Salvador y Honduras, el noreste de Costa Rica y en buena parte de Nicaragua[2]

Morfología[editar]

Uso del voseo en El Salvador.

El pronombre “vos” es predominante entre todas las clases sociales centroamericanas y es parte de la norma culta.[3] En Guatemala y El Salvador, las capas medias y altas son completamente voseantes como en Honduras y Nicaragua.[4] En Nicaragua, el uso del pronombre “vos” es la norma culta y de todas las capas sociales. En los últimos años, el “vos” también se comienza a utilizar en los medios de comunicación escritos: en periódicos, revistas, y en todo tipo de publicaciones.[5] En Costa Rica el "usted" es la forma dominante, pero el voseo también es muy usado,[6] en especial entre familiares, amigos y personas cercanas al locutor. El tuteo es mal visto y amonestado socialmente, esto debido al ustedeo informal, predominante en algunas zonas Costa Rica.[4] Por otro lado, Costa Rica y Nicaragua son países donde no se acostumbra el tuteo y generalmente es evitado.[4] En Costa Rica el uso del tuteo es amonestado si es utilizado por un costarricense, especialmente entre hombres. En El Salvador, Honduras y Nicaragua la forma "usted" se conserva sin cambios; al igual que en España, y a diferencia de otros dialectos latinoamericanos, tiene valor de respeto y es sumamente inusual entre hablantes que se conocen, en contextos informales y entre familiares.[4]

Vocabulario[editar]

Aquí estaremos hablando de palabras usadas por personas instruidas, de términos afables aceptados por la norma escrita culta de América Central: no hablamos de modismos o vulgarismos.

A un "establecimiento donde se venden abarrotes", en Guatemala "Abarrotería", en El Salvador y Guatemala, "Tienda"; en Honduras, Nicaragua y Costa Rica, "Pulpería" o "Mini Súper". A una "Bebida carbonatada" en Guatemala se le dice "Agua" o "Gaseosa"; en El Salvador "Gaseosa" o "Soda"; en Nicaragua "Gaseosa"; en Costa Rica y en Honduras, "Refresco".

Existen muchas palabras de origen centroamericano muy útiles, las cuales ya han sido recogidas por el diccionario de la Real Academia Española. Por ejemplo: "íngrimo" (un superlativo de "solo", el cual incluye mucho más que el vocablo "solísimo"); "ingrido" (se aplica a alguien tan concentrado que no se percata de lo que le rodea); "fachento" (un superlativo de jactancioso). El verbo "chinear" (también registrado por la RAE) es extremadamente útil, ya que simplifica el idioma.

Existen muchas palabras de origen centroamericano, las cuales ahora tienen un uso normal en el lenguaje escrito, incluso en el ámbito transnacional. Muchos etimólogos parecen darle mucho crédito a la teoría de que la palabra "chancho" como adjetivo y sustantivo (de "cerdo") y berrinche tienen también origen centroamericano.

Predilección de palabras usadas en Centroamérica comparadas con las utilizadas en otras regiones[editar]

En Centroamérica En México En el español rioplatense En España
amarrar amarrar atar atar
apartamento / departamento departamento departamento piso
apurarse apurarse apurarse / darse prisa darse prisa
bravo, enojado enojado enojado enfadado
bujía, foco foco lamparita / foco / bombita de luz bombilla
calcetín / media calcetín media calcetín
carro carro / coche / auto auto / coche coche
chequera chequera chequera talonario [de cheques]
chofer / motorista chofer conductor / chofer conductor
cocinar o cocer (los frijoles o la carne) cocer / cocinar cocinar cocer
echar gasolina /
fulear (castellanizado del inglés < full)
poner gasolina cargar nafta / GNC / etc. echar gasolina
estampilla / sello [postal] timbre / estampilla estampilla timbre / estampilla
desempleado desempleado desocupado / desempleado parado
melocotón / durazno durazno durazno melocotón
mejilla, cachete cachete / mejilla (formal) cachete / mejilla (formal) mejilla, cachete
fósforo cerillo fósforo cerilla
jugo jugo jugo zumo
manejar (ser conductor) o conducir (ser conducido) manejar manejar / conducir (formal) conducir
papa ("patata" es una clase de papa) papa papa patata
portero portero arquero (Argentina) / golero (Uruguay) portero
recibirse / graduarse recibirse / graduarse (formal) recibirse / graduarse (formal) graduarse
tomar/beber tomar / beber tomar / beber beber
video video video vídeo
celular celular celular móvil
computadora computadora computadora ordenador
el sartén / la paila / freidora el sartén la sartén / el sartén la sartén
hornillo / quemador quemador hornalla quemador

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.cele.unam.mx/amla/congreso/eventos/X/html/viernes/ViernesSalaVideo%201330.pdf
  2. Congreso de Valladolid sobre la diversidad del español
  3. Voseo, Diccionario Panhispánico de Dudas, Real Academia Española, Primera edición (octubre 2005)
  4. a b c d John M. Lipski, El español que se habla en El Salvador y su importancia para la dialectología hispanoamericana, The Pennsylvania State University
  5. Voseo, disponible en Oec.eu, a European Informational Website (Bibliografía: Diccionario panhispánico de dudas, R.A.E y Asociación de Academias de la Lengua Española, Ed. Santillana, 2005), en Costa Rica el uso del tuteo se considera pedantesco.
  6. http://www.nacion.com/2011-09-14/Opinion/-eres-tico--o-sos-todavia-tico-.aspx

Bibliografía[editar]

  • Carvajal, N.; Gordillo, J. M. (2001). La propagación de bienes culturales latinoamericanos en los albores del siglo XXI. Tiempos de globalización y nuevos paradigmas de políticas culturales.
  • D’Introno, Francesco et al. (1995). Fonética y fonología actual del español. Madrid. Cátedra.
  • Alvar, Manuel (Ed.) (1996). Manual de dialectología hispánica. El español de América. Barcelona. Ariel.
  • Quesada Pacheco, Miguel Ángel (2000). El español de América. Cartago. Editorial Tecnológica.
  • Quilis, Antonio (1997). Principios de fonología y fonética españolas. Madrid. Arco/Libros
  • Tejera, María Josefina; en Perl, Mathias; Pörtl, Klaus (eds.) (1999). Identidad cultural y lingüística en Colombia, Venezuela y en el Caribe hispánico. Actas del Segundo Congreso Internacional del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la Universidad de Maguncia en Germersheim, 1997.
  • Vaquero de Ramírez, M. (1996). El español de América I. Pronunciación. Madrid. Arco/Libros.
  • Zamora Munné, Juan; Guitart, Jorge M. (1988). Dialectología hispanoamericana. Salamanca. Publicaciones del Colegio de España.
  • Frago Gracia, Juan Antonio; Franco Figueroa, Mariano (2001). El Español de América. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz. 
  • Canfield, Delos Lincoln. (1988). El español de América, fonética. Barcelona. Crítica.

Enlaces externos[editar]