Ciro II el Grande

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ciro II el Grande
Rey de Persia, Anshan, Media y Babilonia
(Persia) Ciro el Grande.jpg
Predecesor Cambises I
Sucesor Cambises II
Información personal
Consorte Casandana de Persia
Descendencia Cambises
Esmerdis
Artistona
Atossa
Desconocido
Dinastía Aqueménida
Padre Cambises de Persia
Madre Mandane de Media
Nacimiento 600 a. C. o 576 a. C.
Anshan, Persis
Fallecimiento ¿Agosto?, 530 a. C. o 529 a. C.
A orillas del Sir Daria
Entierro Pasargada

Ciro II el Grande (circa 600/575530 a. C.), fue un rey aqueménida de Persia (circa 559 - 530 a. C.) y fundador del Imperio persa aqueménida. Sus conquistas se extendieron sobre Media, Lidia y Babilonia, desde el mar Mediterráneo hasta la cordillera del Hindu Kush, creando así el mayor imperio conocido hasta ese momento. El imperio fundado por Ciro mantuvo su existencia durante más de doscientos años, hasta su conquista final por Alejandro Magno (332 a. C.).

Nombre[editar]

Ciro es la forma latinizada e hispanizada del griego Κύρος (Küros), que a su vez deriva del persa antiguo Kūruš. En persa moderno se llama کوروش Kurosh.

Sobre su etimología, los autores clásicos Ctesias y Plutarco lo relacionaban con la palabra ‘sol’, aunque los autores modernos por lo general prefieren ‘joven’ o ‘el que humilla a su enemigo en una disputa verbal’. El epíteto «el Grande» es utilizado por las fuentes griegas, que también lo llaman «el Viejo» (o «el Mayor»), en contraposición al posterior Ciro el Joven.

Orígenes[editar]

Ciro II era hijo de Cambises I de Anshan, de la dinastía aqueménida, y, según Heródoto, de Mandane, hija del rey medo Astiages y de Aryenis, princesa del reino de Lidia. Esto le proporciona cierta legitimidad sobre los tronos de Media y Lidia, por lo que se puede tomar como un invento de la propaganda oficial; no obstante, las alianzas dinásticas eran usuales. Los antecesores de Ciro lideraban los grupos persas establecidos en la zona montañosa del este del antiguo reino de Elam (sudoeste del actual Irán) desde principios del siglo VII a. C., bajo Aquemenes, legendario fundador de la dinastía aqueménida. Ostentaban el título de «rey de Anshan», ciudad de fuerte tradición elamita, y desde el siglo VI a. C. eran vasallos del reino de Media. La residencia real de Ciro se situaba en Pasargada, cerca de Anshan; no obstante es probable que ya se utilizase Susa, otro antiguo centro urbano de Elam, como capital alternativa.

Expansión[editar]

Conquistas de Ciro.

Conquista de Media[editar]

Hacia el 559 a. C., Ciro II sucedió a su padre Cambises I. Según Heródoto, Ciro se rebeló contra el soberano medo Astiages, a quien logró deponer luego de recibir el apoyo de Harpago, comandante del ejército medo. Fuentes contemporáneas dicen, corroborando a Heródoto, que en el año 550 a. C. (Crónica de Nabonido, o Crónica de Babilonia Nº7),[1] o 553 a. C. (Cilindro de Sippar), Astiages atacó a Ciro, pero fue entregado al rey persa por sus propias tropas. Ciro tomó entonces Ecbatana, la capital de Media, y trasladó su tesoro a Persia.

Es notable la frecuencia con la que Heródoto menciona generales de origen medo en las campañas de Ciro, entre ellos Harpago. Ecbatana se transformaría en residencia de verano de los soberanos persas. No obstante, se pueden encontrar reseñas anti-persas en las tradiciones, probablemente de origen medo, recogidas por el historiador griego Ctesias, y en la inscripción de Behistún, que describe rebeliones en Media hacia el 521 a. C., unos ocho años después de la muerte de Ciro.

Conquista de Lidia[editar]

Vaso griego que representa al rey lidio Creso, a punto de ser incinerado en una pira por orden de Ciro.

La frontera occidental del área de influencia meda era el río Halis (Anatolia, actual Turquía), que lo separaba del reino de Lidia. Creso, rey de Lidia, era cuñado del depuesto Astiages, existiendo por tanto una alianza matrimonial entre los dos reinos. Según Heródoto, consultó al oráculo de Delfos sobre la conveniencia de atacar a los persas, y este le respondió que si lo hacía, destruiría un gran imperio. Entonces, Creso cruzó el río Halys y se enfrentó con Ciro en Pteria, no lográndose una victoria definitiva para ninguno de los dos bandos. Creso se retiró para pasar las estaciones frías y esperar refuerzos de su aliado Amasis II de Egipto y de la ciudad griega de Esparta, pero fue perseguido por los persas hasta su capital, Sardes, y sitiado. Sardes cayó y, a punto de ser quemado en la hoguera, la vida de Creso fue perdonada por Ciro. El gran imperio destruido terminaba siendo, entonces, el suyo propio.

Esto es lo que narra el relato de Heródoto, que conviene tomar con cautela. En cambio la Crónica de Nabonido nos informa que en el verano del 547 a. C., Ciro «conquistó el país de Li[...]» y mató a su rey. Los símbolos cuneiformes que representan el reino conquistado parecen poder interpretarse como «Lidia». El problema está en que contradice ampliamente a Heródoto: en la estación de la conquista de Sardes y en la muerte de Creso.[2]

Los primeros años de la conquista persa de Lidia fueron algo tumultuosos. Pacties, lidio encargado del tesoro de Sardes, lideró una rebelión que llegó a asediar Sardes. Esta fue reprimida por el sátrapa Mazares, quien murió al poco tiempo. Su sucesor Harpago dirigió la conquista de las ciudades griegas de Asia Menor.

Conquista de Babilonia[editar]

El rey de Babilonia era en aquel momento Nabonido, que había pasado una gran parte de su reinado en el oasis árabe de Tema, pero había regresado a Babilonia probablemente a raíz de la amenaza de Ciro. Las campañas contra Babilonia parecen haber comenzado a finales de la década de 540 a. C. El primer hecho preciso del que se tiene noticia es la victoria de Ciro sobre los babilonios en la batalla de Opis, en el otoño de 539 a. C. Sippar se rindió, y Gobrias, gobernador persa de Gutium, entró sin batalla[3] en Babilonia el 12 de octubre del 539 a. C., llegando Ciro varios días más tarde.

Para la conquista de Babilonia, Ciro tuvo el sustancial apoyo del sacerdocio babilonio, que estaba enfrentado con Nabonido a causa de sus reformas religiosas. A su vez, la llegada de Ciro es celebrada por la comunidad judía de Babilonia (Isaías 40-56).

Las provincias orientales[editar]

Existe un problema sobre cuándo fueron conquistadas las provincias orientales del Imperio, que corresponden a los actuales Afganistán, Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán. Eran habitadas por sogdianos, bactrianos y arios, pueblos de origen iranio indoeuropeo y emparentados estrechamente con medos y persas. Son mencionadas como satrapías (provincias) persas en el año 521 a. C. (inscripción de Behistún), por lo que necesariamente formaban parte del Imperio de Ciro (su sucesor Cambises II no pudo haberlas conquistado ya que sus campañas se concentraron en Egipto). Ciro pudo haberlas heredado del reino medo, o haberlas conquistado tras la anexión de Lidia, según se puede suponer de los historiadores griegos Heródoto y Ctesias.

Siria y Palestina[editar]

La región de Siria-Palestina, que formaba parte del Imperio Neobabilónico, fue subyugada pacíficamente. Ciro permitió el regreso a Jerusalén de las comunidades judías deportadas en Babilonia (Esdras), así como, según datos arqueológicos, de grupos de deportados arameos a su tierra de origen en Siria. Las ciudades fenicias no ofrecieron resistencia, y se estableció una especie de protectorado persa en ellas.

Campañas posteriores y muerte[editar]

Hacia el 530 a. C., Ciro emprendió una campaña contra los nómadas escitas del nordeste del imperio, concretamente la tribu de los masagetas, dejando a su hijo Cambises como heredero con el título de rey de Babilonia. Según informes posteriores (Flavio Arriano, Anábasis de Alejandro Magno) fundó una ciudad cerca del Sir Daria, Cirópolis o *Kurushkatha. En todo caso, fue superado y muerto por los masagetas acaudillados por la reina Tomiris. Fue sucedido por su hijo Cambises II.

Familia real[editar]

Según una de las versiones presentadas por Heródoto, la esposa principal de Ciro era Casandana, hija de Farnaspes, un miembro de la familia real Aqueménida. El dato es con toda probabilidad correcto, ya que se ve en parte corroborado por la Crónica de Nabonido, a pesar de que esta no menciona explícitamente de Casandana. La segunda versión, que afirma que la madre de Cambises era una hija del rey egipcio Amasis, debe ser considerada como un intento de legitimación de la conquista de Egipto por parte de Cambises (527 a. C.). Del mismo modo, es descartada la versión de Ctesias, según la cual la reina de Ciro era Amitis, hija del rey medo Astiages.

Casandana dio a luz a al menos dos hijos, Cambises y Esmerdis, y una hija, Atosa. Otras dos hijas, Artistona y una anónima, aparecen también en el relato de Heródoto, aunque no se conoce la identidad de su madre. Tanto Atosa como Artistona fueron sucesivamente consortes de su hermano Cambises II, del usurpador Gaumata y de Darío I; de este último también lo fue Parmis, la única hija de Esmerdis. Roxana, una consorte de Cambises mencionada por Ctesias, podría así mismo tratarse de una hija de Ciro.

El Imperio[editar]

Ideología y propaganda imperial[editar]

El persa es un imperio universalista. Además de «rey de Anshan» (muy usual) y «rey de Persia», Ciro asume los títulos de «rey del Mundo» y de «rey de los cuatro extremos de la Tierra», ambos de origen babilonio, así como «rey de Babilonia» y el arcaizante «rey de Súmer y Acad».

Los enemigos de Ciro son vituperados, en el marco de una campaña propagandística de legitimación. Astiages de Media es descrito en Heródoto (quien bebe de tradiciones persas) como un rey cruel y despótico. Además, Creso fue quien cruzó el río Halys y atacó a Ciro, este sólo respondió a su agresión. En cuanto a Babilonia, en el Cilindro de Ciro y otras fuentes sacerdotales, la política religiosa de Nabonido, así como la propia figura del rey, son ridiculizadas. Aun así, las tradiciones recogidas por Heródoto y Beroso hablan de que Ciro otorgó altos cargos políticos tanto a Creso como a Nabonido.

Ciro destaca por su política de concesiones hacia los pueblos sometidos, que en muchos casos lo hacen de buen grado, y a los que no se exige más que tributo, reclutamiento y aceptación de una guarnición permanente. Rechaza, pues, la deportación masiva practicada por sus antecesores asirios y babilonios, y ocasionalmente por sus sucesores persas. Con Ciro el movimiento es a la inversa: a las comunidades deportadas, como los judíos, se les permite regresar a su tierra.

Administración[editar]

Relieve de Ciro en Pasargada.

Existe numerosa evidencia de la existencia de sátrapas o gobernadores provinciales durante el reinado de Ciro, a pesar de que un pasaje de la obra de Heródoto podría llevar a pensar que éstos fueron posteriormente introducidos por Darío I. Durante el reinado de Ciro los sátrapas de los que se tiene noticia son exclusivamente de origen persa, aunque hay un número considerable de medos con posiciones de alto rango, entre los cuales Harpago parece poseer un lugar destacado.

Si bien elementos tales como los sátrapas expresan las innovaciones del nuevo dominio persa, es posible observar así mismo un alto grado de continuidad en muchos aspectos de las sociedades conquistadas, entre ellos el administrativo. Tal es así que, por ejemplo, numerosos funcionarios babilonios que iniciaron su carrera durante el reinado de Nabonido continuaron desarrollándola ininterrumpidamente durante el de Ciro.

Ciertas regiones como Cilicia, Licia o las ciudades griegas y fenicias parecen haber poseído un elevado grado de autonomía a nivel local.[4]

Religión[editar]

Asimismo, es muy notable la tolerancia religiosa aplicada por Ciro y sus sucesores. Ciro no se entrometió en la religión de los pueblos conquistados debido a que el mazdeísmo (religión oficial persa desde Darío I) promovía la tolerancia y el respeto a otros credos sin imposición de creencias de ningún tipo (Yasna 31,11). En Babilonia (el Cilindro de Ciro y una fuente sacerdotal sobre Nabonido) es considerado por el sacerdocio como un enviado de Marduk para restablecer el orden tras las reformas religiosas de Nabonido.

Fuentes[editar]

Fuentes primarias[editar]

Imagen en relieve de Ciro en el Olympic Park de Australia realizada por Lewis Batros.
  • Textos cuneiformes de origen babilonio: Son sin duda las fuentes más fiables, por ser contemporáneas. Entre ellos destacan la Crónica de Nabonido,[5] el Cilindro de Ciro[6] [7] y el Cilindro de Sippar.[8] Los dos primeros están escritos desde el punto de vista de la clase sacerdotal de Babilonia, favorable a Ciro. A esto hay que agregarle el bagaje de documentos legales, religiosos, económicos, etc., fechados en el reinado de Ciro, que adquieren importancia central al no ser propagandísticos.
  • Las inscripciones reales de Ciro halladas en Pasargada, junto a su tumba. Probablemente son obra en realidad del futuro rey Darío I. En un bajorrelieve (imagen a la derecha) Ciro es representado con elementos simbólicos elamitas, asirios y egipcios, cuando Egipto fue conquistado por el sucesor de Ciro, Cambises II.[cita requerida]

Autores clásicos[editar]

  • Heródoto (Historias): Es con diferencia la fuente griega más útil sobre Ciro.[cita requerida]
  • Ctesias (Pérsica): Da una versión alternativa a Heródoto, la que se contradice constantemente con las fuentes primarias. Sólo se conservan fragmentos y resúmenes de Focio[9] [10] y Nicolás de Damasco, entre otros.
  • Jenofonte (Ciropedia): Aquí sólo se usa al personaje de Ciro para dar marco a reflexiones morales y filosóficas. Presenta a Ciro como el monarca ideal.[11]

Otras breves referencias a Ciro se pueden encontrar en autores como:

La Biblia[editar]

  • En el libro de Isaías (capítulos 40-56) se profetiza y celebra la victoria de Ciro, enviado y ungido por Jehová.
  • En el libro de Esdras (capítulo 1 versículos 2-4) se presenta una versión del edicto de Ciro que pone fin el exilio judío en Babilonia.
  • El Libro de Daniel posee varias referencias a Ciro.
  • El Segundo libro de las Crónicas (36, 22-23) presenta otra versón del edicto de Ciro.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Todas las referencias a la Crónica de Nabonido y el Cilindro de Ciro son basadas en Pritchard 1969, Ancient Near Eastern texts relating to the Old Testament. Véase bibliografía.
  2. Algunos autores han propuesto interpretaciones alternativas a "Lidia". Véase Rollinger 2004 en la bibliografía.
  3. La idea de conquista no violenta es presentada por la Crónica de Nabonido y el Cilindro de Ciro. No obstante, documentos administrativos indican reparaciones en las fortificaciones de Babilonia meses después de su conquista. Véase Toloni 2005 en la bibliografía.
  4. Para esta sección, véase Briant 2002: 63-64; 80-81.
  5. Cyrus takes Babylon (539 BCE). Chronicle of Nabonidus
  6. Cyrus takes Babylon (539 BCE). Cyrus' cylinder
  7. Cyrus Cylinder
  8. The Nabonidus Cylinder from Sippar
  9. Photius' excerpt of Ctesias' Persica (1)
  10. Photius, Bibliotheca or Myriobiblion (Cod. 1-165, Tr. Freese)
  11. History of Iran Cyropaedia of Xenophon; The Life of Cyrus The Great, Book 1
  12. Diodorus Siculus, Library, Fragments of Book 9, Chapter 1, section 1
  13. LacusCurtius • Strabo's Geography
  14. Browse By Author J - Project Gutenberg
  15. Justin's History of the World

Bibliografía[editar]

  • Briant, P. (2002): From Cyrus to Alexander: A History of the Persian Empire, Eisenbrauns. ISBN 987-1-57506-120-7
  • Dandamayev, M. (1993): "Cyrus II the Great", en E. Yarshater (ed.) Encyclopædia Iranica.
  • Lendering, J.: "Cyrus", en www.livius.org.
  • Liverani, M. (1995): El Antiguo Oriente: historia, sociedad y economía.
  • Oppenheim, A. L. (1969), traductor: «Babylonian and Assyrian Historical Texts», en Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament, editado por J. B. Pritchard.
  • Rollinger, R. (2004): «The Median Empire, the End of Urartu and Cyrus, the Great Campaign in 547 BC», en Proceedings of the 1st International Conference on Ancient Cultural Relations Between Iran and West Asia, Tehran 2004, disponible en línea (pdf).
  • Schmitt, R. (1993): «Cyrus, the name», en E. Yarshater (ed.): Encyclopædia Iranica.
  • Shapur Shabizi, A. (1993): «Cyrus I», en E. Yarshater (ed.) Encyclopædia Iranica.
  • Tolini, G. (2005): "Quelques éléments concernant la prise de Babylone par Cyrus (octorbe 539 av. J.-C)", en Arta (Achaemenid Research Texts and Archaeology), disponible en línea (pdf).
  • Waters, M. (2004): «Cyrus and the Achaemenids», en Iran, n.° 41.
  • Yildiz: E. (2001): Los arameos de Arpad, p. 10, disponible en línea.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Cambises I
Gran Rey (Shah) de Persia
559 a. C.530 a. C.
Faravahar.svg
Sucesor:
Cambises II
Predecesor:
Astiages de Media
Rey de Media
550 a. C.530 a. C.
Sucesor:
Cambises II
Predecesor:
Nabonido de Babilonia
Rey de Babilonia
539 a. C.530 a. C.
Sucesor:
Cambises II