Español cubano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Variedades del español del Caribe.

El español cubano es la variedad del idioma español empleado en Cuba. Es un subdialecto del español caribeño con pequeñas diferencias regionales, principalmente de entonación y léxico, entre el occidente y el oriente de la isla.

Historia[editar]

Como en el resto de la Antillas, la influencia lingüística de los primitivos indígenas americanos mantiene aún una cierta presencia en el español de Cuba (sirvan de ejemplo palabras empleadas sobre todo en el registro coloquial o en la designación de realidades específicas cubanas como ajiaco, anón, arique, aura, bajareque, batey, bejuco, bija, bohío, caimán, caney, casabe, cimarrón, comején, cobo, conuco, curiel, cutarra, fotuto, guagua, guajiro, guanábana, guanajo, guararey, guasasa, guayaba, guayo, güije/jigüe, güira, jagüey, jíbaro, jicotea, jimagua, jutía, majá, mamey, mambí, mangle, manigua, totí, yagua, yarey, yuca), además de aportaciones léxicas comunes al español general o incluso a otras lenguas como ají, barbacoa (ingl. "barbecue"), batos (ingl. "bat"), cacique, canoa, caoba, cayo (ingl. "key"), huracán (ingl. hurricane), maíz, manatí (ingl. manatee), maracas, papaya, sabana, tabaco, tiburón.

El exterminio o los matrimonios mixtos condujeron a la práctica extinción de la población indígena precolombina (taínos), de la que sin embargo quedan huellas, tanto en la cultura psíquica y material como en la lengua. A la desaparición de los primitivos habitantes de la isla se unió la llegada de miles de esclavos provenientes de África. A mediados del siglo XIX el número de africanos en Cuba era altísimo, sólo comparable al porcentaje existente en Santo Domingo (donde la población blanca era una minoría). Se cree que el intercambio de /l/ y /r/ (mejor > mejol, caldo > cardo), la geminación de /r/ más consonante (cerdo > ceddo, puerta > puetta) o la entonación del cubano podrían ser de origen africano, aunque ninguna de estas hipótesis ha sido lo suficientemente comprobada (el intercambio de /l/ y /r/ se encuentra en Murcia y en zonas aisladas de Andalucía y la entonación cubana es semejante a la de zonas de las Canarias y Andalucía).

Del idioma español hablado y escrito en Cuba salen los cubanismos. En el español de Cuba han influido muchas lenguas a través de la historia. Entre las influencias lingüísticas más marcadas en la variante del español de Cuba están el inglés, el francés, en menor medida el portugués o también el ruso.

Morfosintaxis[editar]

El español cubano comparte la mayoría de las características del español caribeño, entre las que podemos destacar:

  • Predominio del tuteo o trato de , si bien en la zona oriental existía (ahora casi desaparecido) algún resto de vos (vos hablái) que recuerda el voseo de Zulia (Venezuela). El pronombre de respeto usted es usado según la norma panhispánica, denota respeto y distancia entre los interlocutores, pero igual que ocurre en España se observa una pérdida de terreno de usted en beneficio de que es sentido como más igualitario y sin la carga jerárquica que tiene usted.
  • El pronombre de segunda persona vosotros no existe en el habla cubana actual, aunque su uso no era desconocido en el siglo XIX debido a las grandes emigraciones desde España.
  • Como en la República Dominicana y Puerto Rico, es común la inserción redundante de los pronombres sujeto en la oración: Susana dice que mañana ella no va a venir. Esta inserción del sujeto salva el posible sincretismo generado originalmente por la caída de la -s final y que iguala las formas verbales de la segunda y tercera persona en los registros familiares: tú trabaja(s) = él trabaja.
  • Tal vez relacionado con lo anterior, en las preguntas los sujetos se colocan delante del verbo: ¿Cómo estás?, ¿Dónde ella va? , en lugar de darse la inversión verbo-sujeto del español general: ¿Cómo estás ()?, ¿Dónde va ella?. Esta inversión característica del orden de sujeto y verbo era conocida en el español canario y aún quedan restos en La Gomera y Las Palmas, de donde pudo ser llevada a las Antillas.
  • El uso de los pretéritos indefinido (él fue) y compuesto (él ha ido) se resuelven según la norma predominante en América latina y en zonas occidentales de España (Canarias, Galicia, León, Asturias), es decir, el pretérito indefinido se usa siempre que una acción tiene lugar en un momento anterior por reciente que ésta sea: ¿Qué pasó? Oí un rayo. (España: ¿Qué ha pasado? He oído un rayo.). El pretérito perfecto compuesto se reserva a una acción cuya vigencia se extiende al momento presente: he trabajado aquí todo el día (el día aún no ha concluido).

Fonética[editar]

  • El español cubano tiene seseo y no distingue el fonema castellano interdental de "caza" del sibilante de "casa". La pronunciación de "cocer" y "abrazar" con interdental no fue desconocida entre algunos hablantes cubanos hasta principios del siglo XX, bien porque habían nacido en España o porque eran cubano-españoles de primera generación o bien por haber nacido en zonas de fuerte presencia española. Hoy en día esta pronunciación está obsoleta si bien es conocida por los hablantes de más edad de ascendencia española.
  • Perdida de la /d/ intervocálica que después de acento, en palabras llanas, en las terminaciones -ada, -ado, -eda, -edo, -ida, -ido, -uda, -udo: pasado > pasa(d)o, vestido > vestí(d)o; puede > pué(d)e; dedo > de(d)o, comida > comí(d)a; peluda > pelú(d)a; melenudo > melenú(d)o, perdi(d)o, gana(d)o, mone(d)a, como sucede en buena parte del habla coloquial española de las tierras bajas y en Canarias. También ocurre a principio de palabra: dónde > (d)ónde. En posición final la "d" siempre se suprime o se cambia al sonido de /t/: verdad > veddá, verdat; calidad > calidá,calidat.
  • La /s/ postvocálica o final se desvanece en el habla cotidiana de los cubanos, especialmente en las provincias orientales: los tomates > lo tomate, basta > bata, aspirina > apirina, espalda > epalda; a veces esto genera una pequeña aspiración o alargamiento vocálico (region occidental): bosque > bohque, bo:que. Fuera del habla formal la caída de la -s es casi tan frecuente como en Santo Domingo o Andalucía.
  • Cuba es hoy completamente yeísta, esto significa que la ll se articula como y y que los cubanos no distinguen "valla" (cartel) de "vaya" (de ir) ni "cayó" (de caer) y "calló" (de callar). Pese a que el yeísmo es antiguo en la zona caribeña (no existe ningún resto de ll ni testimonios de conservación reciente), la ll fue usada normalmente por la multitud de españoles emigrados durante el siglo XIX si bien no existe ningún testimonio de esta articulación en la actualidad (en el siglo XIX el yeísmo era aún minoritario en España y su extensión estaba limitada a zonas urbanas de Andalucía).
  • En la región occidental del país, especialmente en La Habana y Matanzas, es característica la asimilación de la /r/ a la consonante que sigue: cab-bón por carbón, ad-dentía, por ardentía, ag-golla por argolla, etc. Esta pronunciación geminada de los grupos consonánticos existe asimismo en parte de la República Dominicana y Caribe colombiano, y su origen ha sido asociado al substrato africano presente en la ribera caribeña.
  • En la región central del pais, alrededor de la provincia de Sancti Spiritus, se observa en algunas áreas el intercambio de n por m en el pretérito imperfecto del indicativo en la primera persona del plural: "íbanos" por "íbamos", "estábanos" por "estábamos". Este intercambio se produce solo en el lenguaje hablado, no así en la escritura, y es un fenómeno que también se observa en áreas de Puerto Rico. En otras áreas la "b" puede llegar a desaparecer, alargándose a su vez el sonido vocálico: preguntábamos > preguntá:amos]; tiraban > tirá:an.
  • Otro rasgo peculiar del cubano y que se encuentra en el resto del español antillano es el intercambio de /l/ y /r/ implosivas. Según esta regla, "alma" se pronuncia "arma", y a su vez "arma" se oye como "alma". Este intercambio es más frecuente al final de palabra: "amol" por amor", "calol" por "calor", etc. A veces, más que un intercambio de estas consonantes, lo que se observa es una pronunciación indistinta o mixta de /l/ y /r/ en un sonido que empieza como una /r/ débil seguida de /l/.
  • También es característica de las Antillas la articulación ensordecida de la /rr/ múltiple en "rata" o "barra". Esta pronunciación, que no es general y aparece más en zonas orientales de la isla, ensordece la /rr/ que suele adoptar una pronunciación doble o bifonemática, empezando por una aspiración faríngea [h] seguida de una vibración [rr], algo así como "pejrro" por "perro", "jrrío" por "río", con una "j" muy suave. En algunos pocos hablantes esta articulación aspirada de /rr/ alterna con otra de tipo velar, como la "j" fuerte del español de España o algo así como la /R/ francesa, aunque estas rr velares no tienen la extensión que alcanzan en el español popular de Puerto Rico.
  • Como en el resto de Hispanoamérica y Canarias, la combinación consonántica "tl" se pronuncia unida: a"tle"ta, A"tl"ántico, mientras que en la mayor parte de España se dice at-leta, At-lántico...
  • ñ-ñ

Referencia[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]