D. W. Griffith

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «David Wark Griffith»)
Saltar a: navegación, búsqueda
D. W. Griffith
David Wark Griffith 1916.jpg
David Wark Griffith (1916)
Nombre de nacimiento David Wark Griffith
Nacimiento Bandera de los Estados Unidos La Grange, Kentucky, Estados Unidos de América
22 de enero de 1875
Fallecimiento Bandera de los Estados Unidos Hollywood, California, Estados Unidos de América
23 de julio de 1948 (73 años)
Ficha en IMDb
[editar datos en Wikidata ]

David Wark Griffith (La Grange, en la zona rural de Kentucky, 22 de enero de 1875Hollywood, 21 de julio de 1948) fue un director cinematográfico estadounidense y considerado el creador del modelo americano de representación cinematográfica (o montaje invisible), por lo que fue llamado «El padre del cine moderno».

Biografía[editar]

De ascendencia irlandesa, se educó bajo las influencias dominantes en el Sur de los Estados Unidos de aquella época, con toda la carga de racismo que esto conllevaba, y que le influyeron poderosamente en su carrera. Hay que destacar de este prolífico director que realizó más de 500 filmes y colaboró en la creación de muchos otros.

De joven quiso ser escritor, pero ya en 1897 se hizo actor aficionado, llegando a ser profesional tres años más tarde. Dada la época y la popularidad del incipiente cinematógrafo, sobre todo entre los actores norteamericanos. Estudió en varias escuelas locales, después trabajó como actor de reparto y en compañías ambulantes, hasta hacerse actor de cine en 1908, cuando comenzó a trabajar para la AM&B (American Mutoscope & Biograph). En esta misma compañía llegó a ser director en Nueva York y en California, convirtiéndose en productor independiente en 1913.

Las películas que dirigió entre 1908 y 1913 para la compañía AM&B le dieron una notable seguridad en su oficio. Con El nacimiento de una nación, en 1915, logró un éxito excepcional, dando al espectáculo cinematográfico sabor auténtico y original. Otro de sus grandes filmes fue Intolerancia, 1916, filme muy ambicioso para su tiempo y que resultó ser uno de los más caros de la historia del cine, aunque también uno de los más influyentes en futuros directores.

En 1919, junto con Charles Chaplin, Douglas Fairbanks y Mary Pickford, los artistas más cotizados del cine del momento, fundó la United Artists, para producir películas de larga duración al margen del control de los productores y financieros no creativos del cine.

Griffith siguió realizando películas con su sello especial hasta el advenimiento del cine sonoro, es decir, hasta el fin del cine mudo. Sólo realizó dos películas sonoras: Abraham Lincoln, 1930, y The Struggle, 1931. El cine sonoro significó su fin como director.

«El padre del cine moderno»[editar]

Estudios tempranos de la historia del cine mostrarían a Griffith como «El padre del cine moderno», partiendo de un artículo escrito por él mismo en un periódico poco después de su salida de AM&B en 1913. En éste afirmaba ser el creador del lenguaje cinematográfico, por usar técnicas tales como el primer plano o el flashback. Los primeros historiadores de cine, sin tener acceso a muchos de los filmes producidos antes de 1913, declararon a Griffith como el "padre del cine".

Fotograma del film Intolerancia, de D. W. Griffith.

Estudios recientes y el descubrimiento de varios filmes (Brighton Conference) demostraron que una amplia variedad de realizadores trabajaban en explorar nuevas técnicas narrativas y estéticas para el cine en Francia, Italia y Estados Unidos. Edwin Porter, por nombrar a uno de ellos, hace muestra de algunas técnicas narrativas en The life of an american fireman (1903) así como el desarrollo de nuevas técnicas de edición en The great train robbery (1903) con la incorporación de escenas paralelas.

La importancia de Griffith como realizador fue su capacidad de utilizar y combinar aquellas técnicas. Tildar a Griffith como «El padre del cine moderno» es, por esto, aplicable a la figura de este creador. Su imaginación y su gran destreza detrás de las cámaras lo hacen el director de cine más importante de esa época.

Durante el periodo en que el cine comenzaba se crearon tres tipos de discurso cinematográfico:

  • El discurso de los Lumière. Pretende plasmar la realidad, no obstante manipula lo que aparece en imagen (lo mediatiza), al buscar composiciones que recogieran los estilos pictóricos en boga en la época. Precisamente, este eco hizo que el cine llamase la atención del público ya acostumbrado a los inventos que captaban la imagen en movimiento como el Kinetoscopio u otros similares.
  • El discurso de Méliès. Aplica a la puesta en escena la tradición carnavalesca y de las fiestas populares, dando a sus películas un cierto aire fantasmagórico.
  • El discurso de Griffith. Combina la imagen cinematográfica con el discurso propio de la novela decimonónica, dando así nacimiento al relato cinematográfico.

Al discurso de los Lumière y de Méliès se los engloba como Modo de representación primitivo. No es algo exclusivo de estos primeros cineastas sino de todos los que realizaban cine en aquella época. En contraposición, se encuentra el discurso de Griffith y el de la mayoría de los que siguieron. Se les engloba bajo la etiqueta de Modo de representación institucional. Según el teórico Ángel Faretta,

Griffith crea tres conceptos o elementos que son a la vez heurísticos y estéticos —siendo también polémicos—. Digamos que Griffith tiene como tarea fundamental, ab initio, la de desviar o separarse del modelo fotográfico-teatral heredado de la ya acuñada modernidad, tarea que fue impensable para el tándem constituido por Lumière y Méliès quienes (a pesar de aquellos que aún intentan diferenciarlos desde un punto de vista teñido de eurocentrismo nostálgico) prosiguieron, in toto, con la tarea de la continuidad fotográfico-teatral, preocupándose tan sólo en «polemizar» instrumentalmente con el modo de realidad o verosímil con el cual trabajarían. Teniendo esto presente, Griffith trasforma radicalmente el espacio fotográfico-teatral como modelo o paradigma del distribucionismo burgués, creando tres elementos heurísticos que son a la vez, y sin solución de continuidad, elementos formales y estéticos. Ellos son: el fuera de campo, el principio de simetría y el eje vertical.

[1]

Griffith además fue el descubridor de muchas estrellas de la naciente industria fílmica norteamericana, entre las que se encuentran: las hermanas Lillian y Dorothy Gish, Mae Marsh, Blanche Sweet, Mack Sennett (cómico canadiense imitador de Max Linder), y sobre todo Mary Pickford, quien pronto se convertiría en «la novia de América».

Filmografía[editar]

De las más de 500 películas que rodó, podemos destacar:

Referencias[editar]

  1. (en español) Ángel Faretta, El Concepto del cine, 2005, Ed. Djaen (Capítulo II: Decisionismo. Fuera de campo. Principio de simetría. Eje vertical). 

Enlaces externos[editar]