Intolerancia (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Intolerance
(Love's Struggle
Through the Ages)
Intolerance (film).jpg
Cartel de la película.
Título
Intolerancia
(La lucha del amor
a través de los tiempos)
Ficha técnica
Dirección
Producción D.W. Griffith
Guion D.W. Griffith
Tod Browning
Música Joseph Carl Breil
Julián Carrillo
Fotografía G. W. Bitzer
Protagonistas Lillian Gish
Mae Marsh
Robert Harron
Erich von Stroheim
Howard Gaye
Lilian Langdon
Constance Talmadge.
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1916
Género Drama
Duración 175 minutos (versiones diferentes)
Compañías
Productora Triangle & Wark
Presupuesto USD 386.000 [1]
Ficha en IMDb

Intolerancia, dirigida por David Wark Griffith en 1916, fue una de las películas más caras de la historia del cine.[2] El film explora el tema de la intolerancia por medio de cuatro historias localizadas en momentos diversos de la historia.

Comentario[editar]

Imagen del decorado del episodio de Babilonia.

La película relata alternativamente cuatro historias de injusticia: la matanza de los hugonotes en Francia la noche de San Bartolomé de 1572, la pasión y muerte de Jesucristo, una huelga de trabajadores contemporánea y la caída de la Babilonia del rey Baltasar en el año 539 ante el ataque de Ciro II el Grande, rey del Imperio persa.

Estas cuatro tramas son enlazadas por la imagen de una mujer que mece una cuna. A medida que las historias van llegando a su clímax, Griffith hace más rápido el montaje alternado, con secuencias cada vez más cortas, y creando una tensión hacia el desenlace de las cuatro historias. La película destaca por sus escenas grandilocuentes. Sin embargo Intolerancia tuvo grandes pérdidas, pues su éxito no fue el esperado.

Y esto porque la estructura era demasiado compleja y la pretensión intelectual y moralizante de crear una reflexión abarcando toda la historia de la humanidad, fue mal entendida por quienes pedían al cine entretenimiento, intriga y emociones por encima del comentario moral.

Griffith planteó para cada episodio un estilo estético diferente, que conjugaba las grandes masas y decorados, procedentes del peplum italiano, inspiradas sobre todo en Cabiria (1914), con las escenas intimistas de la historia situada en la tragedia familiar de la historia del huelguista acusado injustamente de asesinato.

El filme fue alabado por la crítica, aunque su mensaje pacifista fue rechazado en una Europa inmersa en la Primera Guerra Mundial y por sectores proclives al intervencionismo de la sociedad estadounidense. Sin embargo la influencia posterior de esta obra fue enorme, como en los directores Erich Von Stroheim y Minoru Murata,[2] pero en partícular para el cine del constructivismo de la Unión Soviética. La escuela del montaje de atracciones del cine soviético de Lev Kuleshov, Dziga Vertov, Serguéi Eisenstein, Vsévolod Pudovkin o Alexander Dovzhenko se desarrolló en parte gracias al estudio de esta magna obra.

La película era una respuesta a las acusaciones de racismo de que fue objeto su anterior película El nacimiento de una nación, en cuyo final, unas mujeres a punto de morir, secuestradas por un hombre de raza negra, eran salvadas in extremis por el Ku Klux Klan. Por ello intentó, en un film de mayor envergadura si cabía, lanzar un mensaje humanista y pacifista.

Técnica[editar]

La actriz Lillian Gish en Intolerancia.

La aportación de esta película a la técnica cinematográfica es indiscutible. La película es un intento de profundización en el montaje alterno y la técnica de la persecución y el rescate en el último minuto, que eran las marcas de fábrica del cine de Griffith, y le habían dado tan buen resultado en anteriores filmes, como El nacimiento de una nación.

Así, se podría decir que todos los recursos artísticos y técnicos que habían sido empleados por el realizador en su obra previa, se encuentran en esta película. El resultado es una polifonía con cuatro temas intercalados que van componiendo un trepidante crescendo conforme avanza la película. Todo ello con una gran puesta en escena, donde grandes masas de actores son dirigidas entre decorados gigantescos, como el de Babilonia, cuyas murallas alcanzaban los cien metros de altura. En la escena del ataque persa se movilizaron 16.000 figurantes, con un coste de producción que osciló, dependiendo de las fuentes manejadas, entre uno y dos millones de dólares de la época. Tales gastos supusieron un fiasco financiero del que Griffith nunca se recuperó totalmente, pues él corría con todos los riesgos de la producción, por lo que siguió endeudado durante el resto de su vida.[2] De hecho, a partir de esta película, serían los productores quienes pasarían a dominar el mundo del cine estadounidense, con la aparición de las grandes productoras de Hollywood y el star-system, una vez que la industria cinematográfica europea había sido reducida a cenizas tras la Gran Guerra.

La película Intolerance completa (2:56 h).

Referencias[editar]

  1. COLPISA (30 de mayo de 2008). «"¡Qué ruina de película!": Los más sonados desastres de la historia de Hollywood». Hoycinema.com. Consultado el 6 de abril de 2012.
  2. a b c Cousins, M. (2005). Historia del Cine. Barcelona, España: Ediciones Blume. p. 514. ISBN 84-8076-562-3. 

Enlaces externos[editar]